Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 871, tiempo total: 0.028 segundos rss2

Mi azotea

Sentada ando en lozas rojizas,
A mi vista veo toda una pista
de cielo, de naturaleza, de vida.

Sobre mi posas, negra,
viendo en ti el pasar de los años.
Disfrutando de tu mera sonrisa.

Disfrutando de tu mirada con la mía,
de escuchar a los pájaros cantar,
de como el viento roza mis mejillas.

De las nubes gozo
cuando el sol las llenas de colores,
mientras tú, pidiendome caricias
sentada en lozas rojizas.
leer más   
13
4comentarios 90 lecturas versolibre karma: 96

Esencia oscura

Cuando la oscuridad salió a la luz,
un árbol de Navidad dejó de brillar,
miles de lágrimas dejó caer,
una familia reunida,
los murmullos cogían fuerza,
la esperanza parecía fluir
al igual que la asimilación de
que cualquier cosa podía pasar,
miles de noticias llegaban,
personas sin aliento de un lado a otro.

La vida estaba cambiando,
estaba cambiando la manera de pensar,
la manera de asimilar las cosas,
ya nada era igual.
Ya no había sonrisas verdaderas
ni lágrimas de felicidad,
tan solo una máscara para que el héroe no se ausentara,
tan inocente flor llena de oscuridad,
sus inmensas ganas de que todo pasara,
su inocente mirada sin saber nada,
con ganas de vivir y volver a su naturaleza.

Si supiera la maldad que recorre su cuerpo,
no querría estar donde está,
pero lo que no sabe es la falta que hace,
es como la medicina que le hace falta al enfermo,
como el agua a las plantas,
como la comida a los humanos o
como un ABUELO a sus hijos y nietos.
15
5comentarios 116 lecturas versolibre karma: 97

Qué esperas...

Ya sé que dices que soy una intensa
que me rompo casi sin tocarme
y me recompongo saliendo ilesa
de lo que me hace derrumbarme...
pero qué esperas de alguien que le gusta levantarse escuchando a Izal mientras abre la ventana y se despejan todos los miedos de la noche anterior.
Pero qué esperas de alguien que le gusta hacer trayectos largos en el tren consigo misma.
Pero qué esperas de alguien que no comprende que el amor bueno es el que te hace daño.
Pero qué esperas de alguien que quiere querer tan fuerte que no haga falta decirlo en voz alta porque se siente más un susurro que un grito.
Pero qué esperas de alguien que se pinta los labios y luego se lava los dientes .
Pero qué esperas de alguien que es despistada hasta decir basta.
Pero qué esperas de alguien que tira todas las mañanas el vaso de leche porque es demasiado pronto para ponerse las gafas y ver con claridad todas las cosas que a veces están a oscuras.
Pero qué esperas de alguien que lee y escribe poesía cada vez que la vida le da un respiro.
Pero qué esperas de alguien que lee el horóscopo semana si , semana también.
Pero qué esperas de alguien a quien le gusta el chocolate con galletas de chocolate.
Pero qué esperas de alguien que sigue buscándose en la estación donde se perdió una vez y aún no se encuentra ni se encontrará.- Ya no eres la misma, amor.- me digo.
Pero qué esperas de alguien que no quiere sumar besos sino multiplicarlos y elevarlos hasta ese techo que ninguno podemos tocar , cielo.
Pero qué esperas de alguien que piensa que nada tiene que hacer la poesía si no han visto sus labios.
Pero qué esperas de alguien que quiere llenarse de deseos hasta las pestañas.
Pero qué esperas.
Dime qué es lo que esperas.
5
1comentarios 44 lecturas prosapoetica karma: 49

Deseo

Primeramente tendría que hablar de esos versos estrellados que algún día se hicieron pasar por besos en un papel , donde ninguno de los dos terminamos de ser protagonistas.Una vida de cine.Un amor de película. El aplauso que precedía a la oscuridad.Apagamos las luces.Corremos hacia la puerta y cerramos de un portazo encerrando en un grito todas las poesías atrapadas entre sábanas o labios cada noche.

Tendría que hablar de todos esos motivos que fueron alguna vez el ritmo de nuestros corazones.silentes.como tu y yo después del cansancio que nos llevaron los reproches y que después fueron perdones.

Te voy a explicar las veces que miré tu camisa favorita, lago Tahoe ponía.Y podía leer de memoria tus ojos cuando algo no iba como esperabas.

Aunque para esperar , la que finalmente esperaba era yo.

Esperaba que provocaras cualquier gesto , mueca , seña , guiño para descifrar lo que querías decir pero nunca dijiste.

Y decido darme la vuelta esperando a que sigas detrás mía ,a que sigas las huellas que un día intenté dejar en tu vida y que borrabas con cada zancada tuya a algún lugar que no me llevaste nunca.

Y desapareciste como una estrella fugaz .

Y entonces pedí un deseo... No volver a esperar a alguien que no me espera nunca.
10
3comentarios 94 lecturas prosapoetica karma: 99

Lo que no existe

Hay algo triste
en lo que no existe,
un fugaz recuerdo
de una luz dorada,
un salón de baile
de la Rusia Blanca,
y entre dos amores,
la estepa siberiana.

Hay algo triste
en lo que no existe,
una cohorte dorada
de yelmos bruñidos,
y blancos pendones,
y al galope,
Juana de Orleans,
que marcha a la muerte.

Hay algo triste
en lo que no existe,
humo de Ilión,
polvo de estrellas,
y Venus Afrodita
mirando sorprendida
su mano de la que, como rubí,
fluye el Icor de una herida.

Hay algo triste
en lo que no existe,
¿Qué misterio habrá
en lo insondable
del alma de lo que no es?
¿Puedes decírmelo , corazón,
antes de que se pare tu andar
en la ominosa muerte?
leer más   
11
2comentarios 117 lecturas versolibre karma: 79

Mi coraza de mar...

Me voy a hacer una coraza
de arena, nácar y olor de mar,
para soportar las noches frías,
las mareas de palabras,
las palabras que marean...

Me voy a hacer una coraza,
para ser fuerte, dura, fría,
para abrigarme por las noches,
luchar en los días,
y que el olor de mar
me dé calma...
a mí... y a mi alma...
leer más   
11
4comentarios 152 lecturas versolibre karma: 54

Mujer

Hoy quiero guardar tiempo de silencio,
por las almas buenas,
que hoy ya no están.
Esas que ni tumba alcanzan y penan,
en la eternidad.
Recibieron rosas entre golpe y golpe
y tal vez un beso.
Fueron engañadas por las risas bellas,
genuina mentira.
¿Y cómo es posible que quien dice amarte
te pueda dañar?
Miedo que consume, tras un puño rudo
que causa dolor.
Terror tras los gritos y agresión que escupe
tan solo terror.
Amenaza infame que cierra tus puertas
y tira la llave.
Que corta ilusiones,
deseos,
la vida...
¡Eso no es amor!
El amor es viento apacible y bello,
que besa y abraza,
que te ve preciosa, que te quiere libre,
feliz y triunfante.
Ese sentimiento no puede dañarte,
es lo más sublime que puede arroparte.
Y puedes confiar en quien te respeta,
protege, valora y te da un lugar:
el lugar perfecto, el más importante.
El hombre que te ama comparte tus sueños
y te hace vibrar,
es tu luz etérea y cuida de ti,
como el gran tesoro que pueda tocar.
Mujer, eres luz.
Mujer, eres fuerza.
Mujer, eres vida.
¡Atrévete a ser!
Ámate, mujer.

EPadrón
leer más   
14
8comentarios 99 lecturas versolibre karma: 102

Ancestral

Entre tambores y flautas
que se niegan a callar,
en el edén donde brotas,
la tierra de sacrificios.
Sabor amargo y dulzón
con tinte marrón espeso,
avivas siete sentidos,
los colores y trasciendes.
Valor de tan alta estima,
pueblos Olmecas y Mayas
te llamaron energía.
Caliente viento que arrastra
imperceptibles sonidos,
transporta las tenues voces,
y murmuran...
Sortilegios de pasiones y amores.
El nombre... tu nombre,
por los dioses pronunciado,
vibración de los Baktunes,
inundante, Xocolatl.

EPadrón
leer más   
12
4comentarios 94 lecturas versolibre karma: 85

Felicidad

Tu sonrisa,
la mía,
una mirada,
todo brilla.
leer más   
7
2comentarios 37 lecturas versolibre karma: 71

Visitante

Enclavado en plena selva, escondido en el olvido,
entre silencios y bruma, yace un secreto dormido.
Y las ráfagas de viento, que parece que susurran,
en medio de esa negrura, unas voces, en dialecto.
Las estrellas y la noche, Sol y perfectos solsticios,
que son los testigos mudos, de una verdad ocultada,
subterránea y taciturna, que al paso de las centurias,
se va tornando en leyenda, una ya casi olvidada.
La pirámide se erige, reluce entre la espesura
y en el fondo de su entraña, descansa una pared falsa,
que acorazada en un túnel, parece el mismo inframundo,
señalando con un triángulo una angosta escalinata.
Al final de ese camino, entre jade, oro y rocas,
una humedad invertida, ofrece el magno tesoro,
contiene una hermosa cripta, celosamente guardada,
una lápida de piedra y una gran loza pesada.
La morada en el final de esta vida para un ser,
que fue tratado cual rey, en un palacio real.
En la cámara mortuoria sus restos óseos destacan,
ataviados en esencias, tras riguroso ritual.
El relieve que sostiene, esculpido pulcramente,
en sola pieza tallada.
A simple vista es un hombre con gran penacho y melena,
va montado en una silla con total ingravidez,
luce una cabeza erguida y un peinado flotante,
un cuerpo muy concentrado y una mirada hacia el frente.
Las diestras manos se posan, en sutil actividad,
por demás meticulosa, casi delicadamente.
Los pies viajan relajados, posados sobre su asiento,
que a su vez es protegido por su vasta ingeniería,
en todo su complemento.
Según la vieja leyenda, la tapa muestra su muerte
y la serpiente custodia sus pasos al trascender,
el quetzal es el gran cielo y remata con la ceiba,
el viejo árbol sagrado que resurge de su pecho,
representa su poder.
Pero el secreto resuena desde la gruta del tiempo,
un singular tripulante, que maneja con soltura,
una gran nave espacial, con fuegos de propulsión,
el rey de linaje cósmico, Pakal, el Maya astronauta,
el cosmonauta ancestral.

EPadrón
leer más   
9
3comentarios 64 lecturas versolibre karma: 97

La Muñeca

-¿Te enamoraste de mí?
-(No podría estar más enamorado…)

-¿De estos rizos desordenados,
o de estos lentes anticuados,
que esconden mis ojos castaños?
No logro entender a la gente,
Los rumores invaden mi mente,
Y las cadenas se aferran tan fuerte...


-Dibujo en tus mejillas,
Con la pluma de mi poesía.
Navega en los ríos de tinta,
Seca tus lágrimas con la brisa.
Ya no veo el miedo en tus pupilas...


-Encerrada en esta caja con cinta
¡No quiero ser ejemplo para las niñas!
Ni de la mujer que esta perdida
Porque quieren cintura de avispa,
o vestir para llenar la vista
¿Que no le encuentran valor a la vida?
¿O no pueden sentir la hipocresía?

-Nunca fuiste una muñeca,
Rompe el paradigma que te encierra.
¡Iza la bandera de una guerrera!


Marcame a rojo fuego,
En mis labios y en mi cuello.
Desliza tu luz en mis tinieblas
Que con ternura y paciencia,
Me atrapaste en tu estela.
4
2comentarios 53 lecturas versolibre karma: 46

Arco iris

Atraganta mi boca palabra acusadora,
por el gesto, su gusto, un color que no debía,
mi lengua viperina se atreve, ¡que atrevida!
Y mancha el imponente silencio, delicioso,
con opinión erudita, ¡que opinión! ¿la mía?
La mía, contagiada quizá por la de tantos,
me recuerdo sí, a necios borregos aburridos,
puesto que ha decidido en la rama ser las flores,
y no el fruto alargado, que debía, ¿debía?
Le asigné por un canon, por costumbre,
el azul y no el rosa, ¿rosa dije?
Si ni rosa ni azul es su camino,
irradia blanca estela su sonrisa,
¡y me atrevo a manchar el arcoíris!
Como aquél que está libre de pecado,
seguro – tan idiota – en su arrogancia,
que arrojando la piedra, la primera,
cree que Dios le aplaude en su galaxia.
Más bien, que si la voz suya se oyera,
gritaría a la Tierra estremecida:
'Mirad el infierno, se ha atiborrado,
de almas sabias y soberbias, derruidas'

© EPadrón
leer más   
4
1comentarios 53 lecturas versolibre karma: 64

Azabache

Era, el mar Caribe, su son, su sal,
su figura, un contorno de sirena,
toda ella era el pecado original,
piel azabache, su mirada obscena,
fuego del trópico, néctar sensual,
los labios, al besarme, mi condena,
su pelo era, pura noche sin luna,
¿lo mejor?, su olvido, mi gran fortuna.
10
1comentarios 43 lecturas versoclasico karma: 96

Samsara (XX)

La existencia de nuestra inexistencia
empieza en la nada,
termina en la carne.

Abraza tu calavera,
vive.

Abraza tu cuerpo,
muere.

Abrázate a tí mismo,
r e s u c i t a.



*pintura de Zdzisław Beksínski
**Poema XX de mi primer libro La Mala Sangre
leer más   
14
13comentarios 88 lecturas versolibre karma: 87

Tuyo y mio

¿Qué fue de lo nuestro?
¿Acaso el destino,
con su largo brazo,
nos trajo el ocaso?

Años de querer,
años de unión,
momentos felices,
llenos de pasión.

Noches eternas,
días amargos sin vos,
horas negras,
al decirnos adiós.

¿Habrá sido el hastío,
que acabó con tu amor y el mío?
¿Tal vez aquellos sueños
de que el tiempo se hizo dueño?


¿Cómo llegaron a mi vida
luego de una década
penas desmedidas,
alegrías sesgadas?

Es ahora, cuando sufro
cuando no te tengo,
cuando el viento sopla
y tu calor no siento.

Tiene frío mi alma,
tal vez sea por eso
que sudo al alba
y tiemblo cual llama,
mas tu regreso espero
quizá, para mañana.
leer más   
4
sin comentarios 26 lecturas versolibre karma: 40

Pasan los años dejándonos siendo la luz..... (I)

Pasan los años
dejándonos siendo
la luz
de las farolas
titilantes.

Las paredes guardan
luz de sombras.

En sus recovecos
duermen los recuerdos
de quienes fuimos.

Pasan los años
dejándonos siendo
la obscuridad
de las farolas
fundidas.

Nacemos.... Morimos....
bajo sombras,
se mueven con
el ocaso dormido
antes de la
incabable despedida.

Así....

  pasan
los
daños..
leer más   
5
sin comentarios 13 lecturas versolibre karma: 71

Vida

Desluzco, destrucción, sin almas,
de quien juzga la vida y la muerte,
de quien todo mal arde en infamas.
Alimento del que instruye
la naturaleza del odio al ser de camas,
un ente blanco, débil, inocente,
que termina fulminado, largas tramas.
Hoy finaliza todo, abre esa puerta,
esa que tanto me sueña, me llamas.

© 2018 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
5
2comentarios 24 lecturas versolibre karma: 86

Desilusión

Y como siempre, terminé con el rojo en trizas,
Mientras imaginaba que de mi te reías,
En este gris día, terminé engañado,
Terminé, como costumbre, triste y desolado.

Siempre es la misma trillada historia,
Sólo que la actriz constantemente cambia,
Así que no, ¡No has destruído mi ser,
Puesto que a desilusiones me acostumbré!

Y me llenaste de esperanza, de júbilo,
Y no satisfecha continuaste tu ardid,
Seguiste con aquel acerbo infundio
De que me amabas, de que era todo para tí....

¡Y que ojalá que el mundo te venga encima!,
Así como en este momento me pasa;
¡Y ojalá, como yo, te llene la corajina!
Cuando sepas, que no sólo tú das ilusiones vacuas.

¡Y que el llanto de Luna llene tu almohada!,
¡Y ojalá que tu atrición sea ignorada!
Ojalá... ojalá algún día aprenda,
Que de nadie jamás esperar algo deba...

¿¡Porqué si yo de esto ya conocía,
Al amor iluso de nuevo me entregué!?
¡¿Porqué tontamente te creí distinta?!
¡¿Porqué de nosotros miles de historias pensé?!
Historias donde tu fútil cariño no extiese....

Me acostumbré tanto a la desilusión,
Que su antónimo ya no reconozco;
Tanta frívolidad que mi estrés no mereció,
Me acostumbré tanto.... Qué ya en nadie confío.

-Donovan García.
leer más   
3
sin comentarios 28 lecturas versoclasico karma: 43

Érebo (III)

He recogido mi cadaver de la piscina.

Se me ha escurrido entre las manos,
como las lágrimas cuando no saben cómo amarrar sus vísceras en un llanto de desgracias.

He recogido mi alma del lago Cócito pero se ha escurrido raudo hacia el Lete,
se ha alejado mi cuerpo hacia orillas del Flagetonte,
alimentando las lágrimas del Aqueronte.

Lo poco que ya queda de mi ha ido esparciéndose por el Estigia
hacia ninguna parte
mientras Caronte trataba de salvarme.

**Poema III de un libro en el que trabajo, Bestiario de lo Inerte
leer más   
2
sin comentarios 20 lecturas versolibre karma: 14

Fuego Fatuo

Asida va de la gracia la desgracia; la ruleta que impulsa los dedos del destino desmentido en la ilusión de su carnaval...
Una máscara dispuesta en la faz ajena. La canción repetida de las malditas faenas.

Un beso que hace un lustro, abrazaba, y hoy, sólo besa a sus espaldas. Un abrazo comprometido con el sueño del nunca despertar; del silencio que llora mientras su alarido se ríe en la gota desdibujada del desencanto ancestral.

No predice siquiera la noche, pues imposible es tejer presente y girar rueca en reversa, ni desnuda al día su profecía cuando no desea el discurrir de las cortinas... La pólvora aún tibia, impregna de injusticia a la convocación de un joven relicario. Húmeda le va la causa a causa de sus tristezas; tristezas antiguas bajo esa nueva cera... que no menguan; que derriten la verdad breve al calor de la lupa convexa...

Es el daño, el ignorado. Su recriminar es la posesión de lo despreciado. Es la lluvia que no era nube y la melodía ayuna de nota. Es arrancar a golpe puro, el afiche numerado del almanaque y suscribir con tinta, las piezas sueltas a los hechos de la compartición viril con aquellas Dulcineas a sus horas solas...

Es añorar, tornarse en coraje para acallar sus ojos entrecortados de nostalgia. Invocar en la melancolía todos y cada uno de los nombres; de los rostros del alguna vez, su delirio cercano. Apagar la prohibición y prender incienso en lo profundo del lecho obscuro... concentrar su combustible y consumirse en la única almohada rota a mordidas de promesas; de recuerdos. Recuerdos de desencuentros leales y encuentros fallidos. Recuerdos que arañan, rogando a cada ser sublime de su tiempo, ser por no ser ni haber sido... Implorar perdón por no llamar al pan pan y al vino vino... a lo todo comido; a lo todo bebido; a la mascarada que habita dentro de su propio Dèja Vú y desde sus adentros hacia el todo, su todo vivido.

La vigía se estrena. Pretender desapercibirlos arrepiente íntegra la devoción.

Latires...


Alma a pecho tierra
ardiendo en leña verde...
todas las estaciones,
en llamas de su propio
fuego fatuo.





Yamel Murillo



Incisiones.
La mirada sorda©

El Diario de Paloma©
D.R. 2017
leer más   
6
2comentarios 41 lecturas prosapoetica karma: 79

Lux Populi Δ

Cómo quedarme un esclavo del rostro que siempre vi
Vivo sin miedo y respiro, respeto tus escudos
Dos es bastante te pones a pensar en los demás
Más que tú, sólo estoy de rodillas

Tú eres el yin yo soy yang ahora te pones a llorar
Harto de esto pregunto por qué haces tanto drama
Amar es fácil si entregas tus armas y dejas ir
Iris de luz, tú y yo sin los filtros

Mientras todos ven con sus ojos
Eres mucho más que los colores
Mientes con las formas que muestras
No me ahuyentes no puedes engañar
¡La democracia lo grita ya!

Luces, luces, luces
Luces bien pero ya no eres real
Quítate ahora la máscara

Sabes los puntos que duelen y tienes el mapa
Para destruir por adentro y dejar hueco el interior
Orar no basta contigo, eres el mal disfrazado
Dos es más de lo que soportamos

Mientras todos ven con sus ojos
Eres mucho más que los colores
Mientes con las formas que muestras
No me ahuyentas ni me vas a engañar
La democracia lo grita ya

Tienes un resplandor extraño
Años pasan y tú no has cambiado
Tienes un brillo en la mirada
Tienes magia alrededor de ti
La democracia lo grita ya

Luces, luces, luces
Luces bien pero ya no eres real
Quítate ahora la máscara
2
sin comentarios 13 lecturas versolibre karma: 30

Desposada

Llegas
próximo a la mañana...
De tu piel,
inmenso ámbar de luz,
se inviste tu imponente sensatez...
respiro de ella
el remanso
que le prodigué
la leve brisa nocturna.

Una vida transcurrió
bajo el estrépito
de las lluvias tormentosas
y la siega
por parajes dorados,
alcanzándonos
la dimensión,
las almas
al pulsar
de las manos extendidas…

Mas basto
fue el instante
a los lustros de voces ajenas
reconociendo entre ellas
tu solo llamado
en la más fiel de mis horas.

La incondición de un juramento
significó el deseo
colocado en mi sien
como guirnalda del vívido sueño…
dejaste sobre mi blanco velo
rosas de esperanza.

Eres bondad que adopto;
el sí por siempre;
la palabra, la cimiente…
el credo mutuo.
Eres todo amor.
Lazo inquebrantable.
Eres el amor mismo:
el Infinito mío.

Sonrío a través tuyo
el vivir de la alegría plena
de quien puede ver el Sol
sin cegarse siquiera
y admirarle devota
entretanto le ama.

Desposada
con la verdad de tu aurora
me veré ataviada
en el éxtasis de tus rayos,
cuando fundido sobre mi mar
te ocultes lento...
Tu calor, tara de mil valías
y tú, mi Océano Esposo,
permaneceran conmigo...

Para entonces,
vestirás de Luna
en el lecho nupcial.

Unida te iré
con sortija de fuego
en el abrumado
sigilo del alma.

Tras aquella,
nuestra primera noche
seré
la perpetuada en ti
en eterno ciclo.
Al final
de toda noche que cae;
al filo de todo amanecer,
podré así, amor…
contemplarte de nuevo.


Yamel Murillo


Amantísimos©
Las Rocas del Castillo©
D.R. 2017
10
7comentarios 84 lecturas versolibre karma: 96

Cadaqués

La luna en tus ojos,
tu pecho en mi mano,
arena en tu piel,
sabor a verano.

Mirada brillante,
y yo, ilusionado,
el sol perfilando
tu cuerpo dorado.

Y fue de repente,
la tarde, al ocaso,
sentados de frente
al Mediterráneo.

Tormenta en tu pelo,
el viento temblando,
locura en el mar,
el cielo un relámpago.

Las nubes que lloran,
se esconden los astros,
mi luna y tu estrella
dos cuerpos mojados.

Llora Cadaqués,
amor acabado…
Un beso en mi boca,
¡Adiós! en tus labios.
14
7comentarios 93 lecturas versoclasico karma: 104

Eros

Ya llegó, es tiempo de aceptar el silencio
Mírate en espejos: escapar en sólo un flash
Me lanzo al mar, abismo
El vacío nos engendró

Vivimos por amor al arte
La potencia de crear
Sentimos dolor, es tan divino
Eres mi chispa original
(Y yo soy tu esclavo)

Puedo ver oscuridad
Conozco rincones que ocultas
Y no me voy. Me quedo aquí
Para sufrir toda tu maldad

Vivimos por amor al arte
La potencia de crear
Sentimos dolor, es tan divino
Eres mi chispa original
(Y yo soy tu esclavo)

Ya no conozco las certezas, moral individual.
Los objetos se hacen pesados
Soy un hijo de la luna para ti,
Quiero estar a tu lado en las buenas y malas

Vivimos por amor al arte
La potencia de crear
Sentimos dolor, es tan divino
Eres mi chispa original

Vivimos por amor al arte
La potencia de crear
Somos dolor, es tan divino
Eres mi chispa original
(Y yo soy tu esclavo)
10
2comentarios 70 lecturas versolibre karma: 92

Duelos

La vida defiende a la vida
aunque la persigua la muerte
paciente, como fiera al acecho
para ensartar sus colmillos

Orgullosa de tantos triunfos
alardea con poderío de sus gestas
imponiendo su bandera y nombre
a los intrusos del universo

Duelos de almas pintados
derraman lágrimas y sangre
pero como flores de primavera
renacen burlando la muerte

La vida defiende a la vida
aunque la persiga la muerte
la muerte solo vecen batallas
la vida gana la guerra
leer más   
13
12comentarios 103 lecturas versolibre karma: 94

Fuiste

Fuiste, el acorde de una nota,
tan fugaz, como lágrima que brota
y resbala en la mejilla,
o en fontana tenue gota
que en su caída se disipa.

Fuiste, una pompa de jabón,
tan etérea, como dientes de león,
como el halo de una estrella,
o el brillante resplandor
de una noche de Perseidas.

Fuiste, una nube de verano,
tan sutil, como efímero vistazo
de una mirada furtiva
que derriba de soslayo,
fuiste, una llama en la cerilla.

Fuiste, un volátil parpadeo,
tan breve, como un bello pestañeo,
espuma de ola en la orilla,
un suspiro que hace eco,
fuiste, y ya no eres, una eterna caricia.
13
8comentarios 83 lecturas versolibre karma: 101

Sexo de corazón

No me digas qué quieres
Actúa en consecuencia
No pienses las consecuencias
Deja que salga de ti

Responde ante el impulso
La vida debe seguir
El flujo ya no se detiene
Falta el inicio y la muerte

Yo quiero tu corazón
Lo quiero de corazón
Olvida las corazas
Navegas en mar de azar

Como una colmena del universo, como
La fobia al progreso y al mar
Que habita nuestros cuerpos, como
Una llama que nos llama

El tiempo nos rompe tan lento, suena
En espacio intersideral
Los brazos se convierten en alas, suena
A holograma de sabores

Yo quiero tu corazón
Lo quiero de corazón
Olvida las corazas
Navegas en mar de azar

Si quiero tu corazón
Lo quiero de corazón
Olvida mis corazas
Navega solo en el mar

Lanza tu disfraz al abismo
Tus escudos de amor
Deja que entre para siempre
Para que nos eleve

Yo quiero tu corazón
Yo quiero de corazón
Lo quiero de corazón
Olvida las corazas
(Navegas en mar de azar)
leer más   
4
sin comentarios 31 lecturas versolibre karma: 53

Mi madurez

No soy hoja en blanco
ni cielo sin nubes
ni carretera sin curvas
soy aire consumido
que reside en mi equipaje
a veces liviano como la brisa
otras pesado cono el plomo

Mis soles han curtido mi piel
mis lunas teñido el pelo
aún mis estrellas
continúan
susurrando canciones

No soy vestido a estrenar
ni hojas sin otoños
ni escrito sin tachones
soy copa medio llena
a veces de agua que calma la sed
otras de vino que embriaga

Mi vientre ha dado sus frutos
mi boca risas y lamentos
aún mi vida
se viste
con ojos de colores
leer más   
11
8comentarios 83 lecturas versolibre karma: 82

Nuestro símbolo

Más sagrada que lo sin nombre,
inmaculada siempre te debo,
como hoja que mira a quien le encuaderna.
Cuando decides que tu cuerpo
me bese antes que tu alma,
nuestro amor forma una simbiosis interna.
Tus dedos desgarran mi corazón
como arañas mi piel,
dejando la huella de quien me gobierna.
Aprietas los labios,
masticas todos mis poemas
cuando te los susurro de pierna a pierna.
De un mundo a otro
ya no existe el espacio-tiempo:
te entrego a Dios en una sonrisa tierna.
Día a día hay batalla en mi origen,
¿cómo desposarte conmigo cada mañana?,
ni aunque me muera en lo que invierna.
Gritas para blasfemar al cielo
lo que un hombre te hace por dentro:
entregarte mi luz eterna.

© 2018 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
8
8comentarios 70 lecturas versolibre karma: 82

Dolor Esclavo

En tu dolor reside vida
vida que reclama alientos
de esperanzas y sacrificios
tus ojos se visten de brumas
y de dolores tu boca

Te miras en el espejo sin rostro
amarrado a mi mano
mano que sostiene un suspiro
con la ligereza de una pluma
con el abrigo de una caricia

Inmerso en ese mundo
de noches envueltas en lobos
arrastras tu débil huella
que se desvanece
entre gotas de sudor y sangre

Y al oído susurro tu canto
ese canto
para que alces el vuelo
ese vuelo
que pintará de libertad
tu cuerpo y alma
leer más   
6
6comentarios 53 lecturas versolibre karma: 75
« anterior1234544