Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 6, tiempo total: 0.011 segundos rss2

Todo llega y todo pasa

Grapado en el flanco de mi costado llevo un reloj que no marca horas. No tiene minutos, le faltan segundos.

Tiene un engranaje nuevo y viejo. Porque todo llega y todo pasa.

Estoy acostumbrada a mirarlo cuando me levanto y cuando me acuesto. Y le doy vueltas a la cuerda. No hay mañana. Quiero que palpite cuando dé la medianoche. Quiero que grite cuando vaya a caerme. Quiero que se desperece y riegue mi sangre caliente cuando irrumpa el alba.

Grapada en mis párpados llevo luz de velas. Queman el negro. Pintan ventanas. Serpentean siluetas. Acompañan mi cama y acarician mi espalda.

Abierto de par en par queda el reloj. Hecho añicos por el tiempo vivido, ese que circula sin mesura, el que no se abarca con los brazos, el que no tiene sentido para el resto del mundo. El que me tiene en carne viva, el que se bebe a suspiros y a bocanadas de ganas. El que desaparece en un pestañeo. El que llega con ímpetu y arrasa.

Déjame que te viva. Déjame que te abrace... porque todo llega y todo pasa.
leer más   
16
19comentarios 78 lecturas versolibre karma: 112

A las puertas de su boca

Regaló suavidad a las puertas de su boca. Transeúntes de aceras pasaban sin pena ni gloria. Pero ella, siempre, regalaba.

Las heladas de invierno no impedían el calor y las ganas. Entraban y salían con viejas patrañas. Pero ella, siempre, regalaba.

Noches de copas, mañanas de huídas. Hoy te comen, mañana te olvidan. ¡Pero siempre regalaba!

Un día de primavera, cuando por fin llegó el deshielo, se acordó de guardarse un trocito para ella. Para quererse. Para asomarse a su balcón. Para darse una oportunidad. Para darse un paseo por las nubes. Y quedarse allí.

Un día de primavera, ya era tarde.

Murió.
leer más   
9
8comentarios 80 lecturas versolibre karma: 90

Asido de tu corazón

Pudimos ser desconocidos
irreconciliables,
amantes furtivos,
novios empedernidos
o transeúntes errantes.

En nuestros instantes
fugitivos,
nos convertimos
en compañeros ebrios,
ebrios de nosotros mismos.

Ebrios de nuestras risas,
de nuestras diferencias,
de tus momentos
y mis ausencias.

Porque el amor
nunca es falso,
solo lo son los corazones,
las intenciones
y las desilusiones.

Hoy somos hiedra
en este árbol
que es nuestra vida,
musgo empapado
por la humedad
de nuestras intuiciones.

Pero nuestro amor
nunca será falso,
asido a dos corazones
que cabalgan entre
tu estación y mi frenesí,
tu frescura y mi desaliento.

Amén
leer más   
25
sin comentarios 85 lecturas versolibre karma: 98

Tiempo

Finos hilos de porcelana
tejen un enjambre en el tiempo,
en silencio, sssh,ssshh, calla
los gusanos van tejiendo.

Tejen los destinos de los hombres
tejen tu destino y el mío,
nos colapsan, siii, siiii, mientras dormimos
nos dejan o nos apartan del camino.

Vamos cojos y ciegos de muerte
hacia la hoguera de espinos
como en una parada militar
marchamos hacia el suicidio
algunos marchan con flores
otros, los más ciegos,
con el corazón en las manos
mueren con honores,
son canonizados,
no saben que Dios derrama su gloria
por igual a todos los condenados.

Otros, encuentran el camino
nacen con votos de tristeza
pero forjan su destino,
aman y sienten, sufren y mueren
quemados en la hoguera .
Con sonrisas en el alma
han vivido a su manera,
como fugitivos de la vida
del seguro destino,
yo soy fugitivo,
por eso sueño con palabras
por eso las escribo.

Camaleontoledo*
leer más   
20
9comentarios 147 lecturas versolibre karma: 97

Pisando las huellas

Recorriendo la senda pasabamos sobre suelo ya pisado,
estabamos rememorando el pasado que se hacía presente.

Tempus fugit al acecho, una vez más.

Pisamos el acelerador -a fondo-
pero se nos volvió a cruzar.

El destino intentando alcanzarnos
los recuerdos pasando por nuestros ojos
nuestra mirada puesta en el retrovisor
perdiendonos la parte primordial de la escena, otra vez..

Una vez más el futuro se convirtió en presente,
el presente se quedó en el pasado,
y el pasado volvió, de alguna u otra forma,
a nuestros ojos como una estrella fugaz.

Solo dejó trizas.
leer más   
3
sin comentarios 32 lecturas versolibre karma: 23

Semáforos en rojo

Puede que algún día nos volvamos a encontrar
mirando el escaparate de aquella historia
que ninguno supimos comprar.

Vivíamos al mismo compás,
corrimos al paso firme y valiente
de los que no tenían miedo a fallar.


Cuando quisimos darnos cuenta
esto ya había terminado en siniestro.
"Todo era cuestión de tiempo"
me obligaba a pensar.
La causalidad llego primero,
todo tiene fecha de caducidad.

Aun sigo viéndote en cada juego de azar,
en cada cerveza sin terminar,
en los semáforos en rojo que antes no nos hacían frenar.

Sigo despertando de madrugada
creyendo escuchar tus llamadas
en las que reflexionabas
mientras duraba la borrachera o la resaca.

En mi coche sigue dibujada
aquella promesa furtiva
cada vez que se empaña mi ventanilla.

En mi piel sigue la cicatriz
que me hice en aquella caída
intentando llegar antes a la cima.

En el cielo sigue brillando aquella estrella
a la que juramos escapar,
en secreto, algún día.

Ahora estoy parada
mirando escaparate de aquella tienda,
y nuestra historia,
ya está vendida.
4
2comentarios 75 lecturas versoclasico karma: 23