Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 83, tiempo total: 0.013 segundos rss2

Quiero vivir la vida desde adentro

Quiero vivir la vida desde adentro,

ser libre y sentir el beso de la brisa

al volar perdiéndome en el cielo

o saltar y danzar si es lo que quiero.



Quiero vivir mi vida es lo que siento,

no callar las presiones que me asfixian,

quiero soltar las cadenas que me atrapan

con silencios obligados y molestos.



Quiero vivir la vida desde adentro

como vuelan las aves libremente

o posarme en las montañas si quisiere,

o ahogarme de sed en el desierto.



Quiero vivir mi vida desde adentro

sin temores que anuden mi garganta

y compriman cada pensamiento

controlando mi día sin mañana.



Quiero vivir mi vida desde adentro,

quiero saber que se siente alzar el vuelo
17
16comentarios 184 lecturas versoclasico karma: 120

Vivir en estado de Viaje

Intenté hacer un manual para vivir en estado de viaje,
Cuando aplicas tu ser para poder comunicarte con las coincidencias
Que se manifiestan en ese espacio de la vida,
Entender que esta ilusión de moverte de un lado a otro,
No es más que una repetición que se ha dado desde que tuvimos
Que movernos para conseguir alimento por las estaciones del año.

Vivir en estado de viaje,
Es evitar el goce de salir de la zona de confort
Para poder ser tú mismo.
Quiero ser yo mismo aquí,
En este pavimento que se acostumbra en mi sien.
Evitar caer en la pereza,
Incluso la de cama,
Disfrutar como cual habitación
De una vieja hostal en Roma,
Más grande que mi espalda
Acostumbra a no disfrutar de mi hogar.
Eso es, desprender la sensación
De pertenecer a un lugar,
Ya que es solo una ilusión
De esta sociedad.
7
3comentarios 70 lecturas relato karma: 98

Papel y pegatinas (colaboración @sarrd8r y @JanaRivera)

Entre bamboleos de lunares y bombillas pequeñitas, pasa la vida envuelta en papel y pegatinas.

Entre mis zapatillas de paño,
mi alma de cola,
las castañuelas de mis risas,
festejando los versos
alumbrados entre la planta
noble del presente
y el ático del futuro.

Una vida de trabajo, de sacrificio, de carmín en los labios aunque acabe de saltar al precipicio.

Sin dejar que el fango
en el que baila
le ensucie los latidos,
con la barbilla rota
de tanto levantarla,
su pecho, cada mañana,
se llena del ansia
por recordar su horizonte.

¡Y vuelve a la carga! A comerse los días, a jugar con la falda, a sentir que aún puede cumplir sueños, a volar cuando sopla levante.

Vida de canasta de mimbre,
llena de insomnios volátiles,
remango de sentidos como martillos
rompiendo el dolor, la fatiga,
subida en la noria de la certeza
que no hay estación,
solo papel y pegatinas.


(Dedicado a aquellas madres que tienen sueños todavía)
leer más   
12
12comentarios 95 lecturas colaboracion karma: 104

Álbum de carne y verso

Colección de días, colección de risas, de recuerdos, de amores locos y amores cuerdos.

Álbum de carne y verso. Banda sonora de torrentes entre saltos y juncos, entre campos de naranjos y azahar.

Copas llenas de amigos, de cenas con velas.

Piñatas de vuelos que caen y flotan. Caricias que recomponen mañanas rotas.

Recortes de vida, de intensidad. Perfección de navíos llenos de infinitivos, viento en popa, toca abrazar.

Bailes a medianoche, danzas vespertinas, saltos de alegría, rebotes por leñazos. De todo tomo nota.

Tengo un collage de minutos vividos. No llevan título, no se subastan, no tienen precio. Llevan un lazo de sangre en las venas. Con eso, me basta.
leer más   
12
12comentarios 87 lecturas versolibre karma: 92

Sentirse vivo

Cuando te llegue el desánimo,
cuando la motivación termine,
cuando la alegría te ha abandonado,
y pienses que todos te han dejado,
piensa en esto:
La vida es un regalo Divino!
disfrútala mientras la tengas.
Que unos respiran por inercia,
y otros respiramos
para sentirnos vivos.

MMM
Malu Mora
leer más   
12
8comentarios 162 lecturas prosapoetica karma: 96

Fotones

Y todo gira como fotones bailando claqué.

Dejó atrás la amalgama de deseos pendientes. Cataratas de tiempo mojaban su pelo, sabía a moras, olía a flores.

Abrazada al sol, estornudó pimienta y volvió a correr.

Siempre correr.
leer más   
13
8comentarios 85 lecturas versolibre karma: 100

Algún día

Hagámonos falta.
Algún día.

Pero mientras,
sigamos con vida.
Tenemos que estar vivos
para cuando nos encontremos.
leer más   
15
2comentarios 109 lecturas versolibre karma: 96

Flor deshojada

La vida.
Esa locura.
Esa blanca margarita
que se deshoja poco a poco
con ternura.
Y entre el ser y el no ser
todo se mueve dulcemente
hacia el horror:
cuando el que se piensa mano
se descubre deshojada flor.
15
5comentarios 92 lecturas versolibre karma: 108

Amar y vivir es la misma cosa

¡¡¡Dios!!! Acabo de leer un poema oscuro; pero hermoso sobre ella.

La hermosa oscuridad de la Muerte —vista de lejos, obvio— con su languidez espárrago virginal, no tocada nunca por labios de soles terrenos.

Fría... indiferente... implacable... inesperada... insólita e intrusa además.

Arrebatando las ganas de amar a destiempo. ¡Si!, cuando nos descubrimos ya tarde que podemos amar, que sabemos hacerlo, torpes; pero lo hacemos como dando pininos de quien comienza un juego que quiere y no sabe... tras haber perdido el tiempo de la vida así como el miedo a nosotros mismos y arrojar al viento toda nuestra suerte en un "No tienes nada que perder. La cosa es aquí y ahora".

Es ese riesgo de exponer el cogollo, ¿sabes? La cebolla hecha de pétalos núbiles buscando el afán en el sabor de otra boca tierna; amalgamándonos (como el mercurio) en el metal de otro cuerpo cautivo en ese mismo miedo que nos tirita a todos.

Y entonces... llega ella y nos corta el hilo dorado desde la raíz del ombligo, y ¡¡¡Zas!!!, un sólo corte en seco, apagando de un soplo esa vela vital como quien espanta una pelusa que viene a estorbar al rostro, o sea, sin miramiento alguno.

El verdadero miedo que yace en el fondo de la vasija no es a la Muerte misma sino al miedo a no amar... a no poder vivir porque que amar y a vivir, a fin de cuentas, es la misma cosa. La Muerte lo sabe y ella —en su carencia íntima— viene y nos lo arrebata.-


@ChaneGarcia
...
leer más   
3
sin comentarios 48 lecturas prosapoetica karma: 54

La necedad del deseo

Ojos que dominan nuestra existencia,
vidas lastradas por objetos inanimados,
generalmente obsoletos en su génesis,
cuyo chasqueado fin
no logra satisfacer vidas
atropelladas en sus designios.

En nuestra búsqueda por la libertad,
depositamos sobre nuestros hombros
pesadas e improductivas gabelas,
congeniando una sonrisa forzada
en aras de la felicidad,
con el llanto pleno de amargor
por el incontenible impulso
de poseer lo que no tenemos,
lo que no necesitamos.

Poseer más y mejor,
poseer para sentirnos seguros,
poseer para ser aceptados,
poseer para tener algo que contar,
poseer para poder tocar
y así hallar la seguridad
como compañera de asiento.

Cuando el enigma está
en la sencillez,
no en la incongruencia
de poseer materia inservible
en su fin, en su ostentación.

Un copo de nieve, en su pausada caída,
contando en su lento peregrinar,
como su vida, en su sencilla existencia,
viene de lugares mágicos en su percepción.

Una hoja conducida por el viento,
en un viaje incierto,
pero gallardo, a ninguna parte.

La sencillez de una mirada,
los acordes del silencio,
un aria paladeada a ciegas,
el color de una risa,
el abrazo de mi hijo.

Así en este remolino
de necedades innecesarias,
deseo como confidente
una ajada mochila,
como cómplices de mis codicias
una añeja libreta
y un solidario lapicero.

Amén
leer más   
20
sin comentarios 42 lecturas versolibre karma: 91

Olvido

Mi memoria está destinada al olvido,
como mis pantuflas desgajadas,
como ese muerto en medio del camino,
y yo, a punto de ser liberado del pasado
que adormece mi destino,
que retorna cada día cual hora inasible
y se me planta como centinela
en medio de un camino
que no sé siquiera si es el mío.

Adolezco de mi memoria
porque no me sirve cuando sirve
y por eso la envío hoy al pasado
para que se quede en algún recodo
que antes no haya vivido.
leer más   
16
1comentarios 47 lecturas versolibre karma: 95

Este modo de vivir

Libro: Bailar junto a las ruinas (2017)

Este modo de vivir del Siglo XXI
es un culto a la prisa y al cansancio.
Todas las ciudades parecen al fin
de cuentas cortadas con la misma
tijera consumista, por habitantes que
solo mascan resignaciones desechables.

Envilecida, soberbia y vestida de
democrática la mentira campea a sus
anchas en el desecho calendario
de un presente repleto de fugacidad.
Un slogan de sonrisa asustada
desciende por una escalera mecánica.

(La revolución no ha de comenzar
editando artículos en Wikipedia).

Caminos morales incorrectos se clavan
en el corazón de la impotencia.
Los derechos y garantías viajan
dentro de una cantimplora agujereada.
Como en aquel poema de Bolaño,
juntamos las mejillas con la muerte.

Este modo de vivir es la
tormenta, el naufragio y la indiferencia
al mismo precio. Nos deslumbran
con fábulas infames, y zapateando
en el umbral de las quimeras,
el invierno solo reparte besos abatidos.

(Cuando la leche en polvo viene de regalo,
hasta el niño más hambriento desconfía).

Ignorarnos como habitantes de éste infierno
no nos transforma en residentes del paraíso.
Recuerdo con asimétrica nostalgia aquel tiempo
en que creíamos tener un futuro. En
la profundidad del intestino de la amargura,
crecen las raíces de los años encarcelados.

Para saber de una vez quiénes
somos, habrá que seguir escarbando
en los nombres extinguidos por el
ajuste estructural, remake eterna de los
mismos que quieren consolar nuestras
penas ofreciéndonos un pañuelo sucio.

(Esta insensatez de modas derrocadas
parece hecha al gusto de los reptiles).

Como anacrónica práctica se subastan las
más selectas lágrimas de cocodrilo,
mientras, en esta venerable indisciplina que
es levantarse a diario, continuamos
navegando, con los tendones deshechos,
hacia metas que sabemos inalcanzables.

Seguimos regando, con la tinta de un
contrato leonino, las gardenias que nacen
marchitas en la cuneta de la historia. Guerrillas
de iras oscuras ponen armas de guerra
en manos de niños con nombres arrebatados,
y el salvoconducto a una fosa común.

(Resulta que los más sabios de todos se
estrellan contra el futuro igual que los demás).

Es sencillo sentirse felizmente
desgraciado en este tiempo de ojos
cerrados y bolsillos entrelazados
con la incertidumbre...
Más que vivir los días
nos revolcamos sobre ellos.

Con nulos deseos de continuar hincando las
rodillas, los parias gritan su cólera
sin máscaras. Cuando ya solo nos quede
la negación como heredad, habrá que
sentarse a esperar el tsunami, o el
rigor del látigo de una multinacional.

(Hoy son los corderos los
que gerencian el matadero).

No va a ser gratuita emocionalmente
esta sobremesa de desilusiones
sucias y granadas de mano.
11
6comentarios 101 lecturas versolibre karma: 92

Seres vivos

Jugamos a ser seres vivos,
de esos que se autoproclaman
estar en el pináculo de la evolución
(habría que ver que piensan los delfines de eso);
de esos que nacen, crecen, se reproducen y mueren;

y vivimos, ¡ah sí, cuánto nos vivimos!
vivimos uno punto treinta y tres por pi
(1.33 * π) eternidades...
y todas durante aquel breve verano
que transcurrió en nuestra adolescencia,
¿o fue durante la juventud?
ah, ya no me acuerdo bien,
hace tanta eternidad de eso

y también morimos
(no en el orden que lo hace
un ser vivo promedio: al final
),
o al menos yo lo hice
con esa muerte anunciada que deja el adiós,
aunque pensándolo bien
debí morir antes por sobredosis
de primaveras y lunas llenas
vividas contigo

y aún vamos a morir...
cuando se nos acaben los inviernos,
y las hojas ocre ya no tengan ganas de caer
ni flotar en el viento...
aunque cada uno en un distinto universo;

y morir otra vez
(así cada uno en su propio universo),
quizás duela;
ah, pero lo que verdaderamente duele,
es que tú y yo,
nunca nos reprodujimos;
eso, vaya, eso sí que duele.



@SolitarioAmnte / x-17
15
16comentarios 125 lecturas versolibre karma: 87

Sacrificio

Mediodía. Las doce campanadas resonaron desde la torre del templo cercano. Bajo la alocada huida de los pájaros, por primera vez en siglos, los Puros descubrieron el pecho palpitante de un Maldito.

Rápidamente, la carne fue desgarrada con saña por decenas de dientes afilados. Tibios hilos de sangre oscura se escurrieron con lentitud hacia la tierra.

Concluído el sacrificio, los Puros se dedicaron a ocultar los restos bajo el pedregullo y tras los arbustos.

Trabajaron en silencio. Algunos tenían dudas sobre lo sucedido, pero no se atrevieron a hablar sobre ellas ni a hacer preguntas. Ninguno quería transformarse en Maldito.

Siempre habían existido discusiones sobre si los Malditos, estando vivos, resistían la luz del sol, pues la Primera Carta no hablaba sobre ello. Lo que sí afirmaba el antiguo texto es que, luego del sacrificio, los restos de la víctima se esfumarían al contacto con los rayos solares.

Mas lo cierto era que eso no había sucedido.

Mientras emprendían el retorno, un extraño vértigo los envolvió, pues la inocultable realidad era contraria a lo que siempre habían creído. Evidentemente, vivos o muertos, los Malditos eran inmunes a la luz del sol. Pero no a las dentelladas de los Puros.
leer más   
9
1comentarios 77 lecturas relato karma: 70

Vida

Amanece,
comienza la vida y
el aire me limpia
las legañas que la noche
genera en mi sique.
Me desperezo el alma,
desenredo las ideas
y me lavo las ganas de empezar.
Vivo, respiro vida,
(algunas veces).
Vegeto, deambulo y lloro,
(otra veces).

El ocaso,(a lo lejos)
la vida se despide,
el aire se vuelve denso,
pero las cosas se ven
mucho más claras.
La vida te enseña y te pule.
Define lo que si y lo que no.
Te abrazas a lo bueno y
desechas lo que daña.
Es tiempo de cosechar,
de poner cada cosa en su sitio,
y dejar las caretas en el baúl,
donde se guardan los disfraces,
las falsedades y lo que no somos.

Hortensia Márquez (@horten67)
imágenes sacadas de google
12
2comentarios 69 lecturas prosapoetica karma: 84

El miedo

El miedo es el mejor distractor para enredar
lo que se arriesga para poder vivir,
es por eso que te engañas creyendo todo
lo que observas desde la ventana del autobús
de la desdicha que te agobia siempre de prisa.

Tal vez no alcanzas a observar a la distancia
los rostros borrosos de cada uno de ellos,
no tienen para ti una cara clara que puedas
recordar el día de mañana cuando necesites sentir.

Nunca podrás desahogar a un Páramo inundado
con más agua.
Nunca podrás vencer al odio con más odio.
¿Dónde termina tu Odio?
Termina en el torrente de fuego que hierve
en las entrañas de la nostalgia que abandonaste
para ya no tener que sentir más dolor.

No te conviertas en ese intento que solo consigue
seguir siendo prisionero de sus propios deseos,
huye de tener que ser tu propio enemigo
aquel que no aborrece el camino marchito
que te lleva a la misma desintegración del no ser.

¿Cómo podrás sanar sin ser magnánimo en un camino de reconstrucción que parece que no aparece?

Nunca la oscuridad podrá expulsar a la esperanza
que brilla en la intensa oscuridad.
Nunca se vence a la oscuridad con más oscuridad.

Solo el amor que florece sin sufrimiento
puede eliminar la necesidad de tener
que resolver a un rompecabezas
que nunca se dará el permiso para unirse así mismo
en un camino que debe andar.

El miedo es el mejor vendedor de promesas falsas,
el miedo siempre tiene hambre
de cada una de tus palabras frágiles
que se tambalean en el intento de no mentir.

Nunca podrás vencer el miedo con más miedo.


Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
14/09/2017.
17
6comentarios 302 lecturas versolibre karma: 90

A pesar de las prisas

Y para cuando empiezas a amar tus imperfecciones
el tiempo se pone exquisito con sus prisas.

Te arrincona en una esquina del cuadrilátero
para devolverte a la lucha que creías ganada.

Y dejas las pretensiones olvidadas encima de la mesa
en la que devorabas tus días sin apenas saborear.

La pena te invade creyendo que su sabor permanecería siempre en tu memoria,
pero lo olvidas...

Como las llaves al salir de tu madriguera...
Como el tacto de su boca rozando la tuya...

Y ya no quieres ser especial, ni distinta, ni impresionarle, ni que te impresionen.

Sólo dormir sosegada.

Sentir que el trabajo está bien hecho, que cumpliste tu cometido.

Vivir a pesar de todo, a pesar de ti misma.
leer más   
15
12comentarios 174 lecturas versolibre karma: 77

Mi pequeña maleta

Esa manía, la mía,
de coleccionar detalles de todo tipo; grandes , pequeños,feos y bonitos
y guardarlos en esa, mi pequeña maleta.
Esa que tiene por costumbre acompañarme en todos y cada uno de mis movimientos
y hay veces que es ligera como una pluma y siento que vuelo
y otras, la siento tan pesada que no soy capaz de levantar mis pies del suelo ...
Y 'entonces desearía poder deshacerme de ella al menos, durante un tiempo, pero en el fondo sé, que jamás sería capaz , porque esa maleta es mi esencia
Y aunque a veces escueza y otra muchas duela, siempre se compensa con todos esos otros momentos de placer y felicidad.
Y si siento todo, es porque lo vivo y si lo vivo hay algún motivo, que casi siempre suele ser el mismo, aprender, aprender de cada viaje , trayecto o movimiento y aprender también con el tiempo a ser capaz de soltar lo malo, para poder disfrutar de esos fantásticos momentos de vuelo.

Y al final de cada viaje al abrir esa pequeña maleta,sentir; que ahí está todo lo que verdaderamente mereció la pena vivir .


@rebktd
leer más   
15
8comentarios 106 lecturas prosapoetica karma: 73

Vuelo

Hoy recordé
que ya no te recordaba
y una sonrisa
se dibujó en mi cara
y sentí que volaba
y como si mi pecho estallara
de tanto aire
como le entraba
y bailaba ,
como una loca danzaba
sin que nadie me parara
sentía la música que entraba
a través de mi ventana,
cada nota que sonaba
un pensamiento llevaba;
vi el vacío con su nada
me sentía acelerada,
creo que el miedo me hablaba
al sentir como temblaba,
pero fue un breve momentoi
un corto espacio en el tiempo;
recuperaba mi aliento;
un pálpito suspiraba
un sentimiento emanaba
y ahí,
comenzaba mi vuelo;
en otro cielo
con otro viento
sobre un mundo paralelo...


@rebktd
leer más   
14
4comentarios 73 lecturas versolibre karma: 89

Colores para mis días

Y me siento frente a ti
caballete de madera
dibujando sentimientos,
pensamientos,
o quizá...
solo recuerdos

Cojo el verde y pinto
un prado con sus tallos
aún sin flores,
aura de paz y de calma ;
y me envuelve su esperanza

Pinceladas de amarillo
voy dando a tallos perdidos
son aromas de optimismo,
felicidad y alegría ;
fragancia para mis días

Cojo azul y pinto un cielo
y me concentro en tu anhelo
el recuerdo, la nostalgia,
el saber que no te tengo;
solo así, de nuevo siento

Pinceladas doy de blanco
pinto nubes de inocencia
sensaciones de pureza
que se elevan, que se llevan ;
mis lágrimas y tristeza

Cojo el negro y su misterio
sus noches y sus inviernos
pinceladas doy al cielo
que de nuevo traen recuerdos;
y me habla tu silencio

Cojo el rojo el guerrero
pinceladas doy al cielo
a las nubes, a las flores y
tambien a tu recuerdo
que me dan la fortaleza,
la pasión y valentía;

y así encaro, el nuevo día ...


@rebktd
leer más   
16
4comentarios 109 lecturas versolibre karma: 85
« anterior12345