Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 235, tiempo total: 0.015 segundos rss2

Haiku de la frontera IV

Estoy helado,
sueño con lo que dejé.
Dulce nostalgia.
11
4comentarios 115 lecturas versoclasico karma: 110

Vuelvo a mí

He pasado el día
en tu voz, la noche
en tus ojos.

Después, vuelvo a mí
y llevo tristeza
en la sonrisa.

He querido romper
mi propia soledad
para reconstruirme
por dentro,
y negar que lo mejor
es lo que nunca
llegaré a tener.

Vuelvo a mí…

He buscado amanecer
porque la sed eterna
me quiere anochecer,
y me absorbe
esta necesidad mía
de necesitarte
cuando abro
la puerta de la noche.

Vuelvo a mí…

También,
he intentado caminar
por el borde de un abismo
que se abre entre mis pies,
para que un oscuro viento
me lleve a ti…
pero vuelvo a mí.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
16
14comentarios 86 lecturas versolibre karma: 99

Un momento

LAS CENIZAS DE UN ANÓNIMO.

UN MOMENTO.


Ambos decidimos frenar la caída de la arena en el reloj,
luego de pararnos frente a frente,
tomados de las manos.
Me miraste fijamente y pude sentir todo lo que estaba pasando dentro de ti.
Las palabras en ese momento eran sobrantes,
nos las ahorramos.
Pude ver en tus pupilas todo lo que estabas esperando de mí,
por un momento de verdad nos conectamos.

-JOEL B. LEZAMA.
leer más   
6
sin comentarios 16 lecturas versolibre karma: 70

Haiku de la frontera V

Mi cuerpo junto
al recuerdo de casa,
se estremece.
5
sin comentarios 34 lecturas versoclasico karma: 80

Poema 2

Escucho un llanto amargo,
pienso que es el mío...
lo niego, no soy yo quien se rompe,
no puede romperse lo que a su vez ya estaba roto.

No puede salvarse lo que desde un principio
estaba condenado a las soledades del alma
a la penitencia de un valiente soldado
que rehuye sin mirar atrás.

En el pecho frío donde se esconden las palabras
se oprime a la esperanza, se destruye la ilusión,
mientras el destino crea una prisión de hierro y miel
se captura al soñador.

Miro a la tristeza presionando sus párpados
miro a la tristeza mancillandole el corazón,
es ahí donde descubro que en realidad
quien llora sí soy yo.

-Diana
leer más   
10
9comentarios 69 lecturas versolibre karma: 108

Cuando quiera, Donde quiera

Porque tu y la vida
me han esperado desde siempre,
pero siempre un poco más tú.

Porque tu y el destino
siempre hacen mi vida más largo,
pero siempre un poco más tú.

Porque la vida se ha tardado en corresponder
a lo que yo he pedido,
pero siempre he pedido que tú me traigas la vida.

Porque solo falta tu nombre en la escala infinita del universo para poder comprenderlo
leer más   
2
sin comentarios 29 lecturas versolibre karma: 32

Minipoema. Destierro

Como para abrazarte, te escucho,
como para besarte te sueño,
pero tú, no estás ahí,
solo está el frío soplo del alma,
al hallarme sólo en la noche, otra vez.
leer más   
11
4comentarios 70 lecturas prosapoetica karma: 93

Haiku de la frontera III

Piso la arena,
olas contra las rocas.
¡Qué solo estoy!
4
sin comentarios 60 lecturas versoclasico karma: 82

Letras grandes

Podría empezar por describir lo que mis lapsos mentales me hacían olvidar,
viajes, cumpleaños, las fechas marcadas en el calendario pero jamás lo importante de mis letras,
pues, mis poemas son la prueba fidedigna de mi cordura,
es difícil explicar por qué estamos locos, aún cuando no lo estamos...
Si me dejan un espacio mi paz les dará una respuesta,
a ratos de locuras, suspira mi conciencia en tiempos de noble cordura.
Hoy mis pensamientos permanecen en constante construcción evitando accidentes,
es más fácil cuidar de tus agonías que de mi propia vida.
Y escribo en letras grandes los ecos de la soledad y las noches que persiguen mis sueños.
Y escribo en letras grandes mi nombre.
leer más   
7
sin comentarios 97 lecturas relato karma: 77

Diario de un Soñador Iluso

Mis ojos ya no ven lozano
el prado tornado en paramo
como esos días de antaño,
ya no caigo en el engaño
y aquí estoy, sin animo,
al final, todo será en vano.

Debo de haber muerto
¿O acaso soy el único en ver
más mustio que ayer
ese árido desierto?

Yermo de acero y piedra,
regido por las solemnes palabras
de pálidas gárgolas inmortalizadas
corrompiendo esta profana tierra.

Hastiada de esos seres
tan vacíos como entes
que deambulan por la plaza
con sus rostros producidos en masa.

Indolentes ante
este infierno de Dante
que mutiló sus alas
y rompió sus halos.

Holocausto de sueños,
sin epitafio, lapida o flor
masacrados por
sus mismos dueños.

Que tanto 
amaron,
tantos otoños
cuidando el retoño
y al final, lo arrancaron
sin pena ni llanto.


Aunque ¿Qué sería de la existencia?
si la más íntima fantasía
abriera paso a una utopía,
al final del día…

La poesía se marchitaría,
las musas envejecerían,
y los cuentos,
dejarían de ser cuentos,

Y lo que alguna vez fue sagrado
en los sueños de los mortales,
sucumbirá en este mundo
de ataduras terrenales.

El horizonte, el cielo
y borde del mundo
ha cautivado con anhelo
a tantos trotamundos

Porque al final
siempre serán
inalcanzables

Pero siempre
habrá un valiente
de espíritu indomable

Y la tierra dejó
de ser plana cuando osó
cuestionar lo incuestionable.
leer más   
6
2comentarios 40 lecturas versoclasico karma: 68

Desdicha

Un hermoso día soleado,
con un cielo claro y despejado,
y las aves cantando con belleza,
contrastado por mi gran tristeza.

¿Que será la desdicha? que envenena corazones,
y hace cuervos los gorriones,
cuentos sin moralejas,
como lobos entre ovejas.

Aunque los ríos sean de plata,
y de oro sea el mar,
si tu corazón olvido amar,
no gozaras nada jamás.
leer más   
6
2comentarios 34 lecturas versoclasico karma: 63

Infinidad de la leña

Porque amor
Decir tu nombre es esperar la vida
es recorrer lo que sea limpio y ordenado en un universo caótico.

Decir tu nombre
es cantar sobre el fuego y el agua.

Decir tu nombre
Es llamar ironía a lo que nos sucede.

Decir tu nombre
es imaginar que eres de los dos y que de los dos nos iremos.

Decir tu nombre
Es callar que la eternidad se disipa.

Decir tu nombre
es envolverte en el cuerpo seco de la leña y quemar y ver arder lo que serás
y apagar lo que eres
para convertirte en lo que espero que seas cuando me veas.
leer más   
4
4comentarios 30 lecturas versolibre karma: 62

No puede funcionar

No puede funcionar.
Porque estoy llena de capas,
de inseguridades y miserias,
de noches de imsomnio,
de cajas llenas de vacío.

De esa necesidad de agradar,
de ponerme esas máscaras
llenas de grietas
por las que se me intuye.
Y tu crees que me conoces.

Esa dualidad siempre presente.
En cada momento una persona
tirando desde adentro.
¿Quién soy yo?
¿Todas o ninguna?

Se escapa una vida
persiguiendo propósitos
que me hagan feliz.
¿Cómo aceptar todas estas
cicatrices mal curadas?

Si temo mirar a los ojos
y que me leas el alma.
Porque soy todo y nada.
Busco que comprendas
lo que ni yo entiendo.

Porque odio cuando quiero
y quiero cuando odio.
Porque intentaré
que tapes huecos
en los que no podrás entrar.

No va a funcionar.
Porque te dare una cara,
te enamorarás de ella,
e interpretaré un papel
que yo no seré jamás.
leer más   
15
5comentarios 80 lecturas prosapoetica karma: 105

Más mi evasión

Sol,
Masturbate por la mañana,
Pesca risas, placer y migrañas,
Daña mis ganas y deshazte de mis lagañas.

Mi vida ya no me importa,
Recorto una vez más un verso,
Sinceramente, no creo que fuera pensando en otra;
Un desliz en mis manos hacen eso,
Lloro de alegría
Pero no estoy sano,
Soledad que me indigna,
Lo lamento, te amo.

Benigno día, ataca mi corazón,
Noches de soledad
A mi llegó.

El placer desaparece
O me hace desaparecer.
A los ojos del vaivén
Me llego a ver.
Los sentimientos que ya no tengo,
Se van.
Gime al viento,
Esto ya no es lo que siento,
En el alba yacerán,
En mi mente me pierdo.

Lo siento.
leer más   
14
3comentarios 95 lecturas versoclasico karma: 115

Uno

El camino es solitario
las calles son desierto
solo un par de huellas en la arena
solo el eco de una voz

La calle esta vacia
no hay mas que un par de pies
los boletos? Solo uno
un lugar para viajar

En el cuaderno, porsupuesto
solo cabe un escritor
las sonrisas y los llantos
no llegan mas aya de un rostro

El camino es solitario
nadie quizo acompañar
no reirse ni soñar
ya puedes olvidarte del amor

Esta historia habla de uno
ya nisiquiera hay marcador
es uno contra todos
y hace mucho que perdio

Hace mucho que perdio
leer más   
3
sin comentarios 33 lecturas versolibre karma: 18

Mirarse al Espejo

MIRARSE AL ESPEJO

Mirarte al espejo
y no saber si eres quién antes eras.

Mirar tú reflejo
y sentirte cada día más solo.

Mira tu rostro y ver como el tiempo transcurre lenta
y dolorosamente por el mismo.

Repasar lo que ha sido tu vida
y sentirte vacío.

Mirarte al espejo
y sentir que eres otro.

Así es la vida
cuando sabes que estás vacío por dentro.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Febrero 2018
11
2comentarios 98 lecturas versolibre karma: 96

Sueños rotos

Colgó la llamada y apretó con fuerza el móvil contra su pecho. Con las dos manos. E intentó por todos los medios que la lágrima que se asomaba a sus ojos no se precipitase al abismo de su mejilla. Vano intento el suyo. Una tras otra fueron cayendo como un torrente sin fin por el surco dibujado por la primera, con la única compañía de unos sollozos ahogados y el vacío que ella sentía en su pecho. Se había jurado que jamás volvería a mentirle a nadie. Y sin embargo lo había vuelto a hacer. Sí mamá, estoy muy feliz y todo me está saliendo tal y como yo había soñado, le acababa de decir. Pero aquello no era cierto.

En aquella pequeña habitación que había conseguido que le dejasen en los suburbios de la ciudad, apenas iluminada por la mortecina luz que entraba de la calle por los huecos de la ventana que dejaban al descubierto unos viejos y dispares trozos de tela a modo de cortinas, era consciente de que el mundo se derrumbaba a sus pies. Todo por lo que había luchado y había logrado levantar de la nada, se había ido a pique por confiar ciegamente en la persona equivocada. Estaba sola, sin un lugar donde vivir, sin trabajo y sin dinero. Y lo que era peor, sin sueños ni fuerza para volver a tenerlos. Pero no podía contarle aquella verdad a su madre.


Se dejó caer en la cama. No sabía si todas aquellas pastillas que había ingerido harían su efecto. Quizá también aquello le saliera mal. Si era así, mañana lo vería. Mientras tanto se dejó abrazar por el sueño que, sin hacer ruido, ya había venido a buscarla.
leer más   
7
1comentarios 54 lecturas relato karma: 43

Este yo

Cuando ya no me alimente
de las olas del mar,
cuando deje de trasnochar
y mi vida tenga nudos y cadenas...

Cuando ya no tenga tiempo
para leer, para soñar,
para besar, para querer,
para amar el cabaret
un martes,
un miércoles,
el jueves que vendrá...

Cuando deje de bailar
al ritmo del son,
cuando abandone escuchar
las voces más
desgarradas del jazz...

Cuando ya no funcione
el motor de la ilusión,
el deseo y la pasión...

Cuando se apague la luna,
cuando este yo muera
como murieron los otros,
entonces me habré hecho mayor.
leer más   
15
6comentarios 100 lecturas versolibre karma: 84

Soledad amorosa

Soledad amorosa.

La brisa de la tarde
sobre la hierba mojada
coloreado el horizonte
color de plata.
Allá en la hondonada se ve
un paisaje color naranja
sobre la ladera camina
el hombre enamorado de su amada.
Sol de diamante brilla
en la puerta sin hora.
Llegando al lado uno
su sombra vecina se agarra.
Pájaros silvestres cantan
volando de árbol en árbol
rama de rama
soñando un mañana con su amada.
Brisa mojada
amorosa soledad.
Paisajes color esperanza, amaneceres con aroma a incienso..sombras que se disipan en el claro alba de los días, donde piel y verso se conjugan para crear un instante de perfección absoluta,
Soledad.
leer más   
9
2comentarios 90 lecturas versolibre karma: 92

Hambriento

¿Tus manos?
El costo necesario de mi vida
El número alto de la lotería

¿Mis ojos?
El color marrón en los tuyos

¿La sonrisa?
El otoño que llega sin avisar...
detrás de la puerta

¿Tu vida?
La justicia necesaria;
el juicio perfecto sin criminal

¿Mis alas?
El vuelo de ayer,
el vuelo de tu suspiro.

¿Tu razón?
Tragos amargos de soledad...
en sorbitos pequeños, de madrugada.

¿La vida?
La receta bien hecha de las armas...
de las armas en cascada

¿El cuerpo?
Hojas cortadas innecesarias;
afilados dientes de león

¿El columpio?
El vaivén de nuestras manos
Nuestras rodillas raspadas
leer más   
12
6comentarios 62 lecturas versolibre karma: 106
« anterior1234512