Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 62, tiempo total: 0.022 segundos rss2

(sin titulo)

Una niña poderosa eres
y te ajitas
¿No la sientes?
Cierra tus ojos con calma
vuela hacía tu adentro infinita.
Abre la puerta y deja que fluya
oye el murmullo del viento que grita.

Eso eres tú
como la llenura de una Nada:
no tiene manos, carece de ojos
suave te choca contra la cara.
Eres como un beso amado
ese, que no se espera
tuyas son las caricias que nacen solas
como sola nace la primavera.

Una niña poderosa tienes
y te habita.
Me preguntas:
¿Cómo sabes a qué saben mis entrañas...
si contigo yo no soy?
me revelas todo mi pasado oscuro
hasta el claro día de hoy.
De dónde vengo, sabes, a dónde voy.

Eso soy yo:
como el vacío de un Todo
no tengo fin, carezco de principio
y en el centro me yace la pausa del ahogo.
Soy como el breve orgasmo
ese que arriba tras la larga espera.
Tengo verano cuando hace invierno;
soy el otoño en primavera.-


@ChaneGarcia
...
leer más   
13
3comentarios 46 lecturas versolibre karma: 110

Sonata otoñal (con @AljndroPoetry)

Dibujo en amarillo y ocre.
El horizonte y la brisa
huelen a tarde de miel
y manta de hojas moribundas.
En la nube gris y blanca
tres pétalos secos recorren un cielo
que invita a café y plenilunio nocturno.

El chisporroteo de un fuego fatuo,
anuncia un calor de hogar.
Fuera el viento otoñal
silba una sonata para abrazos
y besos cálidos en el ocaso del día.

El viento juguetea
en las esquinas de la tarde,
un gato maulla
a las impertinentes hojas
que caen en el precipicio
de su espalda,
y luego se lame su patita izquierda.

El sol bosteza y cae tan lento
sobre el lecho invisible
en los confines del horizonte.
Colores azafranados, pardos y oro,
son notas musicales
en el pentagrama del ocaso;
y mis dedos, jugando con tu pelo.

En recuerdo de un día
que va llegando a su fin,
las lágrimas crean charquitos
donde trocitos de hojas
navegan cual barquitos sin rumbo.

El otoño se viste de largo
y suena un vals entre las ramas
de un sauce llorón que se quedó
desnudo y desprovisto de su llanto.

El asfalto se engalana
con un vestido multicolor,
tararea una canción mientras abotona
sus ojales de hojas adormecidas;
el remanente de guerra
de un ejército de jacarandas y abetos
que de pie permanecen, estoicamente,
frente a una batalla otoñal más.

Un perro ladra desde su aletargado sueño,
no despierta;
el zíper del día ya se empieza a cerrar.

El crepúsculo otoñal
engalana la visión
de unos ojos que ven
más allá del tiempo y el espacio.
Y la vida comienza
un hermoso declive,
que invita al reposo.

Sosegada, descansa la tarde
en los brazos de la realidad,
las hojas que están por caer
flotarán en el líquido amniótico
de la realidad primaveral
que ante los pétalos de tus ojos,
inevitablemente, volverá a nacer.


@AljndroPoetry y @horten67


Gracias amigo es siempre un placer y un honor juntar palabras y versos contigo.
leer más   
17
44comentarios 223 lecturas colaboracion karma: 122

Amor de otoño

El amor de otoño
es lluvia tardía
que lava las almas.

Es dulce locura
que lleva sonrisas
a labios cansados.

Amores serenos
en noches añejas
de tiernas fragancias,
que laten despacio
y calman las venas...

¡Amores de otoño,
amores dorados!,
cubiertos de mieles
y en labios amargos.
leer más   
13
18comentarios 147 lecturas versolibre karma: 110

Otoño ~ Serie Estaciones (con @AljndroPoetry,@Transmisor_d_Sinestesias & @MiguelAdame )

Otoño de dolor que regresa al punto de partida
como pájaro que sueña con un cielo limpio
para volar suelto y libre sin encontrar a un adversario,
así es mi penuria que se marchita con cada hoja que caer en el ocre de un olvido.

Flores orgullosas que se despiden sin recelo
primavera rosa que huyó con el azul más celeste
se fue el otoño de peras y de un calor humeante
extraño las lluvias de un amor que ya no vuela con el viento y las mareas.

Vuelan las hojas doradas
entre brisas de nostalgia
cada una trae la magia
de vivencias agotadas
añoranzas desgastadas
melancolía, mil copas
vistiendo áureas sus ropas
se queda entre tus pupilas
mientras al recuerdo esquilas
y entre sus lanas te arropas

Mil hojas oro
cada una es un recuerdo
caen tan lento

Yo sé de otoños
que con su alma de ocre hoja
son vientos de añoranza.
Sé de hojas tristes
mancilladas y heridas
que anhelan su árbol cálido.

Las golondrinas
sollozan al partir
a destino extranjero.
Y mi alma llora
tu éxodo, tu abandono;
dulce amor de mi vida.

Se viste mi alma de plumas
de hojas de colores
es un ganso volando
a tierras menos frías.

Se eleva en círculos alto
llegado a este punto
la vida parece diminuta
y vasta al mismo tiempo.

La vida se vuelve horizonte
curvo, arco tensado.
chilla los gansos.

Vuelan
en mil hojas de oro
en el ocre de un olvido
vuelan en busca
del dulce amor de la vida.


Mesa compartida
Serie Estaciones
Otoño

@AljndroPoetry
@Alex_richter-boix
@Transmisor_d_Sinestesias
&
@MiguelAdame

Mezcla de verso libre y Sedoka

2018-abril-26
leer más   
20
48comentarios 199 lecturas colaboracion karma: 111

Camino de oxidadas hojas

LAS CENIZAS DE UN ANÓNIMO.

CAMINO DE OXIDADAS HOJAS



Pronto el día terminará junto con el nacimiento de un atardecer,
se oirán los suspiros del viento chocando en los árboles otra vez.
Las tardes cerrarán las ventanas de los hogares,
dejando atrapado así un delicado aroma de café.
Un agraciado cielo naranja rojizo se verá reflejado en las hojas que ya han comenzado a caer.
La esperanza dejará morir su color,
el mismo que hoy comienza a desteñirse dando pasó a una nueva estación.
Revivirán los abrazos y las bufandas que de nuevo trataran de traernos calor.
Volverá a la vida el romance junto con un otoño lluvioso caminando de la mano por esa alfombra de hojas,
ambos creyéndose dueños del amor,
bajo un paraguas que en un lugar seco hoy los aloja.




-JOEL B. LEZAMA.
13
23comentarios 96 lecturas versolibre karma: 107

Tanka (crujen hojas)

Crujen las hojas
secas
de tu recuerdo,
el triste otoño
en mi lánguida vida
en esta ocre existencia.



@AljndroPoetry
2018-mar-23
leer más   
23
17comentarios 128 lecturas versoclasico karma: 105

El primer beso

Fue aquel otoño, frente al mar,
cuando la brisa de la tarde
rozó tu piel de tenue frío
y entumeció tus tiernos labios,
sonrosando tus mejillas,
que acercaste sin preocupación.

Fue entonces cuando
se agolparon mis ansias juveniles,
tomé tus manos entre las mías,
mojé mis labios en ardiente deseo
y cerrando levemente los ojos,
probé tu inocencia,
procurando no perder la razón.

Fue aquel día que paramos el tiempo
y el sol permaneció en su lugar,
haciendo eterno nuestro primer beso,
en un momento en que la noche
no quiso cubrirnos de oscuridad,
para que viéramos lo maravilloso
que era el mundo que nos rodeaba,
aquel instante de suprema felicidad.
leer más   
14
6comentarios 146 lecturas versolibre karma: 109

Senryu (café sin miel)

Bebo el café
de tus hojas de otoño;
sin beso miel.





@AljndroPoetry
2018-feb-12
leer más   
15
11comentarios 105 lecturas versoclasico karma: 90

Abrigo de otoño

Ante la ausencia
de verano, habité
en tu aciago invierno húmedo.

Y fue mi abrigo;
las ocres hojas mustias
de aquel tu infausto otoño.



@AljndroPoetry
2018-feb-12
leer más   
25
18comentarios 132 lecturas versoclasico karma: 102

Senryu (otoños sin ti)

Y me llovieron
tantos otoños tristes;
y nunca tú.



@AljndroPoetry
2018-ene-15
leer más   
31
16comentarios 115 lecturas versoclasico karma: 117

Talía de carne

Mirla camina sabroso por la calle
con ese tumbao de las morenas de oriente.
Lleva en la piel tatuada la flor de la canela
cuando sonríe se ilumina todo
con ese cerco perlado
de perfectos dientes.

Mirla te mira con esa mirada
que atraviesa el cuerpo, nítida
tiene la extraña habilidad
de leer las formas de adentro
te sabe, te adivina.
Nada se le escapa de reojo...
pero de frente es un ojo al tiro
y si por alguna razón fallase,
es porque lo ha hecho adrede
escudada bajo la premisa
de la segunda intención.

Mirla es como una delincuente
de cara amena
esa, que saluda a todos
con una sonrisa de equinoccio
ese Sol que calienta
y que espanta al frío
pero aún así no quema.

Cuando habla en serio
sus ojos parecen que ríen
junto con su boca de pumarosa
cuando lo hace en broma, es igual.
Nunca puedes enjaularle
la mirada burlona
siempre se te escapan
ese par de vivarachos
de aceituna amarilla.

Mirla...
Mirla es una Talía de carne
de cuerpo sereno
bien plantado
que juega y se desliza
como en su propia fiesta
que nos manipula
escabulléndose en un degradé
de negro malva
como de sangre manchada y sucia
entre las hojas rojas
de unos pámpanos de fuego.-


@ChaneGarcia
...
leer más   
12
2comentarios 79 lecturas versolibre karma: 108

Muda Danza Otoñal

A Albert Camus,
y a lo absurdo de quererle dar sentido a la muerte (de una hoja).


La muda danza de hojas amarillas:
del mundanal vivir, tan colorido,
van en mudanza triste y sin sentido
a la esperanza de otras maravillas.

Están desnudas ramas y ramillas,
y el suelo está abrigado por vestido
de hojas muertas: ¿su espíritu perdido
logrará divisar nuevas orillas?

¿Y si su alma foliar no se despierta?
¿y si tal cosa ni siquiera existe?
tal vez tan solo sea una hoja muerta.

Nuestro otoño no tiene que ser triste:
no es un principio, ni una puerta abierta,
es solo un vendaval que nos embiste.
15
12comentarios 95 lecturas versoclasico karma: 103

Nostalgia de otoño

Juega
la hoja
con el viento
cae
en sus brazos
confiada
lenta
silente
ligera
liviana
leve
quieta
calma
etérea
otoñal
fugaz
ocre
nostálgica.
El viento
la recibe
alas abiertas
la arrastra
la lleva
la abraza
la acuna
la envuelve en arrullo
le susurra suave murmullo
le silba
le canta
con ella danza
la besa
la mima
la ama;
de paseo
la lleva
por aceras
avenidas
plazas
casas
muchedumbres
niños
ancianos
senderos
natura
arroyo.
Se duerme
la hoja
lecho de agua
el adiós
el oblivion
el olvido
la muerte.


@AljndroPoetry / xii-17
leer más   
19
15comentarios 164 lecturas versolibre karma: 89

Hokku

El sol de otoño.
Hojarasca en el alma
del triste ocaso.
leer más   
19
9comentarios 94 lecturas versoclasico karma: 93

Otoño (tanka)

Mañana de luz,
otoño amarillea,
manto de hojas.
Viento que ulula
y regala caricias.
13
7comentarios 81 lecturas versolibre karma: 87

Otoño en mi pecho

El otoño es un hogar a puertas cerradas,
sin visitantes
para que no se den cuenta de que vives aquí,
en mí.
En donde cada hoja seca
es pisoteada sin querer
(pero sigo)
y en ese césped donde me recuesto
me dedico a buscar un abrazo que ya no está.
Vuelvo a escuchar tu risa tímida
mientras el viento llora por no verte,
sabe que floreciste en mi pecho por cada vez que me dabas la mano.
Cómo te digo, mi pequeña,
que descubrí un mar en calma en tu mirada
por el que nadaría sin merecerlo.
Llegué tarde
y aquí me quedo,
en esta estación.
Acompañada de cada carta que me envías
y un café no muy dulce
esperando a que terminen las demás estaciones
para permitirme sentir(te)
otra vez.
13
2comentarios 90 lecturas versolibre karma: 85

Estás muerta

Suena extraño. No consigue mi oído aprehenderlo. No me llega a los ojos la idea, expresada como a tientas, mientras sigo montada en la cuerda haciendo acrobacias. Parecía tan lejano, tan difícil... tú, formando parte de los retazos de un ayer que no acababa. Siendo ahora solo un escalón más de los que he subido para llegar a inventarme, para dibujar lo que soy por encima de la ropa y, al mismo tiempo, lo que hay debajo, dentro y al fondo del corazón.

Estás muerta, evocación pusilánime, primavera en sepia, cielo, mar, luna, estrella. Toda tú languideces con el pretérito, la voz y el aroma. Los momentos se van esfumando como el humo de una barra de incienso consumida a medias.

Me ha costado, ¿sabes?, pero ya puedo decir que tengo respuesta a la pregunta que traías de vestido cuando te conocí, que yo también puedo contestarla, contestarme. No era tan difícil. De hecho, tú debiste resolver la incógnita hace mucho. Recorriste el camino antes y yo te miraba hacerlo, igual que se observa un mecanismo complejo.

Estás muerta. Y, a través de esa revelación, siento unas flores secas en algún lugar dentro de mí. He intentado cogerlas con mis manos, regarlas a base de besos, devolverles el verde que fueron, pero... no puedo. Si las toco, sus bordes se desmenuzan como una flor de león que acompaña al viento. Al menos, sé que sigues ahí, de otro modo, pero estás. Ya no tengo miedo a tu olvido sin olvido. Es un otoño bello que puedo recorrer en todos sus rincones de humedad y color, recorriéndome yo, sintiéndome viva. Yo creía que, después de ti, los días se perderían en un calendario blanco lleno de vacíos meses. Sin embargo, he descubierto que, después del verano, comienza una segunda primavera.
14
6comentarios 178 lecturas prosapoetica karma: 79

La Nevera

La Nevera.

El Banco de España
aconseja bajar el sueldo base
para ser más pobres que el hambre.
Un silencio que truena
en este Otoño cruel del paro.
De familias sin trabajo
sin dinero como comer
a diario.
Recursos sin tener
nada en una nevera
de tecnología punta.
De oro y plata.
Vacía.
Llena de
aire.
leer más   
10
sin comentarios 56 lecturas versolibre karma: 82

El tren de las estaciones

Se te va a pasar el tren,
a tu Luna se le secaran los ciclos,
y en el jardín secreto de tu vientre,
todavía con su primavera intacta,
no habrá un verano de trigo,
el estío que lo cuece todo en nueve meses,
no darás luz a la gravidez de tu otoño,
bajo el plenilunio,
como aquel fruto maduro,
la semilla que siempre quisiste tener,
cual pequeño plantón parásito,
amamantándolo en tus brazos.

¡Anda!...
¡Aún hay tiempo!



@ChaneGarcia
...
leer más   
13
7comentarios 86 lecturas versolibre karma: 74

Ramillete tardío

Se enamoró
de sus flores
y no supo que hacer. ..
Pues cuando
llamó el otoño
Las dejó caer...
leer más   
17
2comentarios 138 lecturas versolibre karma: 77
« anterior1234