Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 15, tiempo total: 0.009 segundos rss2

El muro invisible

Enorme era el muro que se le enfrentaba; era tan alto que llegaba a rasgar el cielo. “¡No desfallezcas! Has llegado hasta aquí y has de superar esta gran muralla llamada miedo”, pensó. El hombre observaba. La respiración se acelera, los músculos se tensan, el corazón resuena con fuerza. Es hora de partir. Recuerda siempre quien te enseñó a caminar.
4
2comentarios 33 lecturas relato karma: 60

El infeliz

Despierta: hoy es el día de la marmota.

Como Phill Connors
miro mi sombra cada mañana. Cada día

me doy otra oportunidad
para no venirme abajo en la desesperanza,
para que mi vida tenga sentido
aunque le falte el giro,
como le falta el día oculto de la felicidad despejada
a quien sólo anda el camino
de una larga y desamada soledad.

Ella es buena con los niños,
los débiles y los necesitados,
y yo soy un desalmado
a quien sólo le incorpora el recuerdo
de su preciosa alma blanca.

Y así, siempre que vacilo y me rechaza
se convierte en el día en que me inicio

solo

en mis sueños.
leer más   
9
2comentarios 94 lecturas versolibre karma: 102

Fue una época

UNA vez sabes cómo empiezan las noches
y cómo las noches acaban…

vienes de tomarte
unas cervezas tranquilo

los mirlos alborotados de siempre están
en la cuerda floja
quieren elevarse por encima de la música
con otra línea más
que se sale del pentagrama

a cierta edad subes rápido las calles
antes de que lluevan cristales

meditas no sufrir en público
que han cambiado
tantas cosas

ella está al otro lado del hilo telefónico
entras en casa
enciendes la luz

sólo quieres una vida con ella
cigarrillos y leer
Tiempos muertos de Roger Wolfe

escuchando
Noches de baladas y blues
de McCoy Tyner

deseando
que el universo te dé a probar
un poco de su silencio

como un nuevo narco
que deja que pruebes
el material con el que se estimula

el suficiente
para volver a escuchar su voz mañana
hacer entrar en razón al mundo.
leer más   
7
2comentarios 58 lecturas versolibre karma: 77

Dándome lecciones…

Aprenderé a vivir con frío en invierno,
a olvidar lo eterno.
Aprenderé a luchar contra el mundo,
a ganar batallas sin escudo.
Aprenderé a no mojarme bajo la lluvia,
a saltar charcos de furia.

Aprenderé a cumplir mis deseos
sin necesidad de ningún genio.
Aprenderé a bordarme un futuro
sin necesidad de hilo alguno.

Aprenderé a escalar montañas que escurren,
a nadar mares que inunden.
Aprenderé a volar sin alas,
a caminar en llamas.
Aprenderé a discutir con el tiempo,
a robarle mis mejores momentos.
17
6comentarios 83 lecturas versolibre karma: 91

He surgido con cada cicatriz

He librado un y mil batallas
he enfrentado tempestades
he escalado muchas murallas
y he sufrido duras verdades.

Me he visto en el suelo,
y con valor me he levantado,
me acostumbré a usar pañuelo,
pues es mucho lo que he llorado.

he sufrido de muchos desvelos,
he combatido penas reales,
he pasado por duras realidades,
y padecido de muchos males.

He conocido en carne propia el dolor,
he buscado mi propia redención,
he estado a punto de la rendición
y a mis flores le han faltado color

pero he surgido con cada cicatriz
Se que aun me falta por vivir
y también he sido muy feliz,
y con eso tengo fuerzas para seguir.

Un millón de metas por cumplir,
una luz interna que se niega a extinguir,
un corazón que lucha por amar,
y una alma libre negada a esperar.

Las letras de mi alma.
11
3comentarios 77 lecturas versolibre karma: 92

Nunca dejes de creer

Hubo un tiempo, en que los aedas cantaban las gestas heroicas de esos hombres que desafiaron lo imposible y regresaron victoriosos, donde el día a día de la humanidad se mezclaba con lo desconocido, y donde dioses, seres fantásticos y mortales convivían en un mismo universo. Ahora, en un mundo dominado por la oscuridad, donde la razón y la sabiduría han perdido su valor a favor de los placeres más artificiales, y donde las consignas de un sistema que protege a los señores del capital ha hecho que la cuerda de la desigualdad se tense hasta extremos insostenibles para la mayoría de los pueblos de la Tierra, debemos regresar a nuestros orígenes. Hagamos más caso a nuestras creencias espirituales, cada cual buscando su propio destino; hagamos de la fantasía algo cotidiano, creamos de nuevo en esos héroes que desafiaron al sistema para ser libres. ¡Seamos libres de nuevo!
Hagamos del amor nuestro escudo y de la verdad nuestra espada. Gritemos con fuerza al cielo para que nuestra voz llegue más allá de donde brillan las estrellas, y no dejemos de soñar, jamás; pues a pesar de todo, ningún hombre, ni tan siquiera el más poderoso de los dioses, podrá quitarnos nuestra capacidad de soñar y alcanzar la verdadera libertad.
4
2comentarios 63 lecturas relato karma: 44

El campeón

En ese preciso instante pensó: “Dos años enteros de duro esfuerzo me han llevado hasta este momento. Un entrenamiento intensivo día tras día, y a pesar del sudor, la sangre, las lágrimas, y todos los golpes recibidos aquí estoy. Ahora soy más grande, más rápido, más fuerte; ahora soy un hombre que se ha superado a sí mismo, mi propia versión mejorada. Hoy es ese día en el que rozas la gloria con tus dedos, pero no es suficiente con eso. Queda el último esfuerzo, la hora de la verdad, el momento que has estado esperando toda tu vida. Cógelo por ti mismo. ¡No lo dejaré escapar! ¡No señor!”.
La campana lo despierta de sus pensamientos, centrando su mirada en el adversario. El combate por el campeonato del mundo acaba de comenzar.
5
sin comentarios 63 lecturas relato karma: 73

La leyenda del ave fénix

La leyenda del Ave Fenix relata la historia de un ave capaz de renacer de sus propias cenizas. Es un símbolo universal de la muerte generada por el fuego, la resurrección, la inmortalidad y el sol. También representa la delicadeza ya que vive solo del rocío sin lastimar a ninguna criatura viviente.
Sumergida me encontré!
Muy triste e insegura me escondí! De la crítica y la mirada, que me tenía acorralada, ante lo que en mis sentimientos albergaba! Me encontré desesperada! Muy dolida y engañada! Pero jamás derrotada!
Renací de entre las cenizas! Cuál ave Fénix que vuela! Y sin que eso me produjera! más que fuerza en mi tristeza.
Me sentí desamorada y un poco avergonzada! Pero la vida traería, un giro improvisado que me llevaría a seguir, haciendo lo que más amo.
Amo escribir! Aunque no sea una gran escritora y mucho menos poeta! Pero amo lo que saco de mi Alma liberada, de penas , engaños y malos tratos!
Agradezco en el alma! de mis amigos poetas! que jamás me dejaron sola, aunque no les diera razón de mi triste situación. Aprendo de mis errores! Los que me dieron muchas lecciones! y como siempre saldré y como ave fénix renaceré, entre cenizas y más, que no me van a derrotar!
4
sin comentarios 57 lecturas relato karma: 55

ειρήνη

Estoy ahogada en mi paz interior...
Como en un sueño
Dormiré con la fiebre alegre de haber vivido
y despertaré en un sexto sentido de amor de cuna
Siento que la caricia de las flores inundan mi rebelde melena
¿Quién soy yo para robar el cielo?
Veo al lobo solitario que me saluda a lo lejos, que pronuncia calladamente mi nombre, hasta ahogarlo en las sonrisas de los locos que aman

Me ha vuelto licántropa
Me ha robado un beso

Entonces corro sin huir, ningún refugio puede detenerme, soy yo a contracorriente de las voces de los mayores que me temen
y de los niños que solo juegan a quererme

No soy capaz de derramar más océanos sobre la arena
He roto con lo más grande
(En mil pedazos inmensos)
He vivido sin llorarme
y habré muerto tras ser arte

Ahora solo siento el eco del Universo sobre mis hombros desnudos, con marcas de las cuchilladas que recibí al lavarme la cara de maquillaje
No deseo que un pintalabios adorne mi esencia
o que un frío esmalte decore el brillo de mi alma
Querían darme un trabajo de nodriza del Sol
pero no necesito siquiera llegar a luna para sonreír sin ataduras

Solo volveré a bucear en mi paz interior
El sueño simplemente era yo
Pequeñita muy pequeñita muy pequeñita...
Mi gran amor de cuna

(Mayo resurgió de sus cenizas)

(Me he vuelto licántropa)

(Le he robado un beso).
9
4comentarios 71 lecturas versolibre karma: 76

He tenido

He tenido que mirarme al espejo para seguir adelante.
He tenido que mirar a mis adentros, para poder encontrarme.
He tenido que lavarme la lágrimas, dejar de llorar por un instante.
He tenido que tocar fondo, para poder levantarme.
He tenido que decepcionarme, para espabilarme.

Mi caída es constante, mi recuperación cada vez mas grande.
Corazón herido, convertido en un abismo, lleno de sangre.
Alma desesperada, vacía y desconocida, carente de viaje.
Hombre, levántate, no mires atrás, mira a quien te espere.

Todo esto he tenido que hacer, para seguir adelante, para poder hacer algo importante.
Y algún día, diré “Este sacrificio no ha sido en balde, ha sido el resultado, de tus metas, de tus mejores decisiones”.
8
2comentarios 62 lecturas versolibre karma: 16

No sean tus labios

NO SEAN TUS LABIOS
como la mano que ofrece una limosna
sobre el blanco aposento de la fiebre
No me rocen tus dedos
cual si fuese un cadáver
visto al final de los tiempos
Nadie venga
a demudar el signo de estas migajas
la colilla encendida en perpetuo insomnio
Que no te espíen mis pasos
bajo las pobres noticias de la luna
Prefiero estar solo
a ser tu fantasma


Texto perteneciente a mi libro: TEOREMA DEL VÉRTIGO Y OTROS POEMAS DE AMOR
10
3comentarios 181 lecturas versolibre karma: 56

Supérame ahora que te he vencido

Ayer salí de nuevo a la calle de las rosas,
vestía de nuevo el traje esperanza;
y ya no tenía lágrimas en los ojos
después de que te hubieras ido.

Caminé, como solía hacer antaño,
antes de que las cadenas me oprimieran a tu yugo;
y ya no tenía lágrimas en los ojos
después de haber llorado tanto.

Recorrí con la mirada las aceras,
las gentes y sus rostros;
y ya no tenía lágrimas en los ojos
después de ver la felicidad de nuevo.

Era la brisa fresca, el aire corriendo por mis entrañas,
el nacimiento y la muerte del cólera en mis caderas;
y ya no tenía lágrimas en los ojos,
y ya no tenía lágrimas en los ojos.
leer más   
6
3comentarios 46 lecturas versolibre karma: 80

Un lugar por descubrir

Un pequeño empuje, y mis piernas ya están dispuestas a afrontar el desconocido camino. Mi corazón, deseoso de aventuras. Mi alma, anhelando encontrar ese lugar.
3
sin comentarios 58 lecturas prosapoetica karma: 33

La lógica del miedo

Pedro caminaba sin rumbo fijo por una calle que conocía a la perfección, cada uno de los comercios y sus olores, el tráfico y el ruido de los transeúntes, el paso de los que llegaban tarde y los que no tenían ninguna prisa; todo, se repetía con distintos protagonistas día tras día. El joven estaba perdido, no sabía qué camino tomar en su vida, y a pesar de estar siempre rodeado de familiares y amigos, en su interior, se sentía completamente solo. En uno de esos instantes en que retornaba a la lucidez de la realidad, dejando a un lado sus reflexiones, encontró el azul del mar en los ojos de una chica que esperaba al otro lado de la calle. El color de sus ojos era tan intenso, que Pedro sintió la necesidad de acercarse, como si una fuerza extraña lo atrajera hacía ella. El chico pensaba como poder entablar conversación con la bella joven, y el miedo, comenzó a apoderarse de su cuerpo. Las palabras quedaron enterradas bajo gruesas capas de temor, y las cadenas invisibles del desazón apretaban con fuerza sus temblorosas manos. Pedro pasó de largo, como si su camino continuara en esa dirección, no sin antes contemplar una vez más esos ojos que le habían seducido. A cierta distancia sus miradas coincidieron por unos segundos, y en los labios de la joven se dibujó una sonrisa. Luego, cada uno continuó su camino. La hermosa desconocida, caminaba hacía alguna parte, no importa, pensaba Pedro, pues su presencia es lo que hará especial el lugar donde se encuentre. Mientras, el joven se maldecía una y otra vez por su cobardía frente a las mujeres, frente al amor, frente a la vida. A pesar de todo, sonrió, siendo consciente de que, cuando supere sus miedos, no habrá nada ni nadie que pueda dominarlo.
2
sin comentarios 61 lecturas relato karma: 40