Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 28, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Visión

La lluvia alimento de latidos

lo sentido hace crecer,

en infinitos océanos

como búsqueda pintada,

sueño silencioso de aquella sonrisa.

Tu mirada escrita

y mi piel mojada

torrente y precipicio

alegoría de vida y verdad.

Abrimos senderos de agua

por donde caminar descalzos,

conspirando sensaciones en la boca

manos inquietas por alcanzar el diluvio.

Melancolía de los tiempos,

asomar flameante

en esta ventana que no existe

te siento,

y se que es real.
8
2comentarios 28 lecturas versolibre karma: 122

Un pestañeo

Sus ojos se asomaron a los míos,
clavando su mirada en un instante;
mi cuerpo se llenó de escalofríos
al bajar los luceros del semblante;
y hasta mis ojos, tristes y sombríos,
ardieron como el fuego más brillante.
Me enamoré de un leve parpadeo,
de dos mariposas..., y su aleteo.
18
4comentarios 132 lecturas versoclasico karma: 102

Devuélveme la memoria

Extravió la mirada en el abismo
sus ojos delataban sufrimiento
sinceros sin atisbo de cinismo
pero con un velado sentimiento
pudiendo presagiar el fatalismo
de un destino voluble como el viento
se encontraba en su cosmos de ilusiones
feliz pero sin vida ni emociones

La llamé por su nombre con ternura
me miró como quien mira una estrella
embebida y sin pizca de cordura
supuse entonces que no sería ella
fue tan solo ilusión, no tiene cura
la decepción me causa profunda huella
y me fui diluyendo por la niebla
dejándola en su mundo de tiniebla
leer más   
9
5comentarios 86 lecturas versoclasico karma: 103

Azabache

Era, el mar Caribe, su son, su sal,
su figura, un contorno de sirena,
toda ella era el pecado original,
piel azabache, su mirada obscena,
fuego del trópico, néctar sensual,
los labios, al besarme, mi condena,
su pelo era, pura noche sin luna,
¿lo mejor?, su olvido, mi gran fortuna.
13
3comentarios 88 lecturas versoclasico karma: 96

"La octava real" y "La décima"

Con motivo de la publicación en la revista Poémame del artículo "Fútbol y poesía (I)" revista.poemame.com/2018/06/14/futbol-y-poesia/ os dejo dos poemas relacionados con el fútbol que escribí hace tiempo, una octava real y una décima. Destacan más por su carácter anecdótico y divertido que por su lirismo, pero ahí los dejo...

LA OCTAVA REAL

Manchester y Bayer en el camino,
camino a una final contra el Valencia,
es el bello designio de un destino
que hizo vencer con justicia y solvencia.
Conmovidos en el trance divino
del mito Raúl y el gol que sentencia.
Raúl, Redondo… un Madrid imperial,
brilla en las vitrinas… la Octava Real.

LA DÉCIMA

Qué mal empiezan la cosa,
un córner, Godín remata,
Casillas mete la pata,
y en la noche calurosa
se cierne pesada losa.
Este feroz sufrimiento
que termina en el descuento,
cuando Ramos de cabeza,
realiza la proeza
y ganamos el evento.
leer más   
10
6comentarios 99 lecturas versoclasico karma: 88

Payaso triste

Rogaría valentía y talento
que entendiera tus puntos suspensivos.
Aquellos que congelan el momento,
la risa y la caricia; tan esquivos,
muriéndose en un abúlico y lento
padecer de finales corrosivos.
Puntos suspensivos que son ocaso
de este amor con semblante de payaso.

Payaso de torcido y triste gesto...
¿qué queda tras tu mueca de indolencia?
Si la espalda es el rostro superpuesto,
y el tiempo desnudó la convivencia
vistiéndose de invierno descompuesto...
¿qué queda…? si hasta muere la paciencia
¡¿Qué queda cuando ya no queda nada?!
Sólo frío, sobre mi piel helada.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/06/10/escribe-tu-relato-de-junio-i-con-las-pala
11
10comentarios 155 lecturas versoclasico karma: 97

Amor real

El verdadero amor habita en almas que ahora son tumbas viejas y mohosas.

El amor real se alimenta de helados, frutas y chocolates.
4
sin comentarios 33 lecturas versolibre karma: 45

Amor Real

Muy a pesar de que el reloj nos juegue un poco en contra ahora que vamos ganándole partido; incómodo tal vez por verme quitarte la chaqueta y recibirte con un beso cada noche para hablar del siguiente paso, no doy tregua...
Le he burlado tanto que él mismo se ha confundido de las horas por marcar.
Quiere oscurecernos el cielo mientras tú me amaneces, y su celo es tal, que te envuelve de mentira, la insinuación de que se apaga para ti; aun cuando sabe que rompimos sus manecillas desde el primer minuto que vislumbramos su condena a la eternidad, pretendió abrazarme cuando se agotaba la arena en caída libre, pero tus brazos le arrancaron de mi sombra y me crearon brasa ardiente destellando brillos de lavanda y sal sobre tu cuerpo...

No podrá más, evitar a mis yemas deslizarse tenues a lo largo de tus recuerdos y despertar en tu piel la contundencia de mi roce.
No impedirá el impetuoso clamor de dos almas que cabalgan rumbo a sus aromas y lubricados sueños, rendidos ya, ante el toque de sus propios versos.

¿Ves que el reloj fue vano
y en vano su mal deseo?


Entras ahora en mi alcoba... penetra el vapor de tu esencia de caoba; vuelan tus besos de lima y estallan dentelladas de cedro...

Burlamos otra alborada al tiempo.

Huelo a ciruela y campo abierto, abierto a ti; al sabor del mutuo desasosiego.

Huelo a ti: a verdad;
a menta; la suerte de una diosa...

Huelo a ti
otra alba;
otra noche.


A ti, real.


Amor real, de amor eterno.




Yamel Murillo



Alegorías de un marzo decimotercero®
Amantísimos.
Las Rocas del Castillo©
D.R.2017
leer más   
7
11comentarios 153 lecturas prosapoetica karma: 105

La venda

Te lo dije de todas las formas posibles que conozco.
Te lo dijeron mis palabras.
Te lo dijeron mis gestos.
Te lo dijeron mis detalles.
Te lo dijeron mis miradas...
Pero no supiste verlo o tal vez te gusta eso de no ver y echarle la culpa a la venda.
Mi cuerpo y mi mente tienen un límite,
y he pasado demasiado tiempo caminando sobre las cuerdas.
No quiero caer,
prefiero bajarme y poner los pies en el suelo para subirme al próximo tren.
Crucé la calle con el semáforo en verde
y se puso en rojo justo detrás de mí.
No sé qué habría hecho si en vez de encontrarme con cientos de rostros desconocidos,
en los que imaginaba el tuyo,
hubieras aparecido realmente tú.
Juro que en ese instante escuché un “crac”
y ambas sabemos qué fue lo que se rompió.
No sabes cuánto duele abrir los ojos,
pero ojalá algún día lo hagas.
Porque duele descubrir que eras la única parte que apostaba a full por la historia,
pero tal vez duela más,
no darse cuenta de ello...
O darse cuenta cuando ya es demasiado tarde.
Hay trenes que solo pasan una vez,
y yo no voy a subir de nuevo al caos
que tienes tú por vida,
ya la vida en general,
es suficiente caótica.
leer más   
7
2comentarios 44 lecturas prosapoetica karma: 72

Pasión apagada

Juegos sexuales de un tiempo olvidado,
ansias carnales acarician tu piel,
tentando, palpando, el sexo mojado,
besando y lamiendo…sabiendo a miel.
Vicio y lujuria que se han apagado,
extinguida ofrenda de la amante fiel.
Pensé: -de entre ellas, una especie rara…
Me desengañó que no fuiste clara.
10
sin comentarios 74 lecturas versoclasico karma: 53

Niña ave

Es sencilla esta historia
Acerca de unas gallinas
Que cuidaron a la niña
De la casa de la noria.
Una señora tenía
Todo el pelo alborotado,
Y rebotaba en la niña
Todo cuanto había amado.
La botó y la rebotó
Hasta fuera de su hogar
Para lanzarla al corral
Con sus “gallinas ratón”.

Y cayó
Por una
Catarata
En el buen
Gallinero
De paja.

Los pájaros se encargaron
De criarla y enseñarla,
Hasta que un día llegaron
Autoridades humanas.
Y la alejaron de casa,
Y la llevaron de nuevo
A prisión de noria, luego
De acabar con sus hermanas.
Más tarde llegó la buena
Que la sacó de ese infierno,
“Le enseñaré cuanto pueda
Y le daré un trato bueno”.

La quiero,
Y quiero
Que se sienta
Atenta
Con la suave
Caridad.

Y María, que es la niña,
Aprendió a reconocer
Lo que nunca jamás fue
Su indigna madre, Idalina.
La sencillísima historia
Continúa hoy en día,
La niña gallina mora
Por un centro de Coimbra.
5
4comentarios 87 lecturas versoclasico karma: 52

El abrazo

En el fresco claustro, sobre la exedra,
con suma destreza, rara pericia,
por sus anchas paredes crece la hiedra.
Y su trepadora hoja es la delicia,
que adorna de verde toda la piedra,
la besa y la mima en suave caricia.
La planta se enrosca en un gentil lazo,
se turba la roca por el abrazo.
16
7comentarios 80 lecturas versoclasico karma: 75

Six years missing a warm genius

Not ready this year.
Came in and got frozen.
Queen on and both off.
Fallen angels fallen.
Truth is that time makes
pain disappear fast.
But six years are nothing;
and that stops all time.
Usually we pray
for the death. But now
Could you pray for us,
new ones called ‘real best?
And we’ll pray for you,
that’s for sure, no doubt.
Even though you’re done
here, ready to fly.
Fly, fallen star, where
you belong: dark heaven.
Give it all your light;
shine with all those angels.

youtu.be/xdi_yuSgQw8
9
8comentarios 89 lecturas versoclasico karma: 80

El susurro

En la noche oí el eco turbador,
rescoldo de la fiesta y el barullo,
donde sentí el suspiro seductor,
una onda disipada en un murmullo,
las nubes del rumor como el vapor,
con tal vigor que me colma de orgullo.
Le escucho y hechizado no discurro,
al grito del amor en un susurro.
23
4comentarios 126 lecturas versoclasico karma: 97

Infecta locura

Y vas dejando por el aire impreso
los aromas sutiles del recuerdo
de mi corazón, joyero del beso
que con intenso dolor do me pierdo,
busca la ansiada hora de tu regreso.
Infecta locura , delirio cuerdo,
que razona sobre un hecho probado:
amor es,necesitar ser amado

©Giliblogheces
9
2comentarios 101 lecturas versoclasico karma: 81

Intimidad

Si busco guardar mi mente en clausura,
y a mi alma de esta vida tan mundana
en la penumbra de mi conjetura,
una luz se filtra por la ventana,
el viento, en silbo hosco, por la ranura,
su olor en un recuerdo con desgana...
Y turban al albor mi intimidad,
ni a solas puedo estar en soledad.
15
3comentarios 121 lecturas versoclasico karma: 105

Vital escultura

Vital eres preferida escultura
desde mi balcón no dejo de observar
que el otoño atenúa tu figura,
tus hojas verdes son ocres al mudar
como hilván cayendo de su hilatura
extendiendo un tapiz pardo al desnudar,
me tenderé sobre tu fino manto
para contemplar y entender tu llanto.
leer más   
5
sin comentarios 108 lecturas versoclasico karma: 55

La octava...maravilla

Machu Pichu, vamos por la primera,
los chinos construyen la Gran Muralla,
El Concorvado quizás la tercera,
Chichen Itza es la joya de los mayas,
Petra excavada en roca, la repera,
bajar al Coliseo, ¡echarle agallas!
Taj Majal, la séptima maravilla,
la octava, el Acueducto, está en Castilla.
3
sin comentarios 122 lecturas versoclasico karma: 28
« anterior12