Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 22, tiempo total: 0.012 segundos rss2

Tus ojos

Volví a ver tus ojos
mientras mirabas el agua bajo el puente;
los mismos tonos, la misma voz, el mismo sueño...,
entre tus manos y las mías.

Sacaste la pequeña historia de tu bolso y...,
como si no importase,
la dejaste caer al abismo que conduce al mar,
silenciándola para siempre.
leer más   
11
1comentarios 75 lecturas versolibre karma: 84

Tu voz

Aún cuando te has ido
tu voz queda en el aire:
En el frescor del amanecer
que despierta mis sentidos,
en el tibio aliento de la mañana
que merodea mi espera,
en el aroma del mediodía
que alimenta mis recuerdos,
en el viento de la tarde
que aturde mi conciencia
y me lanza a los abismos
de la indecencia.
En la briza nocturna
que penetra las sábanas
y roza tibiamente mi piel,
encendiendo mi alma
al punto de la ebullición,
cuando se esfuman
todos mis pensamientos
y se hace carne mi desdicha.
leer más   
14
1comentarios 50 lecturas versolibre karma: 81

Son tan pocas las palabras

Son tan pocas las palabras en el viento
que no me alcanzan para arrepentirme.
No quiero acostumbrarme al perdón
adulando a la vida con la costumbre
de querer solo vivir.

Pedir perdón.
Aún no porque tengo
que pedir perdón y arrepentirme,
me lo dice tantas veces el tiempo
que lo tengo impregnado en el corazón.

A veces quisiera tener la oportunidad
de rescatarme,
pero la valentía es una cobarde,
ya no posee ningún sentimiento amado
para poder olvidarlo todo y lograrlo.

Nunca he podido equilibrar la vida
y caminar en la cuerda floja,
son muchos los intentos fallidos
en los cuales solo tambaleo la realidad.

Ya perdí la cuenta de tantas veces
que solo me he dejado caer,
amo sobrevivir a la caída de un vacío
en un suspiro que no es fallido.

Ahora sé lo que es extrañar tu voz,
es una sensación de espanto,
porque no me acostumbro al silencio
de perdón al vacío de tu amor.

Es difícil avergonzarse cuando el miedo
siempre toma la delantera,
nunca es suficiente el esfuerzo
cuando simplemente tienes que seguir
bajo la metralla del odio todo el tiempo.

Mis ideas se duermen en un intento fallido,
en los sueños no puedo escribir
lo tanto que te quiero.

Son tan pocas las palabras
que se desprenden cada vez que no te veo,
que me he hecho invisible para ti.


Poesía
Miguel Adame Vázquez.
15/07/2017.
17
5comentarios 180 lecturas versolibre karma: 80

Rincones para tu voz

Guardé tú voz en algunos rincones; debajo de un mueble, en un par de cajones, sobre el dintel de mis ventanas y un sinfín de refugios más.

En la guantera del auto junto a un cargador portátil que no sirve, bajo una maceta con helechos, en mi taza de café, en un cofre marroquí, detrás de una piedra de sal, entre el verde de mi jardín. Bajo el polvo de una vieja alfombra persa, en el cuento de Aladdín, en un campo vestido de abrojos, dentro de esa rosa azul cerca del blanco jazmín. Entre mis zapatos favoritos y esas ojotas con las huellas dentales del cachorro y las uñas tan cuidadas del gato, en el vestido que ya no me queda, en la caja de medias solitarias, junto al jabón que me hace estornudar. Dentro de ese almohadón que siempre abrazo, en la panera vacía por las dietas, en el lío donde mueren ahogadas mis carteras, en la tabla de planchar y las arrugas que no quita. En esas películas que nadie mira, en mi lista de canciones por tararear, en el tabaco de mis cigarrillos, en los dedos de mis lentes. En las primeras hojas de ese diario que jamás escribí, entre las servilletas de papel que encuentro por toda la casa llenas de tachones. Dentro de la luz de la heladera cada vez que busco un dulce, en el chocolate de mis antojos. Entre un momento y otro, en lo rojo del vino, en mi vaso de agua medio lleno y en el medio vacío también, en las tormentas, dentro de ese florero sin flores, en la helada de las mañanas, bajo el sol de las tardes que quieren oler a primavera. En un sobre pegado al buzón y sin remitente conocido, dentro de la luna después que bostezó, en la punta de una estrellas muy lejana, en el ombligo del mundo. Detrás de mi sonrisa, bajo el peso de mis ojos, en mis dolores de panza, camino a mi columna vertebral, en la planta de mis pies.

Y ni siquiera sé si son suficientes, si tienen la experiencia necesaria para mantener los tonos de un color transparente como el pensamiento que conlleva tú voz.
leer más   
9
4comentarios 95 lecturas prosapoetica karma: 84

Tentaciones

Adentrarme en ti
por los ojos de no ver
Sintiendo tu voz

Ilusas percepciones
de un querer ciego
Precipicio, tiéntame
leer más   
10
sin comentarios 54 lecturas versolibre karma: 80

Tu voz

Hoy amanecí
así,
queriendo escuchar,
por recordar,
lo apacible de
tú voz
o los tonos patronos
de tú música.
Hoy, otra vez,
con fluidez,
amanecí extraviada.
Y es que el silencio
pendencio
y a veces no me alcanza.
Aún si puedo pintarle afilados dientes
y nombrarme valiente.
Soñé toda la noche cosas extrañas,
telarañas.
Y en cada uno de esos sueños
te buscaba
sin poder vencer
y descansar librada.
Porque dormir
así es carencia,
aunque me envuelva
el calor de mí almohada.
leer más   
14
10comentarios 123 lecturas versolibre karma: 76

Fotografía

Llevo tu imagen hasta el límite, hasta casi perder la nitidez, tal vez, en ese pixelado encuentre lo que quiero ver.
Al darle zoom, todo vos es un montón matices y sombras, sobre todo tus ojos, que aún en pequeños y borrosos cuadraditos mantienen ese juego de luces que al natural estallan como fuegos artificiales en mi corazón. La magia se encuentra ahí, es tuya, late en tu mirada y golpea con la misma fuerza y al mismo ritmo que llevan tus pestañas.
Descargo en las yemas de mi pulgar tus ojeras mientras dejo en tus oídos todo el murmullo que cabe en la palma de mi mano y en tus mejillas me abandono en una caricia repetida.
Acicalo tus cejas para después desacomodar aún más la locura que alborota tu cabeza; jamás te peino me divierten tus mechones retozando como los de un niño que acaba de llegar de jugar a la pelota.
Hay días en que encuentro los secretos de Leonardo y su Gioconda en tus labios, y es que a veces los veo sonreír igual o apretados para no dejar escapar ni una gota de lo que llena tu voz.
También trato de adivinar que aire estás aspirando, a que huele, como sabe, si es tibio, frío o si por un momento detuviste la respiración para resoplar y morir después en una carcajada.
Tantas cosas puedo hacer, tantas imaginar, y sólo llevo tu imagen hasta el límite, hasta casi perder la nitidez.
leer más   
7
2comentarios 112 lecturas relato karma: 50

Las cosas que no debiera tener (pero que quizás aún tenga)

Yo no tengo voz.
O al menos no debiera tenerla.
Es que he gritado tanto en silencio.

Yo no tengo pecho.
O al menos no debiera tenerlo.
Es que tengo un hueco de dolor tan grande.

Yo no tengo recuerdos tuyos.
O al menos no debiera tenerlos.
Es que te he empujado tanto hasta el borde de mi conciencia.

Yo no tengo nada.
O al menos no debiera tenerlo si no es con vos.
12
sin comentarios 92 lecturas versolibre karma: 60

Cantos de Sirena

Tranquilo encuentro el mar
oigo cantos de sirena.
Y no trato de escapar
siento el alma muy serena.
Un sonido viene a entrar
que me corre por la vena.

Encantado ahora estoy
y del mar me llenaría.
A nado siento que me voy
a su encuentro yo me iría.
Entera el alma yo le doy.
A esa voz me entregaría.

Bien conozco el mito
de marineros muy curtidos
que sin cometer algún delito
fueron a rocas atraídos
encantados por el grito
de un cantar a su oídos.

Y resistirse no se puede.
Algo fuerte de mi tira
aun proponga que me quede
sujeto al mástil de la ira
hacia esa voz que ahora cede
mi verdad y mi mentira.

Solo Ulises resistió
a un encanto que bloquea
y a todo aquello allí sufrió
firme a todo como sea.
Más siento que ahora yo
vivo entera mi Odisea.

Ya sin fuerza y convencido
en su magia vi el camino.
Un susurro aquí en mi oído
que ahora siento mi destino.
Ya mi cuerpo se ha rendido
regresando donde vino.

Sin sentido, solo el mar
y yo dormido en esa arena.
Fue tu voz en mi soñar
y nunca el canto de sirena
lo que vine a recordar
y a latidos tanto suena.
7
1comentarios 99 lecturas versolibre karma: 66

Hago tratos con el viento

Hago tratos con un viento,
bien conoce esos lugares,
pues viene desde el centro
a esta tierra y a sus mares.

Un sonido me ha traído
con tu voz tan penetrante,
que un contrato me ha extendido,
sólo yo soy su firmante.

Ahora escribo pues el trato
no fue otro que enviarte
lo que siento y me percato
con mis letras y mi arte.

Y en páginas aladas
que devuelvo cara al viento
he dejado bien colmadas
estas ganas que yo siento.

Solo guardo unas pocas
que en el trato no entrarían
Son aquellas que dos bocas
con sus labios firmarían.
7
1comentarios 64 lecturas versolibre karma: 53

Mi voz, tu voz,... Nuestra voz

Es la voz
Sonido que solo salió
Es la voz
Palabras suenan cuando yo
Es la voz
Respondo firme con razón.

Sin mi voz
Escribo letras con el sol
Sin mi voz
Las rimas van de dos en dos
Sin mi voz
Los versos te dedico yo.

Es tu voz
Despierta dentro la emoción
Es tu voz
Vibrando fuerte al corazón
Es tu voz
Qué día a día escucho yo.

Nuestra voz
Se cruza al viento entre los dos
Nuestra voz
De labios nace la canción
Nuestra voz
Que tiernos besos ya calló.
7
2comentarios 103 lecturas versolibre karma: 48

Todos empezamos a morir desde que nacemos

Estoy muriendo.
Y no sé porque.
La luz de la vida se apaga poco a poco.
Torturando mi esperanza, ahogando mi voz.

Yo no sé porque estoy muriendo.
Amo la vida.
Amo los sabores del viento trémulo de la dicha.
Amo la caricia suave del mar con su brisa fresca.
Amo ayudar a otros a poder cruzar el camino pedregoso de la enfermedad.
Amo acompañarte todas las mañanas por un paseo en el bosque magnífico de tus palabras.

Solo sé que moriré.
Y no me llevaré ninguno de tus besos.
Tampoco alguna caricia suprema de tus manos.
Ya no escucharé los pasos lentos de tu corazón cuando me ama.
Ningún aroma que cautiva mi esperanza se impregnará en mi memoria.
Porque no recordaré nada de todo lo que he vivido.
Ningún recuerdo será mío porque estaré dormido.
Seré solo un montón de cenizas tibias en una caja negra.
Solo mis letras, cada una de ellas.
Serán mis heraldos vagabundos que discurrirán por la tierra y vivirán por mí.
Todos empezamos a morir desde que nacemos.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
20/01/2017.
21
2comentarios 258 lecturas versolibre karma: 47

Hasta que el sabor de la victoria corra  imagen

No importa cuanto brille la noche con su fulgor.
Tu sonrisa es la más triste de nuestra existencia.
Se agotó el tiempo que alimenta el poder respirar esperanza, amor y ternura.

Hoy todo es oscuro y frío.
Solo el alma permanece caliente por sus ganas de vivir en un cuerpo completo.

Los sueños ya son ahora momentos robados.
Sueños de otros que no nacieron con el viento a su favor.

Hoy su única esperanza es no poder vivir mucho tiempo.
Porque lo tienen todo y a la vez no tienen ya nada.
Solo la montaña es testigo mudo que todo se agota.
Solo el río que suena caudaloso siempre será una alegría al sentir tus pies descalzos.

Pareciera que tu rincón de glorias pasadas será tu propia tumba en un presente que agobia.

Nadie me pregunta porque tu misericordia me ha dejado mudo.

Y perderé la fe que alguna vez tuve a manos llenas.

Tus ojos son una luz opaca que pierde la sensibilidad de poder creer.

Ya no te alcanzarán los pasos, por más que los alargues.

El tiempo, aliado del espíritu guerrero no será más ya tu vida.

Tu sangre pura es ya una sangre derramada.

A nadie le importa tu dolor y tu pasado.

¿Quien te honra?, si no eres más que un trofeo de los días domingos.

¿Quien te da voz?
Solo eres una sierra tupida de árboles frondosos y llenos de verdor.
Solo eres una lejanía que se borra con un solo olvido.

Ellos mismos contemplan tu soledad muda.
Y ríen silenciosos porque ya no te quedan fuerzas para poder pelear más.
Te han roto el ciclo de la vida, para no poder volver a empezar.

Pero no todo es un fuego perdido.

Solo los héroes anónimos, que en su honra te tomarán de la mano.
Y aunque temblorosos pero con sus pasos firmes sembrarán una chispa de la pura esperanza.

Un pequeño pedacito de fuego nuevo que calienta las manos desgastadas por tanto crujir de la tierra en ellas te será dado.

Porque ellos arriesgarán todo cuanto tienen, sin pedir nada a cambio.

Solo les bastará ver en tus ojos una poesía de esperanza.
Y poder luchar por tu gloria que nunca te abandono.

Aunque mis ojos a veces no pueden contener el río amargo de tu propio dolor.

Nunca te abandonaré.

Porque sería abandonar lo que me construyó en mí nuevo nacimiento.
Seguiremos adelante hasta que el sabor de la victoria corra con pies ligeros.

Miguel Adame Vázquez
22/10/2016

A mis amigos rarámuri de pies ligeros que nunca se rinden porque saben que no están solos.
2
2comentarios 68 lecturas versolibre karma: 14

Con los años que nos quedan  imagen

Con los años que nos quedan.
Juntaré un aroma de rosas.
Y de las sombras que hemos vencido, te construiré una inmensa montaña.
En ella a lo lejos, todos verán un jardín grandioso de girasoles.
Y más a lo lejos, una pequeña cabaña, escondida con su gran chimenea.
Ahí estaremos juntos para siempre, intocables de las pesadillas que aveces asechan.

Con los años que nos quedan.
Seguiré contemplando con pasión nuestra vida juntos, porque nuestro amor no tiene un solo destino.
Es como una historia escrita de deseos y fantasías realizadas.
En donde tú cuidas mis pasos y yo sostengo los tuyos.
Ese fue nuestro primer compromiso.
Y lo veo realizarse con un solo testigo.
Porque esa cuerda triple no la destruirá ningún hombre.
Solo el tiempo y el apagador de suspiros.

Con los años que nos quedan.
Será mi corazón quien con sus fuertes latidos.
Seguirá construyendo un mundo de eternas emociones.
Emociones que juntas alimentan todo lo que hemos querido.

Con los años que nos quedan.
Seguirán siendo muchas las noches en las cuales mi sombra será tu refugio.
Nunca me cansaré de cuidar tus sueños con mucho amor y cariño de ese ladrón que en la ausencia roba los más sublimes latidos.

Con los años que nos quedan.
Tus años seguirán siendo años seguros, porque cada estrofa que sueño, seguirá estando atada a mis más puros sentimientos que por ti siento.

Con los años que nos quedan.
No existirá para mí ningún reproche.
Solo le debo a la vida el precio por amor que tú me has dado siempre sin llevar cuenta de ello.

Con los años que nos quedan.
Cada línea que escribo.
Cada verso que siento.
Cada palabra que mi mente divaga inquieta y rebelde.
Seguirá siendo como un caudal imparable que nunca se agota.
Porque tú eres mi fuente que siempre renace.
Mi manantial de aguas fuertes y cristalinas en todas mis mañanas.

Con los años que nos quedan.
Seguirás siendo mi inspiración que nunca se termina y que por ti en pretexto se desvela.
Seguirás siendo mi razón perfecta para acompañar a la noche y a la luna en sus frías travesías nocturnas.
Y en ellas, juntaré un aroma de rosas con los años que aún nos quedan juntos por vivir.

Miguel Adame Vázquez
12/10/2016

A mí amada compañera de viaje.
2
2comentarios 65 lecturas versolibre karma: 21

Sé fuerte  imagen

Sé fuerte, esencia de mis suspiros.
No dejes que te derroten las sombras que siempre acechan.
A veces la incertidumbre de un mañana incierto impide cerrar los ojos y soñar de nuevo.

Sé fuerte, amor mío, sin fingir que el corazón no duele.
No ocultes tu silueta al propio tiempo, porque hasta el roble más grande se mueve con la furia del huracán que no perdona.

Sé fuerte, cariño mío.
Que nunca has estado sola y nunca te faltará la garra de amor que te protege.

Sé integra como la neblina que aparece de súbito cuando quiere.
Porque siempre tendrás la otra mano que te sostiene a ti misma.

Nunca olvides que eres guerrera de tierra caliente.
Tu propia sangre es una estirpe de amor que siempre gana.
Son incontables las almas gemelas que acompañan esa mirada fija de tus lindos ojos.

No lograrán la derrota aquellos que como fantasmas acechan tus memorias.

Quisieran ver tu sufrir y levantar los pedazos de cada parte de tú historia.
Pero no conseguirán batir sus espadas en tu escudo fuerte.

Quisieran ver tus cenizas y esparcir con el viento tus recuerdos.
Pero no tendrán la oportunidad de ver tus pensamientos fugándose, hasta convertirse en más que un solo delirio.

Nunca serás una historia que la anécdota cuente.
Porque tu trazo es fuerte y con ímpetu mantienes los caminos seguros.

Así nos enseñaron a proteger con astucia cada palabra que aumenta los deseos.
Nunca abandones la sabiduría de poder amar.
Así seguirás construyendo la esperanza que crece con la fe del que todo su amor da.

Miguel Adame Vázquez
08/08/2016
2
6comentarios 51 lecturas versolibre karma: 19

Después de la oscuridad, nace la luz  imagen

Después de la oscuridad, nace la luz.
Aunque parezca ironía el desasosiego.

Porque es en las sombras donde se oculta el murmullo.
Y es en el egocentrismo blasfemo e impuro donde crece impune como un manojo de mala yerba, siempre devorándolo todo.

También es ahí donde crece la esperanza sublime.
Porque nunca podrán terminar con todo lo que ha crecido en su tiempo.
Siempre sobrevive una poesía que no es cautiva.
Un pequeño retoño como ruego sublime.
Un abrazo que es solidario y fiel a la memoria que es buena.

Nunca será la oscuridad tan cegadora, que no te permita ver la luz al final del camino.
Porque nunca podrán arrebatar tu esencia.

Esa fragancia de aromas de sueños que siempre es una ilusión cautelosa.
Como lo es una hermosa mañana después de que huye la oscuridad.

Porque después de un reinado profundo que ata, nace la luz.

Miguel Adame Vázquez
28/10/2016
2
sin comentarios 36 lecturas versolibre karma: 12

La voz del vaho

Al reflejo
de una cara
que muestra dos:
soledad y compañía.
Porque a veces
un espejo
enseña ese lado
que escribe
con aliento
y un dedo
lo que
querríamos decir.
El vaho
es la verdad
que se esconde
tras los miedos,
que escapa
al silencio.
Aire de valentía
rebelándose contra
mis miedos.
Lo que era
agua, exhala verdad.
Quisiera dar aire
sonoro al silencio.
Quisiera decir
lo que el vaho
dice por mí...
leer más   
2
sin comentarios 43 lecturas versolibre karma: 15

Mentiras

Puedo mentirte
y decir que ya no te siento,
que no te sufro
y no me estremezco al escuchar tu voz.

Puedo decir que no me pierdo a mí misma
en cada lugar que haya recorrido
junto a ti,
podría mentir
y decir que no significas nada.

Puedo mentir
y decir que eres pasado
pisado,
enterrado,
pasado que no entorpece el presente,
ni se asomará a estorbar el futuro.

Puedo decir que otros labios me recorren la piel
que otras manos me acarician el alma
que otra piel se funde con la mía,
que otros ojos me miran con pasión.

Puedo mentirle al mundo entero y decir
que te deseo lo mejor,
que otro sepa darte todo lo que no pude
darte yo.

Puedo mentirte y decir que te he olvidado,
que estoy curado,
de ti,
de tus virtudes y defectos,
de nuestros momentos,
de eso que llamamos amor.

Lo he dicho,
puedo mentir,
mentirte a ti,
al mundo entero.

Pero no a mí,
y no imaginas lo que me encantaría
creerme todo eso.
leer más   
3
1comentarios 51 lecturas versolibre karma: 32

Tentación

Tu voz meliflua
de diablo enamorante,
sonaba al otro lado de mi piel
llamándome...
Yo no quería salir de mí,
escondida para no caer,
te oía susurrar mi nombre.
El aliento de tu voz
era fuego hueco,
y estos años fueron tan fríos…
que quise calentarme.

Marisa Sánchez.
5
2comentarios 46 lecturas versolibre karma: 38

Cuando escucho tu voz

Cuando escucho tu voz
No puedo llegar a comprender por qué no muestras duda ante toda la oscuridad que te acecha.
En cada una de tus palabras solo veo paz y dicha.
Aún sabiendo cuanto es lo que has sufrido por todos estos amargos años.

No puedo contener el corazón que se desborda.
No puedo evitar derramar ese par de lágrimas que anuncian que vive una tormenta de dolor por ti en mis adentros.
Ahora más que nunca estoy convencido que se podría ocultar el sol en nuestro día
Y tú nunca renunciarías a esa esencia que te hizo ser simplemente como debe ser.
Podrá pasar el tren de la vida a toda prisa por la estación de nuestra calma
Y tú seguirías tan firme como la última vez que te vi.

Tú fuerza seguirá siendo un refugio descomunal a todos los miedos que petrifican mis ganas de seguir.
Mis manos temblorosas no podrán seguir ocultando lo desquiciada que es mi memoria al tener que pensar en la impotencia que invade a mi luz desde que tú ya no estás.

Solo atinó a tomarte en mis brazos.
Y sentir el poco calor de vida discurrir por todos mis recuerdos sagrados.
Solo atinó a tener miedo de dormir y despertar sin vtu sonrisa que todo lo soluciona con un tierno beso.

Cuando escucho tu voz
Solo sé que quisiera poder seguir siendo tan feliz como lo he sido hasta ahora.
Nunca olvidaré el momento mágico en el cual te conocí.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
26/04/2017.
4
sin comentarios 188 lecturas versolibre karma: 36
« anterior12