Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 7, tiempo total: 0.012 segundos rss2

Cautivadora mujer

Quiero nacer de nuevo,
para poderte más tiempo conocer,
acercarme un poco a tu edad,
rejuvenecer.

Pero estaba dispuesto el cósmico encuentro,
así ha tenido que ser,
en un poema,
en la inicial mayúscula de la E.

Sé que tendría que luchar,
pelear por ti,
gallito bronco el primero,
acostumbrado a ganar.

Mas al puro paso de los años,
he aprendido algo más,
buscar la belleza,
océano por medio,
sondear otro continente,
en profundidad.

Esto me delata,
pero no lo voy a ocultar,
la poesía es bandera de fraternidad.

Cautivadora mujer,
no siempre un hombre acierta,
en su elección del ayer,
ni Cupido da a tiempo en la diana,
del alma gemela,
que debiera escoger.
leer más   
12
6comentarios 148 lecturas versolibre karma: 92

Amor platónico

Pasas delante de mí, me oculto
y no te conozco,
pero deseo estar a tu lado,
¿no resulta irónico?

Me miras, sonríes y saludas,
se enciende mi rostro
del tímido color vergonzoso,
de un pálido rojo.

Y sigues, sin parar, tu camino,
jovial y con gozo,
y yo quedo dolido y lloroso,
hundido en el lodo.

Contrastes del amor imposible,
quizás misterioso,
de ese joven soñador romántico,
por siempre platónico.

No ser correspondido difiere
con querer a fondo,
y un corazón que late fogoso,
con corazón roto.

Como el viento que arranca las notas
en un dulce soplo,
y torna en un quejoso lamento
con su silbo ronco.

Como esas lágrimas transparentes
que vierten los ojos,
y semejan al tibio rocío
llorar tembloroso.

Como lánguidas hojas que caen
en un nuevo otoño,
al manto dorado
que parece de oro.

El contumaz y retumbante eco
que me deja sordo,
pensamientos que angustian la mente
gritándome a coro.

Así fue mi amor idealizado,
sutil, sigiloso,
dañino, cruel, oculto en la sombra,
pero...tan hermoso.
8
sin comentarios 29 lecturas versoclasico karma: 74

La tarde

Decae la tarde aquí,
y los rayos rojizos me traspasan,
te amo, me digo a solas,
y tú, me contesto, no me amas.

No quiero romper silencio,
ni forzar mi lengua vana,
no busco librar mi alma
de todo este tormento.

Te amo,
y no me amas,
pero prefiero ser estatua
a delatarte mi duelo.

Porque antes que arriesgarme
a perderte por mis desvelos,
prefiero amarte así,
como si estuviera a lo lejos.

Lejos como está el sol
que se pone tras el brezo,
que calienta en mi frío,
y enrojece mis ojos secos.
leer más   
6
sin comentarios 104 lecturas versoclasico karma: 80

La hormiga filósofa

Con la vista desenfocada pude ver
un rastro de hormigas excitadas por el sol.

Parecía que estaban tejiendo el césped
sobre el que me hallaba tumbada.

Su movimiento era caótico,
o al menos tuve esa impresión.

Hasta que una logró subir
al libro que estaba leyendo.

Era la hormiga filósofa de Platón.
8
1comentarios 118 lecturas versolibre karma: 49

Contando estrellas

Infinitas, siempre se me escapa alguna
a pesar de su tintineante quietud.
Eclipsando hasta la amplitud
de la mismísima luna.

Perennes en el universo,
lunares del cielo,
como las estrellas de tu eterno cuello,
idolatradas en forma de verso.
leer más   
11
6comentarios 64 lecturas versoclasico karma: 67

Recuerdos de Gran Canaria

Y el rumor callado de las olas
anuncian un tranquilo despertar:
nubes que ribetean el lugar
inventan el día calladas, solas.

Esperando que tú te levantes
regalándoles una sonrisa
fundida con la brisa,
enredada en cabellos radiantes.

Los elementos te han despertado,
intentan susurrarte un mensaje
atrapado tras un largo viaje...
no pueden decirlo, está cerrado...

Nubes y olas se alejan llorosas,
acariciando almas y rosas.
leer más   
3
sin comentarios 26 lecturas versolibre karma: 42

Yo, Kaspar Hauser

Apareciste de una cueva oscura
con tu fiel caballo de madera.
Espejo ante una sociedad que te odió por existir.

Quiero ser jinete como lo fue mi padre.

Delicada arpa de Schiller,
desafinada por subordinadas y burguesas manos metálicas.
Nada de extraordinario dejaron en ti.

Quiero ser jinete como lo fue mi padre.

Mientras les escupías inocente libertad,
te civilizaron y asesinaron.
Descansaron en paz.

Quiero ser jinete como lo fue mi padre.


Cuestionaste a Dios con inocencia
mientras Dante bajaba al infierno
con Virgilio de la mano.

Quiero ser jinete como lo fue mi padre.

Allí estabas tú
tras salir de la caverna de Platón.
¿Sombra salvadora o letal?

Quiero ser jinete como lo fue mi padre.

Caballito fénix
de madera pulida
por caricias de un tiempo atemporal.

Quiero ser jinete como lo fue mi padre.

Sobreviviste al tiempo y a la ignorancia
como una llama en la oscuridad
cabalgando como tu padre.


* Kaspar Hauser apareció el 26 de mayo de 1828 en las calles de Nuremberg y murió asesinado el 14 de diciembre de 1833. El 13 de marzo de 1982 tras las obras de rehabilitación de una casa en Schloss Pilsach, a 30km de Nuremberg, se encontró un caballito de madera en el interior de una cueva oculta por un tabique.
2
sin comentarios 62 lecturas versolibre karma: 25