Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 52, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Es mi cuerpo

Es mi cuerpo,
es soledad
es el momento,
es correr y rastrear la pérdida de gemidos,
es como si el tiempo podría disolver mi piel más fácilmente que la memoria al acariciar tu alma con hojitas de menta.
Che-Bazán.España Poema
leer más   
12
9comentarios 67 lecturas versolibre karma: 144

Permutable inveterado...(Neosurrealista experimental)

PERMUTABLE INVETERADO
(Neosurrealista experimental)


Pasan por las calles toda una noche por delante,
una calesa caduca, y la luz de los cielos que bebí en los ojos,
sonrisa de los vientos, bañada,
en la dulzura de sus labios rojos, bajo la amenaza de ser cosa sin concepto.

Guardado, escondido en su oscuridad, en la oscuridad propia,
mientras todo da vueltas, en la nada incomprensible,
y más vueltas da, muchas veces, y donde van los cuerpos,
camino de un ensoñador antojo, como milagro,
mientras yo, invisible, soy la promesa de la espina.

Con la fidelidad de claros remolinos, donde navego,
celebrando los puntos cardinales,
que mudarán mi origen, en la predera del mundo dormido,
porque sucede el naufragio que debe,
en la vida, que es el barco del paisajista,
que sabe oír y ver, las caprichosas letras,
siempre entre líneas,
y reconoce a solas su destino, en los devaneos del rocío,
y se insinúa en las palmas de una gélida caricia.

Seré para el cuerpo el lino apaciguante, brío prolífico.
Y ya no más mi ruego sollozante, devorará lo recibido,
ni irá a turbar la indiferente calma...

Ya nada sana, ni perdona.
Donde pasan semanas, en la pared sentadas,
como una sola y libre flor del prado,
dejando preciosas piedras,
y sólo un milagro más entre la hierba.

Me dueles,
carbón del breve engaño, no es nada del vespertino bostezo,
en el cuerpo,
antes que muera de amor la prisa,
y en otra carta, la propia consistencia,
pensándolo bien, no endulce,
aquello que quiero a las diez.

Se hace lentamente eso que pintamos, muchas veces,
en el suave vuelo de la huerta, con sus puertas,
sin saber cómo es, ni cómo será mañana,
el baluarte de la noche.

Las polillas en la ventana, anudan el delirio,
corriendo entre las piernas.
En cuanto se fecunden sus resquicios,
la primavera endulza y endurece,
eso que si se ensalza hiere.

Porque el mundo quedará alumbrado de un horizonte,
donde perderse parece inevitable, en el duelo del andén,
que hiere con un rayo que despierta más allá de lo sostenible,
al silencio, una voz en cada paso, gozoso de la mirada de la luz,
rojo nace, y podría nacer, entre los amarillos un gris.
Porque ha nacido una y otra vez, en un pensamiento sin memoria,
de sentir la fuerza del polvo.

Que solo ciñe los rosales de pura eternidad, en la permanencia inmóvil,
al quedarse vacías, las vidas ajenas,
y otras, como puños enfebrecidas,
prisioneras,
que no conservan nada,
de lo que debieron,
y no hicieron al destino,
en su canto eterno.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
leer más   
12
9comentarios 81 lecturas versolibre karma: 128

Noches

Es por la noche,
cuando más nos acordamos,
de la persona que no deberíamos acordarnos.

Nos acordamos de la manera que tenía de mirarnos,
como si fuéramos las dos únicas personas que había en este planeta,
nos acordamos de su sonrisa amplia y sincera,
cuando le sorprendíamos con cualquier tontería,
nos acordamos de la manera que tenían sus manos de recorrer nuestro cuerpo,
como si estuviera intentando memorizarlos
(porque sí, esa persona ya sabía que al final terminaríamos separados),
nos acordamos de como sonaba su voz,
cuando una noche de sábado nos llamaba para ser su salvavidas y su refugio,
nos acordamos de la manera que tenía de reírse cuando nos oía a nosotros hacerlo,
nos acordamos de esa canción que era NUESTRA canción ,
y que todos los días bailábamos juntos,
o separados…

Es una lastima que tengamos que acordarnos,
por la noche y solos,
de cosas que podríamos recordar,
por el día y en compañía.
4
2comentarios 26 lecturas prosapoetica karma: 61

Mi primera vez

Nos conocimos en circunstancias especiales, conectamos inmediatamente.
Pactamos una cita, el día, el lugar y la hora. Esperé el día con ansiedad, con impaciencia y con una leve sonrisa.
Llegó el gran día, era mi primera vez. Mi cuerpo yacía desnudo sobre sábanas blancas.
En ese momento..temblé, lloré, me desborde. Era mi primera vez en una sala de cirugía.
leer más   
5
5comentarios 43 lecturas prosapoetica karma: 74

Su pecho de rosa maquillaje

QUIERO QUE ME TOQUES HASTA EL ALMA.
Su pecho
de rosa maquillaje,
me desea de perfume tenue,
me desea de espuma.
Tú duermes, me acaricias el borde de mi cuerpo.
Qué ardiente quema.
Dibuja, tocando mi tejido sobre su pecho de rosa maquillaje.
Levemente, me rozas el límite de mi cuerpo tenso.
Tensos cuerpos hundidos en la saliva del verbo.
La flor más tibia de tu cuerpo,
esa lluvia goteando, mojando tus pechos fríos,
mojando tu cabello; el gopelteo de la lluvia, me llevas al cielo, al rumor de los cisnes; sal, vuélvete paloma que muero de placer húmedo.
El viento oficiante murmura
sobre el tálamo de hojas caídas bajo la lluvia.
Che-Bazán.España
www.youtube.com/watch?v=O6Ue4Enpumo&t=1705s Olimpo
leer más   
6
4comentarios 56 lecturas versolibre karma: 100

Más vale volando

Los pelos son como parásitos que crecen en mí,
mi cuerpo es el lugar -donde viven los parásitos-.
Anoche me encontré una víscera en mi felpudo
que gritaba sí
y mi sonrisa diletante se tornó.
Tengo delante de mí un ave, la cabeza
No pienses, disfruta. No pienses, sonríe. de un ave.
Su, de ella, cabeza.
Por favor, que no vuelva a ocurrir, mí sola imaginación fue suficiente.
6
2comentarios 35 lecturas versolibre karma: 79

Grilletes al corazón

Moldeada a ti, a tu aliento,
adherida me llevas a tu sombra
como silueta a tu cuerpo,
vulnerable a tu mirada
a la magia de tu seducción
noches de embrujo
bajo los pliegues de la sábana
atando mi piel a tu erotismo
rindiéndome a los filtros de la pasión
me encadenaste a noches de locuras
poniendo grilletes al corazón
MMM
Malu Mora
leer más   
20
20comentarios 165 lecturas versolibre karma: 103

Háblame de amor

Háblame de amor
para que pueda creer
para volver a mirar a los ojos
para que tus manos quemen mi piel
y me puedan poseer.

Háblame de amor
y dime sin palabras
como se promete con caricias
esas que no mienten
con besos de labios apasionados
con almas palpitando
como laten inconscientes
los sentimientos.

Háblame, murmura
susurra a la piel,
al corazón
al oido
sólo
lo que pueda
tu corazón al mío
cumplir…

Háblale a mis ojos
verdades,
que descreidos
no quieren ver
y cuentale que hoy
si es deseo
y que nos vas de amor
a mentir.

Que hablen tus manos
tus dedos a mi piel
que arde en deseos
y se niega de tu amor
a beber.

Que hable tu boca
abierta casi muda
y que tu lengua
distraiga y vulnere
la mía, para que no piense
y en tus labios se desnude.

Que hable tu hombría
de juegos, de roces
del deseo, de mis piernas
que te esperan
y que cedan
perdiendo
su alerta
y te dejen pasar.

Háblame por fuera
y que tu cuerpo
me hable invadiendo
desatando cadenas y miedos
soltando deseos.
(Lol@)
19
10comentarios 149 lecturas versolibre karma: 97

A quién?

.
A quién le importa si te amo?
si me quieres, a quien?
si tus labios acaso me besaron
ni cómo, ni cuando…

A cuántos, si de tu cuerpo
hice versos inspirados
en caricias de tus manos?
o con sólo mirarlo,
y si tus ojos
derritieron de deseo mi cuerpo
y fue nuestro ese instante…

A quién le importa de nosotros ?
más que a vos, más que a mi,
cuando solos, cuando juntos,
nos amamos
así…

Lola Bracco®©
.
14
9comentarios 124 lecturas versolibre karma: 102

En una mirada

Abrazar con mis ojos tu mirada
para que nunca se vaya,
para que duerma en mis sueños
recostado en mi almohada…

Abrazar y aferrarme a tu pecho
para llevar en mis sueños sus latidos
mientras te amo con los cinco sentidos
y el sexto, nos cuida a un costado escondido…

Y sentir que se puede amar con la misma intensidad
cuando sabes viajar con la mente y el cuerpo a cualquier lugar…

Porque cuando entregas el alma ella sólo ama
y el cuerpo se deja acariciar de momentos
sintiendo temblar los labios y erizándonos
la piel…

Y abrazar un por siempre cada instante
para revivirlo, para hacerlo eterno
y a nosotros en el tiempo…

Ese tiempo que a veces tirano
nos suelta la mano, y otras
enamorado de una hora
se hace cómplice
para retenerla
y nos regala unos minutos
para en una mirada poder abrazarnos
entregándonos el alma… (Lola)
19
8comentarios 236 lecturas versolibre karma: 108

Ámame...

Ámame a esta hora
que se oculta el sol
que va refrescando
y espero ansiosa
verte llegar
desde el balcón…

Ámame no mires la hora
no mires el cielo
ven mírame los ojos
que se amen reflejos
tu y yo en ellos…

Amame sin permisos
sin condiciones
que tus manos
me inviten
y las mías más osadas
te desnuden y toquen…

Ámame aquí
ahora
que el mundo vea
que como se desea
como se posee
y ama…

Ámame
hasta odiarme
cuando
te hayas saciado
y sin fuerzas
quieras igual abrazarme…

Y después de amarnos
seamos de nuevo
presos de los cuerpos
mirándonos otra vez
con deseos… (Lola)
14
8comentarios 159 lecturas versolibre karma: 101

Alma

Simplemente, desgarrar con caricias el alma
hasta que nos grite al escapar de nosotros
que no somos, quienes fuimos, y si este el camino
por el cual ella debe seguirnos…

No eres nadie, ni yo, no somos
siquiera la sombra de otro
si no podemos simplemente
y sin falsas expectativas, ser
el alma en nosotros…

Y no hay nadie que sepa
más que nuestra alma
esa que ignoramos
y nos implanta
de otras vidas
su pasado
para continuarlo
para ser mejores
para acabar
su eterno calvario
de buscar…

Y es la cruz de las almas que regresan
nos besan la frente junto con la vida
llora con nosotros al primer respiro
y ríe, y ama, y sufre cuando desviamos
su búsqueda en otros labios
que no fueron su pasado
que no son los buscados…

Y si, y no, quién soy?
entre tantas reencarnaciones
y tantos perdidos amores
a veces siento
que este cuerpo no me pertenece
hasta que me encuentro y abandono
en desconocidos con amados ojos
y es, y soy, entonces de las vidas un todo
donde mi alma se abraza…

Simplemente ser
y amar con cuerpo y alma
porque ese es nuestro karma
porque sin amor, no hay nada que subsista
y la tristeza será reina, esclavizando a la risa…

Yo soy alma, reciclada
y a veces no me escucho
y me escapo, pero siempre vuelvo
porque necesito también de esta vida
para encontrarnos amor
para ser y eternamente acompañarnos… (Lola)
19
8comentarios 175 lecturas versolibre karma: 111

Love dance

Despertarse y seguir soñando
con los ojos abiertos
cantando y bailando contigo
suave melodía love dance
cadera con cadera
al mismo tiempo y ritmo.

Mi sensibilidad
pegada a tu sensibilidad
mi cuerpo al tuyo un solo cuerpo
boca a boca
respirando el mismo aire
corazón a corazón
alma y esencia en confesionario

sonreir, llorar de felicidad
vivir del sueño la realidad
tener un inmenso y profundo cielo
con nubes cargadas de lusiones

danzar al ritmo del espíritu
danzar al compás del tiempo
danzar con el universo entero
danzar en plenitud
tú y yo un solo cuerpo.

MMM
Malu Mora
leer más   
16
17comentarios 116 lecturas versolibre karma: 100

¿En Que Piensas?

Pienso en tus ojos, en tu mirada;
En tu boca, en tu sonrisa.
Pienso en tu cuerpo, en tu alma, en tu ser.
Pienso en poder ser, en poseer.
En eso pienso.
Y en algunas cosas más…
leer más   
14
12comentarios 111 lecturas prosapoetica karma: 95

Desperte...

…con ganas de besarte y sentir tus besos en mi rostro, desperté con el deseo de volver a verte y sentir tu tacto sobre mi piel dejando que el tiempo y tu perfume me embriaguen, desperté pensando en tu cuerpo, deseándote cerca de mi, cerca de mis manos, acostado en mi almohada.

Desperté con ganas de tomarte lentamente y explayarme en tu cuerpo hasta hacer que te encante, desperté con las ganas de abrazarte, tocar tu cuello con mis labios, sentir tus labios con mi cuerpo y tocar tus manos con mi sexo, desperté imaginándome tu pelo, inventándome el olor de tu vello y tus penetrantes ojos negros, me levanté de la cama y al sentir el aire frio en mi pecho recordé cuánto te gusta tocarme con las manos húmedas y frías al momento de ya no poder más en el hecho, con el cuerpo descalzo y la imaginación desnuda tome mi típica taza de café y al sentir el vapor caliente sobre mi rostro logré recordar a la perfección el clímax de nuestra locura.


Reviví lentamente nuestras aventuras, el dulzor del café tocó mi boca y al correr por mi garganta te juro que sentí tus manos en mis piernas, el frio de la pared en mi espalda y logré recordar como el sudor de tu pelvis calentaba mi entrepierna entre cada pausa larga que me volvían loca, como tus labios me comían a besos mientras mis manos rasguñaban tu cuerpo, logré verme en la cama bajo tu piel sobre la almohada, volví a sentir tu lengua en mi alma, recordé los gritos que te llaman y las caricias de tus dedos fríos en mis glúteos, lo húmedo de mis pechos al rosar tu rostro y tu cabello mojado en mis manos que me quitaban la calma… sentí mi cuerpo arder ante aquellas imágenes que venían a mi mente y entre cada sorbo de café de mi mañana sentí un dulzor que me acaloraba, ahora piensa en el resto de mi desayuno lo que no imagine mientras te pensaba…
leer más   
5
sin comentarios 34 lecturas versolibre karma: 72

Tu cuerpo exige poesía

Te desgastaría en versos,
lentamente,
con paciencia,
sin más metáfora que tu boca besando
mis legañas.
Te desharía a versos
todas las noches en las que me traes el sol:
tu cuerpo exige poesía.


Te imaginaría en versos,
rítmicamente,
con acordes,
sin más lirismo que la prosa que recitan
tus caderas.
Te bordaría a versos
veinte poemas de amor sin una canción desesperada:
tu cuerpo busca poesía.


Te excitaría en versos,
fugazmente,
con suspiros,
sin más antítesis que tu cuerpo en mi cama
dando vida a la tumba de mi pecho.
Te cubriría a versos
hasta tapar tus miedos con mis dudas:
tu cuerpo es mi poesía.


Te viviría en versos,
pausadamente,
con ansiedad,
sin más hipérbole que tus mismos ojos
ganando al sol un duelo de miradas.
Te mataría a versos
hasta que fueses solo retales de mi mejor musa:
tu cuerpo siente poesía.


Tu cuerpo exige poesía
y yo me quedo sin versos.
15
7comentarios 103 lecturas versolibre karma: 87

Acercate más...

Acercarte más..

Acerca más tus ojos a mi alma y verás que tu nombre esta tatuado ahí.

Acerca más tus manos a mi cuerpo y verás como te atraen como un imán.

Acerca tú corazón a mi corazón y escucharas como laten al unísono.

Acerca tus labios a mis labios y sentirás como se derriten de pasión.

Acerca más tu cuerpo a mi cuerpo y seremos uno solo…

Solo así..nuestro amor será inquebrantable e infinito
leer más   
5
sin comentarios 35 lecturas prosapoetica karma: 51

Lenguas de fuego

Lo navegaba,
y me parecía estar viendo el mar
hacerlo de a gotas.
Suaves ondulaciones
al ritmo de la sal de los cuerpos,
color cielo
sobre la superficie respirable
y calor de infierno bajo la ropa;
profundas las bocas
con fondo de espuma blanda
en lenguas de fuego.
leer más   
11
sin comentarios 168 lecturas versolibre karma: 90

Encuentros

Nos habíamos encontrado de casualidad, unos amigos en común de otros amigos, en fin. Siempre cuestioné esa posibilidad porque era como entregarle todo el crédito al azar y nosotros vamos moldeando nuestro día a día con un conjunto de decisiones que nos hacen llegar hasta donde nos encontramos hoy.

Ella era de rasgos más bien definidos: pelo medianamente corto y claro, ojos verdes y un estilo rock perfectamente combinado entre el color negro y las transparencias. Lo metálico, lo brillante en su justa medida. Lo casualmente arreglado por horas. Siempre sonriente. Siempre radiante. Piel perfecta con pecas, ojos delineados que resaltaban una expresión tímidamente desafiante. Sus manos lucían dos anillos: uno en el dedo anular y el otro en su pulgar.

Al principio todo estaba dentro de lo esperable: dos personas que se van conociendo, intiman sexualmente, se vuelven a ver. Intercambian historias, duermen juntos y empiezan a compartir la intimidad de los días de verano. Siempre la misma historia nunca los mismos besos.

Mientras ella se preparaba para irse a trabajar le dije que estaba fascinado aunque algo sorprendido por lo que había pasado hacía tan solo unos minutos. Que habíamos tenido un buen juego previo en todos nuestros encuentros, mucho más del que al yo había experimentado, pero que había sentido que ella quería algo más. Mi inseguridad se resumía en esa afirmación. Me dijo que el juego no debía ser previo. Que el juego era todo y que había que ir más allá del sexo. Me dio un beso agarrándose de mis cachetes y se fue. Su perfume siempre quedaba en la habitación, en las sábanas, incluso en mis camisas. Era algo frutal.

Para nuestro próximo encuentro yo no podía dejar de pensar en esa conversación y en su deseo que iba más allá del sexo. Mis interrogantes iban en aumento, pero ahí estábamos una vez más en el sillón, mirándonos inmóviles y esperando el momento justo para lanzarnos uno sobre el otro. Esa magia que se suspende en el aire, que se siente en la piel sin haber entrado en contacto físico.

Me tomó de la mano muy suavemente y me dijo guió hasta la habitación. Me pidió que me sacara toda la ropa y que no diga nada. Que me dejara llevar por ella. Intenté respirar profundo para calmarme pero mi respiración era muy agitada. Estábamos desnudos frente a frente. La luz de la calle atravesaba la cortina de plástico mal cerrada y daba justo en sus pezones dibujando una línea interminable de rectángulos iluminados. Me dijo que tenía que serenarme, respirar profundo y dejarme llevar entregándole mi cuerpo al cien por ciento.

Me hizo sentarme contra el respaldo de la cama, espalda derecha y piernas abiertas y extendidas sobre la cama. Ella se colocó justo delante de mí, bien pegada y con sus piernas también abiertas. El contacto de la piel suave y caliente era un estimulante explosivo. El ambiente que se había generado en la habitación, no tenía precedentes ni en los sueños más profundos. La energía que ella generaba venía desde todas partes. Ella estaba delante de mí, pero también estaba en mi mente, en mi respiración, en el espejo que era testigo desde una esquina. En la piel de mis manos, de mis muslos. De mi lengua seca por intentar respirar pausado con la boca abierta.

Le besé el cuello y largue una respiración profunda producto de la contemplación sin respirar. Empezó a relajarse y agarro mis dos manos. Recorrimos sus pechos grandes y macizos hasta su sexo, sus piernas y subiendo nuevamente por sus costillas. Ya conocía su piel, era perfecta y suave como el algodón pero ese día todo tenía un matiz diferente. Se llevo mis dedos a su boca y los chupo con fuerza para volver rápidamente a su exhibición privada de partes íntimas entregadas al placer que proporciona el otro con la celosa supervisión de uno mismo.

Ese día la conocí por completo. Ella necesitaba conectarse conmigo desde lo esencial del deseo compartido. Ella promulgaba ese encuentro más que nada. Su cuerpo lo pedía a gritos, sus ojos brillaban con la poca luz de la habitación. Su cuerpo se había transformado en una extensión del mío, y el mío, en una extensión de sus manos. No éramos nosotros los que estamos ahí, porque nuestros cuerpos jamás habían logrado ese estado de plena satisfacción.

Manos, piernas, lenguas y brazos se habían convertido en un mecanismo suizo de relojería que se mueve y avanza en perfecta sincronía generando un solo movimiento.

Quedamos tendidos sobre la cama uno junto al otro. Temblando y en silencio. Cada uno asimilando lo que había pasado, disfrutándolo, recuperando el aliento y haciendo un raconto rápido de todo ese momento de éxtasis.

Ella me enseño la importancia de conocernos desde lo más íntimo.Y aunque el cuerpo es algo finito con límites marcados, ella hacia que en todos los encuentros descubra algo nuevo de ella y de mi. De los dos. Juntos y por separado al mismo tiempo.

-Lo importante es cómo te hace sentir la otra persona más que el encuentro de dos cuerpos, me dijo mientras se vestía.

*PH. Pato Azpiri

*She. Florencia Couce
5
2comentarios 46 lecturas relato karma: 51

Si bebes de mi copa

Si bebes de mi copa

Las palabras no alcanzan para expresar mis ansias
de tenerte en mis brazos muriendo en las batallas.
He visto prosperar en tu montaña indómita
las flores del placer
del amor
del anhelo.
Te quiero para mí para mi propio lecho
para que seas mi aliento en mi vida menguada.

Yo no soy una asceta mujer que no germina.
Soy la vida y la muerte cuando tengo tus notas
palpando mis esencias con tus dedos devotos.

Sobre la manta blanca donde espero tus vuelos
tendrás que hacer un baile que me diga a quién donas
la infinidad de besos que atesora tu boca.

Quiero ser la guardiana de todos tus secretos
deberás despojarte de cada uno de ellos
y brindarme los fuegos
las bondades del genio
los ritos
los embrujos
que saben excitarme
y llevarme a la cumbre en todos tus ingresos.

Estoy plena de fuentes de inagotables fluidos
que escapan por el surco de las avaras mieses.
Sólo sé que te busco
te ofrezco
te provoco
para ver en tus ojos la miel de mis antojos.

Dame tu dulce tiempo en esta noche impropia.
Rememora mi extrema pasión por tus hervores
Conmemora los júbilos que anticipan tu gloria.

Si bebes de mi copa los elixires rojos
saboreando las gotas del grito primitivo
se incendiará tu cuerpo
explotarán los ríos
rugirá la montaña
la selva tendrá frío
pues todos los secretos de mi loba parida
sembrarán en la tierra el néctar de la vida.

Y como loba ardiente que lucha por su goce
te clavaré los dientes en tu gemido inerte
para que surja el grito ahogado en tu memoria.

El grito de la tierra con su lava pletórica
que partirá del centro de tu sexo prehistórico
desbordando de luces este planeta ansioso
de sentir los temblores de un orgasmo fastuoso.


Beatriz Ojeda
Derechos Reservados
leer más   
10
4comentarios 96 lecturas versolibre karma: 101
« anterior123