Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 156, tiempo total: 0.020 segundos rss2

Me pesa la culpa

Hoy me levanté con tantos deseos de verte,
hay sombras que se imponen ante mi corazón,
la impotencia... lo imposible de poder tenerte,
mi mente alucina con la imagen de tus ojos.

Un día más, y en mi corazón pesa la culpa,
la negligencia, de un abrazo en su tiempo,
batalla mi alma, quedando mi fuerza nula,
la razón solo vive en el triste recuerdo.

Mis ojos nublados, te buscan con desespero,
hay tanto silencio, mi seca alma se convertía,
en surcos y fuentes, al escuchar tus te quieros,
más hoy, pensando en tí, lamento mi cobardía.
leer más   
13
2comentarios 68 lecturas versolibre karma: 110

Que el silencio nos una

Hay tanta naturalidad en nuestra despedida
que presiento que nuestra ausencia ya estaba escrita
leer más   
16
10comentarios 130 lecturas versolibre karma: 99

Congoja Nocturna

Hoy me siento desilusionado

desdichado y terminado

mis sueños han muerto

y mis ganas con ellos


Mi único deseo

poder empezar desde cero

optar por lo que quiero

mas no por lo que debo


Me encuentro perdido

en el mar de la desesperanza

mi vida no tiene sentido

el fracaso me abraza


Acostado desnudo

solo, triste y mudo

aguantando las penas

que la vida conlleva

me quedo sin fuerzas

para enfrentarme a ella


Me he rendido hace tiempo

solo deseo estar muerto

y que en el silencio

nadie recuerde mi cuerpo


Mi aliento se ha extinguido

al igual que mi ser

tal vez es mi destino

el nunca vencer


Esta noche me despido

pues dejo el mundo de los vivos

me sumerjo en la oscuridad

donde siempre debí estar.
leer más   
9
3comentarios 67 lecturas versolibre karma: 87

Chöka (en gris)

Tras puertas rotas
se esconden días grises,
mañanas frías
y noches solitarias.
Habitaciones
cargadas de durmientes.
Sus habitantes
deambulan por salas
llenas de nada,
vacías de caricias
y en manto de neblina. 






Hortensia Márquez




Imagen sacada de internet
20
21comentarios 122 lecturas japonesa karma: 102

Sara (Revolución en mi vientre)

Mis ojos inundados.
Su belleza ilumina la pantalla.
Mi mente idealiza posibilidades.
Su sonrisa entrega eso que mi vida necesita.

Su cabello, castaño oscuro, enreda mis pensamientos.
Su baja estatura debilita mi valentía; incrementa su encanto.
Su ternura hace estragos en mis fantasías.
Y esa mirada, néctar de mi existencia y de mi corazón.

Una pantalla, puerta a un sinfín de aventuras.
Teclado digital, la balsa que me llevara a su lado.
Mi cobardía, único inconveniente.
Las dudas pierden las llaves.
Y la resignación, fiel compañera, se apodera de mis decisiones.

Su sonrisa entregaba eso que mi vida necesita.
Mi mente aún idealiza posibilidades infinitas.
Su belleza iluminaba la pantalla.
Mis ojos nuevamente inundados.
leer más   
9
1comentarios 75 lecturas versolibre karma: 86

Lluvia (II)

Envidiaba a las gotas que caían sin cesar del gris cielo, despreocupadas y temerarias, libres e indolentes. También envidiaba a las gotas que se derramaban sobre su pálido rostro y que caían al inmenso vacío, abandonando sus mejillas hundidas como yermos valles privados de primaveras.

Hoy, despreocupada y temeraria, decidió convertirse en gota, al fin libre, indolente, y acompañó a sus hermanas en su eterna caída.
leer más   
10
2comentarios 104 lecturas relato karma: 83

La última letra K

Nadie ha quemado las fuerzas del yo
Por seguir intentando sacar a relucir la palabra tú
leer más   
4
sin comentarios 18 lecturas versolibre karma: 72

Lluvia

La lluvia asoló la ciudad al anochecer, todos corrían apresurados a sus hogares, perdida entre el bullicio había una pequeña niña que al parecer no tenía ninguna prisa, ya que no tenía a donde correr.
leer más   
7
4comentarios 58 lecturas relato karma: 70

Se murió la bola

Se murió la bola, ya hace van dos días que se murió la bola.
Tan bonita, tan inquieta, pero con la mirada triste.
Siempre le velaba el sueño, me dolía tener que verla.
Quién fuera fuerte como ella, fui el último que la vio
y el último del que se despidiera.

Bolita, yo se que solo fuiste un perro,
pero quién más que yo para inmortalizarte con palabras,
quién más que yo que he sido un perro,
quién más que yo que como tu estoy muerto,
quién más que un perro poeta muerto.
11
4comentarios 66 lecturas versolibre karma: 95

Triste y solo, abandonado

Triste y solo,
abandonado,
uno a uno han desertado,
¿otros?
ni siquiera se han sumado.

¿Que cómo estoy?
¡Decepcionado!
Eran ellos y era hoy,
hoy les he necesitado.

Lo intuía,
un fatal presentimiento
de que esto pasaría,
al sentir tanto silencio.

Silencio y mil excusas
que me dejan tan vacío,
tan repleto de amargura.
¡Y es que no lo merecía!

Poco a poco vas notando,
con el paso de la vida,
con los gestos y detalles,
con las muestras del olvido
de los que eran tus amigos...
que eran unos conocidos,
¿otros?
solo piedras del camino.

Y hoy,
al mirarme en el espejo
contemplando mi reflejo,
recordando lo pasado
y esas cosas que no fueron
y que hubiera deseado,
me doy cuenta de mi sino,
de lo cruel de mi destino…

Y de que estoy solo,
triste y solo,
abandonado.
leer más   
20
5comentarios 79 lecturas versoclasico karma: 122

Mi llanto

¿Que por qué los hombres no lloramos?
Porque el que llora no es hombre y pasa a ser considerado un ser humano.

Lloro por amor y desfallezco,
para ver si con el tiempo de mi llanto,
ya mis lágrimas se secan y convierten en arena
lo que poco queda de mi corazón.

Y si el llanto provocase muerte,
lloraría toda la vida
y vida daría sin razón.

(Para que mi muerte la apure, el Reflex Anoxic Seizure.)
9
2comentarios 88 lecturas versolibre karma: 102

El desafío

Miré ayer el horizonte;
me encontré perdido y amenazado...
de muerte.

Estaba ansioso, desesperado e inerte frente a tu puerta.
Los clavos insanos se me han ido hasta las pupilas,
ya aprendí a controlar los golpes de mi cabeza...
Y de mi cuerpo.

Ahora, estoy solo y parado en el borde;
Ahora estoy solo y quemado por las nubes.
Estoy aprendiendo a estar solo, aprendiendo a caminar solo.

Los tímpanos se me vuelan cada vez que aullo a la luna.
Tus manos vuelven siempre en cada estación y en cada parada de autobús.

Por un momento el ayer se me olvidó

La sed volvió y se desparramo en mi
¿En ti?
¿No lo sientes?
Se que estoy listo para morir;
para dejar ir
¿Y tú?

Vamos tu puedes, abandonemos la puerta y los clavos de ayer,
miremos nuestras manos;
descubramos el horizonte detrás de esa ventana.

¿Quieres saltar?
Adelante. Estaré aquí.
leer más   
7
2comentarios 53 lecturas versolibre karma: 101

Mi Triste Ruiseñor

Tengo escritos cuatro
versos sueltos que no
soy capaz de seguir
desde hace tiempo.


No pienso parar.
Ni quiero.
Ni me sale.
Ni lo intento.

Al igual que estos,
yo también sigo incompleta.
Mi vacío no logra curarlo
ni dicho tiempo.

El ruiseñor ya emigró.
Aunque dejó conmigo su voz
y al verle partir,
se llevó consigo
mi esperanza y aliento.

Fue en busca de una rosa,
donde con el tiempo,se posó.
Olvidó una cosa,para acabar de conquistarle,necesitaba
aquello que a mí me dejó.

Oh,triste ruiseñor,
te hizo falta tu canto.
Lo siento pero lo tenía yo.

Quisiste volver pero era tarde.
Como merecido castigo,
la rosa le embaucó.
Le envenenó con sus espinas.
Arrepentirse de nada le sirvió.

Yo sigo aquí vacía,
pero aún conservo aquella voz.
En sus últimos momentos,
me dijo que me quería,
que en sus entrañas aún
conservaba parte de mi amor.

Entonces,
mi esperanza cobró vida,
evadió por completo el
cuerpo del triste ruiseñor.

El reloj de arena bajaba
y de un momento a otro,
el pajarillo su sentido recobró.

Me robó mi esperanza
y a continuación me
arrebatató su voz.
Cuán arrepentido estaba,
cuán incompleta me dejó.

Ahora que completé
contigo mis versos,
ya puedes volar lejos;
Mi querido y triste ruiseñor.
leer más   
11
3comentarios 90 lecturas versolibre karma: 98

Senryu (otoños sin ti)

Y me llovieron
tantos otoños tristes;
y nunca tú.



@AljndroPoetry
2018-ene-15
leer más   
31
16comentarios 118 lecturas versoclasico karma: 117

Sigo aquí (en tu conciencia)

Se acercaba a mí y me derrotaba.

Me miraba y caía en el abismo de sus manos
me abrazaba y se detenía mi sangre
me susurraba y yo me volvía fractal;
peor aún,
me tocaba
y se anunciaba mi muerte.

Siempre acababa pidiendo que fueras de mis letras
pero siempre te ibas;
siempre volabas,
siempre dejabas un vacío,
siempre temía los “siempres”.

Y nuca acababa de limpiar tus huellas
leer más   
10
2comentarios 53 lecturas versolibre karma: 105

Los pasillos de ayer

Pasillos.

De camino
a casa
tu regreso.

Por entre tus vértebras;
mis huesos.
De entre mi. Tú
De entre tantos. Yo

Yo también tengo luciérnagas en el corazón
que no supieron alumbrar los pasos cansados.
leer más   
13
sin comentarios 42 lecturas versolibre karma: 97

La musa triste

La musa se cansó de vivir,
las letras ahogaron su sentir,
trae pena de versos de amor,
y en rimas llora por temor.

La musa está triste
pues del poeta se enamoró,
Mientras el plasmar dolor insiste,
y sus sentimientos ignoró.

En cada sílaba suspira,
contando la musa camina,
busca acentos con amor,
tratando de disminuir el clamor.

La musa le dice haz conciencia
deja de escribir versos tristes,
¿Porqué vivir en agonía insistes?
mientras yo quiero bailar con cadencia.

Usa tu pluma y escribe de amor,
que muero por besos en versos,
derrocha la tinta en papel,
que seré para siempre tu inspiración fiel.

Las letras de mi alma.
11
5comentarios 103 lecturas versolibre karma: 103

Ella, no había más

Venía siempre despeinada y sin sujetador.
Decía que le oprimían las costillas,
y que nada debía sostenerle el corazón,

porque no era suyo.

Todos los domingos tenía resaca
y la veías ahí sentada,
con la voz del humo de cien cigarros y
los ojos rojos como colillas aún encendidas.
Se reía por nada y cortaba todas sus camisetas.
El ombligo es una cicatriz, y como tal hay que enseñarla.
Quería ser actriz, porque afirmaba
que no se sentía cómoda siendo ella misma,
y aunque riera y bebiera en el fondo,
su sonrisa era de eterna tristeza.

Decía que no estaba preparada para amar,
que le daba pereza toda la parafernalia que hay
en torno a esa palabra.
Que decir te quiero se había devaluado tanto
que ya no significaba nada.

Follaba sin condón porque la vida sin riesgo
no es vida,
y porque sentir piel con piel es imposible
con una barrera de por medio.

Cada noche se emborrachaba.
Cuando reía expulsaba todo el aire de sus pulmones,
e hipaba para aferrarse a la música
que producían sus carcajadas.

Se la pelaba el resto del mundo.
O eso decía.
Era frágil y fuerte,
era risa y llanto sostenidos
por una nota que nunca entonaba.


Era la locura que yo necesitaba en mi vida. Siempre he perseguido ese afán por autodestruirme, por quemar mi cuerpo y olvidar que es mío, por sonreír a la muerte y que ésta me mande un beso no de despedida, pero sí de hasta luego. Ella era mi cerilla. Mi Garfunkel. Ella era justo lo que necesitaba para arder en llamas sin importarme un para siempre, o un luego te llamo. Era todo lo que yo buscaba, y hasta ese momento, jamás había encontrado.

@pelerowski
leer más   
10
2comentarios 141 lecturas versolibre karma: 7

del oficio de escribir

Estimado amigo:

si usted escribe por comodidad, siéntase normal;
si usted escribe por amor, siéntase volátil;
si usted escribe por decepción, siéntase fuerte;
si usted escribe por quedar bien, siéntase uno más;
si usted escribe por que le lean, siéntase inútil;
si usted escribe por escribir, siéntase decepcionado;
si usted escribe por ornato, siéntase pequeño;
si usted escribe por impresionar, siéntase efímero;
si usted escribe...
leer más   
9
2comentarios 43 lecturas versolibre karma: 10

Soy de ti

No soy de mí
ya no son mías las palabras
Ni los colores
Ni lo sueños
Ni mis párpados
Ni el lenguaje
Todo se ha conjugado en ti
En tu verdad y debajo de tus manos.
leer más   
7
sin comentarios 107 lecturas versolibre karma: 33
« anterior123458