Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 21, tiempo total: 0.012 segundos rss2

Recuerdos de un lejano lugar olvidado

La memoria perdida hizo añicos el alma de Tannen «el hacedor». Todo era un caos dentro de su cabeza; ya no recordaba nada, ya no sentía a nadie cerca de él. Todo era nuevo y extraño cada día, aterrador, a la vez que tristemente irónico. Un hombre que había vivido toda su vida del recuerdo de viejas historias y leyendas recogidas a lo largo de los siglos de los hombres, ahora no recordaba nada, ni siquiera la fama de su nombre.
leer más   
4
sin comentarios 64 lecturas relato karma: 52

Brilla vieja estrella

Brilla vieja estrella, nunca dejes de brillar, pues aunque el dolor persista, muy pronto acabará. Cierra los ojos, que yo te tenderé la mano. Tranquila, sigue soñando pues yo estaré a tu lado como tú siempre lo has estado. Mira al otro lado. Allí te espera él, pues a pesar de los años nunca te olvidó. Ahora ve, ve a su encuentro y abraza su recuerdo. No llores más, pues a este lado siempre presente estarás. Cuando esté triste sabré donde encontrarte, no te preocupes por mí, pues me enseñaste muy bien cómo cuidarme. Ahora ve, no pierdas más el tiempo, que yo no olvidaré mirar al cielo para hablar contigo. Pero recuerda: Brilla vieja estrella, nunca dejes de brillar, que a pesar de la distancia tú siempre me encontrarás.
4
sin comentarios 45 lecturas prosapoetica karma: 62

Fantasía de amor

Le preguntó cuál era su fantasía
y ella le contestó:
"Mi mayor fantasía eres tú,
un sueño inalcanzable".

Y siguió creando historias en su mente,
idealizaba un romance danzando juntos sintiéndose en las nubes que los elevaban al cielo deseando que su fantasía de amor
se convirtiera en realidad.
3
sin comentarios 57 lecturas relato karma: 35

Microcuento de tristeza

El vuelo de una libélula
creó una brisa suave
que lanzó al viento
el aroma de
una nostalgia triste.

Si te alcanza,
una lluvia de lágrimas
empapará tu pena.
17
6comentarios 156 lecturas relato karma: 92

Bajo el mismo cielo

Era un día soleado, ella lo esperaba en la estación del tren impaciente y nerviosa observaba el reloj en la pared de la boletería donde marcaba la hora y segundo a segundo los minutos transcurrían. Ella, como siempre romántica, lo esperaba con una rosa roja en la mano sin espinas, como símbolo de amor, pasión y ternura que se tenían.

Surgió el tan esperado encuentro de dos almas que se amaban desde otras vidas. Desde lejos se reconocieron con gran facilidad. Se miraron de frente, no paraban de sonreír. Alrededor de ellos se escuchaba el tumulto de las personas y el ruido de los trenes, pero entre ellos hubo una pausa, el tiempo se detuvo, solo escuchaban el lenguaje del amor. Ella observaba sus ojos color de mar, su cabello rayos de sol. Él estaba embelesado con su hermosa piel canela, entrelazaba sus manos en su rizado cabello. Ambos les brillaban sus ojos, él acarició su rostro, se besaron encendiendo la pasión dormida y las mariposas revolotearon en todo su interior. Despertaron sentimientos de amor, romance y alegría; emociones que emanaban desde su alma.

Caminaron bajo el mismo sol, durmieron bajo la misma luna. Pero la vida se encargó de cambiar su destino. Se distanciaron confundidos pero amándose y vivieron separados bajo el mismo cielo. Un océano inmenso los separaba de día y de noche.

Ella se quedó estacionada en ésa época, sintiendo la culpa de haber vivido en una burbuja de amor que su mente creaba. Tejiendo sueños de lo que fue y no pudo ser. Tantos capítulos vividos de una historia sin final.

Solo quedó el recuerdo de las cartas de amor que recibía de su amado, convirtiendo sus días de soledad en alegría y el recuerdo vivo de sus besos, su voz y su mirar.

En las noches ambos (sin saberlo) coincidían al mismo tiempo, miraban al cielo, escogían una estrella, le soplaban un beso desde la distancia y le pedían a la luna que cuidara a su amado y amada.

Y en la noche fría los abrazaba la melancolía convirtiéndolos en dos lobos aullando porque extrañaban a su amor eterno.

Escrito por: Aydil DR
9
3comentarios 83 lecturas relato karma: 85

Secretos

La observaba absorto mientras dormía plácidamente. Las sombras oscuras bailaban, sobre su cuerpo desnudo, con la escasa luz de Luna que entraba por la ventana. Irrumpió súbito el amanecer. La angustia se apoderó de él. Ella lo descubriría. Debía huir antes de ser condenado al olvido o devorado por un rayo de Sol. Inesperadamente ella lo abrazó por la espalda y sus cuerpos se enredaron con vehemencia. En el espejo, solo el reflejo de una cama vacía.

Alicia Fdez.
leer más   
13
3comentarios 79 lecturas relato karma: 81

Jamás te soltaré

La vida los cruzó en el camino y tropezaron...
Le agarró su mano para no caer.
Ella le dijo mirándolo fijamente a sus ojos: "No me sueltes despues de esperarte tantas vidas, tantos años, meses, días, horas y al fin llegaste a mi vida y no quiero dejarte ir tan fácilmente.

Él (apretando su mano) le dijo:
"Jamás te soltaré"
Ella preguntó: ¿Hay riesgo?
Él contestó: Siempre existe el riesgo.

Sonrieron en complicidad. Siguieron caminando tomados de la mano, ambos mirando hacia la misma dirección y el sol como testigo iluminando su camino.

Juntos hasta la eternidad...
4
1comentarios 54 lecturas relato karma: 63

La Carta

Sacó del cajón la carta.
La había leído tantas veces que
sabía de memoria cada frase,
cada párrafo, cada palabra.
Volvió a leerla una vez más,
y volvió a llorar una vez más.
Fue la última vez que tuvo
alguna noticia suya.
En la era de los mensajes cortos,
escuetos y breves, eligió escribir
una carta larga, densa y eterna.
Parecía que quería decir adiós
mil veces. ¿Por qué?
¿A quién quería convencer,
a ella o así mismo?
Dobló de nuevo la carta,
pero esta vez no la depositó
de nuevo en al cajón.
La rompió en mil pedazos,
como los mil adioses,
depositó los pedazos en el sobre
y lo quemó todo.
-Ahora si. –se dijo-. Adiós.
3
2comentarios 84 lecturas relato karma: 35

Conjugar en primera persona

Voy a conjugar todas las canciones de amor
en primera persona,
hacerme la música
y ponerme a bailar.
9
1comentarios 77 lecturas versolibre karma: 74

Esa larga espera

Sentada en la orilla del mar, aquella mujer de cabellos negros y sedosos, con su mirada perdida hacia el horizonte, desahogaba su llanto escribiendo en la arena las letras del silencio lo que su alma gritaba. Esa noche en soledad, le preguntó a la luna, si existía el amor para ella. Venus interrumpió la conversación y le dijo: "El amor reinará en tu vida y tu corazón cuando estés preparada".

El viento susurraba el nombre de su amado, pero las olas no le permitían escuchar, el viento acariciaba su piel, la luna resplandecía en su cuerpo convirtiendo en sueño la sombra de aquel hombre que sigilosamente aparecía, despertaba el deseo de amar, callaba en silencio y se perdía entre las olas del mar...

Aun recordaba el beso que le pidió y ella cómo negarse si su mirada la elevaba hacia el cielo, sintiendo el perfume de su piel, suave al respirar...
4
sin comentarios 70 lecturas relato karma: 36

La Niña

Ella era su preferida. Le gustaba cuando jugaban las dos y todas las noches la miraba dormir.

—Aún no es tiempo, no está preparada, pero llegará su hora. —decía mientras la miraba desde el estante de los juguetes.

Mientras tanto, peinando su cabello, la niña miraba detenidamente su reflejo mientras éste le respondía:

— Aún no, no estoy preparada…Pero llegará su hora.

P.E.S.S
leer más   
9
6comentarios 124 lecturas relato karma: 45

Yuxtaposición

-Si no es ella ¿quién va a ser? -preguntó desde su corazón.
-Tú mismo -se dijo frente al espejo siendo portavoz de la razón.
leer más   
11
2comentarios 97 lecturas relato karma: 57

Divorcio

—Hasta que la muerte nos separe, ¿recuerdas? —dijo ella.

Acto seguido, jaló el gatillo.
12
3comentarios 94 lecturas relato karma: 52

La locura de Peter

Tal vez Peter
dentro de su locura
hizo lo mas sensato;
no crecer nunca.
leer más   
7
2comentarios 106 lecturas versolibre karma: 69

El amor también se come

-Huele bien… ¿Qué cocinas?, hace unos días que quería hablarte, noto como si algo entre nosotros hubiese muerto.
-No te preocupes, precisamente ahora cocinaba nuestras mariposas pronto las metereremos otra vez en el estómago.

Marisa Sánchez
9
7comentarios 100 lecturas relato karma: 64

ying&yang

Dime donde termina tu ausencia y te diré donde comienza mi presencia.
-Le dijo la luna al sol una tarde cualquiera-
leer más   
4
sin comentarios 46 lecturas relato karma: 59

Naufragio

Mi primer naufragio fue cuando ella me invitó al mar: me mostró las olas y los barcos; también sus brazos, luego sus muslos. Me dijo “desde el mar, las olas se miran con ojos de pez”. Durante aquel naufragio me sujeté de las voces que navegaban en barcas y me colgué de ellas como un presagio de piratas, porque no hubo momento, siquiera, de escape.

La muerte, comprendí muy tarde, te muestra las olas y los barcos.


Imagen: Composicin Narrativa
by Ilustralia
leer más   
14
10comentarios 130 lecturas relato karma: 83

Libertad de expresión

— ¡No! ¡Este artículo no puede publicarse! gritó el jefe de redacción.
Tenía sus razones para decirlo.
— ¿Por qué? preguntó el periodista.
— Porque aquí no nos permiten la libertad de expresi…

Una bala le arrebató las dos últimas letras.


Imagen: Two men talking/
Fernando Rodríguez Salas
leer más   
4
2comentarios 76 lecturas relato karma: 53

Sal

Salgo del sueño
Sala de la sábanas frías
Sal de mi mente
Sal en mis heridas
Salpica mi calma
Salta en mi pupila
leer más   
3
sin comentarios 77 lecturas versolibre karma: 1

He vuelto

El roce de una mano en mi espalda, escalofrío.
Los pelos de punta, el corazón a mil, helado. Y un susurro al oído con voz familiar pero rota:
-Aquí estoy, como te prometí antes de morir...
leer más   
6
sin comentarios 36 lecturas relato karma: 54
« anterior12