Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 10, tiempo total: 0.010 segundos rss2

Ese tiempo

Se me han muerto los minutos 
uno a uno      
errantes en el tiempo     
que he perdido.
      
Como olas      
que nunca bañan pies descalzos.
Como olas
que arriban tarde 
en la oscuridad de las noches 
sin estrellas.

Se me han muerto los minutos
uno a uno 
como arena
que se escurre entre los dedos. 
    
Escapando a ese dolor inmóvil
que recuerda las ausencias. 
   
Ese pesar que duele y duele,    
sabiéndolas perdidas,
en los tiempos que se fueron.  

Se me han muerto los minutos
uno a uno
¡estúpido de ti!
me dice el contable de mi tiempo.
leer más   
11
5comentarios 67 lecturas versolibre karma: 90

Tasalomanía

Ven...
Con tus besos de espuma,
con el susurro de la luna
que te hace crecer,
manto que ahoga las penas
que dejo posadas sobre mis pies.

Mira, y dime lo que ves.
Albergo un canto de sirenas,
un arrecife melancólico
y algún atardecer.
Nada extraordinario,
ya lo ves.

Para aprender a perdonarme
te robé muchas olas,
[Sí, ya lo sé...]
pero sigues ahí para abrazarme.
Despacio...
en un sinfín de vaivenes,
dejaré el salitre en la herida
abierta y viva como una playa.
No podrá cerrarse nunca,
[lo sé... ]
pero es mágico sentir
la sal bravía de tu sangre
mezclándose con mi sangre,
y así, querido mío,
soy océano por un instante.
leer más   
16
27comentarios 126 lecturas versolibre karma: 78

Senryu (corazón de mar)

Laten las olas
en corazón de mar
y pecho en roca.


@SolitarioAmnte / vii-2017
leer más   
9
6comentarios 70 lecturas versoclasico karma: 70

Ahora te extraño

Ahora te extraño,
El mar nos unió
y las olas nos volvieron extraños,
Nos revolcaron,
entre tanto mareo se separaron nuestras manos.
Ahora te extraño
y al parecer el mar nunca regresa lo que se ha llevado.
11
2comentarios 67 lecturas versoclasico karma: 62

Sueños húmedos

Mi mar rompe tus olas,
tus holas ahogan mi calma.

La gaviota cae al suelo,
sin suelo me deja tu mirar.

El cangrejo sale a la arena,
construye un castillo en el aire;
a su torre más alta trepan tus gemidos,
tu alarido me arroja por la ventana;
en el crustáceo se incrusta mi corazón.

En Venus hay un monte,
el navío suelta su ancla;
tu monte de venus
se ancla a mi faro de Alejandría.

El velero iza sus velas,
en vela paso mis noches
entre húmedos sueños marinos,
olas, gaviotas y crustáceos
fumando castillos en el aire.

@SolitarioAmnte
iv-2017
leer más   
8
2comentarios 52 lecturas versolibre karma: 57

Las Olas de tus Caderas

~
Se adentró en la orilla del mar como quien se pierde con gusto entre las calles de una ciudad desconocida. Llevaba en la mano derecha un vaso ancho de tequila, pero sin tequila. El hielo hacía el paripé y le mojaba los labios así de vez en cuando.

Yo la observaba desde los adoquines. No me apetecía que los granos de arena se pegaran a mis piernas ni que el agua fría me desestabilizase la temperatura corporal. Ese era su trabajo y nunca la vi pedirse una baja (gracias al cielo). La camisa azul ajustada abrazaba su cintura y dejaba entrever sus nalgas perfectas a cada paso que daba.

Podría haberme enamorado treinta y ocho veces. Tantas como pisadas dio hasta llegar al agua.
Yo llevaba las manos en los bolsillos, porque, en ese momento, las caricias eran cuestión de miradas. Y yo había biengastado todas las que tenía aquella tarde.

Cuando llegó a la orilla, arqueó su pierna derecha e introdujo los dedos de los pies en el agua. Luego los clavó en la arena y los arrastró hacia atrás. Parecía que la marea la seguía. Imitaba sus movimientos. Siempre he pensado que hasta el mar se enamoró ese instante de ella.

Aquella noche deseé convertirme en una gota de agua marina, para besar los pies de aquella princesa que llevaba un moño despeinado y gafas anchas.

@blue_mids
leer más   
11
3comentarios 172 lecturas prosapoetica karma: 50

En busca de la concha

Me tiré días y días
paseando descalza
por la arena de la playa,
buscando la concha
más perfecta de la orilla.

Grande, blanca y sin ningún rasguño.

La brisa acompañaba mis pasos
y el olor a sal endulzaba mi camino.

Encontré todo tipo de conchas,
piedras con dibujos imposibles
y caracolas que guardaban
el brillante sonido de las olas.

Cuál fue mi sorpresa cuando
el último día de mi búsqueda
el mar arrastró hacia mis pies
una extraña concha negra.

Tan imperfecta e hipnotizante
que fue alimento para mi mirada,
todas mis expectativas
fueron olvidadas,
y mis estereotipos
echados por tierra.

Acabé quedándome con ella.
3
sin comentarios 42 lecturas versolibre karma: 40

Olas

Olas que se rompen impetuosas ,
Se agitan y se estrellan temblorosas
contra mi faro en noches de tormentas.

Olas que han sido lastimadas,
que sanan cuando llega la aurora,
mi mar se vuelve incubadora
de sueños ,que llevan las olas
al llegar a mi playa donde moran.
MMM
Malu Mora
leer más   
5
4comentarios 66 lecturas versolibre karma: 42