Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1285, tiempo total: 0.024 segundos rss2

Deja Vu

Que odias la injusticia, piensas
mientras probando tu café,
clavas la mirada en el desconsuelo
de un alma desconocida.
-como nosotros ahora-

De repente,
tropiezas en sus ojos, con la memoria
de mis tristezas de ti
y reconociéndote juez y verdugo,
giras la cabeza fingiendo indiferencia.
-como aquella tarde conmigo-

¡Dos más de azucar señorita!
pides volviendo, melancólico,
a tu café, ahora amargo y frio.
-como tu vida sin mi-


-De la serie Bitácora de un viaje hacia ninguna parte
7
1comentarios 43 lecturas versolibre karma: 89

Se Desante

A veces teniendo el valor,
Nos faltan las fuerzas
Y nos quedamos.

Esperando otro día
Para poder huir,
Y nos consolamos.

Nos recostamos
sobre el costado herido,
Esperando sanar.

Siendo ciegos,
Siendo ignorantes
Que perecen.

A veces teniendo todo,
Nos falta el tiempo,
porque todo se congela.

Y las noches eternas,
Son caóticas,
Son un infierno.

Y la herida sangra,
Y toda cicatriz
Se vuelve abrir.

Porque somos fragiles,
Insensibles e intolerantes
A lo más pequeño.

Porque la constancia
De las cosas malas
Nos hace susceptibles.

A veces teniendo paz,
Hay voces en tu cabeza
Haciéndote estallar.

Porque los recuerdos
Son inmensos,
Y no perdonan.

Porque tenemos condenas
Que nos persiguen
Por la eternidad.

Porque huir,
No nos hace libres,
Y a veces no podemos escapar.
5
3comentarios 48 lecturas versolibre karma: 89

Me lees en tu ternura

Me lees aún a la distancia
que han creado los hombres
a través de fronteras
de sur a norte me lees
entre cielo y mareas
A la sombra del bosque
desnuda entre hojas
me lees y de otoño paso a ser tu primavera.
Te siento,
trazando mis palabras
en la suavidad.
en tu susurro me escondo y permanezco
soy verso dulce que se abraza a ti, al latido que con ternura me lee.
leer más   
21
16comentarios 95 lecturas versolibre karma: 105

¿Qué queda de entonces?

Si te nombro
debo arrancar el hilo
cosido a los labios,
poner hierbabuena en mi boca
y dejar que me escueza la herida,
igual que me arden los ojos
de noche,
cuando aparece el pasado
poniendo un pétreo presente
en las pesadillas.

Catorce guerreros se cuadran
al regreso de junio en el calendario.
Recuerdan la rienda que dimos
tan suelta, tan ciega…
a un par de caballos de trote bisoño
pisando relojes de nubes
sin prestar cuidado.
Ignaros románticos fuimos…
¿Qué queda de entonces?
No lo tengo claro.

Quizá sea la nada de aquello
la que nos defina.
Perdida la huella de toda inocencia,
aumentan las canas e igual crece el fango
que pisa mi suela.
Y, entonces, ¿qué queda?

Maletas vacías contienen los sueños
que un día albergamos.
Los viajes, los planes, los hijos,
la casa, la mano cosida a mi mano
en cada paseo…
Ya todo parece la imagen de un barco
que tapa la bruma.
Tu olor se confunde con otros olores
que ya no recuerdo.

¿Qué queda de entonces?
21
16comentarios 89 lecturas versolibre karma: 122

Alzo La Voz

He venido hoy a alzar la voz
Alzar la voz por aquellos que son juzgados,
o esos que son maltratados.
Incluso para aquellos que siguen luchando.
Los que cada día se levantan en contra del odio.
¿Por qué está tan mal ser quiénes somos?

Ellos repiten y repiten que nos iremos al infierno.
¿Pero es su misericordioso Dios capaz de hacernos aquello?
Porque el Dios en el que yo creo,
es un ser incapaz de impedirnos eso.
¿Qué es lo malo que hemos hecho?
La dulce dicha de amar nos hizo ser perseguidos.
Entre maltratos, llantos y sufrimiento.
¿No se acabará esto?

Su odio ha sido tan fuerte que me ha roto por dentro.
Han matado cada parte de mí que amó.
¿Ya están contentos?
La capacidad de amar me la quitaron.
Me quedé tirada en el suelo.
Extrañando a la persona que amo.
Sólo porque ellos no quieren aceptarlo.

Ustedes profesan que son los hijos de Dios.
¿Tienen la moral de decir que son eso?
Luego de todas las piedras que nos han tirado.
Después de matarnos y torturarnos.
Después de que queríamos sentirnos amados.
Dios, calma a tu pueblo ensangrentado.
Son ellos los que se oponen a tu legado.

Tengo que esconder lo que siento, ¿por qué?
Este sufrimiento no lo pueden entender.
La agonía de no poder ver.
La zozobra al no poder tocar.
El odio por no poder amar.
No puedo, no puedo tomarla de la mano.
Porque eso sería un insulto al Dios que han utilizado.
¿Realmente creen que el todopoderoso quisiera que el odio sea propagado?

Mi madre me ha enseñado que Dios es aquel que ama.
Que juzga aunque no lo haga.
Ustedes, los llamados seguidores de Dios,
han sido lo más ateo que he observado.
Usan el nombre del Señor como respaldo
en todas esas cartas de odio que nos han mandado.
Pero nos hemos cansado.

Somos como cualquier otro ser humano.
¿Les gustaría ser de esta forma tratados?
Teniendo que esconderse por el amor como única razón.
No saben lo que se siente ser burlado.
Hemos soportado esto años y años.
Y algunos no podemos seguir en esto.
Nuestro pecho se oprime cada vez que debemos negarlo.
La vaga esperanza de un cambio,
es lo que me ha acompañado estos años.
Pero si estoy estancada no puede haber una transición.
Así que yo, hoy, en nombre de quién amo.
Sin importar todo lo que me han lastimado.
Alzo mi voz en contra de todos los que me han odiado.



Este poema, especialmente, va dedicado a todos aquellos que han tenido que amar en la oscuridad.

—aleluya roto. (freedomofsuffer)
3
sin comentarios 9 lecturas versolibre karma: 39

El eco de tu nombre

Mil caracolas repiten
constantemente tu nombre,
y yo en silencio, desierta,
sintiendo su eco en mi pecho,
muriendo en cada segundo.

Hueca y vacía por dentro,
extirpada la alegría
cual espiga de maíz
vencida y seca, rendida
frente al impetuoso viento,
así muero en cada ausencia.

Igual que la duda abrasa
y al incrédulo envenena,
así me voy consumiendo.

Que si no puedo tenerte
moriré viviendo sola,
arrastrada bajo un cielo
que desapacible llora.

En ese eco que repite
constantemente tu nombre,
y ausente de ti… me mata.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/04/15/escribe-tu-relato-de-abril-iii-el-equipo-
23
24comentarios 118 lecturas versoclasico karma: 104

Mi país

Me gustan
los campos de su cuerpo,
crearé tribus
con mis sentidos
acampando en sus laderas,
beberé el horizonte
sorbo a sorbo
las lunas y lunares
dormire en su gramilla
besaré sus grietas
desmayando mi lengua
sobre sus aguas,
ese será mi país
territorio de deseos
esperando despertarse.
leer más   
6
4comentarios 48 lecturas prosapoetica karma: 79

Flores

Gracias a ti,
aprendí a amar las flores.
Con cada una de sus espinas,
con su tallo desaliñado.
Con sus pétalos marchitos,
con sus hojas secas.

Aprendí a amar las flores muertas,
esas que hoy te regalo,
por más que me haga daño,
en representación de lo que hemos realizado.
Matamos cada esperanza,
cada pétalo vivo,
cada hoja llena de agua.

Hoy, quisiera que me regalaras flores.
¿No te gustaban también?
Recuerdo que solías decirme,
que las amabas con desdén.

Vida mía, regálame flores muertas,
para intentar acabar con mi tristeza.
Porque por culpa de ella,
soy esta extraña impureza.

Los tulipanes eran tus favoritos,
a veces recuerdo el jaspeado con anhelo.
“Tus ojos son preciosos” es mi mejor recuerdo.
Esta flor está agonizando,
y muere cada día más con tu silencio.
Ese que yo misma he creado,
para acabar con todo tu sufrimiento.

—aleluya roto. (@freedomofsuffer)
6
sin comentarios 20 lecturas versolibre karma: 56

Dystopia Cash Planet

”Where do you live?” they ask sometimes.
“I live in Dystopia Cash Planet” I answer back.
They call it The Blue Planet, but it is not.
It’s green as money buying everything.
It’s green as our brain looking for excuses.
It’s pale grey as rain writing post-it notes in windows
with words that you forget all the time.
We have a lot of religions, cultures, bad habits,
myths, fairy tales, nightmares, national pride,
we-do-like-this, we-do-like-that,
we-believe-this, we-don't-believe-that,
but we are all green inside
and our hearts are a one-dollar bill.
As all dystopias, ours will end up bad,
like in the movies when the sun collapses
and everything dies.
“Where do you live?” they ask sometimes.
“I live in Dystopia Cash Planet” I always answer back.
leer más   
4
2comentarios 23 lecturas english karma: 64

Filtro etéreo

Sangre, fuego, agua y tierra,
en ellos me fundo como una ola
envuelta en la magia de la guerra,
enredada en las arenas de una caracola.
Estrellas, galaxias, universo que me encierra,
en ellos soy el apocalipsis de una pistola,
viajo en forma de meteoro en sierra,
muero después en lágrimas de escayola.
Fuerza, poder, omnipotencia que yerra
en los mayores confines de un “hola”,
dicho detrás de una puerta que me cierra
el puño de acero que me descontrola.
Furia, infierno y hecatombe gamberra,
como el tiempo mismo, que me viola,
me arruina el corazón con el eco que desencierra,
la rosa escrita en el amor de una pianola.

© 2018 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
3
sin comentarios 16 lecturas versolibre karma: 19

Secretos de poetas

Los poetas conocen
el efímero secreto
de la eternidad,
transpirando nocturnos
e inhabitados destellos
de sus inquietas entrañas,
despedazando insomnes
palabras que no moriran,
bajo el sol de una vela
derramandose en la hoja,
la mano temblorosa,
temerosa y frágil
sueña un verso trás otro,
los ornamenta,
los cincela y pule
para que nadie se atreva
a enterrarlos en un anaquel,
bajo una tumba de polvo
sin miradas hambrientas
sin la caricia de unas manos
enamoradas del silencio.
leer más   
8
6comentarios 87 lecturas prosapoetica karma: 91

Si me tenías

Si me tenías...
¿Porque ignorabas las señales?
¿porque olvidabas los detalles?
y te sentiste tan seguro,
arriesgando nuestro futuro.

Si me tenías...
¿Porque cambiaste tu forma de ser?
He hiciste que cambiara mi amanecer,
cuando te di lo que nunca había dado,
y ahora mi corazón dejaste marcado.

Si me tenias...
¿por qué no seguiste enamorándome?
al contrario hasta seguías apartándome,
contagiándome tu mal humor,
haciéndote de mi desdicha el autor.

Si me tenías...
¿Porqué ya no acudías a nuestras citas?
mi boca ya no era tu manjar suculento
mi cuerpo ya no era tu alimento,
ni mis deseos recibían tus visitas.

Si me tenías...
¿porque pintaste de negro mi alma de colores?
¿porque me regalas rosas de ausencia?
borrando huellas de mi existencia
riéndote de mi pasado de sinsabores.

Si me tenías...
¿porque no supiste amar lo que soy?
¿porque no seguiste el camino donde voy?
¿porque me diste solo una prueba de ti?
sabiendo que en mi corazón te metí.

Si me tenías...
ahora solo tendrás el recuerdo del final,
las caricias que se llevó la tempestad,
la última página de una historia fatal,
donde fallo a favor de la soledad

Las letras de mi alma.
12
6comentarios 69 lecturas versolibre karma: 113

¿?

¿Existe una hora exacta,
un tiempo preciso para despedir
a los días que duermen
bajo el brazo de la abulia?

¿Se pueden desarmar las minas
sembradas bajo el campo rojo
de las cicatrices?

¿Se puede destrozar el reloj
que puntualmente marca
el minuto del retorno?

¿Se pueden abolir las leyes de la noche?

Tal vez
Tal vez no
Tal vez ya no importa
4
2comentarios 20 lecturas versolibre karma: 55

Gorriones

Gorriones, gorriones,
en tu cielo raso,
hasta el ocaso
visten de espuma,
la obscura bruma
que en tu cintura
ancla mis sienes,
y tus gorriones
que van y vienen
como las olas
que nada temen,
hicieron nidos
en mi cabeza.
leer más   
11
8comentarios 66 lecturas prosapoetica karma: 109

Tus versos

Imprimes en tus versos
un dolor profundo, intenso,
y los echas a volar,
despertando sentimientos.

Pones alas a tus versos
con paletas de colores
y los echas a volar
llevándose tus rencores.

Grabas en tus versos
fantasías y promesas
y los echas a volar
llevándose tus tristezas.

Cada verso que desgranas
y alza libre su vuelo
te regresa bellos momentos
que en versos nuevos derramas.
leer más   
20
21comentarios 156 lecturas versolibre karma: 129

als ulls...

als ulls un verd d'oliva...
al pit...vellut d'ametlla a punt de madurar,
prò a la fi...de corfes adherida,
sóc bígar resistint fora la mar
que a la pell mareperles m'han fet vincle
i prou que'm dol d'escata...despullam,

l'equivoc entrellum vora tardor desnia
ambigües tremolors d'amor inconegut...
si arriba un feix de lluna
que'm clogui les ferides !
amb la tebior blana del seu dir nocturn...

o que la terra audaç alenant odissees
m'aferri a l'espadat al davallar lluïssors,
que des de les arrels fins les agulles primes
si m'ha de fer triar... destriaré amargors
11
10comentarios 64 lecturas catala karma: 120

Piel dormida

Profeta y mago
que predices el dominio
de tu encanto
sobre esta piel dormida...

Con tu beso
asaltas la noche
y del relámpago de tu boca
se quiebran la sombras;
penetras ahora
la trémula estrella
víctima de tu sigiloso paso;
la que sabes tuya
y le reclamas pertenencia.

En el insomne palpitar
al fin obtiene recompensa
el desfallecer de tus anhelos.
Somos como aquellos desesperados
que se llamaban en silencio;
que se encuentran hoy
en el laberinto de sus cuerpos;
que se dicen todas las palabras
que por deuda se arraigaron...
Aquellos palpos serenos
a los que en sus sueños de fuego
y su lecho de rosas,
el deseo en descaro
presto les aflora
y en los secretos tácitos
de Lunas pasadas
encuentran tiernas sus razones perdidas...
y se pierden en las caricias
que desde siglos
les aguardaban.

Arribas y descubres
que el letargo de la tímida zarza
se devora
al sonido de tu voz...
que las cuerdas del arpa
se tensan
para interpretar
infinitas melodías de tus manos.

Ves que el paso
de mis columnas
pretende ser, solo por ti andado...
Que la hiedra del olvido
es en realidad
dulce miel
destilada de mí
al libar de tus labios.

Serás siempre
permisiva y voraz ansia
que consuma mis remansos,
cada vez que al ocaso
te disfraces de alba
y asaltes de nuevo
la nocturna alcoba
de esta, tu trémula estrella
que por ti solloza;
que por ti espera,
al palidecer del día;
al palpitar de tus dedos,
al roce de tu abrazo...




Yamel Murillo



La muerte perdida en el laberinto©
Caleidoscopio©
D.R. 2013
leer más   
13
8comentarios 74 lecturas versolibre karma: 117

Deja, amor, que el rocío te acaricie

Deja, amor, que el rocío te acaricie.
Asciende la escalera del suspiro
que mi pecho levanta al contemplarte
en un aire que es canto y es viento.

Deja que se encuentren tu sueño
y el mío allá donde el olvido
vela con sus lágrimas
los sollozos del amor.

Date a las corrientes y a las flores
que aguardan anhelantes
tu cuerpo entre la niebla.

Desátate tus ropas en el alba
cuando palidecen las estrellas
y deja, amor, que el rocío te acaricie.
leer más   
9
2comentarios 74 lecturas versolibre karma: 99
« anterior1234550