Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 2501, tiempo total: 0.022 segundos rss2

Paradojas (con @Sarrd8r)

Verte blanca,
sabiéndote
roja.

Colores
difuminados
desde la ironía.

Buscarte perdido
en besos,
acabar con un agujero
en el pecho.

Badén
de latidos
bastardos.

Formaciones de odio,
rencor....

Enrraigado
en la ausencia.

Quererte,
creerme pleno,
para descubrirme hueco
por dentro,
a la vez que me despierto.

Con el alma dormida,
soñando que sonrío,
al sacar la daga
de tu partida.

Paradoja

Vida,
realidad,
felicidad,
desvanecidas en sueños.

En el humo
de tu presencia,
pisadas en la arena,
de olas que gritan
al borrarlas.


Paradójico

Quebraderos de cabeza
de amores ilógicos,
dónde uno pierde la razón,
el sueño.

La sed de barro,
cinismo
del niño de pecho.



Dónde uno fuerza a comprender al corazón,
y acaba desgastándose
en esfuerzos vagos,
ingenuos,
luchando,
de forma completamente fútil.

Abandonándose
a la falta de futuro,
mientras rumio
las piedras del camino,
destino fallido
de mi esperanza.

Paradoja es no comprender,
porque la amaba,
si hacerlo me destrozaba.

Rasgando las entrañas,
alfiler del corazón seco,
de alegría mercenaria
por tu extravío.


Paradójico es no entender,
porque lo sigo haciendo ahora,
cuando está claro,
que tengo el alma intoxicada,
rota;
ahora que sólo soy una sombra.

Sombra de tu sombra,
duda aventada
por la certeza,
que no hay olvido.


Es ver mi cuerpo,
reflejarme en el espejo,
ver que como y bebo,
cuando hace más de medio año que estoy muerto,
recuerdo mi fecha de defunción.

Último atisbo de mi existencia,
reptar, mueca sibilina
de mi respirar,
hálito en el cristal
del pasado,
escaparate mórbido
de mi vida.

Amores,
paradojas...
el corazón
un deliriro,
una prisión;
ella...
que en realidad,
era roja...
una exquisita paradoja.

Muda,
ausente,
jugando con raíces,
las hojas del árbol,
la brisa del llanto.

Como ver mi sangre brotar
de las espinas de sus rosas....
diciéndome "te quiero".

Tatuado
en el dolor
que no sangra.

Paradojas,
ocultas en un beso,
vivos,
que están realmente muertos.

Sin acuse de recibo,
labios amargos
en el dulzor de tu saliva.

El corazón
y sus misterios.
Las paradojas
y sus tañidos.


Rheinn & Sarrd8r

"Paradojas"
leer más   
12
13comentarios 38 lecturas versolibre karma: 115

Marejada

Mi última encrucijada
amanece
entre quererte
y no quererte.

Ahora que arde
el alcohol con mis heridas,
confieso que nunca
quise llegar lejos
contigo.

Me dejé llevar.
Porque inundaste
de besos
mis labios sedientos.
Me dejé llevar.

Paso las horas muertas
entre nubes de tormenta.

Te pienso
fabricando tristezas
y, a la vez,
imaginando alegrías.

Cruza un océano
de silencio
este nudo gordiano,
y no sé si duele
más el amor
o la ausencia.

Al final,
me gusta complicarme
la existencia,
buscar amores furtivos
en la noche,
coleccionar bocas
que besan
igual
que
olvidan.
leer más   
11
2comentarios 52 lecturas versolibre karma: 115

Tú y yo rimábamos

Tú y yo rimábamos.

Éramos dos caras iguales compartiendo moneda.

Teníamos una sintonía absolutamente mágica, que nos hacía hermosos, fuertes e invencibles.
Pero la armonía tiene un precio y la perfección solo dura lo que dura un aleteo, si no… No sabríamos percibirla.


Tuvimos que devorarnos y después de eso, ya nada fue suficiente.

Disparamos y el fogueo nunca fue para nosotros. Nosotros íbamos a matar.

Y nos matamos. A silencios, a vacíos y a distancias.
Nos matamos bien muertos. Nos rematamos. Y ninguno creyó nunca en la resurrección.

Y es que a joder no había quien pudiera ganarnos. En esto también, éramos únicos.

Nos matamos con pistola, con hacha y con veneno. Asfixiándonos, rompiéndonos, ahogándonos.


Sin piedad, sin paciencia, como si nunca nos hubiéramos lamido.
Te odiaba con tanta rabia… Con esa que uno tiene solo después de querer mucho. Porque no podía comprenderte… Y las dudas están diagnosticadas también como enfermedad letal.
Te odiaba porque para mí nada estaba por encima.
Porque pudiendo ser con otros, yo solo era contigo.

Y dime tú si eso, no es razón suficiente …


MÁS EN:

* www.facebook.com/chicadelpuente/
* @StaPoulain en Twitter
13
10comentarios 91 lecturas versolibre karma: 114

Micropoema

Me envuelves en tu sonrisa
y ya no puedo decir que es invierno.
3
sin comentarios 17 lecturas versolibre karma: 53

Mi búsqueda constante

Soy rara, a veces me explora la médula teatral para engañar ojos ajenos.

El mundo parece no entenderme, ruedo y ruedo sin poder alcanzarlo, siempre mi alma prefiere correr del lado contrario.

Millones de personas habitan esta masa circular y a una sola anhelo encontrar.

A tus ojos yo no puedo engañar, junto a tí quiero escapar, llorar de felicidad y de mis fallas reír sin parar.

Hoy me siento cansada, he vivido poco y me siento abandonada de tus huellas. Esta soledad me atrapa y todo me sabe mal, ya no quiero viajar sola.

Te dibujo en los libros, te disuelvo en mí té, te llamo al alba, te reclamo entre jadeos y simplemente no estás.

Soy tan rara. A veces un poco bipolar.
Mi coraza se gasta y me quedo desnuda de los vituperios de esta sociedad.

Voy andando en busca de la única persona que me entenderá, mi alma gemela. Mi otra mitad.

Estoy a bordo, el camino no parece terminar pero voy por tí, no te muevas, quédate donde estás.

Somos tan raros pero ¡madre mía! Que perfecto es el amor entre los dos, almas desconocidas y en búsqueda constante una de la otra.
leer más   
6
sin comentarios 29 lecturas prosapoetica karma: 86

Las llaves siempre en el mismo lugar

Dejo las llaves, siempre, en el mismo lugar,
no es una manía, es una costumbre,
te beso en los labios y apoyo mi cabeza en tu frente,
es una manera de perdonar el día sin nosotros,
de devolvernos al caos, hablamos de Einstein
mientras nos mordemos la boca, de Sartre
y tu vestido deja de existir, es la economía de Adam Smith
fluctuando entre el Ibex 35 y el suelo,
ninguno dice que las azaleas están preciosas
ni ellas comentan nada cuando beso tus pechos,
lamo tu ombligo, tu sexo
y sé que es como dar un paseo por el modernismo de Gaudí,
la cama discute sobre la izquierda, el centro, la derecha,
sabiendo que somos unos anarquistas de los espacios,
no hay Gandhi que pueda detener tanta violencia,
hablábamos de literatura, del Kama Sutra,
de la biblia cuando los dioses salen por la boca,
de pintura, cuando somos bodegones de naturaleza muerta.
No es una manía, es una costumbre
lo de dejar las llaves, siempre, en el mismo lugar.
17
6comentarios 94 lecturas versolibre karma: 114

Aunque mi amor

Aunque mi amor no traspase
más allá de tu umbral
y de tu falda ni un pliegue
se arrugó con mi aliento,
los cipreses me indican la
constancia de Eolo y un verdecillo
se atreve a hacer nido en sus ramas.
En tu vientre dos rosas cicatrizan
la herida y una lucha marciana
mantiene en vilo el joven hombre
que engendré algún verano.
Yo no aliso los hombros que
esconden la ruborosa tiranta,
ni me pongo al volante
de tu ibiza gris plateado. Mojo
en la tinta mi pluma
y acomodo los versos a lo ancho del papel.
¿Arrancarán de ti un rictus
o morirán
como tantos, apolillados de horas?
En los brazos de una hornilla
fue tostándose mi voz que unté
con ansias a mi canto. Anidaron golondrinas
en el dintel de mi puerta
y marqué a diario tu número
para iluminar mi cara.
No figuro en tu agenda
subrayado de amarillo, ni tu móvil
cosquillea entusiasmado a mi llamada.
Ronronean los pasillos,
el perro ladra.
leer más   
4
1comentarios 26 lecturas versolibre karma: 60

Ahora

Ahora que tú ya no eres tú y yo no sé dónde ponerte.

Ahora que te parece más importante tener, que ser.




Ahora que por fin entiendo que lo nuestro fue el cuento de nunca empezar

y que el primer beso puede ser también una manera de acabar.






Ahora que sé que hay trenes que no llevan a ninguna parte.

Que soy como el mosquito que se deja guiar por la luz que le mata.

De indiferencia o de rabia.

Ahora que la tormenta no trae la calma.





Como una piel acostumbrada a una herida, que sangra.

Que no cierra ni te mata.



Ahora que las grietas suenan anunciando el estallido.

Que lo roto se recompone como si por allí nunca hubiera pasado el huracán.



Como si pesar de nosotros, todo hubiera sido lo mismo.

Como si nunca hubiera sido tuya, como si diera igual.




Ahora que nos empeñamos en borrar lo extraordinario.

En matar el regalo que fue ser nosotros por un rato.





Ahora que toda la orquesta se ha ido del barco

y sólo que da una pareja de animales abandonados.





Ahora que el diluvio pasa y tú recuerdas,



Que un día nosotros también fuimos tormenta.
20
9comentarios 58 lecturas versoclasico karma: 106

Aquí estoy para ti

Gotas de humedad
quedan en nuestra piel
mi manos han recorrido
cada centímetro de ti
desbocando placeres atrapados
despertando mis sentidos
y me has entregado todo
tus deseos y sueños
y yo he estado a tu lado
nutriendo mi alma vanidosa
y pecando de goloso e insatisfecho
y me has saciado de sed de amar
y no ha sido suficiente para mí
y tu quieres adivinar mi pensamientos
y te vuelves hacia mi
y exploras mis labios
y tus manos interpretan mis miradas
y me tomas con tanto placer
y tu boca se conecta a mi
y yo ya me voy perdiendo sin razón
esta dentro de mí y corres
por mis venas desaforadamente
sin control caigo rendido ante ti
y ya no hay más palabras
solo imágenes que pasan a mil
que intentó fotografiar una y otra vez
para que residas por siempre
en mis más dulces recuerdos.

Riberpa
leer más   
12
3comentarios 99 lecturas versolibre karma: 95

Nocturno

Esta noche no habrá letras,
Habrá amor.

Amor,
Del que hemos sembrado hace mil siglos,
De ese que renace con el amanecer.

Ese que se pronuncia con el alma,
Y no con los labios,

Amor,
Que te rodea con brazos de felicidad,
Y te envuelve hasta la iniquidad.

Esta noche no habrá letras,
Pero haremos poesía.

Poesía,
Que se escriba en la piel,
Que se tatúe hasta los huesos,

Esa que se lee entre sabanas,
Y se disfruta a media mordida.

Esta noche no habrá letras,
Pero se escribirá nuestra historia.

Historia,
Que es difícil de contar,
Porque es incomprensible.

Esa que se cuenta a media noche,
Porque la luna sabe ser amiga.

Esta noche no habrá letras,
Pero seremos tu y yo.

Dúo de locos,
Que se entrega y enfrenta la tormenta,
Que no sabe rendirse.

Tu y yo,
Como hemos sido esta eternidad.
Como seguiremos hasta el final.
12
5comentarios 85 lecturas versolibre karma: 96

Signo de interrogación

Te escribo desde la agonía
de un signo de interrogación.

Una puerta en vaivén que se mece a mis espaldas,
golpeando mis alas rotas.

Puntos suspensivos que
flotan desde tus ojos inquisidores
y de mis labios solo explotan signos de exclamación mudos,
en una calamitosa
exhalación de verdades a medias.

Ruedo por el césped
de tu agonía que me envuelve
como un calamar gigante.

Tinta negra llora desde tu corazón de papel
que he arrugado.

Abro mis manos
tratando de aplanar tus esquinas,
pero el filo
de tus orillas me rebana.

Siento el odio como hierro en la sangre que lamo.

Para siempre serás la casa
con el techo roto
que llovía lágrimas
hacia mi.

Marian


Imagen: Broken People by Lucri
13
7comentarios 96 lecturas versolibre karma: 102

Sombra

Es la sombra, piensas, te detienes,
la luna cercada entre las nubes,
el rumor de las farolas, la lluvia iluminada,
el último relámpago. Es la sombra, piensas
y dejas caer una palabra, eco vacío
es el instante, pétreo entre el musgo del lenguaje,
el sexo húmedo y callado, idiomas de cuerpos
y estás solo, cómo un charco de vida,
espejo nocturno de las verdades.
caminas, leyendo el pasado en cada rubor de luz
que zigzaguea en los ojos, fruto de páginas arrancadas,
de lágrimas que nunca acudieron.
La poesía no existe, piensas y te vuelves a detener,
es la sombra, es tu propia sombra, es la vida,

es sólo la vida.
16
7comentarios 73 lecturas versolibre karma: 94

El Otro  vídeo

Eres mi antónimo por antonomasia.

Todos los colores de la paleta que no pudieron complementarse.






Eres mis líneas rojas.

Mi tiempo perdido, todos los lugares en los que sentí vergüenza.

Eres lo incomprensible de un razonamiento abstracto que nace en otro.

Mis ganas no reconocidas de hacerte el amor.

Eres un golpe en el hipotálamo.

Un río de tinta púrpura.

Un balazo a tiempo,

Un perdón a destiempo,

Un amanecer frío de Agosto,

Eso, eres.



Pero no eres EL OTRO.

No eres el enemigo.



Mi némesis soy yo.

Somos lo mismo.



Los dos tenemos hierro en la sangre.

Compartimos la materia.

Nuestras sístoles laten en sintonía.

El componente “A” hace funcionar el componente “B”

Formamos parte del mismo engranaje,

Somos dos caras compartiendo moneda.

Pertenecemos a universos paralelos,

Siempre viajando cerca pero orbitando en distintos mundos.



Eres lo que me falta,

Mis ganas de ser invencible.


Me retas. Me sumas.

Me das lo que no tengo.

Eres justo lo contrario

y por eso,



Creo que podemos ser uno.

Aún siendo imposibles,

Aún siendo distintos,



Complementarios.

Y únicos.
7
4comentarios 24 lecturas versolibre karma: 92

Hasta mañana por la noche

Óscar despertó en mitad de la noche. Sudaba. Buscó con su mano al otro lado de la cama, pero allí no había nadie. Todo había sido un sueño. El hombre suspiró, dio media vuelta y cerró de nuevo los ojos. Allí estaba ella, otra vez. Se abrazaron, se miraron a los ojos profundamente y continuaron amándose toda la noche. Luego, al amanecer, se despidieron con la promesa de volverse a encontrar la siguiente noche.
3
sin comentarios 45 lecturas relato karma: 38

Amiga Luna, te cuento un secreto

La luna, ese manto blanco
que cubre el cielo de estrellas
y luego sonríe
con una creciente boca abierta.
Me gusta olerte,
oler el perfume de tus uñas
cuando te rascas las esencias
y disfrutas de nuestra felicidad
con el aroma de la vida,
la Vida Eterna.
Besar tus bostezos,
abrazar tus ronquidos,
saborear tus legañas,
son detalles que no dejo a la ligera
porque son míos,
son nuestros tesoros
como yo te santifico a ti
preñándote en un trono para tus pies,
y un palacio para tu melena mañanera,
esa que suavemente acaricias
cuando nos transformamos en engreídos románticos,
esa que con mi furioso amor, siempre despeinas.
Mi romanticismo,
cuando te mantienes petrificada
como si fueras Medusa, quieta,
lo moldeas con sonrisas furtivas
hasta convertirlo en lujuria perfecta,
te me haces de rogar,
y luego yo peco de sicalípticos poemas.
Amor que tanto no sé amarte,
me encantaría rugirlo ante tu presencia,
que la Tierra nos envidie
cuando lo chille como el primer colono que gritó:
“¡Dios bendiga América!”.
Mis poemas, hundidos en tus cuar-tetas,
no podrán procurar historias
con sus bocas nutridas de ti
ilusionados como Romeo y Julieta,
embellecidos al igual que las esculturas de los Antiguos,
esas de Grecia,
o también tan entregados como Cervantes a su Quijote,
una obra maestra,
o el hombre a la mujer,
Adán y Eva.
A veces la elegancia no es siempre quedar bien,
sino soltar toda la despensa,
sin arcanos, tapujos, rodeos
ni tampoco frases hechas,
y así se conquista más
aunque no se crea,
sutil y deseoso,
delicado y apasionado,
todo en un equilibrio,
en ese que tanto me enseñas.
Así es la vida:
yo soy tu arma,
y tú, mi mejor defensa.
Con esto te digo
que eres pura envidia,
envidia de todas esas
que hierven de pasión descontrolada
al escribir todo esto, atrevido,
que tú y solo tú, eres mi dueña.
Contengo tu mirada,
veo en ella mi orgullo,
lo poco que tengo de poeta,
de humilde soberbio
y de impaciente amado que siempre te desespera.
Pero he ahí el verdadero amor,
el de almas gemelas,
que mientras mi nariz huela a tu imperio,
mi lengua conserve tu sabor
y mis ojos, tus ojos,
yo habré alcanzado lo que siente Dios
cuando sé que me amas día a día,
con todas las letras.
Así que, amiga luna,
me guardas este secreto,
desea a mi amada felices fiestas
y, aunque estés a vista desnuda de todos,
quiero que mi todo, se lo des, por favor, a ella.

© 2017 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
12
4comentarios 71 lecturas versolibre karma: 95

Piedra

El presidente está leyendo poesía,
el ministro de cultura está reunido con sus asesores,
alguien recuerda un beso en la cola del paro,
vuelva usted mañana, no discuta, somos pacifistas,
la oferta de trabajo para hoy es hambre.
Podemos comer libros y luego a nosotros,
alguien se abraza a la ternura y es violento,
un rayo de luz de diciembre atraviesa una habitación,
la lluvia cae sobre el pan de cada día
y alguien escribe.
El jurado de unos premios cena con varios autores diseñados;
la lotería de las palabras,
hay que vender a los que tenemos comprados.
¡Vuelva usted mañana! ¿No ve que estamos trabajando?
¡Lo hacemos por su futuro!
Un niño aprende a leer como se frustran los sueños.
Necesito calor, es invierno y nos han quitado el fuego.
Alguien dice, somos libres,
el presidente está leyendo poesía.
Déjame callar en ti los silencios,
porque eres la última piedra que tengo para romper algo,
hagamos cómo si nos amásemos y nos aman,
cómo si los esclavos fueran otros,
cómo si el deseo aún existiera,

cómo si la verdad estuviera esperándonos.
17
10comentarios 111 lecturas versolibre karma: 114

La ventana

Es la ventana abierta las manos,
las que llevan el elogio de lo incomprensible,
déjame llevar al rostro de las palabras
la luz que muere en el vacío de unos ojos,
ese lenguaje inerte y recordarme así,
intemperie, naufragio, constelación de tiempo.

Yaces, en esa desnudez de invierno y menta,
la contraluz de lo inexacto invade tu deseo,
pero nada dices cuando unos labios acarician
la sombra de tus heridas, cuando sientes el frío
y todo es ilegible y nada te recuerda,
bruma, acantilado, violenta y salvaje fragilidad.
14
3comentarios 94 lecturas versolibre karma: 96

¡A la papelera!

Porque sucede el tiempo de invierno
y las primeras flores de los almendros
riman con la niebla y la escarcha

(¡Joder, Esteban! Querías decir sobre su sexo
¡A la papelera!)

… de los almendros riman…
sobre tu sexo, como riman las pieles
cuando nada esconde el deseo y cada segundo

(¿Cada segundo? ¿Cada segundo? No me vengas Esteban
ahora con el existencialismo ¡Estás espeso!
¡A la papelera!)

…cuando nada esconde el deseo y hay un ámbito de certeza
sometiendo la inercia de la fuerza y la ternura a

(¿fuerza y ternura? ¡Joder! Pero tío ¿Qué te ocurre?
¿Así amas? Si en realidad quieres decir
que estás sujetando sus manos y viendo cómo sus ojos
van pidiendo el ritmo de los siete mares
¡A la papelera!)

¿De los siete mares? ¿Siete mares? ¿Aquí quién está amando?
¡Déjame en paz!

…van pidiendo el ritmo de todo lo que baila la inconsciencia

(¿Inconsciencia? Estás mal hoy Esteban ¡Muy mal! ¡A la papelera!)

¡Déjame en paz!

…de todo lo que baila la inconsciencia…
entre hálitos salvajes que derraman la única verdad,
porque puede que los sentidos sean algo
que haya que buscar dentro de lo peor de nosotros
y amar matando lo que se vive y tirarlo
a la papelera donde sólo estamos nosotros, doliéndonos.

(¡No me gusta! ¡Tíralo!)
5
sin comentarios 25 lecturas versolibre karma: 80

Brilla vieja estrella

Brilla vieja estrella, nunca dejes de brillar, pues aunque el dolor persista, muy pronto acabará. Cierra los ojos, que yo te tenderé la mano. Tranquila, sigue soñando pues yo estaré a tu lado como tú siempre lo has estado. Mira al otro lado. Allí te espera él, pues a pesar de los años nunca te olvidó. Ahora ve, ve a su encuentro y abraza su recuerdo. No llores más, pues a este lado siempre presente estarás. Cuando esté triste sabré donde encontrarte, no te preocupes por mí, pues me enseñaste muy bien cómo cuidarme. Ahora ve, no pierdas más el tiempo, que yo no olvidaré mirar al cielo para hablar contigo. Pero recuerda: Brilla vieja estrella, nunca dejes de brillar, que a pesar de la distancia tú siempre me encontrarás.
4
sin comentarios 27 lecturas prosapoetica karma: 62

Depredadores

Era mi inseparable y yo su retorno
Ella tomaba el camino de vuelta
Y yo iba ya de regreso.

De nosotros y nuestras manos
El principio y el fin…

Éramos lo mismo y a la vez lo de nadie
Éramos como las estaciones.

La una viene y la otra se va
Tú te quedas y alguien vuelve.
leer más   
11
2comentarios 47 lecturas versolibre karma: 98
« anterior1234550