Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 37, tiempo total: 0.010 segundos rss2

Me viene a la memoria lo que no ocurrió

Ansias. Nubes.
Me esperaba el amor,
con un gusto ignorado
en el beso completo
y en el cuerpo sin límites
un extraño temblor…

María Calcaño


No me pidas que imagine con ventisca una hoguera sin que arda en mis labios ni te queme a ti en los dedos. Ya no puedo, no me sale, no concibo otra forma de acercarme al recuerdo de un futuro que quiero que llegue a mi puerta, golpeando con un puño de desorden y naciéndole un puñado de amapolas en la palma de la mano.

No pretendas que desista de encontrarme donde se acaba el naufragio, es decir, a orillas de tu playa. No me llenes de celaje ese azul que veo tan claro desde que lo veo sin ojos, a través de mi ventana (al sur, siempre al sur). Ni siquiera el descontento me parece tan eterno a estas alturas, ni el odio que le debo a la musa se me hace tan pesado (porque claro... hasta lo fingido pesa, pero no). Tú lo sabes: al principio, era un juego, un vaivén, un cosquilleo y, después...

La próxima vez que te vea, que no será en sueños, me vendrán al recuerdo todas las escenas que hemos diseñado y se derramarán sobre mis versos las palabras que les faltan (para el poema perfecto). Además, según dice mi memoria, las calles a nuestro paso van a ser escaparate de esos días escogidos a conciencia de entre todos los que forman el catálogo de ansia de vida. Mientras tanto y, hasta entonces, me conformo con todo (para qué variar la poesía...) y le pongo a los días un flequillo de vesania que me ayude a proseguir.
22
16comentarios 146 lecturas prosapoetica karma: 101

El Ángel de Budapest

Llegaría un día en el que hurgando en el dolor de la memoria, le enseñaría a aprender de los errores pasados; del horror de las guerras y los genocidios infringidos por los poderosos. También le hablaría de la importancia de construir un futuro diferente, donde el respeto a la vida y a la libertad, sean la religión que se extienda sobre la humanidad. Sí, un día tendría un hijo y le enseñaría todo eso, pensó, mientras veía el miedo reflejado en los ojos de aquella gente que, como él, con un rayo de esperanza, recogían de las manos de su Ángel salvador, el salvoconducto que podría salvarles la vida.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/01/28/escribe-tu-relato-de-febrero-i-juan-carlo
11
4comentarios 73 lecturas relato karma: 104

Vuelta a la infancia

Algunas noches mi yo más pequeño
se enfunda en la vieja bata
en la que yo ya no quepo,
-aquella de verdes barrotes-,
como en camisa de fuerza perdida,
y pastelea entre el barro y la arena
de la memoria
-¡qué gran desván de entrada escondida!-
16
4comentarios 69 lecturas versolibre karma: 93

"¿Se podrá tener nostalgia de algo que aún no te ha pasado?" (@Pequenho_ze y @Daniel)

La caída del imperio
del tiempo, ya sin razón,
por un gran acantilado
demuestra que nunca yo
fui capaz de sostener
la memoria del error
que dibujó los recuerdos
con un puñal en la voz.

Ardieron todos los nidos
pero volaron las dudas
antes de que las cenizas
asolaran mis facturas
y con el miedo asomando
en las mañanas tan duras
arrastro a mi misma muerte
a cavar su propia tumba.

En las dunas de mi piel
siento el aroma maltrecho
de una locura creciente
que siempre estuvo al acecho
de un cuerpo al que visitar
ahora que no prometo
nada imposible y ya sólo
doy besos a mi esqueleto.

Con los párpados ardiendo
una mueca gris por boca
que proclama hoy la renuncia
a la promesa devota
de tener sin posesión
a la caricia masoca
que es frágil como tú pero
hoy también se encuentra rota.
44
26comentarios 239 lecturas versoclasico karma: 108

Olvido

Mi memoria está destinada al olvido,
como mis pantuflas desgajadas,
como ese muerto en medio del camino,
y yo, a punto de ser liberado del pasado
que adormece mi destino,
que retorna cada día cual hora inasible
y se me planta como centinela
en medio de un camino
que no sé siquiera si es el mío.

Adolezco de mi memoria
porque no me sirve cuando sirve
y por eso la envío hoy al pasado
para que se quede en algún recodo
que antes no haya vivido.
leer más   
16
1comentarios 45 lecturas versolibre karma: 95

Arroparte

Arroparte en sueños
y despertar cada mañana
besándote la memoria
hasta que desees olvidarme.

Marisa Sánchez
9
3comentarios 86 lecturas versolibre karma: 86

Glaciares

Adoro las dulces gotas
que segrega la mala memoria,
amo la dificultad
con la que la ansiedad
me hace retroceder
para no subir al desván.

Hay poco tiempo
y muchos cuadernos nuevos,
ojalá no se llenen nunca,
eso significará
que todo ha ido bien.

Como jornalero de las estrellas
he ganado poco,
como autónomo en la sombra
he ingresado millones
de serpientes y alimañas.

Hoy el fuego ha sido devorado
por el tacto del arrepentimiento,
hoy los glaciares se reúnen
para diseñar mi prisión.

Adoro no ser martillo
pero sí esa porción de cincel
que planea buscando pechos que atravesar
y corazones que besar.

Amo que ya no me ames
y me alegro,
mi estructura no es sencilla,
ni sólida, ni fiable,
y no te mereces eso.

Las dulces gotas
que segrega la mala memoria
caen lentamente
mientras el mundo
continúa a su velocidad.
leer más   
9
1comentarios 115 lecturas versolibre karma: 82

A todo aquel que competa

Recordad todos, cíclopes o dioses,
que hubo un punto único y primigenio.
Para algunos grandes y crueles desafíos,
para otros muchos tumbas de sus sueños.

Queriendo y sin querer en un bramido,
orden de dioses, los tiempos se nos unieron
y cíclopes o dioses a la par y, uno a uno,
sintieron la quemazón del fuerte acuerdo.
Cláusula a cláusula argollas se nos cerraron
cortapisas del poder libre en todo juego.

Peldaños hundidos todos bajamos
para subirnos a la ola del tiempo
y entre trampas de sutiles batallas
nos convertimos de míticos en místicos
y con los barros crueles de las guerras
de dios creador a humano pedigüeño.

¡Así pues recordad todos los dioses!
Que fue al principio y para siempre el juego
y quedaron fijadas las argollas
que en los tormentos vanos nos hundieron.

Sabed que al confrontar la vil memoria,
aun con dolor, consciencia ganaremos.
Claridad que romperá y aliviará ataduras
Y asi a ser dioses libres volveremos.
leer más   
4
2comentarios 47 lecturas versolibre karma: 63

Sin conocerte

Había desarrollado
una increíble capacidad
para memorizar tu cuerpo,

y a la noche siguiente,

Volver a comenzar
sin conocerte.



www.ignacioluongo.com
IG: nacho.luongo
Tw: @nacholuongo
10
sin comentarios 51 lecturas versoclasico karma: 81

Inventario

Un día decidí
Concederle una entrevista a mí me memoria
Para hablar de todas aquellas cosas
Que me recuerdan a ti

Los abrigos verdes
Los ojos rojos
Poner la tele
Y quedarme solo

Escuchar a Bob Dylan de fondo
Y pensar en pistas de baile
En las que no baila nadie
Si llueve, prácticamente todo

Encontrar cepillos de dientes
Sentados al lado del mío
Contestar postales sin remitente
Con solo tres puntos suspensivos

Tomar como ciertas contradicciones
Dar las buenas noches
Tragando pastillas de cafeína
Y dar por perdida
Cualquier llamada a partir de las doce


Finalmente, esperar a que se apague la luz
Maldecir el pronombre personal tú
Y Soñar despierto al acostarme
Con almohadas sin el olor de tu pelo
Con silencios sin mensaje
Para ver si así finalmente
La noche se calla
leer más   
14
3comentarios 62 lecturas versolibre karma: 87

Que no soy poeta

Que no soy poeta,
que solo vinculo las letras,
asocio palabras que bailan de noche,
recreo momentos e invento
que tú me querías,
que yo aún te quiero.

Balcón emplomado,
las nubes reunidas frente a la ventana.
No sé si es agosto.
Tengo tres macetas de varios colores
sufriendo alopecia y el mirlo agoniza,
un trozo de carne con alas
que viene extrañando tu voz.

Quieres que lo haga, pero no exagero.
No sé en qué piedra guardé la memoria
del ángel terrible que llamó Cernuda.
Y no, no soy poeta. Si acaso lo fuera
te hallaría dormida
encima de alguno de aquellos poemas
que un día escribí con la piel mojada
del río Majaceite,
con tu nombre a mí entregado
como dirían los versos
de Caballero Bonald.

Y no soy poeta
pero quisiera serlo,
dotar de lirismo al recuerdo
que apenas nos queda,
el humo de instantes que el viento
o el tiempo
se empeña en llevarse
y me es imposible guardarlo
en cualquier botella.
Amnesia o tiempo.
16
18comentarios 166 lecturas versolibre karma: 80

Con esto, no quiero que te confundas

¿Puedes seguir enamorada de alguien
que has dejado de querer?

Elvira Sastre

¿Ensueño todavía, o tan solo memoria?
Ángel González


Que pasa el tiempo
y la escarcha se posa sobre el cabello,
los años surcan el rostro,
la energía escampa
y tú sigues ahí.

Porque escribo apretando
el lápiz contra la hoja,
no borra la goma la huella
por mucho que raspe.
¿Qué quieres que haga?

Aprendí de memoria tu risa,
percibí a distancia
el perfume que usabas,
por no hablar del traje de seda
que vestía desnuda tu piel.
Con esto, no quiero
que te confundas.
Digo que eres la herida del folio,
la marca por siempre,
la mancha que está.
Que dueles si escarbo,
inútil taparte,
Neruda no deja de hablarme
de ti.

Si cierro los ojos puedo dibujarte,
aunque, cada día me lo invente más.
Ya pinto unicornios
más verdes que azules
y escucho canciones solo para mí.
Me queda sacarte de la poesía
pero, no me importa que vivas ahí...
siempre que no vuelvas.
10
4comentarios 107 lecturas versolibre karma: 82

Nada se pierde para siempre

Nada se pierde para siempre,
nos queda el recuerdo que se aferra
a un futuro que soñamos porque vendrá después.

Es evidente el deterioro que no se borra con los años
solo se arrastran alargando el letargo de una lejanía,
eso lo hace más que un pequeño fragmento
elocuente de lo que fue el ayer.

Es notable el deterioro de mi vista cansada,
tal vez es por las tantas injusticias que he tenido que sentir,
pero aún así prefiero seguir fingiendo
que el tiempo es mi aliado travieso y celoso
que bromea con seguir jugando a la vida conmigo.

El vértigo al miedo seguirá imponiéndose
a un espacio que difícilmente se borra con la miseria
que flota por la frágil palabra.

Es muy cierto que me duele el sufrimiento
que va rompiendo mi esfuerzo para convencerme
que no debí de querer más que un poco más de todo.

Es muy cierto que me duelen los días que no se olvidan
con el duro amanecer que solo se desvanece,
pero aún así, tengo el deseo intacto
de poder decir que esas horas que me faltan
nunca las podré comprar con el dinero,
es difícil reconocer que la emoción prevalece,
a pesar que a la fuerza ya le falla la memoria.

En el ayer solías fingir que no existía mi presencia,
era más que un truco barato para consumir
tú vergüenza por no poder olvidar
a las ofensas que nunca se perdonan.


De nada te sirvió la disculpa fingida sobre un libreto viejo,
no fué más que un ruego falso que convencía a quienes solo son iguales que tú.

Tu pasado sofocó el poco aire que dejaste
en un ambiente viciado por tantas envidias sin fin,
ahora lo sabes muy bien,
nunca fueron rentables tus planes.

Hoy mi prosa es más fuerte.
Tu obsesión solo vivió para destruirlo todo,
pero nunca pudiste arrebatarme todo lo tengo,
mi sonrisa siempre será una evidencia visible
que el ocaso te ha ganado la pasada.

Nada se pierde para siempre,
me queda el recuerdo que se aferra
a una historia que lo tuvo todo,
que lo tiene todo porque rápido aprendió
a vivir un futuro sin ti.

Nada se pierde para siempre.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
27/07/2017.
17
7comentarios 309 lecturas versolibre karma: 96

Magia y Poesía

Sé de lugares donde la luz se cuela de forma diferente, aquella casa carecía de lujos, excepto por la manera como la luz de la mañana parecía elegir iluminar sólo algunas cosas;
En las paredes se reflejaban geométricos rayos dorados de luz repletos de partículas que danzaban al ritmo de una melodía divina que nadie más podía escuchar.

Hoy con café en una mano y un poemario en la otra, viene a mi mente, como en una fotografía en sepia, el recuerdo de aquella vieja casa de la tía, repleta de historias, recuerdos guardados ordenadamente, y cuentos antes de dormir, donde el sol besando mi mejilla a través del mosquitero le daba un toque mágico a mi despertar.

Allí, donde el café se endulzaba con miel,
el universo pareció haber preparado, cuidando cada detalle con minuciosa dedicación, un gran escenario para ese momento;
El patio sembrado de algodón, las tardes que olían a caimito y a peras y las hadas que según mi imaginación habitaban el lugar, fueron testigos de la primera vez que mis ojos tropezaron con la poesía.

Sólo hasta ahora preguntándole a mi memoria, cuando surgió mi amor por los versos, se precipitan estos recuerdos y por primera vez tengo conciencia del milagro ocurrido en aquellas vacaciones.
Hoy entendí que la luz que iluminaba el lugar era la mía, que no fue casualidad que ese libro sobresaliera del estante, que desde ese día en mi alma se encendió la magia
y que la magia empieza cuando la poesía te elige.

Nunca más volví, pero la poesía se vino conmigo.
15
11comentarios 186 lecturas prosapoetica karma: 106

Aunque mis manos busquen a tientas

Aunque mis manos busquen a tientas
entre las teclas los versos
que sabrán dibujarte, todavía,
y sea capaz mi aullido de rozar
tu hombro desde la distancia,
como un murmullo de nadie
oído en el silencio de la noche.

Aunque retengas momentos de viajes,
sonrisas que broten con ellos,
la letra de algunas canciones,
mi nombre, tal vez, algún gesto,
la huella de lo que fue herida
y aquella pulsera de cuero
que en julio te regalé.

Aunque consiga parecerme
a lo que entiendes por nostalgia,
teniendo un segundo la suerte
de ser pellizco en tu pecho,
suspiro que exhales
o arroyo en tus ojos;
nada de esto servirá, amor,
con el paso de la vida,
para que yo tenga
cobijo en tu memoria
y tu vivas en mí, eternamente.
11
7comentarios 155 lecturas versolibre karma: 70

Memoria histórica

Hay vidas enterradas en la historia,
reflejos del desprecio y del ultraje,
vividas en la España de un salvaje
sesgadas de manera muy notoria.

Vidas merecedoras de una Gloria,
por tanto sufrimiento y por coraje,
por eso este verso es un homenaje
que pretendo grabar en la memoria.

Algunas se perdieron en la sierra,
tras la hoja mortal de una bayoneta,
mas otras para siempre bajo tierra,

hundidas al azar de una cuneta.
Y todas olvidadas tras la guerra,
de este triste país de pandereta.
12
2comentarios 61 lecturas versoclasico karma: 95

La memoria de mi nariz

Tengo días de memoria
como un cielo azul abierto,
otros parecen un muerto
enterrado en nuestra historia.
Aquellas tardes de gloria
conquistando tus caderas
cuando éramos unas fieras,
¿sabes dónde están ahora?
Pasa el tiempo y empeora.
Esperaba que vinieras.

El sabor de tu sonrisa
debes saber que he olvidado,
que las olas se han llevado
lo que no pudo la prisa.
Sin embargo, está en la brisa
tu fragancia refrescante
y no hay nada que suplante
ese olor en mi memoria.
No es tu esencia transitoria
ni hay dolor que la quebrante.
13
6comentarios 80 lecturas versoclasico karma: 77

Des-encuentro

Guardar en la memoria
cada palabra no dicha
cada gesto esbozado
de un encuentro
de miradas calladas
de labios sellados
pulsos anhelantes
adioses temidos.
leer más   
16
sin comentarios 252 lecturas versolibre karma: 29

Nostalgia

Un lugar, una cama, una prenda,
una imagen, un dibujo, un plato, una palabra.
Hablo de un común que lleva a mi memoria
al encuentro con el recuerdo,
uniendo presente y pasado
por capricho y sin aviso,
sólo un rato.
Nostalgia siempre hace sentir,
Nostalgia es capaz de unir lo vivo con lo muerto.
Nostalgia se hace llamar, pero todos
por distinto nombre la conocemos.
Dicen que no tiene apariencia,
pero yo siempre la veo.
Te la puedo describir:
Unas veces es rubia, otras morena.
Unas veces es joven, otras anciana.
Unas veces es niña, otras niño,
hombre o mujer,
animal o humano.
Te aseguro que es caprichosa, pues
no quiere permanecer, ya sea
estando despiertos o dormidos.
Maldita la nostalgia que me hace creer
que mis añorados seres queridos
siguen vivos.
Maldita la nostalgia que me hace creer
que puedo ganar algo
que sólo puedo perder.
Dicen que los muertos los perdemos una vez,
pues yo digo tres:
la primera vez en su adiós, la segunda en su olvido
y la tercera, tras despertar del recuerdo
al que Nostalgia nos lleva
consiguiéndonos engañar.
Seguiría maldiciendo a Nostalgia si no fuera por conseguir
reunirme con mis seres queridos, haciéndome disfrutar
una vez más de mis platos favoritos
y mis lugares preferidos.
Bendita la nostalgia que me da
la oportunidad de jugar una vez más
con mis perros, mis gatos y mis abuelos.
Bendita la nostalgia que me transporta
a las playas de Barcelona, a los pueblos
de mi infancia y a la calma de la montaña.
Nostalgia, unas veces me enfado contigo
por aparecer sin avisar, marchándote igual.
Otras veces te agradezco
que hagas posible en mi mente
lo que físicamente ya es nada.
Eres una sabia consejera que me ayuda
a corregir los errores del pasado
y una mala amante que no está cuando
yo quiero, sino cuando quiere.
Nostalgia, estás en todos.
Nostalgia, te doy las gracias.
9
4comentarios 169 lecturas versolibre karma: 21

El mejor poema que he escrito

El mejor poema que he escrito
confieso lo escribí en sueños.
Mas aquí no puedo plasmarlo
al despertar olvidé sus versos.

El poema más bello y sincero
que mi alma pudo forjar
al alba empuñé un lapicero
pero no conseguí recordar.

El mejor poema que he escrito
y que ya nadie nunca leerá
navega perdido en el limbo
y eterno permanecerá.
4
2comentarios 110 lecturas versoclasico karma: 37
« anterior12