Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 180, tiempo total: 0.025 segundos rss2

Calíope y el poeta

¿Porque me siento poeta?
oigo el susurro del viento,
las voces en el silencio
siento tu actitud coqueta.


En charla muy emotiva
Calíope entusiasmada,
con su discurso animada
disertaba muy altiva.
Dirigió muy alusiva
como si fuera una treta,
una mirada repleta
de una ambigüedad sin par,
y me vino a preguntar
¿Porqué me siento poeta?.


Atónito y sorprendido
por la pregunta tenaz,
de una musa perspicaz
que piensa haberme vencido;
Le respondo persuadido
porque como dios,ostento
estar vivo y con aliento
veo el mar, manto de ensueño,
y cual si fuera su dueño
oigo el susurro del viento.


La irrefutable verdad
de la certera respuesta,
varió la actitud expuesta
por la elocuente deidad.
Y con insigne bondad
preguntó ¿como sentencio,
si es que acaso diferencio
lo que puede o no inspirar?,
le respondí; -Al escuchar
las voces en el silencio.


Mi argumento satisfizo
a la impoluta beldad,
que con grácil sobriedad
mi voluntad ahí deshizo.
Con apolo rivalizo
en enemistad secreta,
no es la norma de un poeta
me reclama la deidad,
le digo -es que en realidad
siento tu actitud coqueta.

Osvaldo B. Páez ©

Copyright ©
leer más   
13
7comentarios 81 lecturas versoclasico karma: 87

Tiemblo

Tiemblo al roce de nuestra piel,
al choque de nuestras sonrisas,
a mis manos acariciando tus costillas,
al amanecer naranja en tus mejillas.

Tiemblo y me diluyo en tu ser,
al calor suave en tu vientre,
al helado toque en tus pies,
a las mancha perfectas y resilientes.

Me abrí paso para estar en tus sueños,
mas me diste visa para habitar en tus suelos;
adorando con mis dedos tus montañas,
besando en secreto tus paramos.

Le aposté a quedarme como refugiado,
gané trono y corona a tu lado;
aposté por un ratito de vida sin prolongación,
y me recompensas con inmortalidad.

Y tiemblo por trigésima vez contigo,
porque desde el beso dictas el destino.

Niorv Ogrin
13
8comentarios 74 lecturas versolibre karma: 97

Channis

Los taches se quedaron en la casa,
con suspiros que se profanaron en el pasado;
los cimientos que se levantan en la homilía,
parecen elevadores de niveles atascados.

Cualquier día a solas puede ser domingo,
para descansar de los azares y su tormento,
esperar entonces a que llegue el momento,
para huir y empezar desde cero.

El sol le sonríe incluso en el oscuro cielo,
para resanar las estrías de su compromiso,
la lluvia no cae sobre su suelo,
porque aguacero es lo que carga en su pecho.

Sentada con la dificultad de su soledad,
descansa en la esperanza de un mañana;
repara en los ensueños que germinan a la frontera,
cierra sus ojos para habitar en ellos.

Aunque levantarse una y otra vez,
ha sido lo que mejor sabe hacer,
la llama se extingue con el tiempo,
y la paciencia parece un lejano anhelo.

Un milagro tardío sigue siendo el deseo,
un pasaporte y dinero para no volver del paseo.

Niorv Ogrin
leer más   
3
sin comentarios 24 lecturas versolibre karma: 57

Onírico

Quizá no hay nada más,
solo espacio onírico y árido.
O quizá se olvidó aquél sonido,
que producen los labios al decir "jamás".

Yo observo el amanecer,
una y otra y otra vez;
no es el mismo color, lo sé,
porque dibuja lineas en mi piel.

Pero esta noche buscaré calor en mis pies,
buscaré fuego a mi mente inflamable.
¿Por qué depender de los labios
para acompañar este ocaso?

Quizá no aprendí a conjugar,
cuando del estar sin estar
simplemente no se halla,
y completamente se falla.

Quizá no queda nada más,
y no hay un objeto por intentar;
un reflejo naranja traspasando la ventana,
y la soledad acechando la puerta.

Al ocaso las letras son mi epitafio,
para al alba no renacer en vano.

Niorv Ogrin
15
8comentarios 119 lecturas versolibre karma: 104

Libertad

Esta noche parece ser eterna,
deseo en la boca se destila;
aunque ella no visite taberna,
sus besos saben igual al tequila.

Para besar no buscamos caverna,
solo el momento que se apila;
como el fuego que sutil hiberna,
nos arde en las piernas intranquilas.

De la recamara fuimos al baño,
y el baño jamás sudó en vano,
jamás se quedará en el pasado.

Con besos cerramos el viejo año,
no puede tildarse amor profano,
porque nunca habíamos amado.

Niorv Ogrin
leer más   
15
6comentarios 47 lecturas versoclasico karma: 103

Nuestro bar

No se si es verso libre, prosa, historia o cuento
sólo se que allí en ese pequeño bar brilla el intelecto


Allá a lo lejos
entre el bosque de poesía, lo ves?
allí ese árbol, el más hermoso
el más verde y frondoso

ése lleno de historias de vida,
entre los miles que hay
se distingue por sus hojas
con miles de versos escritos
que de muchos colores arroja.

Creció a través del tiempo
para cada uno de ustedes
simboliza la amistad
con mucha fraternidad

Sembrado en tierra fértil
abonado con lirismo excelente
siempre fue regado de anhelos,
letras y mucho compañerismo

Si sus ramas y hojas ves adornados
son los hurras, aplausos y bravos
flores y sombreros que lanzamos
al brindar por un compañero
y su poema perfectamente logrado

Recuerdas?
cuando andábamos de mesa en mesa
brindando con la copa de la vida
dándonos felicitaciones o tomando consejos

ya embriaga de contento hasta confundía
los nombres de las poetisas y apenada
mil colores a la cara me subían
ellas de tan buen humor se reían,
uuuufff ! que alegría!

Quisiera ponerle al árbol un letrero brillante
en lo más alto de la copa como el que ilumina
nuestro poético bar sus veinticuatro horas abierto,
poetas y poetisas entran y salen todo el día
ha sido el mejor acierto

Siempre recuerda
que éste árbol en sus hojas lleva magia
pues creció con un tronco fuerte
con raíces muy profundas
que se extendieron a todo continente

para que logres tus sueños,
a los que pones mucho empeño
te deseo la mejor de las suertes
en tu noble labor de poeta y escritor.

Tú eres como ese sembrador
del poema de Rafael Blanco Belmonte
que a diario siembra en el monte
para personas que aún no nacen ni conoce

y tú, tú siembras letras al mundo
que como buena semilla crecen se expanden,
brillan, dan frutos, se hacen grandes
para delicia de quién te lee

Deja decirte que tienes un lugar en mi corazón
aunque estemos muy lejanos
y nos separe cielos, mares u océanos
y la distancia sea muy extensa.
el habernos conocidos esa fue la recompensa

te dejo mis buenos deseos
además de mi fraternidad
para que los siembres en tu víscera cardiaca
no olvides que hoy en día se destaca
todavía el amor y la amistad.

Recuerda además hoy y siempre
que te doy mi mano franca
mi abrazo y compañia
y mi cariño a distancia

Yo me llevo en mi corazón
muy adentro del alma mía
áquel pequeño y alegre lugar
que ha sido nuestro bar
que felices nos unió un día

Sí, nuestro querido bar poético.



MMM
Malu Mora
leer más   
17
18comentarios 161 lecturas versolibre karma: 96

Cartapacio

Apunté la dirección de su mirada,
con los colores para cada ocasión;
lunes y martes rubor claro,
y los miércoles su boca sin pincelada.

Su aroma quiebra mi decisión,
cada jueves le cuelga su amparo;
los viernes de fotografías llena mi cartapacio,
porque los sábados decae la intención.

Los domingos en confesión reparo,
lo que provoca su vida en mi espacio,
una daga tibia o la bala helada,
concluirá el crudo curso de este aro.

Agazapado, acercándome despacio,
profanare los sueños de su mirada,
daré fin a esta absurda obsesión,
cuando mis rodillas rocen su palacio.

Atando sus manos, lamiendo sus gritos,
ausencia de velas para este rito.

Niorv Ogrin
10
2comentarios 37 lecturas versolibre karma: 115

Remedios

Me subo aquí sin remedio
porque remedio soy y lo que llevo,
remedio a la rutina de la oficina,
al transbordo y al símbolo que nos domina.

Nací en medio de todos,
jodido y en ayunas;
nací con la sangre en mis ojos,
con genes concluidos de escombros.

La mendicidad corroe nuestras manos,
eclipsando definitivamente nuestra mente;
anclando los pies, rasgando las alas,
sepultando cualquier mañana.

Y lo sé porque también he sido mendigo,
con el móvil en mis manos implorando a que suene,
para que me encadenen en un oficio simbólico,
ligado a un salario mínimo.

He perseguido una llave inexistente,
intentando liberar de mi cuello este grillete;
y correr las escaleras de arriba a abajo,
sin tener lo que produce la falta de billetes.

No es resignación el remedio que ofrezco,
quebré la cadena para no olvidar donde pertenezco.

Niorv Ogrin
11
9comentarios 95 lecturas versolibre karma: 103

El Bailarin

Pensamientos flácidos,
la fiesta va decayendo;
¿a quien le importa si mañana llueve,
o si los charcos son dulces?

Las ojeras de azulados resultados,
definen la edad mental del enamorado;
las palabras sobran dentro de este marco,
y la evidencia disipa el ensueño.

Miro hacia atrás, en el columpio,
los motores quebraron ese umbilical,
las luces opacaron una identidad,
que se resume a un ente en el asfalto.

El vino se mezcló con hambruna,
el móvil se perdió entre giros;
el vomito ahogó a las ninfas,
y el acero apunta a la cabeza.

En un ronroneo camuflado y tedioso,
cae ebrio el bailarín piadoso.

Niorv Ogrin
2
sin comentarios 34 lecturas versolibre karma: 40

Entre el poeta y la rosa

Un redondel infinito
azota segundo a segundo
la consciencia de que el mundo
se esfuma en lo fortuito.

El tiempo dice
que es hora de callar la victoria.
Ya no yacerá en la memoria
de un espíritu afligido que maldice.

Las ideas se me esfuman
cual helio en los globos,
se esfuman en retobos,
de puñales se esfuman.

El poeta se retracta
de sus palabras de amorío.
El poeta se retracta
de ser del llanto testigo.

Encéfalo que entiende
que las yardas son infinitas,
que no hacen más que dar vueltas
entre oscuras margaritas.

Epifanías de olvido
que juegan a mano negra,
revoloteando entre sinsentidos,
sinsentidos en la jerga.

El recuerdo petrifica
y 99 angustias diagnostica.
Entre desidias de otra vida,
juegan, juegan en la mística.

Sabiduría inconsciente
viaja en busca de lo nuevo.
Viaja buscando en lo nuevo,
lo escondido en la mente.

Como pastas caceras
sucumbe de placer tu luminoso recuerdo.
Anonadado de hieles dulces
se asoma a espiarle mi entrecejo.

Un derrame de lamentos,
teatrales obras escritas.
Un derrame de lamentos,
hecho de panes y espigas.

Respira tu deseo,
respira dormido.
Respira en detrimento
mi inoportuno amorío.

Excelencia de sonrisa
bajo la luna entrometedora,
y desvistiéndose la aurora,
se unen nuestras brisas.
Sopla tu brisa,
sopla la mía.
Soplan ambas y juntas,
en un sueño poetizan.

De azul pintoresco,
como tinte en un tintero,
que no sirve al poeta grotesco,
sino al poeta pintoresco.

Suaves texturas
en todos los rincones de la piel.
Suaves texturas,
en cada sitio y cada palabra de miel.

Soraya la estrella,
que juega con la oscuridad,
que dignifica a la soledad,
que soporta toda adversidad.

La persa mujer,
dueña de mi redacción.
Descalza camina el atardecer
con su maquillaje a la perfección.

El redondel infinito,
en tu vida de doncella,
me toma como hombre que delito
provoca al sentarse al lado de una mujer tan bella.

El redondel infinito
me acechó antes de tiempo.
Me quebrantó el hospedaje
en la poesía del enamoramiento.

J.D
leer más   
10
4comentarios 118 lecturas versoclasico karma: 92

Monocorde

Gritó desafinada y sin emoción,
con las pupilas clausuradas,
las uñas sin hincarlas,
en su vientre otra demostración.

Encendió el alba con las bragas guardadas,
las manchas de la sabana para enmarcarlas,
el humo de su cigarro perenne,
monocorde a sus escenas recicladas.

Las ganas tendré que identificarlas,
en mi cabeza se rebosan a falta de higiene,
silencios inconclusos a falta de moción,
flácido ante las horas para penetrarlas.

Perderé aunque mucho la desmelene,
no es más mi falta de atención,
la manzana por siempre pintada,
tan solo porque no se viene.

Sumergidos en los ecos con batuta,
dudando mientras otros lo disfrutan.

Niorv Ogrin
7
5comentarios 97 lecturas versolibre karma: 102

Sueños Recurrentes

Es el sueño más recurrente,
el que se disipa con dificultad,
es el que se mancha con seguridad,
el que se quiebra sin tener fragilidad.

Tiende a ser la moción
que nace de los héroes enaltecidos,
y que se escapa al abrir los ojos
engañoso, fétido pero innato.

A estas tibias manos
no le enseñaron a aferrarse,
para no soltar los andamios
que construye la avaricia.

Y es en ese disparo helado,
donde el sueño implora por su vida,
donde todas las maldiciones desgarran los días,
atardeciendo la paz y la cordura.

¿A que soñador le dan ganas de vivir,
cuando el despertador lo llena de golpes,
y se empieza a intuir
que el sueño se rompe?

Es el sueño recurrente
el que se sacrifica facilmente.

Niorv Ogrin
9
sin comentarios 79 lecturas versolibre karma: 109

Azucar

Un poco de azúcar bajo las estrellas,
y las fresas del alba en sus mejillas,
son el recuerdo de sabores afrodisíacos,
que se desnudan en la oscuridad.

La palabra en mi lengua,
que se conjuga explosivamente tímida,
determina la hora de mis ojos,
la fecha exacta en mis muñecas.

Y no huyo del enredo de sus piernas,
ni del incandescente aroma de su vientre,
por disfrutar una vez más,
la aurora boreal de sus gemidos.

Mi nombre yace fundido en su pecho,
indeleble destino de amaneceres añorados;
mi lengua conjuga el azúcar que corre por su piel,
de rodillas despierto en que aún no he muerto.

El dorado traspasa la glucosa de sus labios,
un arco iris dibuja sobre mi resabio.

Niorv Ogrin
9
4comentarios 86 lecturas versolibre karma: 92

Aunque

El cajón se atasca de nuevo
con todas las camisas de la semana;
cuanto quisiera no desbaratar la cama,
aunque la cesta no está vacia…

Usar la camisa del ayer,
con los anteojos del eterno escape;
usar los zapatos de suela adherente,
camuflarme entre los segundos del tren.

Ya mis manos libres de tinta,
y el sombrero cubriendo la mirilla;
no es dejar el ser en el pasado,
será moverse por el cambio.

Las letras están afuera,
el ego lo llevo por dentro;
nadie podrá saber quien eres en realidad,
nadie podrá ver con anhelos ciegos.

Redoblantes al amanecer,
cada paso se adhiere aún más al destino,
parecerá un camino infinito
aunque la venganza es un silencio implacable.

El cajón se atasca de nuevo,
aunque no soy lo que llevo puesto.

Niorv Ogrin
11
2comentarios 67 lecturas versolibre karma: 111

por mera omisión

¿cuanta poesía se puede crear

con la vida satisfecha?



con las entrañas contentas —no.



escribir es introspección

y

la introspección duele.



garabatear textualidad optimista

¡oh!

¡la vida!

¡la vida!

qué le ven de tan grata —patrañas.



la poesía se sangra y se llora

ser poeta es escarbar en la oscuridad

hasta convertirla en una sustancia tangible: como una masa de modelar



excepto que es ella

quien nos modela

nos manipula la existencia

nos sangra

y

nos llora

hasta que ignorarla

no sea una opción



es ahí cuando

uno se queda sin opción

y se convierte en poeta

por mera omisión.
3
sin comentarios 22 lecturas versolibre karma: 32

En Su Jardín

Hablame bajo esta luna,
que solo me lleva a ti;
corona nuestros recuerdos,
con la lluvia y pequeños destellos.

El marcapasos no traicionará esta vez,
ni el vibrato inesperado del móvil,
ni la distancia absurda,
que suele envolverse en nuestros pies.

Hablame que aquí me tienes,
y enciende esta tibia noche;
como lo hacen las luciérnagas,
que danzan bajo las estrellas.

Acampemos aquí y ahora este presente,
encendiendo una fogata con recuerdos ingratos,
llenemos nuestros labios con más promesas,
dejemos caer al suelo nuestros engaños.

Hablame en susurro al oído,
para tallar este momento en mi memoria;
porque el color que emana de tu boca,
son tresillos de dulce sonido.

Hablame fluido y concreto,
para quedarme en algún recuerdo.

Niorv Ogrin
4
2comentarios 48 lecturas versolibre karma: 68

Querida Inocencia

No quiere llenar su valija,
más sabe que es momento de partir,
ya sus amigos dejaron el castillo,
y no puede decidir.

Su amiga de trapo se ha silenciado,
en algún rincón del corazón,
con caramelos su voz ha guardado,
dando paso a la realidad encaprichada.

El sol no es amarillo, es de fuego,
las hojas no son verdes es fotosíntesis,
la sangre no es roja, es el hierro,
y el ratón Perez le atrapo mamá ayer.

¿Margarita de trapo cabrá en la valija?
Se pregunta con el ahogo del sollozo,
ombligo destrozado de dolores,
el último reflejo de lo que dejará de ser.

Se columpian los temores sobre el lago,
gota a gota ha ido incrementando,
se columpia con la angustia,
saber que un día de estos entenderá.

A crecer con indulgencia,
adiós adiós querida inocencia.

Niorv Ogrin
leer más   
9
7comentarios 90 lecturas versolibre karma: 90

Iceberg

Dejar a flote lo que quieren ver,
para en el fondo proteger;
la neblina será suficiente,
para entre hielos la verdad absorber.

¿Quien se toma el tiempo para escoger,
el mejor camino sin peligro distante?
¿Quien apunta sus cañones en contra mío?
¿Quien osa sus anclas recoger?

Yo me silencio sutilmente,
la soledad a la extroversión comprimió;
quien viene contra mí no puede volver,
quien viene contra mí es un demente.

Entonces la corona del diablo lamió,
la sospecha comenzó a llover;
los flotadores vuelven a emerger,
con un "lo siento" que gimió.

Al fondo mentiras me dio,
que hasta el Titanic hundió.

Niorv Ogrin
leer más   
12
1comentarios 60 lecturas versolibre karma: 95

Poética

Después de escribir un poema haces otro, desechas los dos y lo intentas de nuevo, y la noche languidece sobre tus ojos, pero quieres seguir intentándolo, hasta que llega un verso mágico, y brotan todos los demás, en tropel, como una incontenible avalancha de palabras.

Sientes que la sangre se enciende, sientes que se te escapa un tesoro, sientes que no puedes controlarlo y escribes sin detenerte, con profusión.

Entonces lo lees, una y otra vez. Te suena el primer verso, los otros, no sé. Corriges, tratas de corregir, pero no puedes. Dejas de pensar un momento en el poema, lo vuelves a leer, y tu oído empieza a acostumbrarse. De tanto repetirlo, haces que te suene bien, de tanto decírtelo ya empieza a parecerte un poema. Pero te engañas, estás escuchando tu propia voz.

Piensas que solo si lo leen otros lo sabrás, pero sabes que ni aun así podrás descubrirlo, porque desconfías de los demás. Ellos no son poetas como tú, y aunque te guste escuchar halagos, recibir likes, leer comentarios que derrochan admiración y creerte un elegido, sabes que nada es seguro. Lo único verdadero es que no eres poeta antes de haber concluido un poema.

El día resurge en cada palabra. Sigues escribiendo y publicando con dedicación, hasta que alguien, desde unas líneas generosas te cuestiona que tú no eres poeta, porque escribes para los demás; eres más bien, un complaciente escribidor, o un pergeñador de frases intrascendentes.

Y en verdad, tú eres poeta cuando es honesto lo que expresas y puedes arroparlo de belleza y de misterio, aunque no lo quieras compartir, porque la poesía se hizo para que cada quien pueda descubrir la hondura humana, la propia y la de los demás… ya es de cada quien, tratar de conectarla con el resto de la humanidad. Y a veces se logra, y se hace la luz sobre el poeta; pero, en ocasiones, todo no es más que apariencia, que el tiempo se encarga de cubrir de olvido o vacuidad.

Y también hay ocasiones en que el poeta muere antes de nacer…
leer más   
11
1comentarios 89 lecturas prosapoetica karma: 83
« anterior123459