Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 2067, tiempo total: 0.013 segundos rss2

Senryu ( Quizá)

En otra vida
quizá , tú, yo y la piel;
fuimos solo uno .
leer más   
21
3comentarios 47 lecturas versoclasico karma: 126

Tú y yo rimábamos

Tú y yo rimábamos.

Éramos dos caras iguales compartiendo moneda.

Teníamos una sintonía absolutamente mágica, que nos hacía hermosos, fuertes e invencibles.
Pero la armonía tiene un precio y la perfección solo dura lo que dura un aleteo, si no… No sabríamos percibirla.


Tuvimos que devorarnos y después de eso, ya nada fue suficiente.

Disparamos y el fogueo nunca fue para nosotros. Nosotros íbamos a matar.

Y nos matamos. A silencios, a vacíos y a distancias.
Nos matamos bien muertos. Nos rematamos. Y ninguno creyó nunca en la resurrección.

Y es que a joder no había quien pudiera ganarnos. En esto también, éramos únicos.

Nos matamos con pistola, con hacha y con veneno. Asfixiándonos, rompiéndonos, ahogándonos.


Sin piedad, sin paciencia, como si nunca nos hubiéramos lamido.
Te odiaba con tanta rabia… Con esa que uno tiene solo después de querer mucho. Porque no podía comprenderte… Y las dudas están diagnosticadas también como enfermedad letal.
Te odiaba porque para mí nada estaba por encima.
Porque pudiendo ser con otros, yo solo era contigo.

Y dime tú si eso, no es razón suficiente …


MÁS EN:

* www.facebook.com/chicadelpuente/
* @StaPoulain en Twitter
13
10comentarios 91 lecturas versolibre karma: 114

Nostalgia

Surgió como una aparición.
Creyó que la conocía, que ya la había visto antes.
Dudó si mirarla de reojo, o no mirar.

Allí estaba, delante de él; distraída en su tarea de enamorarle.
Quiso acercarse a ella, aunque sólo fuese un momento; sentir en la piel el roce y la textura de la suya, aquella seda dibujada en la perfección del trazo.

La soñó entre sus dedos, etérea, liviana como un suspiro en la madrugada; inmortal, como la muerte.
Hendió su mano en el aire, despacio; cerrando los ojos e intuyendo que la tenía cada vez más cerca, que ya casi la tocaba...

Una ráfaga de viento, fría como la nostalgia, y ella se desvaneció.
leer más   
12
8comentarios 86 lecturas prosapoetica karma: 93

Sólo yo conozco ese dolor

Le propondré un baile a la soledad
para sanar
mis heridas.
Ella los pies me pisará,
no se acabarán
sus mentiras.

Pienso en volver a la ciudad,
ver el mundo real,
pero la gente chilla.
Pienso en marchar,
no mirar atrás,
pero duro una milla.

Fue mi cabo suelto,
ahora ha vuelto,
salto por la borda.
El proceso lento
es digno de cuento,
me engulle la ola más sorda.

Hay una canción
que me recuerda el momento peor
de mi corta vida.
La escucho con pasión,
sin compasión.
Y nunca hay quien lo impida...

Subí la escalera infinita hace siglos,
escalón a escalón me sumí en el olvido,
pero sigo estando y siendo.
Subí la escalera infinita hace siglos,
me olvidaron amigos,
pero llevo décadas cayendo.

Soledad me quiere,
me ofrece hasta lo que no tiene,
nunca falla.
Ella va y viene,
quiere tenerme,
siempre gana la batalla.

Tengo un miedo inmenso a caer,
no sé qué hacer...
Estoy por rendirme.
Tengo un miedo inmenso a recaer,
no sé por qué
si las veces que me ha pasado se cuentan por miles.

Nunca lo necesité,
pero me venía bien.
Ese fue mi error.
No la utilicé,
fue justo al revés,
sólo yo conozco ese dolor.
6
6comentarios 57 lecturas versoclasico karma: 86

Clavo 27

Pies de poesía
a veces en el sueño
consciente del cielo del otro
termino en gerundio
y escribo borrando
18
3comentarios 146 lecturas versolibre karma: 101

siempre he querido...

siempre he querido abastar la infinitud...
la datación secreta de los hielos eternos,
espiar como deflagra el rocío su vapor
y sangran savia blanca los almendros,
más si la luz quebrase como escarcha
al pulso ensimismado del fulgor
y volase como un pájaro la noche
a posarse en mis brazos hoy en flor...
qué seria de esa estepa deshelada
si me deja al descubierto el corazón...
la carne nívea expuesta para nada
al fuego fervoroso...al resplandor
7
1comentarios 31 lecturas versolibre karma: 93

¡Baila la vida!...

Caminando por la vida,
bailando al son de la
música, aunque sólo
tú, la escuches...

Tú eres tu propia
música, la melodía
de tu propia historia,
tu propia vida.

Siempre ríe con tu
gente, esa que siempre
esta a tu lado, y
nunca te da de lado...

Porque a pesar de las
penas, eres alegre
y risueña.

¡Baila la vida! Da igual
que llueva, haga sol, o
que truene,
no pares de disfrutar,
que vida solo hay una,
y hay que...
¡Vivirla!...

La vida es así, demasiado
hermosa como para
estar de lloros y de
penas.esta para
vivirla, y no para
comprenderla...

Disfruta al son de tu
canción, ponle mil
colores alegres, a
tu mil emociones, a
todo lo que sientas
dentro y vivas
con mayor pasión e
ilusión en cada momento...

GOZA, GRITA, BAILA, Y RÍE...

Qué lo bueno esta por
llegar, no te quedes atrás,
que de lo malo se aprende,
y de lo bueno, bienvenido
será...

Sé feliz, y haz feliz a los
demás, que eso es lo que
más te hará más feliz, a
lo largo de tu caminar.

Sonríe, y deja que todos
miren, y te observen, el
por qué tú tanto sonríes,
bailas y eres feliz el
resto de tus días...

¡Baila la vida! Tú eres
la música, la melodía
de tu propia historia,
de tu propia vida...

¡Baila la vida!...


© Derechos de autor
leer más   
10
3comentarios 66 lecturas prosapoetica karma: 105

ReVersos

Gestabas otro posible derrumbe
sociedad que te opaca la libertad
un gran golpe oculto en harapos
revolución anclada en tu sobriedad.

Impulsado por el manifiesto del destino
cumples tus sueños por los demás
aprietas los puños para ser valiente
un nuevo che estaría de más.

Insignia de chapa en muros de cartón
la muerte es ciega para el que la ve
vientos lacerantes de represión
verdades en postales de la TV.

Turbios cielos poblados de smog
escrutan idas y venidas de la ciudad
esconden sus lágrimas en lluvias
la vida que no vale su sinceridad.

El ardid de un nuevo estallido
hermanos de sangre derramada
fe que nadie toma con café
vomita la tierra desparramada.

Brindando héroes día a día
caminando su cornisa con cuidado
unas buenas y malas migajas
lugares que el designio ha visitado.

Olvidas los dolores del alma
creyendo una luz de algún Dios
se comportan de forma sigilosa
tratando de oír la última voz.
leer más   
5
1comentarios 31 lecturas versoclasico karma: 79

Oscuridad

En la penumbra de la noche,
todo es azabache.
En la penumbra del alma,
todo son cristales rotos.
En la penumbra del ojo,
todas son miradas equivocadas.
En la penumbra del oído,
todas las voces envenenan.
En la penumbra del corazón,
se asoma la vida.
Letanía movida por las hojas.
10
2comentarios 51 lecturas versolibre karma: 114

Aunque mi amor

Aunque mi amor no traspase
más allá de tu umbral
y de tu falda ni un pliegue
se arrugó con mi aliento,
los cipreses me indican la
constancia de Eolo y un verdecillo
se atreve a hacer nido en sus ramas.
En tu vientre dos rosas cicatrizan
la herida y una lucha marciana
mantiene en vilo el joven hombre
que engendré algún verano.
Yo no aliso los hombros que
esconden la ruborosa tiranta,
ni me pongo al volante
de tu ibiza gris plateado. Mojo
en la tinta mi pluma
y acomodo los versos a lo ancho del papel.
¿Arrancarán de ti un rictus
o morirán
como tantos, apolillados de horas?
En los brazos de una hornilla
fue tostándose mi voz que unté
con ansias a mi canto. Anidaron golondrinas
en el dintel de mi puerta
y marqué a diario tu número
para iluminar mi cara.
No figuro en tu agenda
subrayado de amarillo, ni tu móvil
cosquillea entusiasmado a mi llamada.
Ronronean los pasillos,
el perro ladra.
leer más   
4
1comentarios 26 lecturas versolibre karma: 60

180 grados

...Y de pronto, toda su vida cambió. El mundo que él conocía había desaparecido. Todo se había convertido en un lejano recuerdo, algo que le asustaba, a la vez que le hacía sentir ese excitante sabor que te ofrece la adrenalina.
3
sin comentarios 18 lecturas relato karma: 51

Ahora

Ahora que tú ya no eres tú y yo no sé dónde ponerte.

Ahora que te parece más importante tener, que ser.




Ahora que por fin entiendo que lo nuestro fue el cuento de nunca empezar

y que el primer beso puede ser también una manera de acabar.






Ahora que sé que hay trenes que no llevan a ninguna parte.

Que soy como el mosquito que se deja guiar por la luz que le mata.

De indiferencia o de rabia.

Ahora que la tormenta no trae la calma.





Como una piel acostumbrada a una herida, que sangra.

Que no cierra ni te mata.



Ahora que las grietas suenan anunciando el estallido.

Que lo roto se recompone como si por allí nunca hubiera pasado el huracán.



Como si pesar de nosotros, todo hubiera sido lo mismo.

Como si nunca hubiera sido tuya, como si diera igual.




Ahora que nos empeñamos en borrar lo extraordinario.

En matar el regalo que fue ser nosotros por un rato.





Ahora que toda la orquesta se ha ido del barco

y sólo que da una pareja de animales abandonados.





Ahora que el diluvio pasa y tú recuerdas,



Que un día nosotros también fuimos tormenta.
20
9comentarios 58 lecturas versoclasico karma: 106

Senryu (La luz de tus ojos)

Cuando tú duermes,
le faltan dos luceros
al universo.
leer más   
13
8comentarios 71 lecturas versolibre karma: 109

Te sigo esperando

Quiero decir esta noche que espero su regreso.

 Que vive en mi memoria; mi mente no la olvida,
y por más que lo intento, persisto en recordarla.

 La luna inmensa en el cielo, me mira y me acompaña.

 Quiero decir esta noche que espero su regreso.
Deseo tomar sus manos, otra vez, y quedar en ellas preso.

 Cómo olvidar las tardes en que me dio sus caricias.
Conservo en mis recuerdos, como un tatuaje, la paz de su sonrisa.

 La amé como nadie la ha querido, y aun la quiero,
porque ella también, como a nadie, me quiso.

 Quiero decir esta noche que espero su regreso.
Que lloro por su ausencia y que vive en mis recuerdos.

 Alzo mi rostro. Pregunto por ella al cielo.
Nadie escucha. Mis palabras se pierden en el viento.

 Abro de mi alma y de mi corazón las puertas;
que donde ella se encuentre, sepa que están abiertas.

 Eres mi esperanza, mi plenitud. Faro del náufrago perdido.
Sin ti la lucha diaria, el esfuerzo; la gloria, no tienen sentido.

 La busco en cada lugar donde quedaron sus recuerdos.
A las calles pregunto. Divago porque a veces la veo y siempre la pierdo.

 Sin embargo mis ansias la buscan sin descanso.
Mi cuerpo frío pide su abrigo; mi inquietud, su remanso.

 Una a una sus imágenes llegan viajando del ayer.
La suavidad del polvo, de la niebla, me recuerdan su piel.

 Tal vez mañana, cuando te encuentre, los dos seremos otros.
Pero mírame bien. Soy el mismo que te ama, Tú, la que vive en mis ojos.

 No importa si hemos cambiado. Si el pelo tiene canas.
Se que los años pueden envejecernos, pero no a nuestras almas.

 Recuerda el compromiso que deposité en tus manos.
Aunque termine el mundo. Aunque todo se acabe, seguiré esperando.

 Arena y sol de mis playas, gaviota de mis mares,
en mi soledad; en las frases cansadas de mis últimos versos,
enredado en la madeja de tus recuerdos,
te sigo esperando.
leer más   
9
sin comentarios 38 lecturas versolibre karma: 90

Senryu (Ojos cafés)

Quiero el sabor
del café de tus ojos
cada mañana.
leer más   
18
6comentarios 88 lecturas versolibre karma: 97

Sin titulo...

Hoy el día esta
gris, porque el sol
esta triste, y no
ha querido salir...

Tal vez, por la envidia,
de ese brillo que
desprende tus preciosos
ojos, alumbrando
todo Madrid...



© Derechos de autor
leer más   
12
sin comentarios 50 lecturas versolibre karma: 102

Senryu (tu abrazo)

No me importa
que el termómetro baje;
tengo tu abrazo.
leer más   
13
2comentarios 67 lecturas versolibre karma: 101

Sin titulo...

Aquella canción que sonaba,
tenia tanto ritmo, que...

Hasta el corazón de ambos,
no latían, sino...

¡Bailaban!...


© Derechos de autor
leer más   
8
sin comentarios 28 lecturas prosapoetica karma: 74

Jauría de perros

Mi ausencia será el regalo
de almas crueles.
Moriré como viví,
sin esperanzas.
Las esperanzas son para los ricos.
Siento que por culpa de la casualidad
me hayas conocido.
No molestaré más a esta sociedad
invadida por entes de corazón putrefacto.
5
3comentarios 37 lecturas versolibre karma: 66

Nocturno

Esta noche no habrá letras,
Habrá amor.

Amor,
Del que hemos sembrado hace mil siglos,
De ese que renace con el amanecer.

Ese que se pronuncia con el alma,
Y no con los labios,

Amor,
Que te rodea con brazos de felicidad,
Y te envuelve hasta la iniquidad.

Esta noche no habrá letras,
Pero haremos poesía.

Poesía,
Que se escriba en la piel,
Que se tatúe hasta los huesos,

Esa que se lee entre sabanas,
Y se disfruta a media mordida.

Esta noche no habrá letras,
Pero se escribirá nuestra historia.

Historia,
Que es difícil de contar,
Porque es incomprensible.

Esa que se cuenta a media noche,
Porque la luna sabe ser amiga.

Esta noche no habrá letras,
Pero seremos tu y yo.

Dúo de locos,
Que se entrega y enfrenta la tormenta,
Que no sabe rendirse.

Tu y yo,
Como hemos sido esta eternidad.
Como seguiremos hasta el final.
12
5comentarios 85 lecturas versolibre karma: 96
« anterior1234550