Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 13, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Renacer

Aprendí a admirar.
Desde el más sentido vacío, aprendí a admirar.
Admirar todas aquellas cosas que
tan ciega estaba y no me permitía ver.

Ya casi que no busco refugio desde lo antes necesitado.
Ya casi que no tengo ese menester por reemplazar o revivir lo ya marchado...,
{¿A una persona o a los momentos?...}
Ya casi que.
Me siento muy bien en soledad.

Desde la ida
supe apreciar y observar lo que existía a mi alrededor.
Y de alguna que otra manera
echaría todo aquello que me cohibía.
Todo aquello malo que me distraía de este momento.

A veces las idas no hay por qué sufrirlas.
Hay que agradecerlas.
De algún modo.
leer más   
11
2comentarios 88 lecturas versoclasico karma: 103

Improvisemos un rato 2

Esto es tristeza, esto es dolor,
llámenle como quieran si no estoy.

Me gusta divertirme, y no ir a prisión,
para eso es preciso : sana diversión...

Ya lo sabían ustedes, ya lo saben hoy,
si preguntan cómo lo saben, es que así es to'.

Denles corazones, denles diversión ,
pero si se creen Dioses, para mi no lo son.

Descorazonados, o sin canción,
desdichados o monstruos son.

Si quieres ayuda
aprende tu lección.
leer más   
11
4comentarios 78 lecturas versolibre karma: 85

El Hombre

Buscando identidad
me encontré con el hombre,
que llegó a mí como salvación,
tendiéndome su mano.
Apareció de pronto a mi lado
y me interrogó,
preguntándome en cada mirada
y en cada gesto
quién era y qué hacía allí.
Un día me di cuenta
que existía,
que estaba allí.
Comencé a hablar
con sus palabras,
a mirar su camino
y poco a poco
me perdí entre la salvación.
Esta salvación
vestida de hombre
se me enredó en las piernas,
me abrazó en la noche,
hundió su cara en mi cuello,
me abatió con su beso
y me guió con sus manos.
Y yo fui él, en él y para él,
no queriendo ser ya más otra cosa.
Y me perdí en su poderío,
porque era poderoso,
cayéndome por entre sus ojos,
que eran ventanas
de paso directo al vacío.
Ese hombre
era la guerra
vestida de paloma,
y el desierto
con traje de huerto fértil.
Pero nunca pude odiarlo
y que lo odiara ahora
ya no tendría motivo.
leer más   
5
2comentarios 33 lecturas versolibre karma: 77

Confusión

Mientras más nos conocíamos...

Menos nos entendíamos.

Y mientras más nos queríamos...

Menos nos necesitábamos.


Aunque tanto nos amábamos,

también nos lastimábamos;

ella se soltó de mis manos

y entonces nos separamos.
leer más   
4
sin comentarios 38 lecturas versolibre karma: 71

Marcha

Siempre me voy; siempre permanezco. Estoy y no. Podría ser. No soy... o soy pero termino yéndome. Vuelvo; me quedo en ti y reconstruyo aun sin ruinas. Todo es a partir de un nuevo cimiento o de ninguno. El ciclo es así... el tuyo, el mío. En él estás y estuve ahí antes. Creí que estaría después; no esta vez. Temo que no podrá ser. No seré, no fui. No me voy a pesar de todo, ni permanezco del todo; no podría ser aunque me vaya o aunque vuelva. No me quedaré ni reconstruiré mis paredes con tus rocas vírgenes. No lograré marcharme a sitio alguno, ni fuera ni dentro. Quizá lo haga cuando no sea posible. No podemos habitar la nada, besar el aire o vivir de sobredosis de oxígeno a la deriva del desamor o de la cama que levita. Me iré... No me encontrarán, ni tú, ni tu memoria, ni la mía, ni las culpas o la excitación pura de los días; ni siquiera el aliento que solías decir que yo te era. Debo dirigirme en línea recta, ocupándome de las heridas que sangraran el trayecto entero. Cuando quede vacía del camino, de no quedarme a pesar de esas pupilas ocre que me persiguen a oscuras y proyectan las sombras que me erizan... Cuando reflejen mis hombros el brillo que me dejarían tus incipientes expectativas y tus dientes, romperé el contenedor... se abrirán las suturas.

Desataré los miedos. La sangre seguirá su cauce en picada.
Para no amarte, me negaré el antídoto.

Me perderé y así, perderé intencionalmente todo rastro de ti...

Me iré de mí.



Yamel Murillo



Incisiones
El Diario de Paloma©
D.R. 2015
leer más   
12
5comentarios 96 lecturas prosapoetica karma: 82

La sombra

Mirando el reloj,
De la sala,
Sentada en su sofá
Doña flor,
Mira las horas pasar
Como si quisiera,
detenerel tiempo,
Tratando de entender el
El mundo,
Porque su mente se alejo de el
Sus infinitas interrogantes,
Sus aterradores miedos,
Sus angustias a la soledad,
Sus llantos repentinos,
Llenan mi alma
De dolor y tristeza
Ya no hay vuelta atrás
Poco a poco sus recuerdos
Se van, se esfuman
Y todo se va tornando
Confuso…
Ya no hay lógica
En su vida…
Ya no hay tiempos,
Ni espacios.
No me dejes sola¡¡¡¡¡
Es el grito
Que destroza mi ser..
Ya no sabe quien es…
Pero yo si sè quien
Le roba sus recuerdos,
sus sueños.
es una sombra que la
Acecha a diario
Hasta dejarla,
Totalmente vacía.
El abrazo, es la medicina
Para su soledad…
El amor, el mejor
Complemento…para su vida

Romántica..
leer más   
6
sin comentarios 79 lecturas prosapoetica karma: 69

Solo escuchame

Viviendo para los demás
ya no hay luz ni oscuridad.
Un incansable cambiar
no me deja pensar.
¿Cómo voy a encontrar el final
del camino a realizar
si no paro de girar?
Si me dijeran que hago mal ,
¿Cómo encuentro mi lugar?
La incertidumbre me enferma,
las horas me dejan,
se desvanecen con el dilema
de mis entrañas. Mi carga.
¿Qué hago mal?
leer más   
4
3comentarios 87 lecturas versolibre karma: 74

Crees que vuelves

Crees que vuelves.
De repente, tu resol sobre los versos
te lo indica.
Aunque, no hay nada más lejos
por ahora, no se escribe
poesía con tu luz.

Se parece… pero solo se parece
demasiado,
una túnica de olas, mar rebelde
donde bogan expresiones y detalles
que podrían ser tu brisa tan afable,
a lo mejor.

Era urgente, sobre todo,
que perdieses el asiento en mi vergel.
Las gaviotas se disponen a bailar
en la estampa donde quedaría dormida
alguna estrella.

Y puede ser
que, ignorando una lírica mejor,
el arrullo continuado —arrimándose
a mi orilla— de tu voz
fuera como regalarme
el mejor de los poemas.

Ahora bien, ha llegado ya la hora
de gritar: ¡ni el sonido, ni la forma,
ni el estilo, ni la letra!

Veo devastado tu edén.
Y, bien pensado… ya quisieras.
16
4comentarios 110 lecturas versolibre karma: 97

Confusión

Veintitrés años de esperanza
buscando juntos el camino
hasta el límite del abismo
siendo todo gran torpeza.

No sé si ha sido traición
si no he podido reunir
en estos años de compartir
creyendo en una canción.

He sido para ti un ladrón
siento en mi la oscuridad
por quitarte tu mejor edad
en tus años de más pasión.

Perdóname si he truncado
tu ilusión por el camino
que habías forjado conmigo
sin saber que estaba equivocado.

Estoy cayendo en el vacío,
ayúdame con fortaleza
tu que eres gran delicadeza
es todo cuanto ansío.

Sabes la verdad de mi querer
entiende mi melancolía,
seas pata mí la alegría,
tu eres toda una mujer.
leer más   
4
1comentarios 55 lecturas versolibre karma: 0

Lo relativo de cada segundo

Estigma instantáneo sobre lo idealizado entonces,
cual sombrío brebaje que apenas probé,
placebo descarado que engaña incluso hasta al más cauto,
incluso a mí.

La consciencia de lo impoluto no elimina lo sucio,
la verdad expresada es la mentira a raudales,
sin la que nada renace,
sin la que nada está,
sin la que no soy...
1
sin comentarios 25 lecturas versolibre karma: 6

Catarsis

He aprendido que tiene que darme igual
que más real que un sueño no va a ser,
lo que nos separa no es la distancia
pero los kilómetros lo hacen insalvable.
Viajé a mil pasados y ninguno era perfecto
y allí sentados pasaron horas y horas
sin nada que mereciese la pena salvar
ni siquiera a nosotros mismos.
Como una catarsis; eliminar el recuerdo
cuando el recuerdo éramos.
Si el recuerdo es la forma de mantenerse vivo
la humanidad es el asesino
que mata olvidando
y yo no veo a las personas
sino los huecos que hay entre ellas
por eso el hueco que dejaste
que me cegué en no ver
lo confundí con otra gente.
31
3comentarios 127 lecturas versolibre karma: 234

Adormecer

Hallándose en la nada
Perdiéndose en planos y realidades
Desconociendo si se trata de una ilusión o una verdad
Nadando de ríos de fuerte caudal,
Sorprende no ser llevado contracorriente
Cuando al río se desafia
Estando despojado de ropajes y vestiduras
Pero no hallándose desnudo de forma morbosa
Donde las protuberancias se desligan
Libremente en el agua.
Sino estando desatado, confortable con esa condición
Flotando, mirando a la tranquilidad
De un cielo turquesa y a la vez sumergido
Tocado por las hojas de sauces llorones
Que tocan el agua y el cuerpo desde las infinidades de las alturas.
Árboles parlantes, regocijantes de sabiduría,
Dadivosos de consejos y generosos con el habla,
Catalizadores de calma hacia las mentes atolondradas
Curanderos de heridas al sus ramas en agua tocar
Raíces captadoras de caminatas recurrentes y alargadas.

Quizás se trate de un Edén
Pues paraíso terrenal no es,
Curanderos de piel por el ácido salicílico;
Mágicamente se suben cascadas nadando
Sin caerse o ahogarse,
Sin desangrarse o morir.
La desnudez no representa sensualidad o sexualidad
Podría identificar a la pureza y a la transparencia,
Tal que se desconfía del "paraíso"
Cuando en él se vaga
Tornándose confuso y solitario.
Los árboles parlantes aconsejan:
"Dejarse llevar como la arena por el mar"
Maestros del acertijo
Pues no hay arena ni se està en el mar

Quizás no sentirse vulgar, sucio o pecador
Signifique la niñez, inocente de todo apareamiento o simple placer
El río fluye, aumenta o disminuye su caudal
La cascada sigue cayendo y el agua
Mantiene todas sus características, nunca para de caer.
No hay viento, pues los árboles no lo manifiestan
Tampoco se siente frío al ir a tierra
Pues la piel no se eriza
Y aunque es salvaje no se hunden los pies en el lodo,
No se enredan en ramas,
O se adhieren hojas a ellos.
Sin fauna, sin población
y las velas tampoco se observan.

¡Hay un estancamiento!
Se cae de cascadas y se sube por ellas
Sin llegar a ningún paisaje distinto
Vagueando, holgazaneando, perdidos
Sin rumbos, sin dirección, estancados
Quizás se refiera a la muerte
y su transición a ella.
No se ignora pero sí se desconoce,
Es complejo distinguir los desconocido y confuso
Donde no hay a quien preguntar
y el instinto no apunta a otro sitio
Que sea distinto al cual de donde se parte
Quizás se es solo un monstruo en busca de amigos;
No se llegó a la desesperanza o al pánico
Sólo se estuvo curioseando, explorando, admirando
Después de todo fue sólo un sueño
O un sueño de él que pronto continuará.
2
sin comentarios 15 lecturas versolibre karma: 12