Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 59, tiempo total: 0.021 segundos rss2

Senryu (luna dorada)

Luna dorada
festejaré en tu brillo
el alma mía.
21
20comentarios 159 lecturas japonesa karma: 92

MÍA

La poesía es dulce amor
entre mi boca y tus labios,
y es mi tierno desagravio
por tocarte el corazón...

Si a ti nada te conmueve
por tu alma endurecida
ya verás cómo te mueve
cada letra que te escriba,

porque mi pecho reboza
en un jolgorio de armonía
no vas a hacer otra cosa
que desear mi poesía

y en cada verso que leas
recrearás tus fantasías
y sentirás que deseas
para siempre hacerte mía.
leer más   
19
3comentarios 72 lecturas versoclasico karma: 109

Certeza

Pidieron que hablara de mí
pensó en las mariposas,
en música y en guitarras,
en lienzos, también pinceles,
quiso contar tantas cosas

Que fui libro y fui poesía,
que guardaba en mi maleta,
canciones viejas y recuerdos suyos
Vino tinto, letras y melancolía

Y un montón de sueños rotos
que cuando le vi partir
ya no importaba cumplir

-Y él no elegía que decir-

Que la furia y la tristeza
acompañaban mi viaje
y que hacían pesado y largo
mi camino y mi equipaje

Que sabe bien que aún le espero
cada noche en cada sueño
Y que invade mi pensamiento
cuando me despierta el día

Pensó decir muchas cosas
pero de nada valía
y al fin encontró una frase
que sí me describiría
y entonces no dijo nada

Sólo les dijo

-Ella es mía-
leer más   
15
2comentarios 241 lecturas versoclasico karma: 9

Te aconsejo, querida mía

Querida mía,
te voy a hacer un regalo que quizás me agradezcas algún día,
toma las riendas de tu vida.

No esperes a que el reloj te de la salida.
Mira por una vez para tu ombligo, sé egoísta.

En serio,
espabila.

No dejes que nadie organice tus días,
y sí lo hacen ponlos patas arriba.
Toma decisiones aunque sean fallidas
que a veces de los errores también surgen sonrisas.

Deja de intentar agradar al mundo, joder mira
nadie va a tirar por ti, sólo tú misma.

Sé que tienes miedo porque yo también lo tenía
y aunque de las veces que lo perdí tengo alguna herida
créeme que si no las tuviera me arrepentiría.

Fúgate de las obligaciones, respira.
Corre hasta el borde de un acantilado y te dirán frena, yo mejor me zambulliría.
Besa a un desconocido con sabor a tequila.
Enamórate de alguien solo por su sonrisa
y grítaselo en forma de poesía.

Quiérete más que nadie, ten un poco de picardía
que ser demasiado buena no te va a hacer más rica.

Querida mía,
sólo es un consejo,
pero te aconsejo que lo sigas.
leer más   
4
sin comentarios 60 lecturas prosapoetica karma: 43

Nocturno

La noche golpea las calles con su lluvia fiera.
El viento me habla suaves melodías
Y el cielo se cae a pedazos
En esta pequeña selva.

La sombra dispersa de la luna
Hace de luz de sol.
Me siento infinito.
Me siento diminuto,
Y mi amada no está conmigo.

Sus manos me acariciaron hace unas horas,
Estaba empapado de sus caricias,
Mojado de ellas hasta los huesos.
La escuchaba en el galope de una cascada,
Y su perfume me llegaba en alguna flor silvestre.

Ella es mi nocturno,
Porque saca mis demonios a la luz.

Amada mía,
Quiero que sepas que estoy bien.
Quiero que sepas que en tu ausencia
El cielo es mi vista predilecta,
Estamos cerca, aún te siento.

Amada mía,
Este cielo ahogó en lluvia sus estrellas.
Mi sangre corre a ti, y te busca
Para fundirme en tu piel:
Es que en noches como esta
Soy débil de tanta fuerza.
Soy vástago de tanta naturaleza.
Y me hace insomne tanta luz de luna.

Amada mía, volveré a ti.
Volveré.
Volveré a ti, mi nocturno.
leer más   
9
4comentarios 126 lecturas versolibre karma: 84

Hablando con la soledad

Le he gritado
tu nombre al silencio
y me ha respondido
un eco que sabía a tu voz,

he hecho oídos sordos
a quien no me escucha
y hablado a mi soledad.

Me dice que está realmente bien
acompañada de tu ausencia.

Los relojes hacen
una melodía imperceptible
y yo nunca he creído en los imposibles pero
seguro que se parecen a nuestros pasos
en una misma dirección,

pasan las horas que una vez contigo
me parecieron segundos.

Siento el viento soplar, asemejándose a tu respiración
en mi cuello
y me callo haciendo ruido,
en silencio, aún
contigo como, si estuviera junto a ti.

Y para qué decir nada
al vacío de tu presencia, si sé
que no me escucharías
aunque estuviera, ahora mismo, diciéndotelo todo.
12
5comentarios 94 lecturas versolibre karma: 96

Pentagrama

encerrada en el pentagrama de tus costillas,
las corcheas de tu nombre siempre vuelven a apresarme
en un silencio de redonda
que se repite constantemente sobre un cuatro por cuatro
en el que la clave decisiva de esta secuencia
que no para de repetirse,
soy yo.
9
3comentarios 74 lecturas versolibre karma: 85

Miedo

- ¿Pero por qué tienes tanto miedo?
- ¿Miedo? ¿Yo?- se rió sarcásticamente.
- Sí, lo veo en tus ojos.
- La mirada no siempre dice la verdad, eso tan sólo son tonterías que escritores desquiciados con su propio ser os meten en la cabeza. Luego pasa lo que pasa. Os ilusionáis.
- ¿Y qué hay de malo en eso?- pregunté- prefiero creer en algo e intentarlo antes que temblar a cada paso que doy por temor.
- ¿Estás hablando de mí?- entrecerró los ojos con desdén.
- Eres tú el que se ha dado por aludido- repuse- si tan sólo te quitaras esa coraza que no te deja ser libre de ti mismo, si quisieras intentar lo que ya das por perdido, si no fueras tan cobarde como para saber que irte es difícil pero quedarte y afrontar las cosas, aún más, pero que vale tanto la pena...
- ¿Y cómo sabes quién soy yo si, ni yo mismo lo sé? ¿Y qué pasaría si probara a cumplir toda esas barbaridades que acabas de nombrar?
- Porque creo en ti. Y si lo hicieras, no alejarías a tantas personas que una vez estuvieron a tu lado, conseguirías que alguien te quisiera como, en el fondo, quieres querer.
- Todo aquí dentro es un caos- me dio la espalda- no soy ni mucho menos recomendable para nadie, ¿quién querría estar con alguien así?
- Yo- se dio la vuelta y miré al suelo. Mis mejillas ardían.
- ¿Tú? - noté un tono irónico en su contestación.
- Nunca me ha gustado lo normal. Eres diferente- conseguí reunir el valor necesario para mirarle fijamente a la cara- pero nunca has tenido la valentía necesaria como para dar oportunidades, a mí, la primera. He sido, a tu perspectiva, invisible. Y me parece bien. Pero cuando tengas la suficiente madurez como para darte cuenta de esto, quizá ya no me encuentres si decides buscarme.

Apretó los labios.
Si no hubiera sido porque sabía que era él, habría jurado que por un momento sus manos rozaron las mías intencionadamente.
5
2comentarios 56 lecturas relato karma: 43

Intacta

Llegas tarde
y esta hora no la marca un reloj.

Hasta pasó
tanto tiempo, que he conseguido
quitarme esa coraza
que hace que parezca fuerte por fuera
y que me vuelve débil por dentro.

Fue tanta la espera,
que se ha convertido en hogar
este vacío
que dice ser un lugar, una parada
en el que algún momento pasarás
tan rápido

que parecerás viento
revolviendo mi pelo, despeinándome
el corazón.

También me he quitado
todos esos "te quiero" dirigidos
a ti, y que ya no eran parte mía.
Me quité imágenes borrosas, canciones,
noches en vela.

Y tú llegaste tarde
pero, por lo menos, volviste
y te quedaste el tiempo
suficiente

como para darte cuenta de que ya habían pasado más de cuatro estaciones
que me había quitado tantos
complementos
que sin darme cuenta también te había arrancado a ti

pero que mi sonrisa quedó intacta.
12
5comentarios 93 lecturas versolibre karma: 93

Seré breve

Sería
un error
no cometerte.
14
6comentarios 101 lecturas versolibre karma: 96

Mi libro

he reescrito
aquello que tan sólo
aún
era un espacio en blanco

y he dicho que ya no seré
un entre paréntesis más

yo pongo los puntos, las palabras,
tildes, enumeraciones, exclamaciones
metáforas y mayúsculas

donde mis dedos elijan
tocar

y aunque el papel corte
no lo hará más que tu piel

porque ahora yo soy la que escribo
es mi libro
yo cambio, si quiero, la historia.
8
4comentarios 55 lecturas versolibre karma: 79

Lo admito

Fingí ante mí misma,
llené mis parpadeos de mentiras
en las que se desenfocaba tu imagen
y apartaba la vista
cuando recaían tus ojos
en mis mejillas revueltas.

Admití que sí, que a ver, que
a veces, por momentos, no sé
escribía sobre ti
pero que tú no eras el dueño de mis palabras
porque nunca quise estar encarcelada
entre instantes
de acciones pensadas y no hechas,
que se deshacen como
secretos ya dichos.
Siempre quise ser libre y volar
sumergida en el mar de tu boca
pero sabiendo que yo dirigía
mi propio barco de sentimientos.

Y no supe cómo aferrarme
a la verdad. Me creía escritora,
mi propia poesía, mis palabras,
mi. Porque,
se trataba de lo que yo sentía y no
de lo que esbozaba sobre ti.
Escribía pero tú eras la tinta
de mi pluma, para volar.

En realidad.
Tú eras la razón, el odio,
la desdicha, el amor, la casi indiferencia,
la incertidumbre e indecisión.
Tú eres esto, eso, estás hecho para ser,
en contradicción, una historia
digna de contar.

Y ahora que no estás, es cuando lo sé.
Ahora, cuando ya ni te espero.
Porque ya eres pasado y no pasarás
más
ante mí. Ahora que tengo la valentía
de la que muchas veces he carecido
me doy cuenta:

Sin ti tan sólo trazo letras y espacios
en papeles
sin importancia, que no significan
nada
no me sale comenzar un nuevo folio en blanco
cuando antes, el arte
siempre se hacía
sobre el de tu piel.
9
8comentarios 171 lecturas versolibre karma: 76

Mi paisaje

Cuál
era
mi paisaje favorito
-me preguntaron una vez.

Podría ser un amanecer
bañado de la silueta
que bordea a un cuerpo,

podría ser un boceto
del viento, que sopla
a lo invisible, a lo vacío
a personas que no se dejan llevar

podría ser el sonido de la lluvia
lo que más me gusta ver,
luces en medio de un bosque,
la ciudad dormida y yo
alumbrada por tu sonrisa.

Mis pasos en dirección contraria
una espalda de la que brotan alas
unas alas ancladas a un corazón
un recorrido de lunares
tus coordenadas, en mi desorden.

Podría ser cualquiera
de todas estas, mi paisaje
y sin embargo
no es ninguna de ellas.

Porque aquel lugar,
a través del cual viajo a todas partes
sin moverme, en el que me quedaría
y permanecería
sin dudarlo,
son tus ojos. Y todos los sitios
que aparecen reflejados en ellos
en los que también estoy yo.

Mi reflejo de tus ojos mirando los míos. Tu reflejo de mis ojos mirando los tuyos que me miran a mí.
Tu sombra, fundiéndose,

conmigo.
12
6comentarios 87 lecturas versolibre karma: 92

Lluvia

hoy pasé por ese lugar
que se quedó grabado su nombre en mis pestañas,
también tenía apellidos acompañados de una sonrisa preciosa

digo pasé, como si no me hubiera quedado allí bastante tiempo
contemplándolo
lo digo como si pasaratanrápido
que ni me enterara de que lo que estaba sintiendo
eran ganas de volver sin aún haberme ido

pero, en realidad, permanecí
exacto
como tú permaneces aún en mí

y empezaron a llover recuerdos en mis ojos.
11
8comentarios 122 lecturas versolibre karma: 98

Abrigo

yo siempre voy andando
caminando
con pasos pequeños y
la cabeza gacha,

mirando de reojo
conversaciones

enredando mi pelo
con mis pestañeos

con las manos en los bolsillos
y encogido el corazón
escondido
tras un abrigo que parece
hacerme invisible

y un día,
el aire tiró mi capucha
y me descubrí a mí misma

justo en el momento
en el que el temblor me hacía
volver a esconderme
apareciste

y me miraste,
y no sé qué significará
que se te pare todo alrededor
pero seguro
que tiene algo que ver
con ese momento

en el que me descosiste
los miedos
y me pusiste una sonrisa
que combinaba
con tus labios.
11
1comentarios 47 lecturas versolibre karma: 89

Mientras leías un libro

le vi leer un libro

y nunca vi tanta arte junta
yo, mirándole a él y escribiéndole
mientras él lee una historia llena de palabras
que suenan
a mí

y, sonreí, porque sí
porque siempre
cuando le veo
sé que sí

y él, apoyaba un dedo guiado
por cada frase que iban
recorriendo sus ojos

supe que no iba a ser capaz
de relatar nada que superara ese recuerdo
era difícil reflejarlo
y también comprendí que nunca
podría mostrar realmente lo que siento
porque no iba a decir nada
que no estuviera ya anteriormente
dicho

pero lo que sí vi, claramente,
era lo mucho que lo quería en realidad

y que si él, acariciaba páginas
para que no se le escaparan las letras entre los dedos
yo me agarraría a su piel
para que nunca, se fuera de mi lado.
13
7comentarios 76 lecturas versolibre karma: 89

No has estado

No has estado,
cuando más te necesitaba
y yo sí que estuve
cuando ni siquiera, sabías
que necesitabas alguien
con quien estar.

No has estado,
cuando el frío calaba hondo
cuando el vaho de mis palabras
gritaba
que necesitaba fuego
para reavivar una llama casi
imperceptible.

No, no has estado,
así que

perdóname que haya aprendido
a no seguir esperando
por alguien que ni siquiera pasará
ni me mirará
ni.

Perdóname que aún te siga queriendo
que por momentos lo niegue
y juegue a recordar,
perdona que, a veces, haga trampas
y esquive aquellas cosas
que no debías
haberte callado.

Pero que sienta todo esto,
no quita que tú no sientas nada.

Porque no has estado
y no puedo hacer que sigas estando,
sin estar.
No estuviste, ni estabas

ni, bueno, estarás.
10
1comentarios 57 lecturas versolibre karma: 84

En ti

me he perdido en tu cuello

así que, silencio
no despiertes a tus palabras

para que me encuentren

porque los lugares
vacíos de besos
necesitan ser llenados con caricias

y yo no quiero
que te sientas deshabitado
siempre serás poema,
verso, recuerdo
y olvido que te hace volver a recordar

me he perdido, quizá a posta, para encontrarme

silencio,
en ti.
13
6comentarios 177 lecturas versolibre karma: 105

Déjame que me dejes

Déjame y vete.
Huye. Aléjate.
Venga, corre. Aún estás a tiempo.

Déjame aquí antes de que te diga
que te quiero
y lo estropee todo.
Solamente se quedarán nuestros recuerdos
a mi lado
solamente te estás llevando
nada más irte

en el bolsillo
el secreto para olvidarte.
O, por lo menos, recordarte sin que duelas.
Cicatrizando sin que escuezan
las heridas
de los besos que no vas a darme.

Tan sólo es eso. Por lo demás puedo mentir
y decir que estoy bien.

Por tu parte, me parece cobarde,
el no haber sabido cómo quererme,
quedándote en mi día a día.
Contigo, pero sin ti.
- compréndeme -.

Sin embargo, quién soy yo para impedírtelo.
Si al agarrarte de la mano
y notar esa piel que tantas veces me quitó el sueño
tus dedos se escurrieron entre los míos.

Déjame. O, mejor dicho, déjame
que no me importe que me dejes. O que yo
tenga el suficiente valor
como para saber afrontar las cosas
sin marcharme.
11
1comentarios 81 lecturas versolibre karma: 87

Pero fue

Hace tiempo
que me pregunto
qué es querer y si alguna vez
esto
me ha sucedido a mí.
Que me quieran.

Porque, sin premeditarlo,
inconscientemente
hay veces que echo la vista hacia atrás
y veo a lo lejos
algo que parece ser, pero que nunca
sabré si lo ha sido.
Tampoco tengo la certeza
de si
verdaderamente
quiero saberlo.

Hubo roces, caricias,
palabras bonitas con una sonrisa detrás
hubo besos, desgarradores
que partían el alma en dos.
Antifaces de miradas y rostros
entre claros y oscuros.

Y recuerdo momentos
y los echo de menos.
No para revivirlos, sino para recordar
lo que alguna vez fui
lo que, a pesar de que me causara dolor,
hizo que me diera cuenta
de que vale la pena apostar. Y perder,
para aprender.

Y ahora vuelven a apresarme cosas que ya creía
olvidadas.
Porque, es cierto, que nos quisimos.

Que lo que tuvimos, fue bonito.
Pero, fue.
16
6comentarios 99 lecturas versolibre karma: 83
« anterior123