Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 91, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Palabra

Palabra, un viento musita
letras de viejas canciones,
del silencio que suscita
huye de las emociones,
¡y qué verdades evita!
por mentiras a millones.
8
5comentarios 28 lecturas versoclasico karma: 118

En los pasos de una estación

Una barca hundida
nos regala sus leyendas,
guarda la memoria
del cristal de los mares,
enmudece y descansa
en su sudor perdido
y en la rendición de sus maderos,
vencida por las aguas,
por el aura de muerte
narrada en la caducidad de su tiempo.

Un árbol nos observa,
se abre en su corteza mágica
un ojo misterioso
con el que lee nuestra alma,
hace ondas en el aire,
crea vientos
con la rabia de sus hojas,
las hijas de su firmeza
que caerán cual nieve templada
para fingir ser agonía
sobre la alfombra del heno.

Alarguemos las miradas
alli hacia donde el Sol
pretende engañarnos cada tarde,
agucemos nuestros oídos
y percibiremos la lentitud de un trote.

Ese sonido claro
tiene por nombre otoño,
muy pronto vendrá
para llevarnos a pasear de su mano.
leer más   
19
20comentarios 123 lecturas versolibre karma: 106

Cádiz

Cádiz, confeti de brillos,
calima densa de tul,
de olas bordadas de plata,
brisa añil de juventud.

De cielos de eternos soles,
que doran piel y testuz,
de atardeceres que ciegan,
friso y portal de la luz.

Cádiz, de vientos dementes,
tormentos de la inquietud,
de playas de arena inmensas,
cobijos de multitud.

De esos mares infinitos,
donde desova el atún,
frituras y casas blancas,
de pleno acento andaluz.

Cádiz, es sal y la arena,
templado piélago azul,
es aire, agua y claridad,
es mi norte, que está al sur.
15
4comentarios 77 lecturas versoclasico karma: 121

Una casita frente al mar

Haz las maletas y camina hasta mi casa.

Mi casita está en la playa frente al mar.
Es pequeña y humilde, la pinté con el azul celeste y el marino del mar.
Ya verás, la reconocerás enseguida, no temas.
Notarás la fachada deslucida con el paso del tiempo y de las tormentas, pero todavía altiva.
A la puerta, en constante deriva una chalana que solo navego cuando te escribo.
¿Sabes?, a veces, sonrío al pensar que en realidad solo poseo una pequeña puerta de madera repintada de blanco, entre dos mundos.
Que las paredes son de un adobe amalgamado con la bruma de las aguas y la arenisca de las dunas.
Que las ventanas son enormes y cautivadores ojos de buey….

(Te confieso que me da por reírme tontamente como un chiquillo cuando pienso en los desorbitados ojos del animal)

… desde donde cuento cada una de las olas espumosas batidas contra las inocentes rocas del acantilado.
Es muy entretenido te lo aseguro, el tiempo parece detenerse a cada espasmo cínico de mi mirada y, cuando quieres darte cuenta, ya es prima noche.

Haz las maletas o coge cualquier cosa y vente a mi casa.

Seremos felices, lo intentaré con todas las fuerzas de mi corazón, de nuevo.
Aunque debo decirte que no tengo jardín; pero si tengo tiestos, pocos, la verdad, con flores multicolores que cada otoño mueren absortas mirando al mar, impasibles.
¡Oh, pero no me entristece por que apenas es perceptible!

Pero te hablaba de las noches, ¡Dios se me va la cabeza!, de la oscuridad de mis soledades, de mis tristezas…

Haz tu equipaje y vente.

Olvidaba decirte ¡No traigas libros!, aquí hay palabras y versos siempre en el aire.
Es un engorro porque a ellas tengo que atraparlas y a ellos escribirlos y son muy traviesas y esquivos,
es imposible tener la casa limpia con ellas, ¿tu me ayudarías a limpiarla?.
Mientras tú atraparas las revoltosas palabras escapando huidizas al olvido de mi memoria,
yo atraparía a los versos más dóciles.
Luego, al ocaso navegaríamos la chalana sembrando lo recogido en el mar purificador
que nos devolverá en cada ola contada desde mi ventana,
en reflujo jugoso de una lengua limpia de morfemas y lexemas tu ya sabes amor, de barreras.

Haz tu equipaje solo con la piel de tu alma y acompáñame.

Lo peor son las tormentas…
…se filtran por dentro y me recorren fluviales con su líquido cienoso y salado de sirenas embriagadoras….
Pero, amor, tu nos les temas porque serán para ti arcoíris dibujados al capricho del sol y del aire.
A los vecinos les gusta, supongo, yo nuca salgo pero si estás tu, cogeré tu mano enamorada y nos sentaremos en la arena
y nada nos secará ni marchitará.
Y cuando el viento amaine y la fuerza del mar se congele
cogeremos juntos la chalana y ya, sin miedo, pediré besarte.
¡Oh dios que vergüenza después de tanto tiempo!

¡Haz tu maleta y ven enseguida!

Creo que la flores están marchitándose,
que el ojo de buey, ¡maldita la risa!, se están ciñendo a mis ojos
y ya apenas distingo el reflejo del agua salada.
Que la bruma de las paredes se está disipando,
y la arena cae lánguida en el fondo acristalado de mi existencia.
Ahora, las tormentas son terribles y devastadoras,
y tengo miedo al trenzado de su cuerdas abrasadora de toda esperanza.

Coge tu mochila y vuelve con ella de felicidad repleta.

Y si por los caminos pierdes el rumbo y decides asustada no volver,
¡Ardamos entonces la playa, la casa y el mar,
y que el cielo contemple mi cuerpo abrazado
al dulce veneno de las sirenas de sal!.

Ven desnuda a contemplar mi cuerpo enjuto,
ahora parco en palabras,
y entiérralo bajo una lápida pesada,
y como epitafio estos versos,
con flores a María, no junto al mar,
si no en sombrío terreno de huerto castellano.




@Inmalitia, Andrés García. © Septiembre, 2018
Imagen: Aspecto de una caseta de la costa de Jesús en Ibiza. D.I. Diario de Ibiza.
leer más   
14
7comentarios 92 lecturas versolibre karma: 113

Llueve

Llueve y mi alma está mojada de la nostalgia
de unos besos que enmudecen la tarde,
temblando en las manos sin poderse escribir,
llueve también por la ventana y espero
fantaseando por ti…

Llueve y mi alma está mojada
por las lágrimas de otoño que acortan la tarde,
la tarde que hoy viste tan gris…

Y tal vez llueva en alguna primavera,
quizás la tuya tan lejana,
y aquí moja el frío
entre soplidos de vientos
con hojas amarillas y ocres,
pero casi sin flores…

Llueve y huelo tu perfume
como enviado del cielo,
o del norte
y la gravedad lo trae a mi,
y mi alma enamorada respira profundo,
cierra los ojos, sueña y baila, sonrío
y miro el anochecer en la ventana, sin ti…

Llueve y que romántico sería
que estuvieras en mi vida,
sin ser la fantasía que espero sin venir,
y me convence de agonía de extrañar
lo que no fue…

Y será larga la noche,
la tormenta ahoga los latidos
con ráfagas de viento
que no le dejan a las sábanas cubrir
y arrullar a mi cuerpo,
y un escalofrío aborda mis sueños
cuando me abandona al fin el desvelo,
agotado de mi…

Y no hay mejor poesía,
que desvele una lluvia
para expresar sentimientos,
esos callados que quieren decir…

Simplemente llueve
un día tras otro,
y no hay nostalgia que sobreviva
en un corazón roto, por eso se escapa
buscando torturar otros…

Por eso mi corazón palpita
y yo huelo tu perfume,
cuando el viento moja las ventanas,
cuando salgo a besar
y enfrentar cara a cara la tormenta,
para que sonrías amor desde arriba
cuando me veas mojada de tu lluvia,
oliendo amor, a ti…
(Lola)
19
9comentarios 135 lecturas versolibre karma: 120

Quisiera

A veces quisiera escribir un poema
pero...
¿cómo le hago si no soy poeta?

Quisiera escribirle a través del viento,
y entendiera cuánto le amo,
que..
al pensarle lo sienta en el aire.
y también sienta
la suave caricia de mi mano.


Imagen de la web.
leer más   
9
4comentarios 78 lecturas versolibre karma: 112

Las ventanas...

Mira la ventana, mira y dime que ves
que dicen tus ojos, que siente tu alma
cuando el cielo gris viene con el viento
llevando las hojas, en un silbido bajo
sin decir adiós…

Y la ventana nos resguarda del frío sin alma
del viento que apurado se lleva todo a su paso
sin compasión ni calma…

El vidrio permanece inerte
empañando su vergüenza
con el calor de nuestro aliento
mirando hacia adentro y hacia afuera
esperando una caricia, conque un ded
le dibuje su corazón…

Mira y dime que vez a través de la ventana
cuantas caras sonrientes, cuantas llorando
cuantos ojos soñadores, cuantos cerrados al viento
cuantos rostros besando en él los mensajes
de otros tiempos perdidos, buscando un destino
para descansar…

Yo miro más allá de la ventana
la vida que viene y que va
con sus emociones
vestidas de estación
con sus sentimientos
en cada expresión
con el mismo cielo
aunque el sol
más lejos o más cerca
con la ventana cerrada
al frío, o al calor abierta…

Yo miro a través de las ventanas
las de vidrios, y las del corazón… (Lola)
15
5comentarios 213 lecturas versolibre karma: 102

Suspira el viento

Suspira el viento que vibran en el pecho
cuando me atraviesa desnudando mi ser

no puedo mentir al viento en tardes oscuras
cuando vienes a mi mente y me trae tu voz

me dan miedo el desierto en que me convertí
donde nada queda sólo roca, sal y aridez

donde el sol se escondió en un perenne ocaso
donde ya no llueve y mi rosal se marchitó

donde el jardín de mi alma se hizo pedazos
y el viento cual pétalos sus ruinas esparció

El mundo de ilusiones sueños y esperanzas
con el viento en partículas de arena desapareció

Suspira el viento al atravesar mi pecho
sabe que lastima y tiembla también de dolor.

MMM
Malu Mora
leer más   
17
11comentarios 106 lecturas versolibre karma: 114

Del mar y la roca (Colaboración con @sarrd8r )

En todos sus mares de roca se abrieron fisuras
por donde se filtraba cada gota de melancolía.

Escondiéndose del sol en una periferia de estrellas ya apagadas,
certezas tintinean en silencio,
el rumor de recuerdos súbitamente inalcanzables.
Globos que se escapan entre mis sueños,
volviendo a su cosmos,
ilusiones de azules y blancos
de su falda al viento.

Dime norte,aire de runas,
eres aliento del pasado labrado en mi roca?

Soy lo que escribiste en la arena
y el mar no quiso borrar.


Lloraré hasta vaciar la sal de cuantos océanos nos distan,
cada ola será latido de reloj acercando nuestras manos.
Voltearé crepúsculos en la yema de mi lengua
por pronunciar tu nombre.
No quedarán valles ni cimas sin bautizar,
tallaré tu figura en cada cumbre,
en mi roca,
en tu ausencia.

Entre aullidos desbordados,
alcanzarán mis ojos a tus ojos
y a través de tu mirada,
regresaré a tu alma.

Amen.
leer más   
13
17comentarios 131 lecturas versoclasico karma: 118

En el espíritu de las flores

Soy
De la que se mueve en el color
Y se adentra en el espíritu de las flores,
la que vive y sueña en su perfume.
La que vibra con el alma
de ritmo y de luz entre los pétalos,
la que florece en la espalda
oleaje de amor con latido de viento
en el bosque.
leer más   
18
9comentarios 114 lecturas versolibre karma: 101

Bosque de palabras

Mira que me he descubierto
entre tus páginas
en este bosque de palabras
que llevan savia dulce.
Haciendo florecer cada verso me llamas
leo que me nombras entre letras desnudas
de amor, de ternura, de poesía.
Y se que no estoy sola
que emocionas mis latidos
que haces llover mis labios
y hacen ruta mis sentidos
por este sendero perfumado
donde caen las hojas
de mi pecho enamorado.
leer más   
14
11comentarios 84 lecturas versolibre karma: 111

Estoy cerca de ti

Estoy cerca de ti
estoy en tu paisaje,
saliendo entre montañas,
volando entre las hojas
brillando sin ser brillo en tu alba.
Estoy cerca de ti
y se que me abrazan tus ojos
el calor de un latido
Cerca de ti, como tibio viento
que llega a tu mejilla,
roce de plata que se plasma,
que dibuja besos de luna sin olvido.
Cerca de ti.
leer más   
19
8comentarios 148 lecturas versolibre karma: 92

El viento

El viento ha regresado
llorando a mi ventana
revisa cada grieta,
de cierto me desgana.

El viento entra a la fuerza,
destrozando las lumbreras,
sin saber callar su queja
que parece ser eterna.

El viento me atormenta,
me pone de cabezas
estando así tan bravo
parece que me grita.

Aúlla como un lobo,
me altera me marchita,
me arranca las ideas,
el viento me las quita.

El viento está molesto
y no sé cómo aquietarlo,
está como llorando,
su voz se escucha alto.

Me implora que lo deje
rasgarlo todo un rato,
me habla, me suplica,
no puedo consolarlo.

Su voz es un lamento,
un llanto desolado.
el viento siente ahora
que su tiempo está marcado.

El hombre está borrando
memorias del pasado
destrozando cada historia
que el planeta ha cincelado.

El viento quiere herir,
devastar cada cimiento
levantado por los hombres,
que interfieren en su paso.

El viento se ha aplacado,
no quiere estar ya bravo,
por hoy se ha terminado,
se siente muy cansado.

El viento está sereno,
susurra desahogado,
calmada está su brisa
que duerme en el tejado.
leer más   
9
14comentarios 112 lecturas versolibre karma: 89

Volví entre tus labios

Volví
Desempolve las lineas de tus libros
Volví a leerme
a verme trazada en tus palabras
como el viento entre las hojas
Libre, coqueta, enamorada.
Volé en letra cursiva
escrita en tu poema
Sutil y amada entre tus dedos.
acunada en tu latido
rima tierna de vida
entre los labios.
leer más   
17
8comentarios 118 lecturas versolibre karma: 92

Tarifa por peligrosidad

Echando de menos hasta poder echar de menos,
todo lo que siento creo que está demás...
iado lejos de la frontera que no quiero cruzar.
Tengo al cielo bebiendo de mis manos.
Esto merece una tarifa por peligrosidad,
no tiene buen sueldo.
Caer y rescatarte y encontrar el punto medio
para llamarlo arte.
Paracaidismo rezando al viento,
puenting sin cuerda ni puente.
Una huida hacia delante.
11
8comentarios 77 lecturas versolibre karma: 91

Llegaste

Ya llegaste
te siento
suena a latido el viento
Y me llega tu aroma;
a esperanza, a libertad
a corazón enamorado
a canción viva
que aplauden las hojas.

Llegaste y me besas
desde la frente a los labios
dejando un rastro de poemas
de amor sobre mi rostro.
Llegaste y te quedas
Me pego a tu costado
Sacudo mi alma
y te escribo, te abrazo
te canto, te amo, te vivo.
leer más   
20
6comentarios 124 lecturas versolibre karma: 90

Cielo en tu paisaje

En el medio del agua y el día
entre la nube y el profundo mar,
allí donde el vaivén de las olas
hace danzar mi corazón.
Yo sueño con la alegría
de ser viento y cielo en tu paisaje
de moverme libre en el latido que te abrace.
leer más   
15
2comentarios 96 lecturas versolibre karma: 96

Si no, no sí

Si no, no sí.

Llegaste y te fuiste, al lado junto
de la espera,
y volando esperé
sentado esperando llegaras
para irte.
Estás con tus silencios, llegando cerca
de donde nunca fuiste,
a un paso cerca de siempre
sin estar, restar al viento,
mudo hablando sin llegar.
Te a próximas tés, al filo del aire
convencido de hablar
pero no llegaste hacerlo,
tenías ganas de rozar y tocar
palabras sin vocalizar las,
y te marcharte de nuevo.
Te acercas con miedos, no quieres
tener tiempo,
ni siquiera hacerlo
ni tenerlo.
Te fuiste como llegaste,
de nuevo te a próximas tés
cerca, cerca de ese reloj sin horas
ni tiempo.
Como siempre llegaste
y te fuiste de nuevo
sin hablar
sin remedio,
y yo te sigo
y te espero,
junto al
viento.
leer más   
4
sin comentarios 113 lecturas prosapoetica karma: 61

Mendigo Profeta

Luz seca abriendo veredas para caminar despacio, dentro del cántaro aguas y aires del pasado, lagrimas desterradas a los océanos.
En la plaza aves y reptiles, el calendario, el reloj, la sombra, se ha parado, Tánger camina lento y despacio.
Silencio está cantado el gallo, solo en la alborada, me recuerda a Granada su Albahicin y sus gitanos
Tornasoles giraban alrededor de su figura y el aire modelaba los árboles quietos
El mendigo lleno de todo y vacío de alimentos, caminaba lento, muy lento
Fuente de saber, universidad callejera con sangre, dolor, y miseria.

La sombra le acompaña y la tristeza es su compañera, truenos apocalípticos destruyen sus sueños, y su libertad se revela, profetas de los desiertos y los mares
Poner orden en su cabeza, la dejadez, el miedo, golpea sus pies desnudos en las aceras
Es el testigo del milagro de los panes y los peces, y no tiene que comerse, solo sudor y barro a diario le acompaña
Mañanas sin sombras, acarician sus miserias diarias, vientos de sabores tristes y húmedos en su cabeza,
Profeta de Chaouen
Sol con tormentas
Ser humano abandonado
De dolor y soledades desiertas.

Silencios rotos en estas calles estrechas, la montaña que se toca con las manos y brota de ella el agua, blanca, azul, serena.
La llamada a la oración descalza la conciencia, aunque libres, atados aún tronco florecido con mágicas recetas, creando con el viento caricias en sus manos
Levitando la tarde ha perfumado sus existencias
Una mano poderosa, les lleva a crear y extasiar, la verdad de una fe llena de esperanzas
Primavera del profeta.

No son candados, ni si quiera son besos ni caricias que nos llegan, son ramas secas vidas enteras, sin fronteras
Tánger dormida y despierta
Media luna iluminada, el verdadero loco de Picasso, viviendo la mañana resucitada
Volveré despacio me sentaré en las puertas y ventanas de Chaouen, en sus silencios me dormiré.
leer más   
4
2comentarios 145 lecturas prosapoetica karma: 63

Sin título

Maldito viento que hiela las manos
que vacía las entrañas
de la mañana
que apenas deja brotar
lágrimas
de los manantiales.

Maldito viento que abre las heridas
que ahoga el grito
de las despedidas
que no concede siquiera
el consuelo
del silencio.

Yermo de dolor
sin armas ni conjuros
de rabia
sin esperanza alguna
busco en el sol del invierno
un atisbo de camino
un resguardo del viento.
leer más   
20
19comentarios 119 lecturas versolibre karma: 106
« anterior12345