Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 36, tiempo total: 0.022 segundos rss2

Fiesta de antifaces

Día tras día, comiendo y bebiendo
a un lado de las falsas facetas,
que mi confianza estuvieron absorbiendo
con mentiras disfrazadas de concordias.

De aquellas veces, en que la felicidad limitada
alcanza la densidad adecuada,
para nublar nuestro virgen juicio;
Convirtiendo nuestro mundo en un juego sucio.

Al tirar de los antifaces,
entendí que fueron fugaces,
los vínculos del entorno que fue capaz
de alguna vez brindarme la paz.
leer más   
4
4comentarios 37 lecturas versoclasico karma: 55

Grito al amor fragmentado

Del medio en que las manos me cobijan
Con luz bohemia y párpado caídos
Cual ebria torturada por los idos
Recuesto las palabras en las vigas

Quisiera amar bondadosa y cegada
Como lo hace ella al mirar su rostro
Quisiera amar mis ojos en otro
Y saber que soy yo, no solo nada

Mis palabras no poseen dueño (ya más)
Se andan entre líneas mientras converso
Las colecto y pego formando versos
En espera del que venga y las reclama

Anhela mi alma beber de los brazos
De un ángel-demonio que no sepa amar
Anhela mi alma a sí misma quemar
Con el alma vaga para atar lazos

Sin embargo permanezco acostada
Colocando trampas solo para mí
Donde un día en descuido caeré al fin
Y así la vergüenza reafirmada

¡Oh deseo deseo amar una sola vez!
Y poder en sus labios sumergirme
Con mi mamo atarme a sus manos firme
Y clavarlo en mi abismo de sordidez

Seguiré con letras para mi aire
Medicando con ellas mis desvelos
Levantada a media noche entre sueños
Por el asma agitada hasta la sangre

Porque mis versos carecen de dueño
Mas no buscan un lugar donde quedar
En cualquier corazón ellos encajan
De corazones dulces y risueños
leer más   
10
3comentarios 80 lecturas versoclasico karma: 86

El Tiempo Muerto

Llenos los espacios entre segundos
de tiempos ausentes y muertos,
llegan de otros espacios más yertos
manos frías, y rotas, y agudas.

Perforando astas de hueso al costado,
por la reja del pecho cuelan su aliento
y en la fuente de la sangre se abrevan
escarbando el estanque con sus uñas.

Aléjate, Alma, que aún estas a tiempo
de huir por las ventanas de la Casa,
y sin mirar atrás al Jardín desecho
reír por la suerte que te ha tocado.

Que las manos que todo pudren
son Envidia que al Corazón apresa
y buscan como la más digna presa
la mente del Hombre, del cuerpo lumbre.
leer más   
12
2comentarios 75 lecturas versoclasico karma: 95

Síntesis del perdón

Donde nacen las quimeras fragancias del perdón,
sostengo mi única verdad, compuesta y tangible,
turbias cortinas fruncidas bajo la tergiversación,
amurallan el verdadero silencio y destierran lo sublime.

Perdones banales de embebida farándula,
mar sincero se sugiere pretendiendo otra verdad,
razones engatusadas en la telaraña noctámbula,
conciencia aletargada que pretende desertar.

Brotan del ombligo falsos senderos acechantes,
lance de ilusiones y pecados sin raíces arraigadas,
inmerso en un invernadero de experiencias errantes,
dramaturgo incosciente de sus lógicas drogadas.

¡Escapa de la partida que crees estar jugando!
¡exhala tu quimérico personaje y baja del escenario!
¡arroja ya el guión de las falacias que estas interpretando!
ya pues si tus cimientos se diluyen, el perdón no será necesario.
leer más   
4
2comentarios 45 lecturas versoclasico karma: 54

Arco iris

En el cielo hay un collar,
de vistosa pedrería,
lo cedió la madre Ishtar,
en gesto de cortesía.

Refleja la luz solar
después de la lluvia fría,
y viene a colorear
una tarde muy sombría.

Ha empezado por mezclar,
un rubí con la ambrosía
de un topacio peculiar,
y así el ámbar obtendría.

Y ahora para lograr
la esmeralda en la porfía,
quiere al zafiro engarzar
con el sol del mediodía.

Las gemas de un larimar
son todas de fantasía,
como un reflejo de mar,
de amatistas en orgía.

No termina de llorar
la nubosa orfebrería,
y ya el sol quiere dorar
un arco de artesanía.

Y en el iris reflejar,
la belleza y la utopía,
de lo hermoso que es soñar
con la excelsa joyería.
17
5comentarios 81 lecturas versoclasico karma: 104

Noche mustia y solitaria

Cuando la blanca luna más calienta,
por mi morada vaga siempre un hombre
vestido con mi traje y con mi nombre.
Se dirige al balcón, donde se sienta
a la espera de un tren de doce pisos,
y contempla el silencio que lo envuelve
en la extraña estación resbaladiza.
Se fuma la ciudad, triste y ceniza,
y nunca coge el tren que nunca vuelve.
16
4comentarios 123 lecturas versoclasico karma: 95

Campo

Un polvo fino de nieve
cubría el lodo del suelo,

y las columnas de blanco
el pálido azul del cielo.

Miles de copos nacieron
bajo el rugido del fuego.

Lejos quedaron los gritos,
no se oye ya ningún ruego.

Solo dos cosas persisten
eternas, tras los libertos:

Ceniza para la tierra
y pena para los muertos.
leer más   
18
2comentarios 127 lecturas versoclasico karma: 93

Rosetas de culpa y de arrebol

Tus mejillas, mojadas por las penas,
son manchas de rubor en tu alborada,
va manchada tu albura arrebolada
por la culpa que corre por tus venas.

Sangre roja en las blancas azucenas
que confiesa en silencio la estocada,
son como virgen nieve mancillada,
son como dos bermejas lunas llenas.
15
17comentarios 113 lecturas versoclasico karma: 113

Cursiva

Encerrabas en palabras
cada tramo del camino,
en negro, rojo o azul,
con trazo elegante y fino.

Una perfecta cursiva,
se refleja en mi mirada:
La hierba que mece el viento,
gotas de lluvia inclinada.

Pequeños cuadros de tinta
que se le niegan al mundo
por ser parte de tu esencia,
por ser algo tan profundo.

Cada fecha un sentimiento
cada párrafo una fecha.
Diecinueve años de tinta,
ni una página maltrecha.

Mil semanas manuscritas
se pudrían en tu armario.
Hoy las narras a mi oido;
he encontrado tu diario.
leer más   
14
5comentarios 88 lecturas versoclasico karma: 86

Et Ipsa conteret Caput tuum

Mísero pesebre es mi cuerpo,
lisonja del aire que no lo traspasa,
qué más daría para esto mismo
estar hecho de barro de tinajas.

Porque respiro, ya me duelo,
y en este duelo que es la Vida,
hay quien vive con consuelo,
y por consuelo yo me muero.

Estrellas que lejos estáis,
seguid estando lejos,
esta noche cuando duerma
y mañana, cuando esté despierto.

Porque con sólo acercaros un metro,
arderíamos en nuestros cuerpos,
seguid lejos,para no abrasarnos,
seguid lejos, porque sólo así os queremos.
leer más   
9
sin comentarios 61 lecturas versoclasico karma: 83

Parálisis

Y de golpe abro los ojos.
La casa entera está oscura.
Un beso me ha despertado
que duele cual mordedura.

Miro a los pies de la cama.
Tengo la puerta entreabierta.
En la habitación de enfrente
susurra una niña muerta.

Mis piernas se han congelado.
Le pregunto a qué ha venido.
¿Su respuesta? Seis palabras:
"De aquí yo nunca he salido".

La niña empieza a acercarse.
Estoy clavado en el lecho.
Intento cerrar la puerta
pero algo me agarra el pecho.

Y de golpe abro los ojos.
La casa entera está oscura.
Un beso me ha despertado,
que duele cual mordedura.
leer más   
9
1comentarios 79 lecturas versolibre karma: 90

El Pozo

Un niño frente a mi casa
jugaba junto a mi huerto
entre el granero y el pozo.
Su madre dice que ha muerto.

Que no se pasa por casa;
que si yo acaso recuerdo
el porqué está en mi tejado
su balón de piel de cerdo.

Que yo no tengo ni idea;
que yo en el campo trabajo
desde que el sol se levanta
y hasta que se viene abajo.

Y cuando vuelvo a estar solo
y en la botella me pierdo
maldigo entonces mi suerte
y el balón de piel de cerdo.

Hasta que vuelve ese niño
guardando un llanto en el suelo.
Entre el granero y el pozo
no puede encontrar consuelo.

Que porqué soy tan mezquino;
que porqué fui tan cobarde,
si aunque yo no hiciera nada
cuando quise ya era tarde.

Que urgía tapar el hoyo;
que estaba muy bajo el muro,
y yo iba tan borracho que
no pude ver el futuro.

Huele a podrido en el pozo.
El agua brota negruzca.
Nadie sabrá qué ha pasado
cuando mi cráneo reluzca.
leer más   
9
sin comentarios 68 lecturas versoclasico karma: 91

Piel blanca

Hay una pluma de plata
danzando sobre mi pecho.
Dibuja un rastro escarlata.
Mis ojos fijos al techo.

Piel roja sobre piel blanca.
No puedo sentir su frío
ni cuando me hace palanca
para dejarme vacío.

Y yo, viendo desde arriba
mi viejo cuerpo tumbado,
voy flotando a la deriva
sin saber si he despertado.

Poco a poco lo comprendo.
El recuerdo se hace claro:
No voy a seguir viviendo,
no sobreviví al disparo.

El tiempo se ha dilatado,
no reparé en mi demora.
Si la puerta ya ha cerrado
¿A dónde voy a ir ahora?
leer más   
16
4comentarios 109 lecturas versoclasico karma: 80

Gatuno

Creo que descubrí que me gusta el tiempo lento
Ir paso a paso
Acariciar mis respiros antes de que sean años
Y que los ahogué la brisa, andar despeinado

Quedarme ciego cuando el sol esté muy alto
Fumar un rato, oír el canto, cantarlo
Que me sorprendas una mañana entrando por mi ventana
Y saber que pusiste tu mirada en mi mirada

Llevarte conmigo
Volverte escudo, espada
Mi tesoro y mi bandera
Quedarme un rato y cuanto sea necesario

Entre peinarte y hablarte
Entre perderte y encontrarte
Pero sobre todo encontrándote, o cuando me encuentres, de nuevo
Que sea despacio
leer más   
13
1comentarios 95 lecturas prosapoetica karma: 85

Dos tesoros

Nadando entre los cajones
dos tesoros he encontrado,
entre recuerdos que flotan,
en un río desbordado.

Un frasquito de perfume
en estuche de brocado
y un anillo de pedida
bajo prendas olvidado.

El aroma de vainilla
que endulzaba tus tocados
y un pedazo de oro frío
con seis números grabados.

Un mar de ropa en tu armario,
sus aguas son el pasado
y yo un náufrago del tiempo
que espera a morir ahogado.
leer más   
12
2comentarios 85 lecturas versoclasico karma: 95

Cincuenta y cuatro

He medido mis palabras
con un metro de costura:
Doscientas treinta y seis letras
para vestir tu figura.

He cosido doce versos
sin agujas ni cordel,
pues las mejores puntadas
se dan con pluma y papel.

Tres estrofas he bordado
con hilo de tinta azul.
Otro vestido sin dueña
que va directo al baúl.
leer más   
17
15comentarios 178 lecturas versoclasico karma: 78

Insomnio

Un goteo constante,
pasos en el techo,
ladridos distantes
y un reloj maltrecho

que solo da pasos
cuando no le veo.
Y de nuevo, siendo
en mi cama un reo,

veo una figura
naciendo en la esquina.
--Cálmate --me digo--.
Sólo es la cortina.

Finjo que no he visto
sus ojos brillar.
Decido taparme.
Prefiero olvidar

esperando el día.
Buscando escapar
de una cama fría
sin poder gritar.

Un zumbido seco
contra la madera
Luz ténue hacia el techo,
se acabó la espera.
leer más   
11
3comentarios 111 lecturas versoclasico karma: 87

Versos ineptos

Por ti no existen versos
más lindos que tus ojos,
más asombrosos que tu voz,
más tristes que tu llanto.

Si mentir de ti tuviera,
escucharía la luna
llorándole a los lobos,
gritandole a las estrellas.

Mis versos mueren solos,
con lo triste de tu llanto
por tu simple belleza,
no superan tu encanto.

¡Pobre corazón mío!
Quiere atrapar lo rojo
y lo azul de tus ojos
con sus ineptos versos.

Torpe será mi corazón,
inhábiles mis versos,
encantadores tus ojos
pero verídico es mi amor.

Si eso no lo puedes ver
lo escucharan tus oídos,
lo sentirá tu corazón,
me lo contaran tus labios.

Por amor te lo mostraré.
Por amor te lo contaré.
Lo escucharé de tus labios
y escribiré estos versos.

Gerald Rivera©
8
4comentarios 104 lecturas versoclasico karma: 56

Amor

La acción de amar es
¿Maravillosa u horrorosa?
No está mal responder
¿Por qué no las dos cosas?

Sé que asusta
El pensar en soledad
En que el querer se ha perdido
Y jamás se va a encontrar.

Pero mira hacia el cielo
Verás nubes impacientes
Como fuente del amor
Se diluyen en lluvia reciente.

Corazones viejos
Marchan junto a otros
Esperaré un regreso
Para volver a ser nosotros.

Pero aunque pase el tiempo
Y con él la basta y fría brisa
Te recordaré de viejo
A tu alma y tu sonrisa.
leer más   
7
1comentarios 142 lecturas versoclasico karma: 57

Mujer Luna

Mil cantos de tierra y alma
por siglos le has dedicado.
La miras con avidez,
con virtud y con pecado.

Sospechas lo que ella oculta,
lo que jamás te ha mostrado;
prefieres seguir amando,
sordo, ciego, apasionado.

Su rostro tiene dos caras:
la que amas y la oscura.
Te quedas con la que brilla,
la más linda, la más pura.

Ella es ajena al amor,
a las luces, a las sombras.
Tampoco oye el clamor
de tu piel, cuando la nombras.

Aunque la sepas distante,
aunque un solo lado muestre,
igual la sigues amando.
Mujer Luna, para siempre.
leer más   
13
4comentarios 233 lecturas versoclasico karma: 51
« anterior12