Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 127, tiempo total: 0.012 segundos rss2

Nuestro rio

Nada ni nadie es más libre que su propia imaginación, con sus recodos profundos, sinuosos, interminables; estancados en un segundo eterno o en vertiginoso descenso. Como un río que acumula su colorido caudal de deseos e ilusiones al paso de los años, hasta desembocar en un océano irisado, infinito, único y privado, a mano sólo de su alma, a la vista sólo de su corazón.
7
4comentarios 26 lecturas prosapoetica karma: 90

En busca de ti

Perdona los agravios invadidos de mi pasión,
son rastros plenos de una locura interminable,
que celosamente han buscado mi redención,
una búsqueda exhausta hacia lo inalcanzable.

Intento tocarte e imaginarte cual sueño profundo,
pero temo el despertar de un día oscuro,
en el que tu presencia se haga un pasado,
y a falta de ti el tiempo me sea un triste futuro.

Donde estas tu mi dama excelsa,
mi carmin vivido y profundo,
pinta mi corazon enamorado,
destierra la soledad, crea la fantasia.

Mujer sin nombre aun, yo te busco,
muéstrame el rostro que aun desconozco.

Invademe de nueva vida, sea quien seas.
Solo quita esta pena, esta desdicha.
Estrechándome a tu pecho, lléname de dicha.
Y borra toda época de las despedidas.

Seas quien seas y donde estés,
te busco, te intento alcanzar.

Niña sin nombre, te quiero conocer.
Deja que este humilde servidor te encuentre.
Solo dame una señal antes de perecer.
Dame un "yo soy ella" que a mi vida entre.

Seas quien seas, responde....
por que yo aun busco con quien compartir un nuevo día.
leer más   
9
6comentarios 72 lecturas versolibre karma: 113

Arrugados en el cubo de la basura

Hoy,
con cinco euros en la cartera
y un barrio cutre y pobre,
me siento mucho más rica
que cualquiera de esos banqueros
con una casa en cada puerto
y cien millones bajo el brazo,
por el simple hecho
de poder bailar esta noche
cogida a tu mirada,
con tus maullidos como banda
y tu vestido
y mis miedos
arrugados
en el cubo de la basura.
leer más   
5
sin comentarios 40 lecturas prosapoetica karma: 77

Tenías que saberlo

Hicimos el amor
en una cama de rosas,
fuimos al cine
de los fuegos artificiales,
escuchamos canciones
con alma
que a nadie interesaban,
recorrimos la ciudad
con en fragor
de un único latido,
dejamos gotas de fuego
en playas de arena blanca,
nos buscamos
en calles perdidas,
compartimos ojos hambrientos
y manos sedientas,
fotografiamos una nube
de pétalos en los labios,
anochecimos en una
claridad de sonrisas.

Es falso que se aprenda
tarde a ver la realidad.
El sueño de tu amor
alegró mi tristeza.
leer más   
14
4comentarios 71 lecturas versolibre karma: 112

Preguntas

A mí me salva la luz de los poemas y las canciones que se enredan en mi pecho. Algunos días, también, el brío de las noches. Disculpa si, a veces, soy poco accesible y edifico inconscientemente una coraza infranqueable. Quizás sea un poco diferente a los demás pero debajo de este entresijo de vísceras, músculos, tendones y huesos late tu mismo corazón. He aprendido a no adelantarme y, probablemente por eso, tardes en conocerme.
¿Qué hay de malo en no seguir el orden establecido? Si esta madrugada que nos abraza dejas de mirarme con los ojos para hacerlo con el alma, tal vez estaremos menos solos. Si algo de mí te recuerda a ti pasaremos a ser cómplices, acordes de una misma canción, fuego de un mismo deseo… Realmente, la felicidad son momentos que uno se fabrica.
¿Para qué conocernos si nos podemos besar?
leer más   
11
4comentarios 142 lecturas prosapoetica karma: 100

Un sueño entre sombras

Tengo el sueño que me castiga estás ganas de tenerte
Y la lejanía que es frontera entre nuestros labios.
Tengo rutas no recorridas
por tus manos y una piel que se estremece
por tus versos.
Tengo un poema para entregarte
de palabras que te nombran
Un abecedario hecho de latidos suaves entre sombras.
leer más   
16
11comentarios 100 lecturas versolibre karma: 92

El bosque de los anhelos

Tengo anhelos
de pasearme por tus sueños
enredarme en tu raíz
Saberte, tocarte
disfrutarte entre mis dedos
dejar correr la savia.
Tengo ganas de besarte
entre las hojas
saborear el fruto dulce
conocerte, probarte,
beberte con mis labios
llenarme de ti.
leer más   
18
11comentarios 93 lecturas versolibre karma: 100

Trueque

Traigo tres inviernos
y dos febreros
en mis párpados
inundados y doloridos.

Y tú,
a cambio,
me ofreces
canciones capaces
de acariciar el alma
y besar los oídos.
leer más   
21
4comentarios 74 lecturas versolibre karma: 101

El primer beso

Fue aquel otoño, frente al mar,
cuando la brisa de la tarde
rozó tu piel de tenue frío
y entumeció tus tiernos labios,
sonrosando tus mejillas,
que acercaste sin preocupación.

Fue entonces cuando
se agolparon mis ansias juveniles,
tomé tus manos entre las mías,
mojé mis labios en ardiente deseo
y cerrando levemente los ojos,
probé tu inocencia,
procurando no perder la razón.

Fue aquel día que paramos el tiempo
y el sol permaneció en su lugar,
haciendo eterno nuestro primer beso,
en un momento en que la noche
no quiso cubrirnos de oscuridad,
para que viéramos lo maravilloso
que era el mundo que nos rodeaba,
aquel instante de suprema felicidad.
leer más   
14
6comentarios 144 lecturas versolibre karma: 109

Te ruega, óyele

Él, tan locuaz siempre,

queda hoy sin palabras

pudiendo sólo rendirte culto

en el negro silencio

de sus más sucias oraciones.
leer más   
2
sin comentarios 26 lecturas versolibre karma: 12

Lo eres todo

Eres el reflejo de la noche,
la brisa que desnuda la tarde,
la luna que ensueña el día.

Abarcas cada palmo de mi vida.

Realmente,
lo eres todo.
leer más   
7
2comentarios 22 lecturas versolibre karma: 79

Dos panteras

Vicisitudes de la vida,
el Yin y el Yang giran sin parar,
si lo puedes ver ahora, tan claro, mejor cierra los ojos, haz silencio y escucha..
Bienvenido al club de las almas que nunca se rinden.
"Dos Panteras me han roto en pedazos"
Desde lo alto cojo aire y veo mi Dios batir sus alas, me murmulla..
comparada la lluvia a las lágrimas, no son nada.
La luz de una farola que tanto iluminó nuestras últimas miradas, donde no queda ni el recuerdo de su luz anaranjada, que prendía el cielo de las noches salvajes,
dábamos sentido a la oscuridad,
íbamos contracorriente,
eso tocaba el alma de los anónimos, guiados por el instinto, desterrados de la cordura. Universo, cual es la naturaleza de nuestros deseos?
leer más   
3
sin comentarios 30 lecturas versolibre karma: 17

Te deseo

Como Eva a la manzana,
el náufrago al velero,
Colón la tierra firme,
así yo te deseo.

Como buscó Moisés
junto a su pueblo entero,
la tierra prometida,
sufriendo en el desierto.

Como el niño sustrae,
ladino un caramelo,
o el borracho suplica
que el vaso esté relleno.

Como mayo a la lluvia,
tras un invierno seco,
espera ansiosamente
que sacie los terrenos.

Como el buen astrofísico,
detrás del catalejo,
aguarda a su cometa
surcando el universo.

Como el astuto perro,
jugando con su dueño,
espera muy inquieto
que le arrojen otro hueso.

También el feroz lobo,
cansado y tan hambriento,
atisba agazapado
a un corderito tierno.

Como a la expectativa,
el buitre carroñero,
su presa moribunda,
vislumbra desde el cielo.

Como el brutal colmillo,
del conde sempiterno,
divisa salivante
el delicado cuello.

Como el poeta triste,
se pierde en mil lamentos
romántico y sensible
para que acuda el plectro.

Como ojos inyectados
de la pasión y el fuego,
en el instante mágico
de desnudar tu cuerpo.

Luchando contra el viento,
soñando ese momento,
rayando la locura,
así, yo te deseo.
15
3comentarios 66 lecturas versoclasico karma: 106

A solas

Esta mañana
en que el sol me coquetea
salgo al umbral
para verte amanecer...

Te llevo
entrelazado por mi cintura
a la melancolía
del rosal
que se abre para perfumar
mi idea de ti,
la que sabe como aullan
mis brazos por los tuyos
cuando mi loba
abandona la matinal ceremonia.

Te amo.

Eres mío
y lo has oído
del rito que nos une;
que duele
mas deleita mi piel
duplicada en ti
al besar
de tu pensamiento.

Ocupamos ese espacio fino
que arde impasivo
cuando tu mirada
tras la mía
gotea su mar,
la prueba silente
de toda tu perfección
y mi sublime afecto;
día y noche;
limón y miel...

Ahí te conviertes
en el mirto
que me extasía
sobre el alféizar
y te veo
muriendo al agua,
embriagado
del cáliz desbordado
con la uva de los labios
que arrebatas,
mientras hambriento
arrastras mi cuerpo
al campo de tu vid
y el platino de tus cabellos
es la rienda
y la enredadera
de todos mis deseos.

Esta mañana
en que el sol me coquetea
y te ve amanecer...
mi horizonte azul,
mi erguida pradera,
no olvides:
la que te ama tanto
te mostró el atajo
por donde vengas pronto.

Aquí te aguardo
tan impaciente como tuya

para quererte...

a solas.




Yamel Murillo



Nocturnal epístola.
El Diario de Paloma©
D.R. 2016
leer más   
13
11comentarios 137 lecturas versolibre karma: 115

Aquel escritor receloso del poeta

A plena luz del día,
al escritor
le anocheció
de pronto…
No tomó aliento.
No visitó esa Tierra
de los pasos hacia lo posible
y sintió cansancio al correr del viaje.

No vio el sol.
No escuchó llover.
No rasgó sus manos
con las estrellas o las rosas.
Dentro de su burbuja
dejó a la soledad
venderse a él,
empujarle y cerrar la puerta.

Escribiendo
se repetía en su concupiscencia
con ella,
lo efímero de soñar,
lo ilusorio de querer,
lo irreal de vivir
y se creía esclavo.

Mientras él
y su intrusa melindrosa
se enredaban
en las sábanas
del orgullo,
el poeta
sabiéndose libre
tomó su pasión;
surcó los mares
llegando a la orilla
que le aguarda ansiosa,
que siempre le busca.

Con su ritmo
sin espera
quebró los silencios
de la espuma
de la consciencia,
la colmó de susurros
y un te quiero
sin obligación
ni cuentas.
Le hizo suya
en regalos de nácar;
de caracolas;
de brisa que ardía
en volcanes
de palabras al oído.
Se fundió libre
en los deseos escondidos
y todas las horas
se desvanecieron
para terminarse amor
en el cuerpo de uno…
La duda de aquel
se les perdió
en el rumor del aire,
en la sal de sus pieles
y la miel
de sus labios,
que no vacilaron
el 'te amo'
en la dimensión
del idilio claudicado
bajo la absurda reserva.

El escritor
buscó placer
en saciarse de quimeras.
El poeta
asido de sus ilusiones
se volvió pócima
y placenteramente
las encarnó
en la musa fiel de sus verdades.

El escritor
le llamó 'kilómetros infinitos'
a la distancia boca a boca,
mas el poeta de los océanos
luchaba conmigo
sin pretensión
de banderas blancas
o laureles
y por mis dedos
resbalaban sus cabellos
mientras escribió prosas
sobre mi cuerpo,
de donde
nacen sus versos
y guía los míos.
El escritor
receloso del poeta,
entró airado
a hurtadillas
la noche de los tiempos…
Arribó ufano
hasta la misma alcoba
mirando
la única silueta
tendida en el lecho
de mi recuerdo
y su ausencia;
se vio absorto
en el reflejo de mis ojos
y al descubrirse, calló.

Aquí
en el silencio,
habló el gemir de mi suspiro…

Sí…
sólo me escuchó
pronunciar su nombre.




Yamel Murillo



Postdatas sin remitente
Cuando la Luna se muerde los labios©
D.R. 2015
leer más   
11
10comentarios 83 lecturas versolibre karma: 89

La mordedura

Índigo, de norte a sur
me recorres, cielo;
pájaro azul,
plumas de riscos,
despeñadero, tu canto.

Se desdobla la castidad
en tus párpados,
el candor me besa,
tus senos se asolean
en las playas de mi pecho,
el oleaje de tu espalda
naufraga en mi regazo.

Hojas de la tarde, tu pelo,
éxtasis de medianoche, tu boca,
luciérnagas en un frasco,
besos en el vientre.

Se destiempla
la flecha del tiempo.

El grito de la daga
que se clava,
la mordedura en la vehemencia
con dientes de inocencia,
hoguera de locura,
tragas el veneno
de mi fuerza;
tormenta de los llanos.



@AljndroPoetry
2018-feb-7
leer más   
19
18comentarios 160 lecturas versolibre karma: 103

"Bosques púrpura"

Nunca pude creer lo que vi,
en aquel jardín.

¡Qué belleza!
Intensas sutilezas,
se contaban sin fin.

A menudo soñé
lugares así,
mas al llegar,
supe
- con extraña
e intuida certeza -
que ( de alguna manera )
no eran para mí.

No más;
dejaré de vagar,
lo encontré al fin.

Parece
que este sí.

Cierto;
pocos encajan aquí.

Un consuelo;
que la vida
no esté prohibida
sólo para mí.

Mis ojos, ciegos;
tras ver los cielos
color carmín.

Bosques púrpura,
senderos surrealistas,
en los que me perdí.

Raro fue,
cuando te conocí.

Tu profunda mirada
centrada en mí.

Mi corazón se despertaba,
a la vez que se paraba;
yo luchaba por huir...

Moría,
por ti.

Cataratas y ríos de cristal;
conducen a un lugar
que no puedo demostrar.

Estorninos
caotizaban mi moral.
- con sus vuelos -

Mientras,
dejaba
que me arrastrasen hacia el mal.

Allí,
en aquel jardín,
te conocí.

Tendida en la hierba,
desnuda,
esperabas por mí.

La más depravada
de las princesas.
La piel del rostro,
carmesí.

De melena y mirada
sin rival;
una belleza digna
de morir,
de capitular.

Una de esas perfecciones
que nunca
aprenderán amar.

Y que aún así,
no te dejan
escapar.

Traviesas.

Siempre
tendrán a alguien
que las quiera idolatrar.
Que como a diosas,
las quiera
venerar.

No pude resistirlo,
y mordí el fruto
sin pensar.

Venció en mí
el instinto animal.

Ahora,
soy enamorado,
presa,
esclavo...

Esclavo
de mi debilidad.

Presa de ella.

Y enamorado.
de esa deidad.


Rheinn

"Bosques púrpura"
Todos los derechos reservados.
RheinnPoetry®

- caos bajo la lluvia-
17
6comentarios 156 lecturas versolibre karma: 104

Deseo en común

En un banco clandestino
dos amantes se acarician,
mientras un gato negro cruza
veloz, sin prudencia la esquina.

El estómago me patea
soltando las mariposas,
aquellas que en invierno
salieron de sus crisálidas.

El cielo posee sus ojos
melancólicos, tintilantes.
La diferencia es que los tuyos
no me miran y lo intuyo.

Que aunque no me mires
tú también miras al cielo,
y cuando cae una estrella
el deseo es el mismo.
17
1comentarios 75 lecturas prosapoetica karma: 106

¡¡FELIZ 2018!!

Te deseo que puedas mirarte al espejo con ojos de cariño más que de reproches.
Te deseo que camines tus días con cordura y corras con locura detrás de tus ilusiones.
Te deseo que tus arcas se colmen de amores eternos que enriquezcan tu corazón y llenen de lujos tu existencia.
Te deseo que todo lo que roces florezca en tu alma y todo lo que alcances no te la envilezca hasta pudrirla.
Te deseo que no mueras necesitando un abrazo ni que nadie lo haga por carecer del tuyo.
Te deseo que te plantes en un libro, que leas la mirada de tus hijos y tengas un árbol cada vez que busques una sombra.
Te deseo que desees con el corazón encendido y el pensamiento claro, que puedas, que quieras, que ames.
Te deseo el pecho tocando la música que provoque el danzar infinito de tus días.
Te deseo toda la paz que puedas cargar sobre tus hombros y salud para esa fortaleza.
Te deseo una mirada profunda cada vez te enfrentes a la soledad y sus palabras.
Te deseo una lágrima de felicidad por día y una vida longeva donde puedas ver y disfrutar del océano que construiste.
Te deseo el abrigo del cielo sobre tu espalda y el calor de las raíces bajo tus pies.
Te deseo todos tus buenos deseos y el abandono de los rencores en una esquina perdida de tu universo.
¡¡Feliz 2018!!
leer más   
14
4comentarios 141 lecturas prosapoetica karma: 113

Agoniza mi corazón

Agoniza mi corazón

Aleteando
rodando
c
a
y
e
n
d
o
desplumado
agoniza mi corazón.

Unido a su hilo de oro,
conductor de anhelos
esperados,
desesperados,
se ha debatido en la reyerta,
despertando con ojos desteñidos
de su sueño amoroso.

El ayer ha tendido en su camino,
una trampa de besos,
que se han ido esfumando,
decayendo,
por la rutina inexorable que
g
o
t
e
a
lágrimas rojas infructuosas
mordidas por la boca del deseo.

Beatriz Ojed
Copyright 2016
leer más   
13
4comentarios 87 lecturas versolibre karma: 111
« anterior123457