Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 843, tiempo total: 0.020 segundos rss2

Fuego Fatuo

Asida va de la gracia la desgracia; la ruleta que impulsa los dedos del destino desmentido en la ilusión de su carnaval...
Una máscara dispuesta en la faz ajena. La canción repetida de las malditas faenas.

Un beso que hace un lustro, abrazaba, y hoy, sólo besa a sus espaldas. Un abrazo comprometido con el sueño del nunca despertar; del silencio que llora mientras su alarido se ríe en la gota desdibujada del desencanto ancestral.

No predice siquiera la noche, pues imposible es tejer presente y girar rueca en reversa, ni desnuda al día su profecía cuando no desea el discurrir de las cortinas... La pólvora aún tibia, impregna de injusticia a la convocación de un joven relicario. Húmeda le va la causa a causa de sus tristezas; tristezas antiguas bajo esa nueva cera... que no menguan; que derriten la verdad breve al calor de la lupa convexa...

Es el daño, el ignorado. Su recriminar es la posesión de lo despreciado. Es la lluvia que no era nube y la melodía ayuna de nota. Es arrancar a golpe puro, el afiche numerado del almanaque y suscribir con tinta, las piezas sueltas a los hechos de la compartición viril con aquellas Dulcineas a sus horas solas...

Es añorar, tornarse en coraje para acallar sus ojos entrecortados de nostalgia. Invocar en la melancolía todos y cada uno de los nombres; de los rostros del alguna vez, su delirio cercano. Apagar la prohibición y prender incienso en lo profundo del lecho obscuro... concentrar su combustible y consumirse en la única almohada rota a mordidas de promesas; de recuerdos. Recuerdos de desencuentros leales y encuentros fallidos. Recuerdos que arañan, rogando a cada ser sublime de su tiempo, ser por no ser ni haber sido... Implorar perdón por no llamar al pan pan y al vino vino... a lo todo comido; a lo todo bebido; a la mascarada que habita dentro de su propio Dèja Vú y desde sus adentros hacia el todo, su todo vivido.

La vigía se estrena. Pretender desapercibirlos arrepiente íntegra la devoción.

Latires...


Alma a pecho tierra
ardiendo en leña verde...
todas las estaciones,
en llamas de su propio
fuego fatuo.





Yamel Murillo



Incisiones.
La mirada sorda©

El Diario de Paloma©
D.R. 2017
leer más   
5
2comentarios 35 lecturas prosapoetica karma: 73

Desposada

Llegas
próximo a la mañana...
De tu piel,
inmenso ámbar de luz,
se inviste tu imponente sensatez...
respiro de ella
el remanso
que le prodigué
la leve brisa nocturna.

Una vida transcurrió
bajo el estrépito
de las lluvias tormentosas
y la siega
por parajes dorados,
alcanzándonos
la dimensión,
las almas
al pulsar
de las manos extendidas…

Mas basto
fue el instante
a los lustros de voces ajenas
reconociendo entre ellas
tu solo llamado
en la más fiel de mis horas.

La incondición de un juramento
significó el deseo
colocado en mi sien
como guirnalda del vívido sueño…
dejaste sobre mi blanco velo
rosas de esperanza.

Eres bondad que adopto;
el sí por siempre;
la palabra, la cimiente…
el credo mutuo.
Eres todo amor.
Lazo inquebrantable.
Eres el amor mismo:
el Infinito mío.

Sonrío a través tuyo
el vivir de la alegría plena
de quien puede ver el Sol
sin cegarse siquiera
y admirarle devota
entretanto le ama.

Desposada
con la verdad de tu aurora
me veré ataviada
en el éxtasis de tus rayos,
cuando fundido sobre mi mar
te ocultes lento...
Tu calor, tara de mil valías
y tú, mi Océano Esposo,
permaneceran conmigo...

Para entonces,
vestirás de Luna
en el lecho nupcial.

Unida te iré
con sortija de fuego
en el abrumado
sigilo del alma.

Tras aquella,
nuestra primera noche
seré
la perpetuada en ti
en eterno ciclo.
Al final
de toda noche que cae;
al filo de todo amanecer,
podré así, amor…
contemplarte de nuevo.


Yamel Murillo


Amantísimos©
Las Rocas del Castillo©
D.R. 2017
9
7comentarios 82 lecturas versolibre karma: 96

Cadaqués

La luna en tus ojos,
tu pecho en mi mano,
arena en tu piel,
sabor a verano.

Mirada brillante,
y yo, ilusionado,
el sol perfilando
tu cuerpo dorado.

Y fue de repente,
la tarde, al ocaso,
sentados de frente
al Mediterráneo.

Tormenta en tu pelo,
el viento temblando,
locura en el mar,
el cielo un relámpago.

Las nubes que lloran,
se esconden los astros,
mi luna y tu estrella
dos cuerpos mojados.

Llora Cadaqués,
amor acabado…
Un beso en mi boca,
¡Adiós! en tus labios.
14
7comentarios 83 lecturas versoclasico karma: 104

Eros

Ya llegó, es tiempo de aceptar el silencio
Mírate en espejos: escapar en sólo un flash
Me lanzo al mar, abismo
El vacío nos engendró

Vivimos por amor al arte
La potencia de crear
Sentimos dolor, es tan divino
Eres mi chispa original
(Y yo soy tu esclavo)

Puedo ver oscuridad
Conozco rincones que ocultas
Y no me voy. Me quedo aquí
Para sufrir toda tu maldad

Vivimos por amor al arte
La potencia de crear
Sentimos dolor, es tan divino
Eres mi chispa original
(Y yo soy tu esclavo)

Ya no conozco las certezas, moral individual.
Los objetos se hacen pesados
Soy un hijo de la luna para ti,
Quiero estar a tu lado en las buenas y malas

Vivimos por amor al arte
La potencia de crear
Sentimos dolor, es tan divino
Eres mi chispa original

Vivimos por amor al arte
La potencia de crear
Somos dolor, es tan divino
Eres mi chispa original
(Y yo soy tu esclavo)
10
2comentarios 70 lecturas versolibre karma: 92

Duelos

La vida defiende a la vida
aunque la persigua la muerte
paciente, como fiera al acecho
para ensartar sus colmillos

Orgullosa de tantos triunfos
alardea con poderío de sus gestas
imponiendo su bandera y nombre
a los intrusos del universo

Duelos de almas pintados
derraman lágrimas y sangre
pero como flores de primavera
renacen burlando la muerte

La vida defiende a la vida
aunque la persiga la muerte
la muerte solo vecen batallas
la vida gana la guerra
leer más   
13
12comentarios 103 lecturas versolibre karma: 94

Fuiste

Fuiste, el acorde de una nota,
tan fugaz, como lágrima que brota
y resbala en la mejilla,
o en fontana tenue gota
que en su caída se disipa.

Fuiste, una pompa de jabón,
tan etérea, como dientes de león,
como el halo de una estrella,
o el brillante resplandor
de una noche de Perseidas.

Fuiste, una nube de verano,
tan sutil, como efímero vistazo
de una mirada furtiva
que derriba de soslayo,
fuiste, una llama en la cerilla.

Fuiste, un volátil parpadeo,
tan breve, como un bello pestañeo,
espuma de ola en la orilla,
un suspiro que hace eco,
fuiste, y ya no eres, una eterna caricia.
13
8comentarios 83 lecturas versolibre karma: 101

Examen (a Sophie)

Naciste un martes, de frío,
aunque el calor de tu ser
cambió mi vida, cariño.
Comenzaste a crecer,
cual pimpollo, a mi abrigo
mil cuidados, mil milímetros.

Siete años han pasado,
siete años, tuyos y míos,
tu infancia, tu principio
para mi el comienzo
de saber que soy padre
para siempre, ¡qué lindo!

Hoy tengo un examen,
Matemática 'A' práctico,
quinto científico.
Tal vez lo salve, tal vez...
tal vez lo dé de nuevo,
cuando sea febrero, amor mío.

Pero lo importante no es eso,
lo que importa es el alivio
que me dieron estos años
de tus besos, tus bríos,
preguntas por doquier
y respuestas que no hallo en libros.
leer más   
4
2comentarios 34 lecturas versolibre karma: 58

Ciudad del silencio

Ciudad del silencio
paz y pena
aires envueltos en recuerdos
huellas del tiempo cubiertas

Tu rutina monacal
despierta con lamentos
de rostros angustiados
miradas ausentes
que riegan el lecho de tierras y flores
con pedazos de sus vidas

Vuelves de nuevo a tu soledad
a la intimidad del secreto
acompañada
de coros de pájaros
cantos de lluvia
tenebrosos vientos

Y en tu seno reúnes
con armonía sutil
multitud de latidos
consumidos por amores

Así, día tras día
año tras año
tus manos siempre abiertas
a recibir almas y cuerpos
del descanso perpetuo
leer más   
3
3comentarios 33 lecturas versolibre karma: 37

Samsara (XX)

La existencia de nuestra inexistencia
empieza en la nada,
termina en la carne.

Abraza tu calavera,
vive.

Abraza tu cuerpo,
muere.

Abrázate a tí mismo,
r e s u c i t a.



*pintura de Zdzisław Beksínski
**Poema XX de mi primer libro La Mala Sangre
leer más   
5
6comentarios 45 lecturas versolibre karma: 75

Azabache

Era, el mar Caribe, su son, su sal,
su figura, un contorno de sirena,
toda ella era el pecado original,
piel azabache, su mirada obscena,
fuego del trópico, néctar sensual,
los labios, al besarme, mi condena,
su pelo era, pura noche sin luna,
¿lo mejor?, su olvido, mi gran fortuna.
5
sin comentarios 15 lecturas versoclasico karma: 67

Mi madurez

No soy hoja en blanco
ni cielo sin nubes
ni carretera sin curvas
soy aire consumido
que reside en mi equipaje
a veces liviano como la brisa
otras pesado cono el plomo

Mis soles han curtido mi piel
mis lunas teñido el pelo
aún mis estrellas
continúan
susurrando canciones

No soy vestido a estrenar
ni hojas sin otoños
ni escrito sin tachones
soy copa medio llena
a veces de agua que calma la sed
otras de vino que embriaga

Mi vientre ha dado sus frutos
mi boca risas y lamentos
aún mi vida
se viste
con ojos de colores
leer más   
11
8comentarios 83 lecturas versolibre karma: 82

Versos

En vuestro laberinto de vidas
gozáis de sombras y luces
de miradas teñidas de ojos
ojos que abarcan el universo

Pintáis de aromas los firmamentos
y los infiernos de oscuridades
penetrando en lo profundo de la caverna
para extraer gotas de diamantes
o tan solo huellas de lodo

No os cubrís
ni los rostros con velos
ni las manos con cadenas
ni las bocas con mordazas
desbordando los latidos
de lloros, cantos y risas

Versos y más versos
del ayer, del hoy, del mañana
con vuestros desgarros y bálsamos
siempre aliviáis penas
consumís cuerpos
desnudáis almas
leer más   
1
sin comentarios 24 lecturas versolibre karma: 20

Nuestro símbolo

Más sagrada que lo sin nombre,
inmaculada siempre te debo,
como hoja que mira a quien le encuaderna.
Cuando decides que tu cuerpo
me bese antes que tu alma,
nuestro amor forma una simbiosis interna.
Tus dedos desgarran mi corazón
como arañas mi piel,
dejando la huella de quien me gobierna.
Aprietas los labios,
masticas todos mis poemas
cuando te los susurro de pierna a pierna.
De un mundo a otro
ya no existe el espacio-tiempo:
te entrego a Dios en una sonrisa tierna.
Día a día hay batalla en mi origen,
¿cómo desposarte conmigo cada mañana?,
ni aunque me muera en lo que invierna.
Gritas para blasfemar al cielo
lo que un hombre te hace por dentro:
entregarte mi luz eterna.

© 2018 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
8
8comentarios 70 lecturas versolibre karma: 82

Dolor Esclavo

En tu dolor reside vida
vida que reclama alientos
de esperanzas y sacrificios
tus ojos se visten de brumas
y de dolores tu boca

Te miras en el espejo sin rostro
amarrado a mi mano
mano que sostiene un suspiro
con la ligereza de una pluma
con el abrigo de una caricia

Inmerso en ese mundo
de noches envueltas en lobos
arrastras tu débil huella
que se desvanece
entre gotas de sudor y sangre

Y al oído susurro tu canto
ese canto
para que alces el vuelo
ese vuelo
que pintará de libertad
tu cuerpo y alma
leer más   
6
6comentarios 52 lecturas versolibre karma: 75

Ya que no estas!

Ya que no estas,
leere tus escritos grabados en mi piel,
como tu mejor libro jamas concluido,
sera el dulzor de tu aroma impregnado en mi conciencia,
sera la quietud de mi corazon por sequia de latidos,
como pueblo sin brisa,
como caminante sin camino,
ya que no estas,
yo tampoco estare.
leer más   
5
1comentarios 30 lecturas relato karma: 57

Deja

Déjame verte,
pero no como se mira lo banal o simple.
Permite que te observe y en ese trayecto,
déjame aspirarte, poseerte.
Hoy te quiero para mí,
para agrandar el silencio de no tener algo que decir.
Deja que los besos, los castos y sucios,
hagan renacer la Nada y el Mundo…
Deja que sea el viento,
que arranca las notas más bellas del saxo.
Porque hoy te escribo,
como cada tarde, como cada noche,
tras línea y espacio, entre punto y coma,
tú mi gran novela,
entre verso y beso…
Deja que mis labios reciten tus poros,
quiero susurrarte las palabras mudas que llaman deseo.
Y seremos libro,
ensayo de un cuento,
y seremos rima, sueño y mariposa,
seremos el todo, en una mirada, cómplice y hermosa,
seremos así el genuino orgasmo, devora-palabras,
un canto, una oda, una carcajada.
Por último deja,
que el tenue suspiro, nos cubra de amor,
en el gran milagro de ser uno mismo.
Y cuando tu nombre celebre mi boca,
brotará un perfume puro, inmaculado, desde el corazón.

© Deja | EPadrón | México
leer más   
16
16comentarios 87 lecturas versolibre karma: 86

El paraíso

Vapor tenue fluye en su contorno,
calima que asfixia en el bochorno,
quedo perplejo
por su reflejo
que yo deseo, por el derroche
de aquella noche.

Imponente emerge en la neblina
tan fogosa ardiente mesalina,
y esculpida en fina porcelana,
a su piel, el sol a la mañana,
le pone el broche.

A esa gran diva turbado acudo,
por contemplar su cuerpo desnudo,
al paraíso
con su permiso,
a aquel emblema de la hermosura,
a su figura.

Pórtico de excesos y pasión,
de la tempestad del corazón,
del torbellino que hay en su pecho,
de tantas noches sobre su lecho
sin más censura.
13
4comentarios 50 lecturas versoclasico karma: 97

En libertad

Encadenados sin cadenas
prisioneros sin prisiones
aves con libertad
flores con fragancia

Casados sin contrato
confesiones sin penitencia
mares con olas
volcanes con erupción

Locos sin remedio
amantes sin mesura
labios con miradas
ojos con besos

Días sin reloj
noches sin frío
música con baile
bocas con risas

Vida sin miedos
vida con alma
vida contigo
leer más   
4
3comentarios 31 lecturas versolibre karma: 54

Salón de baile

Estás con tus amigas
charlando animadas,
detrás de mi compañía,
con tu nerviosa mirada,
entre segundos, te agitas,
tus ojos en mi nuca, descansas,
anhelas abrazarme con prosa distinguida
mientras mi alma me alabas,
sonríes con una elegante bebida,
tus uñas al espejo ovalado, las atas,
seria por un instante, pruebas la pedida,
regresas con ellas, a sus palabras,
sin dejar de contemplar mi envidia
soñando estar a mis historias, amada,
despertando en mis ojos llenos de codicia,
y te marchas de las tertulias mundanas,
cruzas mi camino, mi vida,
me ofreces tu mano tan calma,
cuentas que soy de tu día a día,
me llevas a un mito, me amas,
me huracanas a leyenda elegida,
nos haremos después saga.

© 2018 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
3
1comentarios 18 lecturas versolibre karma: 27

Manos aladas

Cuando la noche
apaga sus velas
la tempestad
a mi puerta llama
entre sirenas y luces

Sumergida en ese mundo
donde la vida
su futuro se juega
con sed y hambre
asida a un suspiro
como cordón umbilical

Torbellinos
de manos aladas
para cuerpos inermes
de rostros sin boca
entre silencios de dolor
y gritos sin voces

En tu seno
vestidos de batas blancas
viven los días sin sol
palpitan
ojos desnudos sin sangre
ojos con hilos de aliento
desbordando emociones

Pero estáis ahí
siempre ahí
vigías, expectantes
entregando vuestras almas
como tabla de salvación
al filo de la frontera
leer más   
14
4comentarios 59 lecturas versolibre karma: 107
« anterior1234543