Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 40, tiempo total: 0.060 segundos rss2

Soneto. Mayo del 68

Yo soy un polvo de amor de aquel mayo
del sesenta y ocho que florecía
sobre la cuna de la rebeldía
y escapaba del clandestino ensayo
de asesinos que echaban su trasmallo
sobre mentes libres que, cada día,
fueron estudiantes en la alegría
de un cuento trasgresor del mes de mayo.

La historia es sucedáneo permeable
de equivocadas palabras y heridas
que se rectifican en otras vidas.

En este escenario tan desmontable
hay medio siglo de luces perdidas
que hallarán su luz libre en otras vidas.
leer más   
6
2comentarios 142 lecturas versoclasico karma: 73

Soneto. Diez de agosto (II)

... Y es así como pudo empezar todo:
lienzos al descanso de un caballete,
pinceles cosidos en ramillete,
pinturas superpuestas de algún modo,
besos de colores -codo con codo -,
atajos de amor sin ningún grillete,
nada de dolor ni nada que inquiete.

A veces, con lo abstracto, me incomodo;
pero no hay nada como un diez de agosto
para aliviar los pesares pasados
e iniciarse en la senda de otra vida;
no hay nada tan sutil ni es tan angosto
como desatar los dedos cansados
del ángel de la guarda,... el que me cuida.
leer más   
4
1comentarios 65 lecturas versoclasico karma: 44

Soneto. Destello de calor

Destello de calor de tanta intensidad
que es proclive a despertar el recuerdo
de un atardecer - de amor -, donde pierdo
la última puesta de sol - de alta densidad -.

El aire se asfixia hasta la inmensidad
y retoma aliento, en el desacuerdo,
de voces que no llegan a un acuerdo
ni por sus lazos de consanguinidad.

Golpes de sudores en cuerpos vivos
que se alimentan de amores altivos
y se despojan de sus camisetas.

Sorbos de agua y goteos expansivos
que se alzan con colores explosivos
en panaceas de las almas prietas.
leer más   
2
sin comentarios 59 lecturas versoclasico karma: 28

Soneto. La ✋ mano maldita

Vengo a ocupar el desdichado asiento
que emana en voces y gestos violentos.
Frustradas mentes que son puro inventos
en cabezas huecas sin sentimiento.

Sujeto pasivo y arrepentimiento
que lastra la libertad de los vientos.
Dolor intrínseco sin aspavientos
en cabezas llenas de sufrimiento.

La ✋ mano maldita que no razona,
que sacude al alma del pacifismo
y convierte en vulgar a la cultura.

La maldita ✋ mano, tan cabezona,
que no entiende lo que es el aforismo
ni sabe lo que es hablar con dulzura.
leer más   
4
2comentarios 45 lecturas versoclasico karma: 50

Soneto. Agua y Danza

La edad - sin vida - que en mi alma emerge
restituye cánticos de esperanza
y construye heráldicos de agua y danza
sobre el test de miel que en mi piel converge.

Mi mente es ofrenda y bucle. Diverge
y destruye pétalos de añoranza
de un sol que huye en sépalos, que no alcanza
las olas sin vuelo que el mar sumerge.

Te espero en la aurora sin más ansiedad
que el arrumaco de nuestras canciones
con la felonía de aire sin brisa.

Te espero en vaguada sin más soledad
que el resguardo de ciertas precauciones
con la melodía de una sonrisa.
leer más   
6
2comentarios 61 lecturas versoclasico karma: 76

Soneto. Muñeco roto

Un amor, que ni es, no correspondido,
me deja tirado en el suelo frío
de una ciudad, castrada en desvarío,
y un dolor que es dolor sin más sentido.

Maniquí sin ropa y sin vestido
me siento al amar a quien no fue mío;
de una maldad, sentada en el desvío,
muñeco roto a quien él no ha querido.

El amor mundano no es romántico
cuando deja a las mentes desquiciadas
o sufre malos tratos de quien fuere.

El amor romántico es romántico
si hay verdad en las almas implicadas
y, sin vejar, demuestra que te quiere.
leer más   
14
6comentarios 162 lecturas versoclasico karma: 103

Soneto. Prosa mora

Cipreses que afloran en prosa mora,
- ovejas de lanas que dan abrigo -,
y versos paridos en miel de aurora
que nos resarcen de alimento y trigo.

Campo de mieses que todo atesora
- lazo nirvana que casa consigo -,
y beso que acorta en la piel cada hora
del tiempo feliz cuando estás conmigo.

Mis pasos de baile siguen bailando.
La última simiente va despeinando
mi ardua cabellera de pelo roto.

Tras el vendaval se va deshilando
pócima hiriente que va pivotando
en el sexo ardiente de cada escroto.
leer más   
13
1comentarios 130 lecturas versoclasico karma: 87

Pude ser yo. (Soneto alejandrino)

Lo que me extrajo, me dedujo y luego me excluyó.
Lo que me dijo, me ocultaba y también me mintió.
Lo que me expuso, me aceptaba y no me consintió.
Lo que me desdijo, me imputaba y me destruyó.
Lo que me atrajo, me sedujo y otra vez me instruyó.
Lo que me distrajo, me alertaba y me presintió.
Lo que me supuso, me redujo y me resintió.

Lo que me inspiraba, me leía y pude ser yo.

En las palabras lúcidas y en las nebulosas
hay entramados que alcanzan a todas las cosas
que son parabienes, pesquisas y pergaminos.

En las mieses que nacen trigos y celulosas
hay contubernio de palabras bellas y hermosas
que dibujan sonetos con son de alejandrinos.
leer más   
17
5comentarios 108 lecturas versoclasico karma: 96

Soneto. Magnánimo

En el andamio de pies, suspendido,
se dibujan las sonrisas del ánimo
y las bocas del amor magnánimo
se ahogan de beso en beso sorprendido.

El aire sopla y sorbe sin sentido
donde empujan llantos de desánimo
y las rocas del calor magnánimo
se abren paso en el paso discernido.

Una corbata aguarda sin armario
la caricia de una mano de seda
y el susurro de una voz bien sincera.

De las bondades nace el emisario
en el festival de amor que se queda
y el placer de amar a quien más nos quiera.
leer más   
4
3comentarios 108 lecturas versoclasico karma: 59

Soneto. Mi barca en vida

Mi barca, en vida, navega implacable
sujeta a vaivenes libres del aire.
Ante cualquier tempestad sigue estable
y no admite bochornos ni desaire.

El río y el mar, con gesto apelable,
la mecen en las olas del socaire.
Remos y velas la hacen navegable
respirando aire puro y más aire.

Se impregna de agua, humedal que desangre
nieves y lluvias que operan sin sable
del nacimiento a la muerte del río.

No hay brusquedad ni más rastro de sangre
que un balaustrado sudor responsable
que alivie a mi barca del sol y el frío.
leer más   
4
sin comentarios 71 lecturas versoclasico karma: 60

Soneto. Catorce y febrero

Éxtasis de amor y pura simbiosis
- de memoria congénita y emotiva -
que, en tardes de sexo, enjuga saliva
y toma esperanza en pequeñas dosis.

Silencios que llegan con sobredosis
- catapultados de pureza viva -
que, en tardes de sexo, al seso reaviva
y torna en lances, tesis y estenosis.

¡ Ay, amor mío !. Catorce y febrero.
Cupido se distrae con los demás
y es porque no sabe cuánto te quiero.

¡ Ay, amor mío !. Por siempre te espero.
Nadie me ofrece ni un abrazo de más...
¡ Sólo tú !,... que eres lo que yo más quiero.
leer más   
7
sin comentarios 93 lecturas versoclasico karma: 68

Soneto. Marcelino, 100 años imprescindible

En el recorrido vital y humano
no todos vimos su filosofía
ni sabemos luchar día tras día
con el puño encerrado en una mano.

Las cien luces que hoy lucen, nunca en vano,
son pura sabiduría y empatía
de una voz que desgranó su porfía
en los clasistas que se dan la mano.

Un sindicato no es algo invisible
ni ha de mecer la cuna en su batalla
porque El Capital no es irreversible.

... Y, si alguien lo tachó de imprescindible,
Marcelino se alzó con la medalla
de hacer sindicalismo más creíble.
leer más   
6
3comentarios 130 lecturas versoclasico karma: 71

Soneto. Globos de insulina

Un manojo de globos en mi mano
necesita un espacio displicente
y una nube despejada, indigente,
necesita un soplo de viento sano.

En tanto si pierdo como si gano,
ya nada podrá ser tan complaciente
como ver tu sonrisa, entre la gente,
emerger por doquier del altiplano.

En un despiporre de "tomatina"
y un subidón de glucosa - de insulina -
estallan los globos en cada esquina.

Narcótico impregnado en cocaína
que haces buen uso de la medicina
sin hacer raya, - de nariz -, ni espina.
leer más   
5
sin comentarios 71 lecturas versoclasico karma: 77

Soneto. Sonajeros y amaneceres

No hay más té ni discurso en mediodía
al entrar en tus ojos sin permiso,
pues como un niño que fui y que quiso
aprender, ... te reté en melancolía.

Tu nomenclatura es mi melodía
y aunque los otros te hagan caso omiso,
yo disfruto el suelo en el que te piso
y en la luz que me regala otro día.

Aspiro amaneceres de funciones
en retablos de música y canciones
que me traen tus recuerdos más sinceros.

Boquiabierto quedo de atribuciones
en los sueños que, sin perturbaciones,
nos agitan como a dos sonajeros.
leer más   
6
sin comentarios 47 lecturas versoclasico karma: 74

Soneto. Estrellas

El volcán de mi alma, sin más abrigo,
se me infecta de lava sin salida
y otro año, que acaba, se muere en vida
esperando el abrazo de mi amigo.
Mi corazón solitario es testigo
de carencia de afecto sin medida
y el dolor, que es más dolor sin herida,
me impregna soledad si no es contigo.
El mundo está lleno de caras bellas
y hay millones de personas buenas.

(Pero...) ¡ Sólo tú me elevas a las estrellas !.

El mundo está lleno de caras bellas
y hay millones de personas buenas.

(Pero...) ¡ Sólo tú me elevas a las estrellas !.
leer más   
15
2comentarios 199 lecturas versoclasico karma: 87

Soneto. Escalera antagónica

Un nevero frío aguarda sin cisma
sobre montañas altas e impávidas
y en alas de quiescentes crisálidas
viajan mis sienes de ungüento sin crisma.

Un retén de río me apresa y abisma
sobre cortinas largas y escuálidas
y en almas de otras almas más cálidas
piensan mis sienes abyectas de un prisma.

Me siento aliviado y condecorado
en el atrezo tan bien dibujado
de esta escalera doble y antagónica.

Me siento aliviado en cada bocado
de boca - y beso sutil, bien besado, -
de esta madera noble y masónica.
leer más   
9
1comentarios 91 lecturas versoclasico karma: 91

Soneto. Gama de color

En un lenguaje de cultura huraña
hay un color que siempre nos incomoda
por ser motivo de la causa extraña
que dentro de un cuadro no se acomoda.

En un vaho que, de cristal, se empaña,
tus ojos no se esculpen en mi escoda
y el viaje fue una vuelta -que no engaña -,
que me dio sorbo de soda y moda.

A cada poro de piel - de piel tuya -,
he olido en colosal gama de color
con besos ceñidos de enredadera.

En cada acervo tuyo- que me engulla -,
he vivido colosal limbo de olor
con besos teñidos de primavera.
leer más   
10
1comentarios 81 lecturas versoclasico karma: 92

Soneto. Siglo XXI, Año 2018

Siglo XXI y alma de anuario.
** Dieciocho **. Puesta de largo adulta
que estrena argumentario en la resulta
del año marxista bicentenario.

Boca limpia y manifiesto palmario
que de tesis y antítesis te indulta
en la cara del capital que oculta
la síntesis culta del seminario.

Roto descosido. Hilo sin puntada.
Libro constipado. Letra apagada.
Bucle sin puntero. Broma pesada.

Reto conseguido. Hito en la mirada.
Dulce enamorado. Tela bordada.
Amor verdadero. Risa ilustrada.
leer más   
11
sin comentarios 157 lecturas versoclasico karma: 108

Partieron inéditos de nuestras vidas

El invierno a llegado a mi vida.
Poco a poco he dado paso al frío que cala en los huesos.
No he podido detener las tempestades.
Porque el tiempo es imperdonable y solo sigue avanzando indolente y testarudo.

No le importa el ayer cuando el corazón brincaba jubiloso en las praderas.
Tampoco le importan mis ojos que retaban al peligro sin medir sus consecuencias.

Ahora solo observo quito al cúmulo de experiencias que se mueven en el vaivén de la indiferencia.

Sobre un pasado que se escurre como el agua de las manos así he solapado la injerencia en mi vida de un montón de gente necia.

Ahora la noche esta cerca de mi vida.
La muerte ronda escondida.
Es su aroma a ocre se pasea ofendida.

No es a mí a quien lleva en sus finos carruajes.
No le teme a la ironía de la parodia.
Nunca le incomoda el presente que se acorta con el transcurrir de los obvios sucesos.

El invierno a llegado a mi vida.
Poco a poco a dado paso al frío que solo cala en los huesos.
No he podido detener las tempestades.
La caricia fría me mantiene despierto ante una realidad que me marchita.

Se fueron.
Seres queridos que partieron inéditos de nuestras vidas.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
26/11/2014.
14
4comentarios 333 lecturas versolibre karma: 56

Soneto. Cortinas de agua

Como dos gemelos inseparables
hemos coadyuvado a este amor intenso
y las horas muertas, las que te pienso,
dibujan relojes insoportables.

Un puñado de abrazos agradables
hemos ataviado de amor denso
y, en ganas de verte, las que condenso,
se enjuta emociones incalculables.

Bajo cortinas de agua nos duchamos
y, alma con alma, nos enjabonamos
hasta en la piel y sien de las retinas.

En caricias de champú nos amamos
y, alma con alma, nos penetramos
en patios de salón y en las esquinas.
leer más   
12
3comentarios 115 lecturas versoclasico karma: 77
« anterior12