Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 76, tiempo total: 0.016 segundos rss2

Paraguas

El silencio ese desbaratador de ilusiones

enigmas dilapidados entre rutinas

vinimos a deshacernos la cama,

acabamos con las ganas tristes

y los afluentes ordenados.


Nos veíamos más allá de los ojos

tocándonos como ciegos

éramos exceso en pleno naufragio

retando malos augurios inventados por otros.


Encontrarnos en la misma huida

hizo que deseásemos más el alcance

de la piel y del refugio

de días de lluvia bajo las mismas sábanas.


Ahora todo son paraguas

sin parábolas húmedas

todo lo que se carga es seco y repetido.


Ya no espero despierta cuando regresas

para no ver que te has ido.
12
8comentarios 81 lecturas versolibre karma: 96

" Me... "

Me aferré a tus brazos
me calle en tu boca
me dormí soñando
mirando con tus ojos
cerrados…

Me escribí en el pecho
en un corazón
un te quiero
le puse tu nombre
y latía al decirlo…

Me entregue
a ti, mi cuerpo sin pensarlo
a tu cuerpo
que lo había deseado
y me perdí
encontrándonos
en vaivenes
donde patinábamos
piel con piel
amándonos… (Lola)
18
9comentarios 130 lecturas versolibre karma: 100

Tanka (epicentro, tu piel)

Siento el temblor
que se va anticipando
al tacto sísmico
de mis yemas y labios;
epicentro, tu piel.




~~~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2018-jul-31
leer más   
17
15comentarios 125 lecturas japonesa karma: 97

Rosario de migas

Le dejo migas al futuro
para que encuentre las lágrimas
de este horizonte desolado.

Cojo mi laúd, la tinta del quejío,
el dolor que engarza mis sentidos,
navegar entre muros, entre silencios,
hasta encontrar ausencia de preguntas.

Le dejo migas a mis latidos
para que encuentre la risa,
tumbarme en el halo de la oscuridad
hasta que mis cruces se santigüen
entre cipreses y tréboles.

Coserė alas a los raíles
que alejan realidades y deseos,
saltaré entre nenúfares
en la solapa del tiempo,
abrazaré la luz recogida en canastos
hasta hacerme con las migas un rosario.

Amén
leer más   
19
16comentarios 123 lecturas versolibre karma: 92

En la soledad

Pienso... pienso tanto en que harás, a quien miraras o sencillamente en quien estarás pensando.
Mientras tanto yo estoy aquí, con mi piel que se destroza con el inclemente frío, con ganas de besarte como cuando me amabas de verdad... Cuando yo era tu luna, tu sol, tu todo.
Cuando no sabías si era ese peluche que siempre habías querido y que te era negado.
Llegué a ti... pero me estás perdiendo.
Llegaste a mi... pero ya te perdí...
Mientras tanto el rosado de mi piel y lo oscuro de mi corazón te extrañan en la soledad.
leer más   
4
sin comentarios 32 lecturas relato karma: 63

Brindemos

Brindemos amor
empieza la noche
y entre nosotros
hay mas que un deseo
que aguarda y arde
que llama y late
y que en los ojos
nos brilla…

Brindemos
con tu copa en mi boca
con la mía en la tuya
con el vino mezclado
entre ambos…

Brinda
y deja unas gotas
sobre mi piel
que puedas beber
y haz tu camino
bebe tu vino
y yo de tu besos
haré mi placer…

medium.com/@lolamentaras_/brindemos-amor-empieza-la-noche-y-entre-noso
17
11comentarios 119 lecturas versolibre karma: 99

La piel de amar

Y esta noche
te pondrás la piel de amar,
lo sé muy bien...

desnudarás
cada centímetro del alma
el escote de tu esencia
la minifalda de tus ganas
el corazón a mil

le amarás
con las uñas de la nostalgia,
derramarás la miel
de cada instante que le has añorado.

Él te despojará
con los dientes de la vehemencia
cada pieza de lencería
con la que vestiste
ese tu corazón de ser feliz...

Serás feliz
por un instante serás muy feliz,
le entregarás todo
lo que desde siempre ha sido suyo,
cada rincón, cada recoveco,
cada esquina íntima
de lo profundo de tu ser
será de él,
como siempre lo fue
como siempre has anhelado que lo sea
otra vez.

Y yo,
yo
me quedaré aquí,
con mi cara lavada
en mi universo chiquito
en el fondo del lago de cristal,
con el nudo en la garganta,
sosteniendo el cielo que se cae;
clavando la daga
un poquito más
a cada momento que te pienso;
aquí
en la habitación de mi alma
soñando contigo;
soñando un poquito, con ser él,
soñando un poquito
con la mujer que alguna vez fuiste,
la que fue mía, tan mía,
tan incondicionalmente mía...

La que alguna vez
y hoy otra vez,
me escupió a la cara
su estridente verdad
"ahora lo amo a él"...

    Hoy... la piel de amar...




~~~~~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
 2018-jul-20



(que seas feliz mi amor
que seas muy feliz)
leer más   
31
47comentarios 252 lecturas versolibre karma: 117

Amor que Fluye

Ya calmado del ajetreo del día, de todos los pensamientos que abruman; entregado a la tranquilidad de un día que agoniza, los recuerdos me llevan hacia ti. Mi respiración clama la tuya cerca, como si el aire careciera del oxigeno que necesito. Mi corazón late calmado, pero en una calma que espera perderse en el ritmo que tu impones a mi sangre.

Mi cuerpo se adormece lentamente pero anhelando ser reanimado por tus manos, todo indica tu ausencia; sin perderme en el desespero por tenerte en mis brazos, sin entristecer por la distancia que nos separa, te espero, pacientemente te espero. Mis besos viven sutilmente al borde de mis labios esperando poder asaltar cualquier centímetro de tu piel porque es allí el único lugar al que pertenecen, es allí donde quieren morir y renacer sin detenerse.

Mis dedos curiosean en mi cara, buscan en mi pecho, ruedan lentamente por mi piel, buscando la tuya, o algún rastro que hayas dejado en mi cuerpo. No te consigo pero continuo buscándote; de nuevo te encuentro en mi memoria y sonrío. Mi corazón late gritando la encontré, mi piel se eriza como si sintiera tus dedos, mi sangre calienta mi cuerpo entero.

Entiendo entonces que sigues en mí, que tus huellas continúan siendo indelebles ante tu ausencia, que has dejado marcas en mi cuerpo, como quien en posesión de una llanura demarca los límites declarando, "Me Pertenece". Y me alegra saber que soy tuyo, que te deseo con locura, que te espero con ansias. que mi piel realmente huele a ti, que mis pensamientos te persiguen y que los recuerdos mantienen viva esta llama de pasión, hasta nuestro próximo encuentro, para fundir nuestros cuerpos y convertirlos en un río de amor que fluye.
leer más   
2
4comentarios 51 lecturas versolibre karma: 23

Mi piel dormida se diluye en tus huellas

Mi piel dormida se diluye en tus huellas,
se funde en sus estelas color de fuego,
junto a tu piel mi piel despierta
y se disuelven las sombras,
se llenan mis lunas de soles brillantes,
en un instante inexplicable
la oscuridad se esfuma,
anclada a la elipsis de tu piel mi piel…

…desaparece el tiempo
y nuestra piel es una.
19
24comentarios 156 lecturas versolibre karma: 84

Respirar por los poros

Separa en tiras la piel que sobra,
la que lleva los estigmas del dolor.
Y deja que crezca una nueva.
Respirar por los poros para vivir.

Retira la capa que cubre,
que tapa y envuelve.
La que impide volar,
la que impide crear.
Respirar por los poros para sentir.

Destapa la carne y cúbrela de besos.
Los roces dejan siembra
donde nacen los pétalos del alma.
Donde crecen las cosas que más necesitas.
Respirar por la piel para amar.

Retira las tiras de piel muerta y vive.
Retira la capa que cubre y siente.
Destapa, roza, besa y ama.


Hortensia Márquez



Imagen sacada de Internet
24
20comentarios 119 lecturas versolibre karma: 113

Afrodita de una noche

...y decirle "adiós" a la lluvia y las apuestas,
a jugar sentimientos a cuestas, bajo las cuestas.
A entregar el alma con las pieles sueltas...

a bajarle la falda a la inocencia,

a seducir el abismo de la consciencia,

a decirle a la entrepierna,

que la lengua es el mejor escritor de los lenguajes.

Y decirle adiós a los colores,

condenarse a los temores,

olvidarse de las flores, saborear dolores.

Respirar del cielo,

acampar en corazones fríos sin nombre en sus entradas,

recorrer los arrabales de los senos y el ombligo,

al son de la lujuria escribiendo al impacto de las miradas,

las bocas son mares,
las pieles son lienzo,
los corazones son versos,
los ojos son letras,
y como fuego de este sexo: el universo.

A la joven inocencia,
no he de quedar espacio para sentimientos,
le ha quedo un charco sobre los intestinos,
las bragas por el suelo, las ganas en la cama,
la consciencia en el olvido, la realidad bajo los sueños.
leer más   
16
2comentarios 122 lecturas versolibre karma: 93

Senryu (sol de albaricoque)

El estallido
de sol de albaricoque;
tu piel canela.



@AljndroPoetry
2018-abr-2
leer más   
16
13comentarios 90 lecturas versoclasico karma: 97

Tu voz

Aún cuando te has ido
tu voz queda en el aire.
En el frescor del amanecer
que despierta mis sentidos,
en el tibio aliento de la mañana
que merodea mi espera,
en el aroma del mediodía
que alimenta mis recuerdos,
en el viento de la tarde
que aturde mi conciencia
y me lanza a los abismos
de la indecencia.

Aún cuando te has ido
tu voz queda en el aire.
En la briza nocturna
que penetra las sábanas
y roza tibiamente mi piel,
encendiendo mi alma
al punto de la ebullición,
cuando se esfuman
todos mis pensamientos
y se hace carne mi desdicha.
leer más   
12
7comentarios 98 lecturas versolibre karma: 98

¿Qué queda?

¿Qué queda después del ayer?
¿hacia dónde he de correr?

construiré un cobijo
hecho de hojas, de recuerdos,
donde descansará mi pecho
en lecho de espinas.

¿Qué queda después de la ausencia?
¿hacia dónde he de encontrarte?

con las manos de la tristeza
amontonaré mis piedras,
sendero que me conduzca
hacia la inevitable frialdad.

¿Qué queda después del olvido?
¿hacia dónde he de esperar?

zigzaguear mañanas de almagres
en alma herida, en miradas muertas,
el renuncio, la negación, amotinarse
ante auroras sin sus latidos.

¿Qué queda después de la muerte?
¿hacia dónde verter el dolor?


¿Qué queda después de la nada?
¿Qué queda después del abismo,
del crudo abandono, del opaco sentido?
¿Qué queda….?

Allí donde no llegue la memoria me despojaré de lo que queda….

Amén
leer más   
30
30comentarios 223 lecturas versolibre karma: 110

Sonreír por la herida

Desde hace varios daños,
aprendí a sonreír por la herida.
A no tomarme tan a pecho,
los metales en la espalda.
Aprendí, que debería ser más sensata que valiente.
Que no elijo quién me duele,
pero si elijo cuanto quedarme a vivir en dañolandia.
Que lo eterno, no es más que las ganas
que tenemos de ser para siempre,
y no saber ser para ahora.
Que extrañar nunca será lo mismo que hacerse doler,
aunque lastimen las nostalgias.
Que la soledad puede ser peligrosa,
si me acostumbro más a mi.
Que una mirada sincera, puede más que una palabra bien dicha.
Por eso me cuido de las lenguas, que no miran a los ojos.
Que las mejores decisiones,
son las que he tomado cuando creo que voy perdiendo.
Que prefiero encontrar sin buscar,
lo que yo creía perdido.
Que las mentiras son como las sorpresas,
muchos las odian pero todos las inventan.
Que el destino se me ríe en la cara,
cuando quiero ponerle fin a una historia.
Que hay cicatrices que no se cansan de doler,
porque se les olvidó cómo sonreír o les va mejor el papel de sufridas.
Que cuando se trata de sentir,
no hay preguntas correctas, sino respuestas honestas.
Por eso desde hace varios daños,
llevo la fiesta en paz con mis días.
leer más   
12
8comentarios 110 lecturas prosapoetica karma: 112

Corto

Cierto suspiro a la luz de la luna,
Tejidos inmersos en sonatas de poesía,
Vientos huracanados,
Una pintura,
Tus labios,
El suave aroma de tu piel,
Todo eso es relativo,
No a mí,
No al destino,
Sino a tu corazón,
En una noche de verano,
Y suspiro.
leer más   
12
1comentarios 127 lecturas versoclasico karma: 104

Encuentros

Nos habíamos encontrado de casualidad, unos amigos en común de otros amigos, en fin. Siempre cuestioné esa posibilidad porque era como entregarle todo el crédito al azar y nosotros vamos moldeando nuestro día a día con un conjunto de decisiones que nos hacen llegar hasta donde nos encontramos hoy.

Ella era de rasgos más bien definidos: pelo medianamente corto y claro, ojos verdes y un estilo rock perfectamente combinado entre el color negro y las transparencias. Lo metálico, lo brillante en su justa medida. Lo casualmente arreglado por horas. Siempre sonriente. Siempre radiante. Piel perfecta con pecas, ojos delineados que resaltaban una expresión tímidamente desafiante. Sus manos lucían dos anillos: uno en el dedo anular y el otro en su pulgar.

Al principio todo estaba dentro de lo esperable: dos personas que se van conociendo, intiman sexualmente, se vuelven a ver. Intercambian historias, duermen juntos y empiezan a compartir la intimidad de los días de verano. Siempre la misma historia nunca los mismos besos.

Mientras ella se preparaba para irse a trabajar le dije que estaba fascinado aunque algo sorprendido por lo que había pasado hacía tan solo unos minutos. Que habíamos tenido un buen juego previo en todos nuestros encuentros, mucho más del que al yo había experimentado, pero que había sentido que ella quería algo más. Mi inseguridad se resumía en esa afirmación. Me dijo que el juego no debía ser previo. Que el juego era todo y que había que ir más allá del sexo. Me dio un beso agarrándose de mis cachetes y se fue. Su perfume siempre quedaba en la habitación, en las sábanas, incluso en mis camisas. Era algo frutal.

Para nuestro próximo encuentro yo no podía dejar de pensar en esa conversación y en su deseo que iba más allá del sexo. Mis interrogantes iban en aumento, pero ahí estábamos una vez más en el sillón, mirándonos inmóviles y esperando el momento justo para lanzarnos uno sobre el otro. Esa magia que se suspende en el aire, que se siente en la piel sin haber entrado en contacto físico.

Me tomó de la mano muy suavemente y me dijo guió hasta la habitación. Me pidió que me sacara toda la ropa y que no diga nada. Que me dejara llevar por ella. Intenté respirar profundo para calmarme pero mi respiración era muy agitada. Estábamos desnudos frente a frente. La luz de la calle atravesaba la cortina de plástico mal cerrada y daba justo en sus pezones dibujando una línea interminable de rectángulos iluminados. Me dijo que tenía que serenarme, respirar profundo y dejarme llevar entregándole mi cuerpo al cien por ciento.

Me hizo sentarme contra el respaldo de la cama, espalda derecha y piernas abiertas y extendidas sobre la cama. Ella se colocó justo delante de mí, bien pegada y con sus piernas también abiertas. El contacto de la piel suave y caliente era un estimulante explosivo. El ambiente que se había generado en la habitación, no tenía precedentes ni en los sueños más profundos. La energía que ella generaba venía desde todas partes. Ella estaba delante de mí, pero también estaba en mi mente, en mi respiración, en el espejo que era testigo desde una esquina. En la piel de mis manos, de mis muslos. De mi lengua seca por intentar respirar pausado con la boca abierta.

Le besé el cuello y largue una respiración profunda producto de la contemplación sin respirar. Empezó a relajarse y agarro mis dos manos. Recorrimos sus pechos grandes y macizos hasta su sexo, sus piernas y subiendo nuevamente por sus costillas. Ya conocía su piel, era perfecta y suave como el algodón pero ese día todo tenía un matiz diferente. Se llevo mis dedos a su boca y los chupo con fuerza para volver rápidamente a su exhibición privada de partes íntimas entregadas al placer que proporciona el otro con la celosa supervisión de uno mismo.

Ese día la conocí por completo. Ella necesitaba conectarse conmigo desde lo esencial del deseo compartido. Ella promulgaba ese encuentro más que nada. Su cuerpo lo pedía a gritos, sus ojos brillaban con la poca luz de la habitación. Su cuerpo se había transformado en una extensión del mío, y el mío, en una extensión de sus manos. No éramos nosotros los que estamos ahí, porque nuestros cuerpos jamás habían logrado ese estado de plena satisfacción.

Manos, piernas, lenguas y brazos se habían convertido en un mecanismo suizo de relojería que se mueve y avanza en perfecta sincronía generando un solo movimiento.

Quedamos tendidos sobre la cama uno junto al otro. Temblando y en silencio. Cada uno asimilando lo que había pasado, disfrutándolo, recuperando el aliento y haciendo un raconto rápido de todo ese momento de éxtasis.

Ella me enseño la importancia de conocernos desde lo más íntimo.Y aunque el cuerpo es algo finito con límites marcados, ella hacia que en todos los encuentros descubra algo nuevo de ella y de mi. De los dos. Juntos y por separado al mismo tiempo.

-Lo importante es cómo te hace sentir la otra persona más que el encuentro de dos cuerpos, me dijo mientras se vestía.

*PH. Pato Azpiri

*She. Florencia Couce
5
2comentarios 46 lecturas relato karma: 51

Piel

No tengo pasado, no tengo recuerdo, no sé cómo resulte aquí, fui creada en una aldea, nada podemos envidiar aunque mi piel sea blanca y todo somos iguales, nacimos libres nacimos pensando que todo somos hermanos, pero hombres uniformados que nos creen esclavo, fuimos atacados, luchamos hasta el final, pero el final nos capturaron, y nos vendieron como esclavos, vi desde lejos cómo quemaban, mataban y capturaban a mis hermanos, ahora estoy sola, camino por el bosque por las noches no puedo dormir siempre recuerdo la canción de mis padres adoptivos que me cantaban.

Orgullosa que haber crecido y educado por persona de la aldea aunque sea blanca mi color de piel no importa, porque en la aldea no existen barreras para el color de piel, después de tantos años regrese a la tierra que me vio nacer, buscar mis raíces, rescatar a mi pueblo, aunque sepa la verdad, aunque sea blanca, yo seré esclava ante la alta sociedad.
3
sin comentarios 55 lecturas versoclasico karma: 30

Soledad amorosa

Soledad amorosa.

La brisa de la tarde
sobre la hierba mojada
coloreado el horizonte
color de plata.
Allá en la hondonada se ve
un paisaje color naranja
sobre la ladera camina
el hombre enamorado de su amada.
Sol de diamante brilla
en la puerta sin hora.
Llegando al lado uno
su sombra vecina se agarra.
Pájaros silvestres cantan
volando de árbol en árbol
rama de rama
soñando un mañana con su amada.
Brisa mojada
amorosa soledad.
Paisajes color esperanza, amaneceres con aroma a incienso..sombras que se disipan en el claro alba de los días, donde piel y verso se conjugan para crear un instante de perfección absoluta,
Soledad.
leer más   
9
2comentarios 92 lecturas versolibre karma: 92

Por si no Te Vuelvo a Ver

Por si no te vuelvo a ver
gracias te digo amor,
por dedicarme tu tiempo
cuando tenías cosas por resolver.

Por si no te vuelvo a ver,
porque nos separa la distancia
porque la vida se nos escapa
en mi corazón no hay ausencia
recuerda, doquiera que tú estés.

Si absorta o reñida
no valoré algún instante
que con amor a mi vida
tu corazón me entregaste
debo decirte, también te amé.

Por si no te vuelvo a ver
recuerda esos en días de sol
con sus cielos brillantes
nuestros mejores instantes
se fundieron como en un crisol.

Y no olvides esas trasnochadas
que nos hacían estremecer,
esas caricias ,piel, besos,
esas noches con sus excesos
desde la noche hasta el amanecer .

Por si no te vuelvo a ver
recuerda doquiera que tu estés.
Que siempre te amé,
te amo y te amaré.

MMM
Malu Mora
leer más   
13
8comentarios 151 lecturas versolibre karma: 103
« anterior1234