Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Ayuda

¡Demonios del averno!
acudan en mi ayuda,
¡ángeles y siervos!
me matan los nervios,
y aunque no viva de lujuria,
tampoco soporto esta penuria.

Verte causa en mi locura
al igual que la causa el que no estés
y si tengo que maldecir lo hago
y si tengo que morir también.

Recuerda que nada me ata
solo tu falta me enluta
y aunque tenga que beber cicuta
si debo, viuda te dejaré.

¡Duendes, elfos y gnomos!
vengan a mi.

Mira yo quién para pedir ayuda
que me basta con que estés
en la cabecera o a los pies
en la cama semidesnuda
para erizarme sin ninguna duda
o para beber de tu miel.

No lo dilates, por favor
que los labios me escuecen.
Deja en mi ese sabor
que mi sed por ti crece,
cuando callas y obedeces
y me haces el amor.

etiquetas: lírico, coplas
11
6comentarios 93 lecturas versolibre karma: 90
registro de eventos del poema
no hay registros
registro de cálculos de karma