Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 34, tiempo total: 0.011 segundos rss2

Nubes

Se acongojan las nubes con lamentos de mares,
con lágrimas que labran de la tierra las venas.
Y a mí que se me enquistan en los ojos las penas,
acalladas se engrudan bajo minas de sales.

En candores cerúleos se acunan sosegadas,
entre mimos de céfiros restregando el ayer.
Y a mí que en ansiedades me asoma el fenecer;
endurecida el alma... del todo abandonada.

De fulgores de soles los cuerpos engalanan;
sonrosan las auroras, inflaman los ocasos,
son blancas en las glorias, y grises en taludes.

Y a mí que se me incitan los placeres que engañan;
furtivos me guarnecen en los falsos fracasos,
profanos me enmascaran en las falsas virtudes.
leer más   
14
6comentarios 86 lecturas versoclasico karma: 84

Aullidos de libertad

Fiereza cubierta de la belleza más indómita, pureza que a la brillante luna suplicas tu amor. Alma noble y fiel, amante inmortal, protector de tus hermanos. Cuestionado desde el principio de los tiempos; siempre temido, a pesar que tus ojos reflejan solo el anhelo de la libertad que siempre fue tuya y que el hombre un día te robó. Eras rey en tus vastos dominios, señor entre todas las fieras del bosque, las montañas y los fértiles valles regados por espejos de plata. ¡Lucha bella criatura, lucha!¡Reclama nuevamente tu trono! Nunca desfallezcas y sigue aullando en la oscura noche, pues el hombre sigue siendo siervo, y tú, el señor de los grandes bosques.
8
6comentarios 97 lecturas prosapoetica karma: 75

La noche de los muertos

Esa noche el cementerio aparecía envuelto en una densa niebla. De la trampilla de entrada a una de las tumbas, asomaron unas manos cetrinas y enjutas, que con un cierto tembleque, se aferraron a los barrotes. Un movimiento brusco, rompió el candado dejándola abierta sobre el cemento. Lentamente fue asomando un cuerpo, envuelto en los harapos de un vestido de bailarina. La falda de un tul sucio y hecho jirones, dejaba ver en sus secos pies, unas zapatillas de media punta. El pelo enmarañado caía a ambos lados de un rostro horrible, donde faltaban trozos de carne y sus ojos eran dos cuencas vacías. La estatua que presidía la sepultura, parecía contemplar en silencio la escena. La naturaleza que rodeaba el monumento fúnebre aparecía muerta, mientras las trampillas de otras tumbas, empezaban a abrirse una tras otra.
Llegó la noche en que los muertos vivientes, extenderían su macabra danza sobre la faz de la tierra.




Escrito para la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2017/10/29/escribe-tu-relato-de-noviembre-i-la-reina
8
2comentarios 87 lecturas relato karma: 82

Esperando el momento

Cuando la noche llegó, el cielo se cubrió de tinieblas. No se distinguían ni la luna ni el titilar de las estrellas, pero los ojos de Eleonor lo distinguían todo perfectamente. Era algo magnífico. Caminaba sigilosamente a través de la arboleda. A cada paso se detenía a observar a su alrededor, pausada pero firme, mientras sus verdes ojos relucían en la oscuridad de la noche como dos esmeraldas bañadas por el sol. De repente, algo captó su atención. Todo pasó en unos segundos. Eleonor, se abalanzó de repente sobre una sombra, sin darnos prácticamente tiempo a descubrir de qué se trataba. Luego, tras unos instantes, apareció ante nosotros con su presa en la boca. Era un joven cervatillo. Rápidamente aparecieron tres cachorros llamados por su madre. Lo habíamos grabado todo, y esto se merecía un más que ganado descanso. Jim y yo, recogimos todo el equipo, y regresamos al campamento base junto a los demás. Eleonor, la leopardo, se quedó escondida tras unos arbustos degustando una suculenta cena junto a sus cachorros, a la vez que nuestro jeep se alejaba en dirección contraria.
3
2comentarios 33 lecturas relato karma: 52

Alicia v2.17 9.07am

Caminar sobre las aguas,
acostarme sobre el mar,
darle un bocado a la luna,
al sol hacerlo girar,
recoger dos litros de rocío,
secar mi piel bajo la lluvia
y construir un velero de cristal.
Piensa siete cosas imposibles
antes de desayunar.
11
2comentarios 99 lecturas versolibre karma: 87

Tapices

La hiedra salvaje crece
sobre un gris muro olvidado.
Vida rodeada de muerte
crece a tempo reposado.

Sus hojas cubren heridas
de una plaza abandonada.
Cosiendo con sus raíces
la tierra que fue robada.

Regada por negras nubes.
La podan manos de viento.
Va dando bellas puntadas
al rítmo que marca el tiempo.

Sobre piedras y cemento
se borda un manto viviente.
Que brillará en tonos verdes
sobre la ciudad durmiente.

Hasta que vuelva la plaga
a descoser maravillas.
No quedará ni la hiedra.
Morirán zorros y ardillas.

Pues arrancará de cuajo
campos de hierba tupida.
Reconstruirá cementerios
sobre tapices de vida.
leer más   
12
3comentarios 65 lecturas versoclasico karma: 92

Árbol y pájaro

Hubo un tiempo, en que
el árbol buscaba al pájaro,
para anidar en sus alas,
quería sostener el peso
de la vida en libertad
por un momento sobre sus ramas.

Árbol y pájaro y árbol…

Eran una misma certeza,
eran hogar y viento,
eran verde y azul en sus sueños,
amarillo al abrazarse.

Eran lluvia en la madera,
eran nieve en cada vuelo,
en el desliz, en las parábolas
de sus bailes por el cielo.

Eran voces, susurros, aliento…
desde el pico y su trino
hasta el oído perenne y frondoso.
Cantos dibujando ademanes,
de sus hojas
y sus alas majestuosas .

Hoy, sentada en las raíces,
oigo el latir de esos tiempos,
de un árbol hecho de plumas
y del ave con olor a roble
despertando las conciencias,
cantando al corazón de la tierra.
leer más   
15
13comentarios 90 lecturas versolibre karma: 78

Eclipse

Claroscuro,
luz y sombra,
así soy.
Fría luna por fuera
por dentro calidez de sol,
llanto y tristeza,
felicidad y júbilo
juntos en una sola pieza.
Unidad de astros transitoria.
contradicción eterna
dos cuerpos en un estado
formando una misma esencia.
Dos mujeres distintas,
bajo la piel un sólo cuerpo:
la que vive y la que sueña;
la que se muestra y la que se oculta
bajo un puñado de letras.
Ambas se unen
me torno eclipse
Me hago poeta.


Heclist Blanco
13
3comentarios 141 lecturas versolibre karma: 80

Devoradora

Mantis erótica
coges al macho de la cabeza
y lo devoras.
Lo haces tuyo,
lo gozas;
saboreas cada pedacito verde masculino,
hasta que finalmente,
lo sientes palpitar en tu vientre.
leer más   
9
2comentarios 48 lecturas versolibre karma: 73

Haiku

Río enmarcado
por blanquísima nieve.
Invierno frío.
10
19comentarios 106 lecturas versoclasico karma: 85

Llovizn(ana).

Contacto de pupilas y mi apocalipsis
se congela.
Las agujas del reloj se atrancan,
mi invierno se para
y me plantas primavera en la tierra de mis lunares.
Floreces de antemano en mis semillas
más estériles y muertas;
previenes mi sequía.

Pintas paisajes sobre mis hojas de otoño
apunto de resquebrajarse
y así das color a una estación que creía perpetua.
Mientras tanto nuestras raíces se entrelazan,
una arrebolada nos abraza
y me siento inefable.

Yo intento compensar tus chubascos
llevándote unos cuantos sobre mis hombros
—como tú con los míos—,
ya que el fuego compartido causa menos incendio.
Te escribo poesía desde los tallos
hasta los pétalos;
lluvia de ósculos,
poco a poco,
aún con ese reloj estático,
dejando que la tormenta truene lo que quiera
porque ahora mandan más nuestras fuerzas.

Amor, gracias por ser llovizna en plena ola de calor.
Juro que siempre seré rocío en cualquiera
de tus desiertos.
13
6comentarios 84 lecturas versolibre karma: 79

Desnudez

Un lecho, tu desnudez, testigos, rayos de sol.

Voyerista, la naturaleza, ojos de ventana; verde, sonora, afable, tibia, jazmín.

Tus muslos imponentes, piel nívea, duraznos en dulce.

Te miro, contengo el aire, no me muevo, no respiro, no parpadeo, si lo hago te pierdo.

Los dedos de mis ojos te recorren. Los labios de mis ojos te besan. La nariz de mis ojos huele tu almizcle.

La piel de mis ojos transpira. La boca de mis ojos se hace agua.

Mis ojos, llenan todos tus espacios, habitan en ti, son tus amantes, te hacen sudar.

Tu desnudez, quizás no sea mía para siempre; pero todas las personalidades de mis ojos quedaron tatuadas en ella.

Tu desnudez, mis ojos, amar.

@SolitarioAmnte
iv-2017
leer más   
14
13comentarios 157 lecturas prosapoetica karma: 68

Tan solo estoy...

Tan solo estoy, que ando sin pensamientos.
Hasta lo más sagrado me abandona,
el único valor de mi persona:
mi alma que ya ni grita sus lamentos.

Escribir y pensar, vanos intentos;
recordar lo reciente no perdona,
y susurran sin respuesta a una leona
los álamos mecidos por los vientos.

Qué lejos se quedó aquella ribera
donde las aguas eran cristalinas
y frías bajo el sol de primavera.

Hoy el seco verano desespera
sin álamos ni fuentes, sino encinas
para que a su negra sombra yo muera.
leer más   
12
14comentarios 169 lecturas versoclasico karma: 7

Te deslizas en el aire

Te deslizas en aire
de las tardes transparentes,
en el agua de las rocas,
en el eco de las fuentes.
Tu imagen llevo grabada,
tu voz tan tierna y silvestre.
Tus ojos de río surcan
las riberas de mis sienes.
leer más   
14
2comentarios 189 lecturas versoclasico karma: 21

Un paseo para recordar

Me acerco a la Naturaleza
y ella juega a sorprenderme.
Un instante de luz
detiene por un momento
el mundo.
Sin ser gaviota,
puedo sentir la
brisa del viento,
la melodía del río
y contemplar el universo
en su agua cristalina.
Cierro los ojos,
me acaricia la mirada,
los sentidos.
Me siento tan diminuta
en esta gran maravilla.

Foto: @danicastillo133
leer más   
10
4comentarios 102 lecturas versolibre karma: 31

La rueda de las estaciones

Nos hace soñar
la danza del tiempo.
Pasan como un soplo
verano e invierno.

Las plantas, los árboles
transforman su aspecto,
muestran su esplendor
en mes abrileño.

El verano llega
en solsticio pleno.
Los días son largos,
vibrantes, intensos.

Cuando llega otoño,
sopla fuerte el viento.
Con desnudas ramas
aparece invierno.
leer más   
15
4comentarios 145 lecturas versoclasico karma: 46

Niña en el bosque

Los frutos del bosque
comía la niña
entre verdes hojas,
rojas y amarillas.
Sentada en la hierba,
las aves la cuidan.
Los esbeltos árboles
por ella se inclinan.
leer más   
16
3comentarios 186 lecturas versoclasico karma: 54

El milagro del sol

Asústate si es oportuno,
pierde la fe que quieras,
arrástrate por el suelo,
córtate las venas.

Aclama al cielo y luego
mándalo a la mierda.
Que tú vales más
No mereces condena.

Desquítate de los días.
No me acuerdo de la fecha
donde me dijiste "lo dejo todo"
sin invitarme a que fuera.

Ahora solo te digo la verdad:
Los milagros existen
Y tú has entrado a formar filas
en el ejército de los tristes

Nunca crece la hierba
donde se ha plantado asfalto.
Pero yo he visto un amanecer
mirando al Oeste
7
1comentarios 89 lecturas versolibre karma: 51

Calma

Una pesadilla que desaloja
deja de ser temor para ser sueño.

Una ráfaga de viento que amaina
deja de ser viento para ser brisa.

Una gota de lluvia que cae al mar
deja de ser lluvia para ser mar.

Este alma perdida que cae en tus brazos
deja de ser dolor para ser calma.
leer más   
13
sin comentarios 109 lecturas versoclasico karma: 48

15.02.2017

Me gusta andar mi camino
viendo brotar esos campos
que la primavera araña
cuando presiente que es marzo.

Yo me enajeno en los brotes,
verdes mares que respiran,
brillantes luces de soles
que presienten las espigas.

Hoy casi es azul el cielo,
se va bordando de abriles,
saltando meses en flores
porque ya quiere vestirse.

Me gusta el olor del aire
que se engalana en perfumes,
se deshace en crines nuevas
y va llenando las ubres.

Se adorna el árbol primero,
aún con sus ramas heladas
y me decora el camino
de sorpresas añoradas.

Él me regala sus flores,
las primeras que espabilan.
El almendro despertando
inunda el campo de vida.

Me gusta andar mi camino
con los campos verdeando,
amedrentando al invierno
que se derrite en los vados.

Yo voy muriendo en las flores
que presiento en las laderas;
calladas voces que pronto
gritaran la primavera.
leer más   
7
2comentarios 96 lecturas versolibre karma: 54
« anterior12