Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1527, tiempo total: 0.013 segundos rss2

Escribo

Escribo sobre personas
que no saben lo que quieren,
quienes sienten demasiado
y no hablan, sino que ven.
Escribo sobre catarsis,
la más sublime de todas,
aquella que siempre llega
en el silencio de la sal,
en la prisa de la flecha
que ávida por señalar
nos hace ver las paredes
y ansiar un techo de cristal.
Escribo sobre personas
sin hogares de revista,
sobre quienes han dejado
y dejarán despedidas
cada noche en su cama
para así cada mañana
brindar por su bienvenida.
Escribo sobre estrellas
Porque he nacido estrellada
Con un destello azulado
Y una flor en la muñeca.

etiquetas: escribir, poesía, anhelo
5
sin comentarios 24 lecturas versoclasico karma: 72

Alguna vez

¿Alguna vez contaste los pétalos
del jazmín
mientras con tus dedos formabas
remolinos de aroma?
Yo lo hago y veo tu boca
y el brillo de tus pupilas
bajo tus cejas un río de esmeraldas.
Róbale a Philos el poder
construiremos una tabla excell
y en una celdilla en blanco
comenzará nuestro viaje.
La avenida ruge en gris,
lees tu última llamada,
tiemblo de pensar que puedes
rozar con el filo de tus dedos
la carga de amor de mi piel
¡que te falta!
Qué tic tac machaca mi sien
de lógicas respuestas verdeazuladas.
Hoy no escucho
el trinar glorioso de gorriones
ni veo caer las hojas
marchitas del limonero,
hoy he vuelto a meterme a buzo
entre mi propio tejido
y ahí sigue visible el papel,
los focos, el escenario
sólo espero que el regidor
te de
paso
te de
paso.
7
sin comentarios 36 lecturas versolibre karma: 68

La sonrisa

Dos canicas vedes, unas heridas en las rodillas,
un pañuelo de holas, lluvia de abril en el cabello,
ese era el equipaje de mis bolsillos,
podría añadir un tiempo que entonces no existía,
o que un malecón de soles sustentaba el preludio de todo
y el después, siempre, era ahora, entonces.
Sucede que hay claros de luna, sombras, manantiales de sed
y que el tiempo nunca juega con nosotros a ser agua
o que pasaste un día que “dios estaba enfermo” grave,
y la Torre de Babel de los sentidos fue un idioma incomprensible
o que nunca existió el mar, ni una sonrisa, ni un beso.
Sucede que miro en mis bolsillos, ese de trapo y alma rota
y hay dos canicas verdes, unas heridas en las rodillas,
un pañuelo de adioses y lluvia de otoño en el cabello
y podría añadir lo que todos ya sabemos de la vida

o el verdadero valor de una sonrisa.
10
sin comentarios 50 lecturas versolibre karma: 70

Poema 92

Cunado golpeo mis nudillos con las palmas,
se hace el fuego;
cuando menos lo espero...
en un sutil suspiro a las nubes,
ya estás ahí.

Luego en el silencio de tu voz,
con lágrimas y risas,
puedes ver las almas
que nos rodean
en abundante calma.

etiquetas: poema, poema social, poesía, poesía social, poema de amor
1
sin comentarios 20 lecturas versolibre karma: 11

El acto de dormir

Es la hora, bajamos las persianas, la misteriosa puerta se abre, el navío eleva el ancla y zarpa a lo desconocido.
El guardián descansa y todo lo guardado sale fuera de la jaula, se mezclan las fragancias e impresiones creando un nuevo mundo. Una aparente calma lo cubre todo.
Cruzo la puerta y en esta dimensión empieza la historia.
¿A dónde me llevará hoy?
leer más   
13
2comentarios 42 lecturas prosapoetica karma: 76

Desnudez

Si el infierno delira
en busca de un habitante obseso,
y el arduo cielo inspira
restringiendo su acceso;
no lo llames vida, sí retroceso.

Descarga toda tu ira,
mas no pienses sobre ello en exceso;
viste de oro esta lira,
ámala en su regreso
y entiende que no es pasado, sino progreso.
leer más   
12
sin comentarios 29 lecturas versoclasico karma: 71

Quiero poesía

Yo quiero poesía como receta a mis temores crónicos,
como cura a mis desastres genéticos.

Quiero poesía como aman los animales,
con instinto.

Con la naturaleza de quien ama por supervivencia.
2
sin comentarios 26 lecturas versolibre karma: 19

Conjugar en primera persona

Voy a conjugar todas las canciones de amor
en primera persona,
hacerme la música
y ponerme a bailar.
7
1comentarios 56 lecturas versolibre karma: 74

Sevilla fue

Si alguna vez sufres —y lo harás—
por alguien que te amó y que te abandona,
no le guardes rencor ni le perdones:
deforma su memoria el rencoroso
y en amor el perdón es solo una palabra
que no se aviene nunca a un sentimiento.

Advertencia.
Felipe Benítez Reyes


Sevilla fue
la ciudad. Un abril inagotable
en el vaso de los días.
Cielo de color andaluz,
jazmín y dama de noche
perfumando cada noche.
Dependiendo del momento,
pudo ser asilo o cárcel,
pero siempre compañía en el murmullo
de sus bares, en sus calles y terrazas.
Una brisa tenaz
despeinando con denuedo los principios,
los temores… arrojándolos al río.

Sevilla fue
un te quiero susurrado como alarma
abriendo el amanecer,
caminar sobre las nubes,
pincharse con el huso de una estrella
devanando las pasiones
tras un beso
en los jardines de Murillo,
enamorarse en el marco del templete
de la Isleta de los Patos,
saludar a la luna que se eleva
sobre el arpa
del puente del Alamillo.

También, fue
recorrer la Alameda con las manos
en los bolsillos
sin empuje de la prisa
o destilar savia de pena por el rostro
aparentando, al mismo tiempo,
que no llueve en la fragua acelerada
de tu pecho
que odió siempre despedirse.

Sevilla fue
y siempre será, aunque
ya nunca fuera.
11
11comentarios 92 lecturas versolibre karma: 91

Silencios de hierba

Un silencio de luz cuando la sombra era yerba,
descalzos entre el espacio de lo que no sabíamos,
el frescor del alimento del deseo, como una flor radiante,
tal vez una caricia con pétalos meciéndose en el viento,
tal vez las guerras que perdimos por no acudir a ellas,
tal vez no éramos nosotros o éramos antes o después.
La quietud de las piedras al mediodía, cuando perder el norte
era una sonrisa verde y húmeda sobre la ropa,
o cuando las nubes disparaban flechas y un buen refugio
eran las palabras que nunca llegaban a decir los labios.
Así nos nacieron los colores de las estaciones de paso,
el trigo de tu cabello, el agosto moreno en la espalda,
los racimos de uvas entre tu vientre,
los almendros blancos en febrero,
sin querer darnos cuenta que la hierba seguía intacta,
que el tiempo sólo pasaba por nuestra piel,
como un silencio de luz entre los pies descalzos;
tal vez no éramos nosotros o éramos antes o después.
4
sin comentarios 26 lecturas versolibre karma: 66

Susurro de inspiración

¿De dónde proviene la inspiración?
Tal vez del aleteo de la mariposa que acaba de pasar,
o quizás esté en cada partícula de mi ser,
tan profunda como su infinidad.
Al alcance de crear, de crecer, de creer
que existe una razón para su exposición.

Sólo viene y se posa en mi,
susurrándome al oído lo que tiene que decir.
Libera mis sentidos, me hace vivir,
plenamente para mi.

No puedo más que seguir sus latidos
y dejar que me guíe,
a donde quiera ir.
leer más   
11
2comentarios 80 lecturas versolibre karma: 69

Sesenta y tres quinientos

Hay un teclado justo en mi cuarta costilla derecha
donde estaban antes las cosquillas
las estrellas
y algunas de tus pestañas.

Donde tu boca podría escribir con una mirada lo que ya no siente,
lo que ya no quiere probar
donde tus manos podrían quitar a mordiscos una cicatriz que comienza a crecer sobre una herida abierta
de entrada y salida: tal cual yo en tu vida.

Donde podrías -y deberías-
tipear que
no
volverás
jamás,
con tinta indeleble
espesa
transparente
sosa
insípida
y
adictiva
de tus papilas gustativas.
leer más   
10
2comentarios 35 lecturas prosapoetica karma: 76

Libre Poeta

Ya sabes que soy un libre poeta,
de los que escriben lo que piensa
aunque a veces imposibles me pide
la razón de la misma vida, obsoleta.
Ya conoces mi libre poesía,
¿que quieres que escriba un poema?
yo ya escribí el mejor que pude,
dos hijas de mi propia sangre
las más bellas del reino de la tierra
que me hicieron ser padre.
Sabes que soy libre poeta
pero exclavo de mi vergüenza,
pues no pongo límites ni temas
ni pongo manos, patas o pies a mis poemas,
porque la mejor poesía que escribí.
fueron mis dos princesas.
Si existe un día del padre
tambien es el mismo que el del poeta.

Fdo: Alfonso J Paredes Aly Parca
Será incluido en "Y EN EL FONDO TE DIGO"
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
SafeCreative/Copyright
11
2comentarios 73 lecturas versolibre karma: 70

Sin titulo

Y se enamoró de su
preciosa sonrisa,
de su mirada, esa tan
intensa que se coló
en su alma.

Sus ojos color café,
que le quita el sueño,
y le produce desvelos
pero a la vez
alimenta su alma...

Su forma de ser,
de sus gestos cuando
gesticula, de su risa,
su voz grave...

Se enamoró de él,
sin poder tocarle, sin
besarle, sin
acariciarle, sin tenerle
cerca y mirarle a los
ojos y decirle un...
¡Te quiero!...

Se enamoró, de él, de
su alma, su personalidad,
se enamoró de él, conversando
a través de una pantalla...

¡Si, ya se que suena a algo loco, y raro a la vez!,
¿ Pero el amor es eso, no?

¡Todo locura!..
leer más   
3
sin comentarios 23 lecturas prosapoetica karma: 24

Notas

Sonreías,
hacías la lista de lo que no necesitabas;
no pasar hambre,
no ir al supermercado,
escribiste.

Más tarde noté tu tristeza,
habías puesto una nota en la ventana
deseando una tarde de lluvia
y la luz del sol se filtraba por la desilusión;
pasamos la tarde debajo de la ducha,
a veces nuestros dedos eran las gotas de agua,
éramos la piel debajo del tiempo.

Te note noche,
escribiendo que no querías sueños,
sólo días
y abrí la puerta de la casa;
siempre preferí una soledad libre
que una sonrisa esclava.
12
sin comentarios 67 lecturas versolibre karma: 79

Si te escribo...

Si te escribo...
Es para no extrañarte tanto,
de alguna forma, con estas palabras,
que salen de mi alma, fluyen por si solas y
así, a la vez te siento cerca mió...

Llegaste a mi vida en un momento inesperado,
no pedí conocerte, ni tan siquiera te buscaba,
fue el destino, coincidencia o casualidad
cuando nos encontramos y nos conocimos.

Nuestras miradas se cruzaron y ahora, no se que
hacer, sin ti.
si contigo cada día, es una aventura
por vivir...

Si te escribo...
Es para decirte que esa mirada tuya, tan
intensa, algo en mi se descontrola, tienes
algo que a mi me deleita toda entera.

Se detiene el tiempo en tan solo un segundo y ahí
estamos, los dos, bajo esta luna, que ilumina la ciudad.

Si te escribo...
Es para decirte que eres mi deseo, eres
mi ganas de seguir, que eres eso que le faltaba
a mi vida, que eres mi otra mitad, que eres mi vida...
Eres, el que me hace reír, con cualquier tontería,
una sonrisa tú siempre me sacas, aunque estés
peor que yo.

Si te escribo...
Es solo para decirte que para muchos
querrán ser ese sol, para iluminar tu día, y brillar
contigo.
Pero yo prefiero ser la luna, y brillar para ti,
en esos momentos de soledad, flaqueza, y
oscuridad.
Cuando estés solo, y no quieras ver a nadie,
de alguna forma, yo quiero estar ahí
arropándote y acompañándote...

Si te escribo...
No es más, que para sentirte, cuando
aquí, a mi lado, no te tengo...
leer más   
4
sin comentarios 33 lecturas prosapoetica karma: 50

Vaivén

Ayer hacía olvido,
vaivén de olas,
ayer tenías frío en todas las distancia.

Ayer no hubo noche,
vaivén del tiempo,
robamos los sueños a todos los días.

Ayer no nos amamos,
vaivén de miradas
y nuestra ausencia era una sonrisa.

Ayer hacía recuerdos,
vaivén de amores
y todo rozaba nuestra piel desnuda.
14
sin comentarios 149 lecturas versolibre karma: 79

Cada vez que la veo pasar

Cada día la veo pasar delante de la cristalera de mi oficina. ¡Es tan hermosa! Sus sensuales pasos y sus delicadas curvas rivalizan con las de la mismísima Afrodita. Sus cabellos dorados meciéndose en el viento son como hilos del más fino oro, y sus azules ojos te transportan a un eterno viaje por la bóveda celestial. Ella está envuelta por un halo de reluciente luz, como si el Sol únicamente iluminara su belleza, como si solamente importara su existencia en la Tierra. Cada vez que la veo pasar mi corazón se aviva, pero a la vez se entristece por no poder sentir su piel rozando mi cuerpo, mis manos tocando el oro de sus cabellos, o mis labios besando sus suaves labios. Todo se convierte en una contradicción, ya que vivo por verla, pero a la vez, muero por no poder tenerla.
3
sin comentarios 18 lecturas relato karma: 44

Inmortal

Al parecer te has vuelto inmortal aquí en mi pecho y pese a que me alejo de ti, han quedado huellas que el viento no borra.
Aún se cuelan tus palabras en mis grietas y hacen cosquillas.
Tus manos vuelan sobre mi cuerpo libres y me rozan.
¿Cómo dejar de amar a quien me descubre tanto y me desnuda completa?
¿Cómo escapar de un latido que se lleva en el alma?
Soy la página que se dilata
Ante los dedos de un poeta
Soy un beso tibio que se queda silenciosa en su boca.
leer más   
9
4comentarios 74 lecturas versolibre karma: 74

El otro lado

Vamos a pasar al otro lado de nosotros,
cada uno desde su orilla,
sin calcular la distancia, sin mirar el paisaje, ni la ternura,
sin hacer travesías eternas en este lecho de soles,
sin que cuente la presencia del destino,
vamos a pasar al otro lado de nuestros vacíos
y hay tantos estigmas enfurecidos con la piel
que hace que seamos capaces de meter el mar
en una gota de lluvia, de ponernos las noches en los sueños,
y los zapatos de otros, de no cortar ya flores,
de llevarnos los inviernos bajo techo, de brindar con nieve
antes de ser fuego y sin embargo, ya ves,
cada uno desde su orilla, como traficantes de desencanto,
como esos pasajeros que nunca van a ningún sitio,
cada uno desde su orilla, espectadores agonizantes,
sabiendo que ha llegado ese momento.
4
sin comentarios 15 lecturas versolibre karma: 57
« anterior1234550