Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 270, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Camafeo de versos

Más allá de la lobotomía del silencio,
donde expira el quebranto
y se descoyunta la carne;
ingrávido aleteo
sin argolla de mármol.

El sofisma hexagonal
yace en la pira
de las verdades tubulares;
sin resquicios, sin finales…

Te esperaré en el cerúleo valle
de mis sueños.
Los topógrafos no hallaron el enclave,
debes escuchar el tintineo del ave
que custodia el camafeo de mis versos.


Marisa Béjar, 19/09/2018.
leer más   
19
12comentarios 69 lecturas versolibre karma: 133

Murciélago azul

Hoy tu ausencia me lleva a deambular por calles vacías. Sólo me acompaña una sombra titilante y alargada que se empeña en perseguirme. Me perturba su presencia porque posee vida independiente a la mía, se mueve de forma amenazante mientras se acerca a mostrándome sus fauces.
Observo el oscuro cielo desprovisto de estrellas, la contaminación las oculta y no me permite contemplarlas. Pero sé que en este mismo instante brillan para otras personas que respiran vida y no la mísera polución que me rodea.
Me siento en un banco y miro el edificio de enfrente. Hay algunas luces encendidas y lloro al pensar que podríamos estar viviendo juntos en cualquier habitáculo de aquellos. La luz que buscaba en el firmamento la vislumbro en la tierra porque es aquí donde te necesito y no en la vaguedad del espacio.
Pasa el tiempo y merman las luces del edificio. Puedo ver cómo a través de los ladrillos los moradores despiden el día y descorren las colchas para recibir el sueño que tanto anhelan. Unos duermen con sus hijos, otros con su pareja, algunos con sus mascotas y sólo hay uno que duerme solo: vive en el cuarto tercera. Y es exactamente en ese cubículo de luz donde a las dos de la madrugada se encuentra el alma desvelada.
Constato que escribe compulsivamente tecleando el ordenador, pero no sé si habla con otra persona o consigo mismo. Su mirada acusa una insondable melancolía. Asisto a un ininterrumpido goteo de agua que se filtra a través de aquella vivienda hasta la calle, son lágrimas capaces de atravesar un edificio.
Se ha formado un charco que serpentea errante entre las gélidas baldosas olvidadas por los transeúntes que duermen plácidamente.
Siento las extremidades entumecidas, el frio adquiere una virulencia impetuosa cuando se hiela el alma. Bajo los ojos y advierto que mi abrigo gris muta a un tono más oscuro en la parte del corazón. Mi abrigo se empapa, mi corazón se deshace en escarcha. Huye de mi cuerpo formando un sinuoso riachuelo sobre el pavimento. Me aterra su huida y presiono la mano para retenerlo, pero yerro en el intento porque ya no me pertenece.
Mi cuerpo languidece sobre las mismas tablas de madera que la tarde anterior dos adolescentes se prometieron amor eterno embriagados de felicidad. Quisiera contagiarme de aquella hilaridad que tronó hasta el cielo mientras dibujaban juntos sus vidas.
Declino en mi obstinación por aferrarme a mi corazón, la mano de desliza balanceando inerte sobre el reposabrazos del banco. Apenas puedo abrir los ojos, me voy acoplando al respaldo para no despertar jamás. Justo cuando creo desvanecerme eternamente, un murciélago azul se posa en el banco y emite un chillido sobrecogedor despertándome de mi letargo.
Al abrir los ojos veo que media un palmo entre los dos caminos de agua. Sin mediación de un plano, ni brújula se han encontrado. Miro hacia arriba y veo que el del cuarto tercera eres tú.
<<¿Pero qué haces ahí escondido? Si en realidad no estábamos tan lejos, pero te empeñaste en creerlo>>, pienso mientras lloro.
Mis últimas lágrimas obran un milagro: aumenta el caudal y se fusionan los dos caminos. En ese instante me ves y bajas a buscarme.


Marisa Béjar, 24/01/2018.
leer más   
14
15comentarios 100 lecturas relato karma: 124

Soledad

Buenos días, soledad
sigues aquí
rebanando espacios
labrando sueños
que no se harán realidad.

Entras despacio
y te mueves al ritmo
de mi melancolía
cruzas caminos
evocas recuerdos
que no volverán.

Bailas pegada a mis sufrimientos
quemas la sal
atando imágenes
del bien y del mal.

Buenos días, soledad
será otra jornada
a merced de tu voluntad.

Seguiré viviendo bajo tu sombra
invocando el milagro
de aquella mañana
en que no despertarás.


--------

Fragmento de
CLARA ~ Cuentos & Poemas
10
8comentarios 63 lecturas versolibre karma: 128

Nostalgia

Una noche
me dijiste
que extrañabas,
que no podías respirar,
que te levantabas
con una mano
en la garganta
y un recuerdo
tembloroso
sobre la espalda,
y que tus grietas
eran una humedad
petrificada.

Te engañas si crees
que la nostalgia
es un tiempo
para volver al dolor.

A menudo,
yo siento nostalgia
del presente,
nostalgia de aquellas
noches contigo,
cuando todo era alegría,
espuma y deseo,

y el futuro
todavía era la inmensa
expectativa
de saberse querido.


©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
14
7comentarios 78 lecturas versolibre karma: 141

En constantes incendios (colaboración @lidianny)

Asumo con total inocencia
que soy testigo de todo el dolor y,
que he perdido la batalla más
importante de mi vida.

Soy amante de la noche y de en ella tú

Me arriesgare a dejarte ser feliz
aunque eso conlleve la total miseria
de mi alma.

Soy un ser ciego, hundido en la corteza de un naranjo.

Asumo que he perdido
por no darte un suspiro
Asumo que soy madera cortada e incendiada,

Se me agota el aliento.

Por no poner en tus manos un pincel
Soy el peor de los autores, camino a la deriva


Quise cambiar el color de mi cielo
Estaba ahí, pero necesitabas escuchar
un simple "todo va estar bien".
Ahora voy sin sombra, debajo del concreto.
Voy acribillado por las insinuaciones de
los gatos negros de la ciudad, estoy en camino
de mover el mundo

Me he quedado sin excusas,
sigo estando reprimido por los frutos secos.

Podría inventar miles de argumentos
que no se dieron, pero prefiero callar;
La piel está en constantes incendios
y la memoria es aún una batalla perdida.

El silencio.
leer más   
9
11comentarios 78 lecturas colaboracion karma: 115

Desolación

Me quedé sin Dios,
que es como quedarse mudo, ciego o sordo.
Me quedé sin la sólida esperanza de la verdad.
No quiero estar aquí.
No tolero esta tibia voluntad que hay en mis nervios y en mi sangre.
Las palabras caídas del otoño, mueren en mi soledad.
Yo me quedé mirando la vida, como si yo mismo fuera a resucitar.
Me quedé sin amor,
que es como morirse de hambre, de sed o de horror.
Me quedé sin la sólida esperanza de un beso.

Mi silencio tiene miedo.
Mi alma ya no busca, ni espera encontrar donde abrigar su soledad.
La soledad perdida siempre de otoño y silencio.
Yo soy simplemente un inválido que se extravío de hastío.

Así que decidí quedarme con la esperanza sólida de mi tristeza.
leer más   
8
7comentarios 46 lecturas versolibre karma: 111

"Un Rinconcito"

En tiempos de soledades
De pregunta sin respuesta
De lágrimas retenidas por
Altas cercas fortificadas de
Lamentables injusticas, hay
Pétalos de esperanza para
Toda flor que quiera renacer
Desde el fondo de la tierra
Siguiendo las orientaciones de
Los rayos de sol, que guían y
Te contienen como la luna
En su fase menguante acuna
Los temores y disuelve los
Desazones y te transporta
Hacia un rinconcito que ya
Algunos conocen ese rinconcito
Es el alma, espacio de dulce
Y gloriosa serenidad, donde
Las palabras emanadas saben
A paz y los pensamientos a
Nostálgica esperanza
leer más   
16
8comentarios 60 lecturas versolibre karma: 113

Astor

Te quiero

Como Piazzolla quiere al sur,
con mi deseo y mi temor
Y vuelvo a vos
como se vuelve siempre al amor

Sos mi melodía favorita,
Sos un tango,
sos nostalgia,
sos pasión
leer más   
18
4comentarios 68 lecturas versolibre karma: 117

Sal Dulce

La sal que hiere
puede volverse dulce
dulce, al tocar un instante de esperanza
dulce, al cantar un trocito de calma
de piel
de sol.

Las lágrimas que ahogan
pueden calmar la sed
sed de perdón y paciencia
sed de ilusiones y nuevas sonrisas
sed de amor.

Los gritos que ensordecen
pueden volverse amigos
amigos de un nuevo sueño
amigos de un nuevo cuento
mágico
real
nuestro.
13
8comentarios 64 lecturas versolibre karma: 123

Te fuiste

Porque te fuiste de tantos sitios

 De tantas manos mías.

Porque debiste quedarte
en paisajes hermosos
asumiendo el control de lo que respiramos
de lo que debimos ser.

Asumiendo que seriamos lo que necesitemos
Asumiendo que esperábamos lo que buscamos.
14
11comentarios 64 lecturas versolibre karma: 128

Lo que no pude decirte

Lo que no pude decirte
antes de que partieras
es que eres hermosa
por dentro
y por fuera.

Que me encanta tu risa
porque es contagiosa
que me gustan tus ideas
porque se parecen a las mías.

Que valieron la pena
nuestros sueños de niñas
todos se han cumplido
en su debido momento.

Que estábamos a un pasito
de la felicidad
aunque pareciera distante
bastaba seguir luchando
y yo nunca iba a dejarte.

Lo que no pude decirte
te lo dije mil veces
te lo dije todo y más
te quiero amiga, te extraño hermana.

~
Dedicado a mi mejor amiga Mary
Feliz Cumpleaños en el cielo
Septiembre 8/2018
11
2comentarios 52 lecturas versolibre karma: 111

Pero siempre estuve muerto

Tal vacío abismal no sólo habita en mi almohada,
también en mi pecho, también en mi mente.
Las acolchadas plumas de porcelana me recuerdan a una felicidad
que tuve en mi pasado y que ahora adolece mi presente.

Dulce mirada, pupila fúnebre color nube,
¿Por qué te despides de la anhelada alegría?
Si tanto la quieres no la dejes ir entre llantos.
Sé muy bien que la cicatriz se quedará por siempre;
y que la niñez, a través del retrovisor, es una hórrida agonía.

Amargura, ahora que te conozco tanto, no sé porque huyes.
Yo no quiero decirte adiós y menos ahora que hemos hecho nuevos amigos
desde que Llanto se marchó dejando una sequía en nuestros corazones.
Hoy siento que no necesito a nadie más,
no quiero al sol, detesto el viento, aborresco el suelo
y desprecio a todas y cada una de las estrellas.

Todas, todas y cada una de éstas cosas me recuerdan a cuando era niño,
todo brillaba, la infinidad era un azul cerúleo bañado en caramelo
y derrepente ese caramelo llenó de caries mi techo estrellado,
ensució mis blancas vestiduras con su maldad azucarada
y mancilló un pedazo de mí,
haciéndome descender en el más oscuro cielo silente.

Aún con los labios sellados
recuerdo haber clamado por ayuda, pero nadie llegó,
la desolación era eterna y entre numerosos recuerdos flotantes que hallé en el lugar,
desenterré el único objeto con vida que aun perduraba:
Mi alma mutilada.

La sombría realidad, lejos de traerme paz,
me acercó a la más lúgubre miseria dentro de mi ser,
el ave de carroña que consumía lentamente cada parte viva y llena de esperanza.
Era un descenso grotesco y lleno de resignación.

Hoy moría, pero siempre estuve muerto.



Más poemas acá: frank-ruiz.webnode.com.ve/poemas-y-escritos/
3
sin comentarios 16 lecturas versolibre karma: 30

Exiliado

Desde el otro extremo de mis manos
me llegan palabras vacías, como si de mi ya no se hablara.

Es mi poesía
carajo!

Son mis letras, soy yo
y, en definitiva

es a ti a quién escribo
y es a ti a quien no tengo.
17
6comentarios 62 lecturas versolibre karma: 133

Todo sobre mi madre

Todas las mañanas mi madre me acompañaba hasta la esquina. Caminábamos juntos y observábamos el regocijo de nuestros rostros al sentir que con una simple mirada nos hallábamos.
En nuestro diario caminar nos estancábamos en la parada del bus.
Justo allí; mi madre posaba sus labios sobre mi mejilla y luego se despedía con un ademan. Sentí tristeza por un momento de solo pensar que algún día pudiese dar la vuelta y ver que ya no estaría allí.

Los recuerdos se amontonan en mis ojos al recordar todos esos momentos risueños.

Recuerdo la primera vez que caí. Me observaste desde lejos. Esperando tal vez que me levantara como todo muchacho travieso. Quizás sentiste compasión al saber que serian muchas las caídas a lo largo de mi vida. El golpe fue duro. Por un momento sentí que estaba solo. Sin embargo observe tu sombra reflejada en el frío suelo que se balanceaba hacia mí. Corriste a mi lado en un intento desesperado de sujetar mi cuerpo para que no volviera a tropezar. Rompí a llorar desconsoladamente y sujetaste mi dolor e invitaste a tus lagrimas a que se unieran con las mías. Posaste tus labios sobre mi herida y succionaste el mismo dolor que sentí la primera vez que rompieron mi corazón por un amor no correspondido.

Madre. Veo tus ojos dormir. Duermes como un ángel.
Sin embargo aun siento tu respiración.

Mis ojos se nublan al hurgar entre tus pertenencias y encontrar ese vestido rojo que usaste el día de mi primera comunión. Ese día fue lluvioso. Corrías detrás de mí para que no me mojara. Pero sonrías al verme como la lluvia jugaba con mi felicidad.


El tiempo ha pasado.
El niño quedo atrás.
Los recuerdos son imborrables.

Los vestigios del tiempo arremeten contra tu piel; arrugando la madurez y la experiencia de haber parido la vida, pero el sentimiento está vivo dentro de ti; acrecentándose en todos esos recuerdos. Desde mi primera nalgada hasta mi primera caída al suelo duro de la vida.


Esa misma mañana mi madre se levanto como todos los días.
El aroma del café recién colado se paseaba por toda la casa.
Justo enfrente de mi habitación escuche su voz llamarme. Pude divisar la luz del alba entrar en mi habitación y a su vez advertir su silueta a través de la puerta.

Allí estaba yo.
Dormido.
Sumergido en mis recuerdos,
aun con lágrimas en los ojos.
Sin respiración.
Sin vida.
Muerto.

Mi madre sujeto mi cuerpo entre sus brazos. Dejo que mi cabeza reposara sobre sus piernas.
Entretejiendo sus dedos en mí cabello comenzó a entonar esa vieja canción de cuna,
y entre el susurro apacible de su voz, la escuche decir:
Duerme hijo.
Es hora de descansar.
leer más   
4
sin comentarios 28 lecturas relato karma: 63

... desde fuera

En el pequeño espacio que me rodea
se siguen muriendo ratones en la espera
de un gato.

¡Iluso no¡

Que se mueran las presas si no hay un cazador.

Exactamente así, yo de ti.
11
4comentarios 72 lecturas versolibre karma: 113

Cuando se muere una flor

La "pasionaria" o "passiflora" es conocida como "la flor del sueño, del dulce sueño" (sic), también se le identifica como la flor de la pasión, pero no la pasión entendida en el sentido erótico, sino más bien espiritual.

Entraron por casualidad (aunque venga disfrazada de destino) a un vivero. Buscaban una flor que tuviera un significado especial para ellos. Eligieron una pasionaria, "la flor del sueño, del dulce sueño". Su significado resumía a la perfección el momento que vivían.

Seleccionaron un sitio en donde colocarla. Siempre a la vista, de tal forma que entre los dos pudieran prodigarle los cuidados necesarios. Al principio todo iba bien, pero al paso del tiempo las tareas, la rutina diaria, el cansancio y todo aquello que involucra una vida, fue dejando en el olvido la flor que ayer representó lo que sentían: "la flor del sueño, del dulce sueño".

Se sentaron a la mesa a tomar un café. Con el correr del tiempo, habían olvidado hacerlo. Dormían juntos, pero despertaban separados. Coincidió que miraron al lugar en donde se encontraba la flor que un día habían adquirido para recordar la razón que los unía.

Hicieron caso omiso o tal vez lo decidieron. El acostumbrado beso selló la despedida. Los dos sabían que la flor se les moría.
leer más   
5
sin comentarios 52 lecturas relato karma: 56

Encubrir tu ausencia (colaboración con @MorAlex7)

Quería que supieras
que quizá
esta no es la última vida que me queda para amarte.

Que tengo miedo,
que aun estando muerto he llorado
y que esta lluvia me ha empujado a ti

Recluido en las entrañas y,
que mis manos destrozadas, destrozadas
por encubrir tu ausencia.

El corazón encallado
porque he perdido la vida que tanto quise.


Que he sido el otoño tantas veces;
Y ahora ya,
sin estaciones, sin pájaros, ni piel,
sin aliento…


Quería que supieras
que en un mar de lágrimas
me mires lentamente,
que conmigo se van tus pupilas.
12
8comentarios 90 lecturas colaboracion karma: 114

Haiku III

Mi dulce vino
Añejado en Abril

en tu espera
4
sin comentarios 15 lecturas japonesa karma: 80

/Dubrovnik. Silencio Turquesa/

Tengo días
que se rompen
con sólo un suspiro.

Mi verdadero propósito,
es secarme estas lágrimas
y detener el verano
contigo.

Todas las noches
son mentira,
salvo las noches
que brotan de tus ojos
para iluminar los míos.

Compréndeme,
tengo un dolor
amaneciendo
en mi pecho.

Sólo por curarme
en tus labios,
vale la pena
haber nacido.


@Alejandro P. Morales.
leer más   
18
11comentarios 105 lecturas versolibre karma: 115

Coherencia? ..

No te olvidaré
Mientras
Espero a
Olvidarte
La próxima
Vez...
leer más   
19
16comentarios 95 lecturas versolibre karma: 126
« anterior1234514