Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Agridulce rectángulo en blanco y negro

Tus ojos abiertos.
Detrás de una zanja invisible esperan.
Ya nunca pestañean.
Solo miran, fíjamente, los paisajes que no quedaron grabados en este retal de tiempo.
Tus preciosos ojos.
Parecen vivos pero están muertos.
Como un reloj sin agujas cuyo débil latido
sigue marcando el tempo.

Mis ojos cerrados.
Ante un cristal polvoriento esperan.
Ya nunca pestañean.
Solo dibujan, nuevamente, los paisajes
que no quedaron grabados en este retal de tiempo.
Mis llorosos ojos.
Parecen muertos pero están vivos.
Como un reloj silencioso que no tiene segundero.

El sonido de tu ausencia rima con mi desespero.
13
4comentarios 191 lecturas versolibre karma: 81
#1   Un poema de piel de gallina y pura emotividad, pero sin caer en sentimentalismos. Bien construido, con las palabras justas, que ni una coma le sobra o le falta. Impresionante. Lanzo mi sombrero al suelo y ahí lo dejo, junto con mis aplausos.
votos: 1    karma: 21
#2   Coincido con Ze. Es brillante. Bravo!
votos: 1    karma: 33
#3   Muy bueno y si muy emotivo, me gusta la contraposición de los ojos abiertos cerrados y al final riman se complementan. Good Job
votos: 1    karma: 34
#4   Un poema conmovedor y elegante.
votos: 1    karma: 19