Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 10, tiempo total: 0.015 segundos rss2

Tributo a Blasco Ibáñez

(Cuartetos endecasílabos)



Valencia de sol, Arroz y tartana,
de leyendas y Cuentos valencianos,
sabes que siempre has tenido en tus manos,
ser La tierra de todos y ventana,

donde convive La maja desnuda,
con El intruso y todos Los fanáticos,
que la Puesta del sol vieron erráticos,
desde La Barraca que altiva y muda,

Ente Naranjos y dispuesta a Oriente,
como la más hermosa Flor de mayo,
miraba al Mare Nostrum de soslayo,
entre olor de azahar y aura caliente.

Valencia de vino, Cañas y barro,
que La catedral luces orgullosa,
junto a ese río Turia que rebosa,
A los pies de Venus su aire bizarro,

rozando su carmín y tez morena,
pues bien sabes Valencia mía que eres,
pues, El paraíso de las mujeres,
aunque sean días de Sangre y arena.

Vicente Blasco Ibáñez, valenciano
que ¡Viva la república! Chillaste,
y por siempre en tu corazón llevaste.
Aunque este sea un homenaje nano,

Con algunos nombres de tus novelas,
artificié malabares y espero,
rendirte tributo humilde y sincero,
sin obrar malestar o triquiñuelas.


(En este poema incluyo 18 títulos de novelas de Blasco Ibáñez)
3
2comentarios 42 lecturas versoclasico karma: 38

De frente al sol

Vuelan pájaros de acero
con su carga de dolor...
¿Por qué no levantan vuelo
los pájaros del amor?

Van dejando tras su rastro
los signos de su vileza
y en los ojos de los niños
el llanto de su tristeza.

Hacen retumbar la tierra
llena de sangre y temor,
mientras la gente se llena
de las sombras del horror,

de sentir caer las bombas
y el rugir de los cañones,
mientras al cielo elevan
sus plegarias y oraciones,

suplicando a Dios bendito
socorrerlos en sus penas
y de su patria se vayan
aquellas aves tan negras,

las que con gas envenenan
al humilde pueblo sirio
y las que vienen de fuera
para acentuar su martirio...

¡Ay, que pronto se vayan
esas naves con su furor,
ruega el pueblo de Siria
a las huestes del Señor!

Unamos ya nuestro canto
en un hermoso clamor,
que cese por fin el llanto
y los tiempos del terror...

Alegres jueguen los niños
sin tener ningún temor,
y puedan crecer confiados
mirando de frente al sol.
leer más   
11
3comentarios 62 lecturas versoclasico karma: 123