Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 48, tiempo total: 0.019 segundos rss2

Distopía

Es agosto. El insomne. Un grito en plena avenida. Una viuda llorando en la banqueta.
La noche se esconde. El letrero sucio de la Rue. La calle de enfrente.
La tabaquería de Pessoa. Polvo y ceniza en la ventisca que golpea tu reducto.
La viuda continúa llorando. Seres extraños bajo la lluvia. Observo a Morrison en sus rostros.
Una vez más La Rue. Cortazar y la Maga discutiendo al fondo.
Los cronopios y las famas bailoteando en sus narices. La tiranía del tiempo en tus ojos.

Allá en lo alto, percibo la niebla púrpura de Hendrix mientras me ahogo en Woodstock, el último.
Dios, mofándose en el cosmos. Robert Johnson pactando con el diablo en Mississipi.
Cruce de caminos. El trino del diablo. La quinta disminuida. El primer hijo del blues.

Borges, sentado en un banco al norte de Boston, intercambiando impresiones con su otro yo.
Benedetti, pasea por Manhattan buscando a su Luz, mientras Bolaño y Kafka, desde Central Park contemplan el fin mundo.
Me muevo, percibo tu sombra. Extiendo tu silueta. Levanto tu falda. Me oculto en tu sexo.
Mis manos recorren tus piernas, la enarmonía del universo estallando en tus tímpanos.

Aurora, luz viva y polvo. Estela de recuerdos. El grito del insomne. El cosmos se termina.
Desde Alejandría, Hipatia descubre el velo del infinito.
La caída. Finalmente, la expulsión del paraíso.
9
7comentarios 48 lecturas prosapoetica karma: 110

Y aún no me he ido

Sé que no me olvidas. Sé que furtivo aún pasas por mis letras. Me tocas en braille. Recuerdas mis gestos, que torpes irrumpen sin llamar a tu puerta.

Te empeñas en negarlo, pero entre helados y velas, ventanas y fuentes, corrimos despacio y nos deshicimos pacientes.

Jamás se destruyen los rayos. Podrán transformarse. Pero siempre, a lo lejos, reflejan destellos, cabalgan salvajes.

[La libertad es lo más preciado que te pueden regalar. A veces, la memoria bucea al libre albedrío, y cuanto más se la sujeta, más lindo vuela]
leer más   
17
20comentarios 95 lecturas versolibre karma: 109

De escudos y otras tonterías

¿Acaso crees que el escudo de goma te protege de las ondas expansivas de mis idas y venidas?

Bares, reuniones que dejan las costillas temblando entre risas, conocer desconocidos, intercambiar pasos de baile entre tumultos siderales. Resacas de copas de globo, somos gregarios, corremos como lobos.

Y entre las subidas y bajadas de tensión, entre focos, roces, pérdidas de cordura aumentadas con amplificadores que explotan los herzios de mis ojos y los decibelios de mis latidos; entre la pérdida de la memoria, de la noción de ausencia, aparece de golpe el delirio.

Delirios por recordar los versos, las estrellas, las lunas, la pizza, el café y un pijama de abrazos sinceros. Secretos. Lejos del ruido. Lejos de la multitud. Las cortinas al viento en ventanas clandestinas.

Y vuelvo. No me he ido. Atravieso el escudo. Aquí sigo.
leer más   
12
8comentarios 79 lecturas versolibre karma: 111

Cuentos chinos

Uno

Dos

Tres...

He perdido la cuenta (¡te odio, memoria!). Siempre te trae a mi mente cuando menos te pienso. Es imposible hacer cábalas contigo. Ni historias largas, ni cuentos chinos.
leer más   
10
3comentarios 71 lecturas versolibre karma: 90

Arbeit macht frei

El traquetear de las maderas inundaba todo el vagón. Decenas de personas atrapadas en esa diminuta cárcel de madera respiraban un insoportable aire fétido, aunque a pocos parecía importarles. Tan solo se escuchaban las quejas y el llanto de algunos niños que no entendían lo que estaba sucediendo. Solo el lúgubre silencio de los inocentes, condenados como reses que viajan al matadero, daba más pavor que el destino incierto que les esperaba en ese temible campo de la muerte llamado Mauthausen.
6
2comentarios 67 lecturas relato karma: 70

La tierra de las palabras

En la tierra de las palabras,
hay muertes que dan vida
El lenguaje hiere de metáfora a la escritura,
al mismo tiempo la nombra.
Palabras memorables,
violentas, tiernas, cotidianas,
con tonalidades y sutilezas,
con soledad, con amor,
con vértigo, con ruptura,
con calles y recovecos de la ciudad
con sueños y recuerdos,
con enfermedades, con tiempo, con indiferencia.
Y no solo las palabras, sino muchos silencios, los precisos
como aquellos abismos de quietud entre las notas,
entre el laberinto y la salida.
leer más   
4
sin comentarios 39 lecturas versolibre karma: 33

Me viene a la memoria lo que no ocurrió

Ansias. Nubes.
Me esperaba el amor,
con un gusto ignorado
en el beso completo
y en el cuerpo sin límites
un extraño temblor…

María Calcaño


No me pidas que imagine con ventisca una hoguera sin que arda en mis labios ni te queme a ti en los dedos. Ya no puedo, no me sale, no concibo otra forma de acercarme al recuerdo de un futuro que quiero que llegue a mi puerta, golpeando con un puño de desorden y naciéndole un puñado de amapolas en la palma de la mano.

No pretendas que desista de encontrarme donde se acaba el naufragio, es decir, a orillas de tu playa. No me llenes de celaje ese azul que veo tan claro desde que lo veo sin ojos, a través de mi ventana (al sur, siempre al sur). Ni siquiera el descontento me parece tan eterno a estas alturas, ni el odio que le debo a la musa se me hace tan pesado (porque claro... hasta lo fingido pesa, pero no). Tú lo sabes: al principio, era un juego, un vaivén, un cosquilleo y, después...

La próxima vez que te vea, que no será en sueños, me vendrán al recuerdo todas las escenas que hemos diseñado y se derramarán sobre mis versos las palabras que les faltan (para el poema perfecto). Además, según dice mi memoria, las calles a nuestro paso van a ser escaparate de esos días escogidos a conciencia de entre todos los que forman el catálogo de ansia de vida. Mientras tanto y, hasta entonces, me conformo con todo (para qué variar la poesía...) y le pongo a los días un flequillo de vesania que me ayude a proseguir.
22
16comentarios 172 lecturas prosapoetica karma: 101

El Ángel de Budapest

Llegaría un día en el que hurgando en el dolor de la memoria, le enseñaría a aprender de los errores pasados; del horror de las guerras y los genocidios infringidos por los poderosos. También le hablaría de la importancia de construir un futuro diferente, donde el respeto a la vida y a la libertad, sean la religión que se extienda sobre la humanidad. Sí, un día tendría un hijo y le enseñaría todo eso, pensó, mientras veía el miedo reflejado en los ojos de aquella gente que, como él, con un rayo de esperanza, recogían de las manos de su Ángel salvador, el salvoconducto que podría salvarles la vida.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/01/28/escribe-tu-relato-de-febrero-i-juan-carlo
11
4comentarios 118 lecturas relato karma: 104

Vuelta a la infancia

Algunas noches mi yo más pequeño
se enfunda en la vieja bata
en la que yo ya no quepo,
-aquella de verdes barrotes-,
como en camisa de fuerza perdida,
y pastelea entre el barro y la arena
de la memoria
-¡qué gran desván de entrada escondida!-
16
4comentarios 76 lecturas versolibre karma: 93

"¿Se podrá tener nostalgia de algo que aún no te ha pasado?" (@Pequenho_ze y @Daniel)

La caída del imperio
del tiempo, ya sin razón,
por un gran acantilado
demuestra que nunca yo
fui capaz de sostener
la memoria del error
que dibujó los recuerdos
con un puñal en la voz.

Ardieron todos los nidos
pero volaron las dudas
antes de que las cenizas
asolaran mis facturas
y con el miedo asomando
en las mañanas tan duras
arrastro a mi misma muerte
a cavar su propia tumba.

En las dunas de mi piel
siento el aroma maltrecho
de una locura creciente
que siempre estuvo al acecho
de un cuerpo al que visitar
ahora que no prometo
nada imposible y ya sólo
doy besos a mi esqueleto.

Con los párpados ardiendo
una mueca gris por boca
que proclama hoy la renuncia
a la promesa devota
de tener sin posesión
a la caricia masoca
que es frágil como tú pero
hoy también se encuentra rota.
44
26comentarios 250 lecturas versoclasico karma: 108

Olvido

Mi memoria está destinada al olvido,
como mis pantuflas desgajadas,
como ese muerto en medio del camino,
y yo, a punto de ser liberado del pasado
que adormece mi destino,
que retorna cada día cual hora inasible
y se me planta como centinela
en medio de un camino
que no sé siquiera si es el mío.

Adolezco de mi memoria
porque no me sirve cuando sirve
y por eso la envío hoy al pasado
para que se quede en algún recodo
que antes no haya vivido.
leer más   
16
1comentarios 47 lecturas versolibre karma: 95

Arroparte

Arroparte en sueños
y despertar cada mañana
besándote la memoria
hasta que desees olvidarme.

Marisa Sánchez
9
3comentarios 123 lecturas versolibre karma: 86

A todo aquel que competa

Recordad todos, cíclopes o dioses,
que hubo un punto único y primigenio.
Para algunos grandes y crueles desafíos,
para otros muchos tumbas de sus sueños.

Queriendo y sin querer en un bramido,
orden de dioses, los tiempos se nos unieron
y cíclopes o dioses a la par y, uno a uno,
sintieron la quemazón del fuerte acuerdo.
Cláusula a cláusula argollas se nos cerraron
cortapisas del poder libre en todo juego.

Peldaños hundidos todos bajamos
para subirnos a la ola del tiempo
y entre trampas de sutiles batallas
nos convertimos de míticos en místicos
y con los barros crueles de las guerras
de dios creador a humano pedigüeño.

¡Así pues recordad todos los dioses!
Que fue al principio y para siempre el juego
y quedaron fijadas las argollas
que en los tormentos vanos nos hundieron.

Sabed que al confrontar la vil memoria,
aun con dolor, consciencia ganaremos.
Claridad que romperá y aliviará ataduras
Y asi a ser dioses libres volveremos.
leer más   
4
2comentarios 47 lecturas versolibre karma: 63

Sin conocerte

Había desarrollado
una increíble capacidad
para memorizar tu cuerpo,

y a la noche siguiente,

Volver a comenzar
sin conocerte.



www.ignacioluongo.com
IG: nacho.luongo
Tw: @nacholuongo
10
sin comentarios 57 lecturas versoclasico karma: 81

Inventario

Un día decidí
Concederle una entrevista a mí me memoria
Para hablar de todas aquellas cosas
Que me recuerdan a ti

Los abrigos verdes
Los ojos rojos
Poner la tele
Y quedarme solo

Escuchar a Bob Dylan de fondo
Y pensar en pistas de baile
En las que no baila nadie
Si llueve, prácticamente todo

Encontrar cepillos de dientes
Sentados al lado del mío
Contestar postales sin remitente
Con solo tres puntos suspensivos

Tomar como ciertas contradicciones
Dar las buenas noches
Tragando pastillas de cafeína
Y dar por perdida
Cualquier llamada a partir de las doce


Finalmente, esperar a que se apague la luz
Maldecir el pronombre personal tú
Y Soñar despierto al acostarme
Con almohadas sin el olor de tu pelo
Con silencios sin mensaje
Para ver si así finalmente
La noche se calla
leer más   
14
3comentarios 64 lecturas versolibre karma: 87

Des-encuentro

Guardar en la memoria
cada palabra no dicha
cada gesto esbozado
de un encuentro
de miradas calladas
de labios sellados
pulsos anhelantes
adioses temidos.
leer más   
16
sin comentarios 252 lecturas versolibre karma: 29

Nostalgia

Un lugar, una cama, una prenda,
una imagen, un dibujo, un plato, una palabra.
Hablo de un común que lleva a mi memoria
al encuentro con el recuerdo,
uniendo presente y pasado
por capricho y sin aviso,
sólo un rato.
Nostalgia siempre hace sentir,
Nostalgia es capaz de unir lo vivo con lo muerto.
Nostalgia se hace llamar, pero todos
por distinto nombre la conocemos.
Dicen que no tiene apariencia,
pero yo siempre la veo.
Te la puedo describir:
Unas veces es rubia, otras morena.
Unas veces es joven, otras anciana.
Unas veces es niña, otras niño,
hombre o mujer,
animal o humano.
Te aseguro que es caprichosa, pues
no quiere permanecer, ya sea
estando despiertos o dormidos.
Maldita la nostalgia que me hace creer
que mis añorados seres queridos
siguen vivos.
Maldita la nostalgia que me hace creer
que puedo ganar algo
que sólo puedo perder.
Dicen que los muertos los perdemos una vez,
pues yo digo tres:
la primera vez en su adiós, la segunda en su olvido
y la tercera, tras despertar del recuerdo
al que Nostalgia nos lleva
consiguiéndonos engañar.
Seguiría maldiciendo a Nostalgia si no fuera por conseguir
reunirme con mis seres queridos, haciéndome disfrutar
una vez más de mis platos favoritos
y mis lugares preferidos.
Bendita la nostalgia que me da
la oportunidad de jugar una vez más
con mis perros, mis gatos y mis abuelos.
Bendita la nostalgia que me transporta
a las playas de Barcelona, a los pueblos
de mi infancia y a la calma de la montaña.
Nostalgia, unas veces me enfado contigo
por aparecer sin avisar, marchándote igual.
Otras veces te agradezco
que hagas posible en mi mente
lo que físicamente ya es nada.
Eres una sabia consejera que me ayuda
a corregir los errores del pasado
y una mala amante que no está cuando
yo quiero, sino cuando quiere.
Nostalgia, estás en todos.
Nostalgia, te doy las gracias.
9
4comentarios 181 lecturas versolibre karma: 21

El mejor poema que he escrito

El mejor poema que he escrito
confieso lo escribí en sueños.
Mas aquí no puedo plasmarlo
al despertar olvidé sus versos.

El poema más bello y sincero
que mi alma pudo forjar
al alba empuñé un lapicero
pero no conseguí recordar.

El mejor poema que he escrito
y que ya nadie nunca leerá
navega perdido en el limbo
y eterno permanecerá.
4
2comentarios 112 lecturas versoclasico karma: 37

Silenciosamente te borraron la memoria

Silenciosamente te borraron la memoria.
No importaron las huellas que el tiempo dejo como recordatorio en tu rostro.

Tampoco importó que en el pasado hubieras entregado todo por ellos.
Nada te quedo de un mundo que solo devoró tus energías consumiéndolo todo.

Tal vez la ansiedad fue su pretexto perfecto.
Porque ahora solo vas recorriendo los lugares que recuerdas con tu fiel perro.

Solo escuchas a lo lejos las plegarias falsas de casi todos.
De aquellos que solo les importa impresionarse mutuamente.
De los que van cuidando su karma como si fuera su único legado.
Pensando que solo se puede tener lo que se quiera con dinero.
Creyendo que basta con tener la mente en las virtudes del otro para llegar hasta la cima del cielo.

Soñando en tentaciones y olvidando que se debe aprender a enseñar a amarlo todo.
Olvidando que no debes olvidar lo que a todos ya han olvidado.

La historia se repite contigo.
Tú también hiciste lo mismo conmigo.
Silenciosamente también me borraron la memoria.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
23/01/2017.
15
6comentarios 772 lecturas versolibre karma: 54
« anterior123