Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 556, tiempo total: 0.035 segundos rss2

Noche negra

Hubo una vez que la historia,
de una historia se escapó.
Deambular de horas,
huellas de días,
pasos de noches,
de dormir vacía.
Y nadie lo supo
porque los recuerdos
ocupan espacios
y los espacios en blanco
no encuentran reflejo.
El cielo lavado de su azul
fue sombra de negro apagado,
sin flamas de estrellas,
sin rumbo ni tiempo,
sin sus muertos,
sin sus vivos,
sin las flores del deseo,
sin los sueños por destino.
Quiso esa vez ser ausencia,
sin la luz de los hombres
ni su adeudado horizonte.
Quiso sentir el frío
del que nunca nace
para no ser extravío.
leer más   
9
8comentarios 141 lecturas versolibre karma: 74

Cuando Duermo

A veces, al cerrar los ojos
o al quedarme dormida
te encuentro entre mis sueños
sin querer ni poder evitarlo
mis sueños tienen vida.

En otras ocasiones
te encuentro en la música
danzamos entre el mar y cielo,
allí en el horizonte donde no hay fin
donde el azul es eterno,
me dices con el corazón
lo que nunca me dijeron.

Y me siento tan amada
por aquello que no tengo,
lo que tanto he deseado
y sólo conozco en sueños.

Por eso te digo
hay formas de estar contigo
en el mar, en la música,
en el viento, te siento.

Pero más me gusta verte
en mis sueños,donde tus caricias
y susurros se vuelven deseos

Y es por eso que cuando duermo
cuando mi cuerpo parece estar muerto,
es cuando está más vivo es cuando
más vida siento por dentro.

MMM
Malu Mora
leer más   
20
9comentarios 154 lecturas versolibre karma: 111

¿Qué queda de entonces?

Si te nombro
debo arrancar el hilo
cosido a los labios,
poner hierbabuena en mi boca
y dejar que me escueza la herida,
igual que me arden los ojos
de noche,
cuando aparece el pasado
poniendo un pétreo presente
en las pesadillas.

Catorce guerreros se cuadran
al regreso de junio en el calendario.
Recuerdan la rienda que dimos
tan suelta, tan ciega…
a un par de caballos de trote bisoño
pisando relojes de nubes
sin prestar cuidado.
Ignaros románticos fuimos…
¿Qué queda de entonces?
No lo tengo claro.

Quizá sea la nada de aquello
la que nos defina.
Perdida la huella de toda inocencia,
aumentan las canas e igual crece el fango
que pisa mi suela.
Y, entonces, ¿qué queda?

Maletas vacías contienen los sueños
que un día albergamos.
Los viajes, los planes, los hijos,
la casa, la mano cosida a mi mano
en cada paseo…
Ya todo parece la imagen de un barco
que tapa la bruma.
Tu olor se confunde con otros olores
que ya no recuerdo.

¿Qué queda de entonces?
14
5comentarios 46 lecturas versolibre karma: 122

Susurros

LAS CENIZAS DE UN ANÓNIMO.

SUSURROS



En mi mente sólo pude ver reflejos lejanos de aquellos recuerdos que alguna vez compartimos,
recuerdos que susurraban escritos en amaneceres cálidos de fríos inviernos.
Fotografías se volvían de tonos grises en los pasillos obscuros de mi mente,
como si fuese muriendo lentamente el amor y la alegría.
Trataré de recordar el perfume que una vez dejo tu piel en la mía,
intentaré revivirnos como un pájaro que vuelve de las cenizas y así nos volveremos eternos.
Te buscaré y quizás tengamos nuevamente esa sensación de conocer a alguien nuevo,
quizás pueda cruzarte por una calle donde solo alumbra la luna y refleja en tu verde mirada.
Actuaremos fingiendo sorpresa,
sabiendo que el destino es inevitable y que nuestra historia ya ha sido contada.




-JOEL B. LEZAMA.
6
sin comentarios 19 lecturas prosapoetica karma: 79

El anverso y el reverso...

...el brazo y el sueño
al descubierto
y la vida
en el borde de la hoja
una runa nórdica
dentro
una herida
producto
de un hacha vikinga
al reverso
los nervios del poeta
en la universalidad
del roce
la concreción del miedo
y yo
solo
en el centro de la noche.
leer más   
6
7comentarios 49 lecturas versolibre karma: 91

Esquizofrénico

LAS CENIZAS DE UN ANÓNIMO.

ESQUIZOFRÉNICO


Una nueva noche de insomnio dio muerte a un futuro sueño,
terminando así con la esperanza de alguna nueva idea.
El desvelo provoco alteración en todos mis sentidos.
Mis ojos cansados solo podían ver espectros y sombras;
mi cuerpo sufría espasmos musculares y temblaba aturdido,
esto se debía a un terremoto interno,
provocado por una fuerte agitación en su motor,
debido a intensas palpitaciones en mí corazón.
Mi cuerpo estaba agotado, pedía a gritos por algunas horas de sueño y reposo.
Mi mente trataba de detenerse,
pero un mar de pensamientos inundaba cada uno de sus rincones,
era una incesable tortura provocada por recuerdos y futuros proyectos.
Me invadió una sensación soledad que orbitaba en toda la habitación.
El silencio podía oírse como si este mismo tuviese sonido.
-Lo sé, parece mentira.-
Me levante de la cama irritado y con mi pulso ya muy acelerado.
Necesito calmarme. Pensé.
Me dirigí hacia una silla a mitad de la habitación,
no muy lejos de los pies de mi cama.
Allí se encontraba mi ropa arrugada y con un aroma gris,
mezcla de perfume barato y humo de tabaco.
Salí de la habitación y me dirigí a la cocina por un poco de agua.
Los engranajes de mi mente giraban de manera incesable,
parecía que mi cabeza iba a explotar en cualquier momento.
Tome de mi bolsillo izquierdo los cigarros y una caja de fósforos.
Me dirigí al balcón y encendí un cigarrillo.
Me acerque a la barra de contención que separaba el suelo firme de una caída desde el séptimo piso.
Estoy esquizofrénico. –Pensé.-
Me pare sobre la barra de contención cerré mis ojos y pensé en saltar.
-Qué pasaría si lo hago?.-
Respire y trate de calmarme, mi pulso estaba disminuyendo y empezaba a tener sueño.
Debo regresar a la cama. –Pensé.-
Al abrir los ojos ya había saltado. No podía creerlo.


-JOEL B. LEZAMA.
18
8comentarios 64 lecturas relato karma: 123

Nuestro rio

Nada ni nadie es más libre que su propia imaginación, con sus recodos profundos, sinuosos, interminables; estancados en un segundo eterno o en vertiginoso descenso. Como un río que acumula su colorido caudal de deseos e ilusiones al paso de los años, hasta desembocar en un océano irisado, infinito, único y privado, a mano sólo de su alma, a la vista sólo de su corazón.
7
4comentarios 26 lecturas prosapoetica karma: 90

Sacrificio

Mediodía. Las doce campanadas resonaron desde la torre del templo cercano. Bajo la alocada huida de los pájaros, por primera vez en siglos, los Puros descubrieron el pecho palpitante de un Maldito.

Rápidamente, la carne fue desgarrada con saña por decenas de dientes afilados. Tibios hilos de sangre oscura se escurrieron con lentitud hacia la tierra.

Concluído el sacrificio, los Puros se dedicaron a ocultar los restos bajo el pedregullo y tras los arbustos.

Trabajaron en silencio. Algunos tenían dudas sobre lo sucedido, pero no se atrevieron a hablar sobre ellas ni a hacer preguntas. Ninguno quería transformarse en Maldito.

Siempre habían existido discusiones sobre si los Malditos, estando vivos, resistían la luz del sol, pues la Primera Carta no hablaba sobre ello. Lo que sí afirmaba el antiguo texto es que, luego del sacrificio, los restos de la víctima se esfumarían al contacto con los rayos solares.

Mas lo cierto era que eso no había sucedido.

Mientras emprendían el retorno, un extraño vértigo los envolvió, pues la inocultable realidad era contraria a lo que siempre habían creído. Evidentemente, vivos o muertos, los Malditos eran inmunes a la luz del sol. Pero no a las dentelladas de los Puros.
leer más   
9
1comentarios 77 lecturas relato karma: 70

Discípulos del miedo

La inmensidad del estar despojado
te da valor.
La sospecha de amor sin recompensa
te presta amaneceres.
La melancolía sin duelo
mendiga amor,
tortura nocturna del no-me-olvides.
Clandestinidad que te devora
y vomita caridad.
Apetito humilde, hartazgo de promesas,
instantes de miseria sin papeles,
besos furtivos en el balcón
de la muerte.
12
4comentarios 82 lecturas versolibre karma: 109

En qué mundo estamos?

Mira la calle. ¿Ves lo mismo que yo? Destrucción, odio, rencor…

Niños olvidados que recorren las calles con frio, con hambre, con miedo.

Un mundo salvaje hecho de cemento y metal, un campo de batalla, una emboscada de salvajes pisando las margaritas que adornaban los caminos.

¿Ves por la ventana lo mismo que veo yo? Miseria, guerra, muerte…

Dime, ¿que hemos hecho con este paraíso?
Ya no hay flores, los árboles mueren, las estrellas ya no vienen a saludarnos, escondidas tras torres de cemento.

Hombre, ¿en qué mundo estamos viviendo?

Tu hija vuelve con miedo a casa cada día, a tu mujer la asesinaron y a tu hijo ya lo han golpeado tanto…

Dime, ¿en qué hemos fallado?

Los niños ya cuentan monedas y no estrellas, los animales nos temen y corren al vernos, los pajaritos ya no hacen nidos cerca de nuestras ventanas.

Dime ¿qué líderes hemos seguido?

Obligaron a tu hijo a ir a la guerra y jamás te lo devolvieron, te arrancaron a un padre y te devolvieron un excombatiente, con dos medallas y sin un brazo, con un título y mil traumas. Te prometieron ayuda en aquel acto en la plaza y te dejaron buscar comida en la basura la mañana siguiente.

¿en qué hemos fallado, mujer?

Buscas que tu hija tenga un hombre que le dé futuro y no amor. Buscas a tu hijo una mujer sin que escuches su querer. Buscas un marido y olvidas el amor propio.

¿en qué mundo vivimos?

Que el inocente paga por las culpas ajenas, que el pobre muere por los lujos del rico…

¿en qué mundo estamos que el pueblo no exige, pero si teme a su gobierno?
3
sin comentarios 38 lecturas relato karma: 26

Siempre he soñado volar

LAS CENIZAS DE UN ANÓNIMO.

SIEMPRE HE SOÑADO VOLAR



Siempre he soñado volar,
poder sentir esa libertad que tienen las aves,
mirar el mundo desde lo más alto y que el cielo quedase a mis pies.
Nosotros también vivimos dentro de una jaula,
esa jaula son nuestros límites,
es todo lo que nos impide volar y ser aún más libres.
He tomado la decisión de quebrar esos límites,
de saltar el muro y ser libre,
sin embargo,
se bien que solo será por unos momentos.
No sé qué es lo que viene luego de la libertad,
quizás pueda ser azufre y fuego,
quizás brillos y calles de oro.
Yo; voy a tener la libertad de saberlo,
voy a arriesgarlo todo.
Siempre he soñado volar.
Me pare en el borde y salté,
el cielo estaba a mis pies.
Sentí la libertad de poder intentarlo,
todo mi ser sonreía esta vez.
Pude ver de frente el mundo,
desde lo más alto.
Un mundo al cual me acercaba de nuevo rápidamente.
Repetí con alegría dentro de mí:
“Siempre he soñado volar.
Me pare en el borde y salté,
el cielo estaba a mis pies.”
Yo; estaba a punto de chocar contra el mundo de cabeza.




-JOEL B. LEZAMA.
10
4comentarios 73 lecturas relato karma: 109

Quiero vivir la vida desde adentro

Quiero vivir la vida desde adentro,

ser libre y sentir el beso de la brisa

al volar perdiéndome en el cielo

o saltar y danzar si es lo que quiero.



Quiero vivir mi vida es lo que siento,

no callar las presiones que me asfixian,

quiero soltar las cadenas que me atrapan

con silencios obligados y molestos.



Quiero vivir la vida desde adentro

como vuelan las aves libremente

o posarme en las montañas si quisiere,

o ahogarme de sed en el desierto.



Quiero vivir mi vida desde adentro

sin temores que anuden mi garganta

y compriman cada pensamiento

controlando mi día sin mañana.



Quiero vivir mi vida desde adentro,

quiero saber que se siente alzar el vuelo
17
16comentarios 184 lecturas versoclasico karma: 120

Camino de oxidadas hojas

LAS CENIZAS DE UN ANÓNIMO.

CAMINO DE OXIDADAS HOJAS



Pronto el día terminará junto con el nacimiento de un atardecer,
se oirán los suspiros del viento chocando en los árboles otra vez.
Las tardes cerrarán las ventanas de los hogares,
dejando atrapado así un delicado aroma de café.
Un agraciado cielo naranja rojizo se verá reflejado en las hojas que ya han comenzado a caer.
La esperanza dejará morir su color,
el mismo que hoy comienza a desteñirse dando pasó a una nueva estación.
Revivirán los abrazos y las bufandas que de nuevo trataran de traernos calor.
Volverá a la vida el romance junto con un otoño lluvioso caminando de la mano por esa alfombra de hojas,
ambos creyéndose dueños del amor,
bajo un paraguas que en un lugar seco hoy los aloja.




-JOEL B. LEZAMA.
13
23comentarios 91 lecturas versolibre karma: 107

Alba niña

Alba niña , despertar del sol,
primer rayo que nace
deseando ser resplandor...

Quieres levantar el vuelo
ansiosa de buscar otro cielo
inmenso y díafano para volar

Antes de aletear haces planes, piensas, mides
el tiempo y el espacio que recorrerás

te elevas en vuelo intentando
cruzar a otro cielo dejando
huellas de estelas en el manto estelar

te sientes perdida en la inmensidad
buscando tu corazón otra manera de latir,
recuerda siempre alba niña

que la vida es como tu espejo
sólo devuelve el reflejo de lo que enfrentes en él
no te paralices, no tengas temor

prefiere ser la que aprendió soñar
y siempre sentir ese espacio,
ese goce de ser gaviota en libertad

Soñar es ver el lado hermoso de la vida,
ya realizados los sueños casi nada son
alba niña despertar de sol

quedarse a vivir en ellos
despúes de gozarlos intesamente
y si el sueño termina habrá que volver a soñar .


MMM
Malu Mora
leer más   
14
20comentarios 100 lecturas versolibre karma: 122

Lo que es el Tiempo

Las canas son
las caricias de la muerte en el pelo.

Odioso Tiempo
que no giras sobre tus propios talones,
que haces pasar
todos los momentos, que son únicos,
sin valorarlos.

Tú, que haces
las cosas una sola vez, y jamás repites,
que bajas
por una pendiente, lento y constante,
como el lodo.

Te veo rozarme,
y me desespero,
el consuelo de que en cada "ya"
haya un "luego".

No, no es así, ni es eso,
te temo porque cada momento
es un momento menos,
y no estoy amando en ninguno de ellos.

Déjame y vete, Tiempo,
no me robes más besos.
leer más   
12
7comentarios 69 lecturas versolibre karma: 98

La última gota

Cuánto amor con deseos de coincidir
en el inmenso infinito
cuántas almas deambulando el universo,
buscando su amor eterno.

Cuánta pasión escritas sobre nívea piel
esperando ser descubiertos
por las caricias de otras manos y otra piel
despertando su adormecido cuerpo.

Cuánta poesía callando la voz
por lágrimas atoradas en la garganta,
cuántos corazónes solitario
deseando vivir enamorados la pasión

Y que ironía, tú allí, inmóvil
tus ojos ciegos nunca lo pudieron ver,
hoy te llenas de silencio sintiendo el peso
de cada segundo, vencido por el implacable tiempo.

Hundido en letargos la mente te traiciona,
recordando lo perdido te hundes en profundos silencios,
te abrazan tus odios que te asfixian
fingiendo una felicidad inexistente.

Tú que nunca te dejaste vencer por el amor,
y pisotearlo fue tu pasatiempo.

Hoy sientes como se te escapa la vida,
como arena fina de un dorado desierto
como agua entre los dedos de un riachuelo

cuando quisiste vivirla en paralelo
ya te la había cortada una secante
dejado que vivas tu propio duelo.

Perdido estás en el tiempo, en laberintos
de veredas torcidas que hiciste por camino,
intentas pegar los pedazos de un ayer ya extinto

es como querer juntar en un inmenso pastizal
semillas de flores de diente de león
que han sido esparcidas por el viento.

Por fariseo hoy pagas tu derrota,
aún en compañía árida soledad de tu vida viertes,
vas sufriendo miles de veces pequeñas muertes
antes de beber de tu vida la última gota.


MMM
Malu Mora
leer más   
16
20comentarios 117 lecturas versolibre karma: 94

Poema sin título

Podría hablar como el viejo tahúr
que en cada vaso de whisky
recuerda a su Missisipi
y decirte, amor,
que tus pechos se me ofrecen
como témpanos de hielo,
como rombos de colores
que me llueven desde el cielo.
Podría hablar con la clara honestidad
que sale de las palabras
del que se ve moribundo
y decirte, amor,
que ya no recuerdo los nombres
que te brindé en el pasado,
que te veo como a un ángel
que trae la muerte en sus labios.

Podría callar como callan los cobardes,
como callan los justos,
o como calla el silencio...
y en ese preciso momento
arrancarme las estrofas
y sangrar con roja sangre
cada verso que te entrego.
Podría callar como callan los cuervos,
como callan los besos,
o como calla el desierto...
y en ese preciso momento
beberme a chorros tu sexo
y limpiarte en un segundo
de aquello que huela a muerto.

Podría escribir la más grande epopeya esta noche...
pero no puedo.
Me lo impiden las palabras
que se ahogan en el fuego.
Y aunque él quiera no me engaño,
sigo aferrado a tu juego,
buena epopeya es tu falda,
lo demás ya podrá venir luego.
Podría escribir los versos más tristes esta noche...
pero no quiero.
Para triste ya está el mundo
con su incesante ajetreo.
Y aunque él quiera no me bajo,
sigo aferrado a tu lecho,
que ya casi ni me acuerdo
de que están hechos los sueños.
leer más   
12
3comentarios 64 lecturas versolibre karma: 102

Una lluvia de porcelana brillante como la luz
derramada entre cascadas de prístino azul,
un cendal ligero tendido en largo tul
impregnado de aromas serenos y melodías mil,
una ensenada de pétalos en plenitud
con primaveras envueltas en viento multicolor.

Un sueño encendido entre llamas muertas,
un catálogo de sinrazones para escoger,
un sendero oscurecido al mediodía,
una verdad como una verdad certera.

Un día exultado más allá del asombro,
como eso, más que eso eres tú,
y aunque no te conozca sé que existes,
oh pérfida muerte, ¡más bella, ni tú!
leer más   
6
1comentarios 86 lecturas versolibre karma: 64

Nunca me preguntaste

Una vez más
desperté pensando en ti bajo el sol otoñal
y mandé mi primer pensamiento al aire
silenciosa lo escuché, trataba de oír
si le habías hablado de mí.

Me paré en la orilla del mar
observando el horizonte
esperando que una blanca gaviota
con su vuelo dibujara en el cielo
tu sentimiento hacia mí.

Sueño de amor que no llegó
más nunca me preguntaste
si yo sin ti quería nacer
y me dejaste sola en el mundo.

Fantasías derramando miel
de un amor que no nació,
hoy ya no tengo el mismo corazón
se fue perdiendo en el camino
en el abismal del tiempo.

Este amor que no se consumó
como es el nuestro, se ha quedado
atorado entre las dos dimensiones
que son tu corazón y el mío

Hay que morir para volver a vivir
fulgores intensos de un amor no nacido.




MMM
Malu Mora
leer más   
15
17comentarios 65 lecturas versolibre karma: 104

Le mentía al corazón

Le mentía al corazón
haciéndole creer que se detenía el tiempo,
pero el mundo gira sin parar ni un segundo
no lo detiene tristeza o suspiros.

Le mentía al corazón
le hacía creer que vivíamos
una eterna primavera de colores
cuando nuestro mundo era naranja y ocre.

Le mentía al corazón
volando comentas corriendo alegre entre los helados vientos,
él no sabía que ese viento como hojas de un árbol
me arrancaba con dolor una a una toda la fe en el amor.

Le mentía al corazón
viento que repentinamente como ladrón llegaba
me atravesaba con dolor el pecho, trayendo recuerdos que creía ya perdidos
olvidados por el tiempo, que volvían al pensamiento.

Le mentía al corazón
nunca le dije que recordar dolor no era bueno
que es remover heridas que lastiman la cicatriz,
entristece sembrar rosas y cosechar cardos
que el mundo gira que no se detiene ni por honestidad ni por los perversos.

Le mentí al corazón
por compasión, tan sólo para que siguiera latiendo,
para que continuara dando amor a pesar de estar ya muerto
nunca le dije y no lo sabrá, que nos mataron sin piedad la fe,
dejando mal heridos a los sentimientos.

Le mentía al corazón,
fue la única manera de lograr que siguiéramos viviendo.

MMM
Malu Mora
leer más   
23
16comentarios 74 lecturas versolibre karma: 97

Un sueño entre sombras

Tengo el sueño que me castiga estás ganas de tenerte
Y la lejanía que es frontera entre nuestros labios.
Tengo rutas no recorridas
por tus manos y una piel que se estremece
por tus versos.
Tengo un poema para entregarte
de palabras que te nombran
Un abecedario hecho de latidos suaves entre sombras.
leer más   
16
11comentarios 100 lecturas versolibre karma: 92
« anterior1234528