Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 42, tiempo total: 0.026 segundos rss2

Amor pasajero

Me perdí en el color de tus ojos
La textura de tu piel
Y la forma de tu cintura,
Todo tú es una obra de arte
Esculpida por Dios,
Hecha hombre.

Tienes los labios más dulces y suaves,
Son como miel derramada
Dulce y adictiva
Tienes una sonrisa hermosa,
Que causa suspiros en mi,
Es como un sueño, oh vaya
No es mentira
¡Es la realidad!
No sé como algo tan lindo,
Pudo pasar.

Y siguen pasando los días,
Y sigo sin poder creer
Como este niño tan hermoso
En mi vida pudo aparecer
Quizá exajero un poco,
Pero en serio digo la verdad
Yo a este niño lindo,
Mucho lo he de extrañar.

He pasado días pensando en ti,
Se que yo ni por la mente le paso,
Discúlpame cielo si en mi escritura
Todo parece un alboroto
Pero esque tu partida
Me ha dejado el corazón roto.
leer más   
9
6comentarios 75 lecturas prosapoetica karma: 84

Me gustas

Te he visto un par de veces
Y cuando preguntaste
¿Te gustó?
Yo respondí, - si, poquito
Sabiendo que mi corazón
Latía y latía, mis ojos brillaron
Y me estremeci,
Pero no quería que te dieras cuenta.

Era algo tan extraño,
Que en tan poquito tiempo
Ya comenzaba a quererte
Y cuando te ibas
Comenze a extrañarte.

Me gustaste,
desde el día que te conocí
Una sonrisa a mi presencia
Tú respondiste.

Me gustaron tus ojos, tus manos,
Tus brazos, tu color, tu piel, tu aroma, tus cejas, me gustaste tú.

Desde que te conozco no he dejado de pensar en ti, y en algún momento algo extraño pasó
Porque de repente
nuestro amor se extinguió.

Ojalá pudieras leer esto que escribo, con lagrimas en los ojos te digo que te quiero, que te extraño.

Y sin más, quiero que sepas que me encantas, me pones loca,
Amo ir de tu mano por la calle,
Me llena de orgullo ir contigo,
Ojalá los planes hubiesen funcionado,
Y todo esto hubiera sido envidiado.
leer más   
7
4comentarios 39 lecturas prosapoetica karma: 78

Ella (Respuesta a su invitación)

Él se cruzó por su camino, en líneas paralelas,
decidió hacerle una invitación, su encantadora
y enigmática voz, le cautivó, causando una cósmica
explosión, en su diminuto universo.

Él es la estrella, quizá la de Belén, porque de
tierras hebreas ha llegado. Trae en sus labios
un color natural, el carmesí.

Proceden de sus labios hermosos versos y poemas
que se escuchan hasta los cabos de la tierra.
Su encanto es el mismo néctar, néctar codiciado
por los colibríes volando de extremo a extremo del
gran arcoiris que ha aparecido después de la tormenta.

Él no se moldea, son sus versos mismos una bella nube
que moja la tierra seca, con lluvia de colores y la
ablandece, y cuyas manos de alfarero moldea la nueva
ilusión.

Ella le dice: " " a la invitación - "dame tu áspera mano,
dame tu calor, no te soltaré, llévame contigo, quizá
este no es lugar para ninguno de los dos. Aventurémonos los dos¡¡
Atravesemos juntos la vía láctea, escuchando la música del infinito,
que es la misma que escucho cuando me recreo en tu
pecho cerca de tu dulce corazón..."
leer más   
11
9comentarios 116 lecturas versolibre karma: 98

Lo que me gusta

Me gusta la vida así, con sus altas y bajas
Me gusta sentir mis pelos erizados, cuando cambia de noche a día
Me gusta entrarme en los corazones, algunas veces golpeo, otras entro como ladrón
Me gusta sembrar mis palabras en el patio trasero de tu corazón
Me gusta escribir derramando lágrimas, tal vez escuchando el cantar de un ave
Me gusta sentarme contigo a ver la luna y alabarla por su majestuosidad
Soy un loco apasionado y me gusta enamorarme de un acorde ranchero y más cuando tira a bolero
Me gusta bailar contigo, me gusta beber un buen vino
Me gusta cuando me susurras al oído palabras, que hacen mis piernas temblar
Me gusta la vida así, con sus altas y sus bajas…
Pero sobre todo me gusta la paz que me das.
Alejo 21-7
leer más   
4
2comentarios 63 lecturas prosapoetica karma: 52

El miedo que me produce el amarte

Abraza me y no te sueltes

Besa me y no te alejes

Ama me que todo será recompensado

Mi amor es tanto que el infinito con el sería llenado



El sol enmarca tu cuerpo y brillan tus ojos

Acércate ángel mío que mi amor te voy a dar

El alma se me partiría si el destino hace mal uso de nosotros

Te amo tanto ángel mío que mi vida te voy a dar



El tiempo efecto no tiene estando juntos los dos

Somos dos almas que destinadas a juntas estar



Mi alma como la rosa marchita y muere

Con tus besos las cubres con agua de rocío

Que la hacen vivir y el tiempo no la vence.
11
1comentarios 83 lecturas prosapoetica karma: 86

Te dediqué un pensamiento (II)

Quería saber si te has escapado,
de un paisaje de estrellas,
de un sueño lejano,
de una noche escrita en mi mano

Quería recuperar,
un beso de amor perdido en tu pelo,
la música rota,
que en tu bolso de piel se desvanece

Quería sentir por dentro el deseo,
del abrigo rojo con que te cubres,
cuando caminas por mi calle

El aire frío del final de febrero,
en la copa de vino,
donde tu has bebido

Quería morir,
como en mi Karma antepasado,
matando diablos bellos

Quería afiliarme a la vez,
entre los copos blancos de nieve,
que en año nuevo descienden,
sobre máscaras y disfraces

Quería verter mi pena,
entre hojas sueltas de claveles y azucenas

Quería desfigurar tus curvas,
poco obscenas,
con destellos de un sol cegador

Quería revivir contigo,
en tu memoria,
como la escarcha adherida,
sobre las flores del melocotonero

Quería poseer todo entero,
tu cuerpo etéreo
leer más   
9
2comentarios 82 lecturas versolibre karma: 98

La historia de una chica y un café

Por Riberpa



Capítulo 1 Génesis


No más de veinte minutos habrían pasado, se había ido tal vez para siempre, y ya empezaba a recordar que todo había empezado en ese increíble tres de agosto de hace cerca de dos años, el destino cruzó una delgada línea y en medio de mi incertidumbre apareciste; recuerdo que yo venía en malas condiciones precisamente porque no eran mis mejores días, las presiones y la soledad habían cobrado y afectado mi salud.


Realmente era incomodo sentirse en ese desequilibrio físico y emocional, fui sin más aliciente que cumplir un requisito más, recuerdo estar ahí sentado esperando sin sentido, al oír mí nombre gire con algo de desidia, pero inmediato mi rostro cambio, está viendo aquella persona que se accidentaba en mi vida y colisionaba frente a mis ojos, ahí estaba esa figura menuda, normal dirían muchos, pero cuando mire sus ojos algo me atrapó; sólo lo descubriría tiempo después.


Camine a su lado durante un corto trayecto las primeras palabras cruzadas fueron como un libreto poco profundas, diplomáticas, pero poco a poco me entró el afán de hablar, tal vez tome la iniciativa tratando de agradar por aquello de la primera impresión, buscando crear un lazo que desde el principio mi corazón sintió que se anudó en mí, el tiempo relativamente voló para mí, parece que hubiera desaparecido el resto de escenario.

Sería presumido pensar que tú correspondías desde esa primera cita sólo mi imaginación desbordada de emoción lo recreo, hacía rato que no me sonreía la vida y ese día tuve la suerte que uno no busca, sino que te encuentra. Aterrizado en mis recuerdos vi correr nuestra historia y esa primera conversación corrió dejando en mi la sensación de un querer más.

A veces nos pasa esa incómoda situación de tener sensaciones inexplicables, irte, pero desear volver tan pronto como se pueda, tal vez existen esas diosidencias que se colocan tú camino para hacerte menos pesado el viaje y empiezas a preguntarte qué enseñanza habrá detrás de estas experiencias a la que llegas cuando menos piensas y cuando tus velas se han ido apagando poco a poco.


Capítulo 2 Añoranzas.

Hoy me fui con esa sonrisa que esa “extraña” me regalo a mi otro extraño, esa delicadeza envuelta en una flor de mujer donde cada palabra que brotó me llevo a la tranquilidad, había olvidado que, si hay gente hermosa y que el empaque es engañoso, había luz en tus ojos y ahí me conecte pensando en que los próximos días fluyera en mi un ángel capaz de corresponder ante tantas dádivas que entregabas a borbotones.


Esos días anteriores a nuestro nuevo encuentro estuvieron plagados de recuerdos, de contar los días esperando retomar nuestra conversación y con la esperanza de seguir reconociendo en ti aquello que había tratado de buscar con algún desespero durante varios meses , en donde soñaba frecuentemente en disfrutar de una conversación y que esta fuera tan lenta como pudiera , alargando cada minuto y sintiéndome afortunado porque estarías ahí para recibir mi sonrisa, con una empatía perfecta y así aprovechar cada uno de esos espacios que me regalaras.


En esas noches pensaba como este sentimiento naciente e ilógico debería manifestarse y en mi mente se cruzaba varias opciones que iban desde unas señales de SOS desesperadas de que te fijaras en mi de manera perentoria hasta pasar desapercibido y solo dar ligeros toques de estas sensaciones que iban creciendo; la noche anterior a nuestro nuevo encuentro me sentía como aquella oruga queriendo convertirse en un abrir y cerrar de ojos en una mariposa amarilla en un mundo lleno de color , sin embargo decidí colocar pies en tierra y reconocer que si bien desde niño me habían vendido la imagen del amor a primera vista esta requería de algo más y lo iría comprendiendo en el camino que me esperaba.


Capítulo 3 Conociéndote


La mañana estaba fría, si bien llovía copiosamente podía ver la gente caminar rápidamente , doy un giro a mi pensamiento he intento imaginar que cada uno de ellos vive su mundo y está pensando en las horas por venir , en sus anhelos y metas de ese día; yo por mi parte venía con esa ansiedad que había tenido los días anteriores, con un solo objetivo confirmar si esa conexión primaria y básica que sentí era real o parte de mi imaginación, de nuevo volví a la realidad y seguía caminando , apresure el paso dando zancadas más grandes y volví a sentir frío en mis manos y ansiedad en mi corazón.


De un salto nominalmente entre al edificio me anuncie y espere con impaciencia el encuentro, por un momento me quede absorto y de nuevo reacciono cuando alzo mi mirada y la vi acercarse hacia a mí, como si me conociera de siempre me saludo con un gran don de gente, sin embargo siempre guardo la formalidad que ameritaba la situación, a pesar de ser la segunda vez que coincidíamos nos sentimos cómodos como si nos conociéramos desde hace mucho tiempo , sentía una buena energía y esto era signos de un buen comienzo para seguir escribiendo letras en el libro en blanco que no había obsequiado el destino.


Hasta ahora me había referido a ella como esa figura menuda y realmente quiero guardar en mi memoria fotográfica tu rostro el cual contemplo de manera directa y en especial esos dos puntos de guía que son sus ojos , he de decir lo que primero vi fue una sonrisa permanente que uno no olvida, vas irradiando luz con una actitud que pocas veces uno ve, más qué describir lo físico de tu belleza admiro lo que inspiras , me llevas a soñar y no queda otro camino más que agradecer a la serendipia que me permitió conocerte, aquí y ahora estoy seguro que si fuera por tu sencillez dirías holas no crees que estas exagerando ? y yo simplemente tendría que decir que pude ver más allá de lo que vieron los demás.


A ratos quisiera describir todo lo que pasa en mi cabeza cada vez que se generan estos encuentros que he de reconocer se presentan por un tiempo limitado y que son de obligatorio cumplimiento pero que disfruto como si fueran libres y espontáneos, me llena el alma de fe, de un sí se puede y de creer que la vida vale la pena vivirlas gracias a la existencia de seres humanos que van regando enseñanzas como semillas con la esperanza de aportar a la vida de cualquiera de nosotros, hoy salgo convencido que sin importar este final ya dejaste huella en mí.


Capítulo 4 La despedida


Así fueron pasando esos sesenta y cinco días de cercanía en donde cada reunión se fue acrecentando sin explicación alguna un afecto inusual que me llevaba a sentirme pleno y a desear día tras día volverte a ver esos sesenta minutos en los cuales el reloj pareciera estar corriendo unos 100 metros planos, eran implacables y a pesar de que sentía que no era indiferente había una barrera implacable de superar; lo sabía y el tiempo se agotaba y no quería llegar a ese final que era tan seguro como la muerte.

Quisiera detallar cada uno de esos instantes vividos en este corto tiempo; donde las letras se darían un banquete ya que se plasmarían todos lo que nos fue sucediendo en donde en cada cita nos sentíamos más dependientes el uno del otro , cada vez conociéndonos más y estoy seguro que tanto tu como yo nos pasó algo que aún no tiene nombre pero que existió , y ahí me queda anclada ese siete de octubre donde se rompió ese cordón umbilical que nos ató durante 65 días, recuerdo salir algo melancólico mas no triste porque comprendía que había tenido suerte y que lo vivido había calado una gran huella que me impediría olvidarte.

Entendía que en ese momento había diferencias que no permitían una relación diferente a la que el destino nos brindó y que antes de manera valiente lo desafiamos y lo llevamos a un escalón más allá de lo permitido, así me fui con una posibilidad escasa de contacto, pero existía como al aire que exhalaba cada mañana posterior a nuestro adiós.

Estábamos cerrando ese primer año y luego de atragantarme con las ganas de escribirte decidí hacerlo de manera sencilla y empezamos otros ciclos de escritos sin vernos en donde te compartía mis escritos que nacieron de la inspiración surgida de los sentimientos hacia a ti, ahí nacieron poemas sentidos que leías y luego me dabas tu opinión donde me reafirmabas que era grato para ti leerme y me agradecías abrirte la puerta de mi vida.


Capítulo Final ser agradecido

Recuerdo que este medio escrito me trae gratos recuerdos contigo ya que siempre recibí una respuesta ; ahora lo sé con certeza el hecho de conocerte fue para mí muy importante disfrute de cada segundo y cada sorbo de este café retrasado en el tiempo y pospuesto por el destino , desde entonces solo pienso que la serendipia llegue a mí para atreverme a soñar contra lo que parece imposible.


Ayer nuevamente recorriste mis pensamientos como en tantos otros días en que te posesionas de mí y aquí estoy escribiendo estas líneas para evocarte y esperando poder robarte unos segundos y una sonrisa ; como diría Benedetti mi táctica y mi estrategia era mantener esa pequeña posibilidad de contacto viva a través del tiempo así fueron transcurriendo meses el cual después de muchos obstáculos se cristalizo una noche fría de aquel 7 de marzo.


Hoy soy consciente más que nunca de las limitaciones que tenemos, unas más que otras y que solo si Dios lo permite caerán, sin embargo, hoy no hay tristeza ni dolor; tengo el recuerdo de la más hermosa sonrisa obsequiada a mí por esos ojos que aun evoco y sabes que entiendo tu silencio y lo respeto, tu historia, tu pasado, pero si por una extraña razón quieres verme ahí estaré ya que siempre he tenido fe en ti.

La noche llega y tu recuerda reposara en mí y a partir de hoy en estas letras que quedaran como vestigio de aquel hombre que llego a destiempo a tu vida y que lo poco que compartió lo hizo de corazón y a plenitud conscientes de sus defectos, cierro los ojos lentamente y mañana será otro día

Esta historia continuará
leer más   
4
sin comentarios 42 lecturas relato karma: 45

Solo tú

Tu haces que seas plasmada en esta poesía , y que las letras solas se escriban,
Al ritmo de un corazón que late por vos,
Pensando más allá de los números conocidos , ahí es donde esta tu belleza.
A veces hablo con la naturaleza, y con todo lo que me compone;
La tierra por ejemplo suele susurrarme, que se pone firme para que puedas seguir con tu camino y llegar a donde querés llegar.
El sol me cuenta que envidia tus ojos
Por la luz que emana,
La luna me cuenta que respeta tu belleza,
El lago me dice que se enamoró de tu reflejo,
El tiempo me dice que admira mi espera,
Mi piel a veces me cuenta que ama tu textura,
Mi alma me pide que ame con locura,
Mi corazón, que te de sus llaves
hablé con mis ojos
Ellos me cuentan que pueden ver tu esencia,
Hable con tu amiga libertad
Me dijo que te acompañe en ella,
También hablé con mi sonrisa
Ella me contó , que está contenta
Pero solamente cuando la felicidad te acompaña.
2
3comentarios 36 lecturas versolibre karma: 12

Naufragio de amor

Suspiros lentos, enfrascados en sueños,
aguas, fluyendo en corrientes
perfumadas, por la fragancia de tu andar,
mi naufragio es ir a la deriva lejos de tus costas,
buscando anclar mi navío en lo mas profundo
de tus mareas, siendo el capitán de tus océanos,
el desertor, el que por ti no volvería a pisar tierra alguna,
navegaría en tus aguas noche y día, incluso si me hundo en tus
profundidades, corro el riesgo, de ahogarme en ti.
leer más   
6
2comentarios 40 lecturas versolibre karma: 69

¿ como no desearte ?

¿ como no desearte ?

si mi piel se excita con el más mínimo roce
de cada caricia que me das sin temor
y tus manos expresan sentimientos a granel
que logras que desembarquen en mi.

¿ como no desearte ?

si los dos alcanzamos la gloria
si siempres me entregas todo de ti
si tú aroma me transporta a tu cielo
cielo del que no quiero bajar

¿ como no desearte ?

si tu piel pide a gritos miles de caricias
si tu cuerpo pide sentir una vez más
si tus ojos reflejan la alegría de tenerme
y tus labios solo pronuncia ven a mi.

riberpa
leer más   
13
1comentarios 79 lecturas versolibre karma: 99

Me preguntas si ¿estoy bien ?

Le preguntas a un alma enamorada,
si hay tristeza en su alborada,
al ver que la luna se esconde,
pues ya a mi clamor no responde.

Me preguntas si ¿estoy bien?
cuando de desilusión sé muy bien,
cuando he tropezado tantas veces,
y en las mismas recurrente apareces.

Me preguntas si ¿estoy dolida?
como una ley por jueces abolida,
después de lograr en mi vida cambios,
ahora solo ¡NO! Saben decir tus labios.

Pero no te apures mi caballero galante,
esta vida se ha afanado con el caminante,
y me le ha enseñado a brillar en obscuridad
Impugnando cualquier loca realidad.

me ha enseñado a sacar lo bueno de lo malo
y a maquillarme buscando una sonrisa
Además no tengo prisa mis mejores poesías
Salieron de las cenizas.

Las letras de mi alma.
9
6comentarios 99 lecturas versolibre karma: 99

No te enamores de un poeta

Atención, peligro, warning:
no te enamores de un poeta.

Te invitará a cerveza si lo deseas,
te hará creer que eres la mujer más hermosa del planeta
y jugará con tus sentimientos a través de su mirada,
esa que sabe apartarse a tiempo,
para que no te des cuenta de que
ya está buscando su próximo objetivo.

Te encandilará su sensibilidad,
su forma de ver el mundo,
y te hará sentir importante confesándote sus cicatrices,
esas que ya superó hace milenios.

Y tú,
falta de visión,
seguirás sus pasos.

Pero,
¿qué queda más allá del orgasmo,
de unas palabras bonitas
y de una cama desconocida?

Vacío.

Te pedirá que le abraces como si no hubiese un mañana,
aguantará sus ganas de largarse fingiendo que las tiene de quedarse,
en tu vida.

Creará esperanzas en tu pequeño gran corazón
de que te puede querer alguien así,
pero ten en cuenta que si lo hace tan bien
es que tiene experiencia,
de engañar a ilusas como tú
para tener un momento de placer
y sentirse con poder.

Y no te volverá a llamar tras la función,
ya has caído en sus redes,
ya puedes darte por atrapada en un falso amor,
en una noche de arte que utilizará para
escribir poemas y seguir jugando a ser Dios.

Por favor,
no te enamores de un poeta.

O acabarás en ruinas.
11
sin comentarios 236 lecturas versolibre karma: 23

Sentimientos encontrados

Déjame agujetas de pensarte cada vez.


Ya apenas pienso en ti.
Sólo cuando estoy despierta
y cuento lo que queda
para volver a dormir.


Ni tu perfume me deja olvidarte.
Nunca quise nada de ti.
No pedí mucho a cambio.
Sólo que me dejaras quitar
las piedras que sobran
en tu vida.
No convertirme en una.


Déjame aferrarme a algo que tenga sentido.

No voy a seguir culpándome
por ser como soy.
Que los errores están para aprender
y no volverlos a cometer.
Tampoco para caer
en aquello que contigo olvidé.



A veces me pregunto si lo hice bien.

Caminabas,
sin tener una dirección fijada,
esquivando miradas,
evitando que otras historias te tocaran.


Son ellos los que no dejan de nombrarte.

Hoy gente vuela,
con maletas llenas de "por si acaso"
Otros caminan,
besándose a cada paso,
y yo, me dejo llevar
alejándome de ti
prometiéndome no volverte a pensar.

Si te vas dile a tu recuerdo que se vaya contigo.

Cuentan historias,
hablan,
evitan miradas
y evocan recuerdos
de cuando sus pieles
se tocaban.

"Yo no quiero un amor civilizado"

Me tiembla el pulso
hasta cuando te escribo.
El recuerdo de tu mano en mi muslo
despierta un sentimiento prohibido.

Pero ya no dueles como antes.
8
3comentarios 86 lecturas versolibre karma: 60

Hoy es día de fiesta

Hoy es día de fiesta,
hoy el mundo celebra el amor
y yo aquí, sin usted y en silencio,
celebro amarle;

No habrá rosas, ni vino, ni cartas, ni tarjetas, mi abrazo seguirá vacío, pero mi corazón estará lleno,
de usted.

Hoy las estrellas me mirarán atentas, saben que volveré a hablarles de nosotros y volveré a contarles las mismas viejas historias.

Hoy es día de fiesta y le sonreiré a los recuerdos, tal vez me embriague de un poco de pasado imaginando sus besos;

Hoy le haré traer de vuelta en alguna vieja melodía y le encontraré en todas las canciones tristes, mientras saboreo cantando la sal de alguna lágrima.

Hoy creeré verle en la figura de alguien que cruza mi calle , giraré con nervios la cabeza al escuchar su voz en alguna voz ajena, seguramente hoy miraré el teléfono más que de costumbre

Y hoy al igual que cada día de cada uno de estos años de ausencia, usted, protagonizará mis pensamientos

Pero hoy es día de san Valentín

y en este día de fiesta, mientras el mundo celebra el amor

yo celebro amarle.
9
3comentarios 262 lecturas versolibre karma: 61

Lo que me pasa contigo

Presiento que mi frente se ha convertido en un letrero gigante con letras fluorescentes que, de forma intermitente, revela sentimientos. Por eso, llevo el flequillo de cortina a medio descorrer, para que entre luz, pero no sea tan evidente lo que me pasa contigo.

Lo que me pasa contigo... ¿Qué me pasa contigo?

Hablo como si lo supiera, sin embargo, lo único que tengo claro es que se me escurre tu nombre de la boca y te derramo en todas las conversaciones que mantengo, de una u otra forma. Además, es extraño, cada vez que te veo, suena la misma melodía de Ludovico Einaudi en mis oídos -Una mattina-. Digo que suena en mis oídos porque dudo mucho que el ayuntamiento haya colocado hilo musical en las calles, coincidiendo esa misma canción repetida todo el tiempo, en cualquier sitio que te encuentro. Si al menos tú me mirases con ojos de estar escuchándola también, me sentiría menos idiota. En lugar de eso, tu mirada me atraviesa, como a quien no se ha visto en la vida ni se necesita ver. Fíjate, ahora que lo pienso, veo que tiene su parte de encanto. Sí, yo es que soy muy de inalcanzables, y me sabe a daiquiri de fresa lo que me pasa contigo. Lo que me pasa contigo. ¡Otra vez, la misma frase! ¿Qué me pasa contigo? ¿Seré la única a la que le ocurre esto? A lo mejor, me estoy creyendo especial y no es para tanto. Seguro que miles de personas están como yo en este momento, tratando de entender qué les pasa con ese alguien que no se quitan, ni de la frente, ni de la punta de la lengua.

Me pregunto si alguna vez has pensado en mí. Sí, sí, me vale con un instante. Esa nimiedad demostraría que sabes que existo y que me has abierto la puerta de tu mente. Un lujo estar ahí dentro de esa cabecita cubierta de pelo desordenado que te queda tan bien, te peines como te peines. ¿Por qué nunca te he dicho lo que me pasa contigo? A tu lado se me olvidan los idiomas y mis pocas neuronas echan una partida de mus mientras se mueren de risa con la situación, dejándome con los labios muertos de frío y una sonrisa más absurda, cuanto más la disimulo. Ya que no sirvo para hablarte, quizá te escriba. Lo bueno es que, por escrito, soy bastante más guapa. En mis palabras se notan menos los años. Quién sabe... puede que te agrade leerme, que te guste, que te guste mucho. Vaya, que te enamores de mí. A lo loco, sin cuerdas. Tal vez, la próxima vez que nos encontremos sea diferente, pero no esperes que sepa explicarte lo que me pasa contigo.
5
4comentarios 268 lecturas relato karma: 47

Quiero ser rey, sí, pero no de reinos

Quiero ser rey, sí, pero no de reinos
De ríos, de piedras,
De valles y sierras,
De ti, a penas tu siervo,
Esclavo, ¿qué sé yo?,
No tener invierno,
Sólo primaveras
y esperando a que vinieras...

Quiero ser rey, sí, pero no de reinos,
De lunas y de otros soles,
De naos y faroles,
De ti, a penas tu suelo
Vivir, en fin, en anhelo
No esperar sino amor cuando solo se puede amar
Y vivir cada día
como si fuera el último en pasar

Quiero ser rey, sí, pero no de reinos,
De brisas y vientos
De lluvias y tormentos
Pero de ti, apenas, la alegría
En aquellas mañanas plácidas y serenas
De aquellas tardes y noches amenas
En las cuales te dije: te amo


Damián Botafogo
leer más   
10
6comentarios 160 lecturas versolibre karma: 64

Vivo

Vivo por el brillo de tu espalda descubierta
y el calor de tu pecho sobre mis senos fríos.
Vivo por estar dormida y de repente sentir tu mano que me cobija,
me aleja las pesadillas,
me recuerda que no estoy sola en esta subida.
Vivo porque me gustas como el primer día,
alto,
moreno
y con chispas de chocolate en tus mejillas.
Vivo por tu orden en mi desastre,
por tu cazador de fantasmas en mis desgastes,
Vivo por ti, mi pensamiento feliz que me ayuda a volar junto a Peter Pan.

AriiAlejandra
6
1comentarios 114 lecturas versoclasico karma: 50

Dolores

Tenía 19 años y la vida se le escapaba entre botellas de lejía. Sus manos olían siempre a esa mezcla de desinfectante y soledad, y su espalda se hacía añicos cada día que pasaba. Se llamaba Dolores y a diferencia de la de Nabokov, ella nunca fue Lolita para nadie.

Años después me enteré por Carmen, mi vecina del Quinto, que Dolores tenía una hija en Ecuador. Que ella nunca se había enamorado, y su único primer beso fue a otro niño cuando tenía sólo quince años.

Yo no entendía, a mis trece, como podía ser madre sin estar casada, ni tener un novio.

A Dolores a veces se le caían las lágrimas en el cubo de la fregona y se diluían entre productos que abrillantaban las escaleras de mi bloque de viviendas.

Recuerdo pasar cada día, anhelando un gesto de sus manos en mi pelo, revolviéndolo a la vez que algo lo hacía dentro de mí. A veces, ese gesto se acompañaba de una sonrisa. Esos días cuando llegaba a casa comía incluso la coliflor sin un gesto de fastidio.

Se llamaba Dolores y tenía la sonrisa más bonita que he visto en mi vida. Yo era un niño y estaba enamorado.

Hasta que de pronto un día subí las escaleras y me encontré de lleno con la realidad. 90 kilos, para ser exacto. Una mujer grande y mayor, saludándome con acento peruano.

Corrí hasta casa y me lancé a la cama. Ese día apenas comí. Durante las semanas que vinieron, mi mente pasaba de un lugar a otro, imaginando toda clase de historias alrededor de Dolores. Por fin un día me atreví a preguntar a mi madre:
- Se ha marchado a su casa, con su hijo.

Yo no entendía como había podido hacerlo sin despedirse.

La nueva mujer también me despeinaba, pero ya no era lo mismo. Llegué a odiarla, solo por el hecho de que yo la veía como el causante de la huida de mi Dolores.

Hasta que un día, entre susurros, escuché a Carmen contarle la verdad a mi madre:
- Se bebió toda la botella. La lejía le abrasó el esófago, y hasta el estómago. Dicen que los gritos se escuchaban en toda la manzana. Imagínate, ella sola, en aquel cuchitril de mala muerte, con los recuerdos arañándola cada día. Y con lo guapa que era. Pero estaba rota.

Dolores lloraba cada noche y a mí me sonreía cada día. Ella tenía la sonrisa más triste que yo haya visto.
leer más   
5
1comentarios 51 lecturas relato karma: 56

El placer en tu arte

Reflexiono al desnudarte
que en tu piel de porcelana
habita un dulce misterio;
trazos gráciles del arte
en azul, en negro y grana,
dioses de un antiguo imperio.

Y no puedo sino amarte,
hacerte mi ansiada diana.
Mis ojos en cautiverio
no hacen sino desearte.
Y si la belleza es vana,
no estoy para un monasterio.

Aunque mi mirada te harte,
te besa, le viene en gana.
Sufro cualquier vituperio
para poder contemplarte.
Tu hermosura brota y mana,
cual fuego sacro, sahumerio.

Grácil pincel te dibuja
una forma caprichosa,
figuras despampanantes;
tejiéndote con aguja
la intensa tinta dichosa
sobre carnes abundantes.

Hay un grafo que me embruja
en tu figura de diosa,
y ya no soy el que era antes.
Un deseo me apretuja
por tu estampa voluptuosa
con acertijos fragantes.

Mi alma se desarrebuja
ante la vista gloriosa
de curvaturas vibrantes.
Usando la tientaguja
explorando tierra y rosa
de colores tan brillantes.

Eres sublime visión,
ríos de extensa locura,
tu alucinante esplendor
hace estallar mi pasión
y alza mi temperatura.
Contigo soy soñador.

Va en aumento mi ambición,
tus colores son mi cura,
te idolatro con fervor.
Tu arte va a ser mi canción,
tus círculos verdad pura
y tus labios mi temblor.

Te entrego mi rendición,
mi alma lealtad te jura,
lo hace sin ningún temor
así sea perdición.
Te voy a amar sin mesura
a ti, a tu arte y a tu amor.


@SolitarioAmnte / vi-17
leer más   
27
37comentarios 274 lecturas versoclasico karma: 104

De otoños y primaveras

Nacen otoños en tus párpados
y te veo más hermosa que nunca.
Mil primaveras
nunca fueron suficientes
para describir la alegría
de rozar tus mejillas
con la carne de mis labios.
Me dices algo
y arden leños
en la fogata de tu boca.
La miel de tu mirada
flota en el ambiente
y arranca
la danza de los cisnes
al compás
del movimiento pausado
de tus níveas manos.
En tu cabellera azafranada
se enredan mis mariposas.
En tu cuello
nacen arcoíris
y torrenciales cascadas
de agua fría.
En tus dos pechos
Sagitario flecha a Casiopea
y le hace el amor
al compás de la sinfonía
de cuerpos celestes
que rinden pleitesía
a tu celestial estampa.
Acontece todo esto
ante mi mirada hipnotizada
y se arremolinan vientos
de suspiros profundos
que nacen
de mi alma enamorada.


@SolitarioAmnte / vii-17
21
34comentarios 149 lecturas versolibre karma: 104
« anterior123