Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 139, tiempo total: 0.017 segundos rss2

El cuarto ventisex

El onanismo el placebo baldío
Del abiestado siniestrado del cuarto 26,
Ven
Ti
Sex.

Tú y tus copas infranqueables,
Yo ovillo en el monte Venus.
El clitoris la utopía factible,
El sur se presenta afrodisíaco

Ábrego, ábrigo, Áfrico.
Mis velas suspiran por el tifón austral
Donde tus bragas ondean a media asta.
Un milenio de sexo en señal de luto.

Dispones tus cuarenta y cinco grados,
Y yo accedo, más bien, INTERcedo.
Delira la piromana, fulmina al noctámbulo.
El coliseo traquetea virulento

Y entre gemidos dictas dogmas
"Así, asá" vigorosa encamada.
Y Voilé!
El climax sentencia al auriga,
Desenmaraña la feliz entropía.

Se desploma y ronronea extática,
Yo estático asomo la tregua.
Declina ,disiente, domina,
Y ofrece el bello bucle:

Accedo, asiento, actúo.
El onanismo el placebo baldío
Del abiestado siniestrado del cuarto 26,
NEV
IT
XES.
leer más   
3
1comentarios 27 lecturas versoclasico karma: 56

Garzas Doradas

Años
que pasan sin revuelo.
Días
que acaban con mi vida.
Un llanto
que habrá de terminar así...

Canto
sin esperanza afable.
Sueño
con terminar el sueño
que nunca
vi al despertar.

El vuelo
de garzas doradas
me invita a reposar.
El cielo
me dice no hay tiempo
para descansar.

Vidas
que disimulan risas.
Cuentos
que inventan su futuro.
Un llanto
que habrá de terminar ahí.

Cantas
sonidos inefables.
Mueres
por disfrutar el sueño
que nunca
vas a formular.

Vuelas en garzas doradas
sin aire que sentir;
El tiempo
que borra las almas...
Se olvidarán.
leer más   
8
2comentarios 57 lecturas versolibre karma: 80

Nada nos pertenece

Mi cuerpo es un saco de huesos
vestido con carne caduca
que sangra poesía.
Una casa de alquiler
en la que, a veces,
me cuesta vivir.

Llegará el día en que prescriba
el uso de las manos,
de estas piernas, de estos brazos.
¿Y, luego, qué?

Nada nos pertenece,
salvo este instante.
No hay más oportunidades.
Seremos desahuciados
del alojamiento carnal
que nos cobija
y de nada servirá
todo lo que acumulamos.

Estamos educados
en la importancia de un tiempo
que no llegó.
Entrenamos la paciencia,
sacamos brillo a los sueños
y esperamos un después.

¿Dónde quedará el futuro?
¿Para qué servirá
el largo plazo?

Seremos menos que invisibles
con la ambición desnutrida
tras aquella despedida
que no tiene otra detrás.

No quiero imaginar cómo será
el último adiós
de los atardeceres en la playa,
de las rutas de montaña,
de mi plato favorito,
de las risas con amigos
y familia.

¡Despertad!
13
10comentarios 84 lecturas versolibre karma: 93

Musa Iscariote

Esto no es un poema,no.
olvídate ya de ofrendas,
De súplicas lastimeras
Y de palinodias reiterativas.

Esto no es un poema
Aunque lo escriba así,
En una catarata melancólica
Que desemboca en el mar muerto.

¿Qué sentido tendría escribirte?
(otro) poema engullido por tu ausencia,
(otra) misiva crepitando en tu chimenea,
(Otra) jeremiada gastada y desaborida.

¿En qué pelvis derramas ahora tu néctar?
Mientras yo reniego de un poema
Que no es poema, pero que arde,
Pero que late, pero que quema.
(¿Acaso eso no es poesía?)

Y me estremezco como un lirio encorvado
En medio de una furia huracanada.
Es que te deseo más ahora, que te he perdido.
Porque me atrae lo utópico, aunque duela,
Como un dátil cimero,
Como una tregua esteparia,
Como unas caderas matemáticas,

Tendré que darle alguna utilidad
A este desideratum lírico.
Te reto mordaz a que vuelvas,
A que me enfrentes en una última cruzada,
En algún cuartucho
de algún motel austero,
De algún universo propicio...

Y cuando cese el apocaclímax,
(Y solo en ese mismo instante)
Esto, querida Musa Iscariote,
Esto, tendrá sentido porque
Será
tu
poema.

(Mar muerto)
leer más   
12
8comentarios 132 lecturas versolibre karma: 90

Mis mejores otoños están por venir

Un destello de luz se asoma tímidamente
por mi memoria apresurada,
por esa mirada que se incursiona
por la ventana de mis ilusiones
buscando a la luna y su esplendor.

Sé que está todavía allí,
reservando a mis mejores otoños por venir,
reposando a los días que pasan como apresurados porque simplemente ahora la mirada es más cautelosa,
ya no se extravía a la primera silueta escondida
de mi retórica por querer mucho vivir.

A estas alturas de mi vida he perdido el interés
por el halago que no es sincero,
me he alejado de aquella amistad convenenciera
por su gran ego de superficialidad.

En el pasado muchas veces me quisieron
robar la alegría, esa que se destella
y se contagia a la primera sonrisa,
quisieron amargar a mis intentos
por imitar a aquel que en el pasado
me enseñó todo con su ejemplo
y que ya no está para cuidar mi andar.

Como un cobarde muchas noches incontables
fui un barco de papel a la deriva,
extraviado en un mar de noche
en la oscuridad de un infinito frío
sobreviví en su inquietante profundidad.

Aqui estoy, sigo pregonando mis incontables alegrías nunca me perdí extraviado
en los sin sentidos de la vida,
queriendo agradar solo a los resentidos,
a esos que aman a la única maldad.

En la historia de mi vida
yo he sido mi rescate, en esa soledad de mi compañía,
que me ayudó a descubrir alegremente
que los gatos prefieren mi presencia
para acurrucarse en mi seguridad.

Nunca tendrán precio los desvelos
que a veces son más que necesarios,
para recuperar a esos días
que necesito para descansar soñando.

Ahora nadie me dirá lo que tengo que escribir
en las hojas de mi vida,
nunca volverán a ser solo simples palabras vacías
de una poesía trasnochada y rota.

Ahora solo me duele saber
que poco a poco se están muriendo
todos aquellos que marcaron mi vida.

El mundo se está quedando solo
siento mucha tristeza saber que nada volverá
a ser otra vez igual sin ellos.

Mis mejores otoños están por venir,
los espero reposando a todos los días
que aún quedan para poder escribir
con ese destello de luz que se asoma
tímidamente en un nuevo día por mi ventana.

La luna se fue con esa luz que alumbra
a la oscuridad impidiéndole salir una vez más.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
13/08/2017.
13
4comentarios 316 lecturas versolibre karma: 77

Péndulo

Sinónimos.

Un cuco que ya no es okupa,
El niño inválido tras la ventana,
Un centinela con ceguera,
Un pianista con artrosis.

Sinónimos.

Un poema escrito en la arena,
Una babosa bañada en salitre,
Un erotómano sin genitales,
Una obertura que no emociona.

Sinónimos.

Un peregrino sin su cayado,
Un crepúsculo desenfocado,
Un soprano de garganta rota,
Un misántropo en Nueva Delhi.

Sinónimos.

Un mitin sin demagogia ni vítores,
Una familia en ayuna permanente,
Una taberna en plena ley seca,
Un cardenal sin pornografia.

Sinónimos.

Un archipiélago proceloso,
Un réprobo que clama fervoroso por Dios,
El sepulturero enamorado de la matrona,
Un náufrago agorafóbico.

Antónimos.

Un tango de Gardel de madrugada,
Un brindis con Dom Perignon,
Agüita fresca en una tarde sevillana,
Tchaikovsky asomando su crescendo.

Antónimos.

Un lienzo desnudo para Monet,
La lotería que salpica un barrio obrero,
Un poeta siendo correspondido,
Un milagro recurrente en un hospital.

Antónimos.

Un vientre yermo que ahora concibe,
Una corona de fragantes jacintos,
Un desayuno sin melancolía,
Un violinista "veraneando" con Vivaldi.

Antónimos.

Una pasarela de Ruiz de la Prada,
Un otoño que concede prórrogas,
Un jilguero con su retórica amarilla,
Una siesta dominguera postcoito.

Querida, no quiero ser eso, un vaivén.
Este dipolo emocional me está matando.
Condéname,
indúltame;
ámame o ámame,
Pero detén este péndulo de medianoche.
leer más   
12
3comentarios 59 lecturas versolibre karma: 86

Spleen

Un par de cuervos zigzaguean por mi ventana,
Parecen escapar de algo, tal vez de mi,
De este engendro azul que prefería
Haber nacido yerto, muerto y lila.

Siempre me he sentido solo e innecesario.
En los brazos soporíferos de mi madre,
En las tabernas mugrientas de mi barrio,
En la entrepierna de un témpano femenino.

Procuro la rigidez deliciosa de la muerte.
Que el silencio pisotee mis latidos,
Que la gusanera prolifere en mis entrañas
Y sacuda mis carnes de lado a lado.

Vivir la vida como la vivo
Es como saciar la sed comiendo polvo.
¡Oh señor, padre del dolo latente!
Liberame de esta odisea baldía.

Tú, Dios padre misericordioso ,
¿Por qué no envías tus plagas devastadoras
Para que me canten una canción de urna?
(Cántame, cántame una nana definitiva)

¿Cómo puedo despertar tu revanchismo fulminante?
Recitaré este poema en plena eucaristía.
¿Quieres que blasfeme de tal forma
Que tu rojo enemigo se avergüence de mi?

Lapídame,
Nadie me honrará con flores celestes.
Anocheceme,
Que no quiero trasnochar.
leer más   
12
18comentarios 131 lecturas versolibre karma: 79

Parca (poema de @Camaleon199 & @SolitarioAmnte)

Oscuridad, caos y destrucción,
mi nombre la parca y así nacÍ yo.
De una gran explosión
tres diosas unidas destructoras del mismo sol.
Estrellas, mundos y galaxias
se rinden ante mi esplendor.

Desde el principio de los tiempos
un torbellino de vientos estelares
trajo hasta mi esencia,
al despertar de mi consciencia,
el irremediable destino
la tan despreciable tarea,
de ser muerte de estrellas;
de ser sombra siniestra
destino sin escape,
que la vida del hombre oscurece,
final irreparable.

Vago entre los siglos
sola sin compañero
sin amigos.
Princípio y final, único destino,
Sólo locos y desesperados
me quieren en su camino.

Ese es mi castigo,
matar y matar, destruir,
asolar y devastar
lágrimas de pena y soledad.
Esta labor pesa
todas las toneladas de los átomos
que forman este universo.
¿Qué deidad
tuvo de mi tan poca piedad,
para darme ésta tarea
cargada de tanta iniquidad?

Porque pocos entienden
que la consecuencia de la vida
es la muerte, valor inseperable,
e inherente: la muerte.
A la materia es a la única
a la que le soy indiferente
ella sólo se transforma
pasa a otro estado diferente
ella, no tiene miedo a la muerte.

@Camaleon199 & @SolitarioAmnte
viii-17
leer más   
14
21comentarios 142 lecturas versolibre karma: 87

Silencio de Muerte

Siento que todo perece
en un profundo silencio
enmudeciendo palabras
con sílabas de tormento
que pronuncias levemente
al respirar en mi lecho
cuando te pienso presente
aunque sé que estás muy lejos
donde nadie puede verte,
solo mis ojos despiertos
en tus pupilas dormidas
en el valle de la muerte
que todo de miedo teje
con los hilos de las sombras
que con sus versos fallece,
en los que todo es mentira
en los que nada parece,
si solo ahí he de tenerte
que se me lleve pronto la muerte.
leer más   
9
6comentarios 174 lecturas versolibre karma: 78

Madrugada

La noche es fría, reina el silencio. Las escaleras transportan a la planta baja: más frío.
Alrededor unos muebles con libros de todos tamaños, colores y edades, fieles testigos del conocimiento compartido. Resalta la gran ventana de cristal, que se deja atravesar por la luz proveniente de la calle, provocando un vaivén de sombras en las paredes desnudas; simulando así una especie de cine antiguo, en blanco y negro.
Una silueta en especial se dibuja sonriente, montando guardia y haciendo juego con la magia de dicho recinto.

En frente la puerta de acero cumple su objetivo: una vez afuera, el aire melancólico de la madrugada te eriza la piel. El zaguán luce solitario, sólo inquietan las voces lejanas de cierta gente que parece disfrutar “la hora de la bruja”, empujándote de un salto de nuevo hacia el interior.

A la derecha la cocina parece más lúgubre, sin embargo, las artesanías mexicanas, la despensa en la alacena, los trastes en el fregadero, y el comedor al centro con su mantel blanco y bordado la convierten en un lugar habitable y acogedor. Llama la atención un brillo intenso que se observa desde la única ventana. Desde ahí puedes ver dos bicicletas que han sido abandonadas después del paseo y varios otros juguetes repartidos sin orden alguno.

Y de nuevo el fulgor… al contemplar detenidamente se cuentan varias veladoras colocadas con respeto al pie de tres fotografías cuyas flamas iluminan los rostros de los que son en esta fecha recordados. Las flores de cempasúchil adornan solemnemente con su amarillo radiante el arco que complementa el altar. El papel picado colorea de alegría los espacios a los que fueron destinados y los dulces típicos forman pequeños cúmulos de sabores; el pan de muerto y la fruta fresca perfuman el ambiente dejando en el olvido la baja temperatura, respirando nostalgia, mirando fijamente el ígneo halo que se forma inexplicable, pero tan real como el mismo viento que susurra y mece las plantas, haciéndolas danzar con los espíritus visitantes.

-Aria Nahual
/Nov17/ 2015
Fotografía: Aria Nahual
leer más   
7
sin comentarios 45 lecturas relato karma: 73

Sombra de muerte

Tan agotada
de recorrer el mundo
sembrando la tristeza
y desconsuelo,
la sombra de la muerte
se sosiega en el bosque.


@SolitarioAmnte / viii-17
leer más   
17
18comentarios 109 lecturas versoclasico karma: 98

Verdades

La inmortalidad de las almas apuñalada en millones de hojas, así, como alfileres con mariposas.
leer más   
9
2comentarios 61 lecturas prosapoetica karma: 89

Que no falte tiempo

Madrugada, último día de vida: cojo tu mano, quema.

Último aliento:
hielo, tiemblo, nervios, miedo
y salgo huyendo..

¿Dónde están mis años, mi sabiduría ?
¿Dónde está mi fuerza?
Que yo na la veo
¿Dónde está el por qué?
Porque yo, no lo entiendo .

Leña, fuego, sangre y aliento
Y ¿Después qué?
Cenizas, invierno y te pierdo,
y se acabo el tiempo.

Y aprendo :
Aprendo, a coger tu mano mientras esté ardiendo y da igual si tiemblo o notas mis nervios, concédeme tiempo, tú, que aún tienes aliento .
Deja que te cuente todo lo que siento, antes de que llegue el gélido viento y se agote el tiempo,
y yo , salga huyendo,
llevando un pellizco latiendo por dentro.

Concédeme tiempo , tú,
y libera el lamento que encarcela
mi pecho.
Tú, que aún tienes tiempo,
sangre, fuego y aliento .
leer más   
18
8comentarios 86 lecturas versolibre karma: 90

Buona notte, amore

"Si las páginas de este libro consienten algún verso feliz, perdóneme el lector de haberlo usurpado yo, previamente" Borges.


Tres treinta y tres de la mañana,
Una taza de café despachada,
Un cigarrillo atornillado entre
Los dedos índice y corazón.

"Piano concerto in C minor"
Circúndandome, en esta noche rancia,
Cortesía de alguna batuta crispada...
C'est la morte.

Distensiono el cuello, alzo la pluma,
Como Moisés a su cayado,
Y determino la orden: "Escribe" ...
(Silencio)

No, esta materia músea no va así.
La poesía es perfecta, puntual
Como el erotómano en un encuentro
Lúbrico en el ascensor de un motel.

Podría escribir sobre la muerte,
Sabéis que tengo una elegía
Incrustada en la garganta...
Pero odio mecanizar el arte.

Por ello, he destrozado el poema
Lúgubre que estaba descomponiendo.
Lo estrellé como un suave jacinto
Contra la gris mampara del otoño.

¿Qué es la poesía?
(Las preguntas "cataratean")
Una cerveza infinita en verano,
Un viejo amor que vuelve
Y redescubre tu pecho.

Es un salmo infalible,
Un niño chapoteando agua fresca,
Un abrazo azul
En un tanatorio desolado.

Pero la poesía no es monocromática
(¿Existe algo que esté libre de matices?)
En esta vida socarrona y sinuosa,
La poesía es elegíaca, "desordenadora"

Y ahora cuestiono todo, siguen siendo
Las tres treinta y tres de la madrugada,
Me pregunto porqué (suspiro) guardé
Tus parasiempres en un bolsillo roto.

Quise, obstinado, quedarme a dormir
En esos labios mullidos, paradisíacos,
Y asomarme por tus comisuras
Para decirte "Buona notte, amore"

Ahhh... Te besaba como un puberto
Inaugurando el deseo carnal(espiritual)
Y tú batias contra mi, dadivosa,
Con tus besos poliglotas,
Con tu prisma olímpico,
(pseudo)inagotable, (pseudo)intemporal.

Pero (¡Malditos incisos y matices!)
La cerveza resultó no ser infinita,
El niño se cansó de chapotear,
Y tú te fuiste para|siempre.
Y ahora ¿Qué importa el poema?
Ahora, ¿qué eres tú?
Ahora "solo" ,
"Solo",
"Solo",
Eres un poema, un poema roto.
leer más   
14
23comentarios 148 lecturas versolibre karma: 94

Las letanías de Charles

A Baudelaire y sus "Letanías de Satán"

Tú, el más maldito y docto rapsoda,
Discípulo de la muerte negra.
¡Oh Charles, apiádate de mi larga miseria!

Pontífice de Satán, bohemio impenitente,
Monarca de la mazmorra bermeja.
¡Oh Charles, apiádate de mi larga miseria!

Tú, factotum del infierno, que erraste
En los muslos de las parisinas rameras.
¡Oh Charles, apiádate de mi larga miseria!

Tú, que al jocundo le abres el apetito
De lamer el filo de una larga hojilla.
¡Oh Charles, apiádate de mi larga miseria!

Tú, torvo cuervo del "nunca más"
Que llamaste "hermano" al esclavo del tedio.
¡Oh Charles, apiádate de mi larga miseria!

Oración

Alabado seas, Charles, que al taciturno abrevas en tu regazo, ¡Oh padre calamitoso! Enturbia el corazón de este gusano lastimero que se arrastra por la vida. Permíteme beber de tu cráneo las miasmas malditas que, ¡Oh, bendito opiáceo! Te atormentaron como una noche procelosa.
leer más   
12
13comentarios 98 lecturas versolibre karma: 87

Cuando sea el momento

Cada amanecer,
después de un gran insomnio
o de la luz de algún te sueño,
estoy más cerca del volar
hecha cenizas.
Porque ese,
es mi destino.
La tierra es para la vida
y las flores
son parte del amor.
leer más   
14
2comentarios 75 lecturas versolibre karma: 86

Debido al amor (Un poema de @Canet y @Verin)

Debido al amor,
aprendí a volver de la muerte.
En esa brecha abierta y candente
que deja el dolor continuo e inmortal
de la noche más oscura,
mi corazón -que se siente solo-
gasta un coraje desesperado cargadito de utopías,
y lejos de rendirle pleitesía al olvido de tus ojos,
te recibo y te hago frente
con los recuerdos que me quedan.

Comienzo a respirar despacio,
no sé coger aire de otra forma cuando regreso de la muerte.
Una vida que fue mía -tuya, nuestra- brota alineada, sin remedio.
Es la cicatriz más bella que jamás haya visto,
y haciéndome la fuerte,
queriendo ser algo parecido a una diosa,
te ofrezco la naturaleza de mi pecho resucitado,
casi virgen.

Y me reencuentro de nuevo con la noche,
observando a mis penas cortadas y abiertas
brotando con su hilo de dolor.
Delante de las palabras hay otras esperando,
suelo perderlas cuando caigo tras las sílabas afónicas

Vengo de recoger con tu pecho la noche,
poeta insomne y dolorido,
sin instrucciones para morir.
Podrás reconocerme entre tus heridas
quietud suspendida
sin sepultura ni memoria.

Debido al amor,
Aprendí a malgastar los folios que cubren la mesa.
He perdido las máscaras,
los pretextos,
las estrofas pintadas de mis brazos.
También la inocencia dichosa
de la raquítica puericia.

En ocasiones me quedo encallado entre noche y noche y
me duele creer que
tal vez sea un sendero de objetos triviales,
un mantel agujereado, la sombra de un árbol, la ilusión de un poema dormido,
el ocre de las poesías que jamás escribí,
o aquellas cuerdas que ataban los secretos...

La muerte es un plato vacío
que tiene esencia a soledad,
un lugar en el abismo.

¡Y aquí nos encontramos!
Acentuando el desconsuelo de continuar muertos en vida.
Respirando en un frágil poemario.

Si logramos dormir para siempre
podremos guardar con candado
las flores que
cubrirán nuestro cuerpo con su vida.
leer más   
19
28comentarios 219 lecturas versolibre karma: 97

Metamorfosis

Crisálida carnal, quédate atrás,
mi sexo pertenece a tu prisión,
pecado de vivir, alas negras
sobre mi espalda aferradas,
se purifican en el vuelo,
recuerdos de los aún se quedan.

Naturaleza muerta,
virginal silencio sobre la arena mojada,
hipócritas lágrimas de amor te riegan
te marchitas como las flores,
esos ramos para ti inodoros,
adiós, mi cuerpo indoloro.

Metamorfosis angelical,
mi alma ligada al cosmos
alejada de su recipiente sólido,
en la tierra todo quedó,
y como al mundo vine, me fui,
completamente descalzo.
10
sin comentarios 64 lecturas versolibre karma: 69

Un poema de amor inocente III:La sorpresa

- ¿Hola? ¿Quién habla?

No cuelgues, tengo un regalo
Para hoy, vuestro día, vuestra fecha
Escribí un poema para tu amado
Apunta, mujer, busca la libreta.

"Ahh, querido, un año juntos,
Tres seis cinco, y quiero más
Pero¿Qué importa el tiempo
Cuando el deseo es intemporal?

Quiero estrellarme en tu virilidad,
Volverme añicos en tu pelvis,
Revolcarnos como cerdos enlodados,
Vertiginosos, casi solapados.

(Malditos)

Ven, torvo carroñero mío,
Estoy servida y dispuesta
Como un gatito frio
Derramado en la carretera.

Ven, ametrállame en la cama,
Y descomponme, raudo, presto,
Como un ramillete de larvas
En el torso de un muerto"

(Cierro comillas)

Eccoló! este es mi regalo
Así no tienes que escribirle nada,
Pero... No esperes respuesta,
Él... Ahora no tiene manos.

En él, todo parece reutilizable,
Sus uñas, su pelo, sus muelas.
Yo, tengo una guitarra sin cuerdas,
Y él, unas cuerdas vocales.

(Ven, juguemos los tres)

Yo solo soy su emisario,
Su mirada roja te reclama,
Ven, tú también estás invitada,
Celebremos vuestro aniversario.

Él está aqui, a mi vera,
Puedes venir a buscarle
¿O te lo envío a mi manera?
En fascículos, por partes.

Escucha mi voz, cada vez más cerca,
Quizás, deberías pensar en girarte.
No seas ingrata, he venido a visitarte,
Sonríe ,amor, ¿No te gustan las sorpresas?
leer más   
14
10comentarios 124 lecturas versoclasico karma: 76

Un poema de amor inocente (II)

Mírate amor, duermes tan plácida
Como la hoja tendida sobre el río.
He venido para contarte algo,
Una historia, un cuento mio.

¿Recuerdas a mi gato, Pluto?
Si, el tuerto del ojo turquino.
Lo sorprendí con un cuervo pequeño,
Un retoño, apenas era un pichoncito.

Estaban jugando, contorneándose
Como dos boas en un nido.
Una danza inocente, casi infantil
Como el trino de un mirlo.

Vi a Pluto, un tanto mohíno,
Poco a poco le cambiaba el semblante.
El tierno cuervo ya no era amante,
Ahora era apetecible para el felino.

La simbiosis pueril cesó,
Ya no danzaban acompasados.
Mi gato, Pluto, devoró
A un pajarito ya resignado.

Fui testigo de la escena funesta,
Todo había sido sadismo,
Del elegante depredador
Con la pobre, la pobre presa.

Como toda fábula, esta tiene moraleja,
Agudiza por un momento el oído:
Ven, quiéreme, danza conmigo,
O sino, querida... ¡Espera!
Lo he olvidado,
Sigues durmiendo,
Todo ha sido en vano.

Me despido, pero recuerda,
Hace calor, es verano,
Deja la ventana entreabierta.
Mañana vendré un rato
Con otra historia, y puede que me atreva
A entrar a tu cuarto.

Te prometo que me he curado
No temas, ya no estoy enfermo.
Espero que obedezcas,
¿No querrás ser un cuervo,
Entre los colmillos de un gato?
leer más   
11
10comentarios 87 lecturas versolibre karma: 78
« anterior123457