Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 16, tiempo total: 0.024 segundos rss2

Hipérbole

El amor que te prodigo, es tan intenso como el poder de los Ángeles deteniendo los cuatro vientos...
No sé, no, no sé, cuándo te empecé a querer, porque mi intuición dice que fue antes de saberte...
Lo que yo sentí al tocar tus labios con mis dedos fue como rozar el dulce azúl del cielo y olvidé mis miedos...
Tus caricias me trasladaron a otra dimensión, trepada en el Halley y se me olvidó toda confusión...
Tu mirada me hace sentir como la belleza encerrada en la sonrisa correspondida de un alma extraña... Cuando besaste mis labios y mi rostro por primera vez, descubrí que sobre aguas quietas se desvanecía toda mi altivez...
No miraré a otros horizontes mientras tú estés aquí o en el Oriente o colgado de la estrella Cor-Carolí...
Y he pensado que es más fácil que la sal del mar pierda su salinidad, que yo dejar de encontrar en tu voz infinita serenidad...
He decidido hacer un pacto con mi corazón, solo a ti te tengo y no dejaré de amarte hasta que resucite el mar muerto...
Y el sonido de tu imagen la tendré presente hasta en mi sombra aunque los lirios de la media luna desfallezcan en la penumbra...
En mi corazón habitarás, aunque de respirar dejara, están estas mis palabras que dejarán huella como el viento forma dunas en el Sahara...

Letizia Salceda,,,
leer más   
19
6comentarios 82 lecturas versolibre karma: 122

Discípulos del miedo

La inmensidad del estar despojado
te da valor.
La sospecha de amor sin recompensa
te presta amaneceres.
La melancolía sin duelo
mendiga amor,
tortura nocturna del no-me-olvides.
Clandestinidad que te devora
y vomita caridad.
Apetito humilde, hartazgo de promesas,
instantes de miseria sin papeles,
besos furtivos en el balcón
de la muerte.
13
4comentarios 88 lecturas versolibre karma: 109

"¿Se podrá tener nostalgia de algo que aún no te ha pasado?" (@Pequenho_ze y @Daniel)

La caída del imperio
del tiempo, ya sin razón,
por un gran acantilado
demuestra que nunca yo
fui capaz de sostener
la memoria del error
que dibujó los recuerdos
con un puñal en la voz.

Ardieron todos los nidos
pero volaron las dudas
antes de que las cenizas
asolaran mis facturas
y con el miedo asomando
en las mañanas tan duras
arrastro a mi misma muerte
a cavar su propia tumba.

En las dunas de mi piel
siento el aroma maltrecho
de una locura creciente
que siempre estuvo al acecho
de un cuerpo al que visitar
ahora que no prometo
nada imposible y ya sólo
doy besos a mi esqueleto.

Con los párpados ardiendo
una mueca gris por boca
que proclama hoy la renuncia
a la promesa devota
de tener sin posesión
a la caricia masoca
que es frágil como tú pero
hoy también se encuentra rota.
44
26comentarios 281 lecturas versoclasico karma: 108

Senryu (n4)

Primera cita;
dos tazas de café
y una promesa.
leer más   
11
7comentarios 101 lecturas versoclasico karma: 82

Él

Crótalos en una boca
temblando sin tener frío.
Llevaba la lengua rota,
con hoja de doble filo
y un cauce de agua salada
de los ojos al ombligo.
No pretendo exagerar.
Una tarde de domingo
apagué en mi corazón
los restos de un cigarrillo.
Extinguidas las promesas,
extinguido el compromiso.
No pretendo abrir heridas
con un poema tardío.
Sin disculpas que me excusen
ni reencuentros previstos,
sirva hoy a la voz postrada
este romance afligido,
creado con pesadumbre
a la sombra de un suspiro.
No pretendo que se alargue
este poema sencillo,
escarbar en cicatrices,
recordar lo que es olvido.
Yo te quiero ya pasado.
Aún me queda castigo
cuando se acerca la noche
y reconozco el crujido
de una traición en el pecho.
17
8comentarios 115 lecturas versoclasico karma: 80

Habitación

Esa habitación, donde hay poquísima luz, donde las paredes están formadas de acero y metal blando.
Tropiezo en sus superficies verticales y se golpea la fe; ahí sangra la esperanza.
Esa habitación está cerrada, no le entra luz ni de luna ni de sol, pero de igual forma camino dentro de ella; me le sé los muebles, las sillas, tu rostro de pequeña y tu grito de susto.
Esa habitación espera que se rompa la aldaba y se rompa el candado.
Desea soltar el cerrojo, correr los pestillos.
Bastaría una ventana, un simple corriente de aire, alguna ruta de luz.
Quizá crezcan plantas al Sur de sus rincones, alguna semilla germinaría, una flor posible giraría al Norte.
Esa habitación desea ser habitada, solo que acercarse apenas al umbral da miedo, hace correr a los pies y a las manos alejarse.
Esa habitación tiene tierra fértil para el miedo, pero bastarían pocas caricias a su suelo para que le brote el amor.

Tú has girado la cerradura. Has entrado en esa habitación más de una vez.
Entras y sales, lo sé.
En ella te he visto de espaldas y de frente.
No te vayas, por favor, no te asustes.
Yo no pretendo aturdirte, apenas anhelo poder ser a tu lado, en tu compañía.
No le tengas miedo a esa habitación.
De ella te prometo girasoles y crisantemos.
Pétalos para su suelo, aroma de vainilla y coco, azúcar moreno y café, si gustas, amargo.
En esa habitación hay una mecedora de caoba y he visto que mientras meces a la niña, van saliendo soles anaranjados por las esquinas, desde las rosetas de las bombillas vacías brotan sarmientos y vides.
Esa habitación no es más que una promesa esperando ser cumplida.

Todos los Derechos Reservados
Gnosis Rivera
Derechos de Imagen:
©Josephine Cardin -
Between Lock and Key' by Josephine Cardin, 2015
leer más   
5
1comentarios 29 lecturas relato karma: 45

Allá ella va

Allá ella va
con los puños cerrados,
sin un recuerdo
de una pasión.
Allá ella va
sin mirar atrás.
Los ojos derramados
en busca de calor.

Allá ella va
soltando su cabello,
demorando el paso
de una vejez.
Allá ella va
negando su pasado.
Su alma ya no late
pues no confía en nadie.

Las flores que sólo
iban riendo:
colgadas, ahogadas,
en un espejo fiel.
Teñían la promesa
de un futuro (hoy) tajado
sobre las manos
que no paraban de hablar.

...

Las hojas caídas
iban aullando:
gastadas, pisadas,
en un río sin piel.
Daban constancia
como un manifiesto:
aquí todo exhala
abandona la esperanza.

Allá ella va
trozando ilusiones,
haciendo nudos falsos
para ella ganar.
Y allá fui yo
con las vías a un lado
siempre preguntando
por qué todo murió.

Acá yo voy
con una mano en el pecho
y la otra, del cuello,
asfixia su memoria.
Y ella se fue
sin luces de noviembre,
poniendo el pie a enero,
ya a nadie va a encantar.
leer más   
7
sin comentarios 67 lecturas versolibre karma: 92

Si no eres tú

A pesar de que

el Mare Mortum es salado
por lágrimas vertidas,
 el cielo sobre Siria es rojo
por bombas occidentales,
 las campanas que tocan a muerto
desafinan,
 la hambruna se extiende en ¾ partes del mundo
mientras tú tiras comida,
 el pensamiento políticamente correcto invade occidente
mientras el resto vibra de vitalidad,
 no te pasa a ti,
le pasa a tu otro yo.

A pesar de todo eso,
 el mundo es un lugar bonito
para
vivir, cantar, bailar, amar, caminar, besar, reír, follar, leer, nacer y morir
si no te importa
que algunas personas
mueran, giman, se arrastren, odien, escupan, lloren, violen, maten y sufran

si no eres tú.
5
1comentarios 158 lecturas versolibre karma: 56

Las promesas

¿Qué le pasa al mundo con las promesas?
Una vez que se hacen
automáticamente se dejan.

Mi cabeza está saturada de ellas,
yo te prometo, yo lo cumpliré,
yo soy diferente a aquel.

No quiero volver a oír la palabra prometer,
no quiero más decepciones a granel.

Deja que la vida te sorprenda,
es la mejor manera de vivir,
pues si no hay promesa
No hay nada que incumplir.

Borra de tu diccionario
este concepto endemoniado,
porque si alguien quiere hacer algo
lo hará sin nada decir.

Quiérete,
no vivas de palabras,
pues después de hacerte feliz
te arañarán la espalda.

Deshazte de las promesas,
tíralas cuanto antes,
antes de que hieran,
antes de que maten.

He visto corazones desangrados
y ojos inundados.

Cuerpos vagando por un mundo incoherente,
que, a pesar de estar vivos,
por dentro son inertes.

¿Por qué seguir con algo así?
Pocas promesas he visto cumplir,
algo que hace menos bien que mal
no debería existir.

Así que no esperes,
aprende a demostrar,
y a que tu felicidad no dependa
de la palabra de los demás.
6
1comentarios 136 lecturas versolibre karma: 1

Luz

Tengo la historia más maravillosa del mundo, tengo sus sueños y tengo sus deseos. En sus ojos he encontrado la luz que me hacía falta en este túnel tan largo y oscuro, que esta muy frío, donde te necesito. Esos ojos son el pasaje secreto de un cerradura cromática… que lastimosamente no me pertenece. Soy una diosa, me siento diosa, cuando aquellos ojos me ven, cuando aquellos ojos sonríen, esa luz a iluminado mi vida durante un tiempo largo. Donde he aprendido a apreciarle de mil maneras, esa luz, es mi luz, es su luz. Nada debe tener coherencia, solamente danzamos lentamente al ritmo de la luna. Una luna palpable, porque sé que no es necesario decir lo que siento por ti o lo que sientes por mi, eso es algo inevitable e inexplicable.
 Siento miedo, tengo mucho miedo. Porque esos ojos tienen un brillo más grande y, no son causados por mi… siento miedo, tengo mucho miedo. Puedo sentir el dulce palpitar de tu corazón, cuando te abrazo, cuando te acaricio. Soy un poema. Soy un poema largo, con muchos bajones, con muchas alegrías e ironías, soy el cielo y soy el mar, soy esa isla a mitad del océano. Soy tus sueños, me reflejo en las más altas constelaciones, relevando en sí, tu más bonito y apreciado secreto. Y es inevitable, porque cuando te tengo, no te dejo ¡Jamás! Tengo promesas, eres mi promesa, somos promesa… En mis noches de lunas de soledad, estas tú, cerca de mi, abrazándome, sintiendo un calor excitable, sintiendo como acaricias, sintiendo ese movimiento de ajedrez totalmente correcto. Un rey nunca pierde a su reina y una reina siempre protege a su rey.
 Razonablemente encuentro el amor en sus ojos, en mis miedos, en nuestras promesas, en nuestras lunas, en nuestros abrazos, en nuestras miradas eternas, en nuestra infancia y en algo tan sencillo como un juego de mesa, donde un solo movimiento en falso y podrías perderle todo.
 Hay poemas de caras largas, hay poemas de miradas, hay poemas de sonrisas, hay poemas de gestos. Hay poemas en este túnel tan largo, donde sus ojos son mi luz, que locura, es una locura. Me siento cuerda.
 Hay una llama en mí, que se extingue. Creaste luz, cuando solo querías oscuridad.
leer más   
4
1comentarios 123 lecturas versolibre karma: 54

Ausencia

Tengo mucha sed de ti
hace mucho que no te bebo,
muero por bañarme en tu río,
navegar en tus placeres;
empaparme de tu sudor como si fueran gotas de rocío al alba.

Cual jardinero riega la planta
no la dejes secar
hazla florecer.

Eres la lluvia deseada
en época de sequía.
Una lágrima de felicidad
derramada como el agua bendita
en la pila bautismal.

Océano que brama
y reclama apagar este fuego incesante.

Oasis en mi desierto,
espejismo de cada noche...

-Aria Nahual
Mierc/ abril 30/ 2014
leer más   
3
2comentarios 61 lecturas versolibre karma: 46

Declaración de amor

Tú me haces ser fuerte y confiado,
tu amor me hace crecer y mejorar.
Tú eres mucho más de lo que alguna noche pedí a Dios.
Eres mi bendición matutina y mi escudo nocturno.
Sé que de tu mano voy seguro por el mundo y sé que tú te quedarás hasta que sea mi último respiro.
Confío en tí, en lo que dices y piensas porque el corazón me lo dicta.
Eres mi camino, mi canción y mi poesía.
Eres mi puerto, solo hacia tí quiero remar y descansar.
Tus manos, tu boca, tu pelo, tus movimientos, tus dobleces...toda tú eres la más bella expresión de amor.
Tu historia es segura conmigo.
Y mi amor en tu vientre crecerá.
Juntos cruzaremos el umbral
para amarnos una vez más.
leer más   
3
sin comentarios 68 lecturas versolibre karma: 34

Te amo

Te amo,
y se siente entrañable:
como amor de ojos anegados
por góticas húmedas y tibias

Te amo sin el deseo vanidoso de darte la felicidad
pero con la necedad de dártela toda

con la promesa del desposeído
que solo se tiene a sí mismo,
y el desespero del pobre
que vive al día;
y al mismo tiempo,
está claro,
hay la locura del emprendedor
que sueña el final, construyéndolo

Te amo con el arranque del bandolero
y la urgencia del enfermo
sí,
la del terminal,
que roba minutos
y se sobrepone al diagnostico final
sí,
al diagnóstico final

Te amo
y sí,
es a esta hora,
la que sea
aquí,
donde sea
leer más   
5
sin comentarios 46 lecturas versolibre karma: 46

Mi promesa

Entre juegos mi amor despertaste
como amigos en mi alma entraste
con los días mi pasión animaste
y entre detalles mi corazón encadenaste.

Ahora un sueño de amor iniciamos
una promesa de entrega nos hicimos
un sentimiento de amor conjugó
esta unión y lealtad se asentó.

Con consejos de familia y amigos
aprenderé a amarte más cada día
con la inspiración de mi días te abrigo
llevándote en mi alma siempre conmigo.

Iniciamos esta aventura
que prometo será un locura
donde las almas se aceptaron
y para amarse se encontraron.


Las letras de mi alma.
leer más   
2
sin comentarios 24 lecturas versolibre karma: 24

En memoria de lo que fue

Suelen decirte que las cosas mejorarán, que pese a lo mal que lo pasaste no merece la pena ahogarte en tus penas… que todo basta con tener la frente en alto y seguir adelante.

Pero no se imaginan la lucha diaria por salir de tu propio infierno y de lidiar con tus propios pensamientos. ¿Y el dolor? Es inevitable no recordar las palabras bonitas que decía cuando la chispa aún no se había apagado. Los «siempre juntos» que retumbaban en los oídos después de una pelea o en un momento de silencio.

No entiendo esa manía de aparecer cuando ya estaba todo estable. ¡Qué manera de descolocar! ¿Por qué tiene que volver todo lo que ya estaba enterrado? Puede que – sin querer – hayas esbozado una media sonrisa al acodarte de mí y de todo aquello que parecía no terminar nunca. O, quizás, te haya dado por borrar esos momentos al compartir tus latidos con alguien más.

Ya no te he pedido nada. Hasta escondí tus obsequios para no tener que acordarme de ti, no he vuelto a usar tu camiseta porque sueño contigo cuando se esconde el sol. Me ha costado superar esa etapa tan llena de dolor y noches sin poder dormir por las lágrimas acumuladas en mis pupilas… hasta borré de mi alma la promesa de un futuro juntos.

Te lo pido como el regalo de cumpleaños que tenías pendiente: no te atrevas a regresar.
leer más   
5
sin comentarios 41 lecturas prosapoetica karma: 31