Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 39, tiempo total: 0.019 segundos rss2

Mamá.

Me recuerdo junto a ti,
saboreando los días.
Sensación de seguridad,
de amor sin recompensa
esperada ni pedida.
Tazón de leche y bollo.
Olor a familia y refugio.

Me recuerdo viendo la vida
a través de tus ojos.
Sabiéndote sabia y dulce.
Justa y enfadada.
Timón, rumbo y guía.
Llevando esta nave
a buen puerto.

Los errores cometidos,
son míos, tú me enseñaste
el camino y me diste la guía.
Pero los pies son míos y
también los pasos.
Los tropiezos y los aciertos,
las subidas y bajadas,
míos.

Y sigues ahí,
siendo refugio y guía,
cuando me siento niña.

Hortensia Márquez ( a mi madre)
oc.2017 - @horten67
13
2comentarios 88 lecturas versolibre karma: 87

Soneto No. 7 "De Madrid al cielo"

Soneto No. 7 "De Madrid al cielo"

La Habana capital de los cubanos.
París ciudad de luz...y Roma eterna.
La gran manzana grácil y moderna
Atenas cuna fue, de ciudadanos.

Condal, la gran ciudad de Barcelona.
de Dios, Jerusalén...Pekín prohibida.
cerveza tiene Múnich por bebida
Lisboa blanca, encierros en Pamplona.

Madrid de la chulapa y su pañuelo;
de muros, fuegos, aguas y bondades
que evocan a un país plural, mestizo.

Madroño en su blazón, azul, castizo
y puertas con canciones sin edades
¡Que sepas que es Madrid! portal del cielo.
leer más   
2
2comentarios 40 lecturas versoclasico karma: 28

Herencia

De sus manos vuelve la casa.
Hilo apretujado,
nudo francés.

Mi abuela llora la muerte que no entiende
y renace del vientre de mi madre.

Me nombra nostalgia,
me encomienda a la señora de las flores,
me ofrenda todo lo que no posee.

El dolor repetido hasta la locura.
Somos aquella que parte su corazón
y se lanza al río para no volver a marchar.

Es pesada carga llevar todo el ruido encima.
Este es un río que no suena pero que desborda.

Bajo el agua hay una casa
un pasillo solo
unos juguetes en el piso
y un jardín que siempre acaba de florecer.
leer más   
3
sin comentarios 17 lecturas versolibre karma: 41

Un sueño

Cuando era niño tuve un sueño

el destino con su dedo me indicaba mi camino,

de reyertas y de espinas, de pendientes y de cimas

...Y me fui por mi camino.



Nada será fácil solía decir mi abuela,

con su acento tierna y grácil,

la sonata melodiosa que al oído satisface.



...! Ay mi vieja ¡ , de seguro presentías,

que ese niño volaría desplumado y sin abrigo

de tu lado...Algún día.



Y de pronto aparecía ese viejo regañón,

con consejos que sacaba del fondo del corazón.

- Soy tu abuelo y soy tu padre, por fortuna para vos.

El que respeta a sus viejos, siempre está en gracia con Dios.-



...Como extraño aquellos días, como extraño a esos viejos,

el amor en sus miradas, sus regaños , sus consejos.

Hoy mis pasos surcan lentos , pero firmes en el suelo,

como decía mi vieja, y como lo hacía mi abuelo.





Autor : Carlos Roberto Reyes Paz

Choluteca, Honduras.
8
3comentarios 57 lecturas relato karma: 85

Grito al vacío

"Su corazón es un laúd colgado, no bien lo tocan, resuena."
Este Madrid es una ciudad vacía.

Se vive un claustrofóbico vacío en sus aceras

Tantos ojos y tantas miradas ciegas por su neblinosa atmósfera.


Este Madrid del engaño
Esta noche no hay nadie en los andenes
Nadie lee ya en sus campos
los ancianos se retiraron de los bancos
Y las palomas no acudieron a la costumbre.


Nada hay ya en sus hogares
Y nada recorre sus calles
(O más bien nada es lo único que las recorre)
Tan sólo el infernal ruido del tráfico sin conductores
El chirriante crujir del metro en hora punta abarrotado de cadáveres
O las voces inextricablemente amontonadas en el caos.


Él se mira
Se mira al espejo todas las mañanas
Y pregunta al reflejo
Pregunta al vacío:
"¡Reflejo que miras mis ojos en frenesí! ¡Reflejo que miras sin reflejo, que miras de frente a mi abismo en tu pureza! ¿Puede el vacío ser sin que nadie lo vea?"

Y en esta ciudad vacía de Madrid
Resuena en disfonía un laúd colgado
Nada, nadie, puede oír
Y sin embargo, yo sé que resuena.


Como un grito ahogado
que del vacío emerge
y en el vacío se estrella.
leer más   
10
sin comentarios 85 lecturas versolibre karma: 75

" A un cielo de distancia "

...Cuando recibí la noticia, no podía creerlo,
era un trago muy amargo que no quería beberlo,
mi corazón angustiado, ya estaba sufriendo el duelo,
al verme yo en la distancia...Y mi viejita partiendo al cielo.


Me acuerdo cuando era niño,
un diez de mayo, en la escuela.
Ella trabajaba duro, hacían falta mis padres.
Se quito sus lentes de Abuela,
se puso muy elegante, y dijo...
- Venî acá mi hijo, aquí está tu madre.-


...Pasaron algunos años, y creí que sabía demasiado.
Sin despedirme de ella un día me fui de su lado,


regresé del extranjero, sin nada y arruinado...
Me paré en la puerta, me miró, y me abrazo,
se retiró por un momento y dijo.
-Mira vos...Si es mi hijo.-
Me dio otro abrazo y lloró conmigo.
Con sus lágrimas bendijo mi hombro...Y supe que me había perdonado.


...Quise decirle cuánto la amaba,
se llenaba mi boca de palabras,
y nunca le dije nada
...Agradecerle por todo,
por todo lo que me había dado.


...Hasta el cielo quiero enviarle un abrazo con cariño,
por llevarme en su regazo
Cuando apenas era un niño,


Por curarme con dulzura cual si fuera mi enfermera,
Por ser en mis soledades mi baquiana y compañera.


Y aunque no tuve la suerte
de vivir mis nueve meses en el cielo de su vientre...
He tenido la fortuna de llevarla en lo profundo de mi alma para siempre.



Autor : Carlos Roberto Reyes Paz.
Choluteca, Honduras.
3
sin comentarios 26 lecturas relato karma: 44

Rosa

Perfume etéreo
frescor de mi jardín
Rosa entre rosas.
leer más   
11
6comentarios 74 lecturas versoclasico karma: 76

Las grandes ciudades son poesía andante

La magia de las grandes ciudades,
de sus interminables avenidas,
sus miles y miles de turistas,
sus cientos de fotos por segundo,
sus decenas de líneas de metro.

Gente, gente y más gente.

Y, entre ellos, tú.

Sólo, perdido, tímido,
no te atreves a sacar el mapa,
ni siquiera conectas el GPS,
de vez en cuando está bien perderse.

Gente, gente y más gente.

Y, sin embargo, aunque no lo creas,
eres invisible al resto de la calle,
como la mayoría de ellos lo son a tu ojos,
cruzáis miradas pero no os miráis,
no juzgáis, no pensáis, no sentís.

Puedes caminar desnudo por las calles,
gritar muy fuerte hasta quedarte sin aire,
cantar, bailar, saltar...
Nadie se va a parar a mirarte.

Es mágico, necesario de vez en cuando.

Sentirte uno más entre miles de mentes
que sobrepasan el límite de velocidad.

Invisible, tuyo, libre, perdido.

Pero lo disfrutas,
disfrutas de la velocidad de las grandes ciudades,
de perderte por sus calles,
entre miles de turistas,
que no se fijarán en ti,
ni siquiera en los cientos de fotos que harán de ti,
sin querer, queriendo retratar la poesía andante
del barullo de los que caminan sin rumbo,
sintiéndose uno más entre las mentes aceleradas.
9
2comentarios 72 lecturas prosapoetica karma: 68

Una madre nunca debería temer a el paso del tiempo que roba la voz

Maldito es el hijo que llevaste en tus entrañas.
Hoy no es más que un demonio oscuro
que te alejó del único lugar que te dio refugio en una noche fría.

Lo llevaste en tus latidos cercano
cuando indefenso a los lobos voraces vivía.
Le diste tu cuerpo sin pedir nada a cambio
Y arrullaste su desvelo cuando nada ni nadie tenía.
Fuiste más que solo una madre abnegada
Porque de tí solo respiro amor a manos llenas.

Ahora que el ocaso llega a tus ojos y los vuelve tristes
Y que tu fuerza es un temblor de llantos penosos.
Tu hijo se convierte en el maligno inquisidor de lo que nunca debieron ser tus derrotas.

Una madre nunca debería de sufrir.
Una madre nunca debería ser ese penoso recuerdo perdido de un pasado que solo se acecha con el fétido dolor del abandono.

Mi madre es mi mayor fuerza
Mi madre es mi mayor amor entre todas las constelaciones.
Mi madre es mi refugio seguro ante la derrota.
Mi madre es mi cura ante la enfermedad del desamor de este mundo tirano.

Maldito es el hijo que aleja de su hogar a su propia madre.
Porque una madre nunca podrá maldecir al que fue fruto de sus entrañas.
Una madre nunca debería temer a el paso del tiempo que roba la voz.


Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
16/06/2017.
11
2comentarios 387 lecturas versolibre karma: 76

En tus brazos

Y tengo que volver
hasta tus brazos,
para poder hallar
eso que ando buscando...
despues de ti.

@mello
leer más   
9
sin comentarios 28 lecturas versolibre karma: 65

Amor de madre

Amor de madre que brota en tu regazo,
que en el sosiego te agita el corazón,
y en la reyerta te nubla la razón,
el tatuaje, es en tu piel un arañazo.
El cariño es un destello, es un chispazo,
que en tu dulce rostro enciende una sonrisa,
incondicional, de esa madre sumisa,
enamorada de su hijo en un flechazo.

Vuestra alianza se gestó en el embarazo,
en un feroz parto lleno de emoción,
en lágrimas de alegría y de pasión,
en el cordón que creó un eterno lazo.
Y enlazados os observo en un vistazo,
unión de sangre, relación indivisa,
fuerte y a la vez tierna como la brisa,
juntos, fundidos en infinito abrazo.
11
sin comentarios 71 lecturas versoclasico karma: 73

Matria

A Juana.

Sus brazos son mi primer nido,
la única bandera por la que moriría.
Mi matria.


Ella nombra el color del cielo de mi niñez
y el eco de quien soy se repite en sus entrañas,
poderoso sustento que me une a fuertes raíces.


Mi saber nació al amparo de su ingenio,
cuando pisaba la biblioteca de su voz
aprendí que todo se hace de corazón.


Foto: Antonio Degrain - "Amor de madre".
7
sin comentarios 60 lecturas versolibre karma: 77

Herido de vida

Dicen los sabios
que, antes de nacer, el arcángel Gabriel
pone su dedo índice
sobre nuestra boca
para que olvidemos toda la sabiduría
que traemos con nosotros desde el cielo.

Así es cómo las luces entran
y se dan la mano.

No pueden más que parecerme harto estúpidos
aquellos que piensan
que por ser uno poeta o escritor
nacimos enseñados.

Nada más lejos de la realidad.

Yo no nací escribiendo, sino llorando.
Y con mi primer llanto
ya andaba buscando el conocimiento.
3
sin comentarios 66 lecturas versolibre karma: 57

Tu habitación

Abrir los ojos,
y madrugar en tus bragas.

Tú,

ronroneando al silencio,
te juro que tu pelo sobre la almohada
parece un Picasso.

Mirarte a los ojos
abiertos a los sueños,
soñar con tus besos
recorriendo Madrid
a contratiempo.

Mirar por la ventana
cómo te vives,
lo poco que importa
que te juzguen,
cómo eres libre.

Y es que,
eres libre.

Y eso es lo más bonito
de ti.
leer más   
8
6comentarios 52 lecturas versolibre karma: 61

¿Y quién cuidará de ti?

Has llorado casi toda una vida sin saber porqué.
Tú tristeza es como cuando empieza a llegar la noche en tu misma mañana.
Días buenos y días malos son solo parte de una historia prohibida.
No encontraste o no quisiste encontrar una salida que te condujera a la paz tan anhelada.

Tu vida siempre fue una historia de medias cuartillas.
En donde tus ojos hinchados por no poder dormir fueron una huella imborrable de la desdicha que vive en tu forma de sobrevivir.
Es triste saber que no todos pueden ver la tristeza que se acumula bajo tus hombros cansados.
Pero es más triste saber que solo la ignoran.

Tu hermosa sonrisa ahora es solo una anécdota llena de dolor y melancolía.
Porque siempre deseaste compartir tus sueños con quien tú corazón amaba.
Ese amor era capaz de detener el tiempo con tan solo un abrazo sincero.
Pero el amor voló sin retorno a otro nido.

Quisiste esperarlo sin el sabor de una angustia que deja al corazón detenido.
Pero siempre fue demasiado tarde, porque eras tú y no él quien estaba atada a otro cariño.
Siempre para ti fue mayor el amor de una hija a su madre.
Tal vez solo fue el designio imborrable de los que decían decirse ser tus hermanos.

Tú fuiste la elegida por el favor de su desgracia para cuidar los años que le quedaron de vida.
Lo aceptaste sin reparos, como quien lo desea de buena gana.
Nadie te dijo que quién te otorgó el privilegio de vivir el don de la vida te acompañaría hasta el ocaso de todos los tiempos.
Ahora tu cuerpo ya no resiste más por retener tanto amor guardado solo para otros.

Y como un maleficio tu carne empezó a morir poco a poco.
Esa fue tu respuesta sin ninguna palabra.
Ahora solo te resta preguntarte si morirás antes que tu amada madre.
Ahora solo me pregunto entonces, quién cuidará de ti.


Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
16/04/2017.
17
10comentarios 589 lecturas versolibre karma: 70

Soneto a mis mujeres

"En el Día Internacional de la Mujer, mi pequeño homenaje a mis mujeres...a todas las mujeres"


Ay mamá, mujer que me diste vida,
la tuya se evaporó…tan fugaz,
que sombría quedó la oscuridad
de una fúnebre noche en tu partida.

Desconsolada y muy triste, afligida,
nos quedó otra madre, todo bondad,
mi abuela, que nos amó de verdad,
hebra de amor en nuestra piel cosida.

¿Quién me cuida? Otra mujer, otra vez,
aquella que me arrulla en primavera,
y en el hosco estío calma mi sed.

Son ellas, madre, abuela y compañera,
una aquí, otras más allá, en los alcores,
mujeres de mi vida…mis amores.
13
3comentarios 87 lecturas versoclasico karma: 62

Otro poema sobre Madrid

Madrid es un lince, desgasta
a lametones desde los pies
y mecaniza todos los pasos
por mucho que escapen de su raíl.

La música ambulante se mezcla
al son de repletos autobuses.
Articulan lo que quiere oír cada uno,
son las mil y una voces de Madrid.
Aun así guarda el secreto que nos atañe.

Su cuerpo tiene forma inexacta,
de atleta es su pierna izquierda
y con tacones anda la derecha.
Ambas manos sujetan indistintamente
un maletín o la correa de un can
disfrazadas detrás de un periódico.
Sus brazos han barrido el suelo
o se han alzado en la última manifestación.

Madrid tiene barba de camionero,
cien ojos en la cámara del turista
y late al ritmo de quien le siente al andar,
da igual si va o viene, siempre estará allí.
Su boca es la de quienes comen genitales
para labrarse un futuro mejor.
¡Bienaventurados todos ellos!


Pese a todo, siento que hoy habla
sólo para mí. Recita en su adagio
todas las cosas pendientes de hacer.
Incluso se atreve a hablarme de ti,
y eso que no eres verdad.
9
6comentarios 125 lecturas versolibre karma: 56

El orgullo más grande que tengo

Sobre un campo repleto de flores silvestres tu caminata dejó una huella imborrable en mi cuerpo.

Trazaste mi existencia con un amor absoluto.
No fueron las noches ni los días que transcurren ausentes suficientemente fuertes para doblegar tu desvelo.

Ahí estabas tú cuidando mis sueños.
Y como un centinela vigilaste mis días para que mi respiro no se extinguiera.

Siempre has estado ahí, aún cuando mi alma era de lo más vulnerable.

Y crecí con tus cuidados hasta convertirme en un ser completo.

Siempre protegido por ti como el cachorro que huye de los lobos voraces.

Lo seguirás haciendo simplemente cuando lo necesite.

Nunca te he pedido nada, pero tu amor de madre es el amor más puro y completo.

Eres mi madre, eres el orgullo más grande que tengo.



A mi madre.
Poesía
Miguel Adame Vazquez
10/05/2014.
14
2comentarios 162 lecturas versolibre karma: 49

Madre

Madre, resucita el otoño,
tu luz, tu carne extraño,
llegan a mi tus jazmines
tu voz dulce, tu mirada serena,
exhala llanto mi pecho blando.

Arrugada bajo la luna
soy lo que fuiste ayer,
mi amparo tenias
no tengo nada de ti.

Madre, el cielo lirio
templo de tu esencia,
allí pernoctan tus raíces
las mías secas desaparecen.

Mira el esplendor de las aves
su curtida libertad,
la sonrisa del viento
al roce de sus alas,
¡Ay madre llévame a volar!
No me abandones
en sábanas de espinas,
mira el hueco de mi costado
se me va la vida madre, se me va.

Yaneth Hernández
Venezuela
leer más   
8
4comentarios 96 lecturas versolibre karma: 61

Siempre será tu madre

Las lágrimas cayeron muy pronto
La tristeza tomo por sorpresa
Y sin ningún aviso aparente
Las palabras quedaron vacías

Pensar ese recuerdo perdido
Solo te llena de la nostalgia
Vive con un propósito loable
Narrarás al mundo sus historias

No te culpes en nada por ello
La extrañas más que a nada en la vida
Nada cambia el vacío permanente
Su amor fue todo lo que aún no tenías

Sobrevivirás como lo has hecho
Siempre fue ella tú mejor batalla
En ti vive su mejor semblante
Vivirá contigo en todos tus días.

Poesía
Miguel Adame Vazquez
25/02/2017
20
4comentarios 206 lecturas versoclasico karma: 54
« anterior12