Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 78, tiempo total: 0.032 segundos rss2

Hinojos

Mientras siga sonando
la canción de los grillos en celo
he de lograr que estos mansos pasos
pueblen veredas.

Si veis que continúo
hablándoos sin descanso
de mis edades sin pausa,
comprendedme,
pues quiero explicaros
cada minuto de permanencia
entre este alma y esta piel,
explicaros una a una cada una de las grietas
del tiempo que respiro y atrapo
en un segundo de coraje,
y de cómo es la sombra permanente
del árbol que se acerca
cuando detengo mis pasos
entre las rutas sacras de mi verde país.

Mientras suene
la canción de los grillos en celo
arrancaré las hojas y semillas del hinojo
tal y como mi abuelo me enseñó
en un día lejano de un junio,
las restregaré entre mis manos,
y así seguiré
reservando el aroma de vida
sobre los dedos
hasta nutrirme con su olor,
así seguiré,
explicándoos el por qué de las arrugas
que ensalzan gozosas mi frente.
leer más   
12
9comentarios 67 lecturas versolibre karma: 104

Lobo

simbiosis que complementa mi ser
Con el rose de tus labios
Las azucenas se abren, en medio
De este crudo invierno.

(Mientras atravieso estos campos, lo puedo ver).

Deshojado se vuelve este arbusto
que oxigena con su frescura esta sombra,
Barres por el suelo tu poesía,
Lo siento cuando mis patas desnudas
Tocan el pasto,

(Buscaba echarme, para tomar un poco tu sombra).

Entre líneas te dibujas
En los Miles de poemas que leo,
Lucho por mi libertad, que es tu amor.
Aunque he perdido justamente y con razón.

(Batalle con letras contra el joven de la manada).

Reina de las aves
Planeas al compás de un repetitivo re
Mientras que las bestias
Se regocijan en tu hermosa voz.

(Te veré al abrir tus alas, te oiré cuando los niños pidan tu ayuda).

Te veo actuar en esta tierra
Lo que más vale es la leche y miel,
En los días de lluvia y tormenta,
El hornero cantor, ya te dio su nido.

(En esta obra, al perder, al malo le crecieron alas).

Seré lobo solitario,
Pero me deleitó al ver
Al sol brillar en el jade de tus ojos,
El cielo también se ve a través de ellos.

A trote lento me enterrare en la nieve con la cabeza gacha.
( Quizás el cielo no es territorio para los lobos).
leer más   
12
2comentarios 74 lecturas versolibre karma: 87

Las Cuatro Estaciones: Verano

Rotura de olas:

Brotan burbujas del
alud en quietud.
leer más   
12
2comentarios 91 lecturas japonesa karma: 104

Y suspiro...

Con una caricia en el pelo,
en tu cabeza la explicación pareció cobrar sentido.
Miramos en confusión el anaranjado firmamento,
pensamos en quiénes habíamos sido,
en cómo nos habían mirado,
en cómo nos habían herido,
platicando el por qué en travesía nos habíamos perdido.
Ahora advertida y consciente,
y que sabes dónde está el peligro,
podemos irnos en mil aventuras,
y pasar la vida en sueño tranquilo.
Ver la hermosura de tu ser,
en ojos que aprecian paisaje infinito.
Solo mírame antes a los ojos sin bajar la vista,
para saber si la vida puedo pasar contigo,
dime
sin titubeos
¿Te atreverás a venir conmigo,
en respirar de bosques,
viviendo en profundos mares,
ahogándonos en el olvido?
leer más   
11
6comentarios 82 lecturas versolibre karma: 103

Por esos instantes

Por esos instantes.
En los que sin palabras un atardecer te deja.
En los que con nostalgia en un simple sonido del viento te reflejas.
En un árbol y el mover de sus hojas.

Agradezcamos esos nutridos momentos llenos de vida.
Donde la naturaleza nos ofrece todo su poder,
para regalarnos con amor toda su
maravillosa energía y gran fuerza.
Y así nuestros pecados y lamentos decidamos con sano juicio demoler.
leer más   
14
5comentarios 81 lecturas versoclasico karma: 98

Ser eterno

Somos las hojas del árbol
que caerán en el otoño.

Somos las olas del mar
que romperán en la orilla.

Somos las nubes del cielo
que desvanecerá el viento.

Somos los rayos del sol
que oscurecerá el ocaso.

¡Oh, gran Muerte, cruel verdugo
que se oculta en el otoño,
que aguardando está en la orilla,
en el viento, en el ocaso!

¡Yo quiero la eternidad!
Como el árbol, como el mar,
como el viento, como el sol...
¡Ser eterno quiero yo!
16
23comentarios 139 lecturas versolibre karma: 83

Müki

Cuevas rocosas
refugio a la marea.
Aire y salitre.






Dee Dee Acosta
leer más   
13
14comentarios 91 lecturas japonesa karma: 107

Esmeralda

☆me encontré una esmeralda trapiche en la calle☆
.
Esmeralda

Cada casa es una letra,
cada manzana una sílaba.
La ciudad es un poema
y el mundo una canción.
La galaxia una orquesta
y el universo sentimiento.

Siameses simbióticos,
piensan distinto pero a la par.
Bailan como flamencos
¡clap clap clap clap!.

Pericones gitanos,
caminan por los ríos rojos.
Diagonales pasionales,
nace en cada cruce una ilusión.

Aunque hagan y deshagan,
las huellas siempre quedan.
No viven en el pasado
pero la memoria no muere.

Candelas que convierten
en fuego la noche.
Si no hay luna igual juegan
a cantar una canción.

Popurrí de albahacas y mentas,
parches verdes secos.
Diseñan esmeraldas trapiches,
corona el cielo eterno.


Une Ceci
leer más   
11
9comentarios 84 lecturas versolibre karma: 84

Mitocondria

Quizás lo que me aturde es lo que me llena.
No hay manera de sentirse plena.
Últimamente, mis días transcurren de forma extraña y ajenos a mí.
Voy a destiempo.

Pienso.

Escucho piano;
deseo con fervor ser nota o el aleteo de un colibrí.
Pero nunca ser yo misma.
Quiero ser nota pero libre a la vez.
Ese piano no se toca solo,
a menos que mis propios dedos lo toquen.
Para saber tocar tengo que conocer el piano;
estar dispuesta a correr el riesgo de pensar en una nota,
y tocar la tecla equivocada.
A tocar de forma inconsciente,
buscando colores aleatorios y fortuitos, sin lógica.
Sin la lógica enfermiza de los músicos.

No quiero ser música, quiero ser yo.
Ser.
Afuera no sé qué pasa, me enferman.
No quiero saber.

Atrás se escuchan hojas susurrando viento,
y no quiero pensar en otra cosa.
Veo caminos para mí,
con forma de caracol sin caparazón,
sin baba que deje rastro.

¿El rastro es el ego?
¿Acierto a destiempo?
Acierto a destiempo.

No quiero.

Prefiero ser respiración de mitocondria.
Tomo el oxígeno de las notas del piano y el deshecho
me da grises azulados y anaranjados.
Grises.
Los blancos y negros son para los tableros de ajedrez.
Con sus estrategias e inteligencias de azul añil,
de rojo sangre derramada sobre piedra de acero.

Une Ceci
12
9comentarios 101 lecturas prosapoetica karma: 93

Hogar, dulce hogar

Rozo con la punta de los dedos las ramas más altas
que besan el cielo
con la misma dulzura que lo acarician
y lo amansan.
Los pájaros le han declarado la guerra a las nubes
por intentar ponerle un límite a su infinita imaginación.
Y cantan burlones
que son libres y rebeldes,
que ni ellas
ni la peor de las tormentas
podrán jamás atrapar sus alas
sino desearlas,
como se desea la imposibilidad de todo aquello
que no se puede tener.
Y que su única patria
es y siempre será el viento
por ser el único capaz de amar su libertad.
Huele a enero y a tierra mojada.
Me he empapado los pantalones de barro hasta las rodillas,
y he rugido hasta doler la garganta.
La brisa es fresca
y me susurra al oído que me suelte el pelo,
que deje libres a todos mis monstruos,
porque hoy
mi instinto animal
se siente más salvaje y puro que nunca
y es capaz de dejarlos en bragas
en las mil y una batallas
que les proponga el viento.
He abrazado a la luna
con el corazón abierto de par en par,
y sin darme cuenta,
ha llenado sus esquinas de flores
y de toda la belleza y vida que tengo a mi alrededor.
Para que cuando sienta que no soy de ningún sitio,
que el único que me acompaña es el viento,
entienda que mi verdadero techo lo tengo dentro.
Que todo esto forma parte de mi
porque yo soy parte de todo esto.
Y que nunca estaré sola
mientras los pájaros sigan siendo libres y rebeldes,
el suelo, de vez en cuando,
siga oliendo a tierra mojada,
y la luna siga llenándome el pecho de flores mientras duermo,
para que nunca olvide quien soy
ni de donde vengo.
leer más   
9
8comentarios 99 lecturas prosapoetica karma: 89

Rumor

El rumor del agua,
el murmullo del aire,
el susurro que esconden
las ramas de los árboles,
esa serena quietud
que nos pixela el paisaje,
nos regala dosis de silencio
y la sensación de saber
que renacemos cada tarde
tras trepar por campos y bosques,
atrapar cada luz
y disfrutar de estos amplios horizontes.

Traspasar el tiempo,
ver en las piedras
ese intento
de acaparar en el recuerdo
el frío de otros inviernos,
las lluvias,
viejas tempestades,
la solera de algunos amaneceres
tras los desvelos de olvidadas noches...

El rumor del agua,
el murmullo del aire.
leer más   
8
4comentarios 57 lecturas versolibre karma: 94

Sueños

Sueños grandes y pequeños sueños
que no tienen alma, que no tienen dueño,
que viajan en nubes o gotas de fuego,
que caen desde el cielo,
en gotas pequeñas, en plan aguacero,
o en grandes tormentas de rayos y truenos.

Algunos, sueños buenos, serenos,
en los que tu eres el rey, el dueño,
del mar y del cielo, señor de los vientos.
Del amor y del fuego, de los elementos,
de las sonrisas y cuentos, vives feliz.
Eres de la naturaleza el aliento, señor
de la algarabía, el silencio y los besos.

Algunos, son malos sueños, de penas,
tristezas, de lugares oscuros,
pesadillas de muerte y perdición.
Infiernos infectos, de rabia y dolor.

Y todos caen hacia el mismo mundo
con distintos nombres bajo el mismo sol,
es el hombre quien cambia el prisma,
quien elige abismo o quien elige amor,
somos amigo mío,
tu y yo.
leer más   
20
10comentarios 101 lecturas versoclasico karma: 114

Haiku

En la dehesa,
con su cuerpo de palo,
baila la encina.
leer más   
17
4comentarios 74 lecturas versoclasico karma: 101

El bosque en llamas

El incendio con su furor lo fue arrasando
bajo la insolente luz de un mediodía,
las llamas el bosque fueron borrando
causándole la muerte con su cálida ironía.

El alto roble se dobló en la espesura,
el fuego voraz acabó con su existencia,
con la extinción total de su estatura
ha perdido el vergel toda su esencia.

Vuela el azulejo en busca de su nido
y llora al verlo quemado entre las ramas,
no llegará el araguaney a ser florecido
ni el turpial volverá a alegrar el alma.

Se desvanece, en tan poco tiempo,
lo que a la naturaleza costara tanto;
solo quedan las pavesas en el viento
y mis ojos tristes cubiertos por el llanto.
leer más   
9
4comentarios 73 lecturas versoclasico karma: 106

En tus dedos

A través de tus telares
veo resucitar los días,
despierto con tu balada.

Dime,
esposa de los juncos,
¿dónde acomodas tu lecho
de ocaso de primaveras?.

Tus ojos evaden arroyos
para desembocar traviesos
en vértices de tus pestañas.

Dime,
amada de albas,
¿cuáles son los secretos
que conmueven serranías?.

En la costa extiendes oro
con el roce de tu nácar
para convertir en verso
las conchas de tu canción.

Dime,
mujer de tardes del Norte,
¿cómo utilizas la magia
embalada de templanza?.

Tus pasos sobre las rúas
borran el vapor insano
de las callejuelas áridas.

Dime,
dama de helechos,
¿dónde guardas las tinajas
con las que lavas recuerdos?.

De CANTOS DEL LLANO (EN LLAMAS).
leer más   
5
2comentarios 56 lecturas versolibre karma: 75

Pequeña mata de encina

Coqueta y elegante
baila la mata de encina
sobre la alfombra verde.
Primorosa y fuerte,
con delicado halo,
mueve al compás del tiempo
sus caderas de palo.
Imponente y bailarina
lanza sus brazos al sol
cual criatura divina
Y allá en las alturas
despliega su copa majestuosa
que orgullosa se jazta
de sus hechuras.
-Serás centenaria
Y, para entonces,
millones de soles
te habrán abrazado
y custodiado tu estampa
cientos de lunas.
Vientos crueles
te habrán soliviantado.
Más tu leño carnoso y vetusto
erguido y sabio
en pie seguirá categórico
frente al paso de los años.

Alicia Fernández (2 de abril de 2018)
leer más   
13
6comentarios 66 lecturas versolibre karma: 104

Primavera

Le printemps : la nuit
des fleurs, la primavera:
La noche des fleurs
leer más   
13
6comentarios 74 lecturas versolibre karma: 93

Por los que saludan al Sol

Ella era frágil y prefería ser una víctima antes que una victoria. Andaba de puntillas por el mundo para evitar ser oída y jamás levantaba la voz por miedo a ser rechazada.
Ella no era más que una pequeñas silueta con miedo a ser la luz que da vida. Le gustaba permanecer en las sombras porque así podía sangrar y no ser vista.

Ella vio a un niño reír y se cansó de llorar. Quería ser la inocencia de un recién nacido y no la tristeza de un olmo que ha vivido desgracias a pares.
Ella se alzó y se enfrentó al mundo. Ahora su corazón bailaba al ritmo de los latidos y sus sentidos saboreaban las ciento y una maravillas.
Ella era fuerte y ya no andaba de puntillas, sino que saltaba para ser oída. Volaba para tocar la luz que le representaba e iluminaba aquellas sombras entristecidas.

-Por los que saludan al Sol
8
2comentarios 82 lecturas prosapoetica karma: 82

Transparencies

He shatters when he
Falls, she shatters when she falls
Brush for him, mop for
leer más   
6
4comentarios 62 lecturas english karma: 67

El viento

El viento ha regresado
llorando a mi ventana
revisa cada grieta,
de cierto me desgana.

El viento entra a la fuerza,
destrozando las lumbreras,
sin saber callar su queja
que parece ser eterna.

El viento me atormenta,
me pone de cabezas
estando así tan bravo
parece que me grita.

Aúlla como un lobo,
me altera me marchita,
me arranca las ideas,
el viento me las quita.

El viento está molesto
y no sé cómo aquietarlo,
está como llorando,
su voz se escucha alto.

Me implora que lo deje
rasgarlo todo un rato,
me habla, me suplica,
no puedo consolarlo.

Su voz es un lamento,
un llanto desolado.
el viento siente ahora
que su tiempo está marcado.

El hombre está borrando
memorias del pasado
destrozando cada historia
que el planeta ha cincelado.

El viento quiere herir,
devastar cada cimiento
levantado por los hombres,
que interfieren en su paso.

El viento se ha aplacado,
no quiere estar ya bravo,
por hoy se ha terminado,
se siente muy cansado.

El viento está sereno,
susurra desahogado,
calmada está su brisa
que duerme en el tejado.
leer más   
9
14comentarios 112 lecturas versolibre karma: 89
« anterior1234