Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 185, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Irresistible tentación

Con el sosiego de mis pasos
circulé
por carreteras sembradas de infinitos
sin el riesgo de la curva
y mientras
el viento portaba misterios
la lluvia acariciaba melancolías
el sol ocultaba mis ansias

De repente estalló
soberbia y sin límites
la tentación de la carne
el delirio de los huesos
el aullido de la locura
entre las humedades de las pieles
y los gemidos de lo prohibido

Y pequé, pequé y pequé
hasta la saciedad de las pupilas
hasta la sequedad de la lengua
hasta la afonía del cuerpo
hasta el desplome de la sombra
engullida, por las fauces de los dioses
leer más   
14
7comentarios 63 lecturas versolibre karma: 140

Soñando con flores

¡Cómo adelgazar con la dulzura de sus besos!
¡Cómo ejercitar los músculos tensos por su mirada!
¡Cómo acicalarme frente al espejo de su hermoso rostro!
¡Cómo quererme con mis manos sobre sus gloriosos pechos!

Persevero, paciente, para participar:
en la fiesta de su carne tierna,
y beber la esencia cristalina,
en el vaso transparente,
de su boca divina.

Y en su sexo maleable,
gran gineceo voluptuoso,
brisaran húmedos al viento
nuestros órganos lujuriosos.
Ya mis deseos colmados.

Y al despertar, sudoroso,
¡Ah, viejo Linneo!
nada de pistilo embriagante,
nada de estambre erecto
tan solo queda un testigo
del dolor de su desprecio.



@Inmalitia, Andrés García. © Agosto 2018
leer más   
20
18comentarios 111 lecturas versolibre karma: 125

Mi vergel

En mi vergel recóndito
donde anidan mis pieles
y su luz asoma vergonzosa
con latidos que se marchitan
me sorprendió
como tormenta de verano
un incendio de locura
un torrente de rayos y truenos
un caudal de impetuosa lluvia
inundando todos mis rincones
y ahogando mis amarguras

Entre ese torbellino de vaivenes
como si fuese un potro desbocado
la razón me espetó:
“ te estás volviendo loca”
mientras el corazón responde:
“ no, es el vendaval del amor
que ha derribado tus rejas
para florecer en tu vergel”
leer más   
16
11comentarios 72 lecturas versolibre karma: 126

Astor

Te quiero

Como Piazzolla quiere al sur,
con mi deseo y mi temor
Y vuelvo a vos
como se vuelve siempre al amor

Sos mi melodía favorita,
Sos un tango,
sos nostalgia,
sos pasión
leer más   
18
4comentarios 68 lecturas versolibre karma: 117

Soneto I (a @Letizia)

A medida que el tiempo pasaba 
y que mis miedos desaparecían 
mi gran amor crecía cada día, 
a crear poemas me animaba,
         
aunque muchas estrofas no rimaran;
es cierto que ni ton ni son tenían,
yo tan solo para ti escribía 
lo que mi triste corazón dictaba.
         
A veces rimo "sueño" con "risueño" 
-mas no compongo versos de ocasión- 
otras me comporto como tu dueño.
        
Como tú no habrá musa alguna
-y te lo digo con toda mi pasión- 
por más que viaje yo hasta la luna...
leer más   
14
12comentarios 90 lecturas versoclasico karma: 130

Corazón sin piel

De tanto sentir quedó sin piel.Desnudo.Expuesto.Tan roto que logró abrirse en trozitos de madera..

El fuego los hizo arder en fulgor escarlata ..Fué entonces ....Su corazón estalló en mil trozos de ardor y uno,el mas prófugo, prohibido amor.

Hoy se lo puede oír en sordo latido disonante...
-Tic Tac Tic Tac Tic...colgado en alguna pared equidistante al infinito.Eterno, sin piel.Templado.Distante...Distinto.
leer más   
17
10comentarios 85 lecturas versolibre karma: 129

La frescura de la media noche

La frescura de la medianoche
penetra mi piel de pura seda
y enfría mi almohada de jade.

Después de beber vino en el crepúsculo
bajo el seto de crisantemo.
Mis mangas están perfumadas
por la fragancia de las plantas.

Oh, no puedo decir que no sean entrañables,
Solo cuando el viento del oeste agita la cortina,

con sus flores amarillas.

Che-Bazan.España
leer más   
11
4comentarios 62 lecturas versolibre karma: 106

Las luces en las hojas

Hay una luz que se extiende a lo largo del techo ondulado de uralita .

Las luces en las hojas y las paredes se encienden silenciosamente
a lo largo de las escaleras. Caminé por la casa y pongo una cesta de castañas en la ventana.

Caminé hacia la puerta donde unos labios húmedos de mujer tocaban el saxofón.
Miré por la ventana, que estaba latiendo en el aire.

Tu y yo
sentados en una pila de árboles de eucalipto, caídos contra un muro.

Huelo una parte de tu cuerpo como una pequeña naranja;
entonces la dulce locura de aquellos días solo pueden ser recordados.

Las farolas de la ciudad nos rodean.
Te levanto y empujó contra la pared.

Y entierro mi cabeza entre tus pechos pequeños;
su collar está más doblado bajo la fuerte presión de mis brazos.
Eres un sillón que se balancea y se detiene lentamente.

En este momento, la luz del día desapareció.
El resto de Marte sigue ardiendo junto al agua.
Recuerdo su nombre en Grecia,
se llama El Panor.
Recuerdo su nombre en Egipto,
del Templo de Isis.
Pienso en ella en esta tierra:
es una persona sin nombre.

Tiembla, grita, se arquea, se transforma.

Entonces esas sustancias se forman.
La tierra del sur es empujada contra su cuerpo.
Las paredes de la ciudad le miran directamente.
Los bosques están en movimiento
Murió mil veces de placer en la parte posterior del muro.

Contra la dirección del río. Siento.
Cuanto más rápido empujo, más rápido fluye el agua.

La boda

Mi boda se celebra en la hierba. La novia está atando
conejos en la cabeza de conejos. Ella es trabajadora, amable y dulce.

La nueva casa está construida con la hierba más suave y está llena de del aire mas caótico.
Todas las personas, todas en movimiento.
Todas reciben mi invitación: por favor, ven a la hierba.
Participa en la última boda antes de la destrucción de la civilización.
Parece que arrastraron toda la primavera.

Ella

Destinado a vivir en tus llanuras, en tu valle secreto.
Soñando - la columna de mariposas bombardeando el jardín, con vida.
Las heridas de insomnio, al ver que el agua crece, crece más.
Comienzo con tus delgados hombros y corro hacia abajo.
Conviértete en una luna iluminada por la luna.

Una ronda de luna antigua, sin importar dónde cuelga en la esquina del libro.

Todavía en el canal, es suficiente para brillar nuestra vida.
Cuando me levanté por la mañana, todavía estabas dormida.
La luna antigua,
lentamente a la deriva.



Che-Bazan.España
leer más   
11
5comentarios 111 lecturas versolibre karma: 130

Una casita frente al mar

Haz las maletas y camina hasta mi casa.

Mi casita está en la playa frente al mar.
Es pequeña y humilde, la pinté con el azul celeste y el marino del mar.
Ya verás, la reconocerás enseguida, no temas.
Notarás la fachada deslucida con el paso del tiempo y de las tormentas, pero todavía altiva.
A la puerta, en constante deriva una chalana que solo navego cuando te escribo.
¿Sabes?, a veces, sonrío al pensar que en realidad solo poseo una pequeña puerta de madera repintada de blanco, entre dos mundos.
Que las paredes son de un adobe amalgamado con la bruma de las aguas y la arenisca de las dunas.
Que las ventanas son enormes y cautivadores ojos de buey….

(Te confieso que me da por reírme tontamente como un chiquillo cuando pienso en los desorbitados ojos del animal)

… desde donde cuento cada una de las olas espumosas batidas contra las inocentes rocas del acantilado.
Es muy entretenido te lo aseguro, el tiempo parece detenerse a cada espasmo cínico de mi mirada y, cuando quieres darte cuenta, ya es prima noche.

Haz las maletas o coge cualquier cosa y vente a mi casa.

Seremos felices, lo intentaré con todas las fuerzas de mi corazón, de nuevo.
Aunque debo decirte que no tengo jardín; pero si tengo tiestos, pocos, la verdad, con flores multicolores que cada otoño mueren absortas mirando al mar, impasibles.
¡Oh, pero no me entristece por que apenas es perceptible!

Pero te hablaba de las noches, ¡Dios se me va la cabeza!, de la oscuridad de mis soledades, de mis tristezas…

Haz tu equipaje y vente.

Olvidaba decirte ¡No traigas libros!, aquí hay palabras y versos siempre en el aire.
Es un engorro porque a ellas tengo que atraparlas y a ellos escribirlos y son muy traviesas y esquivos,
es imposible tener la casa limpia con ellas, ¿tu me ayudarías a limpiarla?.
Mientras tú atraparas las revoltosas palabras escapando huidizas al olvido de mi memoria,
yo atraparía a los versos más dóciles.
Luego, al ocaso navegaríamos la chalana sembrando lo recogido en el mar purificador
que nos devolverá en cada ola contada desde mi ventana,
en reflujo jugoso de una lengua limpia de morfemas y lexemas tu ya sabes amor, de barreras.

Haz tu equipaje solo con la piel de tu alma y acompáñame.

Lo peor son las tormentas…
…se filtran por dentro y me recorren fluviales con su líquido cienoso y salado de sirenas embriagadoras….
Pero, amor, tu nos les temas porque serán para ti arcoíris dibujados al capricho del sol y del aire.
A los vecinos les gusta, supongo, yo nuca salgo pero si estás tu, cogeré tu mano enamorada y nos sentaremos en la arena
y nada nos secará ni marchitará.
Y cuando el viento amaine y la fuerza del mar se congele
cogeremos juntos la chalana y ya, sin miedo, pediré besarte.
¡Oh dios que vergüenza después de tanto tiempo!

¡Haz tu maleta y ven enseguida!

Creo que la flores están marchitándose,
que el ojo de buey, ¡maldita la risa!, se están ciñendo a mis ojos
y ya apenas distingo el reflejo del agua salada.
Que la bruma de las paredes se está disipando,
y la arena cae lánguida en el fondo acristalado de mi existencia.
Ahora, las tormentas son terribles y devastadoras,
y tengo miedo al trenzado de su cuerdas abrasadora de toda esperanza.

Coge tu mochila y vuelve con ella de felicidad repleta.

Y si por los caminos pierdes el rumbo y decides asustada no volver,
¡Ardamos entonces la playa, la casa y el mar,
y que el cielo contemple mi cuerpo abrazado
al dulce veneno de las sirenas de sal!.

Ven desnuda a contemplar mi cuerpo enjuto,
ahora parco en palabras,
y entiérralo bajo una lápida pesada,
y como epitafio estos versos,
con flores a María, no junto al mar,
si no en sombrío terreno de huerto castellano.




@Inmalitia, Andrés García. © Septiembre, 2018
Imagen: Aspecto de una caseta de la costa de Jesús en Ibiza. D.I. Diario de Ibiza.
leer más   
14
7comentarios 92 lecturas versolibre karma: 113

Aquellos besos

En el frenesí, de aquellos besos
Que en mi piel llevo inherente
Donde de tus labios robe secretos,
Gobernando mi alma irreverente

Aquellos besos absorbentes,
de mis deseos y provocaciones
Aquellos que iniciaron inocentes
Y terminaron en perversiones.

Mi piel quedo tatuada con ellos,
Sodomizaste a tu antojo mis ganas,
Usando tu saliva como tinta de sellos
Haciendo olvidara todas mis penas.

Tocaste ese espacio inalcanzable,
entre mi carne y mi alma,
Atravesando ese muro impenetrable,
Donde mis sentidos perdieron la calma.

Cada área de mi cuerpo respondía,
contrayéndose ante tus caricias,
Entre tu boca mi cuerpo ardía,
Esclavizada a tu lengua me rendía.

Aquellos besos en los que me perdía,
que de mi cuerpo no apartaria,
aquella lengua que con pericia,
Provoco una sensación que me envicia.

Las letras de mi alma.
10
6comentarios 72 lecturas versolibre karma: 115

Ruptura Post mortem

….

Hoy, un día como tantos otros,
de sufrimiento y dolores,
tus fantasmas y mis demonios
han vuelto, sin honores,
a batallar como leones.

Basiliscos furiosos,
de sangre hervida y negruzca
que aimentan y despiertan
la ira contenida,
de unas vidas
pasadas y olvidadas.
Así, a dentelladas y con saña
han devorado como alimañas,
nuestras frágiles alas.

Hoy, como lo pudiera haber sido
el día más azulado y luminoso
en la mañana de un reencuentro,
esos monstruos incontenibles
han derrotado la esperanza eterna,
aplastado con su dedo sucio
el deseado anhelo de nuestra unión.

Por sus bocas groseras,
abiertas, babosas, hambrientas
han volado saetas de hielo y de fuego
que, precisas, se han clavado
en los corazones vulnerables,
al tuyo, helándole,
al mío, abrasándolo.

Hoy, como lo sería un día de amapolas
temblando al paso
de un nuevo amor,
han derribado
nuestras frágiles defensas.

Como locos ventrílocuos
hemos lanzado,
hurgando en secas heridas,
duras palabras
en aludes nivosos
sepultando para siempre
el fértil sembrado
de un futuro maravillosamente
mejor.

Ahora, la oscuridad del dolor diurno.

Después, el cegador insomnio
de mil y una noches en vela
soñando impotentes
que alcanzamos ingenuos
el último tren de los sueños.

Ahora, que todo terminó
al cabo de tantos años
de orgullo y pasión,
con los corazones sangrantes
lameremos de nuevo
como perros sin dueño
las insanas heridas
de nuestro invariable,
cíclico
y pertinaz
error.




@Inmalitia, Andrés García. © Agosto, 2018
Imagen: Mosaico con máscaras teatrales
leer más   
16
23comentarios 143 lecturas versolibre karma: 120

Oasis

Converger
en el sismo del deseo
y calmar la sed
de nuestros cuerpos
hartos
de cotidiano
desasosiego
leer más   
16
10comentarios 56 lecturas versolibre karma: 131

Atrapado

...

Tú, araña antártica,
tejes con hilos dorados,
entre cerezos en flor,
la trampa sedosa y fatal
de tus cabellos teñidos;
y entre gemidos y llantos
me dejaré tejido
con la urdimbre de tu pelo,
devorar mi cuerpo en rigor,
ahora tuyo,
tuyo siempre,
consúmeme, amor.




@Inmalitia, Andrés García. © Agosto, 2018
Escultura sin identificar
leer más   
18
20comentarios 102 lecturas versolibre karma: 107

Verano dieciocho

Allá por San Juan
se juntaron las guitarras,
la brisa y las brasas.

Tu nombre inaprendido
mojaba la arena
blanca de luna vestida.

La noche cerró la puerta
a solas contigo,
los dos en un solo iris.

No hubo palabra alguna
ni gesto que no quisiera
amarnos por dentro.

Éramos lucientes estrellas
al azar abandonadas,
varadas en seco
con el alma empapada
de mar embravecido.

Con la piel viva
nos venía la muerte, a cada instante
renacidos. Las manos
sobre todo, todo sobre nosotros
y el mundo. Sin respiro.

Tuvimos por horizonte
tu boca y la mía
rebosantes de voces perdidas.
Solo el latir de los labios
mostraba caminos a seguir.

Solo los besos
entrecortan el ansiado silencio
de loves sueltos bañado,
esparcidos, llenos
de dichoso destino.

Quisimos volar,
alcanzar la cima de las nubes,
porque no habría más,
supimos que nunca volvería, jamás
sería otra vez eterna.

No supimos que hablar, ni entendernos
siquiera. Éramos uno: un árbol,
un torrente de verdad cristalina;
éramos un hechizo de amapolas.

Cuando al alba las alas se plegaron
te llevaste tu cuerpo entero, tu luna,
te llevaste mis años, mi adolescencia
bruñida y cincelada con tu recuerdo.

Anhelo volver a visitar tu alma
acaso sin luna, mar, sin arena,
sin ti y sin mí, la memoria sola

Tejiendo sábanas de blanca seda
donde etéreos los cuerpos culminen
sin dolor, sin miedo, tantas ternuras.
11
2comentarios 61 lecturas versolibre karma: 115

Grilletes al corazón

Moldeada a ti, a tu aliento,
adherida me llevas a tu sombra
como silueta a tu cuerpo,
vulnerable a tu mirada
a la magia de tu seducción
noches de embrujo
bajo los pliegues de la sábana
atando mi piel a tu erotismo
rindiéndome a los filtros de la pasión
me encadenaste a noches de locuras
poniendo grilletes al corazón
MMM
Malu Mora
leer más   
20
20comentarios 165 lecturas versolibre karma: 103

Un amante

Un amante es lo que es,
un amor clandestino,
que no se deja mostrar,
que no se puede perpetuar.

Es el nacimiento de lo ideal,
de la mujer perfecta,
un hombre ideal,
una gran compañía,
una gran amistad.

Ese ser que te entrega ternura,
te espera impaciente,
intranquila mirando la llegada
del amor que tanto la rodea.

Es aquella que te da todo, incansable,
lo hace por tan poco y en tan poco tiempo.
Es la ganadora de la tarde,
un amor incalculable,
de compromiso en secreto.

Es un regalo para los dos
y él es su regalo soñado.
Un ser jugado, noble, valiente,
llena de amor,
llena de pasión.

Una amante es un regalo,
un secreto entre dos.
Es un libro bajo la almohada
que se hojea antes de dormir.

Una amante es un ser perfecto
prestado por Dios
para hacerte feliz,
para que entiendas que la vida
si puede ser mejor.

Una amante es un triunfo
y no una derrota.
Ella es un regalo de Dios,
mientras tanto él se hará el sordo,
mudo y ciego, sabiendo que es amor de verdad.
leer más   
11
5comentarios 91 lecturas versolibre karma: 97

Pasión

Ulula el viento
indomable como tu alma
que de total pasión
luego se vuelve calma

Tu sexo indómito
es arrollo de ojos negros
muerte de mi sed
saciada entre los cedros

El tero curioso
se vuelve testigo
de los besos, de mis uñas
de la paz, de los sentidos

¡Pornografía! dijo el pájaro
que remontaba el viento
mientras los cuerpos en pasión
aplastaban insectos

Y antes de la muerte
del arrollo en el río
me vuelvo el crepitar
de tu fuego y ya eres mío.
leer más   
13
14comentarios 130 lecturas versoclasico karma: 110

La condena de un Ángel

(...)—Ven —le dijo Jesús Trindade, después de vestir su hábito de monje en el que había abierto dos cortes en la tela para sacar sus alas.
—¿Hacia dónde me llevas? —preguntó Madalena.
—No hables, solo sígueme— le respondió con voz suave, pero firme.
Era el atardecer de un resplandeciente julio, y el verano volvía a dorar Lisboa con todo su esplendor luminoso, lo que significa que los días son más largos.
Jesús Trindade esperó que todos se recluyeran para llevarse a Madalena Rouxinol al patio del claustro.
—El cielo aún está azul, la luna ya se asoma y unas pocas estrellas salpican el firmamento —le susurró él al oído.
—¿Qué vas a hacer? —preguntó Madalena.
—Vas a volar conmigo —respondió simplemente.
Jesús Trindade la condujo hasta el centro del claustro, luego la tomó por la cintura y emprendió el vuelo.
Las alas se abrieron con la majestuosidad de un verdadero ángel que se acaba de escapar del cielo. Era la primera vez y Jesús Trindade se sentía nervioso, pero disimuló y aparentó seguridad con la esperanza de que Madalena pensara que otras veces ya había volado en secreto. Ella se dejó llevar por los brazos delgados, pero fuertes de Jesús, mientras sentía que los cuerpos de ambos se elevaban en el cielo veraniego de aquella Lisboa bruñida de un fin de tarde y principio de noche (...)

"La condena de un Ángel" de Rainer Sousa
5
sin comentarios 30 lecturas relato karma: 56

Divinas luces

Dicen,
que se fugaron rebeldes estrellas
por una esquina remota,
en una noche recién atardecida.

Dicen,
que inclinadas detrás de la luna,
contemplaron pupilas encendidas
de negro fuego y traslúcida pasión.

Dicen,
que tan inmenso era el resplandor,
que voluptuosas soñaron
con ráfagas de aliento moliendo sus puntas.

Dicen,
que ya nunca reposan,
que sólo son brillo de miradas
hermoseadas con legítimo arrebato.

Dicen,
que ya no naufragan por el espacio infinito,
que ya no irisan las noches de una adormilada luna
ni se ocultan de la luz.

Dicen,
que ahora son negras,
horadas por sudor y
que huelen a victoriosa vehemencia en libertad.

Dicen,
que celebran el tiempo
y festejan al ritmo de la sangre.
Que son la claridad de cada muerte chiquita.


Imágen: By Anders Røkkum
leer más   
19
13comentarios 140 lecturas versolibre karma: 106

------

Matemático, tú tampoco sabes la cifra
de cuánta ropa interior se ha exiliado de Tierra Santa
en nombre del amor.
2371M47
5
2comentarios 34 lecturas versolibre karma: 80
« anterior1234510