Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 110, tiempo total: 0.013 segundos rss2

Mujer ceniza

Fui el silencio de tus labios
la sombra de un amor inacabado
un alma en fuga que se llevó el viento
la tristeza de un adiós inesperado
la contrariedad en tu vida
el palpitar de tu corazón enamorado
la del sueño imposible
la que rozabas con el corazón
llevándola como flor entre tus manos.
leer más   
14
6comentarios 127 lecturas versolibre karma: 78

Bloumi

Hay un olor a tristeza en el aire.

Perdoname, es que tengo atorado un suspiro en las muñecas desde hace tanto tiempo
que ya no sé sin son las ganas que tengo de masturbar el vacío que tienes en el pecho o las marcas que me quedaron después de lanzarme a ese abismo que había en una espalda que no era la tuya.
Como sea, las estrellas sabían igual de dulces y rojas
recuerdo que sólo le bastó cubrir mis ojos con sus manos para hacerme creer que eras tú
era tan grande la mentira
que no me cabía en las manos
y la tuve que soltar
desde entonces mi tiempo se detuvo.

Disculpa que me fuera de tu vida sin avisarte
pero la pura idea de pensar en el monzón de emociones que suponía una despedida me ahogó de sólo pensarlo
pues no quería que termináramos mojados
o descalzos en un cuarto frío, donde ya nuestras luciérnagas no brillaban.
Las manillas del reloj aún se movían pero no era suficiente
como siempre
el peso de lo que teníamos alrededor pudo más,
nos aplastó
y no hicimos nada más que dejarnos
pues fue más fácil renunciar a vivir de cabeza que a todo lo demás.

El tiempo aún sigue detenido.

Las luciérnagas han muerto.

El olor a tristeza no se disipa.
leer más   
11
5comentarios 76 lecturas versolibre karma: 81

Tengo derecho a estar triste

Hoy día, cuando los programas de televisión se afanan en divertirnos, en molestar poco al entendimiento y machacar las preocupaciones a base de gritos, de timos y golpes emocionales, quiero reivindicar mi derecho a estar triste. No sé quién, pero ha o han conseguido que la sociedad puntúe alto a todo aquel que parezca alegre. Digo parezca y digo bien, porque yo no sé si ese que sonríe en las fotos rodeado de gente es feliz o se lo hace. Por no hablar de los amigos de Facebook, de los contactos de Snapchat, de los seguidores de Instagram...

¿Y qué si quiero estar triste? Porque esto se convierte ya en eso, en un deseo, como defensa frente a la censura que te impide estarlo. Nada, que está de moda la felicidad y hay que llevarla puesta para no parecer desfasado. O lo que es peor, para no sentirte culpable. Pero, realmente, ¿qué culpa tengo yo de que otros no sepan manejar la tristeza, mi tristeza, su tristeza? ¿Acaso poner buena cara arregla el problema? ¿No sería mejor dejar que fluya la pena, que se exprese, que patalee, que libere y se deshaga de todo lo que le pesa? Pues no, las lágrimas solo si son de alegría. Las otras, que no sobrepasen el borde de los párpados, que no te pasa nada, que solo se te ha metido algo en el ojo, que hay quien está peor que tú, que lo tuyo ya lo han sufrido otros y no es para tanto. Cojonudo.

Tengo derecho a estar triste. Por ello, no soy ni mejor ni peor que tú. Tampoco soy mejor o peor que el que simula estar feliz. Si me apuras, ni siquiera soy mejor o peor que el que simula estar triste, que también los hay. Tengo derecho a codearme con mis monstruos, invitarlos a una copa, dejar que se acerquen a mí. De esa manera, puedo conocerlos, analizarlos, desmenuzarlos. ¿Para qué? Para fraguar un plan que acabe con ellos. Si no los enfrento desde aquí, desde la tristeza, permanecerán cerca, acechándome mientras sonrío, ji, ji, ja, ja, falsamente. Esperarán su momento y me embestirán con fuerza. Entonces, sí que estaré perdida.
16
2comentarios 106 lecturas prosapoetica karma: 82

Olvido

En el baúl de tus recuerdos...
Hallo el grito de mi silencio.

..............................................................
leer más   
8
2comentarios 108 lecturas versolibre karma: 66

Arquitectura irracional

Mis pasos
en cualquier lugar
y momento
en que me encuentre
son guiados
por el arquitecto
de ángulos
y vértices
que construye
caminos
y puentes
a ninguna parte.
Pasos que arrastran
el peso de la vida.
Pasos cada vez
más pesados
a ningún lugar
creyendo que sí.

De Yo Complemento Circunstancial de Tiempo.
leer más   
10
sin comentarios 61 lecturas versolibre karma: 71

Soneto de un poeta en agonía

Tristes versos desatan esta noche
Apagándose la luz de mi alma
Oscuridad que llena sin reproche
Tinta que derrama amor en la palma.

Cuentan historias cual triste fantoche,
Embelesado de un amor que calma,
Nostalgia en papel viertes en derroche,
Mostrando ilusión que tristeza empalma.

Conmemora una pasado atormentado.
Mostrando la raíz de su delirio,
demonios que lo llevan silenciado.

Ataúd de penas en su martirio,
Arremete contra lo imaginado
Viéndose reflejado en triste lirio.

Las letras de mi alma.
15
6comentarios 95 lecturas versolibre karma: 71

Mis lágrimas

Las olas me circundan, me ahogan,
dejando un gusto de amarga hiel,
son mis lagrimas bajando a mi boca
por el dolor de no tocar mas tú piel.

Noche que te trae en caballos cansados
de andar por la vida sin norte ni causa,
pero me encuentra enfermo y agotado
de amor, de pena y de triste nostalgia.

Llamaradas iracundas danzan febriles
recuerdos que se tornan grises y vanos,
paisajes felices ,cuando eran otros abriles....
mirando la distancia ,eres el amor del pasado.

Te alejaste un día sin mirar hacia atrás
llevando contigo tus sueños e ilusiónes,
continua tus pasos no detengas tú andar,
déjame vivir con mis desilusiones.

Las olas me circundan, me ahogan
dejando un gusto de amargo hiel,
bajando raudas y el corazon tocan,
son mis lagrimas llorando junto a el..

Lucio Carlos Quinteros.®©
3
sin comentarios 33 lecturas prosapoetica karma: 35

El payaso triste

Soy un poeta negativo.
Pero lo peor de todo es
que mi negatividad no es del todo
sincera:

Llevo una máscara
graciosa,
sin embargo, me embarga
la pena;

hacer versos
debería ser señal de tener
una gracia y no una
cadena.

Llevo una máscara
generosa,
tejida por musas borrachas
y venenosas quimeras;

soy un cómico
en el traje
pavoroso, circunspecto, piojoso,
de un poeta.

Llevo una máscara
gloriosa,
pero quiero que sonría el niño
asordinado con poéticas;

qué payaso más triste
en medio de la carpa silenciosa,
sepulcral,
de la biblioteca.

Llevo una máscara
melodiosa,
pero no me hacen feliz
mis poemas,

todo es hacer pompas
en el aire del drama,
todo es un Fénix de amargura
y tragedia.

Llevo una máscara
hermosa.
Maldita poesía.
Maldita belleza.
11
4comentarios 121 lecturas versolibre karma: 85

Martirio

Se agotaron los resquicios para esconder mi tristeza
es tan grande que no me cabe en ningún espacio
se cuela detrás de mis ojos
se transparenta en la piel de mi pecho
me pesa sobre los hombros

Quisiera creer en la posibilidad de vivir dos existencias
una triste y otra feliz
pero no hay puerta cerrada
que ahogue los gritos de mi soledad

En las noches
la oscuridad se revienta en mis sienes
y mi agonía se estira perezosa
hasta alcanzar la última estrella

Este tormento que lleva tu nombre
aniquiló mi sonrisa
se me instaló en los huesos
y los deshizo de amargura desde adentro
aún no decido si esto es amor o es odio

Mariana Antúnez (2017)
14
2comentarios 73 lecturas versolibre karma: 93

Maldita distancia

En penumbras me encuentro ausente,
la lumbre de mi cigarro me ilumina,
en esta noche de soledad disfrutada,
añorando contemplar tu mirada.

En silencio recuerdo tu risa,
tu mirada cautivante me arrebata,
remembranzas que sin prisa,
se apoderan de mi alma insensata.

Son tus ojos, es tu boca,
lo que a mi amor abraza,
una palabra que provoca,
noche de insomnio que me ataca.

Maldita distancia que se ensaña,
me hace sentir de tu amor lejana,
corrientes de frío que empaña,
un deseo de un abrazo que me gana.

Mi cigarro se consume lentamente,
calmando mi ansiedad vilmente,
ahumando mis pensamientos
reviviendo nuestros momentos.

Las letras de mi alma.
13
2comentarios 67 lecturas versolibre karma: 75

Un mundo sin banderas

En este triste mundo plagado de quimeras,
los ojos se me nublan, llora una plañidera,
y surcan las lágrimas, como agua por vidrieras,
porque duelen, lastiman, los que izan las fronteras.

Lavado de cerebros, doctrinas torticeras,
que todo el mundo vea la foto tan grosera,
de a los que, por ideas, los llevan a galeras,
de opresión y recelo, de gente en las trincheras.

La sociedad enferma, políticas rastreras,
solo ellos creen tener razones verdaderas,
tan solo ellos convierten al resto en extrajeras,
¿nosotros qué pedimos? ¡un mundo sin banderas!
15
1comentarios 94 lecturas versoclasico karma: 87

Algunas veces he muerto

(léelo en tono enojado, como si el mundo se acabara en un segundo)

...el mundo se acaba en un segundo


Me quiero engañar por el canto de esas malditas aves en mi ventana
Y quiero morir tan estúpidamente
Dedicándoles
Canciones
Azules
Fin.
leer más   
3
sin comentarios 32 lecturas versolibre karma: 47

Revelación

Te has quitado las telas de indolencia,
las que cubrían tus tinieblas,
mientras bañabas en ginebra
el pilar de tu tristeza.

Te despiertan tus demonios,
llamando a tu puerta,
bailando con tu insomnio,
a la espera de tus letras.

Hundido en el cataclismo,
emponzoñado de verdad,
soñando con un espejismo,
que se convierta en realidad.

Llenar el tiempo de recuerdos,
borrar la sombra de tus cielos,
vaciar la jarra de tus versos,
mientras dejas tu horizonte negro.
leer más   
16
4comentarios 81 lecturas versoclasico karma: 81

Alegoría de la ciudad en ruinas

Cae el sol y empiezan a temblar los edificios
En la margen derecha del río que antes frecuentábamos.
Hay una bola de demolición que en el horizonte
avanza, impasible por el aire.
Recorre entre la nada y mi pecho la distancia
Y golpea hasta arrancarme del suelo los pies anclados.

La ciudad se inunda y yo me seco,
Recuperándome del inesperado mandoble,
Encogida en un rincón perdido
Mientras la vida retoma su ritmo
Y olvida, olvida, olvida.
leer más   
6
sin comentarios 41 lecturas versolibre karma: 64

Mi Nova

Triste la suerte del planeta que órbita una estrella moribunda
Pues supedita su existencia al voluble carácter de ella
En ella ya ardieron los gases que la hacían estable
Y solo espera morir, después de hacerse una nova fulgurante

Tristes los hombres que hacen vida en su zona habitable
Que se enamoran y multiplican confiando en ella
Pues después de un largo silencio, viene el grito de furia
que borra la vida que se aventuro a surgir, tan cercana a "su nova"
6
1comentarios 48 lecturas versoclasico karma: 79

Te vas y te quedas

En cada trazo de mis versos tristes,
como en un bosquejo dibujo tus besos.

Amor ajeno, amor de dulces y amargos desvelos,
amor que hieres de espinas mis sueños.

Te vas y te quedas, como de las flores el sutil aroma,
como el aleteo de las mariposas.

Como aquel viajero que lleva en el alma
la esperanza incierta de volver mañana.

Te vas y te quedas, aunque aun te extrańe
y tiemble tu nombre callado en mi alma.

Mis alas heridas cruzarán el alba
y en mis pensamientos volaré a tu encuentro.

Para que te quedes, para que te vayas
¡Porque fuiste todo y no fuiste nada!
13
5comentarios 146 lecturas versolibre karma: 78

Sueño V (Inédito)

Somos
como puertos
bañados
por el mar.

Inevitablemente
abocados
a la oxidación.
leer más   
13
4comentarios 85 lecturas versolibre karma: 82

Hagamos un minuto de silencio

Hagamos un minuto de silencio
y si hay necesidad de llorar,
sin pena alguna lloremos
Pues hoy la madre entierra a su hijo
y Venezuela llora a sus muertos!

Que el dolor se transforme en llanto
y que de las lagrimas surja la idea
que bajo este poder corrupto
o estamos arrodillados o muertos!

Que nazca del pecho el grito:
Libertad para los que viven!
Justicia para los que están durmiendo!

Aunque el color se fue de sus rostros
y silencioso esta el corazón en sus pechos
Todos los que han caído,
Solo están en un largo sueño!

Esperando para despertar el día
que un nuevo sol se eleve en el cielo
En el que pensar distinto no sea delito
Y querer progresar no cueste el destierro!

Ya es hora de elevar la voz
y mostrar nuestros desacuerdo
Pues hoy, el silencio es cómplice
que los que detentan el poder enfermo!

Que nazca del pecho el grito:
Libertad para los que viven!
Justicia para los que están durmiendo!

Que Paola Ramirez no halla muerto en vano
Y tampoco Carlos Moreno,
Que esa joven sangre inocente
Vertida en esta sufrida tierra
Haga que otros vuelvan la cara
Y vean que bajo este poder corrupto
o estamos arrodillados o muertos!
11
2comentarios 63 lecturas versoclasico karma: 88

Tormenta

Tormenta que me sumerge
atorrante sentimiento,
olas de llanto que emerge,
desesperación que aliento.

Problema que me persigue
algo dentro se va rompiendo,
risa de un pasado en albergue,
gritos ante el sometimiento.

Luz brillante que se aleja,
canto que a mí vida condena,
brisa que a mí pena aqueja.

Esperanza en mi sueño suena,
voz interna que aconseja,
inhalante miedo que apena.

Las letras de mi alma..
15
sin comentarios 44 lecturas versoclasico karma: 78

Lloro el frío acero que me abre

Te hablo de Arte y te quedas helada.
Siento tu abrazo.
Al oído me susurras que me quieres
pero
me estás apuñalando lentamente.
Noto como el metal atraviesa, frío,
mi carne.
Ambos sentimos como se abre.
Lloro por dentro
pero
sonrío desde tu balcón.
Él me ha visto.
Mi barba blanca brilla reflejada por el sol y
¿qué puede uno esperar a estas horas de la tarde?
Orión nunca quedó lejos y
señala siempre
una
dirección.
La verdad, sinceramente, no sé hacia dónde y
si estoy en el extremo correcto.
Me vigila colocando su dedo en una fecha.
Hablo de Arte y las palabras parecen atravesarte como balas.
Y lloro.
Mi mano derecha
sí sabe lo que hace la izquierda,
pero mi cabeza
no sabe lo que hacen ambas.
Aplauden y no entiendo por qué.
El camino
se acabó demasiado pronto y costaba dar la vuelta,
no obstante, me senté
en un borde a esperar a que llegaras.
Siento tu mirada detrás de mí y no me atrevo
a girarme.
Una luz ilumina mi sombra que
sigue ahí,
tanteando mi reacción.
Al final, aburrida, se sienta a mi lado y
me coge de la mano.
Ahora soy yo ese ser oscuro que dobla las esquinas
el primero.
Te hablo de Arte y ríes y
yo lloro y
siento que mi carne se abre
mientras mi sombra
me abraza.
En la divisoria de la colina,
desde este camino finito, coloco mis dedos
como rayos de sol.
leer más   
11
2comentarios 67 lecturas prosapoetica karma: 79
« anterior123456