Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Ardemos en llama

La piel se me desgarra cuando intento atraparte;
Debido a la obsidiana que te recubre.
La ceniza tapa mi cabeza
Cuya capa es tan pesada
Qué no puede ni renacer
El propio ave fénix.
Ardientemente tocas mi corazón
Con tus palabras, o con la ausencia
De ellas.
Te dibujo lentamente en mi mente
Solo dejo el espacio libre
De tus cuencas, para que
El día que vaya fuera de este planeta
Poner con mis propias manos
Cuasares como tus ojos
Por qué es lo único
Qué se les asemeja.
Limpias mis pulmones
Cuando por el aire
Te haces fuego.
Me quemas por dentro
Quitándome la capacidad
Y el deseo, de oler una fragancia
Distinta a la tuya cuando te respiro.
El magma que sueltas
Cuando me ignoras
Absorbe a mis pies y me congela
Por el frio, de tu propio ego.
No encuentro el final a este poema
Por qué el fuego que recorre
Por tus venas, no se enfría
Por tu poco esmero.
Ya deberías saber
Que yo también ardo
En mi propio infierno.

etiquetas: fuego, amor, romance
7
sin comentarios 42 lecturas versolibre karma: 79
registro de eventos del poema
versolibre
link_publish
versolibre
link_edit
pmm
link_new
registro de cálculos de karma