Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 128, tiempo total: 0.015 segundos rss2

Luna

En la noche zarpa altanera
surcando piélagos de oropel.
Su brillo hiende las aguas,
tiñendo el mar de color plata.

Timonera de luceros,
veladora del silencio.
De los sueños desvelados
ella hace de serena.

En la noche ella es la reina,
su reino, la quietud.
Con prestancia inusitada
hace alarde de grandeza.
leer más   
13
4comentarios 48 lecturas versoclasico karma: 87

Ensimismamiento

Por qué no escribir de la noche
que nos reúne en torno nuestro.
Por qué no introspectar mis sentidos
y percibir esta inconclusa sinfonía.

En ocasiones conviene ensimismarnos;
sobre todo, cuando la luz se enfoca
en ese pequeño espacio de nadie más,
en que me encuentro conmigo mismo.
leer más   
13
sin comentarios 44 lecturas versolibre karma: 88

La noche

Un día cargado de momentos,
Compartimos anécdotas, risas
Historias y lamentos.
Ahora llega la noche,
La soledad invade mi alma
Me refugio en el placer y la calma.

Enciendo un cigarro
El humo se lleva los problemas
Vacío todo el carro.
Pienso en su sonrisa,
Ojalá fuese para mí.
(Me conformaré sin ti).

Pero la noche me trastorna,
Evito malos pensamientos
-Algunos ya no hay forma-.
Ella siempre está presente
En mis sueños te puedo ver
(En la vida, jamás te tendré).

Un día cargado de momentos,
Suspiro satisfecho y me levanto.
Seguiré pensando durmiendo.
Los sueños me invadirán de nuevo
Tú y yo, con un futuro divino.
(Ya seguiré mañana mi camino).

Evan Huygens -Señor T.-
leer más   
19
6comentarios 75 lecturas versolibre karma: 98

Colillas

Luces encendidas
y corazones encerrados,
brillando y latiendo
bajo un cielo estrellado

calma natural
en un clima helado,
mente saturada
en un lugar despejado.

Vestigio de algo,
luz brillante pasajera.
Pensamiento efímero,
oculto en su madriguera.

sentimiento calido
que llena el pecho,
humo bocanado
que llega al techo.

Lluvia de luces
caída desde arriba,
deseo a estrellas fugaces
que solo son colillas.
leer más   
9
6comentarios 59 lecturas versolibre karma: 82

Con nocturnidad

¿Quién en sus labios puede sentir
la plenitud de la noche estelar
si la noche se ha esfumado como la poesía
dejando un mar de viento carmesí?

Nadie. Nadie lo hará.
Nadie te vio partir.

¿Quién ahora podrá escribir
lo que dicta la dama blanca
con su vigilante presencia
sin con sus versos morir?

Nadie. Nadie lo hará.
Nadie te vio morir.

Quiero volver a tu noche juvenil
oscura y marina donde mis ojos
puedan descubrir todas tus estrellas
contando la gran historia sin mí.

No podré. No lo haré.
Tú me hiciste escribir.

Ahora que la noche no quiere existir
ni en tus labios, ni en mis ojos
queda ya luna, flor y aliento
para oponerse al frío que ha de venir.

¿Por qué?¿Por qué no estás?
¿Quién me lo ha de decir?

Los dedos helados, sin gracia ni porvenir
los ojos forzados de tanta luz artificial
que quema, abraza, estorba y espanta
la belleza sublime de la noche sin fin.
leer más   
11
2comentarios 47 lecturas versolibre karma: 88

El Tren de Media Noche

No quiero dejar de oír tu sonido
al llegar la medida noche
y pensar mientras escucho
¿que historias llevará? ¿de donde vendrá?.

Que la piel se escarpa en montañas
de sentires que nota el oído
entre versos, música, la luna y el broche
de oro y platino de sus letras y duendes,
de voces, el tren de media noche,
¿qué historias llevará?¿de donde vendrá?.

Que la magia de los sentires
de las almas que engalanan
los versos, el tren de media noche
la música, y dos horas contigo.

En realidad yo me pregunto:
¿quien será el misterioso poeta
que en sus vagones, viaja al abrigo
de la luna de media noche?

Y en el fondo te digo:
¿qué historias llevará?¿de donde vendrá?

Fdo.: Alfonso J. Paredes
"Y EN EL FONDO TE DIGO"
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
www.safecreative.org/license/copyright
Imagen recopilada de internet cuyo enlace de la fuente es:
www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&a
7
2comentarios 46 lecturas versolibre karma: 85

Intensamente

Entre la penumbra se dejan ver,
con los sentidos desenvueltos
y la piel extendida
sobre la revuelta cama.
Yacen bajo el aire encendido
hirviendo en su esencia lúbrica,
con los olores aún mezclados,
elevándose sobre sus cuerpos
como informes espíritus de pasión.
En un caos de dolorosa dicha
producen intensos sonidos
que explotan en cálida armonía.
Entonces, se miran en silencio,
se silencian con la mirada,
y hunden la voz en el suspiro.
Por un instante, el cielo se apagó.

Pero el fuego renace,
y en la eternidad de los cuerpos
se encuentran nuevamente.
La ropa sin ser recogida,
la noche sin haber terminado,
el día muy lejano aún,
y el sueño que no llega.
Nada les impide ahora,
ni hay cosa en este mundo
que les importe más
que seguir intentando
envolverse mutuamente,
para tratar de ser una sola.
Intensa y dulce,
ruda y feliz.
leer más   
8
sin comentarios 59 lecturas versolibre karma: 79

Hemos perdido de vista a la Luna

Llegada es la hora, en la cual, poco a poco,
 iremos devorando nuestro pasado,
 para mantener con vida, nuestras vidas.

  He viajado en muchos trenes, y aviones,
 ¡nunca!, encontré a nadie que me dijera:
 “sígueme, te haré pescador de hombres.”

  Tal vez me comprendáis:
  Ya os llegará el turno;
 vuestros hilos se romperán; vuestros cuerpos
   se desplomarán,
   inexorablemente.

  
   Desde abajo,
 todas las caras parecen iguales,
 en cambio, es vuestro caminar,
 lo que las marca y difiere.

  Aunque no podéis verme;
 aunque ignoráis mi existencia, terminaréis
 en el mismo lugar.

  Las flores han crecido a mí alrededor.
 Y los que amé, dejaron, en ellos, su perfume.

  He devenido a tal pequeñez, que hasta
 el más inofensivo gorrión, sería para él
 una presa fácil.
  
  Tardé, varios días, en bajar las escaleras
 del camino imaginario; y, una vez dentro, espero
 hasta altas horas de la noche, para salir
 sin ser aplastado por vosotros.

  Soy tan pequeño..., que tan sólo
 tendría que introducirme entre unos cables
 para provocar vuestra desgracia...

  No lo haré.

  Cerebro programado, con el aire de la calle.
como consecuencia:

Hemos perdido de vista a la Luna.
leer más   
10
3comentarios 72 lecturas versolibre karma: 76

El día y la noche

Amaneceres y atardeceres,
son puertas transitorias
entre dos mundos paralelos,
el día y la noche.

El mismo lugar se transforma
en otro distinto según el punto
del movimiento de rotación
en el que te encuentres.

No son las calles,
no es la gente,
son sensaciones,
es el ambiente.
9
sin comentarios 52 lecturas versolibre karma: 70

Si lo cantara Andrés

La próxima vez que te vea,
será el silencio en mis labios
quien hable por mí,
o puede que cante el azar,
la alondra del cuello de Andrés
tocando las cuerdas de una guitarra
en la orilla del aire.

Y no seré yo quien discuta al gallego
convencido de tu vuelta.
Mi voz sonará a suspiro.
Si lo cantara Andrés, estoy convencida,
picaría el viento y subiendo la marea
me haría a la mar.
Desnuda, completamente...
sin escafandra.
Solo un as de guía en la melena.

Sería la noche perfecta, todo cielo,
salitre en la punta de la lengua
y unos versos resbalando por el pecho.
9
8comentarios 83 lecturas versolibre karma: 84

Que la noche

Que la noche
nunca llegue.

Que la noche
no se vaya nunca.

Que la noche
nos susurre deseos
envenenados con bajas pasiones.

Que la noche
abrace nuestro azul
con luces de media luna
y llena de estrellas.

Que la noche
dibuje en su aire
nuestros sueños
y ni el rocío los empañe.

Que la noche
se cruce
colmada de un mañana
que bese
el para siempre más sincero.

Que la noche
nos señale la puerta correcta
y el sendero más despejado.

Que la noche
no duerma
y nos mantenga
con los ojos cerrados.

Que la noche
de rondas
con niños alados
saltando y cantando.

Que la noche
nos explique
el miedo más profundo
y nuestro reflejo en él.

Que la noche...
Que la noche...
Todo lo pedimos a la noche
y la noche cumple
sin preguntar siquiera,
sin sospechar
que nosotros,
somos todo lo que oculta
y hace a su oscuridad.
leer más   
12
8comentarios 214 lecturas versolibre karma: 83

Rubaiyat

Es serena la noche y sus estrellas
la luciérnaga es tiernamente bella
es divina la noche y sus temores
es pristina la luna que destella.

La serena alegría en la alborada
y los pájaros cantan su tonada,
y ese viento soplándome la frente,
y ese sol, fantasía ya soñada.

Al llegar mediodía, la tristeza
ya se esfuma, brillando sin torpeza
el ardiente y flamante rey astral,
hasta el cénit espléndido. ¡Altiveza!


@SolitarioAmnte - x/17
leer más   
14
4comentarios 68 lecturas versoclasico karma: 83

Espíritu escanciado

Morada de estampa hipnótica
en paraíso clónica.

Te perdí,
pero mi alma sigue allí.

¡Espartana batalla
por regentar tu aura!

Amor hermético al olvido,
amor jamás derruido.

Pareidolia en realidad,
tengo que soñar.

Mi espíritu navega escanciado
fiel a su pétreo pasado.



El espacio está frío,
el sendero abstraído
pero voy sin extravío.

Enaguas de batista sobre mis piernas
de olor a madreselva.
Luciérnagas
en mis pies…

De noche
mi ser deambula en el jardín,
descreído del destino vil.

Cede la verja argentada,
braman las ramas,
el mirlo en regocijo grazna
pero ellos no acusan mi llegada.

Marisa Béjar.
leer más   
18
3comentarios 80 lecturas versolibre karma: 79

Besos furtivos

Se enciende la noche
de lunas y estrellas,
y brillan sus ojos
como bellas perlas.

Miradas sutiles,
quizás indiscretas,
que turban su cara,
azoran e inquietan.

Se ignoran discretos,
venciendo sospechas,
porque por sus mentes
ya fluye una idea.

Y al salir del bar,
siguiendo sus huellas,
tras volver la esquina
percibe su estela.

Persigue un impulso,
la pasión secreta,
que abrasa su espíritu
al tenerla cerca.

Encuentro furtivo
que enciende la hoguera,
del feroz deseo
de bocas sedientas.

El tacto de labios,
la lucha de lenguas,
que húmedas se incendian
con suma cadencia.

Por los callejones,
entre finas nieblas,
se ocultan las sombras
de un par de siluetas.

Y en el tiempo oscuro,
en la noche negra,
dos cuerpos unidos
juntos se calientan.

El instante mágico,
letra de un poema,
cuando dos amantes
se besan y besan.
15
3comentarios 75 lecturas versoclasico karma: 79

Lecho de recuerdos

Mis dudas se convierten en desastre,
jugando con mi corazón cobarde,
no sé de que hago alarde,
si me deshago cada tarde
en tus recuerdos.

Y cada noche es un incendio
en este catre,
donde escribo en silencio
cada frase del sepelio
de la vida que nos parte.

Y ya no puedo más...
solo espero que no leas estos versos,
que no lleguen las notas de los lamentos
de los pasos tan lejanos en el tiempo,
de los besos que dejaron tantos huecos.

Y me arropo entre las sábanas
con cicatrices en mi pecho,
rodeada de todas mis máscaras,
abrazándome este corazón maltrecho,
vadeando los escombros de la catástrofe.
leer más   
2
sin comentarios 59 lecturas versoclasico karma: 60

Inventario

Un día decidí
Concederle una entrevista a mí me memoria
Para hablar de todas aquellas cosas
Que me recuerdan a ti

Los abrigos verdes
Los ojos rojos
Poner la tele
Y quedarme solo

Escuchar a Bob Dylan de fondo
Y pensar en pistas de baile
En las que no baila nadie
Si llueve, prácticamente todo

Encontrar cepillos de dientes
Sentados al lado del mío
Contestar postales sin remitente
Con solo tres puntos suspensivos

Tomar como ciertas contradicciones
Dar las buenas noches
Tragando pastillas de cafeína
Y dar por perdida
Cualquier llamada a partir de las doce


Finalmente, esperar a que se apague la luz
Maldecir el pronombre personal tú
Y Soñar despierto al acostarme
Con almohadas sin el olor de tu pelo
Con silencios sin mensaje
Para ver si así finalmente
La noche se calla
leer más   
14
3comentarios 61 lecturas versolibre karma: 87

A Luna

Hoy no gastaré palabras
al mirar por la ventana.
Todo lo que murió anoche
podrá revivir mañana.

Hoy solo puedo callarme
mirando al cielo estrellado.
Si tú no lo ves conmigo,
si tú no estás a mi lado.
leer más   
10
sin comentarios 84 lecturas versolibre karma: 80

Dos pájaros al vuelo

Calma respira en tu cuello
al tiempo que ruje tu corazón.
Se funde mi cuerpo en el calor
que sale desprendido de tu pecho.

Se corta mi aliento.
Oscurece mi respiración.
Suena fuerte un tambor
allá por mis adentros.

Acelera como el fuego,
como una llama en primavera.
Una caricia del viento
acecha por nuestras venas.

Dos pájaros al vuelo.
El viento y la hierba.
Se esconde en tu pelo
el valor de una estrella.

Reflejan mis ojos
la luz escondida.
El tiempo se muere,
se escapa la noche.
Se para la vida.
leer más   
10
2comentarios 49 lecturas versolibre karma: 87

Más allá de la verdad

Más allá de la verdad
se encuentra la mentira cotidiana
que disimula con una sonrisa
el vacío de su desdicha.

Ahí es donde la noche es cobarde
y no puede mirarnos a los ojos,
es taciturna en su desvelo anunciado
solo sobrevive por los ladridos de los perros
que en su alerta pregonan la rebeldía
de aquellas estrellas que saben esconderse
entre las nubes oscuras de un pensamiento lejano.

Solo tu mirada eterna atrae a mis recuerdos
esos que me reclaman por lo mal que en la vida
he querido a todos,
solo en esa pausa inmediata y fría
he sido capaz de contemplar a mi cuerpo
y mirar las consecuencias de un rechazo lastimero.

No necesitan decirme que el odio envenena
a las palabras, lo sé porque a cada una de ellas
el rechazo es más poderoso que una vista
que disimula ser ciega.

Quisiera poder leer solo alegrías,
pero nada puedo hacer por ti en este día,
tendrás que sobrevivir como yo a esa mañana fría
que nunca se apura por amanecer radiante.

Quisiera poder alejarme de las penumbras
de la cruel pesadilla
pero nada puedo hacer si tu dolor no se olvida.

Más allá de la verdad
se encuentra la mentira cotidiana,
ahí es donde la noche es cobarde
porque no puede mirarnos a los ojos
y robarnos lo que nos queda de alegría.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
12/09/2017.
18
6comentarios 164 lecturas versolibre karma: 84

Noches blancas

Se asoma la noche con su blanquísimo abrigo sorprendiendo al farol en su amena charla con los árboles de su barrio. Conversan sobre caprichosos copos de nieve, y de niños juguetones que construyen sus blancos muñecos, con escobas, sombreros, y pipas viejas. Hablan de parejas de enamorados que se sientan en las bancas del parque a jurarse sus amores eternos. De lejos se asoma el viento, silbando cánticos de invierno y danzan los árboles tomados de las manos de sus níveas ramas. El farol prende su antorcha y los pajarillos acurrucados en sus nidos cantan nanas a sus hijos hasta verlos dormidos. Una manta de bruma lo envuelve todo, envuelve al viento, su silbido, a los pajarillos y a sus hijos dormidos. Tan gélida es la noche que ni la blanca luna asoma su redonda cara, se queda en cama, recostada sobre almohadas de esponjosas nubes en cubiertas de nieve.

Duerme la nieve
sobre los fríos árboles.
Vela el farol.


@SolitarioAmnte - viii/17
leer más   
17
10comentarios 148 lecturas prosapoetica karma: 92
« anterior123457