Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 56, tiempo total: 0.021 segundos rss2

Hipérbole

El amor que te prodigo, es tan intenso como el poder de los Ángeles deteniendo los cuatro vientos...
No sé, no, no sé, cuándo te empecé a querer, porque mi intuición dice que fue antes de saberte...
Lo que yo sentí al tocar tus labios con mis dedos fue como rozar el dulce azúl del cielo y olvidé mis miedos...
Tus caricias me trasladaron a otra dimensión, trepada en el Halley y se me olvidó toda confusión...
Tu mirada me hace sentir como la belleza encerrada en la sonrisa correspondida de un alma extraña... Cuando besaste mis labios y mi rostro por primera vez, descubrí que sobre aguas quietas se desvanecía toda mi altivez...
No miraré a otros horizontes mientras tú estés aquí o en el Oriente o colgado de la estrella Cor-Carolí...
Y he pensado que es más fácil que la sal del mar pierda su salinidad, que yo dejar de encontrar en tu voz infinita serenidad...
He decidido hacer un pacto con mi corazón, solo a ti te tengo y no dejaré de amarte hasta que resucite el mar muerto...
Y el sonido de tu imagen la tendré presente hasta en mi sombra aunque los lirios de la media luna desfallezcan en la penumbra...
En mi corazón habitarás, aunque de respirar dejara, están estas mis palabras que dejarán huella como el viento forma dunas en el Sahara...

Letizia Salceda,,,
leer más   
19
6comentarios 68 lecturas versolibre karma: 122

Poesía

De a pocos
los sueños
me han empujado
al abismo
de la poesía
donde vengo
cayendo
con la ilusión
de ver
en el fondo
mi vida entera
leer más   
16
sin comentarios 74 lecturas versolibre karma: 89

ᖴᒪᗩᑕO

Creía tener un flaco adherido a la costilla de la que yo misma provenía, formando parte de su propio cuerpo...
Me figuraba siendo la gota de saliva resbalando de su boca, descendiendo de la mía hacia mi cuello, las todas y ninguna de las veces que nos besamos...
Supuse ser el punzar de un pensamiento retumbando desde su intención hasta su vientre, cuando sus celos desbordaban el dique y era inútil contener la represa de los que él me despertaba...
Parecía ser insuficiente su voz y su respiración agitada para arañar su espalda al otro lado de la línea cuando el ansia nos exaltaba...
Creía tener un flaco en la costilla; fiel al dogma de ser yo; fiel costilla de las suyas...
Lo sentí, tibieza de mi lengua; el soplo dulce en mi oído, cuando su cuerpo se fusionaba tras el mío y galopábamos juntos al calor de los sueños...
Creía tener un flaco adherido al alma; tanto que adivinase de la mueca de mi boca, emulándole; tanto como para sacar la espina de alguna sospecha que se clavara en mi mente, temerosa de perderle...
Creía tener un flaco estepario; pasional; increpante e irracional a la hora de romperme la soledad a golpe del pudor desprendido de sus manos recurrentes, pero al tiempo, total equilibrio cuando despertaba mi corazón a su consciencia con la ternura estrecha de sus brazos...
Creía tener un flaco que contaba sus historias con mi imagen pequeña mientras con sus dedos me destejía confusa para tejerme de nuevo,
en la madeja de su caricia
más profunda...

Creía tener un flaco que me pedía no marchar.

Creí...

El pulsar de mi labio entre sus dientes
y ese denso sabor rojo sal
me despertaron de pronto
a la realidad...

Creía tenerte mi flaco. Creí...

es que,
aquí estás.



Yamel Murillo



Des-cértidumbres.
Las Rocas del Castillo©
D.R. 2017
leer más   
11
6comentarios 139 lecturas prosapoetica karma: 106

Confeciones anochecidas

Cae la noche y junto con ella todos mis ideales.

La neblina insaboreable se mezcla con el vino,

la noche se presta para poemas de amor,

pero vengo a violentarla

así como él violentó mi corazón.

Unas voces desatan debate en mi contra,

el cielo quebrantándose se precipita en mis ojos.

Alboranas cantan su nombre y mi pecho atraviesa trasfondos.

¿Acaso es poco el dolor de su ausencia?

Escaso el vacío en los huecos que dejaron su clavículas.

(Llaves de liberación de lo más oculto yacido en mí.)

¿Acaso por siempre tendré que soportar esta soledad anochecida?

Tan sabio será el silencio que calla sus respuestas

por no verme desesperanzada y derrotada.

Tan ciega seré yo que aún sabiendo la realidad

espero una señal o quizás tu llegada.
12
4comentarios 61 lecturas versolibre karma: 80

Llenarme de ruido

En las noches de silencio total puedo escuchar los zumbidos de letras que no me dejan descansar, despiertan mis pensamientos como una alarma que no deja de sonar.

Anoche mientras trataba de apagar el silencio y llenarme de ruido, comencé a reflexionar del miedo a mis sentimientos. ¡Sí! así es, miedo a mis sentimientos, ese amor que me persigue al cual huyo despavorida.

Sólo había aprendido de ti a saborear lo estrictamente carnal, a entregar los pedacitos de mi piel pero… ¿Qué hay de mí? ¿De mis afectos? no conocía más que el simple tacto. La respuesta estaban en unas evidentes palabras ‘’Comprar, comprar, usar y botar.’’ Algo que no se podía negar y de la cual eres un experto.

Sabía que estaba contigo pero sin ti, podíamos compartir mil cosas pero involucrar los sentimientos era un grave error, quizás a eso te referías a las veces que no me entendías, rompías y pedías empezar desde cero. Y se volvía cada día un espejismo en consumir el amor sin el amor.
leer más   
4
sin comentarios 76 lecturas relato karma: 43

Retratista

Tragando sentimientos
Empobrecidos viejos cuentos
De simples y audaces recuerdos
Martillado un locuaz verso
Aquel, partido en letras muertas.
Lejano dice sentirse el retratado
Oscuro y triste, un adiós perpetuo
Constante memoria frágil
Inmortalidad de un ser opaco
Renacido en imágenes, fotogramas blanco y negro
Un solo destello,un flash de cámara
Movimiento facial transitorio
Quedando para siempre en forma
Cien pesetas a la basura
Carlitos! No te muevas ...

FransisDeAquí ✒
leer más   
12
2comentarios 86 lecturas versolibre karma: 118

Pájaros de papel

Arranqué mis ilusiones y las tiré al mar,
y nadaron entre el viento frío;
la densa lluvia, y la cruenta realidad
hasta darse de bruces con el invierno prometido.

Se ahogaron en tinieblas, y antes de llorar,
pecaron como nunca en el lejano río;
de vasto caudal, cruenta tempestad
hasta morir en las garras del duende entrometido.

Remontaron el vuelo, y antes de zarpar
sus alas blancas nacieron en el calor del estío;
y el sol caliente, y su fulgor y oquedad
hizo volar un pájaro, de papel revestido.
leer más   
11
4comentarios 58 lecturas versoclasico karma: 94

Nombre Completo (Capuleto).

Solo consigo soñar
Contigo sin despertar
Recordando el azar
En un mundo ideal
Quisieras imaginar
No morir jamás
Entre tus brazos abiertos
Como aquellos Capuletos
Defendieron el tiempo
De un amor violento

Julieta viviendo sin final
Venenos del sentimiento
Balcones de largos cabellos
Oh mi Romeo!!!
Cuanto te quiero, mi Montesco
Un solo verso,que dicen sincero
Olvidas pues las desdichas
Si las canta Keith Richards

Nunca fueron verdaderos
Los enemigos complejos
Caóticas canciones
De juglares burlones
Y como termina la copla?
En un bar de copas
Resaca de garrafa
Traerme veneno mejor!
Que las historias son mejores
En años de lejanas memorias
Creo que llaman historia
A relatos de pasadas menciones
Ni Capuletos, ni Montescos
Fueron mortales sus cuerpos
Como sus nombres,eternos...

DÓNDE ESTÁS POEMA. FransisDeAquí ✒
Derechos reservados
leer más   
9
2comentarios 91 lecturas versolibre karma: 93

Un paso

Sólo las letras pueden apagar estos sentimientos tan putrefactos que desplaza mi ser,
irradio energía negativa y divago entre pensamientos inquietos,
la soledad es una eterna compañía bastante maligna que ahoga mis buenas intenciones.
¿Qué hay de mí?
sólo pedazos rotos de lo que pudiese ser: yo.
Entre sosiego y falta de virtudes, voy entre caminos rancios,
caminando entre vidrios rotos con los pies descalzos.
caminando desnuda entre las multitudes,
gritando en silencio ocultando la tristeza.
A veces soñamos ingenuamente el futuro e idealizamos fantasías estúpidas, aferrándonos a la fe sin medida de una buena vida ,
mientras caemos en el abismo de la realidad siendo aplastados por el pasado.
¿Qué hay de mí?
Una perra voraz de sentimientos e ilusiones,
de letras canallas y mártir de los recuerdos.
Mi existencia se hace trizas y me voy desvaneciendo en las llamas del olvido,
me siento y espero, tomo aire y me pregunto ¿vale la pena escaparse de todo esto?
Estoy cansada de ésta hostil realidad,
hoy me siento y...
Sólo me espero.
leer más   
4
sin comentarios 64 lecturas relato karma: 63

Espejismo

Más allá de mi vista
triste, pobre y miope
tras el sofocante vaho
bajo el reseco sol,
mis ojos ardidos
vislumbran apenas
el Espejismo

Guardián oscuro
que vio tu reflejo
en los años idos.
Hoy es mil astillas
luces minúsculas
constante memoria
de perdido candor.

Destellantes agujas
mínimos fragmentos
de cristal estallado.
Que un porvenir
otrora reflejaban
ora incrustados
en mi pie desnudo,
herido, sangrante.

Al filo de la cordura,
vuelvo a pasado
veo fotos deslavadas,
la tierra del nunca jamás
donde hadas soñaran
con nubes rosadas
de intoxicada alegría
¡perdido reflejo!

Del aire límpido
sin aquellas otras
oscuras miradas
que mis pasos siguen
calumnian mis palabras,
añoranza infinita
de diáfana ilusión.
Utopía ¿qué fuiste?
¿vulgar engaño,
absurda certeza,
perversa evasión?
leer más   
16
3comentarios 97 lecturas versolibre karma: 103

.Roma

Y que lejos se nos quedó
aquella habitación en Roma,
o esa otra con vistas al mar.

Esas ganas de construir
aquella historia de amor perfecta,
esas ilusiones que desbordaban
cada vaso que poníamos en la mesa.

Esa sonrisa de la que
no seré
partícipe más,
demasiadas de tus lágrimas llevan mi nombre
y ni una de ellas me merezco.

Porque te rompí,
pero tu me deshiciste.

Y es que no era el momento amor,
para crear historias duraderas.

Pero siempre será nuestra pequeña
e infinita historia,
de como nos construimos
en nuestra habitación en Roma.
15
5comentarios 85 lecturas versolibre karma: 89

Ambos hemos tratado

Sé que has tratado de olvidarme,
que te has querido otra vez enamorar,
que has prohibido a tu mente traerme,
y a tu corazón que intente por mi suspirar.

Sabes que yo también he tratado,
en las noches doy vueltas en la cama,
pero tu recuerdo se me ha rebelado,
no quiere que borre al ser que mi alma ama.

Sé que lo intentamos mil veces,
y en todas terminamos cada vez peor,
no dejamos de lado las estupideces,
y la inmadurez está dominada por el temor.

He pensando mucho en los detalles,
es muy triste saber que aún, un ser se adora
que siempre seremos un amor que estrelles,
y con tolerancia que el tiempo devora.

Dos seres que se aman a placer,
donde el tiempo no lo ha dejado perecer,
aunque los caracteres agoten la paciencia,
aún estará el recuerdo añejado en arrogancia.

Orgullo, vanidad y arrogancia,
inmutado en nuestra existencia,
atada al dolor y apegada a piezas,
que formaron algún día un rompecabezas.

Las letras de mi alma.
10
sin comentarios 65 lecturas versolibre karma: 92

Las alas rotas del amor

Aquí estás,
envuelta en sueños,
abrazando el infinito
con la sonrisa perenne
y la mirada exultante.
sintiéndote libre
con las alas del amor.

Pero un día descubrirás
que tus pies no se elevan,
que tus ojos se sumergen
en el temor,
y tu espacio se cierra
como una mano encogida
que quiere golpear la nada
porque no pudiste
mantenerte al ras del suelo
y depositaste
excesiva confianza
en las alas rotas del amor.
leer más   
13
sin comentarios 101 lecturas versolibre karma: 79

Las ilusiones no se manchan

Carlitos disfrutaba jugando al fútbol y siempre salía al campo a ganar. Todos en el equipo compartían la misma ilusión.
El balón rodaba por el campo y aunque la mañana estaba fría, los ánimos iban caldeándose. Algunos padres, descontentos con el árbitro, pronto empezaron con gritos e insultos.
El balón entró en la portería, y del equipo contrario gritaron... ¡GOOOOL!
Suficiente para que varios padres se enzarzan en una fuerte discusión, que acabó en una batalla campal, mientras los niños asistían atónitos y avergonzados a la escena.
De vuelta a casa, Carlitos lloró desconsoladamente, jurándose… que nunca volvería a jugar.




Microrrelato de 100 palabras, publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2017/09/17/escribe-tu-relato-de-septiembre-iii-con-g
3
1comentarios 52 lecturas versoclasico karma: 40

Te Necesito

Si pudiera decirte
que mi alma siente frío,
poder hablarte de lo mío.
Para decirte lo que siento
que mi corazón
sin tu vida está deshecho,
que te necesita para hablarte
de mi amor.

Si supieras alma mía
que esta vida
me lastima y hiere
que sin ti el corazón
poco a poco muere
que me haces falta,
te necesito para vivir.

Sólo para estar contigo,
este corazón mío muere
un segundo sólo para gritarte
que necesito de tu amor.

Yo sé que es imposible
lo que mi ser quiere
que lentamente
la ilusión se muere,
porqué necesito
de tu aire para sentir.

Así la vida se va,
esperando que el tiempo
pase y la vida se agoté.



MMM
Malu Mora.
leer más   
12
5comentarios 84 lecturas versolibre karma: 72

Sólo aire entre los dos

Sus piernas, tus deseos, las promesas...

Ya veréis qué rápido pasa el tren
y se acerca la fría memoria,
a soplarte al oído,
que hace ya tiempo
que ella te olvida.

Sus piernas, tus deseos, las promesas...

Lo que tenga que ser, será.
Y lo que no, también.

Todos hemos aprendido
a vivir
con lo que no es.
23
11comentarios 163 lecturas versolibre karma: 81

Quiero

Quise darte un presente
y ya no estabas.
Quise quedarme con tu olor
y ya no lo hallé en el aire.
Quise vestir tu mirada en mi sonrisa
y ya había cambiado de página.
Quise parecer ida
y ya era tarde.
Quise cobijar tus días
y ya lejos de mí estaban.
Quise abrazarte por la espalda
y ya se había desvanecido.
Quise transcurrir mi estancia en tú voz
y ya era invierno tú silencio.
Quise contemplar cada latido de tú corazón
y caí en cuenta de mis delirios.
leer más   
3
2comentarios 134 lecturas versolibre karma: 96

No has vuelto...

No has vuelto, porque siempre estuviste en cada paso y en mis manos que escribieron los versos de amor que nunca, cobardes, nos amamos…
Y no nos amamos porque así fue la historia que siguió de largo y que en una brisa nos rozó la cara para ilusionarnos sin poder mentir…
Ilusiones de papel tal vez, de una poesía que nunca rimó y siempre le falto el verso de inicio para culminar…
Y esa poesía escrita en el alma sin poder salir, que desborda de letras sin ordenarlas por miedo a perderlas al morir de amor…
Y cuantas letras para una vida de Te quiero que se vuelven Te Amo y que el tiempo las transforma en Yo también para consolarnos hiriéndonos siempre un poco más…
Y esa poesía a la que le faltó un verso, se queda en letras sin palabras que el tiempo asesinó por miedo a escribir, a decir o gritar, a amar con el alma abierta y desnuda, y sin pensar… (Lola Bracco)
8
2comentarios 70 lecturas prosapoetica karma: 44

¿Cómo apareciste?

Amo poder encontrarte sin saberlo,
pero no veo el momento,
donde el imaginarte con una camiseta en mi sofá
no sea más, que lo que grita un texto.

Me encanta cambiar, y que me desorienten
pero me aterra la idea de ti
de todo eso que tienes
y que no lo tengas conmigo.

Mentiría si dijera que no adoro notarte
y que prefiero no tenerte cerca
y que no derrumbaría corazas por eso
de ilusionarme sin quererlo.

Y me enamora como sonríes de lejos
pero me odio al saberme que tarde o temprano
nos perderemos
o bien en un historia infinita
o en un avergonzado matiz histórico.

Pero es obvio que la vorágine de mi cabeza no se ordena
y que entre las pocas ideas que concibo como felicidad
te hiciste un hueco,
pero entre tanto disimulo,
disimulo que contigo podría perder la vista
pero nunca perdería la mirada
y esa forma de usarla en tu silueta.

Y yo, que nunca supe redactar
no consigo dejar de escribirte,
y tú, que nunca supe como apareciste
trastocas mis planes de ser un cobarde.
8
7comentarios 216 lecturas versolibre karma: 46

Que no bastó

Que no bastó con tener la seguridad de que éramos las personas que teníamos que ser
ni con saber que ese era el lugar
si no supimos encontrar el momento.

Que no bastó con recordarnos todo lo bien que no nos había ido
ni como nos miramos a los ojos
pidiendo una tregua al desamor
si no supimos arriesgarnos a perdernos por un beso.

Que no bastó con las excusas para acercarnos un poquito más lejos del mundo
ni con dibujarte en el universo de mi papel
si me acobardé al decirte cuanto te pienso.

Que no bastó con explicarnos que se puede sentir más cerca a quien más lejos parece
ni que la distancia solamente es un número
si a centímetros me asusté.

Que no bastó con sabernos que la incertidumbre nos agitaba las alas
ni con sabernos capaces de dejarnos volar juntos
si nos pusimos pies de plomo.

Que no bastó con esa sensación de habernos soñado juntos
ni con los ripios de un texto
que nunca sabremos si interpretaste correctamente
y si todavía nos revuelve el estómago
ese beso que no nos converge
leer más   
4
1comentarios 55 lecturas prosapoetica karma: 40
« anterior123