Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 682, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Fue preciso...

Fue preciso que te viera,
que sintiera tus palabras
recitando mi poema.

Me dijiste que tus ojos lo leyeron
una tarde, en el cuaderno de una amiga,
y quedaste impresionada
por la rabia que llevaba.

Yo quedé muy sorprendido
y pensé que exagerabas.
Recordaba aquel poema
como fruto de unos versos
que salieron, sin pensarlo.

Fue una tarde de septiembre
en que volaron esas letras de mi cuarto
intentando ver las olas de la playa,
pasear por sus arenas,
embriagarse con el yodo
y el salitre de las aguas.

…De esta forma coincidieron nuestros pasos
a través de mi poema.

Rafael Sánchez Ortega ©
03/09/18
6
2comentarios 28 lecturas prosapoetica karma: 97

Llueve...

Llueve en
mis ojos,
recuerdos...

Resbalan
por mis
mejillas...

Llegando
hasta mi
alma...

Y mientras,
afuera,
el sonido
de esta música,
llamada
LLUVIA...

Me acompaña
al compás,
de estas
nostalgias...

© Derechos de autor
Isa García
leer más   
14
sin comentarios 69 lecturas prosapoetica karma: 137

Abuelos

Dos ancianos muy unidos
en una solitaria casa
compartían el abrigo
y el calor de algunas brasas,
se sentaban bajo una parra
en sus sillas mecedoras
discutían como niños
pasaban así sus horas,
si uno se ponía triste
porque un recuerdo lo apenaba
agachando la cabeza el otro
en su penar lo acompañaba.

Se contaban sus historias
una y otra vez escuchadas
como si fueran historias nuevas
como si nunca las contaran.
Caminaban por las tardes
daban la vuelta a la plaza
al entrar el sol volvían
por el mismo camino
a la casa.

Una tarde solo uno
dió la vuelta a la plaza
y cuando alguién pregunto
¿y a su amigo que le pasa?
le corrieron por las arrugas
hasta la espesa barba
unas lágrimas que humedecían
con dolor a sus palabras
-él se quedó dormido,
dormido bajo la parra,
sus últimas palabras fueron
-amigo hace frío, entra a la casa-.

Y el abuelo con dolor
comenzó a decir en voz alta
-ahora mis historias
seran historias solitarias,
ya no tengo quien las oiga
ni quien comparta mis charlas-.

Se fue lentamente el abuelo
murmurando unas palabras,
sin su amigo no tenía consuelo,
la soledad lo acosaba,
pero ¿que alma sin un amigo
no se sentiría solitaria?.

Al abuelo lo encontraron un día
sentado en su mecedora
mirando el lugar vacío
cansado de contarle historias.
Poco a poco se quedó dormido,
dormido bajo la parra,
lo vino a buscar su amigo
se fueron a charlar sus almas.
(Allá por 1977)
leer más   
16
10comentarios 78 lecturas prosapoetica karma: 136

Vuelo para soñar

Ahogado en sus penas en la orilla del río contempla una avioneta.
Sorprendido, lo único que se halla en su mente es el pensamiento de él dentro de esa avioneta. ¡Que feliz sería en esa avioneta!, Todo sería lo que dejaría abajo y él, emocionado, acojeria lo nuevo sin pega alguna en la boca. Pero sabía perfectamente donde estaban sus pies , su trabajo y su futuro, pues difícil es otra vida para un muchacho de campo que tiene por pasión escribir y soñar con ver la ciudad
leer más   
5
2comentarios 35 lecturas prosapoetica karma: 66

Sin título...

Te escribí,
con ansias
esta mañana.

Acompañada
de un café...

Empecé a
plasmar, en
esta hoja
de papel,
lo que mi alma
me dictaba.

Eran
sentimientos
sublimes, que
desbordaban
mi alma.

Empezaron
a dar forma,
y se
convirtieron
en preciosos
versos,
contando
una historia,

Nuestra
historia...

© Derechos de autor
Isa García
leer más   
6
2comentarios 60 lecturas prosapoetica karma: 76

Humo en mi mente

Es en ese momento donde mis males viajan, aunque vuelvan. El humo nubla mi vista pero despeja mi mente , la que se encuentra aturdida y confusa. Viniste de la maldad pero con un toque alegre, llenaste mis entrañas de ilusión para volverme adicto a ti. Me encuentro en lo más oscuro, junto a ti, pero está vez eres la única luz, aunque te desvaneces con cada suspiro. Me siento feliz contigo pero tú me arrastraste a esta oscuridad donde nos encontramos solos
leer más   
6
sin comentarios 41 lecturas prosapoetica karma: 77

Recuerdo...

Recuerdo la calle aquella
donde nos conocimos,
y recuerdo la acera estrecha
donde nos cruzamos y te empujé,
sin darme cuenta.

También recuerdo la frase atropellada
y nerviosa, disculpándome,
y tus ojos, que los recuerdo,
con su alegría al mirar los míos,
aceptando mis palabras
y disculpas.

Pero te recuerdo a ti, minutos más tarde,
cuando te vi en la cafetería de la plaza
tomando un capuchino.
Creo que nos miramos, nuevamente,
que sonreímos
y que me acerqué a tu mesa.

Nos presentamos,
charlamos de mil cosas,
pedimos otros cafés
y hasta recordamos el empujón
que hizo que nos conociéramos.

Rafael Sánchez Ortega ©
31/08/18
6
sin comentarios 35 lecturas prosapoetica karma: 83

Ahora entiendo...

Ahora entiendo los errores del pasado
y comprendo que me pude equivocar
al suplicar que me quisieras.

Si lo hice es porque estaba convencido
de que había un sentimiento compartido,
una dulce afinidad entre nosotros,
y me pude equivocar, lo reconozco,
aunque nunca comprendí que te marcharas
y negaras todo aquello que decías
en tus letras y palabras.

Ahora entiendo que me pude equivocar
al quedarme, solamente,
con el eco de tus letras,
y tu voz, tan melodiosa.

Pero pienso que es posible que ganara
a pesar de soportar ese susurro
del “te quiero”,
musitado por tus labios
tantas veces.

Rafael Sánchez Ortega ©
01/09/18
6
sin comentarios 35 lecturas prosapoetica karma: 101

Reflexión 2

Siempre estamos acompañados
Pero del mismo modo solos
Uno siempre tiene a su yo
Pero en noches grises uno no lo encuentra
Buscamos a esa media naranja
Pero al final ella es la que tiene que aparecer
Nos evadimos de todo pero es cosa de minutos
No hace falta ayuda por el camino
Pero sin esa ayuda el camino es más difícil,
Lo que lo hace más divertido
Pero más triste, más oscuro.
leer más   
5
2comentarios 37 lecturas prosapoetica karma: 91

La más sabia decisión

La última jarra con agua potable, que quedaba disponible tras el apocalipsis, reposaba en la cima de un moderno rascacielos. Dos litros y medio de esperanza a la sombra, sobre una mesa de cristal y junto a un vaso vacío. En la planta baja, frente al ascensor, una veintena de jóvenes discutía enérgicamente acerca de quiénes merecían subir para tomarla y de qué manera la compartirían. Un anciano, en cambio, fue mucho más astuto. Una vez que logró estar en lo más alto, cerca del tan preciado objetivo, derramó el agua y arrojó el vaso bien lejos. Pensó: "¿De qué serviría seguir viviendo un tiempo más, o permitir que otro lo haga, en un mundo como este, donde alguien que subió rengueando, por la escalera caracol, fue el más rápido de todos?"
leer más   
4
sin comentarios 16 lecturas relato karma: 45

Sin título...

Hagamos
magia...

Tú y yo,
cogidos
de la mano.

Recorriendo
cada rincón
de Madrid.

¡Bailando!...

Y una
esencia,
de este
amor, en
el aire,
queda...

Donde
allí, aguardan
esos BESOS,
nace, un
bonito
VERSO...

© Derechos de autor
Isa García
leer más   
17
2comentarios 78 lecturas versolibre karma: 112

Mientras todos dormían...

Mientras todos dormían yo te miraba
y vigilaba tu sueño,
en el lecho compartido

Afuera la ciudad cerraba sus párpados
en la noche,
y dormían sus casas, sus calles,
los coches estacionados
y hasta los semáforos
que se habían quedado estáticos.

También dormía el silencio
y yo velaba su voz, tan silente,
y el recuerdo de la tuya
que había quedado, nerviosa,
en mis oídos.

Y aunque el tiempo también velaba,
hacía correr los segundos,
siguiendo su curso,
en ese momento de sueños y descanso,
donde cada instante que pasaba
era uno menos en la resta
para llegar al amanecer.

Rafael Sánchez Ortega ©
30/08/18
13
sin comentarios 66 lecturas prosapoetica karma: 113

Letras entre olas...

Letras
que van
surfeando,
en este mar.

Entre estas
olas de
emociones
que van
y vienen,
se disparan
sentimientos...

Estas olas,
traen versos,
acompañados
de una
melodía,
con aires
de tus besos...

El sonido
del mar, y
su brisa,
te hacen,
sentir bien

Cuando
cierras los
ojos, y
te olvidas
de todo.

Sólo
escuchas
las olas del
mar y tu
corazón,
latiendo
con brío,
está...

Por ese
amor, que
mil vueltas
en tu
cabeza
te trae...

Versos
surferos
que danzan
al aire, y
en el
mismo
cielo se
escribe, la
más bonita
poesía,
junto a
este
atardecer...

Letras,
surferas
en forma
de versos,
que calan
en el alma.

Florecen así,
sentimientos
a flor de piel.

Y mientras
en tu piel,se
erizan tus
vellos...

Rompen así,
en la orilla,
del mar,
y estos
versos
surferos,
tu nombre
llevan...

En tu piel
acaban, y
te acarician.
Y en tu alma,
por siempre
quedan...

© Derechos de autor
Isa García
leer más   
12
6comentarios 123 lecturas prosapoetica karma: 113

Bienvenid@

Los días de tus menos dos palabras estrangulan los métodos, en tanto las más dos mías hacen requisición del recuento de los daños.

Son incoloros por inherentes al por qué de mis respuestas, malditas pordioseras de tus preguntas.

Bajito escuchó tu oído al trueno sonar de esta campanilla, seca ya de tu isotónica palabra.

No hilaré ni una sílaba...

Bajito será el paso de mi cansado pespunte.

Te deberé el portazo. Prometo ponerme a cuenta cuando notes tu triste sorpresa flotando sobre ese charquito de estrellas... el de un adiós sin interlocutor, que será tapete de bienvenida en el huérfano recibidor de la nunca despedida.


Amén.



Yamel Murillo



Cloroformo, papel y pluma©
D.R. 2010
leer más   
11
9comentarios 75 lecturas prosapoetica karma: 118

Sin título...

Y el
café,
se
enfría...

Al igual
que estas
ganas
mías.
de esperarte.
cada día.

Al saber,
qué tú..

No
vendrás...

© Derechos de autor
Isa García
leer más   
7
4comentarios 53 lecturas prosapoetica karma: 100

Podría...

Podría volver sobre mis pasos
y recorrer, de vuelta,
este camino en que me encuentro,
para llegar, de nuevo,
hasta tu lecho.

Podría llamar a tu ventana
y despertarte, hacerte levantar
y abrir tu puerta a mi persona,
para luego, con tus ojos soñolientos,
preguntarme qué quería.

Podría mirarte y saludarte,
acercarme hasta tu lado,
y buscar en tus pupilas esa llama
vacilante, y tan sencilla,
que destila el santuario
de tus ojos.

Aunque también podría continuar
por el camino que ahora llevo,
seguir sin acordarme de tu casa,
y olvidar que un día nos miramos,
nos amamos y besamos.

Rafael Sánchez Ortega ©
29/08/18
14
9comentarios 71 lecturas prosapoetica karma: 110

O misantropia

O misantropía que te sientas desnuda en mis piernas, cansadas de caminar por la vida.

Yo podría bailar con usted señora de lunas de otoño; con olor en la piel de una flor misteriosa y abstracta, floral, con notas verdes en el vientre.

Con
usted señora de piernas cansadas por la vida, caminaremos muy lejos por los bosques de pinos y lagos, para hacer estallar los dardos del sol.

Estas humildes notas son un homenaje a las mujeres de piernas cansadas por la vida, con los ojos cansados como pétalos de rosas de mayo, una piel de mujer con solera. Una sensación femenina que evoca el olor de la piel bronceada en el mar, unos pechos construidos, entorno al jazmín de Sambac: con un fondo de Chipre.

Mujer bella,

curtida por los años como naranjas del Brasil. Un cuello a la medida sin lazos, sin cadenas, sin limites, con olor y sabor a fresia blanca.

Un cuello para hundirse. Preámbulo de aguas más profundas empapadas de Albahaca:
pensado solo para mujeres con ganas y ilusiones interminables por vivir.
Che-bazan.España
leer más   
10
6comentarios 69 lecturas versolibre karma: 117

Sé que soy...

Sé que soy más débil que tú,
que mis fuerzas son pequeñas brasas
que se apagan en la noche
y que las palabras son un eco
que responde a mis deseos.

Pero también sé que soy más libre que tú,
que mis alas, ya cansadas,
aún intentan la aventura
de buscar la libertad
por los senderos de la vida.

Y sí, ya sé que está mal decirlo
y señalarlo,
pero también considero que soy
más valiente que tú,
ya que nunca he tenido que mentir,
ni esconder mis sentimientos.

Por eso sé que te quiero,
aunque tú no lo entiendas.

Rafael Sánchez Ortega ©
28/08/18
5
2comentarios 36 lecturas prosapoetica karma: 91

Milonga triste

Brillan las sombras
sobre tu escote
bajo dos lunas
sabor a noches,
ciegas alondras
sobre las calles
velan tus pasos
turbios y secos
tango de tacos.
Nadie se asombra
si huele a llanto
maquilla el duelo
tal vez cantando,
duro el camino
el sexo andando
infierno triste
de esta milonga
nacida en barro
que nadie nombra.
leer más   
4
5comentarios 66 lecturas prosapoetica karma: 59

Tarde lluviosa

En aquella tarde lluviosa y apagada, el sonido de las gotas de agua contra el asfalto no era lo único que se escuchaba en su cabeza
¿Sería el canto del cielo lo que le hacía pensar o solo la tristeza que el tiempo compartía?
Era curioso pero esa tristeza en el ambiente es lo que atraía su amor
Un amor oscuro pero puro como ninguno donde, dentro del mayor dolor, se encuentra una llama de esperanza que pervive gracias al amor que él sentía hacia el mundo y su gente
leer más   
8
4comentarios 40 lecturas prosapoetica karma: 100
« anterior1234535