Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 5, tiempo total: 0.011 segundos rss2

Catarsis

He aprendido que tiene que darme igual
que más real que un sueño no va a ser,
lo que nos separa no es la distancia
pero los kilómetros lo hacen insalvable.
Viajé a mil pasados y ninguno era perfecto
y allí sentados pasaron horas y horas
sin nada que mereciese la pena salvar
ni siquiera a nosotros mismos.
Como una catarsis; eliminar el recuerdo
cuando el recuerdo éramos.
Si el recuerdo es la forma de mantenerse vivo
la humanidad es el asesino
que mata olvidando
y yo no veo a las personas
sino los huecos que hay entre ellas
por eso el hueco que dejaste
que me cegué en no ver
lo confundí con otra gente.
31
3comentarios 79 lecturas versolibre karma: 84

Falso Soneto

De mi vida eres lucero
mirarte, es mi ceguera
besarte, como si muriera
eres mi guía y sendero.

Afinas mi mundo entero
melodía dulce y perfecta
de violín tu figura esbelta
tu carácter de acero y fuego.

Tus lindos ojos, verdemar
le susurran a mis labios
que no te deje yo de amar

Me abrazaré a tus besos
tus suspiros me harán volar
siempre juntos caminaremos.

Juntos nos iremos, moriremos
y en nuestro epitafio pondrá
hasta en el cielo se han de amar.
leer más   
14
2comentarios 132 lecturas versoclasico karma: 75

Ceguera repetida

Te entregué mi corazón
para que aprendamos a amar.
Pero nuestras locuras se asustaron
y el amor se fue espantado a un lugar
que no es el mar.

Tú, mi promesa rota
Mi ciego empalme a la realidad balbuceada
en tu discordancia.
Mi azúcar inconsciente que se equivoca
y al segundo se olvida.

Te perdone una, dos, tres veces
en un solo segundo.
Pero tu garganta ciega seguía hablando.
Yo tuve que callarte la mirada con mi silencio
Tuve que renunciar a la posibilidad
de lo que ya no quería aceptar en serio.
Yo te iba a tomar entero.
Yo iba a decir que sí.
Iba a arriesgar el 100 por ciento
de mi soledad y mis alas
con tu alma de colores necios
y locura imposible.
Yo iba, yo me fui.

Tú fuiste el ángel que después del samaqueo
de reflexión golpeada
te fuiste a aprender solito.
Agarraste tu tarea sin entender
y cruzaste la calle del retorno
a tu anterior luz cuando no me conocía.
Y aun conociéndome ahora
esa luz no podrá ser la misma.
Mi luz agachó la cabeza y se puso a escribir
para llenar el hueco
que había construido para que te quedarás.
8
3comentarios 102 lecturas versolibre karma: 49

La noche permanente

La noche le había llegado hacía otras tantas. Desde entonces, los lagos perdieron sus trémulos espejos; las personas se redujeron a vulgares voces; y todo debía ser monótono: fue necesario labrarse una rutina para no desorientarse en el espacio físico —esa molécula de universo—, y en esto un ciego casi no difiere de un vidente, sólo que el primero actúa por necesidad y el otro para eludir la angustia.
La costumbre (ya tantos días y noches habían pasado, que para él era una única y permanente noche), no le hicieron las cosas más llevaderas. La congoja y el bastón le acompañaron en su día a día. Recordaba con insoportable pena su vida previa al accidente y se arrepentía de no haber visto lo suficiente cuando podía.
"No hay nadie en el espejo", oyó decir una vez a otro ciego pero más ilustre que él, que apenas era alguien. Qué raro, pensó de forma algo menos literaria, que mi identidad física pueda ser compartida con todos excepto conmigo. El pienso luego existo cartesiano no le consolaba; quizá, a veces, el empirismo de Hume. Pero nunca de manera completa, ya que sus sentidos se hallaban mutilados. Tuvo que hacerse materialista casi por la fuerza.
Su existencia, entonces, dependía de sillones, muebles, objetos inanimados; ellos habían encontrado su función en el mundo, algo que él no.
Cuando su ayudante de cátedra se enteró de su previsible suicidio, dicen que atinó a comentar:

—¡Qué pena! Yo que él me habría alegrado de ser incapaz de observar la desdicha de este mundo.
16
4comentarios 100 lecturas relato karma: 67

Ojos que no ven

Ojos que no ven

El amor es ciego y tu no me ves
apenas si sientes el calor de mis ojos
soy un fantasma para ti, soy sombra entre la niebla...

Tu no ves como mis ojos desean los tuyos
encerrado en este cuerpo quiero tu almay tu no ves mas alla ni mas aqui...no ves...

Quisiera que me observaras, ojos enmielados,
estoy aqui en este poema, y quiero tu lectura,
pero tu pasas la hoja, pasas el dia
y asi pasa mi esperanza...de que me veas al fin...
3
sin comentarios 52 lecturas versolibre karma: 28