Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 4279, tiempo total: 0.009 segundos rss2

¡Existo!

La lluvia que caía
siempre amenazaba,
acechaban continuamente
su ya quebrantable existencia,
hacía arroyos sobre la tierra
hasta que formó una laguna

Esa noche observó que la luna
sobre el agua reflejaba
en la superficie su silueta
observó la belleza de su ser,
ella no era un fantasma
a la vida sobreviviendo.

Era una mujer viviendo
por su fuerza y voluntad
de una sensibilidad inusual
mujer de una belleza sin igual
más que física espiritual

vio reflejado su perfil en las aguas
transaparentes de la laguna,
un rayo de luz de luna
iluminó entendimiento

Ella era una criatura exepcional
que daba vida a la misma vida
protegiéndole con su cuerpo,
como un halo protegía a la luna

en sus entrañas vivía el amor
era parte de su esencia de su ser
no importaba su concepción,
víctima indefensa del mundo,

Las penas del ayer quedaron atrás
descubrió su amor maternal
en su cuerpo en sus manos en su piel.

El mundo es cruel y darte algo mejor
no puedo pero solo nunca te dejaré,
susurraba con ternura a su bebé

Miró al cielo el halo de la luna
gritó con la fuerza interior de su ser
desafiando al mismo universo, exclamó,
¡vivo! ¡respiro! tengo vida ¡existo!
vida y amor va creciendo dentro de la mía.

MMM
Malu Mora
leer más   
17
15comentarios 105 lecturas versolibre karma: 93

Tatuaje

Cobija mi mente tu sonrisa,
tu semblante en mis ojos grabado,
cincelada en mi retina
tu mirada se ha quedado.

Los besos con el fuego y con lacre,
con tus tiernos labios has sellado,
son caricias de tu boca
y cariño derramado.

Permanece incrustada en el alma
la huella de un amor eternizado,
y, en mi rostro, el hondo surco,
del sollozo emocionado.

Adorno, hijo mío, con tu nombre,
y el emblema infinito pintado,
mi piel con sangre y con tinta,
con todo mi amor tatuado.
13
5comentarios 57 lecturas versoclasico karma: 114

Mar de amores

Seré brisa,
salitre de mar,
meciéndote
los cabellos.

Caracola,
donde guardas
el resto de
todos tus vientos.

Y serán olas
tus lágrimas,
que beberé
mientras
te van cayendo.
leer más   

etiquetas: amor, mar, brisa, playa
2
sin comentarios 14 lecturas versolibre karma: 40

El único objetivo

Dejarme la vida
en un álbum de fotos

por si algún día
se hace tarde cae la noche
y ya no estás conmigo
y tener así el privilegio
de poder decirte:

vale igual
el vacío que la vida
si el vacío me sigue
mirando

con tus ojos.
leer más   
9
4comentarios 116 lecturas versolibre karma: 114

Mujer en silencio

Al principio, te hablaron mis ojos.
Luego mi boca, mi cuerpo entero.
Y un día, empezó a hablarte mi corazón.

Y esperé.
Sola.
En la orilla.

Lanzaba mis desesperados mensajes a tu mar.
A veces bellos, a veces tristes, a veces airados, a veces conmovidos.

Hasta que descubrí ningún remo se hundiría en el espejo de tus aguas.

Hoy te grita mi silencio. Desde el eco del vacío que dejaste.

Ya no siento.
Ya no deseo.
Ya no amo.
Ya soy libre y abandono la orilla.

Mi alma se cansó de intentar acariciarte con palabras.



María Serrano
15
4comentarios 45 lecturas prosapoetica karma: 120

Condeno el hecho

Desprecio tu forma distinta de andar, como si lo hubieses visto todo, como si nunca voltearas hacia atrás, con la seguridad propia del que no ha sido herido nunca, odio tu falsa humildad.

Detesto tu manera de mirar a la gente, como si los vieses desde las alturas, con prepotencia, con poder, con lastima.

Odio no poder predecir tus acciones, tus pensamientos, tus sentimientos, el estado anímico de tu alma.

Pero ante todo
condeno el hecho
de que aún sabiéndote pernicioso y lejano,
te quiero.
16
10comentarios 60 lecturas prosapoetica karma: 119

La sombra de los días

La sombra de los días
es por tu sol,

cuando en ella estoy
no es porque haya guardado la lluvia
en el primer cajón,
donde siempre meto otoños y refugios,
ni es porque haya guardado la esperanza
en el segundo,
donde las cartas de amor que nunca escribo,

cuando en ella estoy;
es porque nunca guardé ninguna luz,
ninguna noche.
19
3comentarios 79 lecturas versolibre karma: 126

Hay noches

Hay noches que mueres varias veces
y al día siguiente estás muerto y sonríes
y otros días estás vivo y estás triste.

etiquetas: poema, amor
3
sin comentarios 9 lecturas versolibre karma: 60

Te quiero

Te quiero...
Te quiero muy cerca de mi.
Muy cerca de mis ojos,
de mis manos,
te quiero.
Así te quiero...
Muy cerca de mi boca,
si es posible,
pegada,
unida a mi boca, te quiero.

Amo tus labios,
tú boca,
esa flor de carne tibia y húmeda.
Esa suave ternura
que es capaz de unirme a ti en un beso.
Como amo ese momento
en que te aferras a mi y yo me aferro a ti.

De era cercanía te hablo,
de cuando el latir del corazón
no lo sentimos en el pecho,
sino en los labios.
Amor del fondo de mis ojos,
mujer de labios dulces y pequeños,
te amo, te quiero, te siento.
leer más   
11
2comentarios 45 lecturas versolibre karma: 127

Aun me ilusionas

Todo está superado
Es lo que dijimos ambos
Pero algo paso
No sé qué le sucede
A este ingenuo corazón
Cuando me hablas
Cuando me miras
Cuando me tocas
Incluso tan solo
Cuando con tus dedos
Mi piel rozas
Pienso perdidamente
Que volverás
Y esas ilusiones bellas
A mi regresaran
Creo que no hay duda
Aun me ilusionas
Sigo pensando
¿Por qué rompimos?
¿Qué hubiera pasado
Si lo hubiéramos arreglado?
Tal vez sería más feliz
Junto a ti
Risas y sonrisas compartir
Además del privilegio
De tus labios sentir
leer más   
8
1comentarios 16 lecturas versolibre karma: 102

Cielo

No te lo vas a creer
pero yo a ti te he creado.
No me había dado cuenta
de lo que había pedido,
ni siquiera de que había
pedido lo que quería.

Por eso a ti te he creado
sólo a fuerza de quererte.
De tanta y tan larga huida,
de tanto y tan largo engaño,
esencia mínima, resta
de todo cuanto he borrado.

Por eso eres así, Cielo
-ya que tú me llamas Sol-,
porque tú has venido a darme
un lugar donde brillar.
Que tú quieras que te habite
me da a mí quien habitar.

Y quizá no por quererte,
sino por necesitarte.
Tú no vas soltando flores
ni recolectando amores.
Tú no eres de amapola
ni te bastas a ti sola.

Así es como te he creado
y así me has creado a mí.
No más flores que se mueren
sino un calmo mar azul.
Y a la orilla de ese mar
bajo el cielo despertar.
5
sin comentarios 19 lecturas versoclasico karma: 77

"Tus ojos" Rima jotabé endecasílabo

Tus ojos de exquisitos manantiales
que me llevan a paisajes australes.

En tus profundas miradas encallo
y en tus azules luceros batallo,
como tú fiel escudero y vasallo
a sublimes deseos me amurallo

para hacerle frente a tus tempestades
enemigo soy, de mis mezquindades

y de mis raros amores banales,
con cinceles de olvido los entallo
para que de mis ojos tú, te apiades.
leer más   
22
24comentarios 102 lecturas versoclasico karma: 148

Mi corazón cansado

Mi corazón cansado,
bombea nuestro pasado,
recuerda las noches
en que mis arterias hervían,
y las mariposas volaban.
Che-Bazán.España Poema
leer más   
6
1comentarios 13 lecturas versolibre karma: 97

Cuando yo no esté...

Cuando yo me vaya
No me recuerdes con palabras
No me llames con lamentos
Ni me nombres entre gritos de dolor
Recuérdame- más bien-
Por las veces que me di por entero
En cada uno de mis actos…
Que te entregué hasta el último suspiro
De mi pecho,
Hasta el último atisbo de energía
En mi actuar.
Recuerda las veces que te dije,
-Aprovecha el tiempo y no guardes rencor-
Sabes bien que nunca lo he hecho yo…
El rencor daña al propio corazón, te he dicho.
No son cuchillos que pueden herir al otro…
Son más bien, sentimientos negativos
Que van aprisionando nuestra alma.
Cuando ya no esté…
Llámame con dulzura,
Recuerda todas las veces
En que tomé tu mano,
En que acaricié tu pelo,
En que sentiste mi abrazo…y vuelve a sentirme así
Unida a ti en la bruma del recuerdo…
Pronuncia mi nombre, cargado de paz y sosiego
Que sienta en tu timbre,
Que el tiempo que no he estado
Has reflexionado y vuelto a vivir con mesura.
No me recuerdes sumido entre las sombras,
Enmarañadas de bajas energías ni oscuros sentimientos
Has que sea yo, un remanso,
Al cual volver, cada vez que añores la calma…
Has, que mi recuerdo, sea parte mía y tuya
Cuando yo ya no esté.
Que la soledad que te envuelva
Sea menos triste y más acogedora.
Que el eco de mis palabras
Pronunciadas en momentos de dicha
Retumben en tu oído
Y fortalezcan tu alma.
Que cuando pienses en mí
Sean dulces sensaciones.
Planifica tu vida,
Ordena tus pensamientos,
Encausa tus sentimientos
Y modera tu actuar…
Para que cuando yo me haya ido
No me necesites por dependencia
Sino que sea una dulce necesidad
De recordar y rememorar los buenos tiempos.
Y que una vida dichosa te acoja,
Y su final te encuentre
Con un camino plagado de experiencias
De gratos momentos
Que puedas legar a quienes te sigan en este andar.
Cuando yo me vaya…
Búscame en mis gaviotas,
Rescata mi voz en el sonido de mis olas en la playa
Recuérdame en mi mar amado
Grita mi nombre
Para que la marea lo traiga a ti
Enredado entre las algas
Sobre las perladas caracolas de la orilla
Cuando ya no me encuentres
Quiero que me sigas sintiendo,
Que me sigas pensando,
Que me sigas nombrando…
Pero en el amor.
Quiero que me sigas buscando
Que me sigas necesitando
Para tu descanso
Para tu dicha
De haberme tenido en tu vida
Y hacerla mejor.
Para que sea dulce, sea grato
Y siempre quieras recordarme
Cuando yo ya no esté…
leer más   
4
1comentarios 26 lecturas versolibre karma: 65

Silencio

Silencio para aquellos héroes,
Piedad para los renegados,
Un cielo de diversos colores,
Vendaje al corazón atravesado.

Otra lágrima al río,
Otro reproche al aire,
Ni de mi sombra ya me fío,
La historia de un don nadie.

Pájaros que escaparon,
Tiempos oscuros y frustrantes,
Un esfuerzo no es en vano,
Cuando la muerte llega al instante.
leer más   
9
6comentarios 53 lecturas versoclasico karma: 101

Desprotegidos

Ese saber que podemos cuidarnos
y desprotegernos;

también al mismo tiempo.
16
sin comentarios 71 lecturas versolibre karma: 149

Soledades

De mis perdidos amores protegidos por la nostalgia,
no le he sabido ocultar a mi alma,
el aroma herido de sus labios ausentes.

El recuerdo húmedo de su cercanía
le susurra un dolor antiguo a mi corazón.
En mi pecho el eco de mi soledad no repite más que sus nombres.

Y ahora, abandonado y sediento,
mi errabundo criterio insano
le pide explicaciones claras,
a la noche, a la vida y al amor.
leer más   
14
3comentarios 39 lecturas versolibre karma: 154

La única guerra que necesito

Te tiro del cabello
y es la única guerra que necesito
cuando no quiero la paz.
13
sin comentarios 90 lecturas versolibre karma: 123

me encanta

me encanta
cuando cierras los ojos
intentando recordar algo

es lo más parecido
a verte dormir
leer más   
4
sin comentarios 21 lecturas versolibre karma: 36

Te diré que no he de amarte

Te diré que no he de amarte,
y que hemos de enfrentar mi prisión a tus libertades;
y que al final, mis fangos no te tocarán.
Y tus hierbas no me tocarán.
Te diré que no me cubriré los oídos. Tus oídos.
Y que no habrá atardecer, ni brisa, ni canto de pájaros.
Que los perros ladrarán,
como siempre ladran.
Que mi frente sudará, y tus cabellos romperán sus pactos,
como siempre.
Te diré que no habremos de llorar,
y que no habrá glorioso instante, ni tiempos eternos.
Que tus ojos serán pálidos, y mis manos tibias.
Y tus zapatos apretados no dolerán más. Ni menos.
Te diré que no he de amarte,
aunque el amor no duela.
Que me iré, sin quererte, para no quererte.
Que nuestras noches fueron noches, y habrán más.
Y que mi mirada no mirará nada, solo tus ojos, tu nariz, y tu boca.
Como si no mirara nada.
Y el mundo no nos sobrará, ni el sol, ni la luna.
Ni morirán contigo. Ni conmigo.
Porque somos un atardecer, una brisa, y un canto de pájaros.
Y te diré que no habrá heridas, ni nubes negras, ni rosas marchitas.
Ni cantos, ni pausas. Ni desgarros, ni mordidas.
Y tú no dirás mi nombre, ni el tuyo.
Y no caerá la nieve, ni las hojas de los árboles. No habrá nieve, ni hojas.
Pero estaré yo. Y tú.
Te diré que no he de amarte.
Y te amaré.
leer más   
17
8comentarios 72 lecturas versolibre karma: 144
« anterior1234550