Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 66, tiempo total: 0.015 segundos rss2

Tempus fugit

Acabas de leer este verso y ya es pasado.
Breve momento de tu presente ya olvidado.

El tiempo fluye.

El presente cesa de ser en el pasado
sin desaparecer.

Misterios del tiempo.

El próximo verso es futuro,
no es real hasta que sea pasado,
mediante el presente.

El tiempo pasa, pero no es pasado.
Viene, pero no es futuro.
Pasa, viene y llega el presente.

El tiempo es mientras cesa de ser.

El presente lo tengo siempre: permanece y cambia.
El futuro falta a veces, todavía no es.
El pasado es nostalgia, ya no es.

Existir es resistir, pensar es crear,
vivir es actuar en el presente.
15
6comentarios 160 lecturas versolibre karma: 99

Párrafo triste de Hill Street

Siento, dolorido, un gran vacío
en el interior de una carcasa
que no termina de cicatrizar,
mientras los ojos que persigo
esquivan mis deseos etéreos
y terrenales, espirituales
y carnales, en una angustia
cotidiana que no hace sino
ahondar en la pena,
manchar la triste sed.
leer más   
9
2comentarios 43 lecturas versolibre karma: 85

Pasos impares

Libro: Apotegmas en el desierto (2014)

Cuando quiero escribir, simplemente me limito
a bostezar imágenes, mal dormir instantes,
y esperar que se haga de noche en mi obstinación
entre irrealidad y desamparo.

En un reino octosilábico habito un palacio
de cartón; mis rimas, tan forzadas como siempre,
tan mediocres como nunca, me dejan conforme,
lo cual es suficiente para mí.

Nunca me lo he planteado así, pero quizá me
dedique a derramar tinta por no querer gastar
saliva; desnudo de los miedos para abajo,
me pierdo por los atajos de la vida.

Persigo el dulce amor de las derrotas sonriendo
ante recuerdos suicidas que buscan llamar la
atención, encuentro lo infinito a la vuelta de
la esquina, en un jardín sin flores.

Mis silencios pecan por soberbios; ocasos que
besan vagamente los labios equivocados,
me enfrento al papel gritando adjetivos que evito
nada más empezar a expresarme.

Y eso es mi poesía, un impreciso sabor a
nostalgia, un conjunto de nuncas que osan salir
a caminar con obscenidades de etiqueta,
con pasos impares y vencidos.

Confieso que a veces me detengo demasiado
en el relato furtivo de un país de lobos
sueltos, lagrimeando por un futuro que no
llega ni siquiera a pesadilla.

Huésped del cuerpo que me ha tocado, arena
en la inmensidad de la vida, siempre dedico
renglones a hacerme preguntas inoportunas,
pisando cristales por deporte.

También deshojo en forma de caricia, crónicas
de los inviernos inhóspitos en pabellones
polvorientos, portando la condena a contemplar
expediciones de soledades.

Resumiendo y sin extenderme en tantos detalles,
expongo como teoría una nimia conclusión:
los poetas escriben porque tienen talento,
yo lo hago porque me da la gana.
10
3comentarios 50 lecturas versolibre karma: 117

Desde la distancia

Con las manos en los bolsillos de su gabardina y el sombrero calado hasta las cejas, caminaba lentamente por la calle.
Llovía con fuerza pero no le importaba. En el suelo se formaban grandes charcos, que buscaba intencionadamente pisando fuerte sobre ellos.
Paró frente a un escaparate, donde una pantalla gigante, emitía un vídeo musical que no podía oír.
En la imagen reconocía a la cantante bailando una coreografía muy sexy.
Dos bailarines le acompañaban y sujetándola por debajo de los brazos, la levantaban una y otra vez.
Sonreía recordando lo poco que pesaba; prácticamente una pluma para aquellos dos fornidos y musculados muchachos.
Cuando estuvieron casados, él podía llevarla en brazos por toda la casa, hasta acabar en la piscina los dos, entre arrumacos, pasión y deseo.
¡Qué lejos quedaba ya lo que fue su vida...!
Lo había perdido todo, su trabajo como actor, su familia, sus amigos; a sí mismo y sobre todo a ella.
Ese último viaje le alejó para siempre.
Ajustado el cinturón de seguridad, el avión emprendió su vuelo a ninguna parte. Una explosión, una luz muy fuerte cegó sus ojos, y se acabó.
Ahora vagaba bajo una lluvia que no le mojaba y entre unos charcos que no salpicaban sus pantalones.
Y mientras, ella, bailaba tras un cristal.
10
10comentarios 82 lecturas relato karma: 101

Blanca mariposa

Esa blanca mariposa,
tan de recuerdos, cautiva,
feliz a mi lado iba,
bailando un palaciego vals vienés.

De tanto en tanto,
también lo alternaba ,
con un cortesano,
minué francés.

Diré, si fuera factible argumentar,
sin provocar musical enfado,
que más que de un baile formal,
bien se pudiera tratar,
de la secular Coimbra un fado.

¡Oh mágico romance de mi ayer lusitano,
que evocaba con su danza,
tan distinguida princesa,
convertida por arte de birlibirloque,
en renombrada artista portuguesa!

Borboleta que sobrevuela abril libando flores,
junto a un caminante al que entrega en mano,
desde aquel su bello Oporto hermano,
ramilletes lilas, enlazados de amores.

Baila y baila, mariposa,
baila feliz a mi lado,
mientras mi sombra en el suelo se estira,
buscando su pareja argentina.

Entrecruza si quieres conmigo,
un tango porteño de altos vuelos,
la danza de los siete velos,
o un pasodoble cañí,
si Málaga mora, estuviera aquí


Esa blanca mariposa,
se adentró al fin, sin mí,
entre trigales que son mares,
mecidos por el viento que ondea verdes olas,
que no alcanzo a describir.

Creí que la perdía,
hasta que de pronto volvió hacia mí,
ignorando la corola,
de una erguida,
y de rojo carmín, encendida
amapola.

Agitó sus alitas,
para decirme a su modo adiós.

Lo hizo,
con donaire de actriz de moda,
en el escenario del aire vestido de boda.

Se fue poco a poco coqueta alejando,
con su traje de novia de estrecha cintura,
pero siempre consciente y segura,
de que yo la seguía mirando.
leer más   
9
9comentarios 98 lecturas prosapoetica karma: 105

Días Consumidos

Exprimo estelas
que a millones de años luz
han cesado en su brillo.

Es tu vida una corriente
de aire púrpura en el alba;
ese viento que en las noches
me hace suspirar tranquilo.
Y que por las tardes
me provoca risas solitarias.

Cuando el crepúsculo palpita
añoro los recuerdos post meridiem
en que nada era importante.
Cuando en inocentes juegos
mi vida transcurría.

Y el tiempo pasó
y las sonrisas guiñadas
poco a poco se agotaron.
El ritmo de los días
ya me consumía.
leer más   
8
2comentarios 42 lecturas versolibre karma: 62

¿Qué queda de entonces?

Si te nombro
debo arrancar el hilo
cosido a los labios,
poner hierbabuena en mi boca
y dejar que me escueza la herida,
igual que me arden los ojos
de noche,
cuando aparece el pasado
poniendo un pétreo presente
en las pesadillas.

Catorce guerreros se cuadran
al regreso de junio en el calendario.
Recuerdan la rienda que dimos
tan suelta, tan ciega…
a un par de caballos de trote bisoño
pisando relojes de nubes
sin prestar cuidado.
Ignaros románticos fuimos…
¿Qué queda de entonces?
No lo tengo claro.

Quizá sea la nada de aquello
la que nos defina.
Perdida la huella de toda inocencia,
aumentan las canas e igual crece el fango
que pisa mi suela.
Y, entonces, ¿qué queda?

Maletas vacías contienen los sueños
que un día albergamos.
Los viajes, los planes, los hijos,
la casa, la mano cosida a mi mano
en cada paseo…
Ya todo parece la imagen de un barco
que tapa la bruma.
Tu olor se confunde con otros olores
que ya no recuerdo.

¿Qué queda de entonces?
22
16comentarios 103 lecturas versolibre karma: 122

Pasado

A veces nuestro pasado
regresa hablándonos fuerte
sin antes haber llamado,
regresa y nos envuelve,
y se instala en nuestra mente,
hurgando en aquella herida
que creíamos ya indemne,
y nos damos cuenta que no,
nunca se marcha, solo duerme,
y espera algún momento
para regresar mordiendo,
lacerando nuestra paz,
acechando nuestra mente,
ese difícil pasado
que se mantiene latente
que nunca se va,
que regresa siempre
y regresa gritando fuerte.
leer más   
17
22comentarios 178 lecturas versolibre karma: 101

Amar a golpe

Amar a golpe

La cercanía del espacio esta sin limite, una brisa mañanera nos invade la mente

y siempre el color es un camino nuevo en el horizonte.

No hay silencios en las texturas, nos regala un poema en el soporte

lleno de sabor a olores tempranos que nos despierta de mañana.

Surcos de arados oxidados y el hierro que fue de una fragua sin tiempo.

En las manos, solo una ausencia presente del pasado

nos llena la vida a golpe de sentimientos amados.
leer más   
4
2comentarios 50 lecturas versolibre karma: 50

Piel dormida

Profeta y mago
que predices el dominio
de tu encanto
sobre esta piel dormida...

Con tu beso
asaltas la noche
y del relámpago de tu boca
se quiebran la sombras;
penetras ahora
la trémula estrella
víctima de tu sigiloso paso;
la que sabes tuya
y le reclamas pertenencia.

En el insomne palpitar
al fin obtiene recompensa
el desfallecer de tus anhelos.
Somos como aquellos desesperados
que se llamaban en silencio;
que se encuentran hoy
en el laberinto de sus cuerpos;
que se dicen todas las palabras
que por deuda se arraigaron...
Aquellos palpos serenos
a los que en sus sueños de fuego
y su lecho de rosas,
el deseo en descaro
presto les aflora
y en los secretos tácitos
de Lunas pasadas
encuentran tiernas sus razones perdidas...
y se pierden en las caricias
que desde siglos
les aguardaban.

Arribas y descubres
que el letargo de la tímida zarza
se devora
al sonido de tu voz...
que las cuerdas del arpa
se tensan
para interpretar
infinitas melodías de tus manos.

Ves que el paso
de mis columnas
pretende ser, solo por ti andado...
Que la hiedra del olvido
es en realidad
dulce miel
destilada de mí
al libar de tus labios.

Serás siempre
permisiva y voraz ansia
que consuma mis remansos,
cada vez que al ocaso
te disfraces de alba
y asaltes de nuevo
la nocturna alcoba
de esta, tu trémula estrella
que por ti solloza;
que por ti espera,
al palidecer del día;
al palpitar de tus dedos,
al roce de tu abrazo...




Yamel Murillo



La muerte perdida en el laberinto©
Caleidoscopio©
D.R. 2013
leer más   
13
8comentarios 80 lecturas versolibre karma: 117

Perla en negrita

Salir a la calle con el disfraz,
la cara pintada con esa sonrisa,
mueca tatuada del artificio
cual gabardina escondiendo
el pasado íntimo, mudo,
celoso de todo presente.

Escondido en letras, en versos,
esperando no ser encontrado,
desabrochar el pecho del dolor
en la intimidad de mi pasado,
pasear éste silencio que grita
por ausencias, por erratas en negrita.

Segundero que golpea mis sienes
cubriéndolas de nieve, de oscuro reír,
mientras llueve en mis bolsillos
agua seca de olvido sin cuerdas ni cometa,
ahogando latidos de luna llena.

Zozobra de mi sentir, encallado
en los acantilados de renuncios,
perla desnuda de concha,
encerrada en la intimidad añeja
grapada a mi lengua, incapacidad
de inepta esperanza, de domingos
como forma de patinar entre naranjos grises,
flores sin pétalos, carencia de tu nombre
en la lumbre de este sol que se apaga.

Amén
leer más   
19
17comentarios 135 lecturas versolibre karma: 104

"Desiertos a granel"

Inmensas dunas
inexistentes,
tragan todo
lo que acontece.

Desaparecen
en la arena,
entre los granos dorados
del tiempo.

Lo malo...
Lo bueno...

No queda
nada.

Salvo
desierto.

Un horizonte vago,
sobre un suelo
yermo.

Presentes
llenos de esqueletos.
Recuerdos vivos,
que murieron.

Felicidades,
mentes,
cuerpos;
que amamos,
y se extinguieron.

Succionados,
por las dunas
del tiempo.

La arena
al viento,
se desprende
en ráfagas.

Un desprendimiento,
una erosión,
que trae recuerdos.

Sólo granos dorados
en movimiento

Pepitas de oro;
como segundos
de un instante,
como vidas
de un momento


Paradojas,
perdidas
en el tiempo.
La comprensión
es un lamento.

Adoro el
desconocimiento;
pero soy adicto
a descubrir.
Sufro,
de curiosidad.

Y aunque
no sé por qué,
sigo cavando.
Porque sé,
que hay algo;
aunque no sepa
qué.

Aunque no sepa
lo que saldrá,
aunque me pierda
en este desierto,
antes de acabar.

Si el reloj cesa,
la Gran Duna
me tragará.

Quizás,
bajo la arena,
sufra un nuevo
despertar.

Quizás,
bajo tierra,
se dibuje coloreado,
mi negro final.

Enterrado,
Bajo la nada
Coloreada
De un desierto.



Rheinn

"Desiertos a granel"

RheinnPoetry®

- caos bajo el amanecer -
leer más   
19
12comentarios 235 lecturas versolibre karma: 99

Abandono

En tu abandono huyo,
huyendo de mí,
de lo que soy
de lo que nunca
seré contigo
o alcanzaré en ti.

En tu recuerdo me abandono,
abandonándome al más allá,
más allá de tu recuerdo . . .
más allá de tu recuerdo

estás tú, mis tristezas,
tu destierro y mi olvido.

En mi huida te recuerdo,
recordando tus ausencias,
lo que nunca hicimos juntos,
besos con imagen a deseo,
nunca buscado, nunca rendido.

Abandonándome, recordando,
huyendo de ti, de mi,
de todo aquello que no forjamos,
de estremecimientos desconocidos,
de sentimientos no mantenidos.

Si esto es amor o ilusión,
si ilusión es sentir tu amor,
si esta amargura fuese
el más dulce y mortal
de los amores . . .


Amándote me abandono
a tu nostalgia,
huyendo detrás de tus besos,
recordando lo que espero vivir,
muriendo plácidamente
del más indeliberado
de los amores, manzana
origen de mi abandono.

Amén
leer más   
19
10comentarios 136 lecturas versolibre karma: 98

Pasado por llegar

Eres el pasado que nunca llega,
lágrima rota que se recoge,
tristeza que ríe amarga,
huerfana de eco,
que corre hacia el muro.

Agradecimiento hueco del silencio,
crepúsculo que destiñe despedidas.

Soy fado de nostalgias
con letra de un pasado que no llega,
marea que no tiene orilla,
hoja seca de distancias y olvidos,
que nunca cae, abrazada al viento.

Pañuelo esperando su estación,
horizonte dibujado en un papel.


Blanqueo el dolor,
la harina negra de mi boca,
cristal canícula en mis entrañas,
amanecer cainita delator de tu soledad.

Guantes de la piel fina del miedo,
humo de la voz que sangra versos.

Enciendo una vela
cuál mordaza de mi oscuridad,
dando a luz plegarias nacidas
en el bolsillo de mis sentidos,
de un volver al pasado que nunca llega.

Amén
leer más   
19
16comentarios 165 lecturas versolibre karma: 109

Empezar ayer (@Galilea & @sarrd8r)

Escribiendo sobre papel mojado,
versos difuminados, desleídos,
casi ausentes antes de ser leídos;
letras y restos de un destino ajado.


Con la tinta bruna de mi pulso malgastado,
de mi vida como derribo por los aciertos ausentes,
derrocado por la falta del hijo pródigo azul,
abro mis brazos como señal de derrota.

Sin cambiar un ápice lo añorado
y por pura abstracción de mis latidos,
dejo espacio entre versos abatidos
escondiendo un anhelo amedrentado.


Dejando que el aire de la expiación caníbal,
muerda las entrañas de mis versos sin pulso,
de la codicia culpable por empezar ayer,
del rincón de los errores asustados.

Tan frágil como alas de mariposa
ruego color y sentido a la vida;
apartándome de encima esta losa.


Y me santiguo, besando la medalla fría,
como melodía de despedida,
de la incomprensión , del renuncio pasado.

Vivir, dejar atrás la piel dormida.
Huir antes que la noche tramposa
empañe el horizonte tras el día.


De comenzar ayer como as en la manga,
dejando que la bruma, la sombra,
crepúsculos y celajes, la piedra altiva,
asalte este verso blanco de suspiro y ofrenda.

Amén
leer más   
17
35comentarios 228 lecturas versolibre karma: 130

Olvido

Mi memoria está destinada al olvido,
como mis pantuflas desgajadas,
como ese muerto en medio del camino,
y yo, a punto de ser liberado del pasado
que adormece mi destino,
que retorna cada día cual hora inasible
y se me planta como centinela
en medio de un camino
que no sé siquiera si es el mío.

Adolezco de mi memoria
porque no me sirve cuando sirve
y por eso la envío hoy al pasado
para que se quede en algún recodo
que antes no haya vivido.
leer más   
16
1comentarios 47 lecturas versolibre karma: 95

¿Cuál es el estado del arte?

Se siente el encanto
En la oscuridad de ayer,
Que encandece en forma de poesía
Un encanto que acaricia
La humedad en la vista:

 Carta a nuestra ausencia:
 Muestra señales de decadencia,
 Se hace presente,
 Pero con un amor latente.
 - Si me enamorase de los demonios
 Ligeramente la ausencia se haría ausente. -


Un encanto,
Hace algunas palabras de roble,
Una telaraña tan frágil y fuerte
Como los niños que fuimos ayer
(Antes de apartarnos de lo importante).

Un encanto,
Agradecido de lo que no se olvida,
Nos hace un pretexto perfecto,
Para seguir erectos, contentos,
Mientras se inspecciona la memoria.

Un encanto,
En los llantos de la esencia misma,
En el dolor desgarrado,
Ver esa escena caerse a pedazos,
Por no haber hecho caso
A las epifanías que nos llamaron tanto:

 Carta a nuestra presencia:
 Dejé de luchar por encontrarte
 Y llegaste en cuanto estaba por tomar el metro.
 Era una lucha tan infantil
  / Entiéndase como el apego a estar presente /
 Por volverte a ver,
 Para volver a saltar,
 Para volver a ser.

 Pero estaba aquí,
 Esperando despertar
 De un largo sueño,
- Lo que no me canso de repetir -
 Abrí los ojos sin hacer esfuerzo.
  
Se siente el encanto
En la oscuridad de ayer,
En el frenesí de nuestra historia,
En el hoy,
Sabes,
Es la actualidad del estado del arte.
10
2comentarios 85 lecturas versolibre karma: 96

Por un segundo de diferencia...

A veces sin darme cuenta
tropiezo con tu recuerdo por las calles
y le ofrezco mis más sinceras disculpas.

Le ayudo a levantar esas memorias
que cayeron por los suelos,
y nos miramos fijamente
reconociéndonos de antaño.

Por un instante nos quedamos inmóviles
analizándonos,
tratando de recordar de dónde nos conocemos,
con una sonrisa hipócritamente educada.

Nos damos una palmada en el hombro
sin importar lo sucedido,
cada quien toma su camino
andando como si nada.

Pero llega la intriga y volteo,
viendo tu recuerdo alejarse por la vida,
entonces prosigo con la mía.

Pero llega la intriga y voltea,
observándome alejarme de su influencia,
entonces prosigue hacia su olvido.

Como es costumbre
no concordamos,
siempre estuvimos desfasados
por un segundo de diferencia.
12
1comentarios 105 lecturas versolibre karma: 77

Estragos del tiempo

Paseo por las calles de mi barrio y aún me resulta raro no ver aquel kiosko que presenció mis pataletas y llantos.
En frente, ya no está ese humilde mercado por el que daba vueltas corriendo para sentir la velocidad y sus obstáculos.
Sigo caminando y veo que todo ha cambiado.
El parque de mi infancia ha sido sustituido por uno prefabricado.
Dicen que así duelen menos las caídas, pero qué es un niño sin sus heridas.
Les han quitado la oportunidad de hacer castillos de arena y de trepar por los árboles como si fuesen animales.
Continúo mi trayecto por la calle comercial.
Casi no quedan tiendas de reparaciones, y las que hay ya tienen colgado el cartel de liquidación por falta de prestaciones.
Lo que sobra es basura en las calles en una sociedad de usar y tirar, en una sociedad tristemente material.
Mi antiguo colegio no sé si seguirá en las mismas, pero me alegraría que ya no fuera tan tradicionalista.
Solo sé que exteriormente han privado de la luz del sol a los niños techando el patio con la excusa del mal tiempo.
No saben que para un niño bailar bajo la lluvia puede ser una gran y divertida aventura.
He aquí cuando mi vuelta finaliza y me subo al metro.
No soy capaz de asimilar que no haya niños jugando en la calle porque están con la tablet.
La melancolía me atrapa porque aunque mi infancia no haya sido la mejor siempre hay algún buen recuerdo, alguna agradable sensación.
Así que me siento, me pongo los cascos y espero a la próxima estación.
6
2comentarios 63 lecturas prosapoetica karma: 67
« anterior1234