Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 554, tiempo total: 0.019 segundos rss2

Sangre

A veces,
todo lo que veo es sangre.
Siento la muerte.
Las insaciable necesidad de alejarme.
De no existir más en este mundo inefable.

Lo siento si te hago daño.
No es mi intención este maltrato.
Mi vida se ha acabado,
incluso cuando mi corazón,
sigue funcionando.

No estoy aquí,
no puedo dormir.
¿Qué hago aquí o allí?
¿Quién soy?
¿Algún día podré saberlo?
Sólo dilo, por favor.

Mis vísceras vomitan sangre,
¿es el resultado de todo mi desgaste?
Las lágrimas se acabaron,
el rojo es todo lo que me está rodeando.
¿Esto significa la muerte?
Creo que lo he sentido antes.
Cada vez que la noche cae,
y me quedo sola, sin nadie.

No quiero sentirme de esta manera,
sin embargo, no puedo evitarlo.
¿Me acostumbré al desprecio?
Tal vez esa sea mi fuerza.
O, lo poco que queda de ella.
¡Deja de despreciarme!
Así te olvidarás de mi tristeza.
Te olvidarás de mi rostro ensangrentado,
por todas tus palabras necias.
Esas que me tatué en mi decadencia,
para recordarme mi bajeza.

Las espinas de las rosas me recuerdan,
a cuándo me amaste con inocencia.
Yo tampoco sabía que me volvería mierda,
y no te puedo culpar por tu asustada esencia.
Siento que tengas que pasar por esto.
Nunca fue mi intención tu lamento.
Y cada que tu agonía sale,
mi interior no siente consuelo.
Créeme, lo siento.



—aleluya roto. (@freedomofsuffer).

etiquetas: depresión, tristeza, amor, desamor, versos
5
sin comentarios 45 lecturas versoclasico karma: 77

Espinas

Las espinas son balas,
una rosa, un revólver.
Un jardín sangrante
pasión habrá derramado.

Revoluciones no bastan
hasta haber abolido
la última de tus palabras.

Más en este levantamiento
ni tu ni yo ganamos,
tan solo la fría incertidumbre,
la misma para ambos
y sin embargo seguimos luchando.

Te sobran balas,
a mí me sobran rosas.
11
2comentarios 40 lecturas versolibre karma: 90

No mío, no tuya

Tú, tan brillante y ocurrente
Te apareces de vez en cuando en mis pensamientos, sacudiéndolos con tu presencia y cuestionando sobre mis sentimientos hacia ti
Eres tan único que me asusta, eres tan bello que me deprimes
El sarcasmo predomina en tus palabras, haciéndolas más interesantes que otras
Me sacude el corazón tener que descifrarte, me sacude el corazón que tengas que descifrarme
Porque somos iguales, como dos gotas de agua salidas de la misma llave, y eso es lo mejor que nos pudo haber pasado, nos hace interesantes y adictivos como tú
Interpreto tus acciones como algo, y me engrandece saber que no me equivoco porque eres yo, y yo soy tú
Este constante juego de palabras me atrae tanto, que me es imposible dejarte ir
Porque tu mente es tan atrayente que cualquiera se perdería en ella.
Aparentas un vacío enorme, pero me has enseñado a no juzgar lo primero que percibo
Tal vez no me pertenezcas, ni yo a ti
Pero estoy segura de que podemos pertenecernos, el uno al otro, por un largo tiempo
Porque tu sonrisa, tu voz, tu acento tan peculiar y tu manera de mirarme me tienen enganchada, que ya no sé como librarme
No es el momento, ni el lugar
Pero en un futuro podemos ser algo, algo admirable y algo indispensable
Eso no lo sé, pero pronto o lejos, lo sabré.
Conduces y tus grandes manos se adhieren al volante, resaltando cada parte de ti que me gusta tanto
Tus hombros anchos e infinitos, que me llevan a lugares por recorrer
Diriges tu mirada hacia mi, tus largas pestañas y tu forma de verme me gusta tanto, que solo puedo pensar en que posees los ojos más bonitos que haya visto
Te acercas pidiéndome permiso, pero me quedo muda ante el miedo de lo que pueda ocurrir
Parecemos pensar mejor las cosas y establecemos un punto y aparte entre nosotros, aunque mente y corazón siguen tan unidos que son uno mismo.
Pasamos a través de calles, mientras más avanzamos nuestros sentimientos crecen, la atracción es tan palpable que se vuelve notoria
Pero no decimos nada, porque somos iguales, porque no soy tuya ni tú eres mio, aunque nuestras mentes se pertenezcan.
Te lanzo miradas que solo tú sabes interpretar, porque mis acciones están hechas para que solo tú las descifres y hagas con ellas lo que yo no haría.
leer más   
9
2comentarios 59 lecturas prosapoetica karma: 87

Sueño Vacío

Ironía,
como si la vida fuera un dónde
y la muerte un cuándo,
como si por estar dormido mientras cometías el crimen
no fueras culpable.

No sé donde a(r)mar
para construir ese puente
y llegar a ti,
sin caer y desvanecerme
como una gota de agua en desierto.

Llevando mascaras clandestinas
y tal vez engañar a la muerte
una vez más.

Es tan extraño
sentir la pasión enjaulada
la persuasión desordenada,
entre un montón de vidrios rotos
mientras la busco sin parar.

Odio soñar contigo
sentir que me abrazas como antaño
y despertar
para verme exacta
en soledad.

¿A donde se fueron esas ansias de descubrir el mundo?
¿Como se puede fatigar algo tan bello en una noche,
algo que creímos inmarchitable?
leer más   
15
5comentarios 88 lecturas versolibre karma: 85

Desilusión

Y como siempre, terminé con el rojo en trizas,
Mientras imaginaba que de mi te reías,
En este gris día, terminé engañado,
Terminé, como costumbre, triste y desolado.

Siempre es la misma trillada historia,
Sólo que la actriz constantemente cambia,
Así que no, ¡No has destruído mi ser,
Puesto que a desilusiones me acostumbré!

Y me llenaste de esperanza, de júbilo,
Y no satisfecha continuaste tu ardid,
Seguiste con aquel acerbo infundio
De que me amabas, de que era todo para tí....

¡Y que ojalá que el mundo te venga encima!,
Así como en este momento me pasa;
¡Y ojalá, como yo, te llene la corajina!
Cuando sepas, que no sólo tú das ilusiones vacuas.

¡Y que el llanto de Luna llene tu almohada!,
¡Y ojalá que tu atrición sea ignorada!
Ojalá... ojalá algún día aprenda,
Que de nadie jamás esperar algo deba...

¿¡Porqué si yo de esto ya conocía,
Al amor iluso de nuevo me entregué!?
¡¿Porqué tontamente te creí distinta?!
¡¿Porqué de nosotros miles de historias pensé?!
Historias donde tu fútil cariño no extiese....

Me acostumbré tanto a la desilusión,
Que su antónimo ya no reconozco;
Tanta frívolidad que mi estrés no mereció,
Me acostumbré tanto.... Qué ya en nadie confío.

-Donovan García.
leer más   
3
sin comentarios 33 lecturas versoclasico karma: 43

Aguas

¿Has visto una piedra caer en el agua?
Así se propagó tu ausencia dentro de mí.
Un mazazo inclemente
que llevó sus ondas
a todos los rincones de mis aguas.
leer más   
14
11comentarios 82 lecturas versolibre karma: 105

El dolor del silencio

Él siempre se va
talando el árbol caído,
arrancando la raíz,
hiriendo la tierra,
que pretende curar
con lágrimas secas
y palabras yermas.

Y tú te quedas
con la soledad ahogándote
y él con su vida en estéreo,
condenándote a guardar silencio,
a buscar un refugio,
e iniciar un encierro,
donde la noche no acaba
y siempre es invierno,
donde los gritos son afónicos
y el corazón, seco.

"Pero el amor duele",
eso nos dijeron,
masoquismo barato,
sumisión y descontento,
disfrazados de romanticismo
y falsos "te quiero".
10
5comentarios 73 lecturas versolibre karma: 95

Anunciando olvidos

Quiero que sepas
que algo me separa
de ti.

No hay más que ver
que ya no quiero
calcinarme en tu cama,
que tu silencio cegador
es mi música preferida.

Que tu ausencia
es la entrada
a un mar en calma,
que de este vidrioso amor
sólo está quedando
una luz oscura.

Quiero que sepas
que algo me separa
de ti.
Tal vez,
ese algo
seas tú.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
15
6comentarios 53 lecturas versolibre karma: 100

Carta a quien me regaló una historia bonita que contar en un bar:

Con las siguientes líneas no pretendo hacer un acto de victimización, pues ya nos hemos reclamado lo suficiente.

Con las siguientes líneas sólo pretendo hacerme entender que esta será en verdad la última vez que te escribo.

Un repaso a nuestra historia y esta será la última vez.



Una última vez para observar nuestros errores, para reconocer nuestra impaciencia y nuestros actos apresurados.

Una última vez para hacernos conscientes de lo especial que fue cada día juntos y aprender a aceptar el fin de nuestro mundo.

Regalémonos una última vez y dejemos luego todo este juego.



¿Qué buscabas ese día de enero? ¿Qué buscaba yo leyendo tus versos?

Repito estas preguntas como si tuviéramos la verdadera respuesta del propósito de nuestro encuentro

Y a todo esto, cariño ¿Te encontré o me encontraste?

Hagamos como si eso importara por un momento.



Acaso si fui esa hortensia que se cruzó en tu camino

La decisión de cortarme mis raíces

¿La tomaste tú o fui yo?

Al final el que tiene el arma es el culpable ¿No es cierto?



Anduvimos juntos y anduvimos por un camino lleno de aciertos e inciertos

Después de una sola pero larga noche de desvelo.

Anduvimos juntos sin miedo y con el mundo esperándonos con los brazos abiertos

Pero ambos por dentro nos mentíamos y si quería ser sincera, entonces sólo a mí me mentía.



Qué tontería perdernos por extrañar viejos amoríos.

Qué tontería engañarnos al negar esos sentimientos.

Si vamos a hablar de culpables, entonces señalémonos.

Apuntémonos con la extremidad de acusación y llenos de odio alejémonos.



¿Acaso no puedes odiarme? ¿Acaso no puedes regresar y quererme?

Ninguno está para rogar amor, tampoco odio

Lo que sea que sentimos ahora, sólo nos queda reprimirlo

Pues a quién le importa, si algún día todos estaremos muertos.



El tiempo que perdimos, el tiempo que no recuperaremos

Todo ese tiempo ha valido lo que llaman: toda la pena del mundo.

¿También lo sientes así? ¿O son estas mariposas las que no me dejan ver todo lo que es y no?



Acompañada de este líquido negro y rodeada de personas que me escuchan hablar sobre ti

Cosas que no entienden pero que comprenderás perfectamente.

Quiero reírme de la manera tan bonita que llegaste y de la crueldad con la que te fuiste un año después.



Y a todo esto, no me fui porque así lo quise

Sentía poco a poco que en tu corazón no había espacio para todo mi cariño

Ahora, atrévete a negármelo y decir que podía recuperar mi pequeño espacio como ave sin nido.



Sigo hablando sobre nosotros y poco a poco todos se van aburriendo

No me importa porque nadie me conoce, tampoco quiero que lo hagan, pues pocos salen ilesos.

Mi líquido negro ya ha dejado de estar frío, pues llevo sosteniéndolo tanto al igual que mis esperanzas y mis sueños.

Por cierto ¿Recuerdas que te regalé mis esperanzas? ¿Al menos recuerdas que te regalé un poco de mis sueños?



Si vamos a hablar sobre mis sueños, déjame contarte que anoche te vi en uno de ellos

Llorabas mientras yo intentaba calmar tu dolor, pues ya estabas abrigado por otros brazos.

En este mundo, la que llora soy yo y tú no estarás para una noche de consuelo.



Pero que todo esto se quede aquí, advertí que sería la última vez

Y si no cumplí las promesas que alguna vez te hice consciente o no

Al menos esta, pienso cumplirla, pues no nos merecemos un maldito recordatorio que hemos fracasado en el dichoso amor y sus enredos.



Pero también quiero permitirme dejarte un recordatorio para todo el tiempo que no nos veremos.

Un recordatorio que tal vez me agradezcas, pues te ayudará a odiarme sin esfuerzo

Donde sea que estés, este recordatorio te llegará.

A nadie más le importa, pues algún día todos estaremos muertos:



En tu lecho de muerte te acordarás de mí

En tu lecho de agonía, tu cuerpo se estremecerá con mi recuerdo

Y te irás de esta vida con el deseo de haberme odiado, aún queriéndome tanto.
10
2comentarios 70 lecturas versolibre karma: 89

El giro de un parpadeo

Me pregunto tantas cosas
que prefiero no saber
las respuestas
por miedo a conocer
la verdad.

Me pregunto
qué habría sido
de mis pasos
si no te hubiese encontrado,
qué hubiera pasado
si estas manos
se hubiesen entrelazado
con otras manos,
qué clase de huracán
me hubiera arrasado
si te hubiese mirado
con tus ojos.

¿Hubiera aprendido a perdonar?

Me pregunto
si nos hacemos falta,
si esta historia
tiene palabras tan limpias
como vacías,
si es necesario
construir una primavera
de besos
para pisar hojas de otoño.

Me pregunto
si todas estas incógnitas
son una melodía rota.

Has de saber
que el amor dura
lo que dura
el giro de un parpadeo,

y, como consecuencia,
tú me hieres
para defenderte
y yo guardo silencio
para herirte
en otro tiempo.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
14
5comentarios 68 lecturas versolibre karma: 99

Juguete

Todo empezó como un cuento de hadas
y todo termino como batalla
Fuimos un solo momento,
y ahora solo somos un recuerdo



17-02-18
KOE
leer más   
14
sin comentarios 41 lecturas versolibre karma: 84

Añoranzas de amor

(Jotabé)


 Poema seleccionado en el II Concurso de Poesía “Alma de Poesía”, que se incluirá en el poemario, del mismo nombre.


Un día cualquiera por la mañana
cuando el sol se posaba en mi ventana

y su calor comenzaba a sentir,
dulce y suave creí su voz oír
y en mi recuerdo su dulce gemir
con fuerza hizo mi corazón latir.

¡Cómo te echo de menos, amor mío!
¡Cómo te quiero, te añoro y te ansío!

¡Cómo recuerdo tu boca lozana!
Sin ti no vale la pena vivir.
Sin ti mi corazón, ya no es mío.
10
4comentarios 83 lecturas versoclasico karma: 100

Dualidad

Presente y ausente
Dulce y áspero
Amargo y suave
Espesa como la miel y mal oliente como el azufre
Tu ausencia duele
Tu presencia también
Te veo por doquier
Y tampoco te veo en ningún lado
Te pienso, si me apareces
Te veo, aunque no estés
Tu espalda aquí y allá
Tu cabello por todos lados
En cada sitio y en cada rincón
¿Y si solías caminar por aquí?
Ja! Áspero y suave
La gran sonrisa, tu destello
El maxilar y tu mueca negativa
Triste y orgullosa,
Egoísta, y poco egoísta ,
¿Dualidad? Multi facetas
Sin rencor, ni un perdón
Sin disculpas ni agradecimiento
Dulce y áspero
Amargo y suave
La textura , sin comparación
Los labios , cómo nubes hechas de vapor
El cuchillo y la manzana
El postre para mí, sin estar ahí.
Mi hombro descansa
Se duerme y duele
¿Hablas sola?
La despedida y la bienvenida
Cálida y amable
Dura, sin ver el valor
Te veo en tu ausencia
Dulce y áspero
Amargo y suave
Amor, ¿y odio?
Amor y amor.
10
10comentarios 88 lecturas versolibre karma: 94

Que no...

Que no,
que no me busques,
no quiero humedecerme
en tus lágrimas resecas.
Que no,
que no quiero escuchar
el pájaro herido
que canta soledades.

Que no,
no quiero hundirme
en la melodía
de tu silencio.
Que no,
que no quiero odiarte
como tú me quieres
a mí.

Que no,
no quiero regresar
a donde ya me había ido.
Que no,
que no quiero ser
esclavo de tus heridas.

Que no,
no quiero amanecer
en tu pozo sin fondo.
Que no,
que no quiero entrar
en labios sin salida.

Que no,
que no insistas…
No quiero llamarme
con tu voz,
ni verme
con tus ojos,
ni reducirme
en tu cuerpo.

Que no,
que no quiero cubrir
tu hueco
con otro vacío.

Que no,
que no eres tú,
que soy yo,
que son las sombras de la nada
que golpean en mi puerta.



©Alejandro P. Morales.
leer más   
14
15comentarios 94 lecturas versolibre karma: 89

Entre ru(t)inas

El miedo produce el infinito estiramiento de la memoria,
convirtiendo los recuerdos en putrefacto chicle
aplastado contra la acera
que muere poco a poco.

La poesía de los cobardes como yo,
sólo es el envoltorio
de la caja que contenía una muestra de amor
tan oscura como mis sueños
y tan solitaria
como mi realidad.

Imaginación acomodada.

Mirando fijamente una vieja pared
hasta memorizar el dolor del abandono,
tripas llenas de remordimientos
escupen reclamos al cielo.
O al Infierno.
Al infierno con todo.
Decadencia lineal pariendo
estas líneas decadentes.

Feliz Cumpleaños.
Y procura no pensar demasiado
en nada,
o acabarás buscándole la razón
a la sinrazón.
Polvo al polvo.
Cenizas al cenicero.
Mentes blindadas,
dictadura de la estructura.
Llena las calles de algodón
ruega cada día no conocer la empatía.

Feliz cumpleaños. Absurda celebración.
11
5comentarios 76 lecturas prosapoetica karma: 92

Gente Sola

Son las nueve de la noche,
las diez, las once…

Detrás del deseo
y la inquietud,
hay gente sola
buscando a gente sola
entre los escombros
de la soledad.

Algunos pensamientos
me ahogan el alma:
la completa resignación
de que muchas cosas
no volverán a ser como antes,

la incertidumbre de respirar,
prenderle fuego al vacío,
quitarme el golpe de tristeza.



©Alejandro P. Morales.
leer más   
12
6comentarios 62 lecturas versolibre karma: 99

Duele

Buscando oportunidades,
me caí, tropecé y me golpeé
me golpeé con tu amor y eso dolió.
leer más   
17
4comentarios 68 lecturas versolibre karma: 83

Anocheciendo

Nunca entenderé el ritmo de la vida contigo. Te puedo desvestir la realidad, que a ti siempre te quedará una gota de ensueño. Nunca te faltarán ganas de besar lunas y noches brillantes, mientras a mí me apresan sombras inquietantes.
Los días pasan y pesan ahora que no nos reconocemos y tú hablas como el silencio.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
5
4comentarios 47 lecturas prosapoetica karma: 64

Inevitable

Mis ojos se han cubierto
de tierra, de lluvia,
de ceniza, de olvido,
de tantas cosas inevitables…

Y así,
con un precipicio
en la espalda,
tengo que aprender
a vivir sin ti
entre un silencio nublado.

Respiro una afilada
y densa tristeza,
que me empuja
a desatar este nudo
de mármol
que agrieta
mi garganta.

No sé qué hacer
con estas manos derramadas,
ni con esta soledad
que me desangra,
ni con este frío
oscuro de la noche
que me obliga a necesitarte.

Mis ojos se han cubierto
de tierra, de lluvia,
de ceniza, de olvido,
de tantas cosas inevitables…


©Alejandro P. Morales.
leer más   
14
12comentarios 102 lecturas versolibre karma: 91

Flores

Gracias a ti,
aprendí a amar las flores.
Con cada una de sus espinas,
con su tallo desaliñado.
Con sus pétalos marchitos,
con sus hojas secas.

Aprendí a amar las flores muertas,
esas que hoy te regalo,
por más que me haga daño,
en representación de lo que hemos realizado.
Matamos cada esperanza,
cada pétalo vivo,
cada hoja llena de agua.

Hoy, quisiera que me regalaras flores.
¿No te gustaban también?
Recuerdo que solías decirme,
que las amabas con desdén.

Vida mía, regálame flores muertas,
para intentar acabar con mi tristeza.
Porque por culpa de ella,
soy esta extraña impureza.

Los tulipanes eran tus favoritos,
a veces recuerdo el jaspeado con anhelo.
“Tus ojos son preciosos” es mi mejor recuerdo.
Esta flor está agonizando,
y muere cada día más con tu silencio.
Ese que yo misma he creado,
para acabar con todo tu sufrimiento.

—aleluya roto. (@freedomofsuffer)
13
4comentarios 69 lecturas versolibre karma: 86
« anterior1234528