Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 150, tiempo total: 0.022 segundos rss2

Háblame de amor

Háblame de amor
para que pueda creer
para volver a mirar a los ojos
para que tus manos quemen mi piel
y me puedan poseer.

Háblame de amor
y dime sin palabras
como se promete con caricias
esas que no mienten
con besos de labios apasionados
con almas palpitando
como laten inconscientes
los sentimientos.

Háblame, murmura
susurra a la piel,
al corazón
al oido
sólo
lo que pueda
tu corazón al mío
cumplir…

Háblale a mis ojos
verdades,
que descreidos
no quieren ver
y cuentale que hoy
si es deseo
y que nos vas de amor
a mentir.

Que hablen tus manos
tus dedos a mi piel
que arde en deseos
y se niega de tu amor
a beber.

Que hable tu boca
abierta casi muda
y que tu lengua
distraiga y vulnere
la mía, para que no piense
y en tus labios se desnude.

Que hable tu hombría
de juegos, de roces
del deseo, de mis piernas
que te esperan
y que cedan
perdiendo
su alerta
y te dejen pasar.

Háblame por fuera
y que tu cuerpo
me hable invadiendo
desatando cadenas y miedos
soltando deseos.
(Lol@)
18
10comentarios 136 lecturas versolibre karma: 97

El miedo

¿Sabes lo que es el miedo? No, solo crees saberlo, pero yo si lo sé, lo sufro cada vez que cierro los ojos.
Lo sabrás cuando sumergida en la oscuridad del sueño, el frio este a tu lado, envolviéndote entre sus invisibles y helados brazos, produciéndote escalofríos y haciéndote sentir un vacío en tu interior. Te obliga a correr para alejarte y adentrándote cada vez más profundamente en la oscuridad, la cual te atrapa entre sus tentáculos cegando tus ojos de todo rastro de luz.
Huyes de ellos, pero de nada te servirá, sus lazos son infinitos y te perseguirán allá donde vayas, atrapan a todo el que quieren, no existen barreras que los detenga, y si las hay las atraviesan como si nada. No corras, no huyas, te agarrará para no volverte a dejar libre, estrujándote hasta que no quede rastro de la persona que fuiste, convirtiéndote en un ser oscuro, en su marioneta. No tendrás alma y el brillo que tienen tus ojos verdosos desaparecerá, volviéndose como el césped en otoño, sin vida, vasallo de la Muerte y la Oscuridad, tendrás que obedecer su autoridad.
Puedes elegir, lucha para conservar tu esencia, tu alma intacta y tu propia luz que hace que brilles como si de una estrella fueras, o dejar que te absorba, dejando solo un cuerpo que camina entre la vida y la muerta, no estando en ningún estado, un espectro casi fantasmal. Te animaría a luchar, pero pienso que sería inútil, no eres lo suficientemente fuerte para vencer, no sabes luchar por ti misma, ¿cómo puedes si quiera pensar que ganarás esta batalla? ¿Puedes salvarte a ti misma pensando que así tus seres queridos no sufrirán?
leer más   
8
5comentarios 67 lecturas relato karma: 88

Las cartas

Como las líneas de las manos marcan nuestros caminos
como las cartas de amor que ya no escribo
por viajar en versos hacia otros destinos
ahora yo me adelanto a los miedos y espantos
y para no sufrir de amores, leo en las cartas de tarot
y adivino los errores…

Ellas, las cartas, confiesan y dudan
descubren y hablan, se anticipan
y atemorizan mientras quiero creerles
y a los que no creen, le dan risa…

Yo siempre consulto a las cartas
y me hago trampa a mi misma
un poco pregunto de otros
pero más de vos, y de mi…

A veces leo en ellas tanto llanto
que las guardo, y vuelvo a escribir
algunos versos viajeros
que escapen de sus designios
los de leerme y contarme
que aunque que te sueñe
no eres mío…

Otras veces en silencio
a ojos cerrados, tomo una carta
la apoyo en mi pecho y antes de mirarla
siempre ruego, ruego
que todo lo malo se haya limpiado
para poder hacer mi recorrido
buscando descalza
el amor ese, lejano
sin dañar mis pasos…

Porque no soy adivina, ni gitana
y de magia sé menos que nada
pero juego mi destino cada día
apostando al amor, buscando una carta
que hable de los imposibles
esos que ningún don del corazón logra borrar
porque no olvida…

Como las líneas de la mano
marcan nuestro camino
así las cartas de amor
esas que ya no escribo
porque ahora
me adelanto
a los miedos y espantos
en las cartas de tarot
que a veces no adivino… (Lola)
16
13comentarios 226 lecturas versolibre karma: 87

Creo que un día de estos

Creo que un día de estos
te callaré la boca,
me levantaré y te diré sin reparo
que dejes de atormentarme.
¡Que te vayas, que dejes de susurrarme!
Que ya no soy aquel que se dejaba convencer
—tan fácilmente—.
Que no te tengo miedo y, lo mejor de todo,
no me lo tengo a mí.
Un día querré equivocarme
y no me va a importar lo que diga la gente,
no perderé la oportunidad de brillar,
más fuera que dentro.
Te enseñaré que soy capaz de mostrar
de qué estoy hecho.
y si de todos modos me equivoco,
no me esconderé, no quiero que me definas.
Creo que un día de estos
te callaré la boca,
pero hoy... no va a ser ese día.
leer más   
15
15comentarios 163 lecturas versolibre karma: 107

Díscola imagen

Tribulaciones desacordes.
Quise ser el héroe de la batalla:
¡Agónica embestida en la que me hallé imbuida!
¿Coraje, pasión…?
Lugar: decepción.
En la oscuridad no veo nada,
¿y quién sabe cuál es mi morada?
La realidad es aquella que con tus manos tapas,
pero por las rendijas de tus dedos escapa…
Cuando la angustia está desatendida
y calcinante la herida
la membrana se dilata
y la alarma estalla.
Díscola imagen expoliando mi carruaje.

Marisa Béjar, 29/11/2017.
leer más   
15
6comentarios 103 lecturas versolibre karma: 90

Miedo maestro

Éste óleo negro que me invade.
Savia que se petrifica.
Núcleo de fibra transmisora.
Equivalente a la mano
que abraza a la tráquea hasta que los pulmones se desinflan.
Me irradia lo irracional
hasta el deseo mismo del objeto del miedo.
Lo universalmente menospreciado,
que se ciñe firmemente frente al espejo.



imagen de @gabbynathan // @visualatelier8 (instagram)
13
5comentarios 105 lecturas versolibre karma: 99

Desnuda

Hoy te espero desnuda,
Desnuda te espero.

Desnuda entre los colores verdes y rojos,
Los papeles húmedos y mojados de aceite
De la avidez de la existencia humana.
Desnuda donde habite todo,
Donde no habite nada.

Durante un segundo, estaré en plata
E iré susurrando a las águilas muertas
Del negro páramo oscuro,
Situado entre las distintas colinas perpetuas
Y mi vaivén del centro inerte.
Hoy se desvanece Alejandría,
Hoy soy humana,
Hoy, vendré a verte.

Gitana y de cristal estaré entera,
Reflejando poesías y tintas visibles
Que, durante el esparto, las conchas mentirán
En el caer del océano y el espectro.

En neón estará tatuado el mundo,
En neón estará entero.

Hoy iré deslizándome en tierra firme,
Mientras mi victoria y las águilas,
Rodean la bóveda de tu coraza
Hercúlea, yo, en tu cima
Tú, en la mía.

Escurre tus labios sobre la arena,
Siguiendo las distintas huellas.
Funde los besos con el irisar del mío
Y siéntete uno con mi mismo ser.

Hoy te espero desnuda,
Desnuda te espero.
leer más   
8
3comentarios 88 lecturas versolibre karma: 93

Mi esencia

Llevo más de un centenar de días en la sombra,
escribiendo a oscuras
huyendo de los fantasmas
con los que antes bailaba.

Con miedo a no ser capaz,
incluso temiendo no volver a ser real,
agazapada en mi cama
sintiéndome a salvo entre las sábanas.

Y es que sólo necesitaba eso, estar sola.

Antes mi cabeza estaba ordenaba,
mi cuerpo disfrutaba,
había encontrado el punto entre la noche y la mañana,
y en ese caos cósmico bailaba.

Pero llegó el inicio de una nueva etapa
llegó enero y algo en mi mente cambiaba,
los años pares sólo traen desgracias
y tenía un presentimiento que no se equivocaba.

Un clic pero a la inversa,
en vez de engranarse, mi mente se desordenaba
y ya nada funcionaba;
había perdido mi esencia.

El principal problema
era que no sabía si quería encontrarla
porque no sabia siquiera
por dónde empezar a buscarla.

Negocié con el infierno una tregua
quizás sólo necesitaba una pausa
tomar aire para volver a la guerra,
o al menos entender qué me pasaba.

Pero el precio era mi alma,
y no estaba dispuesta
a vaciarme para volver a sentir calma,
prefería quedarme donde estaba.

Sin embargo, me acostumbré a la inercia,
a ese no sentir nada
a quedarme atrapada en la tormenta
entre cenizas, acomodada.

Dejé de buscar la salida de emergencia,
empecé a llevarles la contraria
a todos los principios que guardaba
junto con aquellas cartas que nunca enviaba.

Decidí seguir navegando a la deriva
pensando que quizás encontrara
un salvavidas como por arte de magia,
alguien que me devolviera la calma.

A pesar de no haber vendido mi alma
seguía sintiéndome vacía
es decir, no sentía nada,
ya nada me hacía flotar como una madera en el mar.

Demasiado tiempo para pensar,
y algunas copas de más,
hicieron que todo se diera la vuelta
y entendí que si realmente me quería salvar
tenía que equilibrar mi balanza
en el punto exacto entre pensar y dejarme llevar,
mi cabeza lo sabía
pero mi cuerpo no podía más.

Sin embargo, me di cuenta
(y no era la primera vez que lo hacía)
de que nadie me iba a salvar
si de lo que huía no estaba fuera.

Cuando huyes de ti, nadie te puede encontrar.
Cuando no puedas más, tienes que parar.
"Cómo te van a entender si no te sabes explicar".
Pero no tienen que entenderte, a veces sólo un abrazo basta.

Al final todo volverá a ser, o así me suelo engañar.
La esencia cambia, como una llama
y no tiene por qué ser mala la nueva etapa
las piezas diferentes también encajan.
13
6comentarios 80 lecturas prosapoetica karma: 102

Miedo

Cuando era niño
me dijo mi madre:
"no tengas miedo
siempre estaré
aquí a tu lado"
Hoy que ya no está
me siento abandonado
mis lágrimas han brotado
y nadie las ha limpiado.

Nunca termina el miedo
y pasa que con la edad
camina siempre a tu lado
y te castiga sin piedad
miedo a quedarte en soledad
a no encontrar el amor buscado
a caminar bajo la tempestad
y de problemas empapado
a no andar el camino
que te lleve a la libertad
y añoras volver a ser niño
cuando todo era felicidad.
11
4comentarios 44 lecturas versolibre karma: 83

pequeñas cosas

sueño con tu malestar,
con tus desidias y tus miedos,
parto con ellos desde el sur
hacia la ciudad
para resolverlos y esconderlos;
y rescatarte,
aunque sólo sea,
inconscientemente,
porque no me lo has pedido.
hago estas pequeñas cosas
y muchas otras
porque luego,
al despertar,
siempre estás tú.
leer más   
14
7comentarios 115 lecturas versolibre karma: 114

Cabalgar tus miedos

Cabalgar tus miedos
descorrer el velo
escalar la montaña
y alcanzar el cielo…
remontar esos
profundos miedos
nos permite conocernos
y entender
muchos puntos ciegos.
leer más   
13
8comentarios 123 lecturas versolibre karma: 112

El sueño

He tenido un sueño, estaba en un paradisíaco paisaje lleno de luz y vida, yo era el único ser humano, rodeado de tortugas grandes, pequeñas, y diminutas cuando andaba, tenía que tener cuidado de pisarlas a las más pequeñas y también mucho miedo, de ser devorado por las mas enormes y grandes.
Un lugar digno de un paraíso, y desesperado sitio de temor, prudencia, miedos y alegrías. No llegué a ser en este sueño feliz, por un lado las tortugas diminutas que podía pisar, y por otro las grandes que podía devorar me.
leer más   
6
2comentarios 50 lecturas relato karma: 76

Paredes blancas, cuadros y plantas

Entre paredes blancas, cuadros y plantas
Bajo mi mirada descansas
Risas, besos y esperanzas
Solo somos dos almas
Manos entrelazadas
Todo bajo sábanas
Ahora solo hay lágrimas
Nada está en su lugar
Te fuiste
Esta casa ya no es un hogar.
8
3comentarios 82 lecturas versolibre karma: 92

Debajo de la escalera

Debajo de la escalera
reverberan voces agoreras.
En las grietas asoman manos descarnadas
con tretas despiadadas.
Es una hacienda yerma
donde sestea la afrenta.
La acústica está insonorizada a la esperanza,
pues cerúleas almas
devinieron brunas
y ahora vagan erráticas en la inmunda espesura...

Debo subir la escalera
con porte incólume a la tragedia.
¡Las voces no pueden adueñarse de mi propia esfera!

¿Y si sólo fuera un trampantojo?
Puede que quienes braman
sean daltónicos en karma.

Los peldaños claman mis pasos:
¿Para blandir mi corazón al horror
o mutar a un “Yo” mejor?

Logorreico mensaje
insurrecto en paz anhelante.


Marisa Béjar, 17/03/2018
leer más   
11
7comentarios 120 lecturas versolibre karma: 103

Alba niña

Alba niña , despertar del sol,
primer rayo que nace
deseando ser resplandor...

Quieres levantar el vuelo
ansiosa de buscar otro cielo
inmenso y díafano para volar

Antes de aletear haces planes,
piensas, mides el tiempo
y el espacio que recorrerás

te elevas en vuelo intentando
cruzar a otro cielo dejando
huellas de estelas en el manto estelar

te sientes perdida en la inmensidad
buscando tu corazón otra manera de latir,
recuerda siempre niña

que la vida es como tu espejo
sólo devuelve el reflejo
de lo que enfrentes en él

no te paralices, no tengas temor
cuando se vive en el amor
difícil es fracasar

prefiere ser la que aprendió a soñar
y siempre sentir ese espacio,
ese goce de ser gaviota en libertad

Soñar es ver el lado hermoso de la vida,
ya realizados los sueños casi nada son
quedarse a vivir en ellos

despúes de gozarlos intesamente
y si el sueño termina
habrá que volver a soñar .

Los sueños viven dentro
tú eres de sol un despertar
en cada alba niña echalos a volar.


MMM
Malu Mora
leer más   
15
20comentarios 120 lecturas versolibre karma: 122

Espíritus derrotados

Espíritus derrotados en amarga desazón.
¿Por qué torturáis mi Alma?
Escapad de mis entrañas y descubrid vuestros complejos.
¿Por qué disfrutáis con mis lamentos?
Me dan náuseas vuestros cuerpos,
pierdo el sentido en el hedor de vuestro aliento.
Dejadme emerger de mis cenizas,
no anuléis mis fuerzas, no me hagáis enloquecer.
Permitid por esta vez, que el sueño una realidad sea
y marchad lejos de aquí.
No dejéis una huella, ni siquiera un solo rastro.
Quiero volar con el viento, quiero cantar con el pájaro
Y vivir mi vida entera, sin hallar en mi interior,
más espíritus derrotados.
15
12comentarios 79 lecturas versolibre karma: 88

Rota

Rota, por dentro, rota como si una niña me hubiera tirado contra una pared y los trozos los hubiera escondido en cualquier cajilla, pero dentro hay pedazos rotos, como mi alma en mi cuerpo.

Rota y asustada, como la niña que fui, como la niña lo está.

Rota, asustada y confusa, por no saber, por no querer y por no poder. Porque el futuro se ve, a veces quizá, como el pasado, maldito.

Rota el alma que intenta escaparse cuando me falta aire. Roto el corazón que trata de latir de alguna forma, y duele. Rota la mente que no me deja en paz, rota porque, quizá, nunca estuvo entera.

Rota estoy, lo sé, rota porque no quiero repararme, porque siento que no debo o no puedo pegarme. Rota por el miedo a mis pedazos, por mis miedos quizá.

Rota sí, y, ¿qué? Es mi maldición, mi propia tortuta y debo vivir rota, aprender a hacerlo, aprender a vivir con mis miedos, con mis pedazos forzando el llanto.
6
2comentarios 61 lecturas prosapoetica karma: 61

Del amor y esos miedos

My worst habit is my fear and my destructive rationalizing.
Sylvia Plath

Dentro del miedo no hay donde esconderse.
Benjamín Prado


Hoy le tengo miedo a nada, que debe ser igual o parecido a perderse por las calles de la única ciudad que has recorrido un millón de veces. Ya me encontraré, te dices a ti misma, avanzando con el paso decidido de unos pies que no solo no reculan, mucho menos, se detienen. Un despiste, eso es. Seguro que ha sido cuando iba pensando en... ¿qué más da? Ya me encontraré, repites sonriéndole al error que ya casi has olvidado, aunque es pronto todavía para saber dónde estás.

Hoy es uno de esos días que se empeñan en gustarme. Y lo intentan a mi estilo, como cuando trato de agradar poniendo empeño y consigo, con maestría, lo contrario. Pues igual...

Que por qué odio el mes de marzo, me pregunta el desconsuelo. Porque atrás quedan dos meses que debí haber vivido y no guardo ese recuerdo. Me pasa todos los años. No me extraña el arrastre de apatía que acarrean las semanas. Me divierto por las tardes deseando para luego, de manera más segura, cuando ya estoy dormida —el momento pertinente que utiliza mi ambición, la ocasión que dibuja en el aire los mejores castillos—, y creo que logro, algunas veces, pisar el rabo de la esperanza.

Hoy me infunde respeto esta ausencia de miedo. ¿Qué le pasa a las cuerdas del trapecio? ¿No está el viento soplando su molesta cantinela? ¿Ya le aburre la partida al descontento? ¿Y el naufragio?

¿Debería preocuparme?
13
8comentarios 117 lecturas prosapoetica karma: 98

Quimera

La tiranía de una lágrima que yace suspendida.
El ataque de pánico repentino,
que se queda apretado en el pecho.
La opresión de una tristeza
que parece nunca desvanecerse,
que acecha a tientas
sonriendo desde cada esquina.
El dolor en la rodilla,
que a diario me recuerda que jamás volveré a ser joven.
El futuro que sigue tocando a mi puerta
cobrando intereses moratorios.
Me encuentro pequeña e inerte,
me agonizo la vida,
despierto a medias,
en medio del sopor de un día nuevo.
Me deshago en palabras que se esparcen,
incontrolables.
Nadie comprende el enigma.
El que ignora, sonríe y brilla,
proyectando mis sombras
que danzan en perfecto descontrol.
No hay nada bueno en mi.


Marian Godoy
@asteropea



“La tierra lucha contra el sol y todos los planetas, en perfecto descontrol, orbitan sobre mi cabeza”
“No puedo controlar mi vida, solo te quiero prevenir. Nunca he tenido disciplina, no hay nada bueno en mi”

Nocturnal - Amaral

Imagen: Quimera - Jorge Urdánoz
4
2comentarios 28 lecturas versolibre karma: 61

Cartas al sentimiento: Miedo

Escrito al miedo:

Pienso llevarte de la mano al cementerio.
Pienso cavar yo mismo el agujero,
y leeré mis propios versos en tu entierro.

No creo que nadie te eche de menos.
Para ser sincero,
hace tiempo que no te quiero;
será porque no te comprendo.

Será porque eres sólo un agujero en el cerebro,
una masa informe y negra,
que vive dentro.

Yo mismo,
te llevaré de viaje,
de vuelta al infierno.
Y no será del que yo vengo.
Será mucho peor,
por ser sólo un sentimiento.

Quizá te vivas a tí mismo,
te mires al espejo, e igual que al tiempo,
te condene a ser humano,
a odiarte eternamente,
como yo me siento.

Será entonces,
cuando me pidas que tape tu agujero.
Será tarde,
y juro que nadie más que yo,
velará tu entierro.
- no pienso ser blando,
te lo prometo -
Más que nada,
porque no eres cierto.

Sólo queda resolver algo:

De qué flores
quieres el centro.
Creo que mis dalias combinarán perfecto
decorando tu agujero,
pues el negro será la única luz que veas,
para que te acostumbres a tu propio nombre,
para que te sientas reflejado, y completo.

Con cariño,
hasta que te meta dentro.
Siento que cada vez, falta menos.

@A. Rheinn
Cartas al sentimiento: Miedo.
#RheinnPoetry
leer más   
15
21comentarios 106 lecturas versolibre karma: 111
« anterior123458