Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 233, tiempo total: 0.025 segundos rss2

Grilletes al corazón

Moldeada a ti, a tu aliento,
adherida me llevas a tu sombra
como silueta a tu cuerpo,
vulnerable a tu mirada
a la magia de tu seducción
noches de embrujo
bajo los pliegues de la sábana
atando mi piel a tu erotismo
rindiéndome a los filtros de la pasión
me encadenaste a noches de locuras
poniendo grilletes al corazón
MMM
Malu Mora
leer más   
16
15comentarios 103 lecturas versolibre karma: 103

El Silencio de la Felicidad

Tus labios humedecen mi piel
Tus dedos marcan un mapa exacto
La sangre de mis venas baila
Y mis sentidos sucumben a tu tacto


Tus ojos entre cerrados observan el abismo
Mi mirada punzante penetra la tuya
Y mientras nuestros labios se saludan
No hay sentimiento que se recluya


Ya no hay nada que a mi me importe
Solo el hecho de darte placer
Mas tu goce es mi alimento
Y mi objetivo es satisfacer tu ser


El latido de nuestros corazones se sincroniza
Tus dientes de marfil rozan mi lengua
Tumbados en el piso estamos
Terminando con este acto bélico sin tregua


Después no quiero que te vallas
Después no quiero verte desaparecer
Te quiero siempre conmigo
Siempre que estés dispuesta a ser.
leer más   
5
sin comentarios 24 lecturas versolibre karma: 67

Epitalamio de lengua desconocida

¿Quieres saciarte con tu apetito por mi carne?
¿Quieres hundir dentelladas en los campos de mi cuerpo?
¿Quieres hacer brotar mis manantiales y que te anegues?
¿Quieres abrir las entrañas de mi tierra y que te abrases?

¿Quieres que las raíces de mis árboles te apresen,
y el aire de mis pulmones giren en redondo,
y el color de mis ojos sean por entero todo tu cielo,
y mis cabellos tu mar surcado por manos como veleros?

Si esto es querer, ya sea que yo me ahogue o arda,
¿Qué puedo hacer sino darte el mundo que reclamas?
Mis llanos, mis mares, mis montañas,

Tú los necesitas más que yo.
leer más   
5
sin comentarios 28 lecturas versolibre karma: 70

En tu cintura

Ardiendo en tu cintura
un nido de hipocampos
me anuncia amaneceres
cruzados por cascadas,
al lado de tu pecho
se acogen terremotos,
renuncian los temores,
se esconde el viento sabio.

Callado a ti me acerco,
armado de inocencia,
hundido en ti me pierdo.

Sintiendo la cadencia
del alma en tus latidos
adorno con guirnaldas
los valses de tu vientre,
decoro de rubores
las llamas de tus senos.

Ardiendo en tu cintura
se incendian cataratas
de hielo y de rocío,
de nieves en tu espalda
rozada por el tibio
temblor de la esperanza.
leer más   
10
2comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 104

Tinder

Hoy todos se conocen
a base de piel y sexo
y a mi no me interesa follarte
no sabré nada de ti
olvidaré quién eres
conoceré un espasmo de tu cuerpo
como un escalofrío
de nadie
como un latido en la sombra de nadie;

no sabré de tu piel
apenas su sabor y su textura
pero ¿Qué la hace erizarse, estar alerta
poner todos los trastos en flor,
o cortarse las venas?

¿Qué sabré de ti por tu saliva,
por tu estómago temblando como un tren que se detiene?

¿Qué otra alternativa tenemos los humanos?
Tú no te fías de mí.
Yo no me fío de ti.

Son demasiados suspiros a respirar
entre dos desconocidos,
demasiada sangre que limpiar
consejos que callar
lágrimas que compartir.

Así es que, en el final de la noche,
cuando tu cuerpo se deslice sobre el mío
volveremos a estar terriblemente solos.
12
19comentarios 99 lecturas versolibre karma: 104

Divinas luces

Dicen,
que se fugaron rebeldes estrellas
por una esquina remota,
en una noche recién atardecida.

Dicen,
que inclinadas detrás de la luna,
contemplaron pupilas encendidas
de negro fuego y traslúcida pasión.

Dicen,
que tan inmenso era el resplandor,
que voluptuosas soñaron
con ráfagas de aliento moliendo sus puntas.

Dicen,
que ya nunca reposan,
que sólo son brillo de miradas
hermoseadas con legítimo arrebato.

Dicen,
que ya no naufragan por el espacio infinito,
que ya no irisan las noches de una adormilada luna
ni se ocultan de la luz.

Dicen,
que ahora son negras,
horadas por sudor y
que huelen a victoriosa vehemencia en libertad.

Dicen,
que celebran el tiempo
y festejan al ritmo de la sangre.
Que son la claridad de cada muerte chiquita.


Imágen: By Anders Røkkum
leer más   
19
13comentarios 137 lecturas versolibre karma: 106

Feminidad (TonosMenores)

"... Nada más dulce que el deseo en cadenas..."

No lo busco a usted,

Busco el hombre que otra ama.

Busco sus brazos fuertes y sabios como raíces

alrededor de mi cintura prieta,

construyéndome con sus torsiones

sacándome hojas en brotes-gemidos.

Quiero encontrar sus labios

en la oscuridad de mi noche,

perfumados con su barba madura y ceniza;

para que me defina con sus besos,

para que me afirme las carnes

con los susurros de su voz...

Busco las huellas que ella deja,

es esa la llama que consume lo sembrado,

los trazos en la arcilla que otra moldea de día

y que se deshacen en mi lecho de noche,

huellas que borro con mis lluvias.

Quiero encontrar los olores;

aromas embriagantes de hembra en macho,

seducción perversa del deshacer,

del morir en el instante de borrar las lineas,

del borrarme desde adentro también,

de eliminar por un instante la ley

volviéndome loca rompiendo los sellos;

no lo busco a usted,

busco emulsionarme entre ella y usted

y deshacerme como el humo

en los deseos rotos de los tres.
leer más   
15
3comentarios 66 lecturas versolibre karma: 105

Poesía incompleta

... y entretanto...
me miras con sutileza...
media sonrisa y de una pieza,
arrimas tus versos entre mis piernas.

Y a rimas contesto, caricias con letras...
cosquillas a besos me dan tus poemas,
estrofas de sexo que frotan mis yemas,
excito el pretexto que fluye y me quema.
Y el resto, ya es nuestro... poesía incompleta...
los niños acuesto y te espero en la mesa.
leer más   
18
10comentarios 136 lecturas versoclasico karma: 104

Otros versos

Escribo versos en tus carnes
cuando arde mi piel
esa fiebre que enloquece
con sus pupilas dilatadas
y los colmillos sedientos de tu boca
solo de tu boca

Versos embriagados de tu aliento
que penetran por las venas
avivando la quietud de mi sangre
y la danza de mis huesos
hasta desfallecer en tu cintura
solo en tu cintura

Recito versos en tu alma
en noches con aullidos de lobos
en días pintados de truenos
es cuando lloro tu ausencia
solo tu ausencia

Versos que me llevan a ti
que me recuerdan a ti
que me hablan de ti
solo de ti
leer más   
10
2comentarios 59 lecturas versolibre karma: 98

Sabor

Sabor,
a la menta de tus besos,
a ginebra y mil excesos,
al dulzor de tu saliva,
tu piel aceituna, a oliva,
y a intenso sabor a mar…
cítrico, almeja y sal.

Tus ojos, aroma a ron,
que vierten lágrimas de licor,
calmantes de la áspera sed
en los bares de mi embriaguez.

Sabor,
tu cuerpo excelso, a vainilla,
a picante tu mirada
que quema como guindilla,
todo el sexo a mermelada,
y tu lengua, a piperina,
o a una ácida mandarina.

Tus pechos, las uvas de la ira,
flanes glaseados de mentira,
y queda un postre que se espesa,
con la nata sobre tu fresa.

Sabor,
tu cuello, a afrodisiaca canela,
los pezones, a tiernas cerezas,
tu boca, a carnosa ciruela,
y no verte…, regusto a tristeza.

Tus labios me saben miel,
tu olvido…, a amarga hiel.
13
sin comentarios 80 lecturas versolibre karma: 99

Adivina

Adivina el color
que viste tu pasión
hambrienta de carne
de bocas que buscan
cómplices de miradas
preludios
de silencios con susurros

Con celo y delicadeza
cubren
el secreto de tus delicias
y la intimidad de mi cuerpo

Sean rojas, verdes o negras
tu mente
las dibuja seductoras
entre mis piernas
deslizadas por tus dedos
con el roce de la caricia
aromas, humedades
fluyen
como gotas de rocío
y tu instinto aprisiona
con ansia adictiva
perfume
que te embriaga
entre el deseo y la locura

Cierra los ojos
esculpe mi figura
y adivina el color
que viste tu pasión
leer más   
16
3comentarios 77 lecturas versoclasico karma: 94

Erótica

¿Y si intento fundir tu alma entre mis manos?
Como una nube piroclástica,
atraparte en un abrazo
que nos fusione como estatuas,
talladas en la misma piedra.
Con nuestros cuerpos enlazados,
en una espiral de erotismo eterno.
¿Y si te beso?



@asteropea
11
6comentarios 55 lecturas versolibre karma: 104

Un momento en ti

Si por un segundo me dieras tu cuerpo, me dieras tu mundo y lo que en él existe, si me dieras tu desnudez y lo profundo donde habita tu ser, si me entregaras tu espalda y tu abdomen, tu cuello y tus senos, haría de ello un sublime suceso, y entre besos y cómo un destello penetraría tu alma, y con calma, agarrado de tu cabello, sintiendo en mis muslos tus nalgas, cómo quien cabalga en el alba, cómo quien desbocó el río y abrió tus fronteras, cómo un soplo de paz verdadera, me desvío sin rumbo hasta perderme en tus praderas, y como tormenta de invierno, cuando ya tu ser sea mío, mojaría tu cuerpo con lo impío, ahí, en la tranquilidad del evento, miraría a través de tus lentes, y viviría un momento...
leer más   
12
2comentarios 65 lecturas versoclasico karma: 110

Deja

Déjame verte,
pero no como se mira lo banal o simple.
Permite que te observe y en ese trayecto,
déjame aspirarte, poseerte.
Hoy te quiero para mí,
para agrandar el silencio de no tener algo que decir.
Deja que los besos, los castos y sucios,
hagan renacer la Nada y el Mundo…
Deja que sea el viento,
que arranca las notas más bellas del saxo.
Porque hoy te escribo,
como cada tarde, como cada noche,
tras línea y espacio, entre punto y coma,
tú mi gran novela,
entre verso y beso…
Deja que mis labios reciten tus poros,
quiero susurrarte las palabras mudas que llaman deseo.
Y seremos libro,
ensayo de un cuento,
y seremos rima, sueño y mariposa,
seremos el todo, en una mirada, cómplice y hermosa,
seremos así el genuino orgasmo, devora-palabras,
un canto, una oda, una carcajada.
Por último deja,
que el tenue suspiro, nos cubra de amor,
en el gran milagro de ser uno mismo.
Y cuando tu nombre celebre mi boca,
brotará un perfume puro, inmaculado, desde el corazón.

© Deja | EPadrón | México
leer más   
17
16comentarios 96 lecturas versolibre karma: 86

utopía

I

Me provoca arrancarte la ropa,

Pasar suavemente mi lengua por tu cuerpo,

Huelo tu miedo,

¿Puedo?

Quiero que nuestros cuerpos se fusionen,

Juntar tus pensamientos con los míos,

Y quedarnos así por la eternidad,

Para que ya no lamentemos la soledad y el vacío

De nuestras almas en pena.

II

Lentamente aboco mis labios carnosos a tu cuello…

Tu pelo se desliza por mi cuerpo.

El deseo vorágine nos incita a seguir…

Eres un universo.

¡Quiero conocer tu alma!

III

Nos arrojamos al abismo y…

Desfilé en tus curvas.

En medio del silencio gemimos hasta el cansancio.

Nuestros cuerpos se combinaron,

¡Soy una víctima de tu sexo!

IV

En la mañana un epitafio en el espejo:

Esta noche no me esperes,

¡Ya todo se acabó!

Me gusta lo sublime pero fugaz…

¡Soy como la libertad!

Anhelada por todos pero una utopía,

Voy a ser la utopía de tu recuerdo…
17
3comentarios 166 lecturas versolibre karma: 87

Nuestra intimidad; mi lado izquierdo

Corazones entrelazados que disfrutan de las caricias en un ir y venir desbordado. Un ritual entre cenizas que ruboriza y tensa el cuerpo. Un susurro entre las sábanas, un te amo que me has dicho con la mirada traviesa y el delatar de tus labios.

Se contiene nuestro aliento al mezclarse los matices. En una sola intimidad cuatro estaciones convergen; un suspiro enardecido. Muestra el silencio su rostro, inhalamos nuestra esencia. He sentido mariposas. Majestuosa limerencia.

Escucho el palpitar en tu pecho que se cubre con el mío. Acendrado anhelo del sueño idealizado entre tus brazos. Dulce licor de sonrisas e ilusiones, jugueteos en una sola piel, en un beso compartido.

Al abrir los ojos, se evapora el paraíso entre mis manos. Pierdo tu silueta en la penumbra, igual que en vidas pasadas. Se apodera de mi espíritu; ansiedad del lado izquierdo. Meso mis cabellos, recorro el pensamiento. Infinitas caricias tatuadas de amor. Escritos en papel de viento. Solo un todo en el vacío. Un grito hacia dentro.

Ávido de libertad, desesperado por verme en el reflejo de los ojos eternos que dan vida; mi dulce tormento. Tornas implacable la búsqueda entre el baúl de los sueños, hurgas en mi memoria, deseos extraviados sobre la banca de aquel parque. La enorme burbuja de cristal donde se ocultan sentimientos. La pasión; estela fugaz que surca el firmamento. Palabras conjugadas con singular resultado en diferentes tiempos.

Inmerso en la locura de un mundo paralelo. Un aroma etéreo se apodera de la mente, el sonido melifluo llena los sentidos de un sabor inefable que viaja entre el silencio; te amo.

Respiro entre tu pelo el tibio sabor de tus besos. Rápidamente despierto. Estimulo los sentidos con la yema mis dedos. Delineo tu rostro, exploro tus labios, hago vibrar cada relieve de tu ser. Es un viaje sin retorno hasta tu vientre. Te sujeto a mis manos firmemente. Correspondes las señales; me persigues con tus ojos, se han unido nuestras almas. Somos cómplices, me has envuelto entre tus brazos.

Prisionero en tu mirada, sostengo el aliento; yo también te amo...





Por: #WilyHache
Nota: (borrador)historia que continua en el tintero hasta el momento.
fragmentos de una carta.
wilyhache@gmail.com
@WilyHache
México.
7
2comentarios 79 lecturas versolibre karma: 63

El mundo eres tú

Maqueta pequeña del redondo mundo
acaricio con miedo tus países y
beso apasionado tu suelo fértil
salto entre tus polos , nado entre tus islas
y visito poco a poco tu corteza .

Aspiro con frescura los vientos alisios de tu boca
para exhalarlas en el cráter virginal obscuro
que se cubre con púbicas albuferas
y que parecen rosas de primavera...

¡oh! Fiel protectora del magma humano,
aprecio mejor desde otro universo
el mundo que pones en mis manos.

Siento sumergir mi sexo en tus océanos,
soy mojado por tus cirrosas nubes
mientras escalo tus cordilleras de fuego.

Y aunque tú eres el mundo
provocas el terremoto de mis nervios !!
leer más   
7
2comentarios 49 lecturas versolibre karma: 78

Esplendente

El bálsamo para todo es agua salada:
sudor, lágrimas o mar…
Isak Dinesen

…igual a las mareas que por ella suben
como a un acantilado.
Charles Baudelaire


Aquí va tu agradecimiento al mar.
Por acá, dejas tus solubles joyas:
lágrimas del crepúsculo nublado.
Allá, la marea menor de zapatos
trazo de estelas inimaginables.
La ropa: parda bruma, grises olas;
tu sostén, desleído en esta orilla.

Todos los mundos de nuestras edades
juventud y vejez se arremolinan.
De ajenas latitudes llega el bálsamo:
con su bajamar de lunas congrega
esta claridad de tu ser perfecto… 
torrente cual cresta de marejada
y estuario tibio de los días solares:
resuello contenido entre tus senos.

Desnudas al cenit horizontal.
Desnudos, somos nocturno bestiario.

De entre las mareas a la luz de luna
la plenitud deviene con tu olor:
retumbo de corrientes abisales
y ese resabio es la otra saliva.
En comunión de las aguas saladas,
oceánico es el origen del mundo;
entre los muslos ceñida humedad
y el jadeo, nuestra agridulce arena.

No es nicho ni espuma en busca de ahogo:
es un suave soplo al plexo solar.
¿Ave Fénix, tal vez, que se repite
en ajenas riberas de los otros
y en nosotros es única y puntual?
¿Dónde están los límites de los cuerpos
que se diferenciaban por caricias
en temeridad y timidez pródigas?

Al amparo de tu ardiente templanza
no olvides los esplendentes momentos.

Aquietado el pecho con la penumbra
en algún arrecife de estas sábanas
mi humanidad, zozobra demudada.

Alejandro Sandoval Ávila
leer más   
17
2comentarios 193 lecturas versolibre karma: 97

ᑭEᖇᖴEᑕTO

Tienes el nombre perfecto. Eres perfecto. Tus manos poseen fuerza, fuerza que invita al deseo de ser tocada por ellas. Firmes, tensas a puños cerrados entre brazos cruzados; arduas, vitales; dominantes de la debilidad de los míos...

Mis rodillas flaquean ante tu postura lejana y maldigo mi subordinada cobardía. Te escribo líneas blancas entre muslos, sin dedicatorias expresas; con tu nombre cerrado al calce, sobrio e inquietante pero abiertos al temor de descubrirte por entero a mi merced dentro de mis besos.
Al llegar el turno de tomar el trono, lanzas a mí tu pan como a espectadora de la Roma de tu circo. Apenas esconde la túnica de mi hambre el pezón erguido despierto en mi suspiro.

En el comedimento,
a la zafiedad
le apetece la extrañeza
de dos pieles que se inhalan,
con premura y sin olvido...




Yamel Murillo


Confesionario II
Caleidoscopio©
D.R. 2015
leer más   
12
5comentarios 89 lecturas prosapoetica karma: 106

Cautivo de

SERÁ por su cuerpo dormido
bajo la leve prenda

o tal vez por la compañía
de su perfume de Anaïs
de Cacharel fuerte y tónico
como el anís
que embriaga a tu frío
como una ofrenda

deja que la luz del alba
a su lado te sorprenda
como una mujer desnuda en un balcón
de París

no sabes qué hay en ella
que te tiene cautivo:
de ella bebes el remedio y te da sed
de envenenado

será para bien o para mal:
nada es definitivo

pero buscas

como un animal en un rincón caliente
sentir con sus caricias
mitigarse en tu costado
aquella soledad herida
que callejeaste entre la gente.
leer más   
11
sin comentarios 143 lecturas versolibre karma: 101
« anterior1234512