Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 59, tiempo total: 0.020 segundos rss2

¿Qué queda de entonces?

Si te nombro
debo arrancar el hilo
cosido a los labios,
poner hierbabuena en mi boca
y dejar que me escueza la herida,
igual que me arden los ojos
de noche,
cuando aparece el pasado
poniendo un pétreo presente
en las pesadillas.

Catorce guerreros se cuadran
al regreso de junio en el calendario.
Recuerdan la rienda que dimos
tan suelta, tan ciega…
a un par de caballos de trote bisoño
pisando relojes de nubes
sin prestar cuidado.
Ignaros románticos fuimos…
¿Qué queda de entonces?
No lo tengo claro.

Quizá sea la nada de aquello
la que nos defina.
Perdida la huella de toda inocencia,
aumentan las canas e igual crece el fango
que pisa mi suela.
Y, entonces, ¿qué queda?

Maletas vacías contienen los sueños
que un día albergamos.
Los viajes, los planes, los hijos,
la casa, la mano cosida a mi mano
en cada paseo…
Ya todo parece la imagen de un barco
que tapa la bruma.
Tu olor se confunde con otros olores
que ya no recuerdo.

¿Qué queda de entonces?
14
5comentarios 46 lecturas versolibre karma: 122

Pasado

A veces nuestro pasado
regresa hablándonos fuerte
sin antes haber llamado,
regresa y nos envuelve,
y se instala en nuestra mente,
hurgando en aquella herida
que creíamos ya indemne,
y nos damos cuenta que no,
nunca se marcha, solo duerme,
y espera algún momento
para regresar mordiendo,
lacerando nuestra paz,
acechando nuestra mente,
ese difícil pasado
que se mantiene latente
que nunca se va,
que regresa siempre
y regresa gritando fuerte.
leer más   
17
22comentarios 150 lecturas versolibre karma: 101

Piel dormida

Profeta y mago
que predices el dominio
de tu encanto
sobre esta piel dormida...

Con tu beso
asaltas la noche
y del relámpago de tu boca
se quiebran la sombras;
penetras ahora
la trémula estrella
víctima de tu sigiloso paso;
la que sabes tuya
y le reclamas pertenencia.

En el insomne palpitar
al fin obtiene recompensa
el desfallecer de tus anhelos.
Somos como aquellos desesperados
que se llamaban en silencio;
que se encuentran hoy
en el laberinto de sus cuerpos;
que se dicen todas las palabras
que por deuda se arraigaron...
Aquellos palpos serenos
a los que en sus sueños de fuego
y su lecho de rosas,
el deseo en descaro
presto les aflora
y en los secretos tácitos
de Lunas pasadas
encuentran tiernas sus razones perdidas...
y se pierden en las caricias
que desde siglos
les aguardaban.

Arribas y descubres
que el letargo de la tímida zarza
se devora
al sonido de tu voz...
que las cuerdas del arpa
se tensan
para interpretar
infinitas melodías de tus manos.

Ves que el paso
de mis columnas
pretende ser, solo por ti andado...
Que la hiedra del olvido
es en realidad
dulce miel
destilada de mí
al libar de tus labios.

Serás siempre
permisiva y voraz ansia
que consuma mis remansos,
cada vez que al ocaso
te disfraces de alba
y asaltes de nuevo
la nocturna alcoba
de esta, tu trémula estrella
que por ti solloza;
que por ti espera,
al palidecer del día;
al palpitar de tus dedos,
al roce de tu abrazo...




Yamel Murillo



La muerte perdida en el laberinto©
Caleidoscopio©
D.R. 2013
leer más   
13
8comentarios 72 lecturas versolibre karma: 117

Perla en negrita

Salir a la calle con el disfraz,
la cara pintada con esa sonrisa,
mueca tatuada del artificio
cual gabardina escondiendo
el pasado íntimo, mudo,
celoso de todo presente.

Escondido en letras, en versos,
esperando no ser encontrado,
desabrochar el pecho del dolor
en la intimidad de mi pasado,
pasear éste silencio que grita
por ausencias, por erratas en negrita.

Segundero que golpea mis sienes
cubriéndolas de nieve, de oscuro reír,
mientras llueve en mis bolsillos
agua seca de olvido sin cuerdas ni cometa,
ahogando latidos de luna llena.

Zozobra de mi sentir, encallado
en los acantilados de renuncios,
perla desnuda de concha,
encerrada en la intimidad añeja
grapada a mi lengua, incapacidad
de inepta esperanza, de domingos
como forma de patinar entre naranjos grises,
flores sin pétalos, carencia de tu nombre
en la lumbre de este sol que se apaga.

Amén
leer más   
18
17comentarios 129 lecturas versolibre karma: 104

Trampolín inalcanzable

Soy la piel sobrante
de toda esta historia,
salí a buscarme
y no me dejastes regresar.

El trampolín de domingo
está muy alto
y esta piscina vacía
carece de escalerillas.

Caen los días,
sólo puedo patalear la broza
amotinada en este rectángulo
y hacer inventario de los mosquitos
que me quedan para comer.

Recorro veinte largos
a sprint cada dos horas
para que esta prisión azul
no me pueda.

He escrito doscientas veces
en cada pared
las palabras heladas
que me expulsaron de tu vida.

He oficiado más de cinco funerales
de aves dormidas para la eternidad.

Sueño y sueño con copas de vino
(aunque soy más de birra)
y bellos pasos de Vals
que me transporten
a paraísos de tranquilidad.
(Vaya sueno más raro
si yo nunca he sabido bailar)

Se oyen risas y pasos.

-¡Hey chavales!
¿podéis buscar una cuerda, una escalera,
un helicóptero, lo que sea y sacarme de aquí?-.

Silencio sepulcral.

-Bueno al menos tirarme
un cigarrito encendido-.

Soy la piel sobrante
de toda esta historia,
salí a buscarme
y no me dejastes regresar.

Que te vaya bien
por tus nuevos mundos.

Un saludo.

"Creo que me voy hacer
limpiapiscinas ,
he dejao esto niquelao".
leer más   
12
4comentarios 107 lecturas versolibre karma: 106

"Desiertos a granel"

Inmensas dunas
inexistentes,
tragan todo
lo que acontece.

Desaparecen
en la arena,
entre los granos dorados
del tiempo.

Lo malo...
Lo bueno...

No queda
nada.

Salvo
desierto.

Un horizonte vago,
sobre un suelo
yermo.

Presentes
llenos de esqueletos.
Recuerdos vivos,
que murieron.

Felicidades,
mentes,
cuerpos;
que amamos,
y se extinguieron.

Succionados,
por las dunas
del tiempo.

La arena
al viento,
se desprende
en ráfagas.

Un desprendimiento,
una erosión,
que trae recuerdos.

Sólo granos dorados
en movimiento

Pepitas de oro;
como segundos
de un instante,
como vidas
de un momento


Paradojas,
perdidas
en el tiempo.
La comprensión
es un lamento.

Adoro el
desconocimiento;
pero soy adicto
a descubrir.
Sufro,
de curiosidad.

Y aunque
no sé por qué,
sigo cavando.
Porque sé,
que hay algo;
aunque no sepa
qué.

Aunque no sepa
lo que saldrá,
aunque me pierda
en este desierto,
antes de acabar.

Si el reloj cesa,
la Gran Duna
me tragará.

Quizás,
bajo la arena,
sufra un nuevo
despertar.

Quizás,
bajo tierra,
se dibuje coloreado,
mi negro final.

Enterrado,
Bajo la nada
Coloreada
De un desierto.



Rheinn

"Desiertos a granel"

RheinnPoetry®

- caos bajo el amanecer -
leer más   
19
12comentarios 209 lecturas versolibre karma: 99

Abandono

En tu abandono huyo,
huyendo de mí,
de lo que soy
de lo que nunca
seré contigo
o alcanzaré en ti.

En tu recuerdo me abandono,
abandonándome al más allá,
más allá de tu recuerdo . . .
más allá de tu recuerdo

estás tú, mis tristezas,
tu destierro y mi olvido.

En mi huida te recuerdo,
recordando tus ausencias,
lo que nunca hicimos juntos,
besos con imagen a deseo,
nunca buscado, nunca rendido.

Abandonándome, recordando,
huyendo de ti, de mi,
de todo aquello que no forjamos,
de estremecimientos desconocidos,
de sentimientos no mantenidos.

Si esto es amor o ilusión,
si ilusión es sentir tu amor,
si esta amargura fuese
el más dulce y mortal
de los amores . . .


Amándote me abandono
a tu nostalgia,
huyendo detrás de tus besos,
recordando lo que espero vivir,
muriendo plácidamente
del más indeliberado
de los amores, manzana
origen de mi abandono.

Amén
leer más   
19
10comentarios 136 lecturas versolibre karma: 98

Pasado por llegar

Eres el pasado que nunca llega,
lágrima rota que se recoge,
tristeza que ríe amarga,
huerfana de eco,
que corre hacia el muro.

Agradecimiento hueco del silencio,
crepúsculo que destiñe despedidas.

Soy fado de nostalgias
con letra de un pasado que no llega,
marea que no tiene orilla,
hoja seca de distancias y olvidos,
que nunca cae, abrazada al viento.

Pañuelo esperando su estación,
horizonte dibujado en un papel.


Blanqueo el dolor,
la harina negra de mi boca,
cristal canícula en mis entrañas,
amanecer cainita delator de tu soledad.

Guantes de la piel fina del miedo,
humo de la voz que sangra versos.

Enciendo una vela
cuál mordaza de mi oscuridad,
dando a luz plegarias nacidas
en el bolsillo de mis sentidos,
de un volver al pasado que nunca llega.

Amén
leer más   
19
16comentarios 159 lecturas versolibre karma: 109

Empezar ayer (@Galilea & @sarrd8r)

Escribiendo sobre papel mojado,
versos difuminados, desleídos,
casi ausentes antes de ser leídos;
letras y restos de un destino ajado.


Con la tinta bruna de mi pulso malgastado,
de mi vida como derribo por los aciertos ausentes,
derrocado por la falta del hijo pródigo azul,
abro mis brazos como señal de derrota.

Sin cambiar un ápice lo añorado
y por pura abstracción de mis latidos,
dejo espacio entre versos abatidos
escondiendo un anhelo amedrentado.


Dejando que el aire de la expiación caníbal,
muerda las entrañas de mis versos sin pulso,
de la codicia culpable por empezar ayer,
del rincón de los errores asustados.

Tan frágil como alas de mariposa
ruego color y sentido a la vida;
apartándome de encima esta losa.


Y me santiguo, besando la medalla fría,
como melodía de despedida,
de la incomprensión , del renuncio pasado.

Vivir, dejar atrás la piel dormida.
Huir antes que la noche tramposa
empañe el horizonte tras el día.


De comenzar ayer como as en la manga,
dejando que la bruma, la sombra,
crepúsculos y celajes, la piedra altiva,
asalte este verso blanco de suspiro y ofrenda.

Amén
leer más   
17
35comentarios 218 lecturas versolibre karma: 130

Ando échandote de menos

Me estoy acordando
De qué tú y yo
Hace tiempo
Que no hablamos.

Me estoy preguntando
Si piensas tanto en mí
Cómo yo en ti.

Me estoy castigando
Porque ya no estás aquí.

Te estoy camuflando
Entre estos versos
Que sin intención
Al final son para ti.
leer más   
4
sin comentarios 34 lecturas versolibre karma: 38

Olvido

Mi memoria está destinada al olvido,
como mis pantuflas desgajadas,
como ese muerto en medio del camino,
y yo, a punto de ser liberado del pasado
que adormece mi destino,
que retorna cada día cual hora inasible
y se me planta como centinela
en medio de un camino
que no sé siquiera si es el mío.

Adolezco de mi memoria
porque no me sirve cuando sirve
y por eso la envío hoy al pasado
para que se quede en algún recodo
que antes no haya vivido.
leer más   
16
1comentarios 47 lecturas versolibre karma: 95

¿Cuál es el estado del arte?

Se siente el encanto
En la oscuridad de ayer,
Que encandece en forma de poesía
Un encanto que acaricia
La humedad en la vista:

 Carta a nuestra ausencia:
 Muestra señales de decadencia,
 Se hace presente,
 Pero con un amor latente.
 - Si me enamorase de los demonios
 Ligeramente la ausencia se haría ausente. -


Un encanto,
Hace algunas palabras de roble,
Una telaraña tan frágil y fuerte
Como los niños que fuimos ayer
(Antes de apartarnos de lo importante).

Un encanto,
Agradecido de lo que no se olvida,
Nos hace un pretexto perfecto,
Para seguir erectos, contentos,
Mientras se inspecciona la memoria.

Un encanto,
En los llantos de la esencia misma,
En el dolor desgarrado,
Ver esa escena caerse a pedazos,
Por no haber hecho caso
A las epifanías que nos llamaron tanto:

 Carta a nuestra presencia:
 Dejé de luchar por encontrarte
 Y llegaste en cuanto estaba por tomar el metro.
 Era una lucha tan infantil
  / Entiéndase como el apego a estar presente /
 Por volverte a ver,
 Para volver a saltar,
 Para volver a ser.

 Pero estaba aquí,
 Esperando despertar
 De un largo sueño,
- Lo que no me canso de repetir -
 Abrí los ojos sin hacer esfuerzo.
  
Se siente el encanto
En la oscuridad de ayer,
En el frenesí de nuestra historia,
En el hoy,
Sabes,
Es la actualidad del estado del arte.
10
2comentarios 85 lecturas versolibre karma: 96

Por un segundo de diferencia...

A veces sin darme cuenta
tropiezo con tu recuerdo por las calles
y le ofrezco mis más sinceras disculpas.

Le ayudo a levantar esas memorias
que cayeron por los suelos,
y nos miramos fijamente
reconociéndonos de antaño.

Por un instante nos quedamos inmóviles
analizándonos,
tratando de recordar de dónde nos conocemos,
con una sonrisa hipócritamente educada.

Nos damos una palmada en el hombro
sin importar lo sucedido,
cada quien toma su camino
andando como si nada.

Pero llega la intriga y volteo,
viendo tu recuerdo alejarse por la vida,
entonces prosigo con la mía.

Pero llega la intriga y voltea,
observándome alejarme de su influencia,
entonces prosigue hacia su olvido.

Como es costumbre
no concordamos,
siempre estuvimos desfasados
por un segundo de diferencia.
12
1comentarios 102 lecturas versolibre karma: 77

Estragos del tiempo

Paseo por las calles de mi barrio y aún me resulta raro no ver aquel kiosko que presenció mis pataletas y llantos.
En frente, ya no está ese humilde mercado por el que daba vueltas corriendo para sentir la velocidad y sus obstáculos.
Sigo caminando y veo que todo ha cambiado.
El parque de mi infancia ha sido sustituido por uno prefabricado.
Dicen que así duelen menos las caídas, pero qué es un niño sin sus heridas.
Les han quitado la oportunidad de hacer castillos de arena y de trepar por los árboles como si fuesen animales.
Continúo mi trayecto por la calle comercial.
Casi no quedan tiendas de reparaciones, y las que hay ya tienen colgado el cartel de liquidación por falta de prestaciones.
Lo que sobra es basura en las calles en una sociedad de usar y tirar, en una sociedad tristemente material.
Mi antiguo colegio no sé si seguirá en las mismas, pero me alegraría que ya no fuera tan tradicionalista.
Solo sé que exteriormente han privado de la luz del sol a los niños techando el patio con la excusa del mal tiempo.
No saben que para un niño bailar bajo la lluvia puede ser una gran y divertida aventura.
He aquí cuando mi vuelta finaliza y me subo al metro.
No soy capaz de asimilar que no haya niños jugando en la calle porque están con la tablet.
La melancolía me atrapa porque aunque mi infancia no haya sido la mejor siempre hay algún buen recuerdo, alguna agradable sensación.
Así que me siento, me pongo los cascos y espero a la próxima estación.
6
2comentarios 58 lecturas prosapoetica karma: 67

Tanka (tinieblas)

Aquí en la sombra
de tu triste recuerdo
tinieblas llueven
tormenta en claroscuro
aluvión del pasado.



@SolitarioAmnte / x-17
leer más   
21
5comentarios 76 lecturas versoclasico karma: 93

Te deje una vez

Te deje una vez
solo me quede con la sensación
del frío que perturba a los sentidos.

Regrese a la soledad de no tener
con quien conversar sobre lo frívolo
que es dormir sin un sueño que te robe el descanso.

Ahora solo puedo ver como me crecen
las uñas de las manos
esas manos que fueron diestras al amarte
y que ahora solo se preocupan por saber
que a mi vista le cuesta mucho trabajo
distinguir un buen poema de aquel que nunca lo fue.

A nosotros nunca nos ha importado
lo que los demás digan de tu poesía,
simplemente solo escribes huyendo
de lo tan cotidiano y gris que puede ser vivir la vida.

A veces todos quisiéramos ser esa película
en donde simplemente somos héroes
y no ese personaje patético y real
que terminamos por creer ser.

Que sera de de aquel recuerdo de esos años
cuando éramos cómplices de niños,
no importaba el futuro incierto que ahora habita
en esos días solo queriamos crecer
para alejarnos de aquella edad en donde
la fantasía y los juegos eran eternos.

Nosotros éramos fantasmas que el agua
no podía borrar.
Siempre fuimos demasiado grandes
para las serpientes que rodean a sus presas
intentando devorarlas de un bocado.

Te deje una vez
ya no pude regresar a los días gloriosos
en donde el corazón rebosaba de latidos sin sentido.

Ahora solo regreso a una soledad descolorida,
solo añorando el no tener que sufrir por tu ausencia
ausencia que nunca fue una presencia
que quise totalmente prescindir.

Que será de mí cuando los años no me alcancen a olvidarte.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
08/08/2017.
18
8comentarios 324 lecturas versolibre karma: 78

El centinela del hielo

Hay un centinela frente al rascacielos del hielo. El perímetro es un hormiguero de almas bramando consuelo.
Idólatras del Sire, emblema discernible con ojos torvos y abisales… sensaciones fantasmales.
Laudable por estigmas respetables. ¿Reales?
Algunos seres ancestrales dudan de sus avales.
Almas prendidas de su ojal tintinean sin cesar.
El Sire vive en hielo eterno. El centinela custodia su reino.
Guardián de selvática mirada, larga melena opaca acaricia la espalda.
Boca que mana humaredas, candentes moléculas para la morada.
Centinela abisagrado en honor al pasado que ansía el bien preciado.
Hielo y fuego.
¿Quién gana al hielo?
¿Quién vence al infierno?
Sólo el corazón que ansía amor eterno.

Marisa Béjar, 04/07/2017.
leer más   
10
2comentarios 125 lecturas versolibre karma: 87

Te extrañé demasiado

Te extrañe demasiado en el intento
de desaparecer de mi vida,
tu ausencia destrozó a mis sueños,
uno a uno fueron desapareciendo
hasta convertirse en escombros en un mundo perdido.

Ahora contemplo un futuro que es incierto
en donde tus abrazos ausentes me dejaron frío,
ahora quisiera poder regresar a ese tiempo
y nunca dejarte en el silencio sin ningún suspiro.

Te ame demasiado,
pero ese amor no fue suficiente para salvarme
de esa oscuridad que poco a poco me va matando
no quiero convertirme en polvo que se lleva el viento.

No quiero que veas mis ojos,
no podré más ocultar la verdad
que me consume en un soplo,
nunca tu perdón será suficiente para un corazón
que estalla en mil recuerdos vanos.

Quisiera poder cerrar los ojos
y poder descansar todo lo que en tantos años
no lo he dormido,
quisiera que en esos sueños los momentos
nunca pasaran y despertar sonriendo
con la única preocupación de no poder
alargar el día para darte de mi eterno amor.

Te extrañé demasiado en el intento
de desaparecer de mi vida.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
23/08/2017.
14
sin comentarios 131 lecturas versolibre karma: 98

Exilio voluntario

Es fama que hace tiempo
Las aguas inundaron
La Tierra corrompida.
Es fama, que no es cuento
De lumbres o de viejas.
Quizá lo has olvidado,
Como olvidas tus ojos
En el fondo de un vaso
O abandonas tu cara
En los falsos espejos...
Porque viene de antiguo
Que las conchas besaron
Las copas de los árboles
Y las aves bebieron
En corrientes salobres,
Y una fuente de plata,
Y unos labios de niebla,
Que hayamos olvidado...
Pero existió el Diluvio
(O, al menos, eso dicen).
La Biblia no lo niega,
Lo teme Babilonia
De Súmer, sumergida
Por barros y oros varios,
Se saben los desastres,
Se ve en pagodas chinas,
Está en profetas incas,
Y en templos africanos...
Y está en cuentos de ahora.
Lejanos artificios
De don Jorge Luis Borges
No acallen las verdades
Del Tiempo de las Lluvias.
Acaso ya recuerdes...
Naciste en este valle
De lágrimas y llantos.
Y, aunque no lo vivieras,
No olvides, buena amiga,
Los cielos ya pregonan
El iris de tus ojos.
Los cielos te recuerdan
Las viejas alegrías,
La vida del presente
Y el miedo a lo futuro...
No caigas en el pozo
Del olvido. No dejes
Entrar a la tristeza.
No emprendas, buena amiga,
Exilio voluntario
De tus ojos, tu risa
Tan hermosa y feliz,
Exilio de tu vida,
Exilio del pasado,
Exilio del presente
O del futuro incierto.
No dejes que te agobie
Nada ni nadie nunca.
Recuerda tu pasado,
Disfruta del presente,
Confía en lo futuro
Y sueña que este mundo
Podría ser mejor.
Que tú puedes cambiarlo,
Que tú puedes hacerlo,
Que tú lo harás, sin duda.
No temas nunca más,
No temas, buena amiga.
No vayas al exilio
De todo y de ti misma.
5
2comentarios 147 lecturas versoclasico karma: 54

Y el tiempo pasó

Y el tiempo pasó………..

Desde hace mucho tu nombre ya no significa nada para mí, el recuerdo de los días que fuimos felices se hicieron tan lejanos, ya no siento lo que debí sentir, lamento que esto haya sucedido, pudo ser rutina, pudo ser costumbre, o pensar que seriamos el uno para el otro y no luchar por qué el amor se mantuviera, es triste esto pero así es, ya no se siente lo de antes, la confianza se murió, y dejo de doler porque dejo de importar, te podría decir muchas cosas, ¡como intentémoslo de nuevo! pero has volado tanto de este amor, has dejado tanto tiempo el nido, que de un momento a otro te deje de extrañar y me acostumbre a estar sin ti, si así es, me dejaste tanto tiempo que me enseñaste a vivir sin ti, a no extrañarte más, a ser independiente, a resolver mis cosas a vivir enfrentando sola los problemas cotidianos.

Olvidaste que el amor, no es para siempre y qué hay que alimentarlo diariamente que nada se debe dar por sentado, que no nos merecemos que nos amen, tenemos que luchar por qué nos amen día tras día, y conquistar diario, enamorar diario.

Lo que me lleva a pensar que quizás nunca fui yo para ti, y tampoco fuiste tú para mi, no nos supimos valorar, amar y aprender a tolerarnos, pero bueno, siempre me decías…… ¡por eso no me gusta platicar solo son reclamos! Y mis reclamos era lo que exigía para mí, un tiempo para mí, no el tiempo que te sobrara, lastimosamente deje de pedirlo y tú menos te acordaste de dármelo.

Ahora que ya no te pido, que ya no te exijo y no te necesito, eres tú quien vienes a pedírmelo y soy yo ahora, la que no tengo tiempo de dártelo.

Las letras de mi alma
3
sin comentarios 35 lecturas relato karma: 38
« anterior123