Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 2671, tiempo total: 0.017 segundos rss2

Incauto

Deshabitaré
los vagones
donde resuenan
las nanas
y las lunas viajeras.

Impondrás férreo y volcánico
frialdad a tus cenizas; decretarás incólume
su último estertor.

Aun sea a cuestas
desataré tus mordazas
entre el equívoco acierto
y la ilusoria noche
que dejó de serlo.

Porfías nocturno
el rumor de luto.
Te asumes audaz
e impones
en mi seno
tu lazo negro;
mas
yo a ti,
el revivir en el candor
del carmín tímido
de mi beso...

ya asomo.


Yamel Murillo


Incisiones
El Diario de Paloma©
D.R.2015
leer más   
20
14comentarios 95 lecturas versolibre karma: 118

Longanimidad

Longanimidad,
no resiliencia,
como diapasón
para afinar
el tono
de mi existencia.
10
4comentarios 72 lecturas versolibre karma: 101

Realidad

Lo significativo del absurdo,
cuelga una palabra en el viento,
pasa una rama, como un nada del aire
y la palabra se vuelve hoja y cae,

vuela, remolino entre piedras, vuela
leve, sólo ante quien lo observa,

un rayo de nieve en las manos acaricia la verdad,
de la sombra el agua es el libro que nos lee,
no bebas porque entonces tendrás sed,

detente, no hagas caso, sigue,
no olvides que estás solo,
que los demás están viviendo.
10
2comentarios 19 lecturas versolibre karma: 109

Encuentros

Nos habíamos encontrado de casualidad, unos amigos en común de otros amigos, en fin. Siempre cuestioné esa posibilidad porque era como entregarle todo el crédito al azar y nosotros vamos moldeando nuestro día a día con un conjunto de decisiones que nos hacen llegar hasta donde nos encontramos hoy.

Ella era de rasgos más bien definidos: pelo medianamente corto y claro, ojos verdes y un estilo rock perfectamente combinado entre el color negro y las transparencias. Lo metálico, lo brillante en su justa medida. Lo casualmente arreglado por horas. Siempre sonriente. Siempre radiante. Piel perfecta con pecas, ojos delineados que resaltaban una expresión tímidamente desafiante. Sus manos lucían dos anillos: uno en el dedo anular y el otro en su pulgar.

Al principio todo estaba dentro de lo esperable: dos personas que se van conociendo, intiman sexualmente, se vuelven a ver. Intercambian historias, duermen juntos y empiezan a compartir la intimidad de los días de verano. Siempre la misma historia nunca los mismos besos.

Mientras ella se preparaba para irse a trabajar le dije que estaba fascinado aunque algo sorprendido por lo que había pasado hacía tan solo unos minutos. Que habíamos tenido un buen juego previo en todos nuestros encuentros, mucho más del que al yo había experimentado, pero que había sentido que ella quería algo más. Mi inseguridad se resumía en esa afirmación. Me dijo que el juego no debía ser previo. Que el juego era todo y que había que ir más allá del sexo. Me dio un beso agarrándose de mis cachetes y se fue. Su perfume siempre quedaba en la habitación, en las sábanas, incluso en mis camisas. Era algo frutal.

Para nuestro próximo encuentro yo no podía dejar de pensar en esa conversación y en su deseo que iba más allá del sexo. Mis interrogantes iban en aumento, pero ahí estábamos una vez más en el sillón, mirándonos inmóviles y esperando el momento justo para lanzarnos uno sobre el otro. Esa magia que se suspende en el aire, que se siente en la piel sin haber entrado en contacto físico.

Me tomó de la mano muy suavemente y me dijo guió hasta la habitación. Me pidió que me sacara toda la ropa y que no diga nada. Que me dejara llevar por ella. Intenté respirar profundo para calmarme pero mi respiración era muy agitada. Estábamos desnudos frente a frente. La luz de la calle atravesaba la cortina de plástico mal cerrada y daba justo en sus pezones dibujando una línea interminable de rectángulos iluminados. Me dijo que tenía que serenarme, respirar profundo y dejarme llevar entregándole mi cuerpo al cien por ciento.

Me hizo sentarme contra el respaldo de la cama, espalda derecha y piernas abiertas y extendidas sobre la cama. Ella se colocó justo delante de mí, bien pegada y con sus piernas también abiertas. El contacto de la piel suave y caliente era un estimulante explosivo. El ambiente que se había generado en la habitación, no tenía precedentes ni en los sueños más profundos. La energía que ella generaba venía desde todas partes. Ella estaba delante de mí, pero también estaba en mi mente, en mi respiración, en el espejo que era testigo desde una esquina. En la piel de mis manos, de mis muslos. De mi lengua seca por intentar respirar pausado con la boca abierta.

Le besé el cuello y largue una respiración profunda producto de la contemplación sin respirar. Empezó a relajarse y agarro mis dos manos. Recorrimos sus pechos grandes y macizos hasta su sexo, sus piernas y subiendo nuevamente por sus costillas. Ya conocía su piel, era perfecta y suave como el algodón pero ese día todo tenía un matiz diferente. Se llevo mis dedos a su boca y los chupo con fuerza para volver rápidamente a su exhibición privada de partes íntimas entregadas al placer que proporciona el otro con la celosa supervisión de uno mismo.

Ese día la conocí por completo. Ella necesitaba conectarse conmigo desde lo esencial del deseo compartido. Ella promulgaba ese encuentro más que nada. Su cuerpo lo pedía a gritos, sus ojos brillaban con la poca luz de la habitación. Su cuerpo se había transformado en una extensión del mío, y el mío, en una extensión de sus manos. No éramos nosotros los que estamos ahí, porque nuestros cuerpos jamás habían logrado ese estado de plena satisfacción.

Manos, piernas, lenguas y brazos se habían convertido en un mecanismo suizo de relojería que se mueve y avanza en perfecta sincronía generando un solo movimiento.

Quedamos tendidos sobre la cama uno junto al otro. Temblando y en silencio. Cada uno asimilando lo que había pasado, disfrutándolo, recuperando el aliento y haciendo un raconto rápido de todo ese momento de éxtasis.

Ella me enseño la importancia de conocernos desde lo más íntimo.Y aunque el cuerpo es algo finito con límites marcados, ella hacia que en todos los encuentros descubra algo nuevo de ella y de mi. De los dos. Juntos y por separado al mismo tiempo.

-Lo importante es cómo te hace sentir la otra persona más que el encuentro de dos cuerpos, me dijo mientras se vestía.

*PH. Pato Azpiri

*She. Florencia Couce
3
sin comentarios 30 lecturas relato karma: 39

Entre la niebla

A veces me despierto y todo ha desaparecido,
A veces me despierto y no tengo recuerdos,
A veces me despierto y tengo que buscarme entre la niebla.

Otras veces es la niebla
la que viene a buscarme
un abrazo blanco llega
y luego, desaparece.
Casi siempre es la niebla la que viene,
para hacerte olvidar quien eres,
con su aliento y con su voz
sobre el valle y en mi pecho,
la niebla vuelve y yo olvido
y ya no me quedan recuerdos
de su magia y de su nombre.

A veces me despierto y todo ha desaparecido,
A veces me despierto y no tengo recuerdos,
A veces me despierto y tengo que buscarme entre la niebla.
leer más   
9
2comentarios 29 lecturas versolibre karma: 85

Exégesis

Eva, la serpiente, la manzana,
el paraíso de los días,
el mordernos los arrepentimientos;
si existiese el pecado
sería no ver florecer los almendros.

También aquí somos la semejanza,
el uno en el otro, crucificados.
11
11comentarios 37 lecturas versolibre karma: 114

Dia del Amor y de la Amistad

Dia del amor y de la Amistad
No se trata de regalos ni de cantidad
Porque los amigos son como unos hermanos
Solo son contados con los dedos de las manos

El amor se le demuestra a tus seres mas queridos
A tu familia y hasta tus mas sinceros amigos
Se trata de demostrar tu amor dia a dia
A aquellos que te llenan de mucho Alegria.
leer más   
3
sin comentarios 17 lecturas versolibre karma: 32

Canto de Sirena

Cantaron las sirenas,
sereno el mar les escuchaba
mientras la plateada luna,
en darle un beso, osaba.

En el barco de la melancolía,
viajaba aquella noche,
recordando besos que nunca fueron,
sobre lunares deseados,
el mar de tu existencia que en mi ser
se desbordaba.

Ay amor, tantos sueños contigo,
tu en tu vida y yo en la mía,
distintos destinos, increíble todavía ,
hacernos compañía en lo lejos...
en lo cerca, ¿quién conoce de ironías ?
mi mano que se extiende sin poder tocate
pero mi alma te abraza en el infinito,
hasta más no poder amarte.
Tramo a tramo recorremos paralela vía,
tu amor me salva del naufragio día a día,
y en mi amanecer, solo agradezco a Dios
por tu ser.

Al final del día nuevamente navego,
escuchando el canto de la sirena,
que de muy dentro llega,
y en ese mar dorado,
se inmortaliza el sentimiento,
que en ti lento me va hundiendo,
para hacerme renacer,
mirando nuevos horizontes,
desde un barco de amores,
sin anclas que a suelos me sujeten.

Y solo escucho ese canto,
que conmueve mis entrañas,
hasta llegar la madrugada,
el canto de la sirena,
cuando la luna al mar intenta besar.
leer más   
3
sin comentarios 16 lecturas versolibre karma: 34

Habitaciones vacías

Las habitaciones vacías de los hogares que no has tenido
están llenas de ti, por los ventanales sucios donde la luz
penetra como instantes conjugados entre el azar de los días
y un poco de todo lo que silencias, nombres, calles, juegos,
mandarinas de invierno, el sabor del hielo en las manos,
lo inhóspito de lo no vivido, la ternura que te queda
y lo peor que te ocurre es que aún estás vivo
y sueñas con hogares.
11
sin comentarios 46 lecturas versolibre karma: 101

Vivirnos mortales

Que sea este el momento
de empezar el viaje.
De escurrir el traje al viento,
de saltar al vacío; inmenso.
De querernos con lo nuestro,
todo puesto,
aunque pese y a veces gane.

Que sea este el momento
de escribir las frases.
De abrazarnos con el pecho,
de sumirnos en volcanes,
de entendernos a suspiros
cuando, al tiempo,
nos perdemos en mitades.

Que sea este el momento
de encontrar el traste.
De atarnos a los cuerpos,
de palparnos sin vernos...
De sentirnos inflamables,
encendernos
y llevarnos al desgaste.

Que sea este el momento
de vivirnos enteros,
vivirnos errantes,
vivirnos libres

y vivirnos

mortales.
leer más   
8
4comentarios 82 lecturas versolibre karma: 107

Pensando en ti

Siempre que pienso en ti.

Me alumbra un par de estrellas,
es mi noche la más perfecta,
cuando cae sobre mí, tu mirada,
es como si callera sobre mí,
el fuego de una estrella fugaz,
difuminadose en mi piel,
vertiendose en mis venas,
el calor de la hoguera.

Y sigo pensando en ti.

Cuando me escribes un te quiero,
sabes tú, que eres mi lucero,
sabes, que habito entre las sombras,
dándole el mejor lugar,
entre luces de mis versos,
al regalo que jamás podré olvidar,
me diste tu corazón, y el mío...
no sé dónde fue a parar.

Y estoy pensando en ti.

Mi sangre entre el fuego,
mi respiración te busca de nuevo,
latidos que preguntan por ti,
y mi ternura... Acaricia tu mirada,
mientras llueve, quisiera tenerte,
una vez más ente mis brazos,
con tus besos de jazmines,
y frescas azucenas perfumadas.
leer más   
13
6comentarios 105 lecturas versolibre karma: 101

Como un Idiota

COMO UN IDIOTA

Aunque aceptarlo no quiera
tú formas parte de mí
aunque me duela en el alma
de ti sin quererlo
me he enamorado Yo.

Sé que no eres la mujer perfecta
ni la más pura de todas
sé que eres prohibida
y que a otro le perteneces.

¿Pero dime quién manda en el corazón?

Me enamoré como un idiota
de ti mujer.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Febrero 2018
4
2comentarios 42 lecturas versolibre karma: 68

Patria

Igual que un niño se fatiga en el juego,
la vida,
igual que cuando amas,
un niño no sabe que su patria es la infancia
en donde enterrará todo su futuro.
El final de una tarde de verano
con tormentas que saben a esencia de flores apagadas
un relámpago es la certeza del miedo,
no por el trueno, ni la lluvia, ni por el barro,
es por no regresar a casa, es por no regresar a la muerte.
Igual que la vida se fatiga con el tiempo,
un niño pierde,
igual que cuando amas.
11
8comentarios 54 lecturas versolibre karma: 93

Caricias Blancas

En mis manos el recuerdo
de la rosa que besaste
amor de dulces pétalos
perfumados que rozaste.
Mi piel es un poema
de latidos y susurros
Caricias blancas
que trazaron poéticos,
tus labios en días oscuros.
leer más   
6
3comentarios 55 lecturas versolibre karma: 81

Luciano

Líneas perfectas plasmadas en el infinito,
orden intacto, eterno, excedente de los recuerdos.
Conexiones:
ojos, lengua, dedos y piel
miradas, besos, repletos de miel.
Y luego el placer, y luego la hiel.
Infinitos, instantes, recuerdos de ayer
y tiempo después... el amor y el desamor
la excitación y la confusión, la desdicha, la espera:
la eternidad para los dos.
leer más   
5
4comentarios 35 lecturas versoclasico karma: 57

Mermelada

El café frío,
las tostadas quemadas,

la mermelada sobre ti,

por lo menos
algo está en su sitio.
6
sin comentarios 23 lecturas versolibre karma: 83

Soneto. Estrellas

El volcán de mi alma, sin más abrigo,
se me infecta de lava sin salida
y otro año, que acaba, se muere en vida
esperando el abrazo de mi amigo.
Mi corazón solitario es testigo
de carencia de afecto sin medida
y el dolor, que es más dolor sin herida,
me impregna soledad si no es contigo.
El mundo está lleno de caras bellas
y hay millones de personas buenas.

(Pero...) ¡ Sólo tú me elevas a las estrellas !.

El mundo está lleno de caras bellas
y hay millones de personas buenas.

(Pero...) ¡ Sólo tú me elevas a las estrellas !.
leer más   
14
2comentarios 98 lecturas versoclasico karma: 87

Amar siendo amado

Guardé en mi retina tu mirada, para así nunca olvidarla.
Pues me recuerda que no hay nada más bello que amar a quien te ama.
leer más   
17
1comentarios 63 lecturas versolibre karma: 95

Nada

Nada es cuando el sol descansa,
Nada cuando la luna sueña,
Nada cuando tu llanto se despeña
Nada cuando en tus mejijjas remansa,
Nada es tu mirada cuando desprecia,
Nada al despedirse siempre
Nada es al fin perderte
Nada esperar tu sonrisa que embelesa

Pero la verdad es que nada soy yo
Para nada te sirvo
Y nada es el total de la suma de mi amor
Con el amor que crei tuyo.

Nada.
leer más   
5
sin comentarios 38 lecturas versolibre karma: 55

"AlphaOmega" (& @AljndroPoetry)

En la alborada
del firmamento
estabas tú;
inexistente,
preexistente,
predestinada;
y siendo nada,
llegarías a ser
el todo,
en mi mente.

Y allí dentro...
me perdí,
esquivando
los anillos
de Urano
de tu iris;
luchando,
por salir de ti.

Los elementos,
los fundamentos
y los eventos,
eran y ocurrían
al mismo tiempo;
el amor nacía
y moría,
una y otra vez,
en ti...
siempre en ti.

Viajes cósmicos,
por tu perfil.
Inmerso en un
vacío del sentir,
tratando de existir,
sin ti.

Sumido en
una atmósfera sin fin.
Divagando nebulosas
que me recuerdan
tu forma de amar,
de vivir;
agujeros negros,
que me recuerdan
a ti.
-cuando la fuerza
de tu oscuridad
es todo lo que
necesito para
respirar-
tu materia
oscura,
la savia,
de mi materia
gris.

Y fuiste principio
y fuiste fin,
un alfa sin omega,
una obsesión ciega;
mi todo,
mi nada,
mi siempre existir.

Estrellada,
como una supernova,
la luz de los cielos,
que te quiero escribir.
Mi universo
retrocedió,
el día que te perdí.
Ahora, vagamos
por universos,
sin principio
ni fin

@A.Rheinn & @AljndroPoetry

"AlphaOmega"

- cosmic love -
leer más   
15
29comentarios 90 lecturas colaboracion karma: 111
« anterior1234550