Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1231, tiempo total: 0.013 segundos rss2

Magia y Poesía

Sé de lugares donde la luz se cuela de forma diferente, aquella casa carecía de lujos, excepto por la manera como la luz de la mañana parecía elegir iluminar sólo algunas cosas;
En las paredes se reflejaban geométricos rayos dorados de luz repletos de partículas que danzaban al ritmo de una melodía divina que nadie más podía escuchar.

Hoy con café en una mano y un poemario en la otra, viene a mi mente, como en una fotografía en sepia, el recuerdo de aquella vieja casa de la tía, repleta de historias, recuerdos guardados ordenadamente, y cuentos antes de dormir, donde el sol besando mi mejilla a través del mosquitero le daba un toque mágico a mi despertar.

Allí, donde el café se endulzaba con miel,
el universo pareció haber preparado, cuidando cada detalle con minuciosa dedicación, un gran escenario para ese momento;
El patio sembrado de algodón, las tardes que olían a caimito y a peras y las hadas que según mi imaginación habitaban el lugar, fueron testigos de la primera vez que mis ojos tropezaron con la poesía.

Sólo hasta ahora preguntándole a mi memoria, cuando surgió mi amor por los versos, se precipitan estos recuerdos y por primera vez tengo conciencia del milagro ocurrido en aquellas vacaciones.
Hoy entendí que la luz que iluminaba el lugar era la mía, que no fue casualidad que ese libro sobresaliera del estante, que desde ese día en mi alma se encendió la magia
y que la magia empieza cuando la poesía te elige.

Nunca más volví, pero la poesía se vino conmigo.
6
6comentarios 32 lecturas prosapoetica karma: 60

Nos miramos

Nos miramos,
como preguntándonos
porqué hubo noches sin nosotros.
11
sin comentarios 94 lecturas versolibre karma: 78

Pensaba en la distancia

Pensaba en la distancia,
las nubes escribían en la piel mi naufragio
y tú eras una gota de lluvia y también el mar

yo sólo alguien que leía
16
1comentarios 62 lecturas versolibre karma: 72

Micropoema "Nadie llama"

Nadie llama a mis labios como su nombre
5
sin comentarios 75 lecturas versolibre karma: 79

Palabras que vuelan y me llevan a lo más alto

Me pierdo entre las palabras, buceo y no me ahogo, vuelo sin alas, recorro los infinitos laberintos y nunca me pierdo. Y a la vez, siempre me encuentro.
Es el sin sentido de la vida, y al mismo tiempo no sería capaz de ver el significado sin ellas.
Me pierdo tantas veces que acabo por perder la cuenta, no me llegan los dedos de las manos y ni siquiera soy capaz de recordar cuál fue el último número que pensé.
Y justo en ese momento en el que me estoy planteando empezar a contar desde 0 otra vez, me encuentro, decido olvidar los números y empezar a disfrutar de esa libertad que siempre me regalarán las palabras.

@magiaenmiradas
2
sin comentarios 8 lecturas prosapoetica karma: 26

Poetas en un mundo material

Vive el poeta en un mundo material, de necesidades insatisfechas, de carencias materiales, de abundancias inútiles. Con humanos a su alrededor que no han tocado el Olimpo, por ello pretenden abordarlo, mirándolo, hurgándolo, oyéndolo, sintiéndolo, leyéndolo.

Y el poeta, rodeado de carne, a pesar, sucumbe ante las tentaciones del mundo pedestre que alimentan su poesía, y deja de ser sustancia eterna para ser materia efímera, que se corrompe cada tarde, cuando el sol ya no le dibuja una sonrisa.

Y así envejece día a día, tocando el suelo llano de los mortales, descendiendo aún más abajo que los comunes, los simples de espíritu, los buenos y honrados, que nunca ganarán un viaje a París.

Sólo su poesía queda suspendida en las estrellas, colgando de la media luna, entre las cumbres sagradas, charlando con los dioses.

La obra del poeta, pura y excelsa, trasciende al ser humano, porque es una sempiterna nube, henchida de vida y de pasión, elevada sobre todas nuestras cabezas, que de vez en cuando baña a todos y nos deja favorecidos para lo actos de amor. Aún al propio poeta, que en ocasiones olvida que lo es y que tiene una misión, que no acaba en su palabra.
leer más   
3
sin comentarios 16 lecturas prosapoetica karma: 33

Sobredosis

Y aquellas sensaciones eran una droga para tu cuerpo
Nublaban tu vista
Y entorpecían tus pensamientos
Pero tu piel pedía más
Sin importar cuánto intentaras resistir
Era una droga a la que no te podías negar
Una adicción de la cual no había como escapar
Aquellas sensaciones que recorrían toda tu piel
Aquellas suaves caricias que te hacían contorcer
Tu mente volaba en otro mundo
Y tus sentidos vibraban todos a la vez
Como una dulce sinfonía
Y por más que intentaras volver a tu sanidad
Tu mente no dejaba de volar
Perdida en esa droga
De la cual tu cuerpo pedía más
Y más
Por más que intentaras
Tu boca no podía callar
Quería ahogarse en sensaciones
Morir de sobredosis
Y por más que intentaras volver a tu sanidad
Tu mente no dejaba de volar
Perdida en esa droga
De la cual tu cuerpo pedía más
Morir de sobredosis
Y no parar
5
1comentarios 9 lecturas versolibre karma: 62

Poema 75

Tanto dolor, tanto frió,
tantos juzgadores con pocos oyentes.
Convertido en un ser callado
y distante de los sordos mudos,
de los enmascarados ebrios,
mendigos de la noche;
amarillo o morado-rojizo.
Esperando cantar como si fuera amor,
en el carnaval de la falacia.
Las palabras explotan en mi mente,
arrancan abrazos de mi cuerpo,
vomito sonrisas,
secos y pálidos los ojos,
sin luz ni fuego ni cenizas,
que una brisa,
acariciara desde la carne hasta el alma.
2
sin comentarios 9 lecturas versolibre karma: 30

Un nuevo día

Las mariposas adulteradas,
aquellas que se disfrazan,
solo buscan jardines distintos.

Las nubes grises marchan ante el confín oscilante que ensombrece la tarde.
Ha dejado de llover.
Y allá, a cierta altura brilla un anaranjado sol,
deshilachado, trazando el poco firmamento esférico que se alza desde aquí.

Todo permuta y nada se escucha.
O tal vez únicamente sea el taconear alejado de aquellas furcias disfrazadas de mariposas,
o quizá sea el crepitar de los árboles en invierno.
Cuando den las siete abandonaré esta parte del mundo a merced del crepúsculo,
como antes de ayer, como ayer, como siempre.
Y dejaré de escribir poesías para vivirlas en la cocina,
a la luz de una vela y con una buena copa de vino,
recordando algunos personajes con capa y poco prestigio.
Me iré a la cama con ellos, y los mayordomos de la noche
cubrirán nuestra piel con el alfabeto nórdico.
Y en la fábula, dejaré de ser juglar.
Un lobo desdentado aullará conmigo
frente al embustero espejo,
mientras los cuervos aletearán confundiendo
sus alas con el manto nocturno.

Y del sueño, la madrugada me retornará.
Entreabriré los pesados parpados,
y una melodía escribirá las páginas de un nuevo día.


Canet
leer más   
16
8comentarios 50 lecturas versolibre karma: 99

Allegro ma non tanto

Un céfiro nocturno peinaba el concierto
Mientras el jazz tintineaba imperial.
Nosotros chasqueabamos los dedos
(Tac, tac, tac, tac)
Esporádicos, como una lluvia tímida.

Allegro ma non tanto.

El pianista tocaba una triste melodía
Que haría llorar a un niño en Navidad.
El piano exudaba endechas otoñales
En pleno mes de agosto.

Silencio.
Aplausos.
Bravissimo.

Otra vez el pianista y su jeremiada
Mientras el batería palpaba los platillos,
Remilgado, como si fuesen de seda,
Como si fuese el clitoris de una mujer.

Crescendo.

Se asomaba el saxofonista, elegante,
Cortés, como pidiendo permiso.
-Pase usted, caballero, pase usted.
Ahhhh... Y vaya si pasó.

Irrumpió con un aullido funesto,
(así ha de aullar un lobo triste)
Y prosiguió con un vaivén primoroso
Secundado por un ya celoso pianista.

Sinestesia.
Siluetas.
Silencio.

"¡Otra, otra, otra, otra!"
Imploraba la muchedumbre.
Los músicos accedieron, obsequiosos.
"Otra" vez los platillos timoratos,
"Otra" vez el alarido aleluyado,
"Otra" vez el megalómano del teclado.

Unísono.
Homogeneidad...

Anarquía.

Un cierre Tchaikovskiano
Y silencio (definitivo)

(Sinestesia)
leer más   
9
8comentarios 77 lecturas versolibre karma: 90

Soy

La poesía, mis alas…mi cuerpo, mis ojos, mi entorno,
Mi escucha, mis palabras, mi olfato, mi historia, mi todo.

Soy yo quien vela el vacío de la ruidosa escucha,
Quien en las tinieblas de un dragón se crispa y gatea
Soy quien lenta corre en las tinieblas de lucha
quien sonriente levanta vuelo y torpemente se golpea.
Soy quien se desliga de escamas
y las cuezo en la olla, olla opacada de mi balcón.
Quien celebra la bendición de demonios fúnebres, ennegrecidos!
Quien duerme entre hojas empapadas de versos caídos.
Soy quien ve llorar las nubes en la tasa oscura del café
Quien ve bailar carcajadas, escuchando las risas de un no sé quién.
Soy quien en laberintos se esconde, y pierde su ropa sin cesar
Soy quien reaparece en el mismo camino, con tan solo un suspirar.
Acaricio y beso a la Becqueriana luna
Soy yo quien teme al frío, y entre brasas se acuna
Soy quien elocuente se empapa de un otoño abismal,
la de los ojos vacíos, sueños abiertos...Eterno desvarío!
Soy quien muere en vida, pero aún viva
se enaltece rezando a un Dios al exclamar:
pues todo el tiempo me dice
Eso eres tú, poesía y nada más!
leer más   
10
3comentarios 53 lecturas prosapoetica karma: 73

Sombras vivas

Las sombras han tomado el poder en esta vida.
Me pregunto si esto debe de ser así...
O cómo ha de ser, si no.

Medito en busca de respuestas,
que me aclaren lo que siento,
pero no veo que esta sea la solución.
Lo que respiro cuando observo lo que veo,
se interna en mí,
y se apodera de mi yo.

No sé qué hacer...
Si cantar alocadamente,
para no oír sus gritos...
O relajarme y disfrutar de su canción.
Sea como sea,
la vida continúa sin mi permiso...
ajena totalmente a mi razón.

Ojalá que todo esto sea un sueño,
que me despierte de esta cruel ensoñación.
5
3comentarios 50 lecturas versolibre karma: 75

Antes de una lágrima

Esa décima de segundo
antes de que fluya una lágrima.
Ese ardor que sube
de la boca del estómago,
que pasa por el pecho
hasta la garganta
contrayendo sus músculos
y llega hasta los ojos,
que enrojeciéndose,
duelen, escuecen y queman
en un intento nulo de controlarse.

Duelen, escuecen y queman.
Abrasan y se arrasan hasta sus límites.
Y ahogados en el liquido caliente,
ya no ven
inflamados y anegados en su acuosidad.

Ese instante que precede al llanto
en el que... duelen, escuecen... y queman.

Ese instante.
11
14comentarios 88 lecturas versolibre karma: 85

Escribo...

A la tenue luz
De la madrugada eterna,
Escribo desde la habitación
De la casa de tres esquinas,
Casa orientada al oeste
Testigo de luz perpetua,
De mañanas perfectas
Cuando el escaso frío
Por las ventanas entra.

Escribo desde
La casa silenciosa y pacífica
A gusto de tantos placeres
Y calurosos atardeceres,
Templo de agua y plantas
Con espectaculares floreceres,
De exótico jardín
Y salvaje animal print.

Escribo acostado
En el suelo frío y relajante
Absuelto de pesares
Inmune a la perturbación
Intocable por la destrucción
Imparable en el conocimiento
Aquí persisto, aquí permanezco
Dispuesto a todos los saberes
Luchando contra el retroceso
Inmóvil ante emigraciones
Y muy consciente al estirpe.

Escribo con el viento
Que hace sonar los móviles.
Escribo desde aquí
Un milagrosos refugio,
Escribo desde aquí
Mientras afuera
Hay un pandemonium,
Escribo mientras
Los retratos me observan
Y los espejos me reflejan,
Escribo desde aquí
Mientras mi alma se alimenta
Mientras mi corazón se desespera
Escribo desde aquí
Mientras el papel se llena.
3
sin comentarios 15 lecturas versoclasico karma: 33

Espera

Espera,
aún no ha llegado el tiempo,
aún seguimos siendo mañana,

aún está todo en desorden.
16
1comentarios 111 lecturas versolibre karma: 84

Yo de mí

Yo de mí,
quiero creer
que soy poeta,
porque la voz
se me ensancha
y se sublima
mi palabra
cada vez
que mi esencia
se hace poesía.
leer más   
5
1comentarios 12 lecturas versolibre karma: 70

Micropoema " Mi problema"

Mi problema es que tú eres la solución
11
sin comentarios 66 lecturas versolibre karma: 77

Veneración

Odio no verme reflejado sobre tu vientre perfecto,
pero idolatro la marca erótica cuando me muerdes
que es vestigio de tarea improvisada
en tu húmeda mirada,
en tu forma de acorralarme y ganarme,
detesto saber que existes y no verte,
sométeme,
despedázame,
engúlleme,
te siento arañar
y sobrevuelas sobre la tormenta
-sobre mí-
reuniendo diluvios
en el borde borroso del alba,
venero tu perfecta geografía,
divinidad o quimera
tus uñas sobre mi carne,
la miel que destilas
sin conocimiento
que me aturde
y me mata.

Canet
leer más   
5
1comentarios 16 lecturas versolibre karma: 53

A ningún lugar / Y poco más...

Un silencio avinagrado,
esquivo en esencia
e impulsivo en espacios desanima la tarde.
La tarde que se despista,
que se esfuma entre las enflaquecidas manos del tiempo.
Una incongruencia de silencio ,
de lejana mirada,
aprisionando intervalos,
lapsos e instantes.
Y al tiempo sólo se lamentan los tañidos silenciosos.
Campanas declarantes de la urgencia por llegar...
a ningún lugar.

-

Cuando nací
determiné no saber conducir.
Andar o pedalear es observar.
Si me hace falta una camiseta
me compro un lienzo
o un libro de segunda lectura.
Me alimento mesuradamente de la madre tierra.
Me gusta quedarme con una mística
noción de apetito.
Venero la sangre de Cristo.
Me gusta tener sed y atiborrarme con agua.
Disfruto con algunos dulces.
Si tengo cincuenta céntimos compro pan.
Si tengo cinco euros compro espárragos y setas para cenar.
Si tengo 30 euros, intento derrocharlos ipso facto.
Pocas horas son las que duermo.
Yo diría que con los ojos abiertos y con los pies mirando al techo,
pero desde siempre un cuervo me escolta.
Continuamente tengo una canción en la cabeza,
quizá se deba a la cadencia interna.
Amo con vehemencia.
Subsisto con la labor de esperar una
línea para escribir.
Y poco más que no sepáis...


Canet
leer más   
14
3comentarios 44 lecturas versolibre karma: 77

Elogio de la sed

Elogio de la sed,
ahora que se agota la luz de la tarde
y parece imposible retomar la rosa
de los vientos,
beber para acusar el peso del ansia
en las venas,
tragar los pétalos del hielo y de lo ilícito,
digerir el verdadero color de las noches,
llorar,
simplemente.
6
sin comentarios 34 lecturas versolibre karma: 74
« anterior1234550