Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 2292, tiempo total: 0.013 segundos rss2

El eco

Si dijera "te extraño"
mis palabras chocarían contra las paredes
y se devolverían a mi con un efecto de ultrasonido,
mostrando mi habitación vacía.

Solo sería un eco una vez más.
Desesperado e inútil.


@asteropea

Imagen: Nathan DeYoung
4
2comentarios 18 lecturas versolibre karma: 50

Brilla vieja estrella

Brilla vieja estrella, nunca dejes de brillar, pues aunque el dolor persista, muy pronto acabará. Cierra los ojos, que yo te tenderé la mano. Tranquila, sigue soñando pues yo estaré a tu lado como tú siempre lo has estado. Mira al otro lado. Allí te espera él, pues a pesar de los años nunca te olvidó. Ahora ve, ve a su encuentro y abraza su recuerdo. No llores más, pues a este lado siempre presente estarás. Cuando esté triste sabré donde encontrarte, no te preocupes por mí, pues me enseñaste muy bien cómo cuidarme. Ahora ve, no pierdas más el tiempo, que yo no olvidaré mirar al cielo para hablar contigo. Pero recuerda: Brilla vieja estrella, nunca dejes de brillar, que a pesar de la distancia tú siempre me encontrarás.
4
sin comentarios 30 lecturas prosapoetica karma: 62

Prefiero

Prefiero la turbulencia de tu piel,
a la tranquilidad de tu ausencia.

Prefiero el néctar dulce que habita en tus labios carnosos,
a la sal que resbala desde mis lagrimales a mi pecho.

Prefiero la hegemonía de ti como única idea,
al libertinaje del mundo libre.

Prefiero el dilema escondido entre tus ojos,
a la certeza de una soledad pasajera.

Prefiero la agonía de tu nombre que la felicidad sin ti.
leer más   
5
sin comentarios 29 lecturas versolibre karma: 72

Despertar

El áureo abrazo de Helios, acariciaba la suave brisa que Eolo insuflaba para dar la bienvenida a la Aurora de rosados dedos. Rebosante de vitalidad, el mar saludaba a los cortados riscos de los acantilados, regándolos con su blanca y virginal efervescencia. Las montañas, coronadas de níveo manto, eran testigo de todo lo que acontecía en los profundos y verdes valles de la región, donde los hombres y mujeres que allí habitaban, daban las gracias a los dioses por un nuevo día.
3
sin comentarios 70 lecturas prosapoetica karma: 52

Contigo

Se abre el cielo en tu firme pecho, manos cálidas cubiertas de fina seda, resbalando por mi espalda. Sinuosas curvas de excitante locura. Déjame acariciar tus dulces cabellos, largos hilos de oro cubiertos de sol. Tú y yo tan solo, bella mujer, que en tus brazos me haces inmortal.
3
sin comentarios 50 lecturas prosapoetica karma: 50

Ariadna

La elegante amante de brillante plata, magnífica en su plenitud, iluminaba el tiempo, dormida bajo el manto estrellado de la noche, que todo lo cubre.
4
2comentarios 55 lecturas prosapoetica karma: 60

Amada desconocida

Fueron eternos los momentos en que te quise olvidar, pero me faltaron segundos para hacerlo, y a pesar de todo, todavía no sé quién eres. Quizá ya nos hayamos visto. Tal vez nos hemos cruzado en cualquier parte, mirándonos sin vernos. Incluso puede que hasta hayamos hablado de cualquier cosa, ignorándonos como lo hacen los amores olvidados. Puede que de todo esto ya hayamos hablado en algún otro rincón del mundo, o probablemente en otra vida u otro tiempo donde fuimos felices.
4
5comentarios 79 lecturas prosapoetica karma: 44

Canto fúnebre

Cuando las campanas silenciosas del Apocalipsis repican en el ambiente con estruendo feroz, es hora de ser juzgados por la dama de negro. Esa siniestra figura que señala al vivo sin saber que ya está muerto. Ese ser que aparece y desaparece sin ser visto, y ni tan siquiera, el más preciado de los mortales, puede escaparse de sus helados brazos.
3
1comentarios 129 lecturas prosapoetica karma: 46

Te quiero así

Te quiero así,
quebrada.
No para unir tus piezas,
sino para juntarme en ellas.
leer más   
13
sin comentarios 83 lecturas versolibre karma: 72

Poesía breve

Brochazos a cuenta gotas,
Poesía breve,
Corazón acorazonado,
Sigamos con los pies descalzos,
Creando rocío de versos,
Adiós corazas,
Adiós,
Adiós...
5
3comentarios 67 lecturas versoclasico karma: 60

Fundidos

Y te vi.
Y los silencios más eternos
se hicieron tras tus cartas.
Las que nunca leí.
leer más   
13
2comentarios 60 lecturas versolibre karma: 82

Sensación

Vida,
estabas preciosa.
Convertida en canción.
10
5comentarios 37 lecturas versolibre karma: 77

Bailemos

Quiero bailar contigo eternamente,
al son del aleteo de las mariposas,
en un día de primavera.

Deva.
7
8comentarios 54 lecturas versolibre karma: 17

Yemayá

Claro de luna
Sueña el marinero
Que besa la mar.

Alza tu manto
Negra señora del mar
Muéstrame tu faz.


Heclist Blanco
7
sin comentarios 137 lecturas versolibre karma: 6

Rezo

Rezo un verso,
arrodillado en mis rencores,
suplíco redenciones,
a mi espalda cicatrizada.
Latigazos del tiempo,
hán herído mi alma,
y he perdído la fe,
sin el consuelo de amar.
Corazón sin llama,
se apaga la cruz,
voy vacío y en calma,
por un sendero sin luz.
leer más   
4
1comentarios 69 lecturas versolibre karma: 59

En silencio

Los camínos se pierden en mis huellas,
inconfesables senderos se revelan,
mi sombra guía a las estrellas quietas,
y los durmientes esperando el tren
se desvelan.

Pierdo la memoria recordandote,
es tan profundo y turbio el olvído,
es tan cinico lo que oculta la verdad,
que en silencio, se fue contigo.
leer más   
5
sin comentarios 94 lecturas prosapoetica karma: 55

Amargo esplendor

El esplendor
de un romance tan breve
amargo brilla
en mi interior oscuro
como destello insípido;
ni margaritas quedan,
incierto deshojar ,
amor sin pétalos,
cariño sin ternura,
fétidas flores.


@SolitarioAmnte / ix-17
leer más   
19
17comentarios 167 lecturas versoclasico karma: 73

Ser

Ser tu todo en tu nada.
Ser tu grito en tu silencio.
Ser tu luz en tu oscuridad.
Ser tu alegría en tu tristeza.
Ser tu recuerdo en tu añoranza.
Ser tu descanso en tu fatiga.
Ser tu montaña en tu valle.
Ser tu alimento en tu hambre.
Ser tu agua en tu sed.
Ser tu pañuelo en tus lágrimas.
Ser tu compañía en tu soledad.
Ser tu esperanza en tu desconfianza.
Ser tu libertad en tus límites.
Ser tu cura en tus heridas.
Ser tu sabor dulce en tu amargo.
Ser tu reflejo en tu espejo.
Ser tu resurrección en tu muerte.
Ser tu principio en tu fin.
Ser tu guía en tu camino.
Ser tu punto de apoyo en tus caídas.
Ser tu imagen en tu mente.
Solamente.
Ser tu ser.
4
sin comentarios 169 lecturas versolibre karma: 0

Noé

Llegar a tiempo
al Arca de Noé.
Llegar a la hora precisa
en que comienza la lluvia.
Amanecer a la espera
de la Jirafa…
y solo ver el mar.
leer más   
4
sin comentarios 32 lecturas versolibre karma: 28

Lloverá

Mueve las hojas el viento,
el arroyo de agua clara
confiesa nuestro secreto;
lloverá.


*Ilustración: Christo Dagorov
6
sin comentarios 49 lecturas versolibre karma: 60

Soneto. Marcelino, 100 años imprescindible

En el recorrido vital y humano
no todos vimos su filosofía
ni sabemos luchar día tras día
con el puño encerrado en una mano.

Las cien luces que hoy lucen, nunca en vano,
son pura sabiduría y empatía
de una voz que desgranó su porfía
en los clasistas que se dan la mano.

Un sindicato no es algo invisible
ni ha de mecer la cuna en su batalla
porque El Capital no es irreversible.

... Y, si alguien lo tachó de imprescindible,
Marcelino se alzó con la medalla
de hacer sindicalismo más creíble.
leer más   
5
3comentarios 56 lecturas versoclasico karma: 56

Entre la niebla

A veces me despierto y todo ha desaparecido,
A veces me despierto y no tengo recuerdos,
A veces me despierto y tengo que buscarme entre la niebla.

Otras veces es la niebla
la que viene a buscarme
un abrazo blanco llega
y luego, desaparece.
Casi siempre es la niebla la que viene,
para hacerte olvidar quien eres,
con su aliento y con su voz
sobre el valle y en mi pecho,
la niebla vuelve y yo olvido
y ya no me quedan recuerdos
de su magia y de su nombre.

A veces me despierto y todo ha desaparecido,
A veces me despierto y no tengo recuerdos,
A veces me despierto y tengo que buscarme entre la niebla.
leer más   
10
2comentarios 33 lecturas versolibre karma: 85

Natura

Se va a acabar el viento
y tú suspiras de alivio.
Si no valoras ni tu tiempo,
¿qué te separa del martirio?

Y de espaldas al abismo
se cae admirando el cielo.
Y ves reflejado lo mismo
que te arrebata el miedo.

Palmeras de soledad rugen
en contra del mar, que lastima.
Porque hiere al que sí sude
ante futuros que depriman.

Cataratas de azul blando
que estrangulan al más oso.
La corriente guía al barco
por la crueldad de su Mar Rojo.

Bondades varias en desiertos,
que carecen de buenos oasis.
La tregua son ojos abiertos
intentando ofrecer casis.

Me desahogo en lagunas,
mentales, para ser exacto.
Prescindo de todas las lunas,
sólo necesito el tacto.

Bosque que encierra cordura,
presa de una nube negra.
No hay más que ver a Natura
y los secretos que encierra.
2
sin comentarios 25 lecturas versoclasico karma: 31

Como si aún no nos quisiéramos

Cómo explicas el hecho de que te he llamado
y has contestado,
si antes odiabas las llamadas
pero esta vez me has hablado.
Así,
como si nunca nos herimos,
como si esperaras que te invitara a mi casa
la tarde de un domingo,
como si quisieras que dijera
que aún sueño contigo.

Jamás admitiría que a veces
(cada noche) te escribo,
que camino y espero encontrarte de frente
con el vaso vacío
para así tener la excusa más tonta;
Invitarte a beber agua
o café
o unas diez cervezas hasta emborracharnos
y terminar enamoradas
compartiendo mis almohadas,
de nuevo.
5
2comentarios 28 lecturas versolibre karma: 78

Que fortuna sería

Que fortuna sería la de romper las cadenas que aprietan esa extraña angustia de no saber quién eres, que buscar, cuál es tu hado. Ese desconocido ser que se esconde en tu interior, que te atrapa cada vez que intentas escapar, que te retiene en su mazmorra de miedos y desazón, que absorbe tu vitalidad como el parásito que succiona la sangre a su huésped.
1
sin comentarios 19 lecturas prosapoetica karma: 10

Lápida y Pira

…El mar la mar, como un himen inmenso,
los árboles moviendo el verde aire,
la nieve en llamas de la luz en vilo.
La Tierra.
BLAS DE OTERO.



Tu urna, tus cenizas,
los ápices de tu vida,
y aunque azota el viento,
cuido tus recuerdos, tus esquirlas.

Mira los campos, como no cesan por ti,
como persevera el cielo, en su azul de porvenir.
Y camino al cementerio, las chimeneas y bocanadas,
del frío haciendo climaterio, y un rumor a lápida y flor,
amortajada en algodón.

Tu ofrenda, tus estertores,
llevo en dulce ramillete, esta noble vida de sin sabores,
a tibio son de martinete.

Mira como continúa el llanto,
de tus hijos, de tu hermano,
como reverdece tanto,
del horizonte calcinado.

Y planto tus restos,
Entre salmos y oraciones,
para que crezcan árboles,
orquídeas y canciones.

ROGERVAN RUBATTINO ©
4
2comentarios 23 lecturas versolibre karma: 57

Diluvio Sobre La Pluma

La tinta que cae de golpe
sobre bases de una obra
seca cuando muere el día
vive en arte más que nunca.

Los relojes corren carreras
siempre pierden contra el tiempo
de turno el sutil espectador
garabateando mente al viento.

La paciencia cuentagotas
lleva un vaso medio lleno
traza una nueva inspiración
desarrollo siempre en negro.

Una inagotable misión
buscando en territorios
cada tramo, cada región
versos para el purgatorio.

Lucidez a mano alzada
sobre simple y adornada
el poeta no se detiene
frena con vientos del alba
para poder guarecer
sus sueños sobre pestañas
noches de inspiración
sobran para otro mañana.
leer más   
8
1comentarios 50 lecturas versoclasico karma: 99

Soneto. Globos de insulina

Un manojo de globos en mi mano
necesita un espacio displicente
y una nube despejada, indigente,
necesita un soplo de viento sano.

En tanto si pierdo como si gano,
ya nada podrá ser tan complaciente
como ver tu sonrisa, entre la gente,
emerger por doquier del altiplano.

En un despiporre de "tomatina"
y un subidón de glucosa - de insulina -
estallan los globos en cada esquina.

Narcótico impregnado en cocaína
que haces buen uso de la medicina
sin hacer raya, - de nariz -, ni espina.
leer más   
4
sin comentarios 19 lecturas versoclasico karma: 62

Soneto. Sonajeros y amaneceres

No hay más té ni discurso en mediodía
al entrar en tus ojos sin permiso,
pues como un niño que fui y que quiso
aprender, ... te reté en melancolía.

Tu nomenclatura es mi melodía
y aunque los otros te hagan caso omiso,
yo disfruto el suelo en el que te piso
y en la luz que me regala otro día.

Aspiro amaneceres de funciones
en retablos de música y canciones
que me traen tus recuerdos más sinceros.

Boquiabierto quedo de atribuciones
en los sueños que, sin perturbaciones,
nos agitan como a dos sonajeros.
leer más   
6
sin comentarios 28 lecturas versoclasico karma: 74

Dique VII

Pregunté por cuál morfema
roza el mundo
y me integra

Volví
a lo más profundo
de lo suyo

Llegué a la orilla
con el pincel
de otro amigo

Mas dime cuenta
que esa era otra
mañana de tijeras


"Diques y Cementerios"
12
5comentarios 57 lecturas versolibre karma: 99

Noches de ausencia...

Quedarme sentada
esperándote y
pensándote, en este
silencio de la noche,
donde las lágrimas ya son
parte de esta rutina,
invadiendo mi ser.

Y me digo para mi misma..

¿Y ahora qué hago,
como dejo de pensarte,
si no puedo?.

Si cada
cosa o persona
que veo, me recuerda
tanto a ti, todo el
tiempo.

Y cómo te echo de menos...

La luz del atardecer
se apaga, dejando salir
a la luna, triste y solitaria,
al igual que este corazón,
por la falta de tu amor...

y el silencio, de nuevo
me arrebata, siento
que ya es esclavo de
mis sentimientos.

Y en mi mente y corazón,
un laberinto se ha
creado, al irrumpir
en las noches, tu vago
recuerdo.

Solo quiero dejar de
pensarte, y tenerte
a mi vera de nuevo...

Y que el silencio,
de las noches, sean
sonrisas en vez de
lágrimas, inundando
este corazón.

Y quedarnos
sentados, en silencio,
juntos los dos,
contemplando este
cielo estrellado...


© Derechos de autor
Isa García
leer más   
6
sin comentarios 46 lecturas prosapoetica karma: 66
« anterior1234550