Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 261, tiempo total: 0.018 segundos rss2

Congoja Nocturna

Hoy me siento desilusionado

desdichado y terminado

mis sueños han muerto

y mis ganas con ellos


Mi único deseo

poder empezar desde cero

optar por lo que quiero

mas no por lo que debo


Me encuentro perdido

en el mar de la desesperanza

mi vida no tiene sentido

el fracaso me abraza


Acostado desnudo

solo, triste y mudo

aguantando las penas

que la vida conlleva

me quedo sin fuerzas

para enfrentarme a ella


Me he rendido hace tiempo

solo deseo estar muerto

y que en el silencio

nadie recuerde mi cuerpo


Mi aliento se ha extinguido

al igual que mi ser

tal vez es mi destino

el nunca vencer


Esta noche me despido

pues dejo el mundo de los vivos

me sumerjo en la oscuridad

donde siempre debí estar.
leer más   
9
3comentarios 58 lecturas versolibre karma: 87

Soledad

Y tu..
¿Qué haces aquí?
¿Quién te invito a seguir?

No te desvistas, tu cuerpo ya no me seduce
Tus labios rojos, que brillan y destilan veneno
Ya no podrán hechizarme

¿Cómo? ¿Qué si aún te amo?
Pues… debo confesar que estuve enamorado de ti
Que en mis largas noches solo, dormitar a tu lado me gustaba
Que el aroma de tus cabellos me hacía tener ese sueño liviano
que medio te movías me despertaba

¡Por favor te pido que te vayas!
Debo admitir que fuiste como una estrella fugas
Debo admitir que por un instante alumbraste una que otra noche,
Pero no estabas ahí cuando quería dormir contigo, porque eres quimera.

La verdad… ¡ya no te amo!
Me he enamorado de la luna,
Ella si está ahí cuando por las noches la busco
Me enamoré de ella…
De su piel morena, de su pecho, del olor de su cabello, de su vientre
¡Me enamoré y esta vez es para siempre!
Con ella… duermo profundamente y en paz

Jamás volveré a estar solo ¡jamás!,
Ella es un regalo enviado desde el cielo
Y aunque a veces es fría la noche, los dos somos madera y fuego para calentarla.

He encontrado mi amalgama,
He encontrado una piedra preciosa,
una piedra que alumbra mi camino cuando la noche se hace más oscura,
Y siempre me esta recordando que me amará y me acompañará hasta la muerte.

Por eso… te digo adiós…, Soledad
leer más   
12
4comentarios 65 lecturas prosapoetica karma: 90

Samsara (XX)

La existencia de nuestra inexistencia
empieza en la nada,
termina en la carne.

Abraza tu calavera,
vive.

Abraza tu cuerpo,
muere.

Abrázate a tí mismo,
r e s u c i t a.



*pintura de Zdzisław Beksínski
**Poema XX de mi primer libro La Mala Sangre
leer más   
5
6comentarios 45 lecturas versolibre karma: 75

Eterno

Sé que cuando centelleas,
me susurras en morse,
que, si no puedo ser eterno ahora,
lo seré contigo.

Sé que, en un momento dado,
podré exhalar en diferentes ruidos fatuos,
que no estaré mañana
pero, lo estaré contigo.

Sabré que caer en el olvido de diferentes presagios
y ser el punto final de sus letras,
no será el peor de los finales,
sino es contigo.

Podré olvidar todas aquellas estrellas
y no poder agitar todas las nubes del cielo
con mi dedo
pero, podré afirmar que, hoy
yo aún, te quiero.
leer más   
18
10comentarios 107 lecturas versolibre karma: 90

La Muerte a un mortal

Porque quieres que yo muera
ser que quiere el infinito
si el instante más bonito
trae sonrisas pasajeras.

Porque quieres ser eterno
perpetuando tu condena
Luego de sufrir tu pena
hay nirvana mas no averno.

No me oculto en el otoño.
Yo te espero aquí en la orilla
de mi isla de reposo
donde el viento trae mejillas
y el ocaso ojos llorosos
del tormento de la vida.

Si me llamas "cruel verdugo"
mi oz es llave de tu celda
liberándote del yugo
del que tu alma es prisionera.

Somos las hojas del árbol
que caerán en el otoño.

Al igual que este papel
Fue una vez parte de un tronco

Somos las olas del mar
que romperán en la orilla.

Al igual en la Pangea
Muchos de ellos no existían

Somos las nubes del cielo
que desvanecerá el viento.

Al igual que el firmamento,
será pasto de lo yermo.

Somos los rayos del sol
que oscurecerá el ocaso.

Ni siquiera su candor
vence al tiempo y a su paso.
leer más   
12
8comentarios 56 lecturas versoclasico karma: 86

Summertime sadness

La vida es un sueño.
Ojos que cierran lentamente
al compas de los días.
Solo un instante de agonía.
La tinta derramada sobre el papel
Y un mantel blanco
que cubre la mesa de los domingos.
El dolor de lo que sigue
porque el futuro es inexorable.
La esperanza que se cuela
por debajo de la puerta,
como un polizonte en un barco.
La libertad de un momento
suspendido en el tiempo,
como una partícula que es arrastrada por el viento.
Dios y verdad,
Escuela y misa.
Vos sabéis de las luchas
que implican el decidir estar vivos.
Deja que brille la luz,
aunque la apagues para dormir.


@asteropea

imagen de pivoslyakova
4
1comentarios 34 lecturas versolibre karma: 69

La vida es un inciso

Vengo de afuera,
voy hacia adentro,
soy de la noche,
breve es mi día,
aquí sólo estoy
de paso.

Fuera de este paréntesis
hay la unidad de dos noches:
La boca del mismo útero
que nos vomitó al nacer;
esa misma boca con dientes
que nos espera ahí adelante.

¡Ah!... ¿Lo sientes?
Ese es el horror
de tener que volver
a esa casa oscura.-


@ChaneGarcia.
...
leer más   
14
6comentarios 86 lecturas versolibre karma: 93

El duelo

Un hombre
frente al vacío llora:

-¿Me ayudas, madre?

Un golpe de viento
le concede
voz al columpio:

"Hijo,
si ya lo has hecho
tú solo
antes".

-Ya, pero me da
miedo

ahora.

(Abel Santos, Inédito)
leer más   
14
11comentarios 151 lecturas versolibre karma: 89

Glu Glu

¿Y si me voy y desaparezco?
¿Soy lo que soy en cada momento?
¿Y si salgo a volar para que la vida se escurra entre mis dedos?
La vida me ahoga y me deja sordo;

Sordo por la ausencia del oxígeno,
Sordo por qué estoy en otro mundo,
Sordo por qué solo veo el cielo,
Sordo por qué creo que estoy sordo,

El chillido de mís huesos y el movimiento de mis vértebras que retumban en este vacío repleto de muerte pequeña.

aún así me acompaña y con mis manos la puedo tomar, salvarle la vida y luego verla volar si llego a tiempo cuando sus alas se secan.

El frío hace que me abrace, transformándose en una brasa caliente al color rojo vivo y si no me muevo evita que me congele, que me altere, que celebre , que recuerde.

Cómo cuchillos te corta la piel, el ánimo y la valentía te demuestra que pueden abandonarte en cualquier momento, y que sólo existen cuando no usas el tacto
De tus pies y tus manos.

Solo contengo la respiración y exhaló poco a poco, cómo si un globo inflase y dejará escapar el aire junto con el ruido insoportable ,
Al abrir mís ojos , las lágrimas se perdieron con el paisaje.
10
6comentarios 60 lecturas versolibre karma: 95

¿Qué es La Vida?

Es la muerte del no ser.
Abrir y cerrad de ojos.
Una puerta sin cerrojos
que te invita a conocer

Es un momento de asombro
que no logras comprender.
Un instante de placer
o el sonido de un sollozo.

Es un río de emociones
que desemboca en tus ojos,
se desborda por tus poros
y se inunda en tus pasiones.

Es tan solo un fotograma
dentro de nuestro universo,
lleva escrito en el reverso
un sagrado pentagrama.

Es la busca de un sentido
en este barco naufrago.
Como ya decía Machado
"caminante no hay caminos"
mas que el de tus propios pasos
y el de los que van contigo.

El inicio de la suerte,
un misterio subsistente,
es un velo subconsciente,
es la cárcel de la mente,
es el fuego de lo inerte.
Dios que se volvió consciente
en el interior durmiente
de todo aquel ser viviente
con la razón suficiente
para cuestionar con temple...

y responderse...

Que es la Vida, sino el principio de la Muerte.
leer más   
11
9comentarios 83 lecturas versoclasico karma: 94

Ser mujer mi delito..

Mi delito, fue no amarte, no aceptarte, y arrancaste mi vida tan brutalmente.
Mi delito fue ser bella y me castigaste, ardiendo en llamas todo mi cuerpo.
Mi delito fue decirte No, y acabaste con mí vida de un tiro en la cabeza...
Mi delito fue levantar la voz y terminé con la boca cocida, para que nunca más grite los deseos de mi corazón.
Mi mayor delito ser mujer, vestirme con minifalda y encontrarme con una bestia..
Ahora muerta estoy, mis ojos, ya no verán tus ojos desorbitados que me causaban terror, mi oídos ya no escucharán tus ensordedores gritos, mi cuerpo ya no temblara más con tus burdas caricias que terminaban con mi cuerpo y mi alma marcados.
Mis pies ya no recorrerán más una y otra vez los caminos de la injusticia, ya no escucharé
Más el murmullo de la gente, el llanto de mis hijjos.
¿Que pasará después de mi muerte?
¿Qué pasará después de mañana?
Ya no estaré para saberlo..
leer más   
6
1comentarios 62 lecturas prosapoetica karma: 73

A Miguel Hernández

A Miguel Hernández

Al poeta encerrado en una jaula,
con alas de águila y perfume a romero
caminando entre olas imaginarias de libertad.
Atado al yugo de la ignorancia
pasó las horas creando caminos de esperanza
llenos de lluvias y metralla.

Cuerpo apaleado de sangre y sudor
lágrimas de rosas rojas, en sus pupilas
hambre física entre los dientes.

Tubérculo canción
Dolor
Mar caliente
Sal
Yodo
Muerte.
leer más   
12
3comentarios 74 lecturas versolibre karma: 98

Burbujas

¡Me encantan tus burbujas!
¡Qué bien te salen!
Esbozan vida lúbrica de verdades
Y la constitución de la falsa jura.
Son burbujas ahogadas, olvidadas y muertas.
¡Qué mentira!
¡Qué impuras!
Envuélveme en esta habitación efervescente
Mientras los reflejos feéricos se rompen al besar,
Y aquel rincón nigromántico, muera.
¡Qué arrebol crepuscular!
¡Qué inefable mentir!
Respírame, hasta que el caer del propio cenit
Y mis ojos, estuosos de verdades,
Hagan caer la política en la mayor anarquía.
¡Qué célicas son!
¡Qué tartáreas!
Talladas están del mármol del hueso
Y emergidas en la sangre purpúrea.
Ora, ámame en esta lírica y pintura,
Mientras lo etéreo abraza la victoria de la espalda.
¡Qué frágiles!
¡Qué lucífugas!
Deséame con el acero y cristal de tu cuerpo,
donde el irisar del aceite aurífero mora.
Conecta mi alma incandescente por ti
Y muramos, unidos, bajo el sexo de la noche,
Inmarcesible, yerta e imposible.
leer más   
2
1comentarios 44 lecturas versolibre karma: 31

Descenso

Miras al cielo rojo y ves las nubes que pasan fugaces.
Miras al horizonte y ves las fieras con hambre en sus fauces.

Miras bajo tus pies y cucarachas suben por tu huesos
y te da igual pues ya tu cuerpo esta podrido por dentro.

Miras a tu alrededor y solo vez la basta soledad.
Miras tu corazón, solo es un iceberg flotando en el mar.

Antañas mariposas que sentías ahora son gusanos
buscando renacer y no morir viviendo en el pasado
mientras la muerte acaricia tus ideas con su fría mano
y con la otra te muestra el cadáver de lo que has amado.

Para no ver, la oscuridad se ha vuelto tu refugio
y la felicidad se ha marchado junto al demiurgo
dejando al caos, pero sirenas seguirán cantando,
mientras me atraen al otro lado adormecen mi llanto.
10
2comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 94

Vivir

¿Qué es la vida?
un sinvivir,
cuanto más vivo, más muero,
malviviendo
Cuanto más vivo, más sufro,
sobrevivo para morir,
para vivir.
leer más   
10
3comentarios 55 lecturas versolibre karma: 89

El sitio de la muerte

Tal vez el sitio de la muerte
no sea un lugar oscuro.
Puede que esté lleno de luz
y que sea, lejos de todo temor,
un lugar apacible y blanco.
Puede que llegue a mí
como una paloma alada de paz
y me rete a seguir
el llamado de lo desconocido.
Entonces, podría ser que cayera
en una alucinación
y encontrara más de lo que espero:
un pedazo de cielo celeste para mí,
una nube de tiempo remoto
que anhelaré volver a tener.
Entonces,
me ahogaré en aguas limpias,
sin miedo,
hundiéndome despacio
hasta desaparecer en la espesura del fondo.
El barro me tomará con sus brazos de tierra,
envolviéndome con su hermoso color.
Puede que el sitio de la muerte
no sea un lugar oscuro,
puede que tú me esperes
y hasta que nos encontremos
tras la inmensidad del mundo.
leer más   
16
9comentarios 129 lecturas versolibre karma: 107

In Memoriam

Ha pasado tanto tiempo,
tantas noches, tantos días.
Junto a la melancolía
conversamos otra vez.

Quiero hablarte sobre el clima
sobre el paso de los años,
como desde tu partida
nada ha sido lo que fue.

Los recuerdos en el viento
con fragancia de tristeza
se convierten en quimeras
de otro frío atardecer.

Caen lágrimas de la lluvia
donde hay dos niños jugando
el que quise ser de antaño
y el que nunca más seré.

Remolino de recuerdos,
sentimientos de impotencia,
de pensarte de momentos
sin poder volverte a ver.

Y esta atmósfera tan densa
cargada de mil preguntas
donde espero mil respuestas,
esas que nunca tendré.

Los consejos que me diste
y también los que faltaron
recordar intento en vano
se fundieron en ayer.

Extrañando tu ocurrencia,
los días de pesca robados,
todo el tiempo que pasamos
y aquel que no pudo ser.

La neblina del pasado
va borrando tu silueta
y solo tu eco resuena
cuando pierdo lucidez.

En medio de la amargura
maldiciones mil pululan
en mi mente, y se derrumba,
no acepta esta realidad.

Pero...

En mis noches mas oscuras
aun tiene brillo la luna
que al oído me susurra
que en mi mente vivo estás.
19
10comentarios 68 lecturas versoclasico karma: 128

Dicen que viene en silencio

Dicen que viene en silencio,
entre sombras de caminos
que llevan ceniza y hiel.
Yo sé que vino despacio,
agarrándose a mis dientes,
incrustándose en mi piel.

Tres suspiros silentes llenaron la habitación...
Y te fuiste...
Te fuiste andando con ella,
dejando mi alma exhausta,
perdida en la sexta planta.

Un señor de bata blanca,
algo así como un fantasma,
me dijo lo que era tu cuerpo:
un gran pedazo de carne
que se quedó sin aliento

¿Y yo?
Yo ya no te lloraba,
ni te besaba la frente,
no era más que una mirada
que se perdió entre la gente.

Y mientras los mercaderes llegaban
con los servicios pactados,
una urna en tus cenizas
y una rosa en tu epitafio,
yo con las manos sangrando
fui recogiendo, entre tanto,
todos los tristes pedazos
de un corazón desarmado.

Y así,
con los trozos aún calientes en las manos,
partí como tú en silencio,
a empezar un lento baile
de nostalgias y recuerdos.
leer más   
13
6comentarios 73 lecturas versolibre karma: 111

Esquizofrénico

LAS CENIZAS DE UN ANÓNIMO.

ESQUIZOFRÉNICO


Una nueva noche de insomnio dio muerte a un futuro sueño,
terminando así con la esperanza de alguna nueva idea.
El desvelo provoco alteración en todos mis sentidos.
Mis ojos cansados solo podían ver espectros y sombras;
mi cuerpo sufría espasmos musculares y temblaba aturdido,
esto se debía a un terremoto interno,
provocado por una fuerte agitación en su motor,
debido a intensas palpitaciones en mí corazón.
Mi cuerpo estaba agotado, pedía a gritos por algunas horas de sueño y reposo.
Mi mente trataba de detenerse,
pero un mar de pensamientos inundaba cada uno de sus rincones,
era una incesable tortura provocada por recuerdos y futuros proyectos.
Me invadió una sensación soledad que orbitaba en toda la habitación.
El silencio podía oírse como si este mismo tuviese sonido.
-Lo sé, parece mentira.-
Me levante de la cama irritado y con mi pulso ya muy acelerado.
Necesito calmarme. Pensé.
Me dirigí hacia una silla a mitad de la habitación,
no muy lejos de los pies de mi cama.
Allí se encontraba mi ropa arrugada y con un aroma gris,
mezcla de perfume barato y humo de tabaco.
Salí de la habitación y me dirigí a la cocina por un poco de agua.
Los engranajes de mi mente giraban de manera incesable,
parecía que mi cabeza iba a explotar en cualquier momento.
Tome de mi bolsillo izquierdo los cigarros y una caja de fósforos.
Me dirigí al balcón y encendí un cigarrillo.
Me acerque a la barra de contención que separaba el suelo firme de una caída desde el séptimo piso.
Estoy esquizofrénico. –Pensé.-
Me pare sobre la barra de contención cerré mis ojos y pensé en saltar.
-Qué pasaría si lo hago?.-
Respire y trate de calmarme, mi pulso estaba disminuyendo y empezaba a tener sueño.
Debo regresar a la cama. –Pensé.-
Al abrir los ojos ya había saltado. No podía creerlo.


-JOEL B. LEZAMA.
18
8comentarios 72 lecturas relato karma: 123
« anterior1234514